IMG-LOGO

Biografía

Eriq Ebouaney

Eriq Ebouaney

Eriq Ebouaney

Filmografía
La tierra y la sangre

2020 | La terre et le sang

Saïd decide vender su aserradero en pleno bosque para asegurarle un futuro mejor a su hija de 18 años, Sarah. Lo que no sabe es que el hermano de uno de sus aprendices lo obligó a esconder un alijo de cocaína en la fábrica. Cuando la banda a la que pertenece la droga entra en escena, Saïd se da cuenta de que no se detendrán ante nada. Aunque está en inferioridad numérica, Saïd conoce el aserradero como la palma de su mano. Al verse obligado a contraatacar para proteger a Sarah, convierte las instalaciones en un campo de batalla listo para resistir el asedio. Y, a medida que se acumulan las bajas, su sed de venganza no hace más que aumentar.

Domino

2019 | Domino

Christian y Lars, agentes de policía de Copenhague, acuden a investigar una llamada rutinaria motivada por lo que parece una pelea doméstica. Pero se encuentran a un violento terrorista del ISIS, de larga barba, que ha torturado a un tipo hasta matarle, que acaba también con la vida de Lars, y consigue zafarse de Christian. Este tratará de dar con el asesino con ayuda de Alex, una nueva compañera que había mantenido un idilio con Lars. Para Brian de Palma sacar adelante un nuevo proyecto se ha convertido en una Misión imposible, lejos han quedado los tiempos en los que dirigió el meritorio blockbuster al servicio de Tom Cruise. Tras Passion, su único proyecto de la década –que no se estrenó en muchos países, entre ellos España– ha tenido muchos problemas de financiación a la hora de rodar este film, que parte de un guión del noruego Petter Skavlan, escritor de Kon-Tiki. En principio, se entiende por qué le ha interesado el libreto al veterano italoamericano, pues combina elementos del thriller, género en el que ha brillado con Doble cuerpo y Vestida para matar, con los conflictos internacionales, temática de Corazones de hierro y Redacted. Por desgracia, no se sabe qué es peor, si la rutinaria parte de suspense, o la puerilidad de la subtrama política, que no pasa de recordar la maldad de los terroristas islámicos y poco más. A De Palma no le asusta partir de una trama endeble, pues en otras ocasiones lo ha arreglado componiendo dos o tres momentos impactantes. Aquí lo ha intentado, pero por falta de presupuesto, sus escenas clave acaban resultando ridículas, sobre todo una persecución por los tejados que quiere homenajear la que abre Vértigo, de Alfred Hitchcock, su película preferida, un atentado en un festival de cine visto a través de la cámara que lleva la fanática que va a cometer el atroz acto, o el final, en la plaza de toros de Almería, donde los protagonistas ven lo que ocurre con binoculares al estilo de La ventana indiscreta, y que pese a levantar buenas expectativas acaba en poca cosa. El cineasta hace gala de algunos de sus personalísimos toques de estilo, por ejemplo, partiendo la pantalla. Podían haber tenido interés sus reflexiones sobre la era de los vídeos en internet, con terroristas obsesionados por la imagen que ofrece lo que cuelgan online. Pero se acaba cayendo en el absurdo, véase por ejemplo al protagonista comentando lo que han enviado los villanos, no parecen preocuparle las víctimas, ni la investigación, sino el valor de las tomas rodadas por drones, como si en lugar de policía fuera un crítico de cine. Su compositor habitual, Pino Donaggio, no se ha complicado mucho la cabeza a la hora de articular una banda sonora que tenga una mínima frescura. Al menos, Domino cuenta con un reparto sólido que se esfuerza por sacar adelante a los personajes, sobre todo dos actores sacados de Juego de tronos, Nikolaj Coster-Waldau (Christian) y Carice Van Houten (Alex), a los que se suma Guy Pearce (el agente de la CIA Joe Martin). No logran remontar el desastre.

