IMG-LOGO

Biografía

Andrew Howard

Andrew Howard

51 años

Andrew Howard

Nació el 12 de Junio de 1969 en Cardiff, Gales, Reino Unido
Filmografía
Tenet

2020 | Tenet

Nuevo laberinto serpenteante escrito y dirigido por Christopher Nolan, producido por su esposa Emma. Sin el concurso de su hermano Jonathan en el guion. Visualmente deslumbrante, con la buena mano de Hoyte Van Hoytema. Apabullante en su adrenalítico ritmo, que no deja un minuto de respiro. Y mareante, la música de Ludwig Göransson cumple con su cometido, pero no tiene la belleza de la de Hans Zimmer. Intentas entender la trama. Te esfuerzas en comprender la propuesta nolaniana. Y no puedes. Quizá lo consigas en un segundo, tercer, cuarto visionado. Tal vez esta sea la forma de salvar el verano del Covid-19 en los cines. Entregar una película hipnótica y que el espectador se sienta desafiado a entenderla, de modo que vuelva a la sala una segunda, tercera, cuarta vez. Como si tuviera entre las manos un cubo de Rubik, y no se sintiera tranquilo hasta que logre resolverlo con sus manos. Incluso puede que a pesar de todo no entienda nada, pero hará mecánicamente los 40, 50 movimientos necesarios para dar con la solución. No es fácil hablar de Tenet. Título que es un palíndromo, se lee igual del derecho que del revés, y que está integrado en uno mayor, 'Sator arepo tenet opera rotas', frase latina que significa 'El sembrador Arepo mantiene las ruedas con destreza', y en efecto, uno de los juegos de la película, además de aplicar su concepto, es jugar con las palabras de esa frase, por ejemplo el personaje de Kenneth Branagh se llama Sator, o sea, es el sembrador. Pero en fin, es de suponer que esto no es importante, o sí, o quizá lo que es importante en la película es poco, y la mayor parte de lo que vemos carece de importancia. O sea, es un espectáculo circense asombroso, que se disfruta en pantalla grande, donde debería verse el cine, nos dice Nolan. El emperador quizá esté desnudo, y cueste reconocerlo, aunque cabe la otra posición, exclamar simplemente, qué cuerpazo, madre mía. Puede que el Goya de la película sea una falsificación, pero... ¡vaya falsificación! Estamos en una trama de espionaje internacional y de asaltos terroristas. El personaje protagonista sin nombre al que da vida John David Washington es un agente que se enfrenta a los villanos de turno, y que es introducido en arcanos secretos ligados a la resolución de un algoritmo que permite realizar inversiones basadas en la entropía, retroceder a partir de un punto en el tiempo. Lo que da pie a pinzas temporales, en que se acercan los que avanzan temporalmente y los que marchan hacia atrás. Tal hallazgo científico es un peligro, y más en las manos de Sator, traficante de armas ruso y terrorista millonario, que enfermo de cáncer piensa que el mundo sin él no merece existir, y quiere destruirlo. Por otro lado, quizá al final lo que cuentan son el amor que conlleva sacrificio y las personas concretas. Lo que permite entender la fijación del protagonista por evitar la muerte de Kat, la esposa de Sator, y madre de un hijo al que cuida con esmero. Quien salva un alma, salva al mundo entero. En cualquier caso, lo dicho. Obtusa argumentalmente, aunque se nos trate de ofrecer alguna explicación “científica”, probablemente en la mente de Nolan todas las piezas encajan, en las del espectador medio dan lugar a una nebulosa que pide algo así como 'relájate y disfruta de la función'. Y en efecto, las escenas de acción son asombrosas, con las paradojas de rigor y el movimiento de personajes y vehículos hacia adelante y hacia atrás. De todos modos, el conjunto es cerebral y no se logra la conexión emocional con los personajes. Aunque sí acierta Nolan en un reparto de poderosa presencia, lo que sirve para esconder las vergüenzas de los escasos trazos de casa uno, están estupendos, además de Washington, Branagh, Robert Pattinson y Elizabeth Debicki, e incluso aunque lo suyo sea casi puro cameo, Michael Caine, Martin Donovan, Aaron Taylor-Johnson, Dimple Kapadia...

