IMG-LOGO

Biografía

Harry Elfont

Harry Elfont

Harry Elfont

Filmografía
Tenías que ser tú

2010 | Leap Year

Anna es una mujer hiperordenada de Boston, a la que le gusta mantener el control. Está muy satisfecha de su noviazgo con el cardiólogo Jeremy, aunque se hace esperar su petición de matrimonio. De modo que decide acelerar las cosas viajando a Dublín, pues existe allí la tradición de que el 29 de febrero, los años bisiestos, es la mujer quien se declara a su futuro marido; y Jeremy tiene un congreso en esa ciudad. La cosa no va a ser tan fácil, pues las inclemencias del tiempo alargan su viaje, hasta el punto de que va a parar a un pueblecito en la Irlanda profunda. Allí conoce al tosco Declan, que lleva el pub del lugar, y ejerce de taxista. Los caracteres de ambos chocan, pero Anna no tiene más remedio que aceptar sus servicios para llegar junto a su amado. Aunque puede que las flechas de Cupido estén apuntando en otra dirección. Simpática comedia romántica, tiene una premisa original, unas cuantas situaciones divertidas, y sabe sacar todo el partido a los magníficos paisajes de la verde Irlanda, incluida la isla de Arán. Para ciertos paladares Tenías que ser tú resultará demasiado acaramelada, y le cuesta rematar, pero el esquema de guerra de sexos funciona, en gran medida gracias a esa estupenda actriz llamada Amy Adams, y a un Matthew Goode que le sigue el paso; seguramente su modelo no confeso es El hombre tranquilo, y aunque no se alcanza ese nivel de compenetración entre Maureen O'Hara y John Wayne, hay química entre la pareja protagonista. También funcionan los secundarios, el novio, Adam Scott, y los divertidos lugareños. Es de agradecer la ausencia de detalles zafios, algo no tan frecuente en los tiempos que corren.

6/10
La boda de mi novia

2008 | Made of Honor

Típica película de lo que es ya un nutrido subapartado de las comedias románticas, el de los preparativos en torno a una boda. La película arranca en plena fiesta universitaria en los años 90, cuando el mujeriego Tom se dispone a meterse en la cama de su último ligue. ¡Horror y error! Se ha introducido en el lecho de Hannah, la joven que comparte habitación con esa novieta de quita y pon, y que le expulsa con cajas destempladas. No hay relación amorosa entre Tom y Hannah, pero sí una amistad duradera, que llega hasta la actualidad. Ella sabe cómo es su amigo Tom: alérgico al compromiso, que contempla el sexo como un pasatiempo, mientras que para disfrutar de compañía inteligente cuenta con Hannah. Hasta aquí, una situación cómoda para Tom. Pero... Tras un viaje profesional a Escocia, Hannah se presenta con una inesperada noticia: se ha comprometido en matrimonio con un joven de familia noble. Y le pide a Tom que sea... ¡su dama de honor! Tanto aprecia su amistad, que no importa que no sea chica. Es el momento en que Tom se da cuenta de lo idiota que ha sido durante tantos años, pues en realidad ama a Hannah y quisiera casarse con ella. Sabe que debe decírselo, pero deberá esperar al momento apropiado, y entretanto deberá comportarse como la perfecta dama de honor. O se tiene talento para la comedia, o no se tiene. La trama es la clásica de enredo, Patrick Dempsey y Michelle Monaghan tienen madera para el género... Así que la clave sería dar con el timing, la mezcla perfecta de sentimientos almibarados y divertidos gags. Pero Paul Weiland no da con la fórmula, se muestra bastante torpe. Es difícil decir si existe ya un pecado original en esta comedia, el convencional guión de Adam Sztykiel, Deborah Kaplan y Harry Elfont, con ideas tan absurdas y sin gracia como la del “damo” de honor, o si hay que ceder el honor del muy irregular resultado a Weiland, en cuyo currículo figuran algunos episodios de la serie televisiva Mr. Bean (se nota en algunos pasajes físicos del film, que funcionan más o menos) y la muy fallida secuela de Cowboys de ciudad El tesoro de Curly. El caso es que falta cohesión, se acumulan elementos perfectamente prescindibles y que una vez introducidos se desvanecen (los amigos de él, el cura), se acude a algún elemento zafiete (la broma clintonita, la despedida), y se juega la carta fácil del exotismo (Escocia). El típico suspense de cuándo se va a aclarar la situación tiene poca gracia, incluido el disparatado clímax en la capilla donde se celebra el casamiento. Quizá lo que funciona mejor, y no se explota hasta sus últimas consecuencias, es la complicidad femenina, el jijijí con las otras damas de honor, o las costumbres cazadoras y carnívoras del novio.

4/10
Sobreviviendo a la Navidad

2004 | Surviving Christmas

Drew Latham es un joven experto en marketing que en Navidad se siente solo, ya que no tiene familia con la que pasarla. Ante la desesperación, decide acercarse a la casa donde pasó su infancia, ocupada ahora por los Valco. Decide contratarles durante unos días para que finjan que son sus familiares. Pero las cosas no son tan fáciles. El punto de partida –que recuerda en cierta medida a la española Familia– podría haber dado lugar a una comedia amable y divertida. Pero el director Mike Mitchell, responsable de Gigoló (1999), no consigue hacer interesante la historia. Y sus constantes chistes soeces apartan el film del público familiar al que se supone que se dirige.

