IMG-LOGO

Biografía

Leticia Dolera

Leticia Dolera

38 años

Leticia Dolera

Nació el 23 de Octubre de 1981 en Barcelona, España

Premios: 0 Goya (más 1 nominaciones)

La chica que patina

12 Marzo 2019

Actriz vivaracha, de ojos alegres, ha demostrado su talento en producciones muy variopintas. Pese a todo, ha logrado hacerse más popular aún como adalid del feminismo. Oportunista para unos, gurú del movimiento para otros, Leticia Dolera conoce lo que es ser objeto de linchamiento en redes sociales, tras convertirse en protagonista de una inesperada polémica, pero su carrera está en alza.

Nacida el 23 de octubre de 1981, la barcelonesa Leticia Dolera se preparó a conciencia para dedicarse a la interpretación, estudiando arte dramático en la escuela de Juan Carlos Corazza y con Eric Morris, en Los Ángeles, y formándose en el terreno de la danza clásica y el canto. En septiembre de 2000 ficha para Al salir de clase, serie televisiva considerada la cantera del cine español, de la que surgieron jóvenes talentos que después han dado que hablar, como Pilar López de Ayala, Elsa Pataky, Lucía Jiménez, Miguel Ángel Muñoz, Paula Echevarría y Víctor Clavijo, entre otros. Interpretaba a Ángela, hermana pequeña de Turbo (Rafa Reaño), uno de los protagonistas, caracterizada por sus patines, y por su enfrentamiento con Clara (Laura Manzanedo), aunque al final ambas se hacían amigas. Pese a que hoy trata de despuntar como realizadora, nunca se ha arrepentido de llevar adherida la etiqueta de haber participado en esta producción juvenil. “Todo lo que he hecho ha contribuido a mi carrera, y soy quien soy por haber recorrido este camino”, ha declarado.

Aquella ficción –que marcó a una generación de jóvenes espectadores– no sólo le convierte en un rostro popular, sino que le abre las puertas de otros papeles como la enfermera Miriam, en la longeva serie Hospital central, la estudiante Jennifer en El otro lado de la cama, hija desaparecida de Juanjo Puigcorbé en Besos de gato, hija de Antonio Banderas y Emma Thompson, al inicio de la dictadura militar, en Imagining Argentina, transgresora sobrina de Belén Rueda en Los Serrano, y dos gemelas en Semen, una historia de amor. Destaca la joven que vive con su abuelo en los años 20, en De tu ventana a la mía, debut de la zaragozana Paula Ortiz.

Durante el rodaje del corto Sr. Rosso, de Jaume Balagueró, se enamoró del productor, el entonces desconocido Paco Plaza, que se ocupó de buscar financiación para tres piezas similares dirigidas por la actriz, Lo siento, te quiero (2009), A y B (2010) y Habitantes (2013). Aunque ambos mantienen reserva sobre su vida privada, fuentes de su entorno han señalado que se casaron en el año 2008, en una ceremonia en la que apenas hubo destacados nombres del sector audiovisual. Su colaboración más destacada se produjo cuando Leticia Dolera interpretó a una novia, cuya boda acaba arruinada por una plaga de infectados en [Rec] 3 Génesis, la única de la saga dirigida en solitario por el valenciano. También interpretó un pequeño papel, como profesora de Historia, en Verónica. En los últimos tiempos algún medio ha especulado con que han podido divorciarse, ya que apenas han aparecido juntos en eventos, ella ha dejado de llevar alianza, y no se siguen en redes sociales.

En la última década, llegó a colaborar con José Luis Garci, como esposa del doctor Watson en Holmes & Watson. Madrid Days, y apareció fugazmente en la serie Penny Dreadful. Poco después debutaba como realizadora de largometrajes con Requisitos para ser una persona normal, también escrito y protagonizado por ella junto a Manuel Burque. Interpreta a una joven que se propone llegar a ser lo que ella piensa que es una joven corriente. Pese a que el film no es redondo, demuestra cierto talento con una factura técnica que imita al cine indie estadounidense, y tiene algo de fondo, al criticar parámetros superficiales que se consideran en la sociedad signos de éxito. “Siempre hacía vídeos de viajes o making off de rodajes y los editaba yo misma. Poco a poco fui necesitando más, así que llegaron los cortos y después el largo”, explica Leticia Dolera. “Yo me hice actriz por una necesidad de comunicar, de contar historias y transmitir emociones al espectador; escribir o dirigir es una forma más de hacerlo. Me gustaría poder seguir combinando ambas facetas”.

Pese a todo, su carrera languidece poco a poco; se resisten a darle nuevos papeles protagonistas. Por otro lado refuerza su combativo discurso feminista, en entrevistas públicas, en la Muestra Syfy –evento dedicado al cine fantástico que presenta cada año–, en redes sociales, y en las galas de los Premios Feroz y los Goya. Tras publicar en 2018 el libro “Morder la manzana” –colección de vivencias que ponen de manifiesto la necesidad “de rebelarse contra el sistema patricarcal”–, y el estallido del #MeToo, se convierte en una especie de gurú del movimiento en España, hasta que se convierte en protagonista de una enorme controversia.

Reclutada por Movistar+ para rodar una serie, Déjate llevar, Leticia Dolera fue denunciada por la actriz Aina Clotet, a través de un comunicado en Twitter, donde la acusaba de haber cambiado de opinión y prescindir de ella, tras enterarse de que estaba embarazada. Poco después, empeoraba su situación, tras no tomarse demasiado en serio las falsas acusaciones de acoso contra Morgan Freeman. Pese a sus arranques radicales, a veces muestra su lado más conciliador. “Hacer política es convivir con quien piensa distinto a ti, pero con quien puedes coincidir en muchas otras ideas. Eso te hace más flexible, empática y abierta al diálogo”, ha declarado Leticia Dolera.

Después de su linchamiento en redes sociales, la intérprete ha seguido con su carrera. Interpreta a una monologuista en la comedia ¿Qué te juegas?, dirigida por Inés de León.

Goya
2016

Nominado a 1 premio

Filmografía
¿Qué te juegas?

2019 | ¿Qué te juegas?

Roberto y Daniela Allende-Salazar son hermanos, propietarios de una importante empresa naviera, y sus caracteres no pueden ser más diferentes. Él es un guaperas portada de todas las revistas, ligón al que le gusta la buena vida, y es muy creativo; precisamente ha bosquejado los planos de una turbina que podrían revolucionar la industria, o eso piensa él. Mientras que ella es fría y calculadora, distante con las personas, y le gusta pisar tierra, hasta el punto de que piensa que la única manera de reflotar la compañía es una traumática reestructuración con cierre de fábricas y despidos, y no invertir en las fantasías turbineras de Roberto. Pero hay un tercer hermano en discordia, almirante de la Armada, cuyo voto es esencial para la decisión final. Y él y Roberto se juegan ese voto decisivo en una singular apuesta: lograr que alguien toque el corazoncito de hielo de la hermana, y la seduzca. Y tras mucho cavilar y mucho fracaso, Roberto deduce que su hermana es lesbiana y que la mujer ideal para conquistarla es Isabel, una aspirante a actriz y monologuista, que ha hecho reír a Daniela en una fiesta de empresa. Comedia de enredo con la que debuta en la dirección de largos Inés de León, que hasta ahora sólo había hecho cortos, spots publicitarios y episodios de series televisivas de escaso tirón. Colabora en la producción Santiago Segura, que se reserva un pequeño papel. Aunque hay sinceros esfuerzos por resultar divertida y no muy zafia –las bromas de contenido sexual son verbales, y muy acordes con los tiempos superficiales y políticamente correctos de nuestros días, donde el compromiso brilla por su ausencia–, la película tiene decididamente muy escaso recorrido, con una partitura musical que se empeña en subrayar lo supuestamente gracioso que es todo. Una vez planteada la trama, y dibujados los personajes principales con unas pocas pinceladas, todo se reduce a dar vueltas a lo mismo, con abundantes monólogos humorísticos, incluso con pildoritas feministas muy suyas, que consiguen hacer a Leticia Dolera bastante cargante. Mientras que Amaia Salamanca no cambia mucho de registro de mujer estirada e insoportable, y el “soñador” Javier Rey resulta bastante soso; los dos secundarios camareros del bar donde trabaja Isabel, no son mucho mejores en su afán de provocar, al menos, una sonrisa, con Brays Efe en su línea, y Mariam Hernández como la típica buena amiga que se acuesta con el tipo del que está enamorada Isabel, y no pasa nada. Por supuesto, hay algún gag surrealista que funciona, como todo lo que hay en torno a un disparatado chamán, pero en líneas generales, ¿Qué te juegas? es una película decepcionante y tal vez sintomática de que hacer comedias como churros, la última fórmula secreta del cine español, no siempre funciona.

