IMG-LOGO

Biografía

Emmanuelle Seigner

Emmanuelle Seigner

54 años

Emmanuelle Seigner

Nació el 22 de Junio de 1966 en París, Francia
Filmografía
El oficial y el espía

2019 | J'accuse

El llamado “Caso Dreyfus” es uno de los hechos más vergonzantes de la historia del ejército francés, cuya repercusión fue mucho más allá de lo estrictamente militar y se extendió a todos los estamentos de la sociedad. Más de un siglo después, aquella vileza antisemita perpetrada contra un oficial del ejército, condenado injustamente, sigue siendo un perpetuo e ignominioso recordatorio de lo que hay que evitar. El cine vuelve sobre los hechos cada cierto tiempo, como puede verse en este film y en otros anteriores, como La vida de Emile Zola, Yo acuso, El caso Dreyfus o Prisioneros del honor. En El oficial y el espía el reputado Roman Polanski hace una impecable recreación histórica de los sucesos que envolvieron el caso. Se centra en la figura del teniente coronel Georges Picquart, quien tras la condena por espionaje y alta traición del Capitán Dreyfus en 1895, confinado a cadena perpetua en la remota Isla del Diablo, fue nombrado jefe de información en el ejército. En el curso de otra investigación sobre un posible espía que pasaba información militar a los alemanes, Picquart comprobó que se había acusado a Dreyfus sin pruebas y que los mandos militares se habían conducido con un claro antisemitismo contra el acusado. Desde su posición privilegiada como alto cargo del ejército, Picquart se propuso entonces sacar a la luz la verdad, aunque aquello le supusiera a él mismo el deshonor. La historia del Caso Dreyfus nunca pasará de moda porque habla de cosas que siempre estarán presentes en el mundo mientras haya seres humanos: los prejuicios, el odio, la cobardía y la injusticia contra el inocente, pero también la búsqueda de la verdad, la valentía, el heroísmo y el poder de la conciencia. Con una dirección académica pero no por eso tediosa, Polanski ofrece una trama que atrapa, basada en la novela de Robert Harris (coautor también del guión), que habla de la entereza de algunos corazones y la mezquindad de otros y de cómo un hecho aislado puede dividir a una sociedad entera y mostrar su verdadero rostro, a veces vergonzoso. El ritmo no se pierde nunca y seguimos con interés a Picquart en sus andanzas, en su misión de ir uniendo piezas y encontrar pruebas, mientras visita a unos y otros personajes, militares, abogados, amigos e incluso acudiendo al cuarto poder con literatos como Émile Zola, quien tomó serio partido por Dreyfus en su célebre artículo “Yo acuso”, desencadenante social de la crisis. La ambientación y la fotografía, casi siempre en interiores, son excelentes, así como la adecuada banda sonora de Alexandre Desplat. Y es un acierto retratar al protagonista muy alejado del maniqueísmo. Picquart no es precisamente un dechado de virtudes, como le dice con sutileza su amante (magnífica Emmanuelle Seigner), y tampoco siente una especial inclinación por el condenado Dreyfus (más bien se muestran claramente distantes en las dos escenas en que se encuentran). Pero no es eso lo relevante en El oficial y el espía: La verdad y la justicia nada tienen que ver con apreciaciones subjetivas. Todo el peso del film recae prácticamente en Jean Dujardin, que hace una composición muy correcta y oficial (por seguir con el símil militar). Está bien acompañado por un variado elenco de actores que tienen quizá escaso papel, aunque sean tan conocidos como Louis Garrel, Vincent Pérez, Mathieu Amalric o Melvil Poupaud.

