IMG-LOGO

Biografía

Christopher Hampton

Christopher Hampton

74 años

Christopher Hampton

Nació el 26 de Enero de 1946 en Faial, Azores, Portugal

Premios: 1 Oscar

Oscar
1989

Ganador de 1 premio

Filmografía
El padre

2020 | The Father

La historia de Anthony, un hombre de casi 80 años que vive solo en su apartamento de Londres y quien rechaza cada una de las enfermeras que su hija, Anne, trata de imponerle. Sin embargo, tal necesidad es cada vez más acuciante para ella, ya que ha decidido trasladarse a París para vivir con un hombre que acaba de conocer. Pronto se hace evidente que la percepción de la realidad es cada vez más confusa para Anthony.

Ali & Nino

2016 | Ali & Nino

En Bakú, la capital de Azerbaiyán, Alí, musulmán de familia aristocrática, se enamora de Nino, cristiana llegada de la vecina Georgia. A las reticencias sociales para que la relación entre ambos siga adelante se suma la Primera Guerra Mundial. Ali se resiste a alistarse, porque no está dispuesto a servir a una causa que considera propia de los invasores rusos. Pronto empiezan a surgir partidarios de independizarse de éstos. El británico de ascendencia india Asif Kapadia ha destacado en el campo del documental, con Senna y sobre todo Amy, por el que consiguió el Oscar. En Ali & Nino adapta el libro de ficción homónimo de 1937, considerado el más importante de la literatura azerí contemporánea, firmado con el pseudónimo de Kurban Said, que encubre a un autor o a varios, completamente desconocidos. El relato tiene elementos de cine clásico, pues se trata de una historia de amor imposible, en un marco histórico de gran tensión. Por desgracia, el cineasta no acaba de adaptarse al trabajo con actores, el reparto internacional no acaba de resultar convincente, ni siquiera la española María Valverde, que suele estar a un nivel más alto, pero tampoco Adam Bakri (protagonista de Omar); sólo se salvan en la medida de lo posible los eficaces Mandy Patinkin y Connie Nielsen, como los padres de ella. Al relato le falta ritmo, y sobre todo lograr que el espectador se involucre emocionalmente en el romance de los protagonistas. En cualquier caso, el film logra enganchar al espectador, por los hechos históricos recreados, poco conocidos en general, la declaración de independencia de Azerbaiyán del Imperio Ruso en 1918, aunque como se sabe duraría poco.

5/10
Dos madres perfectas

2013 | Two Mothers

Adaptación de la primera de las novelas cortas que componen "Las abuelas", el texto de la premio Nobel ya fallecida Doris Lessing, que se distingue por no haber tenido demasiada suerte hasta el momento con las traslaciones de sus obras a la pantalla. Dirige Dos madres perfectas la francesa Anne Fontaine, autora de varios filmes con ideas interesantes pero que no acaban de funcionar, como Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel o Nathalie X. Dos madres perfectas tiene como personajes centrales a Lil y Roz, amigas desde la infancia con sendos hijos de la misma edad. Mientras que la primera de ellas es viuda, la otra está casada con un profesor universitario al que ofrecen un buen puesto en la lejana Sidney. Cuando éste último se ausenta, ambas mujeres inician al mismo tiempo una relación, cada una con el hijo de la otra. Repite la temática habitual en la filmografía de la directora, las mujeres que desafían a la sociedad. Ésta se esfuerza con rodar con relativa elegancia una historia sórdida que plantea una doble relación semincestuosa. Además, logra que su folletinesco punto de partida no resulte tan ridículo como podía haber sido. Pero por lo demás, todo resulta fallido en Dos madres perfectas. Aunque cuenta como protagonistas con dos actrices de excepción, Naomi Watts y Robin Wright, ninguna de ellas logra que su personaje resulte mínimamente creíble, por culpa sobre todo de un guión plúmbeo, que además, dicho sea de paso, cuenta con unos diálogos demasiado explicativos, que resultan pedantes en diversas ocasiones. Peor es el trabajo que realizan los dos jóvenes que encarnan a sus retoños, James Frecheville y Xavier Samuel, de los que la directora explota su buena presencia ante las cámaras, pero que no parecen haber recibido indicaciones de ningún tipo, hasta el punto de que realizan una interpretación insulsa, a pesar de que el primero hizo un trabajo encomiable en Animal Kingdom. Curiosamente el que fuera su tío atracador en aquélla, Ben Mendelhson, encarna aquí a su padre, convirtiéndose en el único actor que se salva mínimamente en el film. La historia no acaba de resultar creíble, por la poca humanidad con la que se presentan las acciones de los personajes, algunas no del todo claras. No se comprende por qué Roz, de la que no se han observado problemas en su matrimonio, inicia el primero de los 'affaires', mientras que tampoco resulta del todo creíble la motivación de Lil, que hace lo propio en principio por venganza ante lo sucedido. Ambas mujeres se plantean únicamente su propio hedonismo, y si acaso que alguien desde fuera pudiera no entender su comportamiento, pero nada más. Por ejemplo, el hecho de que éste afecte a su relación con otras personas cercanas no parece importarles lo más mínimo.  