3/10
Vida perfecta

2019 | Vida perfecta | Serie TV

La dentista María está a punto de casarse, pero su pareja decide cortar con ella el día en el que ambos van a formalizar la hipoteca. Junto a su hermana Esther, artista plástica lesbiana, acude a la fiesta de cumpleaños de la pequeña hija de Cristina, abogada casada, y mejor amiga de ambas. Pero María, rota de dolor por la ruptura, ha consumido drogas que potencian el deseo libidinoso por lo que acaba acostándose con un desconocido jardinero. Tiempo después, descubre que se ha quedado embarazada. Durante su gestación, esta serie de Movistar+ –que en principio iba a llamarse Déjate llevar– generó una enorme polémica, pues su directora y actriz principal, la gurú feminista Leticia Dolera, despidió a Aina Clotet, embarazada, sustituyéndola por Celia Freijeiro. Después, fue la gran vencedora del Festival Internacional de Series de Cannes, donde obtuvo los premios a la mejor ficción, y a la interpretación de las tres protagonistas, lo que hacía presagiar una calidad mayor. La propia Dolera ha escrito el libreto con Manuel Burque, también coguionista de su ópera prima, Requisitos para ser una persona normal. Se intenta ofrecer una mirada tragicómica a la realidad actual de las mujeres de mediana edad, desde una mirada femenina, con personajes diversos. Pero la serie (al contrario que la vida a que alude el título) dista mucho de ser perfecta. Sus reivindicaciones feministas parecen dirigidas sobre todo al terreno sexual, con abundancia de escenas tórridas, en las que son ellas las que llevan la batuta, y de chistes facilones. Tanto por su crudeza sexual como por sus desnortados y egoístas personajes, la ficción recuerda a Girls, creada por Lena Dunham, pero en versión casposa. No acaba de colar, por ejemplo que Cristina, a la que su matrimonio le parece monótono, tenga tiempo para trabajar, llevar la casa prácticamente en solitario, ocuparse de sus dos hijas y también… ¡para sus ligues sexuales! Curiosamente, se salva su tratamiento de la discapacidad, un tema delicado que sin embargo se maneja con solvencia. El peculiar pero divertido Gary, personaje entrañable en la línea del largometraje Campeones, está bien interpretado por Enric Auquer, gran revelación actoral como joven y descontrolado narco en Quien a hierro mata, un personaje radicalmente distinto (pese al galardón galo, está por encima del trío formado por Dolera, Freijeiro y Aixa Villagrán). También tiene interés que a través del personaje de Esther se critique la cultura del éxito, y que haya calado en la sociedad el pensamiento barato, propio de libros de autoayuda de tres al cuarto, de que cualquiera puede triunfar en el terreno que se proponga pese a que no tenga aptitudes para ello. ¿Debería tomar buena nota Dolera de su propio mensaje? Aún ha rodado poco, podría mejorar.

4/10
Verónica

2017 | Verónica

Primer largometraje en años del especialista en terror Paco Plaza fuera de la saga más rentable del género en el cine español, pues codirigió con Jaume Balagueró [Rec] y [Rec] 2, y se ocupó por completo de [Rec] 3: Génesis, de 2012. Verónica se basa libremente en la espeluznante historia real de la adolescente Estefanía Gutiérrez Lázaro, recogida en un expediente policial que hablaba de la presencia en su casa de armarios que se abrían solos y ruidos estruendosos sin justificación. El llamado “Expediente Vallecas” ha sido tratado por diversos programas sobre el mundo de lo oculto. Se cambia el nombre de los personajes, por ejemplo el de la protagonista, Verónica, adolescente que se ocupa casi en solitario de cuidar a sus hermanos, dos niñas y un niño de corta edad. Su madre pasa el día atendiendo el bar que le aporta el sustento familiar. Junto a dos compañeras del colegio de monjas al que asiste, decide tratar de contactar con su fallecido padre, a través de la ouija. Pero el tablero se rompe, lo que deviene en que la joven sufrirá el acoso de criaturas sobrenaturales. Al realizador valenciano se le da muy bien la ambientación inquietante, esta vez cargada de nostalgia, pues el film está lleno de elementos de los años 90, cuando transcurre la acción, desde los teléfonos fijos y las máquinas de escribir de entonces (que ponen de manifiesto lo mucho que ha cambiado el mundo en poco tiempo), a enciclopedias de lo paranormal, el tema musical “Maldito duende” de Héroes del Silencio, de moda en la época, y hasta un conocido anuncio televisivo al que se le saca mucha tajada en el guión. Tiene mérito la joven debutante Sandra Escacena, que sostiene la práctica totalidad del film, también los tres niños que encarnan a los hermanos de su personaje. Les presta apoyo la que fuera una de las actrices infantiles más prestigiosas del cine español, Ana Torrent, que compone muy bien su personaje de madre estresada, pese a su brevedad. Se acierta al desarrollar bien a los personajes; si no hubiera conexión con ellos el espectador no se implicaría en la trama. Alguna secuencia está bastante lograda. Pero acaba resultando reiterativa la sucesión de sustos y visiones inquietantes, quizás al final se queda en poca cosa, se le podía haber sacado mayor tajada.

5/10
Requisitos para ser una persona normal

2015 | Requisitos para ser una persona normal

Cuando en una entrevista de trabajo le preguntan a María de las Montañas Enríquez qué entiende por una persona normal, contesta con espontaneidad que aquélla que tiene trabajo, aficiones, casa, vida social, pareja, una buena relación con su familia y se siente feliz. Pero ella no cumple ninguna de estas condiciones, así que llega a un acuerdo con Borja, un chico al que acaba de conocer. Ella le ayudará a perder peso, y él a lograr estos requisitos para ser una persona normal. Salida como muchos otros actores de éxito españoles de Al salir de clase, Leticia Dolera ha protagonizado cintas como Rec 3: Génesis, a las órdenes de su marido, Paco Plaza. Éste avala como productor ejecutivo (y sin duda ha prestado cierto asesoramiento técnico que eleva la calidad del producto) el debut como realizadora de la intérprete, que también ejerce de guionista y protagonista. El resultado tiene cierto interés, porque logra frescura, ya que parece tener en el punto de mira películas 'indie' americanas desenfadadas, estilo (500) días juntos o Happythankyoumoreplease, o sea las que pegan en Sundance, salvando todas las distancias. Tiene además un punto dramático en su descripción de las dificultades de las nuevas generaciones para abrirse camino, conforme está la coyuntura económica y social, y algo de fondo, pues pone en solfa parámetros que se consideran en la sociedad moderna signos del éxito, como salir con un chico guapo y con recursos, cuando lo importante son otras cosas. Cuenta también Dolera con algunos actores que se toman el proyecto en serio, como Silvia Munt, que expresa un mundo sin necesidad de decir nada, interpretando a la madre del personaje central, o los eficaces Carmen Machi, José Luis García Pérez y Blanca Apilánez. Por esta razón se puede pasar por alto en cierta forma que Requisitos para ser una persona normal acabe siendo más ligera de lo que se esperaba, que el patrocinio de una empresa de muebles resulte un tanto obvio, que la primeriza realizadora alargue demasiado algún pasaje, que como actriz principal acabe agotando, y que su voluntad de copiar estéticamente el colorido barroco de Amelie acabe resultando tan obvio que agota.