3/10
Josie y las melódicas

2001 | Josie and the Pussycats

Tres jovencitas muy monas. Son Josie (Rachael Leigh Cook), Melodie (Tara Reid) y Valerie (Rosario Dawson). Forman una banda musical de segunda fila. Se esfuerzan y tal, pero nada. La trágica desaparición del grupo “The Jour” en un ¿accidente? de aviación puede ser su oportunidad: pues su manager necesita recambio, y se fija en ellas. Película juvenil y marchosa, con agradable música. Pinta el sueño de mucho adolescente: emular a su grupo favorito, y alcanzar la fama. Como los chicos de "Operación triunfo", vamos. Las “protas” son veinteañeras que se han ido abriendo paso poco a poco en el cine, o sea, que saben de qué va lo que cuenta la película.

2/10
Los Picapiedra en Viva Rock Vegas

2000 | The Flinstones in Viva Rock Vegas

¡Yabba-Dabba-Doo! Ya tenemos otra película de los Picapiedra con personajes de carne y hueso. En esta ocasión se trata de una precuela (ya se ve que La amenaza fantasma ha puesto de moda esto de las películas que transcurren en un tiempo anterior al del film origen de una serie), que nos muestra cómo Pedro Picapiedra y su inseparable amigo Pablo Marmol se enamoran de dos guapas camareras, Wilma y Betty. La película transcurre en Rock Vegas y, como puede imaginarse, los decoradores inventaron una ciudad de Las Vegas adecuada al marco prehistórico de los Picapiedra. Como elementos constructivos, además de usar piedra, huesos y lava, recurrieron a otros como formaciones cristalinas y conchas, lo que enriquece las ideas originales del primer film. Y se pueden ver edificios conocidos y reinventados, como el Dunes Hotel. Entre los animales, creados por la factoría de Jim Henson, pueden verse brontosaurios, entre otros bichitos.

3/10
Ya no puedo esperar

1998 | Can't Hardly Wait

Fin de curso. Un grupo de jóvenes con las hormonas desatadas se reúnen en la casa de una de ellas y montan una fiesta aprovechando la ausencia de los padres. La juerga está asegurada, pues los más descerebrados ven la oportunidad para enrrollarse con las chicas de sus sueños, los pardillos del instituto intentarán hacerse colegas del ligón de clase, incluso el muchacho más bueno, Preston, que aspira a ser escitor, expresará sus sentimientos a Amanda, de la que está enamorado, y que acaba de cortar con su novio. Este film fue el debut de sus directores y Jennifer Love Hewitt se dió un respiro tras Sé lo que hicisteis el último verano, protagonizando esta comedia juvenil muy al estilo de American Pie.

4/10
El retorno de los Brady

1996 | A Very Brady Sequel

Carol (Shelley Long) daba por desaparecido a su primer marido, Roy (Tim Matheson) hasta que le vio aparecer en carne y hueso. El problema es que a Roy se le ocurre regresar justo cuando Carol celebra una fiesta sorpresa con su nuevo esposo, Mike (Gary Cole), en su aniversario de boda. Para arreglar la situación, Roy invita a Carol a pasar unos días a Hawai, y ésta es seguida por la familia Brady. Las aventuras y situaciones que se suceden no tienen desperdicio. Definida como "una montaña de carcajadas" por algún medio, se trata de una película llena de ese humor ridículo y disparatado que tanto gusta a los norteamericanos.

2/10
Josie y las melódicas

2001 | Josie and the Pussycats

Tres jovencitas muy monas. Son Josie (Rachael Leigh Cook), Melodie (Tara Reid) y Valerie (Rosario Dawson). Forman una banda musical de segunda fila. Se esfuerzan y tal, pero nada. La trágica desaparición del grupo “The Jour” en un ¿accidente? de aviación puede ser su oportunidad: pues su manager necesita recambio, y se fija en ellas. Película juvenil y marchosa, con agradable música. Pinta el sueño de mucho adolescente: emular a su grupo favorito, y alcanzar la fama. Como los chicos de "Operación triunfo", vamos. Las “protas” son veinteañeras que se han ido abriendo paso poco a poco en el cine, o sea, que saben de qué va lo que cuenta la película.

2/10
Ya no puedo esperar

1998 | Can't Hardly Wait

Fin de curso. Un grupo de jóvenes con las hormonas desatadas se reúnen en la casa de una de ellas y montan una fiesta aprovechando la ausencia de los padres. La juerga está asegurada, pues los más descerebrados ven la oportunidad para enrrollarse con las chicas de sus sueños, los pardillos del instituto intentarán hacerse colegas del ligón de clase, incluso el muchacho más bueno, Preston, que aspira a ser escitor, expresará sus sentimientos a Amanda, de la que está enamorado, y que acaba de cortar con su novio. Este film fue el debut de sus directores y Jennifer Love Hewitt se dió un respiro tras Sé lo que hicisteis el último verano, protagonizando esta comedia juvenil muy al estilo de American Pie.

4/10

Últimos tráilers y vídeos