IMG-LOGO

Biografía

Alberto Amarilla

Alberto Amarilla

39 años

Alberto Amarilla

Nació el 20 de Octubre de 1980 en Cáceres, España
Filmografía
El internado: Las Cumbres

2020 | El internado: Las Cumbres | Serie TV

Un internado aislado del mundo rodeado de campo. Los alumnos son chavales rebeldes y problemáticos que vivirán bajo la estricta y severa disciplina impuesta por el centro que les prepara para la reinserción en la sociedad. El bosque circundante alberga antiguas leyendas, amenazas que siguen vigentes y que les sumergirán en aventuras trepidantes y terroríficas.

Embarazados

2015 | Embarazados

Fran y Alina son una pareja de treintañeros muy enamorada, se quieren, se ríen, se acompañan la mar de bien. Pero no tienen hijos y a sus 37 años, Alina empieza a sentir seriamente la llamada de la maternidad. Se plantearán entonces la fecundación in vitro. Visitarán al médico, empezarán el proceso... Sin embargo, Fran no lo disfruta como Alina y parece más volcado en su empresa de videojuegos que en su vida familiar. Juana Macías sorprendió con su primer largometraje, Planes para mañana, un sólido drama coral sobre unas cuentas mujeres que pasaban por momentos difíciles en sus vidas. Cinco años mas tarde entrega Embarazados, comedia dramática de poco calado y menor interés. El problema que aletea sobre todo el metraje es que Macías no acaba de dar con el tono de la historia. De buenas a primeras tiene toda la pinta de que estamos ante una comedia loca y frívola, con gags a la española (guarrerías varias), pero la inclusión de temas serios –crisis de pareja, conciliación entre vida laboral y familiar, sufridoras ansias de maternidad– va ganando terreno poco a poco, los personajes sufren deterioros afectivos, etc., hasta que el conjunto se vuelve un poquito forzado y finalmente desconcertante para el espectador, que no sabe muy bien a qué atenerse. Puntualmente hay momentos divertidos, como los sarcasmos del médico interpretado por Karra Elejalde –un verdadero filón tras Ocho apellidos vascos– o el monólogo de Paco León en la reunión de futuros padres. Sin embargo, da la sensación de que durante gran parte del film el propio León está igual de desubicado que su personaje. Más claro lo tiene quizás Alexandra Jiménez, que hace una convincente interpretación.

4/10
Carlos, Rey Emperador

2015 | Carlos, Rey Emperador | Serie TV

Nueva apuesta española por las series televisivas de corte histórico tras el éxito de Isabel, no en balde detrás de Carlos, Rey Emperador está parte del equipo creativo de la mencionada serie. La trama arranca con la llegada a Castilla de Carlos y su hermana Leonor, donde resulta casi inevitable que sean vistos como intrusos extranjeros, pues siempre han vivido fuera de la Península. Él viene a reclamar su corona, aunque Juana todavía vive, y su hermano Fernando podría hacer también su propia reclamación, apoyos locales no le faltan. Pero Cisneros, el regente, desea que las cosas se hagan como determinó el rey católico Fernando, abuelo de Carlos, siguiendo el parecer de Isabel. Otros hilos narrativos trasladan al espectador a la corte francesa del mujeriego rey Francisco, y a Santiago de Cuba, donde Hernán Cortés se apresta para explorar y conquistar ricos territorios. Resulta muy de agradecer el esfuerzo de producción de esta serie, que ayuda a divulgar un período importante de la historia de España. El equipo dirigido por José Luis Martín, y que cuenta con cineastas solventes como Oriol Ferrer, procuran conjugar la lección de historia con el entretenimiento. El problema, al menos en lo que se detecta en el primer capítulo, es que ideas como el ataque de unos campesinos al rey por error, o los devaneos amorosos de alcoba, parecen recursos fáciles poco integrados con la mencionada lección de historia. Mientras que la decisión de no arriesgar con los idiomas quita al conjunto un poco de verosimilitud. Carlos habla un perfecto español, y se hace difícil aceptar que la corte francesa sea efectivamente francesa. Álvaro Cervantes parece demasiado joven para encarnar al futuro emperador, pero démosle un voto de confianza, por ahora se supone que es un gobernante inexperto, aunque con aptitudes, y eso, más o menos, lo transmite. Y en efecto, a medida que avanzan los capítulos, se opta por desarrollar mejor las tramas relativas a la lucha por el poder, ya sea la corona de emperador, o la conquista de México; y los personajes y lo que les mueve, una combinación de lealta, ambición y sentido del estado, que obliga a dejar los sentimientos personales en su su sitio, cobra sentido. Además, siendo conscientes de que hay un presupuesto razonable, pero limitado, se evitan los planos que requerirían masas o costosos decorados, limitando la cosa a escenas brevísimas que cumplen ese misión en América, la fugaz visión de los barcos de la expedición de Cortés y las pirámides mayas.

