IMG-LOGO

Biografía

Harriet Andersson

Harriet Andersson

88 años

Harriet Andersson

Nació el 14 de Febrero de 1932 en Estocolmo, Suecia

Entre gritos y susurros

18 Abril 2018

Una de las más versátiles componentes de la compañía estable de Ingmar Bergman, que escribió para ella el papel protagonista del film que la dio a conocer, “Un verano con Mónica”, y la recuperó para “Gritos y susurros”, una de las cumbres de su cine. Harriet Andersson representó la imagen de la mujer sueca más moderna de su época, pero salía airosa de los papeles más variopintos.

Nacida el Día de los Enamorados, de 1932, en la capital del país sueco, a los 15 años se matriculó en la escuela de interpretación Calle Flygare. A continuación participa en diversos montajes clásicos del teatro municipal de Malmö, alguno a las órdenes de Ingmar Bergman, que solía montar un par de ellos cada temporada. Impresionado por su talento, el cineasta la convirtió en la adolescente rebelde y problemática de Un verano con Mónica, que tras una discusión con su padre abandona el hogar para pasar unas semanas navegando en un bote con su novio. Supuso uno de los primeros éxitos internacionales del realizador.

Curiosamente, en las revistas del momento apareció que había descubierto a la actriz cuando ésta trabajaba de ascensorista. “¿En serio? Eso es nuevo para mí, yo ya actuaba mucho antes de conocerle, y nos vimos por primera vez en el teatro”, comentó en una entrevista en 2008. Pese a que por aquel entonces tenía una relación con el actor Per Oscarsson, durante el rodaje surgió un apasionado romance con Bergman, pese a que éste acaba de casarse con la periodista Gun Hagberg, con la que tuvo un hijo, Lill-Ingmar. Ambos se mudaron al pequeño apartamento de soltero que el director tenía en Österlmam, el barrio de Estocolmo, muy cercano al de Gun con el bebé.

Sin embargo, en su libro de memorias, “Harriet Andersson. Conversación con Jan Lumholdt”, le desvela al periodista al que alude el título que fue una etapa horrible para ella. Describe a Bergman como un tipo “horrible, patológicamente celoso a veces”. Pese a que el idilio acabó fatal, siguió contando con ella, para diversas obras teatrales, y varios de sus largometrajes más conocidos. Fue una amazona en Noche de circo (1953), una fría muchacha en Una lección de amor (1954), modelo en Sueños (1955), la criada de Sonrisas de una noche de verano (1955), y la esquizofrénica de Como en un espejo (1961). “Nunca pensé en él como un genio reconocido en todo el mundo. De hecho en Suecia no lo trataban así, no era tan famoso como en cualquier otro país. Pienso que estaba un poco triste por eso”.

Tras separarse de Bergman, se casó con Bertil Wejfeldt, ajeno al mundo de la interpretación, en 1959, pero se divorció tres años después, tras dar a luz a Petra Wejfeldt, su única hija. La niña se llamó igual que el personaje de su madre en la citada Sonrisas de una noche de verano.

Emparejada con otro realizador, Jorn Donner, participa en sus filmes Un domingo de septiembre (1963), Amar (1964), Aquí empieza la aventura (1965), y Anna (1969). En Hollywood rueda Llamada para un muerto, adaptación de la novela de John le Carré, a cargo de Sidney Lumet, donde interpreta a la esposa del agente secreto prejubilado que encarna James Mason. En la coproducción hispano-sueca La sabina, de José Luis Borau, interpreta a la esposa de un escritor inglés exiliado en España.

Tras una década sin trabajar con ella, Ingmar Bergman la recupera para Gritos y susurros, uno de sus dramas más apreciados, donde encarna a Agnes, que en el siglo XIX está a punto de morir de cáncer de útero, acompañada por sus dos hermanas y una criada. En la cinta realiza el que quizás sea su mejor trabajo, con una escena terrible, en la que su personaje deja de estar viva de repente, mientras abraza a Liv Ullmann. “Me inspiré en la muerte de mi padre, es la única persona a la que he visto fallecer. Empezó a respirar con dificultad y a jadear mucho, y después se hizo el silencio, así que supe que había muerto. De esa forma me di cuenta de que la vida te abandona en muy poco tiempo”.