7/10
Van Gogh, a las puertas de la eternidad

2018 | At Eternity's Gate

El pintor y director Julian Schnabel (La escafandra y la mariposa) entrega una película muy personal que indaga en el arte pictórico y más exactamente en la búsqueda de la belleza como programa de vida. Para mostrar esa íntima faceta humana se acerca a la vida de Vincent Van Gogh, uno de los pintores más universales y cuya controvertida existencia ha dado ya pie a numerosos libros y películas, recuérdese el clásico El loco del pelo rojo o la más reciente Loving Vincent. Van Gogh, a las puertas de la eternidad recorre los principales hitos de la vida del artista: su traslado de París a Arles; su estancia allí con Paul Gauguin; sus diversos internamientos en hospitales mentales; la automutilación de su oreja; los desvelos de su querido hermano Theo; su traslado a Auvers-sur-Oise. Pero el guión de Schnabel, escrito en colaboración con Jean-Claude Carrière y la debutante Louise Kugelberg, usa los hechos únicamente para adentrarse más y más en el interior del personaje. El director de Basquiat no centra su atención en la obra, sino sobre todo en el pintor, en los anhelos y fantasmas de un Van Gogh que se sabe presa de un don celestial, un estado casi de ansiedad y estupor por el que percibe la eternidad en la naturaleza, para él sinónimo de Dios, Belleza absoluta. El director quiere enfatizar esa urgencia artística con movimientos nerviosos de la cámara, vibraciones impacientes, que al espectador pueden resultar ligeramente molestos en algún momento. Con profusión de primeros planos e imágenes subjetivas, también asistimos a correrías del pintor por los campos, mirando al cielo, a las plantas, al horizonte, mientras suena con fuerza el piano de Tatiana Lisovkaia, al tiempo que se nos va mostrando la mente del artista cada vez más inestable, más insegura. El film puede resultar pesaroso y podría decirse que produce ante todo una "impresión" sobre Van Gogh, no tanto un itinerario vital, por lo que gustará especialmente a personas con sensibilidad artística interesados en la psicología del pintor holandés. Para tal fin, el actor escogido se antoja sencillamente perfecto, pues Willem Dafoe da el tipo de persona contradictoria, reflexiva, inquietante, sublime. Está bien acompañado por una platea de actores de primer orden que en algunos casos sólo cuentan con unos segundos en pantalla, entre los que destacan Oscar Isaac (Gauguin), Rupert Friend (Theo), Emmanuelle Seigner (Madame Ginoux) o Mathieu Amalric (Dr. Gachet).

6/10
Basada en hechos reales

2017 | D'après une histoire vraie

Delphine es una escritora de éxito que en plena promoción de su última novela conoce a una joven, Ella, una mujer fascinante con la que conecta automáticamente. Ambas se harán amigas en un santiamén y cuando Delphine entra en una crisis creativa, Ella le ayudará a salir del atolladero e incluso se mudará a su piso para estar pendiente en todo momento de su amiga. Un tema tan eminentemente cinematográfico como es la creación literaria ha encontrado lógicamente eco en muchas películas, lo cual no significa que el éxito esté asegurado. Muchas veces aporta perspectivas complejas y enriquecen la narración –Animales nocturnos–, sin embargo muy menudo la mezcla entre realidad y ficción se cobra víctimas, véase por ejemplo el fiasco de En tercera persona. Lamentablemente Basada en hechos reales parece estar más cerca del segundo caso. Rodada con oficio y el ritmo adecuado, Roman Polanski evita en su película derroteros fáciles que podrían haber derivado hacia la sordidez o la violencia. Prefiere que sea la atmósfera de creciente inquietud la que vaya copando protagonismo. Pero quizá el director polaco ha equivocado esta vez el tono de su film. El caso es que debido a ese enfoque la trama nunca resulta creíble, mientras que el retrato de Ella y sus tejemanejes (una Eva Green demasiado rarita) chirría por todos lados desde el principio, de modo que el espectador se dice así mismo que el guión ocultará algún giro, que las cosas no pueden ser tan obvias, tan simplonas. Y resulta que no, que la impostura lo es todo. Por segunda vez consecutiva rueda Polanski con su mujer, Emmanuelle Seigner, después de la notable La Venus de las pieles, película intimista, también muy literaria y con escasez de personajes. Aquí la actriz es con mucho lo mejor del film, convincente al mostrar los fantasmas de los artistas, los miedos y peligros que les invaden al enfrentarse a cada nuevo desafío creativo.

4/10
El asedio de Jadotville

2016 | The Siege of Jadotville

Película basada en hechos reales, que han permanecido en la oscurida muchos años por turbios intereses políticos. Cuenta la misión de un cuerpo de cascos azules irlandeses de la ONU en el Congo, en al provincia de Katanga, en el año 1961, cuando el ministro Moise Tshombe pretende la independencia de esa zona, muy rica mineralmente. El grupo a las órdenes del comandante Patrick Quinlan se va a quedar en la estacada, sufriendo un duro asedio de soldados locales y mercenarios, y la los jefes de la ONU no se atreven a actuar por miedo a una guerra civil tras una desastrosa operación con muertos inocentes en Radio Katanga. El desconocido y debutante Richie Smyth dirige esta producción irlandesa de Netflix, la compañía no para de generar productos propios en todos los rincones del planeta. Quizá falta un poco de profundidad en los personajes, pero la acción es muy espectacular, y resulta ilustrativa de un hecho histórico poco conocido, que se vio agravado tras la muerte en accidente aéreo del secretario general de la ONU Dag Hammarskjold. Supone un reconocimiento a una acción valerosa, a la que cubrió en su día un velo por el cual los soldados irlandeses fueron tachados injustamente de cobardía. Además de las acciones bélicas, bien rodadas, hay alguna escena de confrontación de personajes, la mejor es la que acontece en la cantina entre Jamie Dornan y Guillaume Canet, que dan vida respectivamente a Quinlan y al mercenario galo René Faulques.