4/10
Quisiera que alguien me esperara en algún lugar

2019 | Je voudrais que quelqu'un m'attende quelque part

Al final del verano, los cuatro hermanos Armanville, Jean-Pierre, Juliette, Matthieu y Margau, de clase alta, viajan a la mansión familiar por el 70 cumpleaños de su madre. Jean-Pierre, el mayor, ha tratado de suplir el papel del progenitor, fallecido años atrás, Juliette intenta publicar una novela mientras espera su primer hijo, pese a tener cuarenta años, Margaux se ha convertido en un artista radical, y Mathieu se ha enamorado de una chica a la que trata de seducir.  Tercer largometraje como realizador y coguionista del francés Arnaud Viard, habitual actor secundario de títulos como Gracias a Dios, que en esta ocasión también se ha reservado un rol menor. Adapta con libertad el libro homónimo de su compatriota Anna Gavalda, que en realidad constaba de doce cuentos con personajes no interrelacionados. Aquí se han tomado algunas de las situaciones, y se ha pretendido dar unidad al conjunto haciendo que las vivan los miembros de la misma familia, si bien se nota la artificiosidad de la jugada, falta algo de unidad interna. Le queda un film muy nostálgico, con un buen arranque, en el que predomina el humor, que incluye alguna que otra secuencia de altura, como aquella en la que Juliette se encuentra con un editor para su novela. Se habla de la capacidad de seguir soñando, pese a que pasan los años, pues no cabe rendirse ante la infelicidad. Pero tras un giro que se produce hacia la mitad, el segundo tramo, marcado por el dramatismo, no acaba de resultar convincente.  No ayuda que tenga un reparto irregular. Pese a que se echa de menos que su personaje tenga más presencia, la veterana Aurore Clément (Paris Texas, Apocalypse Now) borda a la matriarca del clan, y tampoco se puede reprochar nada a Jean-Paul Rouve (La vida en rosa), ideal para encarnar al hermano mayor. Se salva más o menos Alice Taglioni (Juliette), pero no los otros dos protagonistas, Camille Rowe (Margaux), y Benjamin Lavernhe (el joven Mathieu), que no logran remontar personajes un tanto arquetípicos.

5/10
Infiltrado en Miami

2018 | Le flic de Belleville

Baaba, policía del barrio parisino de Belleville, no puede evitar que tiroteen a Roland, su amigo de la infancia, mientras cena con él en un restaurante. Para descubrir quién está detrás de su asesinato tomará su lugar como agente en el Consulado de Francia en Miami. Acompañado de su madre, viaja hasta la ciudad estadounidense, donde formará tándem con Ricardo, detective local con mal carácter. El francés de ascendencia argelina Rachid Bouchareb prometía al principio de su carrera, con títulos como Little Senegal y Days of Glory, nominada al Oscar a la película de habla no inglesa. Parece impropia de su filmografía esta fallida comedia de acción que bebe de las exitosas cintas ochenteras protagonizadas por Eddie Murphy Límite: 48 horas y Superdetective en Hollywood, sobre todo de la segunda, que tenía una premisa casi idéntica a la de Infiltrado en Miami. Sustituye al famoso actor estadounidense por Omar Sy, que ha demostrado un enorme talento para la comedia cuando tiene guión y está bien dirigido, sobre todo en Intocable, pero que aquí no puede arreglar una sucesión de gags sin pies ni cabeza, y unos diálogos insufribles, empeorados (si cabe) en la versión doblada en español (la que se pudo ver en el pase para los medios), ya que da la sensación de que se ha tratado de arreglar torpemente lo que en el original deben ser confusiones entre el francés, el inglés y el español. Resultan aún peores las persecuciones y peleas, desde un enfrentamiento a palos con un atracador al principio del film, donde Bouchareb deja claro que las coreografías de acción no son su punto fuerte, ya que ni crea tensión, ni consigue que se vean bien los golpes. Abundan los homenajes a películas de policías, como Arma letal o Harry el sucio, y a series como Corrupción en Miami, pero no parece que el cineasta haya aprendido absolutamente nada de ellas. Para colmo de males, Sy no está bien secundado por Luis Guzmán, eficaz actor de carácter cuando tiene que interpretar a pandilleros latinos (como ha hecho a lo largo de tres décadas de carrera), pero al que le viene grande un papel principal. Resulta especialmente espantoso el título que le han puesto en español, casi idéntico al de la comedieta Infiltrados en Miami, de 2016, cuando aquí nadie se infiltra en ningún sitio. Originalmente se llama Flic de Belleville (El poli de Belleville).

