IMG-LOGO

Biografía

Johan Söderqvist

Johan Söderqvist

Johan Söderqvist

Filmografía
Amundsen

2019 | Amundsen

El noruego Roald Amundsen (1872-1928) es uno de los más importantes exploradores de la historia. Es conocido sobre todo por haber dirigido en 1911 la primera expedición que llegó al Polo Sur, venciendo en su carera al británico Robert Scott, casi tan célebre como él. Pero Amundsen no se paró en aquella hazaña y siempre quiso emprender cualquier aventura con tal de ser el primero en realizarla. Su arrojo era asombroso. Sin embargo, su personalidad era difícil y tenía un carácter individualista que con facilidad le distanciaba de las personas que tenía alrededor e incluso de sus seres más queridos. Esta película arroja luz acerca de las hazañas de Amundsen, llevadas a cabo en la segunda y tercera décadas del siglo XX. Tras la cámara se sitúa quizá el director noruego de mayor proyección internacional en la actualidad, Espen Sandberg, que tiene en su haber películas importantes como Max Manus o Kon-Tiki y que dio el salto internacional sobre todo con Piratas del Caribe: La venganza de Salazar. Ahora, como en las dos primeras películas citadas, vuelve a centrarse en un héroe de su país ampliamente conocido por el público. El guión de Ravn Lanesskog se centra en tres aspectos de la vida de Amundsen: sus viajes, su amor por distintas mujeres y la relación con su hermano. Es esta última cuestión la que proporciona las mejores claves para conocerle como persona y casi la que ejerce como columna vertebral del film. Funciona magníficamente en este sentido el arranque, con la sincera conversación nocturna entre el hermano y la amante, un buen modo de introducir la historia del héroe ausente y generar interés. Sin embargo, aunque la película es correcta, tiene en contra algunas particularidades que restan emoción. En primer lugar, la personalidad de Amundsen es poco atractiva, un tipo seriote y envarado, con modos de actuar poco agradables. La primera discusión en el Polo Sur con un hombre de su expedición o el desprecio que le hace a su hermano en una de las recepciones finales enmarcan ese aspecto que se repite en la narración. En segundo lugar, hay poco énfasis en las hazañas, se pasa por ellas de refilón, de modo que la escasa épica de lo que vemos no le hace ningún favor. Por último, aunque hay un cuidadoso y realista diseño de producción, la trama es siempre tristona, huye de momentos intensos, de planos o secuencias llamativas (qué poco partido se saca al ataque del oso, por ejemplo), lo que genera una sensación algo plomiza, más si cabe durante la última media hora. Destaca el tratamiento fotográfico de Pål Ulvik Rokseth y entre el reparto sobresalen especialmente Christian Rubeck y Katherine Waterston, en los papeles del hermano Leon y la prometida de Amundsen, Bess Magids. Mientras que el actor Pål Sverre Hagen logra de sobra el objetivo de hacer distante al protagonista.

5/10
Terremoto

2018 | Skjelvet

En 2015 el cine noruego dio la campanada con una inesperada muestra de cine catastrofista que poco tenía que envidiar a las grandes producciones de Hollywood, La ola. Tres años después llega una secuela, donde al tsunami le sigue nada menos que un terremoto, “encargado”, por así decir, cuando se cumple el centenario del terremoto de Oslo, ocurrido en 1904. La película, que tiene detrás al veterano director de fotografía John Andreas Andersen, sigue al geólogo Kristian Eikjord en un momento delicado de su vida. Aunque se comportó como un héroe con ocasión del tsunami, el precio que ha pagado ha sido alto, porque vive separado de su esposa e hijos, y sigue obsesionado por la tragedia de cuatro años atrás. Algunos extraños temblores en los túneles que atraviesan los fiordos, y las investigaciones de un colega que ha fallecido, le ponen con la mosca detrás de la oreja; empieza a intuir que se acerca un terremoto que podría ser de una intensidad mucho mayor que la del ocurrido en la capital de Noruega hace un siglo. El film se ajusta a los cánones del subgénero, e incluye escenas espectaculares de los destrozos de edificios, a la vez que se pintan con acierto los rasgos de los personajes y los desafíos a los que se enfrentan. Kristoffer Joner retoma a su personaje del geólogo, dotándole de los rasgos oscuros que exigen las nuevas circunstancias, en que le cuesta conectar con su familia.

6/10
La decisión del rey

2016 | Kongens Nei

Magnífica recreación de un episodio crucial de la historia de Noruega en el siglo XX, cuando el país nórdico se encontró en una delicada encrucijada. En 1940, en plena Segunda Guerra Mundial, mantener una estricta neutralidad parece cada vez más pura quimera. Para los nazis, Noruega es una estratégica fuente de recursos naturales, de la que desea hacer uso, pero querría la colaboración voluntaria del país. El gobierno y los parlamentarios debaten sobre cuál es la postura correcta, resistir con las armas o ceder, ante un agobiante ultimátum, y mientras el rey Haakon VII y el heredero príncipe Olav, dudan acerca de su papel, sabiendo que la dinastía es joven y los cambios en Escandinavia todavía son muy recientes. Se impone dar un paso adelante y mostrarse proactivo, por el bien de la nación y sabiendo que la historia les juzgará. El cineasta noruego Erik Poppe ya dio medida de su talento como director en la cinta Mil veces buenas noches, que aunque contemporánea, trata temas semejantes, pues habla de la nueva guerra contra el terrorismo en Afganistán, y del periodismo bélico, donde también toca tomar partido, no se puede ser neutral. Aquí, con un guión de Harald Rosenløw-Eeg y Jan Trygve Røyneland, extrae conclusiones semejantes de hechos históricos no tan lejanos, en una trama que hace pensar en un film de título y responsabilidad real parecidos, El discurso del rey. Pero en vez de al británico monarca tartamudo Jorge VI preparándose para hablar a una población que espera su aliento, aquí tenemos a un rey que debe pensar en la seguridad de su pueblo y de su familia, y respetar las funciones de gobierno y parlamento, pero no pasivamente. El logro de introducirnos en la trastienda de la monarquía y el poder noruegos retrotrae a la tradición británica que tantos éxitos tiene en ese terreno, incluida la reciente serie televisiva The Crown. El film, que tiene un magnífico ritmo, y un selecto reparto –gran trabajo del danés Jesper Christensen como el rey–, ofrece los hechos sobre todo desde el lado de los noruegos, y más específicamente del de la familia real, aunque también con la presión del cónsul por parte de los nazis, y acciones de guerra que incluyen ataques aéreos y combates en la tierra nevada, y que implican tanto a militares curtidos como a jóvenes que se sacrifican por su país. El conjunto constituye un atinado cuadro de gran empaque, justo finalista en las cintas que aspiraban al Oscar a la mejor película extranjera.