5/10
La novia

2015 | La novia

Adaptación de "Bodas de sangre" de Federico García Lorca, escrita originalmente para la escena en 1932, plantea con pasión el desgarro del amor, cuando se ve dominado por el deseo y las dudas. La trama es sencilla, dos novios se disponen a casarse en un pueblo innombrado, aunque han existido tensiones entre las familias, el tirón de la tierra y la sangre, lo que también ha afectado para que ella no haya seguido los dictados de su corazón, que la inclinaban hacia Leonardo. Pero el día de la boda, los disimulos y apariencias estallan, la incapacidad para el compromiso se impone, y con ello la tragedia. La zaragozana Paula Ortiz es sin duda una gran admiradora de la obra de Lorca, y además presta atención primordial a la belleza de los planos, un gusto esteticista que ya demostró en su debut, De tu ventana a la mía. Aquí ha concedido gran importancia al entorno, el paisaje, hasta el punto de no conformarse con rodar en los yermos de los Monegros, sino que también ha querido utilizar las caprichosas montañas de la Capadocia turca. Además, jugando con la metáfora de la artesanía cristalera, plantea simbolismos de realidad deformante y cortante como un cuchillo. De todos modos algo hay de artificioso en el conjunto que no acaba de funcionar. Tal vez la decisión de usar la literalidad del texto de Lorca, o la demora en los juegos amorosos y escenas íntimas, quizá algunas reacciones histéricas con la tragedia que se masca. Están además mejor los actores veteranos en sus papeles secundarios que los muy populares gracias sobre todo a la televisión Inma Cuesta, Álex García y Asier Etxeandia.

5/10
Los últimos días

2013 | Los últimos días

Los barceloneses David y Àlex Pastor debutaron en el largometraje con Infectados, producción estadounidense de Paramount sobre un virus que devastaba a la humanidad. También se adscribe al género apocalíptico su segundo trabajo, Los últimos días, esta vez bajo bandera de su propio país, y rodada en español, que parte de un guión de los propios hermanos. Los últimos días parte del supuesto de que por razones inexplicadas los seres humanos han adquirido una variedad extrema de agorafobia que les impide abandonar los espacios cerrados. El que lo intenta muere por un ataque de pánico. Marc, un informático que sobrevive encerrado con sus compañeros de trabajo en su propia oficina, se aventura por el metro y las alcantarillas, pobladas de vagabundos desesperanzados, para buscar a su novia con ayuda de Enrique, su antiguo superior, que cuenta con un GPS, lo que se ha convertido en una preciada posesión. Se le pueden sacar defectos, sobre todo su extremada falta de originalidad, pues desarrolla en clave de thriller la misma idea de El ángel exterminador, mientras que las diferentes secuencias homenajean progresivamente a títulos como Soy leyenda, Hijos de los hombres, The Road (La carretera), Mad Max, más allá de la Cúpula del Trueno y hasta aparece de buenas a primeras un oso que trae a la memoria la serie Perdidos. También algunos segmentos (sobre todo el encuentro fortuito con el personaje de Leticia Dolera) resultan excesivamente efectistas y sus dos horas de metraje se hacen innecesarias. Pero Los últimos días acierta al apuntarse al camino que más alegrías puede dar al cine español, el de las producciones de género de calidad con la vista puesta en el mercado, al estilo –salvando las distancias– de las películas de Juan Antonio Bayona. Técnicamente impecable en todos sus aspectos, cuenta con una lograda y sugerente ambientación de una Barcelona devastada que evidencia un buen uso de los efectos digitales y un presupuesto ajustado. Incluye alguna secuencia de acción, no especialmente memorable, pero con un nivel impensable en la mayoría del cine español hasta el momento. Encabezan el reparto de Los últimos días los expresivos Quim Gutiérrez, José Coronado y Marta Etura –con una presencia menor–, que se han trabajado a fondo a sus personajes. Además, tiene un toque esperanzador y reflexiona de forma positiva sobre la necesidad de afrontar los miedos personales.

6/10
Kamikaze

2013 | Kamikaze

Slatan procede de una república que ha sufrido durante años la opresión más brutal por parte de Rusia. Como consecuencia de ello, Slatan ha perdido a toda su familia, lo que le ha llevado a combatir a los opresores con el terrorismo. Cargado de explosivos embarcará en Moscú en un avión con destino España, con la idea de hacer explotar el avión en pleno vuelo. Sin embargo, justo antes de despegar, el vuelo se cancelará debido a un enorme temporal, y todos los pasajeros serán invitados a instalarse en un hotel de montaña, donde pasarán unos días hasta que la tormenta amaine. Tras una carrera muy exitosa en el mundo de la televisión, Álex Pina, creador y guionista de series como Los Serrano, Los hombres de Paco o El barco, debuta en el largometraje para la gran pantalla con Kamikaze (2013), una estimable película coescrita por él junto a Iván Escobar. Arriesga Pina al aventurarse en la mezcla de géneros, pues hay en este film drama, comicidad y hasta su porción de intriga, para acabar finalmente con un desenlace propio del más puro thriller. Pero se trata de un film amable, que se acerca a las personas con una mirada entrañable, comprensiva, optimista. Funciona el planteamiento de humanizar a quienes, tras vivir tremendas tragedias personales, se ven empujados a la venganza por pura desesperación, y, aunque entre en el terreno propio del tópico, está bien planteada la galería de personajes que entran en relación con el angustiado Slatan, una amalgama de tipos y tipas que le harán salir de sí mismo para verles como personas, como seres únicos, y comprender a la postre que por mucho que uno sufra, siempre hay alguien que ha sufrido más, y que, lógicamente, el mal no se arregla con otro mal mayor. Por lo demás, destaca el esfuerzo de producción, la bella fotografía exterior y la maña a la hora de rodar algunas escenas, como la del aeropuerto. Y por supuesto, hay que llamar la atención sobre el escogido reparto, lleno de rostros conocidos pero en donde brillan especialmente las composiciones del argentino Eduardo Blanco y de la española Carmen Machi.

5/10
Holmes & Watson. Madrid Days

2012 | Holmes & Watson. Madrid Days

Sherlock Holmes ha dado mucho juego en la pantalla. En Asesinato por decreto se mezclaban sus peripecias con las de Jack el destripador. Este célebre asesino es una pieza fundamental de Holmes & Watson. Madrid Days, que como su mismo título indica también tiene como eje fundamental la visita del personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle a la capital de la España. Holmes & Watson. Madrid Days presenta a un maduro Sherlock Holmes que mantiene un romance con Irene Adler, una conocida actriz casada. El detective tiene sueños recurrentes con unos crímenes acontecidos en Madrid, que imitan al dedillo los que cometió Jack el destripador en Londres, y cuyo autor empieza a ser conocido como Juanito el Charcutero. En compañía de Watson, que deja en casa a su amada esposa, se traslada al lugar de los hechos, donde conocerá a relevantes personajes de la época a los que sonsacar datos sobre lo ocurrido. Dos tipos de público se sentirán atraídos a priori por una versión de José Luis Garci de las andanzas de Sherlock Holmes: los incondicionales del asturiano y los forofos del personaje. Los primeros saldrán más satisfechos que los segundos, ya que desde el contemplativo arranque queda claro que estamos ante una película de autor, para bien o para mal. Holmes & Watson. Madrid Days viene a ser sobre todo una inmersión en la época, que se detiene para que los personajes conversen detenidamente tomándose su tiempo sobre el cocido de Lhardi, o en torno al Palacio de Cristal, del Palacio del Buen Retiro. Así, los dos protagonistas tienen la función de extranjeros que sirven al director para describir desde su punto de vista los ambientes que le parecen significativos. Por contra, en Holmes & Watson. Madrid Days saben a poco los pasajes típicamente de Sherlock Holmes, que en ocasiones contadas realiza una de sus brillantes deducciones (cuando conoce al periodista encarnado por Víctor Clavijo) o conversa con la señora Hudson. Como tiene por costumbre, José Luis Garci se ha rodeado de ilustres colaboradores, entre los que destaca el fotógrafo Javier Palacios, autor de Casual Days, que sorprende con sus pictóricos planos de época. Por su parte, el propio José Luis Garci firma el montaje, que pretende ser lo más pausado posible, y ha coescrito el guión con su esposa, Andrea Tenuta, y la poco conocida María Sanromán, a partir de una idea desarrollada por el director con el crítico y Fiscal General del Estado Eduardo Torres-Dulce. Siempre ha destacado el realizador por su excelente mano con los actores. En esta ocasión destaca un sobresaliente trabajo de Gary Piquer, actor excepcional que ha demostrado su enorme valía en títulos como Mal día para pescar y Aunque tú no lo sepas, y que hasta ahora ha sido muy desaprovechado. Su Holmes resulta muy sentido, pero por desgracia desentona con el resto del reparto por su acento, que no tienen los otros actores que interpretan a británicos, incluyendo a su inseparable Watson –un José Luis García Pérez estupendo, más espontáneo–. Tampoco se entiende mucho que se haya tomado la opción de que las escenas en las que supuestamente hablan en su lengua natal o interaccionan con compatriotas se hayan interpretado en español, y sin embargo, de repente, se ponen a conversar en genuino inglés con el redactor de prensa. Por lo demás, resultan convincentes actores muy de Garci como Enrique Villén, Juan Calot, Manuel Tejada y hasta el inevitable diplomático Inocencio Arias. Sorprenden agradablemente Belén López, el citado Víctor Clavijo, y las dos principales chicas [Rec], Manuela Velasco y Leticia Dolera, ambas muy por encima de sus interpretaciones precedentes. De todo el reparto femenino sobresale Macarena Gómez, una actriz muy natural con mucha fuerza, que encarna a una cabaretera. Además, Carlos Hipólito, presente en varias cintas 'garcianas' anteriores, realiza una pequeña colaboración como el escritor Benito Pérez Galdós. También es digno de mención que el realizador logre sacarle partido al cómico malo del dúo Cruz y Raya Juan Muñoz, y hasta al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que para asombro de propios y extraños al menos no desentona significativamente como su ilustre antepasado Isaac Albéniz, a pesar de que incluso interviene en un breve diálogo.