6/10
El diván de Stalin

2016 | Le divan de Staline

En una casa secreta, Stalin, ya en avanzada edad, va a descansar unos días y un joven pintor, Danilov, presenta al dictador su proyecto artístico de un monumento póstumo a su gloria. Lidia, la amante de Stalin, ha seleccionado a Danilov y su trabajo entre otros artistas y ha sido la encargada de presentarle a Stalin. Para esta elección, también se juega la vida en este encuentro que para ella y Danilov es un juego de estafa, mentiras y terror.

Reparar a los vivos

2016 | Réparer les vivants

Una película bella, muy representativa de la actual identidad europea, donde están bien presentes el amor y los buenos sentimientos, pero con el dominio de cierta sensación de vacío, el temor a la muerte, la ausencia de Dios, el vértigo antes las pruebas que depara la existencia, la incomunicación a la hora de compartir lo que uno siente. El trasplante de órganos salva vidas, da esperanza. Y a Katell Quillévéré, directora y guionista que adapta una novela de Maylis de Kerangal, le sirve para describir dos micromundos, la familia que ha perdido a un hijo en la flor de juventud, en un inesperado accidente, y la de la familia de una mujer que necesita un corazón que reemplace el suyo, debilitado, haciendo de puente un tercer pequeño universo, el del hospital que efectuará el trasplante a través de la unidad de donación de órganos, con el médico que debe plantear a una familia rota esta opción. Quillévéré sabe contar su historia con sensibilidad y pasión. Usa bien las imágenes y la música, mueve la cámara con elegancia, evita las palabras si es posible, por ejemplo al describir el primer amor de Simon, su pasión por el surf, y el momento extraordinario en que se produce el fatal accidente. Y es sobria al abordar el dolor de los padres, o el modo en que los médicos deben plantear, con delicadeza y respeto, la posibilidad de donar los órganos de quien presenta los síntomas incontrovertibles de muerte cerebral. Con una visión muy de los tiempos que corren, hay un planteamiento del amor en pareja donde se concede importancia primordial a la parte física –Simon pasa la noche en casa de su novia, una enfermera fantasea eróticamente con un médico– y se plantea la bisexualidad de la mujer que está a la espera de un corazón que le convenga. También se tiene en gran consideración la dignidad de la persona, en la despedida a Simon, y en el trato digno de su cuerpo, luego cadáver. El reparto es muy coral, con actores convincentes y contenidos, donde quizá sobresale la dolorida madre de Simon, Emmanuelle Seigner.

6/10
La Venus de las pieles

2013 | La Vénus à la fourrure

Thomas Novachek, un autor teatral, termina irritado una agotadora sesión para escoger actriz para su nueva obra, “La Venus de las pieles”, adaptación de una novela decimonónica del austríaco Leopold von Sacher-Masoch, cuyo apellido y temas literarios dieron pie al término “masoquismo”. A punto de irse a casa, recibe la intempestiva visita fuera de hora de Vanda Jordan, una aspirante al papel. Su llamativa vulgaridad y arrolladora personalidad intensifican su mal humor, hasta que ella empieza a darle algunas líneas de una escena y queda sobrecogido por la transformación, se trata sin duda de su personaje. Comienza un toma y daca en que la ficción de la obra y la realidad del universo interior de Thomas se cruzan, de modo que el juego erótico y de dominio del original tienen una curiosa contrapartida en la relación que se establece entre autor y actriz. Roman Polanski es un director que ha sabido sacar un enorme partido en la pantalla a obras de teatro de gran intensidad dramática, como La muerte y la doncella y Un dios salvaje. Aquí vuelve a hacerlo con un escenario casi único, el teatro, sólo dos exteriores, elegantes planos de entrada y salida, encierran la acción en una sala donde se mueven dos actores, formidables Mathieu Amalric y Emmanuelle Seigner. El cineasta polaco maneja con gran habilidad el espacio y la iluminación de ese escenario que tiene un decorado de un musical inspirado en La diligencia de John Ford, film citado no por casualidad, su argumento partía de un relato de Guy de Maupassant donde una mujer de vida alegre tenía una poderosa presencia. Y crea esas potentes atmósferas de juego del ratón y el gato entre Thomas y Vanda, bien apoyado en la partitura de Alexandre Desplat, con saltos de la ficción a la realidad que recuerdan a ese maravilloso film de Louis Malle titulado Vania en la calle 42. Ciertamente la trama de la obra teatral de David Ives, que ha escrito el guión con Polanski, tiene ese punto retorcido al que tan dado es el cineasta, por el que se concede a las perversiones sexuales una importancia desmedida en la vida de las personas, y que hace que algunos pasajes insinuantes o groseros puedan resultar molestos. Pero en el conjunto, perfectamente controlado para evitar elementos chirriantes, acaban cobrando más peso ideas como el dominio de las personas y su manipulación, el enorme ego de los individuos que les lleva a ser desconsiderados con los otros, o la tentación del fingimiento y el autoengaño para no darnos a conocer tal y como somos. O la de la indagación acerca de la creación artística y el psicoanálisis, con un punto burlón casi socarrón. Porque hay, sí, un inteligente y medianamente sano humor negro, que invita a reírse de la estupidez humana.