6/10
Fuga de cerebros 2

2011 | Fuga de cerebros 2

A juzgar por esta película, los cineastas con talento que podrían hacer buenas películas se fugan de España como los cerebros científicos, y lo que nos queda aquí es un poco 'descerebrado'. Un tal Carlos Theron, forjado en episodios de series como Los hombres de Paco, dirige la secuela de uno de los grandes éxitos del cine español, en sustitución del realizador original, Fernando González Molina (Tres metros sobre el cielo). Se han fugado también los protagonistas originales, Mario Casas y Amaia Salamanca, los únicos responsables de haber llevado a los cines masivamente a los adolescentes. Les sustituyen los infinitamente menos taquilleros Adrián Lastra (al parecer secundario en Primos) y Patricia Montero (BuenAgente), cuyo fichaje no parece una buena jugada comercial. Lastra interpreta a Alfonso, hermano del personaje de Casas en el film original. Alfonso trabaja en la sección de frutas de un hipermercado, donde semanalmente acude a hacer la compra una atractiva estudiante de veterinaria de la que se ha enamorado. Pero ésta se marcha a estudiar el último curso nada menos que a Harvard. En compañía de su variopinto grupo de amigos, Alfonso también se marcha a la prestigiosa universidad americana, donde fingirá que ha sido admitido como estudiante. Pero allí descubre que no está enamorado de esa chica, sino de una antigua conocida de la infancia con la que se reencuentra. El film abusa del humor cuartelero, y escatológico. Se toma como modelo a las comedias más zafias estadounidenses, sobre todo a las del subgénero de estudiantes, tipo American Pie o Desmadre a la americana. Todo es rutinario y apenas produce risas, salvo algún momento inspirado de secundarios espontáneos, como Loles León, que coge del brazo a David Hasselhoff –superestrella invitada del film– y le piropea con su habitual gracia. Cualquier espectador con un mínimo de criterio se fugará del cine tras los primeros minutos de proyección.

3/10
Acusados

2009 | Acusados | Serie TV

Seis personas mueren en el incendio de un discoteca. La juez que instruye el caso, Rosa Ballester, está convencida de que Raúl Moreno, el hombre que figura como propietario del inmueble, es sólo un hombre de paja. Tratará de demostrar que el auténtico propietario es el empresario Joaquín de la Torre. Blanca Portillo y José Coronado protagonizan esta serie española, que mezcla drama e intriga.