5/10
De tu ventana a la mía

2011 | De tu ventana a la mía

Tres mujeres, tres épocas, tres historias tamizadas por el dolor en tierras de Aragón. En la montaña, junto a Canfranc, en los años 20, una frágil e inocente Violeta vive con su abuelo; en los 40, en el campo de las Cinco Villas, a Inés le toca padecer las consecuencias de la represión política, de que es víctima su marido; finalmente en los 70, en que se adivina el cambio de régimen, a la apocada Luisa, que reside en Zaragoza, le diagnostican un cáncer, puede ser la ocasión de descubrir lo que es la libertad. Debut en el largometraje de la zaragozana Paula Ortiz, guionista y directora, que aborda una ambiciosa trama donde se entrelazan las vicisitudes de las tres protagonistas, con continuos saltos temporales, “de una ventana a otra”. De tu ventana a la mía es un film introspectivo, que busca atrapar el alma femenina, demasiado autoconsciente de su búsqueda de la belleza a lo Víctor Erice o al temprano Juanma Bajo Ulloa, abundan en él los silencios y los cuidados planos sostenidos que invitan a la contemplación, el paisaje, rural y urbano, es un personaje más en la historia. Con un magnífico elenco de actores, que saben lo que es la contención, Ortiz tiene la virtud de ser evocadora de las penalidades femeninas, una mirada al dolor y a la fuerza de la mujer sin grandes alharacas ni reivindicaciones chirriantes, aunque quizá lo que cuenta acaba siendo demasiado leve, le falta un punto de la buscada emoción.

5/10
[Rec] 3 Génesis

2011 | [Rec] 3 Génesis

Tercera entrega de la saga iniciada en 2007 por Jaume Balagueró y Paco Plaza. Este último toma las riendas en solitario en esta ocasión, mientras que Balagueró anunció que corría de su parte la cuarta. En [Rec] 3 Génesis el título hace pensar que se trata de una precuela que va a contar el origen de todo, aunque en realidad no se sabe muy bien, más bien parece otra trama, con otros personajes tratando de sobreponerse a la invasión zombie.Koldo contrae matrimonio en un elegante salón con Clara. Ambos están muy enamorados, aunque ella esconde un pequeño secreto. Tras el ágape, arranca el baile al ritmo de canciones famosas del pop nacional de rigor ("Eloise", "Gavilán o paloma", etc.). Uno de los invitados que parece borracho se tira desde un piso superior a la pista pero no muere, sino que convertido en una especie de muerto viviente ataca a los invitados...Vuelta de tuerca a sus predecesoras, con mucho más humor. Parece ir en la línea 'gore' (humor negro violento y salvaje) de Tu madre se ha comido a mi perro, de Peter Jackson, y aunque Paco Plaza demuestra ser un director correcto, las comparaciones son odiosas. Hay más sangre y vísceras que nunca pero menos sustos, marca de la franquicia. Quizás esto aleje al film del gran público, pues parece dirigido más a los incondicionales del subgénero.Otra novedad es que esta vez apenas hay cámara en mano, sólo al principio, por lo que la factura es más convencional. Leticia Dolera y Diego Martín exageran sus interpretaciones pero logran que sus personajes –un novio cursi que le canta a ella durante la ceremonia y una novia de armas tomar– caigan simpáticos. En la misma onda se mueven los eficaces secundarios, que crean personajes estrafalarios, como un cobrador de la SGAE con tendencias psicóticas, un sacerdote que se enfrenta a los muertos vivientes declamando textos bíblicos y un animador infantil disfrazado de John –que no 'Bob' por razones de derechos de autor– Esponja.

4/10
Cuatro estaciones

2010 | Cuatro estaciones

Circuit

2010 | Circuit

Una joven fotógrafa acude al estudio de un colega para pedirle trabajo. Éste le hace a la chica una curiosa proposición: que sea él (que le sustituya) durante mil días en la agencia para la que trabaja, pues ha decidido desaparecer por un tiempo. El motivo es que ese mismo día ha sufrido el abandono de la mujer de la que está enamorado, una modelo que él ha hecho famosa. La joven accede a “heredar” el estudio de fotografía. El título del film, rodado en catalán e inglés, juega con la palabra “Circuit” para hablar de que la vida es una eterna repetición. Todas las historias se han vivido ya de una y otra forma, con su dosis de amores y errores. A la vez introduce los mundos de las carreras de motos y sobre todo de la moda –“Circuit” es el nombre de un evento de moda, música y cine en Barcelona–, un vida de flashes, de amistades, de tristezas y de despedidas. El director Xavier Ribera (A + (Amas)) recoge pequeñas historias de amor y desamor, pero lo hace con leves brochazos, miradas tediosas y diálogos poco naturales, donde sólo alcanza de verdad al espectador alguna reflexión suelta y esas cinéfilas referencias a películas como El valle de la violencia o Doctor Zhivago. Pero en general hay poca densidad en lo que se cuenta y abundante superficialidad envuelta de un formalismo de arte y ensayo (todo a base de una estructura en flashbacks y flashforwards), que aporta bien poco a lo que al final es una historia sin empuje, un somero vistazo a unas vidas sin horizonte, con papeles soporíferos y muy sobreinterpretados. ¿Que hay de fondo una crítica al mundo de la moda? Es posible, pero el aburrimiento es más fuerte que cualquier idea y el hecho indiscutible es que los minutos avanzan con una lentitud tremebunda. Es una pena, porque hay esfuerzo en el reparto, en donde sobresale el primer papel importante de la bella Sophie Auster.

3/10
Imago mortis

2009 | Imago mortis

Bruno estudia en una escuela de cine donde descubre un peculiar aparato llamado tanatógrafo. Su utilidad es la de captar la imagen que se produce en el ojo humano justo cuando muere una persona. Inicialmente Bruno no tiene ni idea de la virulencia que encierra el objeto que ha descubierto, aunque poco a poco se verá envuelto en una macabra práctica que ponen en marcha quienes intentan recuperarlo ya estén vivos o muertos. Lo mejor de la película sin duda alguna es la ambientación. El gigantesco caserón que hace las veces de escuela de cine a lo Hogwarts –pero con un gran aire tétrico–, es un escenario perfecto para rodar una película de terror. Y la iluminación se complementa perfectamente con este escenario lúgubre y tenebroso. Dicho esto, toca hacer mención al sinsentido argumental de la historia. Hacer una película de terror sin pretensiones no implica pasar absolutamente de la historia que se quiere contar. Desgraciadamente, esto sucede a veces e Imago Mortis está dentro de esta categoría. Todo ocurre porque sí, por mucho que se intenten meter con calzador unas explicaciones a todas luces insuficientes y arbitrarias. Se dice que las películas no tienen porqué ser realistas, pero sí creíbles. La credibilidad es lo que hace que el espectador se meta en una historia. Y aquí está fuera, por lo que es imposible sentir miedo. Todo lo que acontece suena a tomadura de pelo, como, por ejemplo, el irrisorio e incomprensible discurso final de Astolfi que supuestamente es la guinda de un pastel totalmente edulcorado. Y es que por mucho que Imago Mortis sigua algunas recetas actuales como los giros de guión finales a modo “¡ta chán!”, y cuente con un plantel de bellos y modernos jóvenes actores –desentona Alberto Amarilla, que está todo el metraje al borde del ataque de una manera exageradísima–, al espectador hay que darle algo más que una sucesión de imágenes inconexas y caprichosas.