3/10
El cuento número trece

2013 | The Thirteenth Tale

Vida Winter es una novelista ya anciana. Llega un momento en que su salud está muy débil y decide que otra mujer, Margaret, escriba su vida, marcada por su infancia en Angelfield House, que se quemó durante su adolescencia. Telefilm británico que adapta con sensibilidad la novela de Diane Setterfield. Protagoniza la gran Vanessa Redgrave, en el papel de la anciana escritora.

5/10
Un método peligroso

2011 | A Dangerous Method

1904. El psiquiatra Carl Jung, inspirado por las enseñanzas del vienés Sigmund Freud, aplica el psicoanálisis en Zurich a su muy trastornada paciente rusa Sabina Spielrein. Logrará avances para su curación, sacando a la luz sus oscuros traumas sexuales, pero al precio de implicarse en una relación íntima con Sabina, con el agravante de que él es un hombre casado y padre de familia. Además su deseo de humanizar y espiritualizar el psicoanálisis chocará frontalmente con Freud, dando pie a un creciente distanciamiento. Las razones ocultas y malsanas que a veces explican el comportamiento humano configuran sin duda el grueso de la filmografía de David Cronenberg. Por ello no extraña que el cineasta canadiense se haya visto atraído por la obra de teatro "The Talking Cure" de Christopher Hampton, quien, interesado por el nacimiento y evolución del psicoanálisis se documentó profusamente sobre la relación entre Sigmund Freud –el padre de esta metodología clínica–, Carl Jung –el discípulo que finalmente decide transitar sendas que no agradan al maestro–, y Sabine Spielrein –paciente estudiante de medicina, que también acabará siendo una erudita psiaconalista–. Hampton adapta su propia obra, y trenza bien temas, caracterización de personajes y los lazos que les unen. Al trío de caracteres ya mentado conviene añadir, aunque su peso es menor, el de Otto Gross, un psiquiatra internado que empuja a Jung metafóricamente al abismo, y el de Emma, la esposa de Jung. Aunque la película resulta un tanto desoladora al mostrar al desnudo –metafóricamente de nuevo, aunque no falten escenas escabrosas– a los personajes, hay que reconocer un esfuerzo de objetividad del que el título es muy expresivo. Sumergirse en la intimidad sexual de las personas, aunque sea para ayudar como médico o para hacer avanzar la ciencia como investigador, puede producir trastornos en los "curadores", resulta difícil en tal tesitura mantener el equilibrio mental y la necesaria distancia. Resultan muy interesantes planteamientos como el del maestro encerrado en su torre de marfil, que no se deja aleccionar por nadie, sólo desea seguidores sumisos que vayan por donde él indica; o el del médico al que un planteamiento puramente materialista no le basta, las personas no son simples objetos de estudio científico, existe en todo hombre un anhelo de trascendencia. Los actores hacen bien su trabajo, aunque a ratos pueden parecer algo monolíticos –Viggo Mortensen como Freud– o cansar con sus tics nerviosos –Keira Knightley como Sabina–; en cualquier caso logran expresar los dramas internos, sus desgarramientos intensificados por el esfuerzo que hacen para racionalizarlos.