7/10
Los misteriosos asesinatos de Limehouse

2016 | The Limehouse Golem

El Londres de la época victoriana. En Scotland Yard no tienen ni idea de quién puede estar detrás de una serie de brutales crímenes, y nadie quiere ni acercarse a tan compleja "patata caliente". Así que asignan la investigación sl marginado inspector John Kildare, que debe lidiar con la calenturienta imaginación del populacho y de la prensa amarilla, que atribuyen los asesinatos a un único autor al que han bautizado con el nombre de una legendaria criatura, el Golem. Algo que coincide en el tiempo con la muerte por envenenamiento de John Cree, crítico y autor teatral, donde todo apunta a que su esposa, la actriz cómica Lizzie, es la culpable, aunque se diría que no existe eso llamado la presunción de inocencia, pues ella parece haber sido condenada de antemano. Kildare asociará el nombre de Cree a su investigación del Golem, al dar en una biblioteca con un ejemplar del libro “Del asesinato considerado como una de las bellas artes” de Thomas de Kincey, que contiene notas manuscritas reveladoras de los crímenes, del puño y letra del asesino. Y asumirá como meta primordial librar a Lizzie de la horca. El director español nacido en Miami Juan Carlos Medina regresa al thriller tras Insensibles con una historia de serial killer en la línea de los crímenes del tristemente célebre Jack el Destripador, donde destaca la recreación de la época. Para ello adapta una novela de Peter Ackroyd, que ha convertido en guión una libretista amante de las historias de época con su punto de intriga, Jane Goldman, quien antes también se basó en libros en títulos como Stardust, La mujer de negro y El hogar de miss Peregrine para niños peculiares. Una idea que late en los asesinatos es la de “puesta en escena” a modo de lección “moral” impuesta por una mente superior a un indigno público, en que el espectador morboso que desea conocer los detalles de los crímenes se convierte de algún modo en cómplice y víctima, un peculiar mecanismo que se retroalimenta. También se denuncia un sistema con injusticias sociales que fabrica casi de modo inevitable sus propios monstruos. Con atmósfera gótica, su punto de romanticismo y algunos elementos sorpresivos, funciona bien el desarrollo de la encuesta llevada a cabo por el sentimental Kildare, con sus deseos de ayudar a una damisela en apuros, Lizzie, la ambientación en el mundo del teatro y los bajos fondos, están bien introducidos los flash-backs reales o imaginarios, y es correcto el dibujo de las toscas clases populares y su gusto por las historias picantes. Probablemente estos dos personajes, compuestos por Bill Nighy y Olivia Cooke son los mejor desarrollados, junto al actor Dan Leno (Douglas Booth), pero también se presentan de un modo razonable el marido asesinado, el agente ayudante, el superior de Kildare e incluso el mismísimo Karl Marx, uno de los sospechosos de los crímenes. A María Valverde le toca un personaje incómodo y algo unidimensional, la celosa actriz Aveline, pero cumple con lo que exige el papel.

6/10
Serena

2014 | Serena

En los años de la Depresión americana, George Pemberton explota las posibilidades madereras de las Smoky Mountains en Carolina del Norte, aunque sueña con establecerse en un paraje todavía más de ensueño en Brasil. En uno de sus viajes de negocios conoce a Serena, mujer indómita y única heredera de otro imperio maderero, tras morir trágicamente su familia en un incendio. Ambos se enamoran y se casan, y a su vuelta a las montañas, Serena provoca celos en un socio de George por su afán de mando, mientras ella intuye que el hijo ilegítimo de su marido, un bebé, y la madre, pueden poner en peligro el hogar con el que soñaba. Adaptación de una novela de Ron Rash, maneja la cámara con habilidad la danesa Susanne Bier, que entrega una película en la tradición del cine negro, Serena es la clásica mujer fatal, y George y los otros hombres –socios y subalternos, el sheriff–, atan de alguna manera su destino al suyo. Una idea como la de la pantera que George intenta cazar evoca el título de la clásica película "noir" de Jacques Tourneur La mujer pantera, y ciertos enredos hacen pensar en El cartero llama siempre dos veces, comparaciones que hacemos salvando todas las distancias que se quieran poner. A la buena narración se suman la incomparable belleza del paisaje, y los grandes trabajos de los actores, con mención especial para unos fabulosos Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, que hacen creíbles a sus personajes, incluso en los pasajes más débiles. Y quizá éstos tienen que ver con el último acto del film, cómo se precipitan las cosas fatalmente, la idea de la "deuda de honor" de un personaje, que se pliega a los retorcidos planes de Serena no acaba de resulta creíble, de modo que lo que sigue es algo difícil de aceptar, el tono acaba acercándose peligrosamente al folletín.