3/10
Guante blanco

2008 | Guante blanco | Serie TV

El inspector Bernardo Valle es interrogado por un policía acerca del seguimiento que ha realizado durante años de Mario Pastor, un ladrón de guante blanco. Se inicia entonces un flash-back en que se ve operar al delincuente y su banda en distintos golpes, y al inspector y al equipo que investigan sus robos. Al tiempo se sigue la vida familiar de los dos antagonistas. Valle es viudo, y tiene un hijo adolescente y una niña, Pastor está casado y tiene también dos hijos. Serie televisiva española que duró una sola temporada, producida por Bambú. Arranca bien, con el sofisticado robo de unos sellos –sin duda, un homenaje nada disimulado a Nueve reinas–, aunque luego se entretiene demasiado en los detalles, conversaciones familiares, de los ladrones y la policía, lo que hace que los episodios tengan una duración excesiva, de hora y media. La estructura narrativa sigue el esquema de "la cacería", con unos perseguidores y unos perseguidos. Evidentemente el meollo de la serie lo constituyen los robos y la persecución, pero se trata de pintar "la vida normal" de los personajes. Y en el tratamiento de sus problemas domésticos, las cuestiones se abordan de modo superficial, véase el “drama” de la hija embarazada, con el apoyo de los padres a la “niña”, haga lo que haga. De todos modos logra enganchar, hay acierto en el reparto, con Carlos Hipólito y José Luis García Alvarez como inspector y ladrón respectivamente, bien secundados por el resto de los actores.

5/10
Prime Time

2008 | Prime Time

Un futuro lejano, en el que la delincuencia se ha disparado y se han incrementado las medidas policiales. Elena, una idealista psicóloga, discute con Jaime, su novio, cuando irrumpen en el apartamento unos tipos uniformados portando armas, que les secuestran sin motivo aparente. Despiertan en una sala circular sin ventanas, junto con otras cinco personas, que desconocen también por qué están allí. Un vídeo les explica que son los concursantes forzados de un programa televisivo. Todos ellos esconden un oscuro secreto por el que los espectadores les van a juzgar. Si se vota que deben ser expulsados del concurso serán ejecutados. La audiencia aumenta brutalmente tras las primeras muertes. Luis Calvo Ramos debuta con un thriller esforzado, de interesantísimo punto de partida, que podría haber dado lugar a un film muy superior. El guión, coescrito por el propio Calvo Ramos, echa mano de la ciencia ficción para analizar una sociedad descompuesta en la que ha crecido brutalmente la depravación, y en la que triunfa la telebasura. Quizás comete el cineasta el error de primerizo de querer abarcar demasiados temas: la explotación del morbo en la pequeña pantalla, la pederastia, el racismo, la corrupción, el terrorismo, el aumento de los controles de seguridad en detrimento de la libertad, y hasta el tráfico de mujeres. Y claro, hace realidad aquello de que ‘quien mucho abarca, poco aprieta’. Todo ello tiene un enorme interés, y la premisa de un grupo de individuos retenidos en un lugar cerrado ha dado lugar a las interesantísimas Cube y Saw. Incluso en España se rodó la digna La habitación de Fermat. Además, se estrena en un momento en el que proliferan en España las apariciones de delincuentes en la pequeña pantalla (Luis Roldán, Julián Muñoz), por lo que el tema central está de actualidad. El problema del film de Calvo Ramos es que el guión es predecible y los personajes demasiado planos, y no evolucionan. Además, tiene un reparto irregular. Mientras que Leticia Dolera y Alberto Amarilla resultan convincentes, otros actores, como Pablo Puyol, resultan involuntariamente hilarantes.

4/10
Semen. Una historia de amor

2005 | Semen. Una historia de amor

Serafín, un médico pusilánime que trabaja en una clínica de reproducción asistida, se enamora de una de sus pacientes, una trapecista que desea ser inseminada artificialmente. El biólogo utiliza su propio semen sin consultárselo a ella ni decírselo a nadie. La pareja de directoras de A mi madre le gustan las mujeres vuelven con otra comedia sobre tema polémico, que como cabe imaginar no se mete en honduras al tratar el tema de la inseminación artificial. Al menos, se deduce cierta reivindicación del amor como base necesaria para la reproducción, y la trama –que imita lejanamente a La fiera de mi niña y Amelie- se desarrolla a base de enredos, y secuencias menos subidas de tono de lo que el título permite suponer.

4/10
Un café en cualquier esquina

2005 | Man Push Cart

Film minimalista del director estadounidense de origen iraní Ramin Bahrani, rodado en Nueva York. Cuenta la historia de Ahmad, ex estrella roquera pakistaní, que por razones poco claras perdió a su mujer, y ahora tiene un puesto callejero en la Gran Manzana, donde vende café y pastelitos; el tipo redondea sus ganancias vendiendo DVDs de pelis porno, y haciendo chapuzas a domicilio. Su vida cobra algún aliciente cuando le ayuda un paisano acomodado, y cuando conoce a una joven española, que lleva un kiosko de periódicos durante sus vacaciones. Pocas cosas más ocurren en un film, donde se escamotean adrede algunos retazos vitales de los personajes, para que los imagine el espectador, y donde los problemas laborales del protagonista retrotraen a El ladrón de bicicletas de Vittorio De Sica. Resaltar la inesperada presencia de la joven actriz española Leticia Dolera en el reparto.

5/10
La mujer del emperador

2003 | The Emperor's Wife

Peculiarísimo film, coproducción luxemburguesa, holandesa y belga, que cuenta con una variado reparto entre el que se encuentran las españolas Rosana Pastor y Leticia Dolera. En un innombrado imperio regido por leyes muy estrictas, el emperador ha elegido a quien será su próxima mujer, ya que está escrito que si al término de siete años la emperadora en curso no queda embarazada, una nueva aspirante ocupará su lugar. El chambelán se encarga de localizar entonces a la elegida, una tal Sebah (Dolera), la cual ama a un líder rebelde. Lo más llamativo de la película es su extraño diseño de producción, decididamente colorido y efectista, con unos decorados ampulosos y enormemente recargados, filmados con cierta pretenciosidad. El bajo presupuesto se hace notar en la casi completa carencia de escenas exteriores, pues prácticamente toda la acción tiene lugar en la especie de fortaleza-palacio donde apenas pululan personajes. La puesta en escena recuerda por su anacronismo (una historia de corte casi medieval traída al tiempo actual) a películas como Titus, pero la obra de Julie Taymor poseía una fuerza descomunal, mientras que la propuesta que nos ocupa deja bastante que desear y la historia apenas aporta nada. Jonathan Rhys Meyers interpreta sin demasiado sentido a un chambelán hierático, fiel cumplido de las leyes de un imperio que en algún momento parece ser una traslación del actual Estados Unidos. En fin, una extraña y mediocre historia de amor, de guión desigual y acabado discutible. Destaca, eso sí, la bella música compuesta por Max Beesley, que interpreta además al emperador del film.

3/10
Imagining Argentina

2003 | Imagining Argentina

Argentina, en los años de la dictadura. Una atmófera extraña reina en el país, y todo individuo sospechoso políticamente de ‘revoltoso’ sufre fácilmente las consecuencias: son los tristemente célebres ‘desaparecidos’, secuestrados por grupos paramilitares de los que oficialmente el gobierno no sabe nada. Cecilia (Emma Thompson), una periodista que viene denunciando la situación, acaba ella misma desaparecida. Su marido Carlos (Antonio Banderas), director de un grupo de teatro infantil, y su hija Teresa (Leticia Dolera), emprenden una búsqueda frenética, en la que utilizan todos los medios a su alcance, incluido un inesperado don de clarividencia de Carlos. En efecto, a Carlos le basta tocar al familiar de un desaparecido, para tener visiones acerca de dónde está esa persona. Mezclar la horrible angustia que atenaza a una serie de personajes, aquejados de unos hechos que desgraciadamente son historia, con unos misteriosos poderes paranormales, viene a ser como mezclar agua y aceite: resulta complicado que el cóctel funcione. A Christopher Hampton, el guionista de Las amistades peligrosas, hay que reconocerle al menos el mérito de intentarlo. Y, desde luego, el reparto con que cuenta es de primera magnitud; además, nos devuelve al ruedo a una Emma Thompson que andaba también algo ‘desaparecida’ de las pantallas cinematográficas.