6/10
Watchmen

2019 | Watchmen | Serie TV

Un 2019 alternativo donde… ¡Robert Redford ha sido elegido presidente vitalicio de Estados Unidos! En Tulsa, numerosos agentes de policía fueron aniquilados por el grupo supremacista Séptimo de Kaballería, así que se han visto obligados a actuar enmascarados, y a llevar una doble vida, pues nadie puede sospechar en qué trabajan. Angela Abar finge que está al frente de una pastelería, y que lleva una vida normal con su marido Carl y su hija Topher, pero en realidad patrulla las calles bajo la identidad de Sister Night. Su rutina se complica cuando reaparecen los componentes del Séptimo de Kaballería, que parecían desarticulados, pero que en realidad sólo estaban reorganizándose. Damon Lindelof, uno de los creadores de Perdidos, está al frente de esta serie que continúa la trama del revolucionario cómic homónimo, creado por el dibujante Dave Gibbons y el guionista Alan Moore, que como en la adaptación al cine de 2009 ha rechazado aparecer en los títulos de crédito. El excéntrico británico no sólo se opone a la traslación de sus obras al terreno audiovisual –en este caso no puede oponerse porque los derechos pertenecen a la editorial DC– sino que además declara con sarcasmo que muy mal deben andar las cosas si tienen que estar ahora resucitando sus obras del pasado. En realidad, Lindeloff se aparta bastante del original en lo referente a la trama, pues sus protagonistas son en su gran mayoría distintos, y si se quitan algunas referencias –la aparición del doctor Manhattan, el personaje (Adrian Veidt) de Jeremy Irons, o que el psicópata Rorschach sea la inspiración de los malvados– casi podría haberse titulado de forma distinta. Se parece más en espíritu, por tratarse de una historia de superhéroes poco convencional, tratada con realismo, y por su voluntad de tratar temas sociales, pues radiografía una sociedad donde impera la violencia, y las guerrillas de los antisistema, y denuncia el racismo, en línea con las modas del momento tiene como protagonista a una mujer afroamericana que reparte leña. Queda difusa la línea entre el bien y el mal, pues los protagonistas torturan o toman decisiones moralmente dudosas. Moore se esfuerza porque sus personajes tengan más complejidad de lo habitual en la mayoría de comics, por lo que aquí se ha realizado un esfuerzo en ese sentido. Para ello, resulta clave la labor del reparto, encabezado por Regina King, que demuestra que el Oscar por El blues de Beale Street no fue fruto de la casualidad. La actriz está bien arropada por Don Johnson, Tim Blake Nelson y Louis Gossett Jr. entre otros, si bien al veterano Jeremy Irons le han asignado un rol un tanto exagerado; se espera que esto tenga un propósito en los sucesivos capítulos.