6/10
Una segunda oportunidad

2014 | En chance til

La danesa Susanne Bier se ha labrado una sólida filmografía, cuyo mejor título es sin duda En un mundo mejor. Siempre pinta situaciones extremas, ella misma confiesa que le gusta llevar a los personajes al límite, les hace sufrir y pone ante ellos dilemas morales nada fáciles, que obligan a tratar de buscar las respuestas correctas. Pero, y esto es importante, en todas sus historias aletea la esperanza, ella misma asegura que a la hora de hacer un film necesita imperiosamente ese asidero, lo mismo que les ocurre a la mayoría de los espectadores. La segunda oportunidad no es la excepción a esta regla, aunque Bier fuerza un tanto las cosas argumentalmente: las piezas acaban encajando al final, pero durante gran parte del metraje el comportamiento de uno de los personajes resulta altamente chocante. Enseguida la directora, con su guionista habitual, Anders Thomas Jensen, nos muestra a dos matrimonios con un bebé de pocos meses, el único rasgo que comparten. Pues Andreas es un policía muy enamorado de su mujer, Anne, mientras que Tristan y Sanne son una pareja de yonkis. La repentina muerte de Alexander, el bebé de Andreas, y la reacción extemporánea de Anne, empujan al policía a un siniestro plan: el intercambio del niño muerto por Sofus, el hijo de los drogatas, esperando que éstos no se den cuenta y se pueda achacar el óbito a su negligencia. La razonada sinrazón le dice a Andreas que el bebé estará mejor con ellos, pero sólo ha encendido una mecha que pone en marcha nuevas acciones de los otros: el alcohólico compañero policía de Andreas, las madres –cada una a su manera sabe que tal o cual bebé no es el suyo–, el padre yonki que asegura que Sofus ha sido secuestrado para no tener que asumir su supuesta muerte. El planteamiento es muy interesante, porque Bier plantea que la redención de las personas puede adoptar caminos no previstos, que los juicios precipitados llevan a conclusiones erróneas, y que todos, por muy rectos que nos podamos creer, somos capaces de las mayores torpezas, forma parte de la condición humana, igual que de la esperanzadora rectificación, borrón y cuenta nueva. Nikolaj Coster-Waldau aguanta meritoriamente el protagonismo, casi siempre seguimos su punto de vista, pero algo dificulta la entera consistencia del conjunto, en cualquier caso se agradece que Bier asuma riesgos y desafíos para provocar noblemente al espectador.

6/10
Misericordia: Los casos del Departamento Q

2014 | Kvinden i buret

El thriller y la novela negra procedentes de los países escandinavos gozan de excelente saludo, y prueba de ello es este film danés realizado por Mikkel Nørgaard, uno de los directores de la serie televisiva Borgen, basado en una obra de Jussi Adler-Olsen, y coescrito por uno de los avezados guionistas que escribieron el libreto de Los hombres que no amaban a las mujeres, Nikolaj Arcel. Pues la verdad sea dicha, responde a la perfección al paradigma. Carl es un policía muy suyo, inteligente e intuitivo, pero algo cabezón y bastante antipático. Resultado: mete en la escena de un crimen, cuando no debe, a dos compañeros, y uno muere y el otro queda paralítico. El corolario es que se convierte en una persona aún más amargada de lo que era –y lo era bastante, divorciado e incapaz de empatizar con la gente–, con el que sus colegas no desean trabajar, y que es relegado a un nuevo departamente policial, el Q, donde la tarea es archivar viejos casos que quedaron sin resolver. O sea, burocracia pura y dura. Encima le ponen a un ayudante de origen árabe, Assad, que pese a su simpatía humana a él le repatea. Por supuesto, acabarán congeniando, sobre todo cuando en vez de archivarlo, ponen todo su empeño en resolver un caso sucedido años atrás, el supuesto suicidio de la joven Merete Lyngaard, de gran proyección pública y que se habría arrojado al mar, algo que no casa con su gran vitalidad y el cariño que ponía en cuidar a su hermano retrasado. Probablemente la trama del caso a resolver es algo truculenta y un tanto forzada, pero los responsables del film se las arreglan para atrapar en la intriga al espectador, que desde el principio sabe que Merete está viva y encerrada en un depósito de combustible, una auténtica y claustrofóbica tortura que hace pensar en filmes como Buried (Enterrado). La idea es ir narrando paralelamente la investigación con el modo en que Merete fue abducida y su penosa prisión. Las principales pegas que pueden ponerse al film estriban en cierta inverosimilitud y la imposibilidad de empatizar con el protagonista, siempre a cara de perro; por suerte su compañero, y el cariño y paciencia que pone con el hermano retrasado, ayudan a imprimir al conjunto un poco de humanidad, que se echa en falta en esa sofisticada, moderna pero gélida, sociedad danesa.

