IMG-LOGO

Biografía

Barbara Shelley

Barbara Shelley

86 años

Barbara Shelley

Nació el 15 de Agosto de 1933 en Londres, Reino Unido

En Londres también se chilla

16 Abril 2018

Inglaterra ha aportado al cine comercial sobre todo a James Bond, a Harry Potter y también el cine fantástico de Hammer. Fue la Primera Dama de la factoría (de la que también se recuerda a Ingrid Pitt y Caroline Munro), pero además destacó en el género en producciones de otras empresas, como “Cat Girl” y “El pueblo de los malditos”. Se le daban igual de bien los personajes monstruosos que sus víctimas. Aunque no se ha aclarado, parece que tomó su apellido artístico de la otra londinense que recuerdan los apasionados del terror, Mary Shelley, creadora de “Frankenstein”. De pelo oscuro, elegancia natural, y una voz con mucha personalidad, Barbara Shelley aportó glamour al género.

Nacida el 15 de agosto de 1933 en la capital británica, Barbara Kowin se hizo aficionada al género fantástico desde que era una niña. “Mi padre coleccionaba revistas de ciencia ficción y las leíamos juntos”, recordaba en una entrevista. Empezó a interesarse en la interpretación poco después, durante la adolescencia, en los difíciles tiempos de la postguerra. “Yo era realmente tímida por aquel entonces, pero cuando me subía a un escenario me sentía capaz de comerme el mundo”, ha declarado. Una de sus profesoras le aconseja que ejerza como modelo, pues por su enorme fotogenia tenía posibilidades de triunfar.

Tras aparecer en Vogue, y otras revistas, le reclutan para rodar en Italia Ballata Tragica, olvidado relato criminal de segunda fila. Instalada en el país mediterráneo participa en diversas cintas con grandes estrellas, como Totò (Destinazione Piovarolo, Totò, Pepino y los forajidos), y Alberto Sordi, Vittorio de Sica y Gloria Swanson (Mi hijo Nerón). Regresa a su país para protagonizar The Cat Girl, film de serie B donde interpreta a una mujer que por culpa de una maldición familiar está poseída por el espíritu de un leopardo. Unos años después filmaría otro producto de terror felino, The Shadow of the Cat, que pese al título no tiene nada que ver, pues gira en torno a un gato vengativo y violento.

También encabezó el reparto de la producción británica de serie B más influyente en el terror posterior, El pueblo de los malditos, donde interpreta a la esposa de un doctor. Tras un inexplicable suceso –todos los seres vivos de la pequeña localidad en la que residen permanecen inconscientes durante horas–, descubre que se ha quedado embarazada, lo que sería normal salvo porque les ha ocurrido lo mismo a todas las mujeres fértiles del lugar. Nacen niños de ojos claros y pelo albino, de enorme inteligencia y sin emociones. Rodada poco después de La invasión de los ladrones de cuerpos, que reflejaba el miedo a la invasión soviética durante la Guerra Fría, esta cinta se puede interpretar de forma similar, o como metáfora del reciente enfrentamiento con Alemania (el director, Wolf Rilla, tuvo que huir de los nazis). John Carpenter rodó un desmejorado remake en 1995.

Inició su singladura en Hammer con el thriller bélico The Camp on Blood Island, donde interpreta a Kate, viuda que trata de salvar a los prisioneros de un campo de concentración de los japoneses, durante la II Guerra Mundial, pues el sádico oficial al mando los aniquilará a todos en cuanto llegue la noticia de la derrota de su país. Pasó a uno de los filmes de terror en los que estaba especializada la compañía, La gorgona, uno de los mejores trabajos del realizador más destacado, Terence Fisher, con los dos grandes astros, Christopher Lee y Peter Cushing. Interpreta a la enfermera del Dr. Namaroff (Cushing), que aparentemente oculta al responsable de una serie de asesinatos donde las víctimas se han convertido de forma inexplicable en figuras de piedra. Puesto que su personaje cobra más importancia de la que parece en un primer momento, Barbara Shelley acaba robando la película.

Esto explica que enamorase a los aficionados al género, y a los jerifaltes de la compañía, que enseguida la colocaron en su saga más emblemática, en Drácula, príncipe de las tinieblas, en la que repite con Lee como actor y Fisher como realizador. La actriz borda a su personaje, la recatada Helen, que tras convertirse al vampirismo pasa a ser una sensual bestia. “Fue mi mejor trabajo”, recuerda. “El momento más espeluznante que recuerdo es cuando Helen descubre el cuerpo de su esposo muerto, goteando sangre de su garganta cortada sobre las cenizas de Drácula. Desagradable, espeluznante, aterrador…”.