6/10
Chéri

2009 | Chéri

París. Corren los años previos a la I Guerra Mundial, o sea el período comúnmente conocido como la Belle Époque. Léa de Lonval es una cortesana, que ha vivido toda su vida mantenida por hombres poderosos con los que mantenía relaciones sexuales. Con el tiempo ha conseguido una posición económica desahogada y ya no necesita ejercer. Un día, Léa desayuna con Madame Peloux, antigua rival, también retirada, que acude acompañada de Chéri, su joven hijo. Le pide a Léa que inicie al chico en las artes sexuales. Ella acepta, pero al final se enamora de él. Ambos mantienen una relación que va viento en popa hasta que la madre del mancebo consigue prometerle con una rica heredera, lo que despierta los celos de Léa. Más de 20 años después de Las amistades peligrosas, el director Stephen Frears reune al guionista Christopher Hampton, y a la actriz Michelle Pfeiffer, en otra traslación literaria. Esta vez, se adaptan dos novelas, “Chéri” y “El final de Chéri”, escritas por Colette, la famosa autora de Gigi. Chéri tiene muchos puntos en común con aquella legendaria adaptación de la obra de Choderlos de Laclos, pues gira en torno a personajes que utilizan sus encantos y los sentimientos para ascender en el escalafón social. También muestra la factura que su falta de escrúpulos les acaba pasando. Sin embargo, el trío ya no tiene la misma chispa de épocas pasadas. Es cierto que los tres hacen bien su trabajo. Así, Michelle Pfeiffer resulta convincente en un registro no exento de dificultad, pues es una mujer entrada en la madurez que vuelve a sentirse en la flor de la vida por su relación con un joven (en la línea de Kate Winslet en El lector). Por su parte, la dirección de Frears es muy académica, y Hampton ha escrito un correcto libreto al que quizás le sobra una voz en off que se hace pesada. Cuenta con una notable dirección artística, ya que la reconstrucción de la época es impecable. Los decorados son bastante convincentes, y los vestidos que luce la actriz principal impresionantes. Los secundarios tienen bastante nivel, sobre todo Kathy Bates, como la rival de Pfeiffer, que ha perdido con el tiempo su belleza física, y el joven Rupert Friend, que fue el príncipe Alberto en La reina Victoria. Pero es un film frío, con el que el espectador no empatiza, excesivamente premioso. Todo resulta demasiado previsible y convencional. Sin duda, está bastante alejada de las mejores obras de Frears.

4/10
Expiación

2007 | Atonement

Inspirada adaptación de la novela homónima de Ian McEwan. La acción arranca en un caluroso día de verano de 1935, en la casa de campo de la familia Tallis. Briony, la hija pequeña de doce años, es una cría de imaginación y actividad desbordantes, que anda preparando una obra de teatro escrita por ella misma, para representar con sus primos, una chica y dos gemelos. Pero a una imagen que contempla desde una ventana de la mansión, y que ella malinterpreta –su hermana mayor Cecilia quitándose la ropa ante Robbie, el hijo del ama de llaves–, sigue una cadena de sucesos –la entrega del mensaje equivocado, un momento de pasión en la biblioteca, un ataque sexual a su prima la noche en que se escapan los gemelos…– que conducen a una terrible mentira que hace desgraciadas a muchas personas. Años más tarde, estallada la Segunda Guerra Mundial, los protagonistas de aquellos hechos tal vez tengan la ocasión de expiar por ellos… Cuando el propio novelista comenta que adaptar su obra “es un trabajo de demolición. Se trata de reducir una novela de 130.000 palabras a un guión de 20.000. Además presenta grandes dificultades porque es muy intimista, penetra en la cabeza de varios personajes”, uno empieza a hacerse cargo del mérito del trabajo de Christopher Hampton, guionista, y Joe Wright, director, por convertirla en imágenes. Y lo cierto es que se capta a la perfección el sentimiento de culpa de Briony (gran trabajo de las actrices que la encarnan a distintas edades, Saoirse Ronan, Romola Garai, y Vanessa Redgrave), que hace presa en ella en un momento dificil, el de la adolescencia, cuando despierta la sexualidad y los sentimientos son confusos; uno puede entenderla a ella muy bien, al igual que a su hermana Cecilia –muy bien Keira Knightley en un papel ingrato– y a Robbie –nadie debería perder de vista a James McAvoy, un actor espléndido–, que ven truncado su amor incipiente de modo fatal, y para los que el resentimiento y la amargura son una lógica tentación. El guión despliega bien estos temas centrales –pecado, culpa, penitencia, reparación, perdón…–, a la vez que habla de los prejuicios de clase y muestra el horror bélico de la Segunda Guerra Mundial. Hay que subrayar también las audacias narrativas, en los saltos temporales, o en la repetición de los mismos hechos desde distintos puntos de vista, todo ello introducido sin estridencias, con una suavidad increíble. Hay estupendas transiciones de un plano a otro, relacionándolos visualmente, o fundiéndolos con el sonido (qué gran idea unir la hermosa banda sonora, con las teclas de la máquina de escribir de la escritora en ciernes Briony). Y resulta prodigioso ese alarde de plano secuencia rodado con steadycam en línea de playa, de casi diez minutos, en que Robbie y dos compañeros del campo de batalla recorren el campamento, de gran complejidad técnica y numerosos figurantes, que te deja sencillamente boquiabierto.