6/10
Profanación: Los casos del Departamento Q

2014 | Fasandræberne

Segunda película correspondiente a "Los casos del Departamento Q", recogidos en una serie de novelas negras escritas por el danés Jussi Adler-Olsen. Tras la primera obra, llevada a la pantalla con el título Misericordia: Los casos del Departamento Q, llega otra negrísima historia donde el director Mikkel Nørgaard repite la misma atmósfera oscura, violenta e insana, sello de identidad de gran parte de la novela nórdica de tintes policiacos. El inspector Carl Mørck (Nikolaj Lie Kaas) sigue siendo el patito feo de la comisaría, relegado al sótano junto a su compañero Assad (Fares Fares). Con nula capacidad de empatizar con las personas (su vida personal y familiar es casi inexistente), tolera a regañadientes la llegada de una nueva secretaria al Departamento Q, en donde investigan casos del pasado aún sin resolver. Una noche se topará con él un hombre, al parecer desquiciado, que le pide que investigue la muerte de sus hijos, veinticinco años antes. Carl lo despacha sin el más mínimo interés y no le dará importancia al hecho hasta que al día siguiente ese hombre aparece muerto, suicidado. Más sorpresa se lleva cuando resulta ser un policía que fue apartado de su trabajo. En su casa Carl encontrará material sobre la muerte de sus hijos, que el fallecido ha ido recopilando a lo largo de los años. Carl y Assad decidirán entonces proseguir la investigación, cuya primera parada les lleva a una institución educativa de gran prestigio en el país. La historia atrapa por los cuatro costados, pues se trata de una investigación policial de estilo clásico, con un policía de raza que arroja sobre su trabajo toda su existencia, muy marchita por cierto. Funciona la dualidad definida por los dos compañeros: el uno atormentado, impulsivo, que se mueve por instinto; el otro racional y prudente, cuyo sentido de la responsabilidad está agudizado por la imprevisibilidad de su compañero. A esto se suma un ambiente policial tristón, marcado por el escepticismo de los jefes, lo cual puede llevar fácilmente a ir por caminos conflictivos, a saltarse la legalidad en pro de conseguir la verdad. Aletea por otra parte en toda la historia un viejo tema del mundo criminal: bajo la pulcritud y el dinero se esconde no pocas veces el mal, la violencia y el desenfreno descontrolados, psicopatías ocultas que producen horror y son una lacra de la sociedad del bienestar. Hay violencia en el film, comportamientos deleznables, pero se agradece asimismo la falta de regodeo al mostrarlos. Quizá lastren algo la calidad del film la premura al hilar escenas, al igual que simplificaciones varias, alguna llamativa y poco justificada, a la hora de hacer avanzar la investigación. Esto, junto con la escasa información sobre lo que no es estrictamente el caso –en cierto modo lógico al tratarse de una segunda película–, pueden generar una sensación ciertamente episódica, cercana al telefilm. De cualquier forma, Profanación: Los casos del Departamento Q es una película sólida, bien rodada e interpretada, con un desenlace impactante, quizá no satisfactorio para muchos pero indudablemente muy coherente con la historia.

6/10
Capitán Diente de Sable y el tesoro de Lama Rama

2014 | KapSabeltann og skatten i Lama Rama

El Capitán Dientes de Sable y su tripulación se dirigen al fantástico reino de Rama Lama a bordo  de su nave La Dama Negra. Atravesarán selvas traicioneras en busca del tesoro del Rey Rufus, donde tendrán como compañero al huérfano Tiny, quien se embarca en esta peligrosa aventura tras la enigmática desaparición de su padre.

Bron: El puente (2ª temporada)

2013 | Bron/Broen | Serie TV

Siguen las investigaciones de la sueca SagaNorén y el danés Martin Rohde. El equipo tiene que seguir la pista de un grupo de “ecoterroristas” que se expresan a través de unos enigmáticos vídeos, con sus caras y disfrazados con fisonomías de animales. Lo que parecía un simple movimiento reivindicativo, pronto descubren un gran entramado detrás de empresas farmacéuticas.

Insensibles

2012 | Insensibles

Ópera prima de Juan Carlos Medina, hasta ahora cortometrajista. Él mismo se ha encargado de escribir el guión junto con Luiso Berdejo, uno de los autores de [Rec]. En Insensibles, los médicos diagnostican a David un cáncer. Prestigioso neurocirujano que sufrió un accidente de automóvil, David necesita ahora urgentemente un trasplante de médula, de un familiar directo, para reducir el riesgo de rechazo. Sólo podrían ofrecérselo sus padres, pero resulta que fue adoptado en circunstancias extrañas. En la búsqueda de su madre biológica, David descubrirá que su origen está relacionado con un grupo de niños encerrados en un asilo de los Pirineos, en los años 30, que sufrían un extraño mal que les hacía insensibles al dolor. Medina se revela como un realizador con fuerza que dará que hablar, sobre todo con el potente arranque de Insensibles, en el que una niña descubre a una amiguita con el brazo ardiendo sin sentir nada. Los primeros minutos prometen una reflexión metafórica sobre el sentido del dolor físico y emocional, para avisar al individuo de que algo va mal, aunque finalmente la cinta parece centrarse más en los efectos de la mentira y las relaciones paternofiliales. Destaca la sugerente fotografía de Alejandro Martínez (Hierro). Pero aunque el film logra crear la suficiente intriga como para que se siga con cierto interés, el guión acaba siendo exagerado e inverosímil. No parece que el objetivo principal de Insensibles sea apuntarse al carro de las películas guerracivilistas de 'recuperación de la memoria histórica' y similares, pero alcanza cotas surrealistas en sus secuencias de represalias del bando franquista. Además, algunos pasajes reiterativos desvelan la condición de primerizo del realizador. Insensibles cuenta con un reparto irregular. Los niños realizan un gran trabajo, sobre todo Ilias Stothart y Liah O'Prey (los segmentos de cuento gótico infantil estilo El laberinto del fauno son lo mejor). También se lucen Tómas Lemarquis, caracterizado con abundante maquillaje. Pero el grandioso Juan Diego no acaba de estar a su altura habitual, mientras que el protagonista, Álex Brendemühl, no acaba de encontrar el tono de su personaje, y aunque sus diálogos en catalán resultan creíbles, en castellano parece estar recitando.