4/10
El otro lado de la cama

2002 | El otro lado de la cama

Sonia y Javier: son novios, y llevan varios años viviendo juntos. Se supone que son grandes amigos de otra pareja de novios, Pedro y Paula. Pero lo cierto es que Javier se ha liado con Paula; ésta querría que la cosa se hiciera pública, pero Javier teme las iras de su amigo Pedro, y hacer daño a su novia de siempre, Sonia. Nuevas amistades enamoradizas complicarán aún más estas relaciones contruidas sobre el resbaladizo terreno de la mentira. Emilio Martínez Lázaro parece especializado en comedias de jóvenes desorientados, que pasean sus amores y desamores sin llegar a conocer nunca el valor de la palabra compromiso. La prueba, Los peores años de nuestra vida y Amo tu cama rica. En esta ocasión cuenta con el libreto de un joven guionista, David Serrano, que aporta buenas dosis de humor a la desencantada y cínica trama. Un reparto juvenil bien conjuntado, y la idea (vista en títulos célebres como Magnolia) de poner a cantar a los actores en medio de una escena (bien escogidas las canciones, cuidada coreografía de Pedro Berdäyes) hicieron de este film la película española más taquillera de 2002.

4/10
Bellas durmientes

2002 | Bellas durmientes

Lawrence es un prestigioso y tranquilo profesor universitario de unos sesenta años. En la ciudad adonde ha llegado para el curso de invierno descubre una extraña casa en donde se dan cita hombres maduros con jóvenes muchachas. El lugar atraerá terriblemente a Lawrence, que empezará a mudar su personalidad y se sentirá también atrapado entre los recuerdos y las pesadillas. Peculiar película española que supone el debut en el largometraje de Eloy Lozano, quien escribe también el guión inspirado en la novela de Yasunari Kawabata. Acentúa el film el morbo de las situaciones sexuales, para aportar un tono pesadillesco a una historia situada entre el drama y el terror. Protagonizada por el actor Clive Arrindell –famoso en España por protagonizar una exitosa campaña televisiva sobre la Lotería de Navidad–, Bellas durmientes cuenta con la presencia también de unos jovencitos Unax Ugalde y Leticia Dolera.

4/10
Al salir de clase

1997 | Al salir de clase | Serie TV

Serie televisiva de impresionante éxito en España, que superó los mil capítulos. Creada por Antonio Cuadri, se trataba de recoger el ambiente estudiantil, lleno de frivolidad y tontería, de un instituto español, con las relaciones y problemas varios de los alumnos y alumnas, un poco con la idea de fondo de las comedias juveniles americanas al estilo Sensación de vivir. Y todo ello mostrado en un formato muy barato, de sitcom, y donde el punto fuerte no eran las tramas ni la intriga, sino la cantidad de personajes que aparecían y desaparecían, y sus interminables enredos. La serie, que ofrecía una visión muy limitada de la juventud, extremadamente egoísta e hipersexualizada, será recordada sobre todo porque por ella pasaron, durante los seis años en que se emitió, más de 100 actores, muchos de los cuales luego siguieron con una carrera exitosa en el cine, como Pilar López de Ayala, Diana Palazón o Alejo Sauras, entre muchos otros. También ofrecía actuaciones musicales de cantantes o bandas reales de gran prestigio, como Laura Pausini, Ella Baila Sola, Amaral, La Oreja de Van Gogh, Shania Twain, Bon Jovi, Lenny Kravitz, Paulina Rubio, Roxette o Enrique Iglesias, por nombrar sólo a unos pocos.

4/10
En casa

2020 | En casa | Serie TV

Antología compuesta por cinco relatos que otros tantos realizadores españoles han filmado durante la cuarentena del coronavirus de la primavera de 2020, respetando las reglas del estado de alarma. Esto implica que han sido rodados con cámaras de móviles de última generación, sin muchos medios, en las propias casas donde los actores han pasado el confinamiento. Para tratarse de un proyecto improvisado, puesto en marcha con poco margen para estrenarse antes de la vuelta a la vida cotidiana, tiene cierto interés, y supera con creces a la comedia Diarios de la cuarentena, emitida por TVE. Resulta inevitable, en este tipo de trabajos corales, que algunos segmentos (de entre veinte y cuarenta minutos de duración) tengan más interés que otros, pero aquí las diferencias de nivel son notables. Destaca Una situación extraordinaria, primera de las piezas, dirigida por Rodrigo Sorogoyen, que coquetea con el género fantástico. Un día, Sara baja a la compra, pero cuando regresa, Carlos, su marido, empieza a sospechar que puede no ser ella, pues se comporta de forma extraña. El director de Stockholm crea cierta tensión, y cuenta con un buen trabajo de Marta Nieto, protagonista de Madre, pero por desgracia se ha visto obligado a darle la réplica él, y se nota que no es actor profesional. Elena Martín, con un único largometraje en su filmografía, Júlia ist, compone el más prescindible, Mira este vídeo de gatitos, donde un grupo de veinteañeros se encierra en una nave industrial con varios mininos. Intenta tener un tono lírico, pero resulta más bien desconcertante. Leticia Dolera dirige, escribe y protagoniza Mi jaula, sobre una mujer encerrada en solitario, que recibe llamadas de su novio, pero éste resulta ser más controlador de lo que esperaba. La realizadora de Requisitos para ser una persona normal capta el interés, y se luce con algunos planos oníricos, pero pronto queda claro que, fiel a su vocación de gurú feminista, ha querido dar un mensaje sobre el peligro de la violencia machista, que parece promovido por el Ministerio de Igualdad del gobierno. En Viaje alrededor de mi piso, Carlos Marques-Marcet adapta libremente la novela “Viaje alrededor de mi cuarto”, de Xavier de Maistre, con una mujer que recorre diferentes rincones de su piso, revisando los objetos que encuentra en ellos. Supone la apuesta más reflexiva, y está bien fotografiada y montada, por lo que absorbe al espectador, aunque tiene trampa, pues incluye secuencias que el cineasta había grabado previamente. Por último, en Así de fácil, Paula Ortiz desarrolla en blanco y negro la historia de Marta, que se dispone a pasar la pandemia con su perro, pero que en el último momento se ve obligada a acoger a Nuria, cuya pareja ha decidido romper la relación. La autora de La novia imprime un tono fresco, y saca tajada a dos buenas actrices, Celia Freijeiro y Julia Castro, pero no tiene la gracia que pretende lograr, el guion es un tanto arbitrario y resulta frívola su visión de las relaciones sentimentales, con personajes obsesionados por la sexualidad.

5/10
Vida perfecta

2019 | Vida perfecta | Serie TV

La dentista María está a punto de casarse, pero su pareja decide cortar con ella el día en el que ambos van a formalizar la hipoteca. Junto a su hermana Esther, artista plástica lesbiana, acude a la fiesta de cumpleaños de la pequeña hija de Cristina, abogada casada, y mejor amiga de ambas. Pero María, rota de dolor por la ruptura, ha consumido drogas que potencian el deseo libidinoso por lo que acaba acostándose con un desconocido jardinero. Tiempo después, descubre que se ha quedado embarazada. Durante su gestación, esta serie de Movistar+ –que en principio iba a llamarse Déjate llevar– generó una enorme polémica, pues su directora y actriz principal, la gurú feminista Leticia Dolera, despidió a Aina Clotet, embarazada, sustituyéndola por Celia Freijeiro. Después, fue la gran vencedora del Festival Internacional de Series de Cannes, donde obtuvo los premios a la mejor ficción, y a la interpretación de las tres protagonistas, lo que hacía presagiar una calidad mayor. La propia Dolera ha escrito el libreto con Manuel Burque, también coguionista de su ópera prima, Requisitos para ser una persona normal. Se intenta ofrecer una mirada tragicómica a la realidad actual de las mujeres de mediana edad, desde una mirada femenina, con personajes diversos. Pero la serie (al contrario que la vida a que alude el título) dista mucho de ser perfecta. Sus reivindicaciones feministas parecen dirigidas sobre todo al terreno sexual, con abundancia de escenas tórridas, en las que son ellas las que llevan la batuta, y de chistes facilones. Tanto por su crudeza sexual como por sus desnortados y egoístas personajes, la ficción recuerda a Girls, creada por Lena Dunham, pero en versión casposa. No acaba de colar, por ejemplo que Cristina, a la que su matrimonio le parece monótono, tenga tiempo para trabajar, llevar la casa prácticamente en solitario, ocuparse de sus dos hijas y también… ¡para sus ligues sexuales! Curiosamente, se salva su tratamiento de la discapacidad, un tema delicado que sin embargo se maneja con solvencia. El peculiar pero divertido Gary, personaje entrañable en la línea del largometraje Campeones, está bien interpretado por Enric Auquer, gran revelación actoral como joven y descontrolado narco en Quien a hierro mata, un personaje radicalmente distinto (pese al galardón galo, está por encima del trío formado por Dolera, Freijeiro y Aixa Villagrán). También tiene interés que a través del personaje de Esther se critique la cultura del éxito, y que haya calado en la sociedad el pensamiento barato, propio de libros de autoayuda de tres al cuarto, de que cualquiera puede triunfar en el terreno que se proponga pese a que no tenga aptitudes para ello. ¿Debería tomar buena nota Dolera de su propio mensaje? Aún ha rodado poco, podría mejorar.