7/10
L'homme qui rit

2012 | L'homme qui rit

Algunas horas de primavera

2012 | Quelques heures de printemps

En la casa

2012 | Dans la maison

El francés François Ozon tiene talento narrativo, y con En la casa logra captar la atención prácticamente desde la primera escena, el profesor de literatura Germain reincorporándose al instituto tras las vacaciones y mostrando desde su pedestal un indudable escepticismo ante la idea de implantar, como experiencia piloto, el uso del uniforme y el maridaje en las aulas de alumnos de distintas clases sociales. Todo el reparto es fantástico, pero Fabrice Luchini logra impregnar a su personaje de la amargura de quien se siente incomprendido, ese sentirse invisible a pesar de su clarividencia, y de tener pocas personas con las que poder establecer cierta complicidad. Entre una clase de estudiantes a los que Germain considera mediocres, despierta su atención Claude y su redacción sobre lo que ha hecho durante el fin de semana. Cuenta allí cómo él, de clase obrera, se ha fijado en Rapha, de mejor posición social, y se ha ofrecido a darle clases de matemáticas para poder introducirse en su casa. El final de su trabajo, “continuará”, y un talento incipiente para contar historias, le animan a pedir nuevas entregas sobre sus impresiones en casa de Rapha y con sus padres, Rapha y Esther; y compartirá los trabajos con Jeanne, su esposa, galerista de arte. Ese meterse en casa ajena mediante las palabras de Claude produce una interés creciente en Germain y Jeanne, pero la cosa puede ir demasiado lejos, tal ejercicio de voyeurismo se convierte en una espiral incontrolable donde las fronteras entre ficción y realidad empiezan a desdibujarse. Ozon adapta En la casa libremente “El chico de la última fila”, una obra de teatro del español Juan Mayorga, y sobre lo aparentemente banal construye una intriga fascinante donde evita algunos caminos trillados, ofreciendo a cambio ciertas sorpresas, ello en una atmósfera siempre atravesada por una mirada cínica. Atrapa la relación profesor-alumno, la crueldad del adolescente tras un aspecto angelical, y cierta imposibilidad por mantener el control de su curioso juego, los sentimientos cuentan, junto al exorcismo de cierta frustración de Germain, que puede opinar sobre lo que es bueno en la creación literaria, que ve cosas de él en el joven Claude, y cuyos aires de superioridad van a padecer el inevitable correctivo. Hay ciertos excesos en la narración de En la casa, pero siempre existe la coartada de que tales excesos serían no de Ozon, sino del precoz escritor Claude y su talento todavía no desarrollado, y que incluso podría ser puro espejismo, quedarse en otro Germain. Los momentos en que el lector irrumpe en lo que lee, en su representación cinematográfica, superan el peligro del puro artificio, son contados y usados con cierta inteligencia. El problema, si se quiere, es que todo en la película es puro juego, dos personajes complementarios, como se ve en la escena del banco, en que juegan a imaginar historias en las ventanas que tienen enfrente, asumiendo los papeles de dos mujeres que discuten, hablando uno y replicando el otro. Queda en cualquier caso la idea de que la literatura nos enseña a vernos tal y como somos.