5/10
Amor es todo lo que necesitas

2012 | Den skaldede frisør

Tras ganar un merecidísimo Oscar a la mejor película extranjera con la redonda En un mundo mejor, la danesa Susanne Bier –también autora entre otros títulos de Hermanos y Después de la boda– cambia radicalmente de localizaciones, pues Amor es todo lo que necesitas transcurre casi por completo en majestuosas localizaciones de Italia. Cuando parece a punto de ganar la dura batalla contra el cáncer, Ida sufre un inesperado revés al descubrir in fraganti a su marido con otra. A pesar de la desesperación que le invade, decide acudir como tenía previsto a la boda de su hija en la pequeña ciudad italiana de Sorrento. Mientras conduce al aeropuerto colisiona con el coche de un amargado individuo. Resulta ser Philip, el padre del novio, un hombre amargado por la pérdida de su esposa, por el que sin embargo Ida empezará a sentirse atraída durante los preliminares de la ceremonia. Pierce Brosnan viaja a un idílico lugar europeo rodeado de mar para una boda filial. Aunque esta vez el actor no canta, casi se diría que Amor es todo lo que necesitas es el reverso de Mamma Mia!, porque con elementos que en otras manos habrían dado lugar a un film frívolo y ligero, quizás a una comedia romántica de las más bobaliconas, Susanne Bier construye un film sólido. En comparación con su filmografía precedente, viene a ser lo más parecido a un divertimento que quizás pueda llegar a rodar la danesa, que empezó su carrera con el dramón Te quiero para siempre y desde entonces ha dejado poco espacio a la carcajada. Pero aunque logra hacer reír en ocasiones, tiene un trasfondo de drama que da pie a la reflexión sobre las relaciones familiares, la enfermedad, la infidelidad y la necesidad del amor. Viene a ser como si la realizadora quisiera demostrar que su dominio de la realización da de sobra para rodar secuencias de comedia, pero no desea olvidar que la vida también es trágica. Quizás Amor es todo lo que necesitas no llega a ser tan redonda como las anteriores películas de Susanne Bier, pero ésta lleva al espectador hacia donde quiere con maestría. No sólo Brosnan está a años luz de otros de sus trabajos, más real y humano que de costumbre. Le rodea un reparto de lo más ajustado, en el que sobresale Trine Dyrholm, una de las grandes del cine escandinavo, cuyo personaje protagonista, Ida (fuerte frente a la enfermedad, pero necesitada de cariño), tiene muchos más matices y presencia en pantalla que aquella esposa separada del médico que interpretó en el anterior trabajo de la cineasta.

7/10
Kon-Tiki

2012 | Kon-Tiki

En 1947 el noruego Thor Heyerdahl llevó a cabo una de las proezas más increíbles de la historia. Según él la Polinesia no había sido colonizada desde Asia, como se creía entonces, sino que los hombres llegaron desde el este, en concreto desde Perú. Pero, para probar su teoría, a Heyerdahl no le cabía otra opción que revivirla tal y como sucedió 1.500 años atrás. Eso significaba construir una balsa con materiales naturales e intentar llegar a su destino confiando únicamente en rústicos elementos de navegación, el mapa de las estrellas y los vientos y las corrientes marinas. Este film recrea esa increíble aventura que Heyerdahl y otros cinco hombres llevaron a cabo. Fue un peligroso periplo oceánico de más de 100 días, en el que se dejaron llevar por las corrientes marinas desde las costas del Perú hasta la isla polinésica de Raroia, a 8.000 kilómetros de distancia. La calidad de la cinta viene avalada por su nominación al Oscar en habla no inglesa. Desde luego, a priori resulta muy atractiva una historia de este tipo, que ofrece una muestra de la grandeza y la audacia sin límites del espíritu humano. El peligro en este caso viene por dos frentes: el primero es que se trata de una aventura conocida, cuyo desenlace no será imprevisible, y en segundo lugar hay un riesgo de aburrir al contar una larga historia con una única localización –una balsa en medio del océano– durante la mayor parte del metraje. Para intentar mantener el interés, el guión de Petter Skavlan introduce varios elementos, como tormentas, peligros de tiburones, compañía de ballenas, crisis personales, hasta flash-backs, etc., que resultan más o menos eficaces. Destaca sin embargo, el estudio humano de personajes –algunos mejor tratados que otros–, que incluye las tensiones surgidas entre ellos durante la arriesgada expedición. Por encima de todos se eleva sin duda la personalidad del protagonista, Thor Heyerdahl (Pål Sverre Hagen), capaz de pagar un alto precio personal por la consecución de su meta. El romance con Liv está espléndidamente narrado y mantiene un agridulce equilibrio, y está bien perfilada su ingenua y enorme ambición, unida a una seguridad en sí mismo que roza la imprudencia. En el apartado técnico está claro que la fotografía resulta tan preciosa y contemplativa como lo es el océano Pacífico, mientras que algunos sones de la partitura contienen la épica perfecta para la historia.