3/10
Une saison en France

2017 | Une saison en France

Asalto en París

2016 | Bastille Day

París. Richard Mason es un ladrón norteamericano que se dedica a trapichear por las calles y vender la mercancía sustraída en el mercado negro. Una noche birla el bolso a una joven, con tan mala suerte que éste contiene una bomba camuflada. Sin saber lo que hace, Richard dejará el bolso en una plaza y la explosión causará varios muertos. La policía gala empezará a cercarle y también irá tras él Sean Briar, un rudo agente de la CIA que acaba de recalar en la ciudad del Sena. Entretenido thriller de acción coproducido por Estados Unidos y varios países europeos y dirigido por el británico James Watkins, responsable de la sangrienta y desoladora Eden Lake. Aquí se pone manos a la obra para entregar un producto muy de género, también con lo fantasioso que conlleva ese calificativo, pero servido con un adecuado ritmo y con un guión que sin dejar de ser convencional está bien hilvanado, depara algunas críticas al mundo de la política y apenas pierde fuelle. Aunque algunos personajes están desaprovechados, sobre todo femeninos (Charlotte Le Bon y Kelly Reilly), lo cierto es que funciona la relación entre los dos protagonistas, bien interpretados por Idris Elba y Richard Madden.

5/10
O los tres o ninguno

2015 | Nous trois ou rien

Debut como director y guionista del franco-iraní Kheiron, conocido en Francia por su labor como humorista en programas televisivos, y que también ha publicado un disco de rap. O los tres o ninguno ha logrado una candidatura a la mejor ópera prima en los César, máximos premios del cine en Francia, donde ha obtenido un enorme éxito de público. Reconstruye la historia real de sus padres, y de hecho él mismo interpreta al protagonista, su progenitor, Hibat Tabib, procedente de una familia numerosa, que en 1971 se une a las fuerzas opositoras contra el Shah de Persia. Al final le detiene la policía, por lo que da con sus huesos en prisión. La pesadilla parece que va a acabar cuando llega la revolución islámica, pero el ayatolá Jomeini no trae la democracia como esperaban, por lo que la lucha continuará, incluso cuando Hibat se enamora de Fereshteh, una inteligente mujer con la que se casa –tras duras negociaciones con el padre de ella–, y que dará a luz a un niño llamado Kheiron. A pesar de su inexperiencia, el tal Kheiron cautiva al contar una historia de trasfondo dramático con enorme originalidad, frescura, y sobre todo unos personajes estrafalarios, pero entrañables (atención al tipo que roba compulsivamente todos los zapatos de sus compañeros de prisión). De diálogos hilarantes, el relato hila situaciones divertidas, casi surrealistas, que sin embargo rebosan autenticidad, como la del niño traduciendo libremente a su madre emigrante los reproches de sus profesores. Gracias a eso consigue tratar temas sociales bastante duros, como la represión política, la emigración, las condiciones de vida de los desfavorecidos en Europa, etc., con un tono muy positivo. Además, cuenta con interpretaciones lo suficientemente espontáneas, algunas exageradas (el shah aparece muy caricaturizado) de actores que en su mayoría, como queda patente en los títulos de crédito finales, tienen gran parecido con los personajes reales.