8/10
Imagining Argentina

2003 | Imagining Argentina

Argentina, en los años de la dictadura. Una atmófera extraña reina en el país, y todo individuo sospechoso políticamente de ‘revoltoso’ sufre fácilmente las consecuencias: son los tristemente célebres ‘desaparecidos’, secuestrados por grupos paramilitares de los que oficialmente el gobierno no sabe nada. Cecilia (Emma Thompson), una periodista que viene denunciando la situación, acaba ella misma desaparecida. Su marido Carlos (Antonio Banderas), director de un grupo de teatro infantil, y su hija Teresa (Leticia Dolera), emprenden una búsqueda frenética, en la que utilizan todos los medios a su alcance, incluido un inesperado don de clarividencia de Carlos. En efecto, a Carlos le basta tocar al familiar de un desaparecido, para tener visiones acerca de dónde está esa persona. Mezclar la horrible angustia que atenaza a una serie de personajes, aquejados de unos hechos que desgraciadamente son historia, con unos misteriosos poderes paranormales, viene a ser como mezclar agua y aceite: resulta complicado que el cóctel funcione. A Christopher Hampton, el guionista de Las amistades peligrosas, hay que reconocerle al menos el mérito de intentarlo. Y, desde luego, el reparto con que cuenta es de primera magnitud; además, nos devuelve al ruedo a una Emma Thompson que andaba también algo ‘desaparecida’ de las pantallas cinematográficas.

4/10
El americano impasible

2002 | The Quiet American

Thomas Fowler es un periodista británico, destacado hace tiempo en la Indochina francesa. Son los años 50 y la colonia da sus últimos coletazos. ¿Pero son de fiar las tropas rebeldes de Ho Chi Minh? Los americanos, que empiezan a ver lo que es la guerra fría, no lo ven claro. Y bajo la identidad de un médico en misión humanitaria mandan para allá a Alden Pyle, que debe evaluar la situación para apoyar a quien convenga, de modo que la ficha vietnamita del tablero político no caiga bajo dominio soviético. El problema es el precio a pagar. Mientras realiza su misión, Pyle intima con Fowler, pero ambos se convertirán en rivales amorosos por Phuong, una mujer vietnamita, amante del segundo. Adaptación de la novela homónima de Graham Greene. Como es habitual en la obra del escritor británico, plantea los dilemas morales a que están sometidos los personajes. El modo de hacer de Fowler, que realiza su tarea de corresponsal de guerra con una pose de cinismo-realismo, contrasta con el idealismo e ingenuidad de Pyle. Pero ni Greene ni el director, Phillyp Noyce, caen en el error del maniqueísmo: sus personajes son complejos. De modo que Fowler se verá obligado a tomar partido, y Pyle acabará enseñando los repliegues más oscuros de su personalidad. Además, a las ideas ideológicas y vitales se añade, como razón para tomar decisiones, la rivalidad amorosa. De modo que la resolución del film adopta una calculada ambigüedad, que lo eleva muy por encima de lo trivial. Para perfilar a Fowler, ese británico un poco de vuelta de todo, que duda acerca de la actitud a tomar por su chica, Michael Caine se basta y se sobra: su nominación al Oscar es más que merecida. Pero igualmente bien están Brendan Fraser (cuando quiere hace notables papeles “serios) y Hai Yen (la chica vietnamita, al que su amor con un occidental le supone una notable oportunidad para “salir del arroyo”, como le hace ver su pragmática hermana).