6/10
Anna

2019 | Anna

Luc Besson se lanza a reverdecer los laureles de su exitosa trama de espionaje de finales de los 80 en Nikita, y nos cuenta las andanzas de otra agente letal como aquella, Anna, reclutada por el KGB en una situación en que la alternativa para ella era morir o trabajar para la agencia. El cineasta, director y autor del guión, orquesta una trama con numerosos flash-backs, idas y venidas en el tiempo, que durante bastante tiempo pueden mantener al espectador despistado. La idea es jugar con la sorpresa, y romper el saque todo el tiempo. Que tal mecanismo narrativo esté bien engrasado es otra cuestión, discutible. Porque de entrada Anna es una chica que vende muñecas rusas en un mercadillo de Moscú, y que es fichada por un tipo siempre a la búsqueda de bellezas despampanantes, que puedan convertirse en modelos de modistos para reportajes en las revistas de papel couché. De modo que Anna deja Rusia y descubre la vida lujosa de París, donde tiene una amante, lo que no impide que flirtee con un poderoso magnate compatriota, socio en la agencia de modelos. Pronto descubriremos que todo forma parte de la misión que le ha encomendado el KGB con sus enlaces Alex y Olga, mientras la CIA, con su oficial Lenny, anda algo mosqueada con la modelo del pelo teñido en rubio platino. Aunque el film es medianamente entretenido, le perjudica que no acaba de dar bien con su tono dentro del esquema de espías de la guerra fría, a veces parece que quiere jugar al realismo de producciones recientes como Gorrión rojo o la serie The Americans, y en otros momentos la acción no está muy lejos de las películas de James Bond, singularmente cuando Anna realiza una acción letal en los cuarteles generales de la KGB e inicia una fuga sin demasiadas sutilezas. Hasta el clímax del parque, que genera expectativas –¿cómo resolverá el director este lío?, se pregunta el espectador–, y acaba dejando cierto sabor a decepción. Besson recurre a la acción que tanto le gusta, evitando que la violencia sea muy gráfica, igual que ocurre con el tono sensual que domina el mundo de la moda y las alcobas de la protagonista. El film supone el primer papel protagonista de la rusa Sasha Luss, que tuvo un rol menor para Besson en Valerian y la ciudad de los mil planetas. Aguanta el tipo al estilo de otras heroínas de francés, como la ucraniana Milla Jovovich. Entre los secundarios parece pasárselo en grande Helen Mirren, con un papel menor.

5/10
Hatfields & McCoys

2012 | Hatfields & McCoys | Serie TV

La guerra de secesión. En el bando sudista luchan codo con codo “Devil” Anse Hatfield y Randall McCoy, jefes de sus respectivas familias. Pero el descreído y pragmático Devil, dando la contienda por perdida, decide desertar y volver a casa en Fork Tug, en Kentucky. Decisión que no entiende Randall, hombre de honor y temeroso de Dios. Se ha abierto una grieta en su relación, que el tiempo no hace sino agrandar. Porque Devil prospera en casa talando árboles, mientras Randall sobrevive a una matanza y acaba en un campo de prisioneros. Y el resentimiento irá “in crescendo” cuando un pariente de Randall es asesinado por haber servido con los unionistas. De modo que el enfrentamiento entre clanes será inevitable. Cuidada miniserie televisiva que supone el retorno al western de Kevin Costner, un género en el que tiene los logros notabilísimos de Silverado, Bailando con lobos, Wyatt Earp y Open Range. Tras la cámara está Kevin Reynolds, un viejo conocido de Costner, pues han trabajado juntos en Robin Hood, príncipe de los ladrones y Waterworld. La historia se basa en hechos reales, y el hecho de que History Channel esté tras producción avala el rigor en la descripción del violentísimo enfrentamiento entre los Hatfield y los McCoy. Reynolds, con los guiones de Ted Mann, Bill Kerby y Ronald Parker, acentúa los aspectos atávicos y brutales ya desde el inicio, en el campo de batalla, y luego los asesinatos y tiroteos que se van sucediendo. La paleta de colores del relato, donde abundan los grises y los tonos pardos, siempre apagados, va en esa línea de subrayar cierto realismo documental, a lo que se suman detalles como el de los personajes escupiendo todo el tiempo. Sin duda que Hatfields & McCoys no da una visión demasiado optimista sobre la naturaleza humana, pues Devil y Randall, con sus familias, se mueven con reacciones demasiado primarias, la venganza, o un sentido del honor o religioso poco profundo, ligado a reglas poco racionales, que imperan en ambos bandos. Por ejemplo a la hora de tratar el romance a lo “Romeo y Julieta” que implica a los Hatfield y los McCoy. Y el pragmatismo del que hace gala Devil puede parecer tal vez más atractivo en nuestra sociedad contemporánea, pero no deja de llamar la atención la frialdad del personaje que se reserva Costner, quien al fin confía sólo en su propio criterio. El esfuerzo de producción es sin duda importante, y se ha contado con un gran reparto donde destacan los patriarcas, Costner y Bill Paxton. Y hay abundantes elementos sugerentes sobre la civilización del salvaje oeste, como la actuación de los tribunales, o la acción de los detectives de la agencia Pinkerton.