6/10
3 días para matar

2014 | Three Days to Kill

El galo Luc Besson (acreditado como productor en un centenar de títulos desde que se iniciara el siglo XXI, ahí es nada) continúa apadrinando a buen ritmo los proyectos de su compañía EuropaCorp, tanto es así que 3 días para matar se estrena en las carteleras españolas dos semanas después de Brick Mansions (La fortaleza), su film anterior. De nuevo se trata de un thriller de acción pensado para el mercado internacional. 3 días para matar tiene como protagonista a Ethan Runner, uno de los mejores agentes de la CIA, capaz de salvar al mundo una y otra vez de las amenazas más inverosímiles sin despeinarse, que sin embargo es un desastre a la hora de conciliar esas tareas con su vida familiar. Después de que le diagnostiquen una enfermedad mortal, se traslada a París para reconectar con su esposa y su hija, pero allí se ve obligado a verse las caras con un peligroso terrorista. Besson, también coautor del guión, parece haberlo cortado por el mismo patrón que el de Malavita, que precisamente firmó como realizador mientras se preparaba 3 días para matar. También se repite aquí la mezcla de acción y comedia, los intentos por llevar una vida normal a pesar de los tiroteos, y la figura de americanos en Francia, lo que permite rodar con estrellas de Hollywood en casa. Esta vez, el galo ha reclutado como director a McG, más contenido a nivel visual que en las dos entregas de Los ángeles de Charlie, donde jugaban en su contra las ganas de llamar la atención con un montaje videoclipero. Aquí se limita a seguir con profesionalidad las indicaciones que le debe haber dado su jefe, lo que resulta mucho más efectivo. A pesar de algún apunte sobre la importancia de la familia, el film hace gala de la ligereza habitual de Besson, autor de la máxima "el cine no salva vidas, pero sirve como aspirina haciendo la vida más fácil durante dos horas". Quizás sus 117 minutos de metraje se hacen excesivos, pues abusa de la fórmula "protagonista se enfrenta a alguien muy peligroso, pero suena el teléfono y tiene que atender rápidamente a su hija". Pero en general 3 días para matar cumple su objetivo, e incluso se eleva mínimamente sobre el nivel de otras producciones 'bessonianas' gracias al reparto. Kevin Costner está bien elegido como un James Bond enfrentado a su vida privada, y hace una buena pareja con Hailee Steinfeld, joven revelación de Valor de ley (True Grit), en el rol de su hija. Se lucen también Amber Heard, como mata-hari explosiva, y la veterana Connie Nielsen, muy creíble como abnegada mujer que ya no se cree las buenas intenciones del protagonista.

5/10
Jo

2012 | Jo | Serie TV

Además de la intriga propia del género policiaco, Jo invita a los espectadores a perderse por los lugares mas icónicos de Paris –la Torre Eiffel, la catedral de Notre Dame, la plaza de la Ópera, las Catacumbas, la Place Vendôme, etc.–, que se convierten en un protagonista más de la ficción, a medida que seguimos las pesquisas de Jo St-Clair (Jean Reno) en sus meticulosas investigaciones y en su intachable sentido de la Justicia.

Casilla de partida

2011 | Case départ

Dos hermanastros que no tienen nada en común (uno afirma que sus fracasos son consecuencia del racismo y otro, totalmente integrado, que no soporta que se haga referencia a sus orígenes) acuden a la llamada de su moribundo padre en las Antillas. En su lecho de muerte éste les entrega como única herencia un documento que en su momento supuso la liberación de la esclavitud de sus ancestros. La sorpresa es que dicho documento tiene unos poderes mágicos que repentinamente les devolverá a 1780, la época de sus antepasados esclavos.