4/10
Requisitos para ser una persona normal

2015 | Requisitos para ser una persona normal

Cuando en una entrevista de trabajo le preguntan a María de las Montañas Enríquez qué entiende por una persona normal, contesta con espontaneidad que aquélla que tiene trabajo, aficiones, casa, vida social, pareja, una buena relación con su familia y se siente feliz. Pero ella no cumple ninguna de estas condiciones, así que llega a un acuerdo con Borja, un chico al que acaba de conocer. Ella le ayudará a perder peso, y él a lograr estos requisitos para ser una persona normal. Salida como muchos otros actores de éxito españoles de Al salir de clase, Leticia Dolera ha protagonizado cintas como Rec 3: Génesis, a las órdenes de su marido, Paco Plaza. Éste avala como productor ejecutivo (y sin duda ha prestado cierto asesoramiento técnico que eleva la calidad del producto) el debut como realizadora de la intérprete, que también ejerce de guionista y protagonista. El resultado tiene cierto interés, porque logra frescura, ya que parece tener en el punto de mira películas 'indie' americanas desenfadadas, estilo (500) días juntos o Happythankyoumoreplease, o sea las que pegan en Sundance, salvando todas las distancias. Tiene además un punto dramático en su descripción de las dificultades de las nuevas generaciones para abrirse camino, conforme está la coyuntura económica y social, y algo de fondo, pues pone en solfa parámetros que se consideran en la sociedad moderna signos del éxito, como salir con un chico guapo y con recursos, cuando lo importante son otras cosas. Cuenta también Dolera con algunos actores que se toman el proyecto en serio, como Silvia Munt, que expresa un mundo sin necesidad de decir nada, interpretando a la madre del personaje central, o los eficaces Carmen Machi, José Luis García Pérez y Blanca Apilánez. Por esta razón se puede pasar por alto en cierta forma que Requisitos para ser una persona normal acabe siendo más ligera de lo que se esperaba, que el patrocinio de una empresa de muebles resulte un tanto obvio, que la primeriza realizadora alargue demasiado algún pasaje, que como actriz principal acabe agotando, y que su voluntad de copiar estéticamente el colorido barroco de Amelie acabe resultando tan obvio que agota.

5/10
En casa

2020 | En casa | Serie TV

Antología compuesta por cinco relatos que otros tantos realizadores españoles han filmado durante la cuarentena del coronavirus de la primavera de 2020, respetando las reglas del estado de alarma. Esto implica que han sido rodados con cámaras de móviles de última generación, sin muchos medios, en las propias casas donde los actores han pasado el confinamiento. Para tratarse de un proyecto improvisado, puesto en marcha con poco margen para estrenarse antes de la vuelta a la vida cotidiana, tiene cierto interés, y supera con creces a la comedia Diarios de la cuarentena, emitida por TVE. Resulta inevitable, en este tipo de trabajos corales, que algunos segmentos (de entre veinte y cuarenta minutos de duración) tengan más interés que otros, pero aquí las diferencias de nivel son notables. Destaca Una situación extraordinaria, primera de las piezas, dirigida por Rodrigo Sorogoyen, que coquetea con el género fantástico. Un día, Sara baja a la compra, pero cuando regresa, Carlos, su marido, empieza a sospechar que puede no ser ella, pues se comporta de forma extraña. El director de Stockholm crea cierta tensión, y cuenta con un buen trabajo de Marta Nieto, protagonista de Madre, pero por desgracia se ha visto obligado a darle la réplica él, y se nota que no es actor profesional. Elena Martín, con un único largometraje en su filmografía, Júlia ist, compone el más prescindible, Mira este vídeo de gatitos, donde un grupo de veinteañeros se encierra en una nave industrial con varios mininos. Intenta tener un tono lírico, pero resulta más bien desconcertante. Leticia Dolera dirige, escribe y protagoniza Mi jaula, sobre una mujer encerrada en solitario, que recibe llamadas de su novio, pero éste resulta ser más controlador de lo que esperaba. La realizadora de Requisitos para ser una persona normal capta el interés, y se luce con algunos planos oníricos, pero pronto queda claro que, fiel a su vocación de gurú feminista, ha querido dar un mensaje sobre el peligro de la violencia machista, que parece promovido por el Ministerio de Igualdad del gobierno. En Viaje alrededor de mi piso, Carlos Marques-Marcet adapta libremente la novela “Viaje alrededor de mi cuarto”, de Xavier de Maistre, con una mujer que recorre diferentes rincones de su piso, revisando los objetos que encuentra en ellos. Supone la apuesta más reflexiva, y está bien fotografiada y montada, por lo que absorbe al espectador, aunque tiene trampa, pues incluye secuencias que el cineasta había grabado previamente. Por último, en Así de fácil, Paula Ortiz desarrolla en blanco y negro la historia de Marta, que se dispone a pasar la pandemia con su perro, pero que en el último momento se ve obligada a acoger a Nuria, cuya pareja ha decidido romper la relación. La autora de La novia imprime un tono fresco, y saca tajada a dos buenas actrices, Celia Freijeiro y Julia Castro, pero no tiene la gracia que pretende lograr, el guion es un tanto arbitrario y resulta frívola su visión de las relaciones sentimentales, con personajes obsesionados por la sexualidad.

5/10
Vida perfecta

2019 | Vida perfecta | Serie TV

La dentista María está a punto de casarse, pero su pareja decide cortar con ella el día en el que ambos van a formalizar la hipoteca. Junto a su hermana Esther, artista plástica lesbiana, acude a la fiesta de cumpleaños de la pequeña hija de Cristina, abogada casada, y mejor amiga de ambas. Pero María, rota de dolor por la ruptura, ha consumido drogas que potencian el deseo libidinoso por lo que acaba acostándose con un desconocido jardinero. Tiempo después, descubre que se ha quedado embarazada. Durante su gestación, esta serie de Movistar+ –que en principio iba a llamarse Déjate llevar– generó una enorme polémica, pues su directora y actriz principal, la gurú feminista Leticia Dolera, despidió a Aina Clotet, embarazada, sustituyéndola por Celia Freijeiro. Después, fue la gran vencedora del Festival Internacional de Series de Cannes, donde obtuvo los premios a la mejor ficción, y a la interpretación de las tres protagonistas, lo que hacía presagiar una calidad mayor. La propia Dolera ha escrito el libreto con Manuel Burque, también coguionista de su ópera prima, Requisitos para ser una persona normal. Se intenta ofrecer una mirada tragicómica a la realidad actual de las mujeres de mediana edad, desde una mirada femenina, con personajes diversos. Pero la serie (al contrario que la vida a que alude el título) dista mucho de ser perfecta. Sus reivindicaciones feministas parecen dirigidas sobre todo al terreno sexual, con abundancia de escenas tórridas, en las que son ellas las que llevan la batuta, y de chistes facilones. Tanto por su crudeza sexual como por sus desnortados y egoístas personajes, la ficción recuerda a Girls, creada por Lena Dunham, pero en versión casposa. No acaba de colar, por ejemplo que Cristina, a la que su matrimonio le parece monótono, tenga tiempo para trabajar, llevar la casa prácticamente en solitario, ocuparse de sus dos hijas y también… ¡para sus ligues sexuales! Curiosamente, se salva su tratamiento de la discapacidad, un tema delicado que sin embargo se maneja con solvencia. El peculiar pero divertido Gary, personaje entrañable en la línea del largometraje Campeones, está bien interpretado por Enric Auquer, gran revelación actoral como joven y descontrolado narco en Quien a hierro mata, un personaje radicalmente distinto (pese al galardón galo, está por encima del trío formado por Dolera, Freijeiro y Aixa Villagrán). También tiene interés que a través del personaje de Esther se critique la cultura del éxito, y que haya calado en la sociedad el pensamiento barato, propio de libros de autoayuda de tres al cuarto, de que cualquiera puede triunfar en el terreno que se proponga pese a que no tenga aptitudes para ello. ¿Debería tomar buena nota Dolera de su propio mensaje? Aún ha rodado poco, podría mejorar.