6/10
El secreto de Mary Reilly

1996 | Mary Reilly

La escritora Valerie Martin reimaginó la inmortal historia de "El doctor Jekyll y mister Hyde" desde el punto de vista de su doncella, Mary Reilly. Stephen Frears la traslada a la pantalla con un colaborador habitual, Christopher Hampton. Y lo cierto es que la cosa no acaba de funcionar. Sobre todo por que se pierde la inconfundible nitidez moral de la obra de Robert Louis Stevenson, la distinción entre el bien y el mal, con la exploración de los abismos de degradación en que puede caer uno si se decanta por lo segundo. Así, la cosa queda en puro ejercicio de estilo, con dos buenos actores, John Malkovich y Julia Roberts, a los que les falta algo llamado "personaje", que poder llevarse con gusto a la boca. La atracción que siente Mary, sencillamente, es incomprensible.

4/10
Agente secreto

1996 | The Secret Agent

Desde la segunda mitad del siglo XIX, varias oscuras organizaciones anarquistas comenzaron a conspirar en Europa contra los gobiernos. Estas organizaciones estaban formadas por personas idealistas, con fuertes convicciones y una fe en la utopía que hoy resulta difícil de comprender. La acción nos sitúa en Londres, año 1886. El agente secreto Verloe, al servicio del gobierno, tiene la misión de introducirse en uno de estos grupos. Una vez dentro, Verloe debe traicionarles, para que sus futuros atentados se vayan al traste. Pero poco a poco Verloe se siente atraído por la fuerte personalidad de los anarquistas. Una notable adaptación de la magnífica novela homónima de Joseph Conrad. Cuenta con un conjunto de intérpretes de excepción y está bien ambientada y narrada con destreza por Christopher Hampton, artífice de Carrington. La historia de este grupo de anarquistas interesa al espectador con mínimas inquietudes desde el principio. La composición musical corre a cargo del admirado Philip Glass.

6/10
Carrington

1995 | Carrington

Dora Carrington es una pintora que conoce un buen día al escritor homosexual Lytton Strachey. Ambos son grandes amantes del arte y de la vida bohemia y juntos pasan largas horas discutiendo sobre distintos puntos de vista culturales y sobre sus facetas artísticas. Entre los dos parece haber surgido un amor especial pero todo esto se tambaleará cuando el amante de Dora aparezca en escena. Christopher Hampton dirige esta historia basada en la novela Lytton Strachey. Dora Carrington y Lytton Strachey fueron dos artistas pertenecientes al grupo Bloomsbury, un círculo de intelectuales ingleses de principios de siglo XX. Entre ellos también se encontraba la escritora Virginia Woolf, el pintor Duncan Grant, o el crítico Roger Fry. La encantadora Emma Thompson, ganadora de un Oscar por Regreso a Howards End y nominada por Sentido y sensibilidad, encabeza el reparto junto a Jonathan Pryce, al que se le pudo ver en El mañana nunca muere o protagonizando la kafkiana Brazil, de Terry Gilliam.

5/10
Vidas al límite

1995 | Total Eclipse

Hacia 1870 un adolescente Arthur Rimbaud vivió su período creativo más rico como poeta. La cosa coincidió con su apasionada relación homosexual con Paul Verlaine, un tipo mayor y mucho más mediocre a la hora de componer versos. El film, dirigido por la polaca Agnieszka Holland y con guión del británico Christopher Hampton, incide en los aspectos más autodestructivos de la relación, que incluyen la adicción a la absenta y la locura violenta.

5/10
Las amistades peligrosas

1988 | Dangerous Liaisons

Los amores, las ambiciones y las intrigas que se cocían en la aristocracia francesa antes de la Revolución, en 1789, son representativos de la sociedad de una época complicada. Una mujer inmoral, interpretada por Glenn Close, manipula con la ayuda de un libertino conde, interpretado por John Malkovich, la vida de los que le rodean. En este juego, en el que los sentimientos más sinceros son vapuleados, se ve inmersa la inocente noble interpretada por Michelle Pfeiffer. Una magnífica adaptación de la obra de teatro homónima de Christopher Hampton, basada en la novela de Pierre Choderlos de Laclos. La reconstrucción ambiental que realiza el efectivo Stephen Frears, es muy meritoria. El guión y los diálogos están muy cuidados. La película tiene mucha fuerza, y un atractivo indudable para el espectador. Las interpretaciones de sus tres protagonistas, llenas de sutileza, son memorables. Una incursión por los recovecos de la psicología humana, a través de unos personajes frívolos que consideran los sentimientos un medio para ascender en su posición.