Volvería a acordarse de ella para su penúltimo film, Fanny y Alexander, donde interpretaba a Justina, criada que delata a los niños porque le han contado que les visitan fantasmas, historia que les costará un duro castigo corporal. En la última etapa de su carrera trabaja sobre todo en la televisión. El danés Lars Von Trier la reclutó para Dogville, donde encarna a una de las vecinas del pueblo en donde se refugia el personaje de Nicole Kidman. Harriet Andersson se retiró tras Los crímenes de Fjällbacka: El mar da, el mar quita, un telefilm de intriga de 2003.

Pese al apellido, no tiene ninguna relación familiar con Bibi Andersson, otro de los rostros habituales de Bergman, en títulos como El séptimo sello o Fresas salvajes.

Filmografía
Dogville

2003 | Dogville

Tras su celebrada Bailar en la oscuridad, el danés Lars Von Trier prosigue con su búsqueda de los límites del arte cinematográfico. La originalidad de este director quizá raye lo temerario y desde luego su cine no deja indiferente a nadie. A algunos les parecerá pretencioso y cargante y a otros fascinante y genial, pero siempre resultará sorprendente. Y de lo que no hay duda es de que se trata de uno de los directores más audaces del cine actual. Esta vez se atreve a transformar el teatro en cine. Pero, entiéndase, no es que adapte una obra teatral –nada más lejos de la realidad–, sino que filma teatro y logra el milagro de transformarlo en cine puro. Estructurada en un prólogo y nueve capítulos introducidos por un narrador, la película cuenta la estancia de Grace en un pueblo de las Montañas Rocosas. Se trata de una bella, bondadosa y asustada mujer que llega a Dogville huyendo de la muerte. Tras algunas dudas, los habitantes acaban por darle cobijo gracias a la influencia de Tom, que pronto se enamora de ella. Grace quiere devolver la hospitalidad de aquellas gentes y se propone ayudar a cada uno con denodado empeño. Pero, poco a poco, y tras la cada vez más insistente búsqueda de Grace por parte de las autoridades, los habitantes de Dogville comienzan a dudar de la fugitiva y van arrogándose el derecho de disponer de ella a su antojo, hasta convertirla en una esclava. Otra vez Von Trier vuelve a hacer de las suyas: te encandila con imágenes increíbles –Grace en el camión de frutas, por ejemplo– y luego te estruja el corazón sin piedad. Las pasiones humanas, constantes en su cine, se trasladan también a Dogville: la bondad, el sacrificio, el egoísmo, la hipocresía, la traición, la lujuria, la venganza, acaban por dar vida a una parábola bellísima pero funesta y desesperanzadora sobre el ser humano. Somos, parece decir Von Trier, tan ruines y mezquinos que el camino del bien nos está vedado. Así es el brutal pesimismo de esta obra de arte.

8/10
Los escogidos

1986 | De två saliga

Viveka Burman, profesora de mediana edad, padece paranoia, lo que poco a poco está arruinando la relación con su esposo. Tras retirarse del cine con Fanny y Alexander, de 1982, Ingmar Bergman siguió rodando ocasionales producciones televisivas, como en esta versión de una novela de Ulla Isaksson, habitual colaboradora suya durante los 50, que firma también el guión adaptado. Una vez más, el realizador muestra su buen hacer con los intérpretes, y trata temas muy presentes en su cine como la convivencia conyugal.