Oro negro

2011 | Black Gold

Como es habitual, Jean-Jacques Annaud suele tomarse con tiempo sus proyectos. Cuatro años después de la fallida Su majestad Minor, el director francés vuelve a las pantallas con una adaptación de la novela "Arab", de Hans Ruesch. La acción transcurre a principios del siglo XX, en Arabia, donde Nesib, el emir de Hobeika, vence una guerra contra Amar, el sultán de Salmaah. Como garantía del acuerdo de paz, se crea una tierra de nadie, y los dos pequeños hijos de Amar pasan a ser rehenes de Nesib. Cuando unos texanos encuentran petróleo en la zona, estalla un nuevo conflicto entre ambos líderes, en el que tendrá un papel fundamental Auda, uno de los niños retenidos, ya crecido, y que se ha enamorado de la hija de su captor, que le corresponde. Aunque tiene detrás una historia de cierto interés, Annaud rueda con cierta desgana y apenas consigue dar brío a sus imágenes. A los momentos de mayor intensidad les falta fuerza, por lo que el espectador no se implica. Apenas le saca jugo a numerosos temas que aparecen de fondo, como la lealtad, la familia y la fe islámica. Además, el reparto es bastante desigual. Mark Strong y el joven Tahar Rahim, famoso por protagonizar Un profeta, vuelven a coincidir poco después de La legión del águila, donde sus personajes eran secundarios, y demuestran que son capaces de lidiar con cualquier toro. Pero Antonio Banderas parece haberse quedado en el registro de La máscara del Zorro, y El Gato con Botas, y le da igual que su personaje sea un emir, mientras que Freida Pinto tiene poca presencia.

5/10
600 kilos de oro puro

2010 | 600 kilos d'or pur

Un grupo de aventureros asalta una mina de oro situada en el centro de Guyana, América del Sur. La operación no transcurre como habían planeado y su helicóptero tiroteado cae en plena jungla amazónica. Cuatro hombres y dos mujeres tienen en su poder 600 kilos de oro, pero ahora deberán sobrevivir a sus perseguidores en tierra hostil.

La horda

2009 | La horde

Norte de París. Cuatro policías corruptos asaltan un edificio en ruinas que sirve de escondite a una banda de criminales despiadados. Su intención es vengar la muerte de un compañero a manos de los delincuentes pero pronto las cosas se tuercen para los agentes. Atrapados y a punto de ser ejecutados, ocurre lo inimaginable: una horda de criaturas sanguinarias y caníbales invade el edificio atacando salvajemente a todos. Una amenaza de tal calibre los obliga a dejar sus diferencias a un lado en una alianza inesperada por la supervivencia.

3/10
Desgracia

2008 | Disgrace

Adaptación de la novela de J.M. Coetze, ganadora del premio Booker. Se centra en David Lurie, un profesor de literatura en la Universidad de Ciudad del Cabo ya cincuentón, que ha pasado por dos divorcios y que a su edad aún se cree todo un Casanova, al mantener relaciones sexuales con prostitutas de las que se encariña, y acosando a sus estudiantes. Su 'affaire' con la joven Melanie va a terminar mal, la voluntariedad de ella y cómo él se la ha 'camelado' no son puntos claros, pero son suficientes para que se arme un buen revuelo en el campus, y se establezca un comité de investigación. David no esperará a sus conclusiones, se declara culpable, pero desde una postura cínica y epicúrea, en que se ve como un moderno lord Byron disfrutando de los placeres terrenales, pese a su declive físico. Y marcha a la granja que su hija Lucy tiene en un lugar en medio de la nada, donde ocurrirá la desgracia del título, una dura prueba que le obligará a recapacitar.Steve Jacobs, director, y Anna Maria Monticelli, guionista, marido y mujer, repiten colaboración siete años después de La Spagnola. Lo hacen con una historia sólida y bien trabada, donde los cambios de escenario y tono, que son importantes -la 'dolce vita' en la universidad, el trabajo en la granja, el ataque, el trauma, la vuelta a Ciudad del Cabo- funcionan. John Malkovich hace una soberbia composición del protagonista, desde su inicial posición engolada a una apertura a los demás: puede que no entienda las decisiones de su hija, pero las encajará y le apoyará; el dolor propio le hace entender el ajeno; y la aceptación de los avances seductores de una mujer de su edad, supone la admisión de que ya no es un jovencito. Por otro lado hay que hablar de descubrimiento en el caso de las desconocidas actrices Jessica Haines y Antoinette Engel, sobre todo la primera interpretando a Lucy. La película es muy dura, y no se ahorran pasajes crudos de sexo y violencia. Aunque también hay inteligencia en el tratamiento elíptico de la violación, una decisión muy eficaz para subrayar este hecho traumático. Y hay valentía en el enfoque que se da del aborto, la apuesta de una madre por la vida, que evita los atajos fáciles.