También realiza un trabajo reseñable en Rasputin, de Don Sharp, otra vez con Lee, como el monje que manipulaba a la esposa del zar Nicolás. Allí, Barbara Shelley interpreta a Sonia, dama de honor de la zarina, que se convierte en servidora del siniestro protagonista por culpa de uno de sus hechizos. Durante el rodaje sufrió una aparatosa caída, en la que se golpeó la cabeza, por lo que tuvo que estar unos días de baja.

Se despidió de la productora con ¿Qué sucedió entonces?, tercera entrega del doctor Quatermass, que en esta ocasión investiga una astronave alienígena de cinco millones de años de antigüedad, hallada en las obras del metro de Londres. Esta vez le correspondía interpretar a Barbara Judd, ayudante de un antropólogo que colabora en las pesquisas. “Me tenía completamente enamorado”, llegó a declarar sobre la actriz Roy Ward Baker, realizador de la cinta.

A partir de los 70, se refugia en la televisión, interviniendo en numerosísimas series británicas. Los incondicionales del fantástico recuerdan especialmente su trabajo como Sorasta, alienígena del planeta Sarn, que pierde su hogar como consecuencia de la erupción de un volcán en la emblemática serie Doctor Who, en el año 1984. Tras interpretar a la esposa del protagonista (Richard Harris) en El inspector Maigret, y rodar la poco conocida miniserie The Dark Angel, se retira de la interpretación, dedicándose a la arquitectura de interiores.

En 2007 sobrevivió a un derrame cerebral. “Me ha dejado bastante mal, pero me las apaño”, comentó en una entrevista. Soltera, sin hijos, Barbara Shelley es un ejemplo de discreción, pues no se la conocen relaciones sentimentales.

Filmografía
¿Qué sucedió entonces?

1967 | Quatermass And The Pit

La tercera entrega de las azañas del Dr. Quatermass fue dirigida, esta vez, por Roy Ward Baker. En este caso, unos obreros descubren en el metro de Londres un objeto extraño que podría haber sido una bomba que colocaron los nazis allí durante la Segunda Guerra Mundial. El Dr. Quatermas, un doctor en antopología y su ayudante, resolverán el enigma pero todo apunta a que se trata de fenómenos paranomales, desastres, incluso, el origen de la humanidad.

6/10
Drácula, príncipe de las tinieblas

1966 | Dracula: Prince of Darkness

Adaptación libre de la novela de Bram Stoker. Dirige Terence Fisher para la Hammer, mientras que Christopher Lee es el conde, mucho antes de que encarnara al mago Saruman.

6/10
La gorgona

1964 | The Gorgon

Vandorf, un pequeño pueblo del centro de Europa. Paul, hijo de un profesor desaparecido, acude al pueblo para investigar la muerte de su padre. La leyenda afirma que la responsable es Megara, una de las tres gorgonas de la tración griega. Paul se enamora de Carla, la asistente del profesor Namaroff, que no cree en la exisencia de la medusa. Ayudará a Paul en su investigación el profesor Meister, un amigo de su padre. Terence Fisher reunió a Christopher Lee  y Peter Cushing para esta versión moderna de la gorgona, uno de los monstruos de la tradición griega. Aunque no tuvo excesivo éxito en su momento, el director Terence Fisher siempre dijo que era una de sus películas favoritas en su extensa filmografía.

6/10
El pueblo de los malditos (1960)

1960 | Village of the Damned

Por razones ignotas, los habitantes de un pueblo caen en un profundo sopor. Tras despertar, las mujeres en edad de procrear están embarazadas. Los niños que nacen tienen gran inteligencia, ausencia de emociones, pelo albino y ojos fosforescentes. El ‘padre’ de uno, cual moderno Dr. Frankenstein, desea investigar sus cualidades, aunque otros los ven como una amenaza. Clásico de la ciencia ficción de serie B, coescrito por Stirling Silliphant. Crea una atmósfera desasosegante, jugando a la inversión de los sentimientos que despiertan habitualmente los niños.

6/10
Bobbikins

1959 | Bobbikins

Betty Barnaby (Shirley Jones) y Ben Barnaby (Max Bygraves) son los padres de Bobbikins, un niño que habla como un adulto. Es una comedia con una buena y original idea inicial pero que no termina de arrancar.

4/10
Suprema confesión

1957 | Suprema confessione

En un momento de crisis, la joven Giovanna Siri cree que por fin ha encontrado al hombre de su vida. Melodrama fácil sin pretensiones que fue uno de los primeros éxitos del prolífico Sergio Corbucci (Django). Gran trabajo de la actriz Anna Maria Ferrero.

4/10

Últimos tráilers y vídeos