6/10
Bron: El puente

2011 | Bron/Broen | Serie TV

En mitad del puente de Oresund, que una Suecia y Dinamarca, aparece el cadáver de una mujer. O para ser más exactos, dos mitades encajadas, que corresponden a los cuerpos de dos mujeres. Como una esa sueca y otra danesa, y los restos han sido depositados justo en la frontera entre los dos países, la policía sueca y danesa trabaja en colaboración en la investigación del caso. De parte de Suecia está la inspectora Saga Norén, brillante detective, pero con capacidad emocional casi nula a la hora de conectar con las personas; por parte de Dinamarca está el inspector Martin Rohde, que va por su tercer matrimonio, y que con cuatro hijos tiene dificultades para conectar con el mayor. Pronto se empieza a saber que los asesinatos del puente son sólo un primer paso de lo que pretende ser una denuncia de los grandes problemas de la sociedad escandinava, que incluiría cuestiones como la igualdad ante la ley, la mendicidad o la explotación infantil. Aunque podría haber motivos menos "desinteresados" en el elaborado plan, según empezarán a sospechar Saga y Martin. Notable serie televisiva coproducida por Suecia y Dinamarca, que sigue en la pequeña pantalla los fructíferos pasos que ha conocido la novela criminal nórdica en los últimos años, de los que resultan ilustrativas las andanzas del inspector Vallander de Henning Mankell, o la trilogía Millennium de Stieg Larsson, en ambos casos llevadas a la pantalla. Como en los ejemplos citados, la trama detectivesca e intrigante se imbrica hábilmente con la radiografía social: deshumanización, individualismo, indiferencia ante la desgracia ajena, familias desestructuradas, relaciones sexuales donde está ausente el amor, alcoholismo y otras adicciones, manipulación mediática... son algunas de las cuestiones bien presentes en la serie, que ya ha conocido el correspondiente remake americano, The Bridge. En lo relativo a la trama criminal, los creadores de la serie, entre los que se cuentan Måns Mårlind, Hans Rosenfeldt, Björn Stein, Camilla Ahlgren y Nikolaj Scherfig, optan por un esquema estilo Seven, donde el asesino actúa siguiendo la pauta que marcan determinados males endémicos de los países escandinavos (y, podríamos añadir, de los países ricos). Y logran crear momentos de gran tensión, bien llevados. Por supuesto, se juega con la química tan particular que se crea entre los dos investigadores principales, por sus personalidades, bien creadas, pues se describen paulatinamente. Los actores, Sofia Helin y Kim Bodnia, con el mérito de la primera de hacer creíble a un personaje asocial, que curiosamente logra empatizar con el asesino al que buscan, pues pueden en parte, entenderle. Su insensibilidad casi "vulcónica", si se nos permite la alusión a Star Trek, da pie a pasajes surrealista, que permiten dar paso al humor y a las réplicas y contrarréplicas rápidas, típicas de la "guerra de sexos".

7/10
En un mundo mejor

2010 | Hævnen

En un mundo mejor la protagonizan dos niños y sus respectivas familias. Elias es un chico acosado por sus compañeros en el colegio, hasta que recibe la ayuda inesperada de Christian, otro chico, recién llegado a Dinamarca para vivir con su progenitor, pues su madre ha muerto de cáncer.  Christian amenaza con un cuchillo al cabecilla de los matones de la clase para que deje en paz a Elias. Poco después, el padre de este último, Anton, un médico comprometido que ejerce en el Tercer Mundo, viene de visita y se ve agredido por un energúmeno delante de los chicos, aunque él opta por ignorarle y no pelear. Elias, y en mayor medida Christian, no acaban de entender la postura del médico, lo que está a punto de desencadenar una gran tragedia. Susanne Bier, que junto a Lars Von Trier y Thomas Vinterberg conforma el triunvirato de los más reputados directores daneses de la actualidad, salió airosa de su aventura americana con la interesante Cosas que perdimos en el fuego, protagonizada por Halle Berry y Benicio del Toro. Ahora, la cineasta vuelve a su país natal con esta cinta, que ha ganado el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Como es habitual en su filmografía, se trata de un drama descarnado sobre temas duros. Bier ofrece una profunda reflexión sobre las respuestas del ser humano ante la violencia, y la dicotomía entre la sensatez y el caos. Aunque lo más duro queda fuera de campo, no escatima la autora secuencias de gran dureza emocional, sobre todo en lo relativo a un líder africano que sistemáticamente abre con un cuchillo los vientres de mujeres embarazadas... Se entiende en todos los casos que sus personajes se vean tentados ante la posibilidad de la venganza, mientras que la racionalidad, la salida más civilizada, es más difícil de poner en práctica, y también tiene sus pegas, pues a veces no impide que el agresor siga con sus actividades... No ofrece la película ninguna respuesta a los dilemas morales que plantea, sino que parece que se ha querido dejar la puerta abierta a la reflexión. Bier ofrece una visión del mundo muy atroz, y como en todos sus trabajos, estamos ante un drama lacrimógeno, pero lo cierto es que la realizadora arroja cierto optimismo, viene a apostar a pesar de todo por la capacidad de redención de las personas. Trata también sobre el drama de la desestructuración familiar, que intensifica los problemas de los más jóvenes. Una de sus peores consecuencias es que entorpece la comunicación paternofilial –un problema “técnico” da al traste con una conversación que puede evitar un desastre–. No faltan secuencias muy brillantes, como el enfrentamiento verbal del doctor ante el jefe violento que le pide tratamiento. Curiosamente, a pesar de que se han rodado a la vez en países alejados, recuerda muchísimo a una escena también muy intensa, del mismo corte, en la redonda De dioses y hombres. El nivel interpretativo es altísimo, lo que se extiende a los expresivos niños protagonistas. Destaca la economía de medios del actor Mikael Persbrandt (el padre médico), una celebridad en Dinamarca, pero muy desconocido en otros países (ha fichado para interpretar a Beorn, el hombre que se transforma en oso, en El hobbit). El momento en el que muestra a los chicos que encarar al violento no es una opción cobarde, acudiendo a su encuentro para dejar que éste le golpee, puede parecer un tanto artificioso e irreal, pero visto en pantalla resulta creíble. 

8/10
La Isla de los olvidados

2010 | Kongen av Bastøy

La acción se desarrolla en 1915 en un estricto centro penitenciario para jóvenes. El gobernador aplica mano de hierro al lugar, y los chicos son explotados de forma abusiva como trabajadores baratos. Un joven recién llegado, Erling, revolucionará a los otros reclusos. Coproducción de Noruega con Francia, Polonia y Suecia, en la línea del mejor cine carcelario, de impecable ambientación. Aunque se trata de una película dura, y no se aparta demasiado de las convenciones del género, tiene un gran interés, y está rodada con una impresionante fotografía de los parajes helados de la isla de Bastoy, en los fiordos noruegos. Junto al impecable trabajo de Stellan Skarsgård (el tiránico gobernador) es digno de mención el que realiza el joven Benjamin Helstad.