7/10
Essential Killing

2011 | Essential Killing

La guerra de Afganistán. Una zona montañosa, laberíntica y con muchas cuevas. Un talibán es apresado después de asesinar con un lanzagranadas portátil a un grupito de americanos en una emboscada. No dice una palabra a sus interrogadores, pero en un accidente en un traslado logra escapar: comienza entonces la caza del hombre y la lucha por la supervivencia. Multipremiado film del polaco Jerzy Skolimowski -en Venecia se llevó el Premio Especial de Jurado y la Copa Volpi al mejor actor, Vincent Gallo-, hay que reconocer cualidades hipnóticas a una trama en principio elemental, donde con trazos simples se atrapan los motivos que pueden llevar a alguien a luchar hasta la muerte, y los restos de humanidad que empujan a ayudar al prójimo en situaciones extremas. Con un aire entre documental y experimental, donde algunos recuerdos e imágenes de la naturaleza de tipo onírico componen una atmósfera indefinible, Skolimowski atrapa. Tiene mérito la composición de Gallo, que no pronuncia una palabra en toda la película, lo mismo que la mujer que le ayuda, Emmanuelle Seigner, la esposa de Roman Polanski, en su caso justificado porque su personaje es mudo. Aunque Skolimowski se empeña en mostrar la situación límite del protagonista, azotado por el frío y el hambre, al más puro estilo "Rambo", con su festín de hormigas, se nos antoja excesivo, casi grotesco, el subsiguiente ataque a una mujer para succionar de sus pechos la leche con que alimenta a su bebé.

6/10
Giallo

2009 | Giallo

La modelo americana Celine es secuestrada en Milán durante la Semana de la Moda. Detrás está un asesino en serie que hace pasar a sus víctimas por un verdadero calvario. Linda, la hermana de Celine, debe confiar en el buen hacer del inspector Enzo Lavia, un tipo obsesionado con este tipo de casos por un trauma del pasado, y que deberá encontrar a la chica antes de que sufra el terrible desenlace de las víctimas anteriores. Coproducción internacional, muy efectista y de credibilidad nula, del experto en el denominado cine "giallo" Dario Argento (Suspiria). Para este film, no estrenado en cines, cuenta con tres intérpretes de sobra conocidos, pero que no se creen nunca la historia en que se encuentran metidos: Elsa Pataky se limita a desfilar como modelo y emitir gritos cuando le tortura su secuestrados; Adrien Brody es el que peor está, su policía que masca chicle y fuma pitillos es absurdo, y lo increíble es que el actor es también productor del film; mientras que Emmanuella Seigner se limita a sufrir por su hermana y a enfadarse con el poli cuando las cosas se tuercen. Por lo demás, hay lo normal en este tipo de filmes, entre el thriller criminal y el terror sangriento: mucha sangre y sadismo, algo de sexo y variados momentos de angustia.

3/10
Cena de amigos

2009 | Le code a changé

Varios amigos en torno a la cuarentena se reúnen para cenar: Marie y su marido Piotr, anfitriones de la velada; Juliette, hermana de Marie, que no se habla con su padre y que está enamorada de un hombre mucho mayor, Erwann; Lucas, compañero de trabajo de Marie, casado con Sarah, que sueña con escribir un libro; Alain, oncólogo, casado con Mélanie, ginecóloga, que engaña a su marido; Manuela, profesora de flamenco de Marie y paciente secreta de Alain... Entre conversaciones y risas somos testigos de la verdad y la mentira de sus vidas y de sus relaciones amorosas. El planteamiento podría haber dado para pergeñar una divertida película francesa, llena de enredos y de situaciones divertidas, con desenlaces alegres y tristes, rupturas y uniones. Lo que se dice una comedia sobre el mundo de la pareja. Algo de eso hay, pero muy poco. Es una verdadera pena el resultado conseguido por Danièle Thompson. Una pena por lo soso y lo poco atractivo de lo que se cuenta. No es una película mala, pero queda un regusto de gran decepción. Porque... ¡qué punto de partida tan interesante y qué guión tan ramplón! Con tanto personaje había que prestar especial atención a la definición de caracteres, cosa que brilla por su ausencia, y en el batiburrillo coral de las aventuras y múltiples diálogos de cada personaje falta chispa, complicidad, frescura. Al espectador le es muy fácil perderse o simplemente desconectar. Mala cosa. El conjunto es en definitiva una colección de estampas muy, muy frugales sobre las vidas y relaciones entre los diferentes personajes y tan sólo hay breves momentos en que la situación funciona, como el baile entre el padre de Juliette y el novio de ésta o la escena en que visionan la boda en el vídeo. El film, por tanto, acaba aburriendo por su poca originalidad, se olvida rápido e incomprensiblemente nada puede hacer para evitarlo el gran reparto, encabezado por la siempre cómica Karin Viard (Nada que declarar), el cara de bueno Dany Boon (Bienvenidos al norte) y la polanskiana Emmanuelle Seigner (Frenético), entre muchos otros.