4/10
Imago mortis

2009 | Imago mortis

Bruno estudia en una escuela de cine donde descubre un peculiar aparato llamado tanatógrafo. Su utilidad es la de captar la imagen que se produce en el ojo humano justo cuando muere una persona. Inicialmente Bruno no tiene ni idea de la virulencia que encierra el objeto que ha descubierto, aunque poco a poco se verá envuelto en una macabra práctica que ponen en marcha quienes intentan recuperarlo ya estén vivos o muertos. Lo mejor de la película sin duda alguna es la ambientación. El gigantesco caserón que hace las veces de escuela de cine a lo Hogwarts –pero con un gran aire tétrico–, es un escenario perfecto para rodar una película de terror. Y la iluminación se complementa perfectamente con este escenario lúgubre y tenebroso. Dicho esto, toca hacer mención al sinsentido argumental de la historia. Hacer una película de terror sin pretensiones no implica pasar absolutamente de la historia que se quiere contar. Desgraciadamente, esto sucede a veces e Imago Mortis está dentro de esta categoría. Todo ocurre porque sí, por mucho que se intenten meter con calzador unas explicaciones a todas luces insuficientes y arbitrarias. Se dice que las películas no tienen porqué ser realistas, pero sí creíbles. La credibilidad es lo que hace que el espectador se meta en una historia. Y aquí está fuera, por lo que es imposible sentir miedo. Todo lo que acontece suena a tomadura de pelo, como, por ejemplo, el irrisorio e incomprensible discurso final de Astolfi que supuestamente es la guinda de un pastel totalmente edulcorado. Y es que por mucho que Imago Mortis sigua algunas recetas actuales como los giros de guión finales a modo “¡ta chán!”, y cuente con un plantel de bellos y modernos jóvenes actores –desentona Alberto Amarilla, que está todo el metraje al borde del ataque de una manera exageradísima–, al espectador hay que darle algo más que una sucesión de imágenes inconexas y caprichosas.

3/10
Fuga de cerebros

2009 | Fuga de cerebros

Debut en el largometraje de Fernando González Molina, que antes había ejercido de realizador en algunos capítulos de la serie Los hombres de Paco, para la que también han trabajado los guionistas Álex Pina y Curro Velázquez. Los tres cineastas han pergeñado un producto típicamente español, en el mal sentido de la expresión (humor hiper grosero, situaciones tontas, personajes pueriles), con una serie de mastuerzos como protagonistas, cuyas deplorables vidas no alcanzan a vislumbrar un horizonte personal más allá de un metro. El resultado recuerda de alguna manera a la infame y soez Mentiras y gordas, si bien esa película era triste y deprimente, mientras que la que nos ocupa es una comedia que en algún momento es capaz de arrancar la risa. Y eso, dentro del esperpento general, ya es algo. El argumento versa sobre las dificultades del tímido Emilio por conseguir el amor de Natalia, la chica que le gusta desde los cinco años. Ahora, recién acabado el instituto, está capacitado para confesarle su enamoramiento, pero todos sus planes se van al traste cuando ella anuncia que se marchará a Oxford a estudiar Medicina. Emilio y sus cuatro patéticos amiguetes –un parapléjico salido, un ciego romántico, un chulo y un ‘camello’– deciden falsificar sus documentos para ingresar igualmente en la prestigiosa universidad británica. Y allí, como se puede uno imaginar, las cosas que suceden serán esperpénticas. La película –por llamarla de alguna forma– recuerda a los subproductos ochenteros al estilo Porky's y Aquellas juergas universitarias. Hay contados instantes divertidos –los protagonizados por el ‘camello’ o por el guardián de la morgue–, pero en general los gags son muy guarros y de mal gusto –algunos como para vomitar–, y lo peor es que son continuos. La puesta en escena es pobre, televisiva. Cuenta con un reparto bastante coral, con pequeños papeles de gente prestigiosa (Resines, Angulo, Guillén, etc.), y un grupo juvenil de actores que han iniciado sus carreras en la televisión. Destacan medianamente un esforzado Mario Casas y un simpático Alberto Amarilla (El camino de los ingleses). Y, por supuesto, la expresiva y bellísima Amaia Salamanca, actriz que se dio a conocer con la serie Sin tetas no hay paraíso.