6/10
Juntos (2009)

2009 | Sammen

Un padre y su hijo adolescente deben afrontar la terrible muerte en accidente de la esposa y madre, que además estaba embarazada. El debutante director y guionista noruego Matias Armand Jordal, arranca bien, definiendo a los componentes de la familia, y subrayando la inmadura personalidad del progenitor, siempre pavoneándose de esto y aquello, y fácilmente olvidadizo de las cosas importantes. Pero una vez ocurrida la tragedia, la cosa se le va de las manos. Para pintar la incapacidad del padre para manejar la situación, que contrasta con la madurez del chaval, se acumulan torpezas sin cuento del primero, al principio domésticas y laborales, y luego en bares de copas e incluso en una casa de citas, con palizas incluidas. Aquello resulta completamente excesivo, falta equilibrio a lo que podía haber sido una razonable 'opera prima', dentro de lo previsible de la trama. Lo de la discusión del padre ataviado a lo Bruce Lee y discutiendo con el repartidor de pizzas se acerca peligrosamente a lo delirante.

4/10
La granja

2009 | Tannöd

En lo profundo de un oscuro bosque de pinos se encuentra una granja en la cual toda la familia Danner fue brutalmente asesinada. Nadie en el pueblo vio ni oyó nada y, sin embargo, nadie se sorprendió: el viejo Danner era un tirano y un avaro que discutía con todo el pueblo, su extremadamente devota esposa no hablaba con nadie y dicen que el viejo Danner engendró los hijos de su propia hija Barbara...

Déjame entrar

2008 | Låt den rätte komma in

Oskar, un niño de doce años de familia desestructurada, sufre acoso escolar por parte de un grupo de compañeros ‘chulitos’. En un parque conoce casualmente a Eli, una niña de su edad que acaba de mudarse a una casa cercana. Entre ambos surge una gran atracción, aunque Oskar ignora que Eli es en realidad una vampira relacionada con una serie de asesinatos que acontecen en la zona. El director sueco Tomas Alfredson, hasta ahora centrado sobre todo en la televisión, adapta una novela juvenil de su compatriota John Ajvide Lindqvist, también responsable del guión. El film se ha convertido en uno de los grandes éxitos del cine nórdico reciente, y ha desatado pasiones entre los apasionados del cine fantástico, hasta el punto de que se ha colado en el Top 250 de imdb, que recopila supuestamente las mejores películas de todos los tiempos. También es toda una hazaña que un film a priori destinado al los incondicionales del género, haya obtenido el premio a la mejor narrativa en el Festival de Tribeca, donde concursan películas de todo tipo. Frente a los montajes complejos y las exhibiciones lujosas de efectos especiales que predominan en el cine actual, Alfredson apuesta por la sencillez, y consigue secuencias impactantes y aterradoras, aunque sugieren acciones tan truculentas que no son recomendables para todos los paladares. Logra el director una atmósfera desasosegante que enriquece un film que parece inspirado a partes iguales en las películas de vampiros británicas de la Hammer, y en el cine de Ingmar Bergman. El reparto es bastante sólido, aunque quienes más se lucen son los jovencísimos protagonistas, ambos debutantes. Componen a la perfección a unos personajes que se comportan con reacciones muy reconocibles en niños de su edad, de acuerdo con el tono realista del film. La brutalidad de algunas secuencias –la piscina, la mujer ardiendo, etc.– contrastan con la ternura de los encuentros entre los protagonistas. Estamos ante un film de iniciación al amor, el descubrimiento de la atracción física en la adolescencia, que trata también con cierta sutileza la necesidad de la familia, y la comunicación. Tiene un punto trágico que se echaba de menos en Crepúsculo, un auténtico fenómeno de masas, que tiene puntos en común con esta cinta, ya que narraba otra historia de amor vampírico-juvenil.

6/10
Cuando un hombre vuelve a casa

2007 | En mand kommer hjem

  Thomas Vinterberg fue uno de los creadores del Dogma 95, con Lars Von Trier, al que le une también la dureza temática y la densidad narrativa. Si Von Trier se tomó un respiro a modo de divertimento con El jefe de todo esto, Vinterberg no iba a ser menos y hace lo propio con Cuando un hombre vuelve a casa, lo más parecido a una comedia que concibe el cineasta danés, rodada entre la dura Querida Wendy y la intensa y extremadamente funesta Submarino. Sebastian, un joven ayudante de cocina tartamudo, trabaja en los preparativos del regreso a su localidad natal de un famoso cantante de ópera. Antes del evento, Sebastian se ve inmerso en una crisis porque no sabe si seguir con su novia o con una joven por la que se siente atraído, al tiempo que su madre le revela la verdad sobre su padre, al que creía muerto. Enlaza temáticamente con el film más famoso de Vinterberg, Celebración, también sobre las complejas relaciones entre un hijo y su padre, con reflexiones en torno a las debilidades humanas y la corrupción. Incluso hay una brutal discusión en torno a una mesa. Pero a Vinterberg le sienta muy bien rodar esta historia –que también tiene sus sordideces– en un tono más distendido, a veces con momentos surrealistas, como todo lo concerniente a los divertidos cocineros, sin duda un gran hallazgo. Desde luego las imágenes de Vinterberg –que ha dejado atrás el estilo Dogma– son bastante poderosas, y su dirección de actores impecable, por lo que el film está a la altura de la calidad habitual de su cine. El título parece hacer referencia al propio realizador, porque supuso su regreso al cine danés tras rodar en inglés la citada Querida Wendy y It's All About Love.  