6/10
Sin límites

2011 | Limitless

Eddie es un escritor fracasado, que va dando tumbos por la vida. Hasta que se pone a su alcance NZT, unas pastillas que multiplican por mil su capacidad mental. Es tomarlas y experimentar un subidón, que le hace capaz de escribir un novelón en pocos días, o de imaginar las mejores inversiones que quepa pensar en Wall Street. Desgraciadamente esta misteriosa y clandestina medicina tiene efectos secundarios y crea adicción; y sus atractivos efectos conducen a que un mafioso que prestó dinero a Eddie la quiera para sí. Entretenido y vertiginoso thriller basado en la novela “Los campos oscuros” de Alan Glynn. Está tras la cámara Neil Burger, director de El ilusionista, film con el que comparte algunas ideas sobre el carácter engañoso de las apariencias. Destaca la película por sus cualidades hipnóticas, sobre todo en las escenas donde se recrean los efectos de NZT en los que las ingieren, el aumento de su percepción y de la actividad cerebral se muestra de modo muy visual, con el cambio de la iluminación, la presentación del personaje “multiplicado”, viéndose a sí mismo, y el efecto de rapidísimo viaje por las calles de Nueva York como si uno anduviera subido en un velocísimo vehículo y pudiera ver hasta el infinito y más allá. Quizá donde falla más la película es en sus pretensiones argumentales, donde falta algo más de consistencia. Porque se diría que estamos ante la clásica fábula de “dueño de la lámpara de Aladino”, cuyos ilimitados poderes se le van de las manos, y donde haría un poco el papel de “Pepito Grillo” la novia, que no acaba de reconocerle con su nuevo y artificial talento. Y tal planteamiento no acaba de casar con la idea de contraponer a Eddie –un Bradley Cooper en alza– con un hombre de negocios de la vieja escuela –Robert de Niro, en uno de esos papeles que hace con los ojos cerrados–, sobre todo en el forzado desenlace.

6/10
El último asalto (2006)

2006 | The Last Drop

En 1944, cuando la II Guerra Mundial estaba ya muy avanzada, Winston Churchill ideó un plan para acabar la contienda antes de Navidad: enviar a 35.000 soldados detrás de las líneas enemigas, en Holanda. Este film recrea tales sucesos, y narra además cómo un pequeño grupo de británicos tenía además otra misión: la de encontrar un tesoro de oro y numerosas obras de arte escondidas por los nazis. Entretenido film británico que recuerda a Los violentos de Kelly y el más clásico El tren. Dirige Colin Teague, especializado en series televisivas. Entre el reparto destaca la presencia de Michael Madsen (Reservoir Dogs) y Billy Zane (Calma total).