2/10
Prime Time

2008 | Prime Time

Un futuro lejano, en el que la delincuencia se ha disparado y se han incrementado las medidas policiales. Elena, una idealista psicóloga, discute con Jaime, su novio, cuando irrumpen en el apartamento unos tipos uniformados portando armas, que les secuestran sin motivo aparente. Despiertan en una sala circular sin ventanas, junto con otras cinco personas, que desconocen también por qué están allí. Un vídeo les explica que son los concursantes forzados de un programa televisivo. Todos ellos esconden un oscuro secreto por el que los espectadores les van a juzgar. Si se vota que deben ser expulsados del concurso serán ejecutados. La audiencia aumenta brutalmente tras las primeras muertes. Luis Calvo Ramos debuta con un thriller esforzado, de interesantísimo punto de partida, que podría haber dado lugar a un film muy superior. El guión, coescrito por el propio Calvo Ramos, echa mano de la ciencia ficción para analizar una sociedad descompuesta en la que ha crecido brutalmente la depravación, y en la que triunfa la telebasura. Quizás comete el cineasta el error de primerizo de querer abarcar demasiados temas: la explotación del morbo en la pequeña pantalla, la pederastia, el racismo, la corrupción, el terrorismo, el aumento de los controles de seguridad en detrimento de la libertad, y hasta el tráfico de mujeres. Y claro, hace realidad aquello de que ‘quien mucho abarca, poco aprieta’. Todo ello tiene un enorme interés, y la premisa de un grupo de individuos retenidos en un lugar cerrado ha dado lugar a las interesantísimas Cube y Saw. Incluso en España se rodó la digna La habitación de Fermat. Además, se estrena en un momento en el que proliferan en España las apariciones de delincuentes en la pequeña pantalla (Luis Roldán, Julián Muñoz), por lo que el tema central está de actualidad. El problema del film de Calvo Ramos es que el guión es predecible y los personajes demasiado planos, y no evolucionan. Además, tiene un reparto irregular. Mientras que Leticia Dolera y Alberto Amarilla resultan convincentes, otros actores, como Pablo Puyol, resultan involuntariamente hilarantes.

4/10
Mis adorables vecinos (2ª temporada)

2007 | Mis adorables vecinos (2ª temporada) | Serie TV

La madre de Ernesto, interpretada por María Luisa Merlo, se presenta en casa de los Sandoval para quedarse unos días. Así empieza la segunda temporada de la serie sobre una familia enriquecida repentinamente.

4/10
El camino de los ingleses

2006 | El camino de los ingleses

Versos sueltos de un poema nostálgico. Trazos impresionistas de un cuadro de la juventud que se fue. Hay que reconocer a Antonio Banderas director su capacidad de riesgo, a la hora de abordar una película ‘rara’, que para atraer al público, sólo tiene su popular nombre. El film, adaptación de una novela de Antonio Soler, transcurre durante un verano. Y aunque las coordenadas espaciotemporales no se definen con un explícito letrero, estamos en la querida Málaga de Banderas, a mediados de los años 70. Con la voz en off de un recién estrenado locutor de radio, que da a sus comentarios sobre el tiempo un tinte de poesía, seguimos el deambular de Miguelito. Éste es un joven al que acaban de extirpar un riñón, y en cuya estancia hospitalaria, gracias a las charlas con su compañero de habitación, ha descubierto que existe “otro mundo”, el de los sentimientos expresados a través del verso. Su primer amor, una joven con la que coincide en la piscina; sus problemáticos amigos y conocidos, con sus circunstancias, que incluyen un suicidio; la profesora, que le da otra visión de la literatura y las cuitas amorosas… Con estos elementos, típicos de las historias iniciáticas, agitados de modo singular en su coctelera, Banderas rememora lo que a la postre parecen, tamizados por la obra de Soler, sus recuerdos juveniles, su ingreso en la edad adulta y sus hasta entonces desconocidas posibilidades. Banderas director demuestra gusto en el encuadre (el arranque en la mesa de operaciones, sin ir más lejos), el montaje y el puntear de la música, aunque llega a hacerse cargante en la premiosa exposición. El tramo final del film, bellamente pasado por agua, es una buena muestra de sensibilidad. Pero pesa demasiado el limitado, limitadísimo horizonte vital de los personajes. Permitiendo una entrada excesiva al erotismo y al sexo sin compromiso –voyeurismo, prostitución, primeras experiencias, lecciones de alcoba…–, las posibilidades de la juventud quedan reducidas al mínimo. El nuevo mundo por descubrir sólo cabe intuirlo, pero Banderas no nos muestra, siquiera, la punta de ese gran iceberg.