6/10
Transporter 3

2008 | Transporter 3

El francés Luc Besson continúa exprimiendo la franquicia por él creada en 2002, sobre un ex combatiente de operaciones especiales, experto en la lucha cuerpo a cuerpo. Trabaja de transportista, trasladando la mercancía por un precio acordado y confiando en su habilidosa conducción automovilística. Por supuesto, su vida está llena de peligros, porque quienes hacen los encargos no son siempre gente de paz, y también porque a menudo se implica en la "mercancía". En esta tercera entrega, el "paquete" resulta ser Valentina, una joven de buen ver, hija del primer ministro ucraniano. Unos indeseables, liderados por un tal Johnson, utilizan a Frank para poder tener controlada a la joven, con el objetivo de "negociar" con su padre la aceptación de un contrato comercial de funestas consecuencias ecológicas. Pero Frank tiene poca libertad de movimientos: un artefacto colocado en su muñeca le impide alejarse demasiado del coche donde transporta a la chica, si no quiere volar por los aires. Esta vez dirige la película Olivier Megaton (vaya nombrecito tan adecuado) que sustituye así a Louis Leterrier (El increíble Hulk) y a Corey Yuen, responsables de las anteriores entregas. Pero poco importa quién esté detrás de la cámara, porque la historia es más de lo mismo, y la realización es casi lo de menos. Todo se resume en conducción extrema y espectaculares luchas cuerpo a cuerpo, con coreografías de Corey Yuen convenientemente montadas para resultar espectaculares a la vez que imposibles, y poco más. Aclaremos que la esencia de la historia no está precisamente en el guión, y no digamos ya en los diálogos. Aquí sólo importa la pura acción. Jason Statham (Snatch. Cerdos y diamantes) vuelve a ser el inexpresivo e indestructible Frank Martin, un rol creado por Besson exclusivamente para él, mientras que Natalya Rudakova debuta en el cine con el personaje títere de Valentina. Entre los secundarios destacan el malo malísimo Robert Knepper, de rostro archiconocido gracias a su excelente personaje de T-Bag en la serie Prison Break, y el simpático François Berléand (Borrachera de poder), que retoma su personaje de perspicaz inspector de policía, cómico y perplejo.

4/10
Femme Fatale

2002 | Femme Fatale

Mientras se celebra el festival de cine de Cannes, una ladrona (Rebecca Romijn) roba un valioso collar de diamantes para a continuación traicionar a sus socios. Poco después asume la identidad de una mujer suicida, y se fabrica una nueva vida como esposa del embajador de EE.UU. en Francia. Hasta que un fotógrafo (Antonio Banderas) capta la instantánea de una mujer que ha eludido siempre las cámaras: los socios antaño burlados la reconocerán. Brian De Palma, un cineasta hábil visualmente, juega a ser David Lynch, aunque sin olvidar a su referencia por antonomasia, Alfred Hitchcock: la doble personalidad de una mujer remite inevitablemente a De entre los muertos (Vértigo). Así, pergeña un morboso thriller de alto contenido erótico y giros extraños, que abre el argumento a la posibilidad de cómo podrían haber discurrido las cosas si cierto acontecimiento no se hubiera producido.

4/10

Últimos tráilers y vídeos