6/10
Fanny y Alexander

1982 | Fanny och Alexander

1907. La familia Ekdahl sufre la desgracia de la muerte de Oscar, director de teatro. Le sobreviven su esposa Emilie, y sus hijos Fanny y Alexander. La joven viuda será cortejada por el obispo luterano Edvard Vergérus. Acabarán casándose, pero lo que prometía ser una nueva familia feliz, no lo es por el rigorismo excesivo de Edvard. Hasta el punto de que nace y crece el odio en Alexander, que desea la muerte de Edvard. Mientras, el resto del clan Ekdahl, consciente del sufrimiento que el pastor ha traído a la familia, pide ayuda al anticuario judío Isak Jacobi. Absoluta obra maestra de Ingmar Bergman, con Hoffman y Dickens como “padrinos”, según el cineasta, tanto en su versión estrenada en cine (disponible en el edición sencilla y la del coleccionista) como en la televisiva, que dura casi el doble (se incluye en la edición del coleccionista). Resume bien las obsesiones y desesperanza del cineasta sueco, quien confesaba que con esta historia “puedo vencer la angustia, aliviar la tensiones y derrotar la destrucción”. Si en títulos anteriores de su filmografía éramos testigos de su búsqueda de Dios, aquí vemos en Alexander una rebelión brutal y blasfema, propiciada por la influencia negativa de Edvard; así las cosas, al igual que le ocurre a Bergman, sólo queda el refugio en la creatividad. El film está primorosamente ambientado: exquisita fotografía de Sven Nykvist, buena selección musical, la elegancia de la época. Y los actores, también los niños, componen muy bien sus papeles.

8/10
La Sabina

1979 | La Sabina

Un ciudadano británico llega a Jarros, un pueblo de la Serranía de Ronda. Su objetivo es realizar un estudio sobre un compatriota que se perdió en el lugar en el siglo XIX. Según la leyenda, en una cueva cercana vive La Sabina, un ser ancestral que devora a los hombres después de practicar el sexo con ellos. A pesar del enorme éxito de Furtivos, José Luis Borau se tomó su tiempo para rodar esta cinta, muy diferente, que describe la vida de los extranjeros que vivían en Andalucía. Estéticamente muy dañada por el paso del tiempo, el cineasta apenas consigue hacer interesante la historia.

4/10
Gritos y susurros

1972 | Viskningar och rop

Tres hermanas con vidas muy diferentes, Karin, María y Agnes, se reúnen en la casa familiar para pasar juntas los últimos días de vida de Agnes, que pacede un cáncer terminal. Les acompaña una vieja sirvienta, Anna. Las tres chicas habían estado muy unidas durante la infancia pero han ido perdiendo el contacto y la capacidad de demostrarse cariño. Mientras, Agnes sufre grandes dolores mientras se acerca la agonía, y recuerda a su madre y la vida que llevaron juntas. Muestra del cine más atormentado de Ingmar Bergman, que sabe adentrarse en la psicología de sus personajes, con pensamientos y sentimientos torturados e inconfesables, a veces guiados por la represión, deseos malsanos no reconocidos y resentimientos, donde se puede bascular de la ternura al frío rechazo. Realiza un magnífico trabajo intepretativo el cuarteto femenino formado por Harriet Andersson, Liv Ullmann, Ingrid Thulin y Kari Sylwan. Con la exquisita fotografía de Sven Nykvist, se saca todo el partido al vivo color del salón rojo, con el que se juega, también en los cambios de plano con virados hacia ese color.

6/10
La invasión de los bárbaros

1968 | Kampf um Rom I

Curioso peplum rodado en Alemania que muestra la luchas enconadas entre romanos y bárbaros en tiempos de Justiniano. No es de lo mejor de su director, el habitualmente Robert Siodmak, quien murió dos años después.