6/10
Princesas

2005 | Princesas

Caye es una puta con muchos años de ‘oficio’, a la que su ocupación ha endurecido, pese a su gran corazón. Su familia no sabe (o hace que no sabe), de modo que bien podría decirse que su auténtica familia son las otras mujeres del gremio, con las mantiene animadas tertulias en una peluquería. Al barrio donde ejercen llega una ‘nueva’, Zulema, inmigrante sudamericana, que al principio es mal recibida. Pero Caye aprende a quererla y cultivar su amistad, al tiempo que admira su intensa dedicación con el fin de mandar dinero a su pequeño hijo, que vive con su abuela al otro lado del charco. Fernando León (Familia, Barrio, Los lunes al sol) hace malabarismos con un tema peliagudo, y pese a su innegable talento en más de una ocasión se le caen los trastos al suelo. Porque su esfuerzo por impregnar a la dura historia de una atmósfera irreal, como de cuento, conlleva el peligro de ocultar, o al menos suavizar, la degradación que padecen las prostitutas. Cierto que sus actrices Candela Peña y Micaela Nevárez componen bien sus papeles, y que los momentos de humor son desahogos muy de agradecer, una técnica usada ya con fortuna en Los lunes al sol. Pero momentos como el conato de noviazgo de Caye son, sencillamente, increíbles. Además, la venganza de Zulema con el cliente que abusa de ella y la pega ‘mata’ la bondad del personaje. Aunque tal vez lo más llamativo es la sensación de que la promiscuidad sexual no afecta demasiado a las protagonistas psicológica o emocionalmente, más bien se diría que estimula su sentido del humor y las hace más vivas; si acaso el amor es imposible, no por ellas, sino por los prejuicios de los ‘novios’ que descubren su profesión, y a los que falta un poco de ‘espíritu abierto’, como a la familia ‘ciega’ de Caye. Hay algo de ingenuidad en el planteamiento de León, ingenuidad confesa incluso en el título del film.

5/10
Mar adentro

2004 | Mar adentro

La historia real del tetrapléjico gallego Ramón Sampedro, que conmocionó en su día a la opinión pública. Alejandro Amenábar cambia radicalmente de género (su fama hasta la fecha se ha cimentado en el thriller), para contar una historia de tintes dramáticos, sobre un hombre que considera indigno seguir viviendo con su incapacitación, y que desea ser asistido en su suicidio sin cortapisas legales. Amenábar es un cineasta inteligente, que sabe dirigir a un grupo de actores muy bien escogidos. Resulta difícil destacar a un intérprete sobre el resto, tan bien están Javier Bardem, Belén Rueda, Lola Dueñas y compañía, aunque está claro que el primero se lleva la palma. A la hora de contar su historia, el director trata de ser razonablemente equilibrado al presentar personajes que no desean la muerte de Sampedro (su familia, principalmente, además de una mujer que le ve en televisión) y otros que sí quieren ‘ayudarle’, por ‘compasión’ (los abogados de una asociación pro eutanasia). Aunque tal equilibrio se va al traste al presentar de modo grotesco y sin matices al personaje de un sacerdote también tetrapléjico. El film se esfuerza por ser luminoso, un teórico canto a la vida. Esto se hace trenzando con tino las relaciones entre los personajes. Pero al final no deja de tomar partido por la muerte, presentando como legítima la opción de acabar con la propia vida. E invita a una comparación odiosa entre la decisión del protagonista y la del personaje de Belén Rueda, condenada a vivir en un limbo donde es incapaz de reconocer a las personas queridas.

6/10
Mis adorables vecinos

2004 | Mis adorables vecinos | Serie TV

Los Sánchez, una familia de clase baja del barrio de Usera, se traslada a vivir a una preciosa casa de una zona residencial. Su vida cambia, al igual que la de sus vecinos: los Sandoval, que ven alterada su apacible convivencia. La serie muestra dos estilos de vida: lo snow y estirado, frente a lo sencillo y chabacano. Cuenta con Paz Padilla, Juanjo Cucalón, Francis Lorenzo y Miriam Díaz Aroca, entre otros, como protagonistas.

4/10

Últimos tráilers y vídeos