4/10
Mallorca's Song

2007 | Four Last Songs

Larry, un pianista estadounidense que reside en Mallorca, se siente un fracasado a nivel personal y profesional. Para conseguir sentirse útil, decide organizar un concierto en homenaje a un famoso compositor que vivió en su pequeña localidad. Sin embargo, se encuentra con numerosos obstáculos para lograr la colaboración de la amargada viuda del homenajeado -que no quiere dejarle interpretar la obra de su marido- y otros personajes relacionados con él.Coproducción hispano-británica escrita y dirigida por Francesca Joseph, que tiene una amplia trayectoria en el teatro y el documental y que fue la responsable de la desconocida cinta Tomorrow La Escala! Cuenta con un amplio elenco de grandes actores, que se esfuerzan por hacer creíbles sus personajes, como Stanley Tucci, protagonista de la función, tan convincente como es habitual, y que está acompañado por Marisa Paredes, Rhys Ifans, Jena Malone , Emmanuelle Seigner y la española María Esteve. El film  toca temas como la redención y la paternidad, y cuenta con una excelente fotografía del veterano Javier G. Salmones, que aprovecha las bellas localizaciones naturales en las que transcurre la acción.

4/10
La escafandra y la mariposa

2007 | Le Scaphandre et le papillon

Una película inolvidable, para darle muchas vueltas en el coco, tan rica es la historia y su tratamiento estético. Le valió a Julian Schnabel el premio al mejor director en Cannes, con toda justicia. Cuenta la historia real de Jean-Dominique Bauby, un periodista que tras sufrir un infarto masivo queda completamente paralizado, sólo puede mover un ojo y su párpado. Y con tan escasos medios, logrará comunicarse con el mundo exterior, los seres queridos y el médico, la logopeda..., e incluso escribir un libro. Es una historia conmovedora, que huye del sentimentalismo fácil. Aborda con valentía temas como el sufrimiento, el deseo de morir y de vivir, la atención de los enfermos de este tipo, el sentido de la vida, la espiritualidad... Y sobre todo, es originalísima la realización, los planos subjetivos del enfermo, la decisión de no mostrarle hasta bien avanzado el metraje, las escenas oníricas en que entra en juego la imaginación, el buen uso de la voz en off... Se trata de un título que roza, sino alcanza, la absoluta perfección. Resulta muy meritorio el trabajo de todos los actores, pero se trata de un gran trabajo de director. Julian Schnabel demuestra ser un artista integral, un gran creador que conjuga el contar una buena historia, el elaborar modos estéticos novedosos, la colaboración con artistas como el director de fotografía Janusz Kaminski, o con los productores Frank Marshall y Kathleen Kennedy, la decisión de rodar en francés, la luminosidad… El cineasta aporta mucho de su cosecha, pero a la vez sabe jugar con los símbolos originales imaginados por Bauby, como el de sentirse atrapado dentro de un claustrofóbico traje de buzo, o la capacidad de expresarse moviendo los párpados, como si del batir de las alas de una mariposa se tratara.

10/10
Berlín

2007 | Berlin

Filmación del concierto Berlín de Lou Reed, que revisita un álbum del músico grabado en 1973, en circunstancias dolorosas, y cuyas canciones transpiran sufrimiento, rabia, dolor, odio... y amor. Julian Schnabel, además de dirigir, diseñó la escenografía del concierto. El resultado es muy vistoso, el planteamiento recuerda a Neil Young: Heart of Gold, de Jonathan Demme, película también asociada al tema del dolor.