5/10
Llamada para un muerto

1966 | The Deadly Affair

Adaptación de una novela de John Le Carré, donde el célebre espía George Smiley tuvo que ser rebautizado como Charles Dobbs, ya que Paramount, que había producido El espía que surgió del frío el año anterior, tenía los derechos del nombre del personaje. Detalle curioso que en nada afectaba la trama, adaptada además a la pantalla por Paul Dehn, el mismo guionista del film citado. La película arranca con el supuesto suicidio de un funcionario británico, al que Charles Dobbs estaba investigando como posible espía comunista. En el Foreing Office quieren archivar el caso con esa versión, en que el hombre se habría quitado la vida al verse descubierto. Pero Dobbs va a seguir tirando por su cuenta del hilo de un par de pistas, con sorprendentes resultados. Dehn y Sidney Lumet saben atrapar bien el mundo triste y gris de los espías británicos descrito por Le Carré. Y construyen acertadamente la intriga sobre el juego de lealtades y deslealtades de distintos personajes, el querido tema del novelista de la traición. Como resumía muy acertadamente Lumet, el film "trata sobre las decepciones de la vida". Dobbs va sumando al dolor por las habituales infidelidades de su esposa nuevas "heridas", como la del "affaire" más serio con alguien al que hasta hace poco llamaba "amigo", o la de la poca atención que prestan a sus advertencias sus superiores. Los personajes son de una logradísima melancolía, de modo especial el Dobbs del gran James Mason, y la viuda que estuvo en un campo de concentración, magnífica Simone Signoret. El director sabe dar a la película un aire muy moderno. Rodada con encomiable clasicismo, no duda en recurrir hábilmente a la cámara en mano en la escena de la paliza. Y todo el pasaje en el teatro en que se está representando el "Eduardo II" de Marlowe, poderoso subtexto de lo que está sucediendo entre determinados espectadores del público, es excelente. Lumet pidió a su director de fotografía colores desaturados, para "atrapar esa atmósfera deprimente, como carente de vida, que Londres tiene en invierno". Freddie Young acudió entonces a un proceso de exposición previa de la película antes de filmar, lo que da a la imagen un aspecto único, que ayuda extraordinariamente a la historia.

6/10
Esas mujeres

1964 | För att inte tala om alla dessa kvinnor

El periodista Cornelius pasa unos días con Félix, un prestigioso violonchelista, para escribir su biografía. Primer largometraje en color de Bergman: comedia ligera en comparación con el resto de su obra.

6/10
Como en un espejo

1961 | Såsom i en spegel

7/10
Sonrisas de una noche de verano

1955 | Sommarnattens leende

Un matrimonio sueco algo particular. Él es abogado y está casado con Anne, una mujer mucho más joven que él. Desde que se casaron no han tenido relaciones y él la espera pacientemente. El hijo del marido es casi de la misma edad que Anne, la cual no sabe muy bien a quién quiere entregar su amor. Con un modesto reparto Bergman explora la gama completa del amor humano, desde los caprichos infantiles a la resignación de la madurez

7/10
Sueños

1955 | Kvinnodröm

Incursión de Ingmar Bergman en el mundo emocional femenino, una de sus especialiaddes. Esta vez el director sueco no cuenta con ninguna de sus actrices fetiche, como Liv Ullmann, Bibi Andersson o Ingrid Thulin. El resultado, sin embargo, es más que notable. La trama de Sueños narra cómo dos mujeres del mundo de la moda pretenden manntener sendas relaciones con dos hombres, pero las circunstancias y terceras personas se lo impiden. Magnífica fotografía.

6/10
Una lección de amor

1954 | En Lektion i Kärlek

David y Marianne, llevan 15 años casados y parecen un matrimonio feliz, pero un verano, David tiene una aventura. Marianne, desesperada, huye de Copenhague y reanuda la relación con un exnovio, Carl Adam. David, celoso y arrepentido de la relación con su amante, sólo desea una cosa: reconquistar a su esposa. Y es lo que va a hacer.Los dos vuelven a encontrarse en el tren que va hacia Copenhague y rememoran las escenas de su vida de pareja.

6/10
Un verano con Mónica

1953 | Sommaren med Monika

7/10
Noche de circo

1953 | Gycklarnas afton

El dueño de un circo abandona a su familia para quedarse con su amante. La filmografía de Bergman es más alargada que la sombra de un ciprés y aún así sus títulos son interesantísimos, como este dramón sobre la convivencia en pareja.

6/10

Últimos tráilers y vídeos