6/10
The Good Father

1985 | The Good Father

Bill es un tipo que vive amargado desde que se divorció. Perder la custodia de su hijo le sumió en un profundo pozo. Por eso ahora que un amigo está viviendo el proceso de divorcio decide ayudarlo para que no pierda la custodia de su hijo. De hecho, se mete tanto en faena que no duda en pedir ayuda a abogados sin escrúpulos para que hundan a la mujer de su amigo. Lo más interesante de esta película es que la sed irracional de venganza está compensada por la entonación del "mea culpa" que hacen los dos personajes principales. Durante el duro proceso legal por la custodia del hijo de su amigo, Bill se da cuenta de la cantidad de cosas que podían haber hecho como padres antes de llegar a una situación así.

5/10
Cónsul honorario

1983 | The Honorary Consul

El Dr. Eduardo Plarr ha trabajado durante mucho tiempo en un país latinoamericano. De vuelta a su lugar de origen retoma viejas amistades y comienza una relación amorosa. Sin embargo, al poco tiempo recibe una petición de ayuda por parte de un grupo revolucionario latinoamericano. Su objetivo es secuestrar a un diplomático. Intriga política mezclada con intrincadas cuestiones morales, muy en la línea del controvertido escritor Graham Greene, autor de la novela original. Una buena pareja de actores principales logra que el interés aguante hasta el final. La película es también conocida por el título original "Beyond the Limit".

4/10
Casa de muñecas

1973 | A Doll's House

Nora se enfrenta a un chantaje por parte de un abogado por haber falsificado una firma. Ella lo ha hecho para proteger a su autoritario marido que, al igual que su padre, la trata como si fuera una muñeca y no una persona de carne y hueso. No es ni la primera ni la última vez que se adapta esta famosa obra de Ibsen. De hecho, ha sido hasta miniserie. Se rodó en Argentina y tiene la curiosidad de que Ricardo Darín hace del hijo de Nora y Torvaldo.

5/10
Imagining Argentina

2003 | Imagining Argentina

Argentina, en los años de la dictadura. Una atmófera extraña reina en el país, y todo individuo sospechoso políticamente de ‘revoltoso’ sufre fácilmente las consecuencias: son los tristemente célebres ‘desaparecidos’, secuestrados por grupos paramilitares de los que oficialmente el gobierno no sabe nada. Cecilia (Emma Thompson), una periodista que viene denunciando la situación, acaba ella misma desaparecida. Su marido Carlos (Antonio Banderas), director de un grupo de teatro infantil, y su hija Teresa (Leticia Dolera), emprenden una búsqueda frenética, en la que utilizan todos los medios a su alcance, incluido un inesperado don de clarividencia de Carlos. En efecto, a Carlos le basta tocar al familiar de un desaparecido, para tener visiones acerca de dónde está esa persona. Mezclar la horrible angustia que atenaza a una serie de personajes, aquejados de unos hechos que desgraciadamente son historia, con unos misteriosos poderes paranormales, viene a ser como mezclar agua y aceite: resulta complicado que el cóctel funcione. A Christopher Hampton, el guionista de Las amistades peligrosas, hay que reconocerle al menos el mérito de intentarlo. Y, desde luego, el reparto con que cuenta es de primera magnitud; además, nos devuelve al ruedo a una Emma Thompson que andaba también algo ‘desaparecida’ de las pantallas cinematográficas.

4/10
Agente secreto

1996 | The Secret Agent

Desde la segunda mitad del siglo XIX, varias oscuras organizaciones anarquistas comenzaron a conspirar en Europa contra los gobiernos. Estas organizaciones estaban formadas por personas idealistas, con fuertes convicciones y una fe en la utopía que hoy resulta difícil de comprender. La acción nos sitúa en Londres, año 1886. El agente secreto Verloe, al servicio del gobierno, tiene la misión de introducirse en uno de estos grupos. Una vez dentro, Verloe debe traicionarles, para que sus futuros atentados se vayan al traste. Pero poco a poco Verloe se siente atraído por la fuerte personalidad de los anarquistas. Una notable adaptación de la magnífica novela homónima de Joseph Conrad. Cuenta con un conjunto de intérpretes de excepción y está bien ambientada y narrada con destreza por Christopher Hampton, artífice de Carrington. La historia de este grupo de anarquistas interesa al espectador con mínimas inquietudes desde el principio. La composición musical corre a cargo del admirado Philip Glass.