6/10
La vida en rosa

2007 | La Môme

Hollywood ha sabido explotar la vida de grandes estrellas de la música estadounidense, como Ray Charles (Ray) y Johnny Cash (En la cuerda floja). En Europa ha habido músicos y cantantes legendarios, pero Édith Piaf, la musa de los existencialistas, era la candidata ideal para un buen biopic, y de hecho, Claude Lelouch recogió su romance con el boxeador Marcel Cerdan en su película Edith et Marcel. No es de extrañar el éxito de este nuevo acercamiento a su vida, sobre todo en Francia. Se explica porque sus canciones marcaron a toda una generación en los años 50, mientras que las posteriores todavía son capaces de reconocerlas. Además, la intérprete no tuvo precisamente una vida de color de rosa, como indica el título, sacado de uno de sus temas más famosos, sino que su existencia fue tan azarosa que parece salida de una novela de las hermanas Brontë o de Charles Dickens. Édith Giovanna Gassion (su verdadero nombre), nació en una calle parisina, según la leyenda debajo de una farola. Lo que es rigurosamente cierto es que sus padres, un acróbata y una cantante ambulante que vivían en la indigencia, se desentendieron de ella. Finalmente quedó al cuidado de su abuela paterna, que regentaba un prostíbulo, donde creció rodeada de depravación, como se muestra en la película, que acierta en los pasajes en los que describe la relación maternal con una de las meretrices, interpretada por Emmanuelle Seigner. A mediados de los años 30, la descubre cantando en la calle el gerente de un cabaret de moda, un tal Louis Leplée, breve papel con el que se luce Gérard Depardieu. Leplée la contrata para su local, y le sugirió que apareciera con el nombre artístico de ‘la môme piaf’ (la niña gorrión), por su baja estatura y porque su voz le recordaba a un pájaro cantor. Lo más destacable de la cinta es la interpretación de Marion Cotillard, secundaria de títulos como Big Fish, Largo domingo de noviazgo y Un buen año, que literalmente se transforma en Edith Piaf. Su trabajo es comparable al que le valió el Oscar al mejor actor a Jamie Foxx cuando interpretó al citado Ray Charles. Cotillard imita su patosa forma de andar, su aspecto frágil y hasta el gesto característico que hacía con la boca al cantar. Olivier Dahan se muestra como un director imaginativo en la lograda reconstrucción de la época, y por si fuera poco, resulta una gozada para el oído escuchar las mejores canciones de la protagonista en su versión original.

6/10
La novena puerta

1999 | The Ninth Gate

Dean Corso es especialista en libros antiguos. Un cliente multimillonario le enseña su última adquisición: La novena puerta, un libro para invocar al diablo, cuyo autor acabó en una hoguera de la Inquisición. Y le encarga al experto que coteje el libro con otros dos ejemplares similares de coleccionistas privados, para comprobar su autenticidad. Lo que parece un encargo sencillo, se convierte en una aventura demoníaca. Adaptación de la novela "El club Dumas" de Arturo Pérez-Reverte. El guión, que ha pasado por distintas manos (desde las de Anthony Shaffer a las de Enrique Urbizu, para acabar en las de Roman Polanski), reduce la larga trama a la parte relativa al demonio. ¿Qué le pasa a Polanski, que asegura no creer en el ángel caído, y en cambio lo repite como personaje en varias películas? Misterio misterioso. El hecho es que el film deja de lado lo concerniente a Dumas y los mosqueteros. La historia se beneficia de su tono detectivesco y del aura de veneración con que se trata a los libros. El esfuerzo de producción (con iniciativa y gran parte de capital españoles) se nota: la parte visual cuenta con la fascinante imaginería creada por el director artístico Dean Tavoularis y el de fotografía Darius Khondji; la música de Wojciech Kilar resulta inquietante. En el reparto, muy internacional, brilla el camaleónico Johnny Depp, que asegura que le encantó la historia porque “yo tengo una gran colección de libros y vivo buscando manuscritos por el mundo”.

5/10
Buddy Boy

1999 | Buddy Boy

Francis es un joven reprimido que vive pegado a las faldas de su madre. Con un catolicismo mal entendido, no sabe disfrutar de su vida, y se evade recréandose en la fotos de la tienda de revelado donde trabaja. La relación con una bella vecina cambiará su vida. Se trata de un thriller desasosegador, con referencias al clásico La ventana indiscreta. En el reparto destaca la actriz francesa Emmanuelle Seigner.

5/10
Place Vendôme

1998 | Place Vendôme

Tras la muerte de su esposo, un prestigioso joyero, Marianne trata de vender unos diamantes de origen más que turbio. Catherine Deneuve obtuvo el premio de interpretación en Venecia por esta mezcla de drama e intriga    

6/10
Nirvana

1997 | Nirvana

Existe un extraño lugar llamado Nirvana, donde no existe ninguno de los elementos habituales que nos encontramos en La Tierra. No hay aire, ni agua, ni viento, ni fuego. Es un estado especial, alejado de cualquier parecido con nuestras sensaciones habituales. El tiempo es de distinta forma y el espacio es infinito. Esta ambigüedad se sitúa en algún lugar entre el mundo que conocemos y otro mundo desconocido. Un atrevido investigador, interpretado por Christopher Lambert, se ve involucrado en este mundo. No sabe si es real o una causa de la imaginación. Pero según va realizando algunos descubrimientos, se da cuenta de que es un estado que tiene mucho que ver con una avanzada tecnología de realidad virtual. Mediante una complicada técnica de incorporación genética, un grupo de científicos son capaces de transportar a cualquier persona al Nirvana. Parte de un planteamiento original, aunque el desarrollo deje mucho que desear. Protagonizada por Christopher Lambert, recordado por su papel en Los inmortales. Los elementos visuales son atractivos, y el suspense se mantiene.