6/10
Cosas que perdimos en el fuego

2007 | Things We Lost in the Fire

La danesa Susanne Bier, que adoptó los postulados del movimiento Dogma en 2002 con Open Hearts, y que luego ha descollado con las valiosas Hermanos (2004) y Después de la boda (2006), emprende la aventura americana con su primer título rodado en inglés, a partir de un guión de Allan Loeb. Su temática no se aleja de las constantes de su filmografía, donde dominan tipos humanos bien perfilados, de carne y hueso, enfrentados con sus problemas cotidianos, no por duros y difíciles de sobrellevar menos reconocibles. La narración arranca en su primer tramo con un formato deconstruido, que alterna las escenas de la vida familiar de los Burke –el matrimonio de Brian y Audrey, y sus dos niños, Harper y Dory–, más la sólida amistad de Brian con Jerry –un drogadicto que trata de superar su adicción, y que agradece que su amigo de toda la vida mantenga su lealtad–, con las de los preparativos fúnebres motivados por la trágica e inesperada muerte de Brian. El sólido guión dibuja bien a los personajes, y presenta de modo convincente el infierno que vive Jerry debido a su vicio, junto a los celos que padece Audrey por descubrir que había parcelas en la vida de su esposo a las que tenía más acceso su amigo que ella. Se despliegan así sentimientos diversos, también en los cuidados personajes secundarios (los niños, el vecino que ofrece trabajo a Jerry, el hermano de Audrey, la joven que acude a las mismas sesiones de adictos anónimos que Jerry...), donde se explora con acierto la condición paradójica del ser humano (la envidia de Audrey por Jerry, al ver que se está ganando a los niños; el miedo a que se convierta en un suplantador, tema que Bier trató en Hermanos; y todo ello, sin querer dejar de ayudarle) evitando transitar los caminos más trillados de este tipo de historias. El trabajo de los dos protagonistas, Halle Berry y Benicio del Toro, hace casi inevitable el recuerdo de sus personajes sufrientes en Monster's Ball y 21 gramos respectivamente, títulos que supusieron el Oscar para una y otro. Existen, sí, puntos en común. Aunque, claro está, las variables de la vida en este “valle de lágrimas” no son tantas, fácilmente pueden enumerarse: amor, sacrificio, dolor, muerte, esperanza, redención, lucha... A ellas se remite Bier con sensibilidad y sutileza, aunque, exigencias del guión, le obliguen a subrayar innecesariamente una idea del film, la de saber aceptar lo bueno que hay en los demás y en uno mismo. La directora, herencia del Dogma, trabaja con una nerviosa cámara en mano, metáfora clara de la fragilidad de la existencia humana. Y sabe mostrar cierta delicadeza en el dibujo de la vida conyugal, o aludir de refilón a la ayuda divina, esa oración de las reuniones de drogadictos que Jerry evita, aunque lleve una cruz colgada al cuello.

7/10
Después de la boda

2006 | Efter brylluppet

Jacob vive en la India, donde dedica todo su tiempo a los proyectos de ayuda a los más desfavorecidos de una organización no gubernamental. Pero si algo no sobra allí, son los fondos de financiación. De modo que cuando Jørgen, un gran empresario danés, muestra su disposición para donar una importante cantidad a la organización de Jacob, éste no tiene más remedio que seguir las “reglas del juego” y viajar a Dinamarca para explicarle su labor, ponerle un vídeo, etc. Jacob no se siente cómodo en ese ambiente donde el dinero a menudo se derrocha, y anhela cumplir la promesa que hizo a un niño de un orfanato, de estar de vuelta en una semana, para celebrar su cumpleaños. Y sólo por compromiso acepta asistir a la boda de Anna, la hija de Jørgen y Helene, que coincide con su visita a Copenhague. El caso es que un brindis de la novia tras la ceremonia va a llevar la historia por cauces inesperados. La directora danesa Susanne Bier ya había apuntado maneras de buena cineasta en la ‘dogmática’ Te quiero para siempre, y en la reflexión sobre la guerra Hermanos. Ahora, con este film nominado al Oscar a la mejor película extranjera, confirma sus dotes de gran narradora de historias, gracias a un guión coescrito con Anders Thomas Jensen, que contiene magníficos quiebros y requiebros, que lejos de estar forzados, se producen con naturalidad. Parece que Bier nos está contando inicialmente, con agilísimo ritmo, una historia sobre las diferencias entre los países pobres y la opulenta sociedad occidental, y sí, esto está también presente; pero sobre todo construye cuatro grandes personajes –el matrimonio (Rolf Lassgård y Sidse Babett Knudsen), la hija (Stine Fischer Christensen), el visitante (Mads Mikkelsen, visto como villano en la bondiana 007 Casino Royale)– y sus interrelaciones, de gran solidez, que además de producir en el el espectador emociones genuinas, empujan a la reflexión de que hay que ayudar a los que están lejos… y a los que están cerca. Apuntes como la sinceridad y transparencia como bases de un amor sólido y fiel, en el matrimonio y en la paternidad-filiación tienen un enorme valor antropológico. También está muy bien compuesto el discurso de cumpleaños, en que los comentarios tópicos de un empresario con planes de futuro están precedidos por una declaración de amor a los suyos, y la invitación a aprovechar el bien preciosísimo del tiempo. 

8/10
Hermanos

2004 | Brødre

Dos son los hermanos a los que alude el título. Michael, es un tipo ejemplar, brillante militar y padre de familia ideal con su esposa Sarah y sus dos hijas. Por contra, su hermano menor Jannik es todo lo contrario, pues aunque en el fondo tiene buenos sentimientos, es un vividor que se emborracha continuamente y acaba de salir de la cárcel. Un día, Michael es enviado a Afganistán en una misión de Naciones Unidas, pero el helicóptero en que viaja sufre un accidente y se le da por muerto. Mientras Sarah intenta superar su pérdida y ayudar a Jannik, resulta que Michael ha sido hecho prisionero por un grupo de talibanes, y vivirá una experiencia extrema que le cambiará para siempre.

7/10

Últimos tráilers y vídeos