4/10
Requisitos para ser una persona normal

2015 | Requisitos para ser una persona normal

Cuando en una entrevista de trabajo le preguntan a María de las Montañas Enríquez qué entiende por una persona normal, contesta con espontaneidad que aquélla que tiene trabajo, aficiones, casa, vida social, pareja, una buena relación con su familia y se siente feliz. Pero ella no cumple ninguna de estas condiciones, así que llega a un acuerdo con Borja, un chico al que acaba de conocer. Ella le ayudará a perder peso, y él a lograr estos requisitos para ser una persona normal. Salida como muchos otros actores de éxito españoles de Al salir de clase, Leticia Dolera ha protagonizado cintas como Rec 3: Génesis, a las órdenes de su marido, Paco Plaza. Éste avala como productor ejecutivo (y sin duda ha prestado cierto asesoramiento técnico que eleva la calidad del producto) el debut como realizadora de la intérprete, que también ejerce de guionista y protagonista. El resultado tiene cierto interés, porque logra frescura, ya que parece tener en el punto de mira películas 'indie' americanas desenfadadas, estilo (500) días juntos o Happythankyoumoreplease, o sea las que pegan en Sundance, salvando todas las distancias. Tiene además un punto dramático en su descripción de las dificultades de las nuevas generaciones para abrirse camino, conforme está la coyuntura económica y social, y algo de fondo, pues pone en solfa parámetros que se consideran en la sociedad moderna signos del éxito, como salir con un chico guapo y con recursos, cuando lo importante son otras cosas. Cuenta también Dolera con algunos actores que se toman el proyecto en serio, como Silvia Munt, que expresa un mundo sin necesidad de decir nada, interpretando a la madre del personaje central, o los eficaces Carmen Machi, José Luis García Pérez y Blanca Apilánez. Por esta razón se puede pasar por alto en cierta forma que Requisitos para ser una persona normal acabe siendo más ligera de lo que se esperaba, que el patrocinio de una empresa de muebles resulte un tanto obvio, que la primeriza realizadora alargue demasiado algún pasaje, que como actriz principal acabe agotando, y que su voluntad de copiar estéticamente el colorido barroco de Amelie acabe resultando tan obvio que agota.

5/10
En casa

2020 | En casa | Serie TV

Antología compuesta por cinco relatos que otros tantos realizadores españoles han filmado durante la cuarentena del coronavirus de la primavera de 2020, respetando las reglas del estado de alarma. Esto implica que han sido rodados con cámaras de móviles de última generación, sin muchos medios, en las propias casas donde los actores han pasado el confinamiento. Para tratarse de un proyecto improvisado, puesto en marcha con poco margen para estrenarse antes de la vuelta a la vida cotidiana, tiene cierto interés, y supera con creces a la comedia Diarios de la cuarentena, emitida por TVE. Resulta inevitable, en este tipo de trabajos corales, que algunos segmentos (de entre veinte y cuarenta minutos de duración) tengan más interés que otros, pero aquí las diferencias de nivel son notables. Destaca Una situación extraordinaria, primera de las piezas, dirigida por Rodrigo Sorogoyen, que coquetea con el género fantástico. Un día, Sara baja a la compra, pero cuando regresa, Carlos, su marido, empieza a sospechar que puede no ser ella, pues se comporta de forma extraña. El director de Stockholm crea cierta tensión, y cuenta con un buen trabajo de Marta Nieto, protagonista de Madre, pero por desgracia se ha visto obligado a darle la réplica él, y se nota que no es actor profesional. Elena Martín, con un único largometraje en su filmografía, Júlia ist, compone el más prescindible, Mira este vídeo de gatitos, donde un grupo de veinteañeros se encierra en una nave industrial con varios mininos. Intenta tener un tono lírico, pero resulta más bien desconcertante. Leticia Dolera dirige, escribe y protagoniza Mi jaula, sobre una mujer encerrada en solitario, que recibe llamadas de su novio, pero éste resulta ser más controlador de lo que esperaba. La realizadora de Requisitos para ser una persona normal capta el interés, y se luce con algunos planos oníricos, pero pronto queda claro que, fiel a su vocación de gurú feminista, ha querido dar un mensaje sobre el peligro de la violencia machista, que parece promovido por el Ministerio de Igualdad del gobierno. En Viaje alrededor de mi piso, Carlos Marques-Marcet adapta libremente la novela “Viaje alrededor de mi cuarto”, de Xavier de Maistre, con una mujer que recorre diferentes rincones de su piso, revisando los objetos que encuentra en ellos. Supone la apuesta más reflexiva, y está bien fotografiada y montada, por lo que absorbe al espectador, aunque tiene trampa, pues incluye secuencias que el cineasta había grabado previamente. Por último, en Así de fácil, Paula Ortiz desarrolla en blanco y negro la historia de Marta, que se dispone a pasar la pandemia con su perro, pero que en el último momento se ve obligada a acoger a Nuria, cuya pareja ha decidido romper la relación. La autora de La novia imprime un tono fresco, y saca tajada a dos buenas actrices, Celia Freijeiro y Julia Castro, pero no tiene la gracia que pretende lograr, el guion es un tanto arbitrario y resulta frívola su visión de las relaciones sentimentales, con personajes obsesionados por la sexualidad.

5/10
Vida perfecta

2019 | Vida perfecta | Serie TV

La dentista María está a punto de casarse, pero su pareja decide cortar con ella el día en el que ambos van a formalizar la hipoteca. Junto a su hermana Esther, artista plástica lesbiana, acude a la fiesta de cumpleaños de la pequeña hija de Cristina, abogada casada, y mejor amiga de ambas. Pero María, rota de dolor por la ruptura, ha consumido drogas que potencian el deseo libidinoso por lo que acaba acostándose con un desconocido jardinero. Tiempo después, descubre que se ha quedado embarazada. Durante su gestación, esta serie de Movistar+ –que en principio iba a llamarse Déjate llevar– generó una enorme polémica, pues su directora y actriz principal, la gurú feminista Leticia Dolera, despidió a Aina Clotet, embarazada, sustituyéndola por Celia Freijeiro. Después, fue la gran vencedora del Festival Internacional de Series de Cannes, donde obtuvo los premios a la mejor ficción, y a la interpretación de las tres protagonistas, lo que hacía presagiar una calidad mayor. La propia Dolera ha escrito el libreto con Manuel Burque, también coguionista de su ópera prima, Requisitos para ser una persona normal. Se intenta ofrecer una mirada tragicómica a la realidad actual de las mujeres de mediana edad, desde una mirada femenina, con personajes diversos. Pero la serie (al contrario que la vida a que alude el título) dista mucho de ser perfecta. Sus reivindicaciones feministas parecen dirigidas sobre todo al terreno sexual, con abundancia de escenas tórridas, en las que son ellas las que llevan la batuta, y de chistes facilones. Tanto por su crudeza sexual como por sus desnortados y egoístas personajes, la ficción recuerda a Girls, creada por Lena Dunham, pero en versión casposa. No acaba de colar, por ejemplo que Cristina, a la que su matrimonio le parece monótono, tenga tiempo para trabajar, llevar la casa prácticamente en solitario, ocuparse de sus dos hijas y también… ¡para sus ligues sexuales! Curiosamente, se salva su tratamiento de la discapacidad, un tema delicado que sin embargo se maneja con solvencia. El peculiar pero divertido Gary, personaje entrañable en la línea del largometraje Campeones, está bien interpretado por Enric Auquer, gran revelación actoral como joven y descontrolado narco en Quien a hierro mata, un personaje radicalmente distinto (pese al galardón galo, está por encima del trío formado por Dolera, Freijeiro y Aixa Villagrán). También tiene interés que a través del personaje de Esther se critique la cultura del éxito, y que haya calado en la sociedad el pensamiento barato, propio de libros de autoayuda de tres al cuarto, de que cualquiera puede triunfar en el terreno que se proponga pese a que no tenga aptitudes para ello. ¿Debería tomar buena nota Dolera de su propio mensaje? Aún ha rodado poco, podría mejorar.

4/10

Últimos tráilers y vídeos