6/10
Carrington

1995 | Carrington

Dora Carrington es una pintora que conoce un buen día al escritor homosexual Lytton Strachey. Ambos son grandes amantes del arte y de la vida bohemia y juntos pasan largas horas discutiendo sobre distintos puntos de vista culturales y sobre sus facetas artísticas. Entre los dos parece haber surgido un amor especial pero todo esto se tambaleará cuando el amante de Dora aparezca en escena. Christopher Hampton dirige esta historia basada en la novela Lytton Strachey. Dora Carrington y Lytton Strachey fueron dos artistas pertenecientes al grupo Bloomsbury, un círculo de intelectuales ingleses de principios de siglo XX. Entre ellos también se encontraba la escritora Virginia Woolf, el pintor Duncan Grant, o el crítico Roger Fry. La encantadora Emma Thompson, ganadora de un Oscar por Regreso a Howards End y nominada por Sentido y sensibilidad, encabeza el reparto junto a Jonathan Pryce, al que se le pudo ver en El mañana nunca muere o protagonizando la kafkiana Brazil, de Terry Gilliam.

5/10
Un método peligroso

2011 | A Dangerous Method

1904. El psiquiatra Carl Jung, inspirado por las enseñanzas del vienés Sigmund Freud, aplica el psicoanálisis en Zurich a su muy trastornada paciente rusa Sabina Spielrein. Logrará avances para su curación, sacando a la luz sus oscuros traumas sexuales, pero al precio de implicarse en una relación íntima con Sabina, con el agravante de que él es un hombre casado y padre de familia. Además su deseo de humanizar y espiritualizar el psicoanálisis chocará frontalmente con Freud, dando pie a un creciente distanciamiento. Las razones ocultas y malsanas que a veces explican el comportamiento humano configuran sin duda el grueso de la filmografía de David Cronenberg. Por ello no extraña que el cineasta canadiense se haya visto atraído por la obra de teatro "The Talking Cure" de Christopher Hampton, quien, interesado por el nacimiento y evolución del psicoanálisis se documentó profusamente sobre la relación entre Sigmund Freud –el padre de esta metodología clínica–, Carl Jung –el discípulo que finalmente decide transitar sendas que no agradan al maestro–, y Sabine Spielrein –paciente estudiante de medicina, que también acabará siendo una erudita psiaconalista–. Hampton adapta su propia obra, y trenza bien temas, caracterización de personajes y los lazos que les unen. Al trío de caracteres ya mentado conviene añadir, aunque su peso es menor, el de Otto Gross, un psiquiatra internado que empuja a Jung metafóricamente al abismo, y el de Emma, la esposa de Jung. Aunque la película resulta un tanto desoladora al mostrar al desnudo –metafóricamente de nuevo, aunque no falten escenas escabrosas– a los personajes, hay que reconocer un esfuerzo de objetividad del que el título es muy expresivo. Sumergirse en la intimidad sexual de las personas, aunque sea para ayudar como médico o para hacer avanzar la ciencia como investigador, puede producir trastornos en los "curadores", resulta difícil en tal tesitura mantener el equilibrio mental y la necesaria distancia. Resultan muy interesantes planteamientos como el del maestro encerrado en su torre de marfil, que no se deja aleccionar por nadie, sólo desea seguidores sumisos que vayan por donde él indica; o el del médico al que un planteamiento puramente materialista no le basta, las personas no son simples objetos de estudio científico, existe en todo hombre un anhelo de trascendencia. Los actores hacen bien su trabajo, aunque a ratos pueden parecer algo monolíticos –Viggo Mortensen como Freud– o cansar con sus tics nerviosos –Keira Knightley como Sabina–; en cualquier caso logran expresar los dramas internos, sus desgarramientos intensificados por el esfuerzo que hacen para racionalizarlos.

6/10

Últimos tráilers y vídeos