4/10
Revolver

2005 | Revolver

En un corto lapso de tiempo el director Guy Ritchie (Snatch. Cerdos y diamantes) olvida sus malas experiencias con fallidas comedias románticas estilo Barridos por la marea y firma dos thrillers con su sello más personal: éste y RocknRolla, de calidad superior. Aquí cuenta la historia del Sr. Green, un buscavidas con malas pulgas que por culpa de un mafioso llamado Mach pasa siete años entre rejas. Tras la forzada reclusión, el tipo sale de la cárcel dispuesto a cantarle las cuarenta a su “carcelero” y lograr así la venganza deseada. Pero las cosas se complican con guerras de bandas, alijos de drogas, asesinos a sueldo y la entrada de dos peculiares usureros que obligan al Sr. Green a trabajar para ellos. El cine de Guy Ritchie se caracteriza por el exceso técnico y las enrevesadas tramas criminales, y aquí hay un poco de todo eso: continuos juegos visuales y cromáticos, guión gangsteril muy sinuoso, violencia paródica y extrema, variedad de hilos narrativos, etc. Como siempre, la puesta en escena es vibrante, lo cual hace que el conjunto resulte entretenido, pero aquí la faceta formal deriva muy peligrosamente hacia los encuadres psicodélicos y demasiado cargantes, y hasta se permite "copiar" a Quentin Tarantino en algunas escenas animadas al estilo Kill Bill Volumen 1. Aunque la historia es simple, la trama es algo confusa y a menudo discursiva, debido al equivocado interés de Ritchie por decir "cosas serias", con sentencias de tipo pseudofilosófico e insertos de citas de libros antiguos, etc. Es una lástima, porque lo único que se consigue con la verborrea interior del protagonista es frenar una y otra vez el ritmo propio del film. En el aspecto artístico destaca el papel de Mark Strong como asesino, caracterizado de forma tan letal como humorística. Y también está logrado el trabajo de Ray Liotta, que encarna a un mafioso iracundo y patético.

4/10
En la cumbre

2004 | Heights

Cinco personajes, veinticuatro horas, la Gran Manzana neoyorquina. Ellos son Isabel y Jonathan, joven pareja a punto de casarse; Diana, madre de la novia y célebre actriz; Alec, aspirante a actor; y Peter, que prepara un reportaje sobre una exposición fotográfica. Todos están conectados: unos lazos son visibles desde el principio, otros se descubren más tarde. Adaptación de la obra teatral de Amy Fox por ella misma, producida por la compañía de James Ivory, donde el desconocido Chris Terrio cuenta con un gran reparto. Es de esas películas de aire independiente y `casual', que aborda las perplejidades afectivas actuales, también de índole homosexual. La escena de arranque, el ensayo de Macbeth en un teatro, supone toda una declaración de intenciones: en efecto, Diana recrimina a sus alumnos de la escuela de interpretación la poca pasión que ponen, que relaciona con las estrechas miras de nuestro tiempo. Y es que los vaivenes de los personajes, sus sentimientos no expresados, tienen mucho que ver con esa situación de almas empequeñecidas. Los dilemas son los de siempre, pero se diría que los recursos para afrontarlos se han agotado, o se desconocen.

6/10
Below

2002 | Below

El sabor de la traición

2000 | Rancid Aluminium

La vida familiar de Pete es un completo desastre: se lleva mal con su mujer, no puede tener hijos. Por si fuera poco su empresa está a punto de hundirse. Y para colmo de complicaciones, se le ocurre liarse con su secretaria. Para salir del paso, trata de llegar a un acuerdo con un mafioso ruso. Pero... Thriller con un par de sorpresas, tiene actores destacables como Joseph Fiennes, o a Rhys Ifans, descubierto en Notting Hill.

4/10
The Cherry Orchard

1999 | The Cherry Orchard

Adaptación de la obra de teatro de Anton Chejov "El jardín de los cerezos", a cargo del cineasta chipriota Mihalis Kakogiannis (1922), el cual se encarga de expandir y condensar a su modo el texto del clásico ruso, aunque procurando conservar toda la fuerza emocional del original. La historia, ambientada en la Rusia pre revolucionaria, se centra en el retorno de Madame Ranevskaya a sus tierras rusas después de una estancia en el exilio en París. Así, tendrá que vérselas con el nada fácil mundo aristocrático de la zona, encabezado por su hermano disoluto Gaev y su hija Varya. Protagoniza la dama de los ojos de ensueño, Charlotte Rampling (Recuerdos).

5/10

Últimos tráilers y vídeos