4/10
Esa sonrisa

1994 | Le sourire

Pierre François, prestigioso neuropsiquiatra prejubilado de sesenta años, ha sobrevivido a un infarto pero corre el riesgo de sufrir otro. Su propia esposa, que también es su médico, le aconseja prudencia y moderación para recuperar la salud. Pero él decide desobedecer, y cumplir su vieja aspiración de mantener un idilio con otra mujer, sin ataduras. Acaba iniciando un romance con Odile, una alocada joven que ejerce como profesora de tenis, pero dedica parte de la noche a actuar en un show de strip-tease. Ameno pero un tanto disparatado film del director de Thérèse Desqueyroux, que viene a ser en cierto modo una actualización a la francesa de La fiera de mi niña, pero rodada al estilo de su maestro, el gran François Truffaut. Cuenta con excelentes actores en el reparto, como Jean-Pierre Marielle, Richard Bohringer y Emmanuelle Seigner.

5/10
Lunas de hiel

1992 | Bitter Moon

El todoterreno realizador polaco Roman Polanski es uno de los directores europeos de mayor prestigio. Al cineasta le gusta internarse en todos los géneros posibles, como la comedia (El baile de los vampiros), el thriller (Frenético) el cine de piratas (Piratas), o el drama histórico (El pianista), pero también tiene varias películas más personales, que exploran la génesis de la violencia, como El quimérico inquilino, Repulsión, La muerte y la doncella, categoría a la que pertenece esta cinta. Para celebrar su aniversario de boda, Nigel y Fiona emprenden un crucero por el mar. A bordo del barco, conocen a Mimi, una mujer indispuesta a la que deciden acompañar a su camerino, donde está Oscar, su marido, un paralítico, en silla de ruedas. Nigel se siente atraído por Mimi. Óscar se entera de esta circunstancia y propone a Nigel que la intente seducir. Polanski adapta esta vez una novela de Pascal Brucker, sobre el lado más sórdido del ser humano en las relaciones de pareja. Éste tema le sirve a Polanski para recuperar su principal obsesión temática, las consecuencias de los traumas psicológicos en la víctima y los verdugos. En este caso trata los efectos de la violencia psicológica. Como es habitual en su filmografía, cuenta con un reparto excepcional, en el que destaca Peter Coyote, sin duda en uno de los mejores trabajos de su carrera.

6/10
Il male oscuro

1990 | Il male oscuro

Un escritor algo neurótico (Giancarlo Giannini) que mantiene una relación con una viuda, decide abandonar a su amante e iniciar un idilio con una muchacha más joven. Poco después, deja embarazada a la chica y comienza a agobiarse con una situación que él mismo va convirtiendo en insostenible. Confuso y aterrado, empieza a sufrir enfermedades imaginarias. El film se hizo con tres galardones: Premio David de Donatello a la mejor dirección, y sendos premios al guión y la banda sonora del Sindicato Nacional Italiano de Periodistas Cinematográficos.

4/10
Frenético

1988 | Frantic

El Dr. Richard Walker (Harrison Ford) y su esposa Sondra (Betty Buckley) están enamorados de la ciudad de París, donde hace 20 años vivieron su luna de miel. Una conferencia de médicos en esta ciudad les ofrece la oportunidad de pasar allí unos días. Pero nada más llegar, recién instalados en el Grand Hotel, cuando Walker sale de la ducha se encuentra con que su mujer ha desaparecido. A partir de ahí, Walker se ve envuelto en una aventura digna del mismo James Bond, que debe resolver para rescatar a su mujer. Una película con una acción imparable, que pone los pelos de punta. Harrison Ford, en una magnífica interpretación, consigue empapar al espectador de su angustia. El ritmo que imprime el polifacético Polanski es muy inteligente. No centra todo en la simple acción, sino que nos muestra la desesperación de un hombre normal y corriente que se ve envuelto en un intrincado laberinto de sucesos inexplicables. La música, de Ennio Morricone, subraya la angustiosa trama.

7/10
Detective

1985 | Détective

Prospero perdió su trabajo como detective de un hotel cuando murió un cliente asesinado. Dos años después, trata de resolver el misterio de su muerte. Entre los secundarios llama la atención la presencia de Julie Delpy en uno de sus primeros trabajos como actriz. Años después dirigiría títulos como 2 días en París.

4/10

Últimos tráilers y vídeos