IMG-LOGO

Biografía

Imanol Uribe

Imanol Uribe

Imanol Uribe

Premios: 2 Goya (más 2 premios)

Goya
1995

Ganador de 2 premios

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
Kalebegiak

2016 | Kalebegiak

Las películas colectivas que reúnen cortos de diversos directores son irregulares casi por definición. Kalebegiak, o sea, "Caleidoscopio", un proyecto impulsado con ocasión de la capitalidad cultural de San Sebastián, no es la excepción. Una docena larga de cineastas de la tierra, algunos veteranos, otros supuestas jóvenes promesas, hacen propuestas muy diferentes: algunas tienen su gracia, otras son una tontadita, y el resto son completamente prescindibles. Si hay que destacar alguna historia, nos quedamos con "La ballena real" de Julio Medem, con Marta Etura como la reina María Cristina dispuesta a avistar una ballena, y que acabará en el agua; el corto-gag de Borja Cobeaga, acción trepidante de una ambulancia con broma inesperada; y "Los Angeles Observer", del bastante desconocido Luiso Berdejo, la inesperada amistad que surge en Los Ángeles entre un ladrón y un anciano por la conexión San Sebastián. Es reconocible en "Txintxorro" a Gracia Querejeta, que involucra a tres niños que hacen una embarcación para navegar. Daniel Calparsoro se pone con el testimonio de una víctima del terrorismo en el aula de un colegio, e Imanol Uribe hablando de los indigentes. Del resto, el "Septiembre" del arranque es impactante, pero unisituacional, juega demasiado con el pescador y su inminente ahogamiento, sin lugar para que el relato avance. Mientras que el narcisismo de "Narciso" llama la atención por su simple narcisista existencia, delirante, no por el interés o la habilidad narrativa; y su alto voltaje sexual hacen que una película que deberia aspirar a llegar a todos los públicos, no sea recomendable para los más jóvenes.

5/10
Lejos del mar

2015 | Lejos del mar

Film completamente fallido, seguramente sembrado de buenas intenciones en el regreso del cineasta Imanol Uribe a territorio etarra tras Días contados, y cerca del mar tan presente en Bwana y La carta esférica. Pero deja pasmado, si se nos permite usar este adjetivo, contemplar una cinta con una estructura dramática tan inconsistente, que se da vueltas y revueltas sin avanzar hacia ningún sitio, con frases y situaciones sonrojantes, que se intentan justificar bajo el paraguas de una frase que podría ser “han sufrido tanto”. La idea es que Santi ha salido de la cárcel, y parece que ahí ha sido un preso ejemplar, que tomó bajo su protección al yonki Emilio, al que va a visitar a su pueblo en Almería. Pero se cruza casualmente con una doctora, Marina, que se desmaya al reconocerle. Pues se trata de un etarra, el hombre que disparó a bocajarro a su padre cuando ella era una niña. Con tal planteamiento, Uribe y su coguionista Daniel Cebrián intentan explorar en la psicología de estos personajes. Pero la cosa no funciona en absoluto. Y es que a los elementos traumáticos que afloran en este cuadro, se suma la situación familiar de ella, casada y con un niño, con discusiones e incomunicación entre marido y mujer. Y no existe vertebración, en la jaula de personajes, la mayoría planos y bastante grillados, el más sensato parece el etarra; pero nada pueden hacer Eduard Fernández y Elena Anaya para levantar mínimamente la película. Todo es gratuito –no sólo los ridículos desnudos playeros– y carece de explicación, disparar para curar, idas y venidas a Madrid, relaciones disparatadas, escándalos en primera plana de los periódicos. Una pena, vaya.

2/10
Miel de naranjas

2011 | Miel de naranjas

Andalucía, años 50. La Guerra Civil española ha destrozado la familia de Enrique. Su madre se encuentra ingresada en un hospital psiquiátrico y varios de sus hermanos murieron luchando con el bando republicano. La vida actual de Enrique es especialmente incómoda puesto que está haciendo la mili sirviendo al bando que odia. Gracias a su novia, Carmen, ha conseguido un buen puesto como ayudante de su tío, el teniente coronel Don Eladio , un implacable juez militar que arregla cualquier “problema subversivo” a base de firmar sentencias de muerte, como quien se toma una piruleta. Ante ese panorama Enrique empieza a plantearse colaborar con los oponentes del régimen. El experimentado director Imanol Uribe compone un film con muy pocos mimbres, y además vistos mil veces. Sabe cómo hacerlo con una mínima eficacia para no caer en el ridículo, gracias a una puesta en escena que disimula un presupuesto que limita mucho las localizaciones y los repetidos escenarios (el cine, la habitación de la costurera, el despacho del cuartel, leves exteriores y poco más). Pero la atmósfera de la posguerra es lo único que funciona medianamente en Miel de naranjas que abusa de su rancio y trivial planteamiento. La acumulación de tópicos es impresionante, de modo que el resultado acaba por ser muy burdo, empezando por los bigotitos franquistas, la chirigota de los juicios, los simulacros de las deliberaciones en la cantina, las coincidencias reveladoras, etc. Y sobre todo desdice demasiado la linealidad, simplismo y escaso atractivo del pobre argumento escrito por Remedios Crespo. Entre el reparto de Miel de naranjas brillan Karra Elejalde, como el juez militar, y la actriz Blanca Suárez (El internado), cuya composición se come con patatas (o con naranjas, para el caso) al perpetuamente alelado papel de Iban Garate.

3/10
Ciudadano Negrín

2010 | Ciudadano Negrín

Juan Negrín, jefe de Gobierno de la Segunda República entre 1937 y 1945, vivió los últimos años de su exilio en el anonimato, ocupado de la tutela de sus nietos Carmen y Juan, los vástagos de su hijo Rómulo, una víctima circunstancial de las sospechas y persecuciones de la Guerra Fría. Nunca respondió a la infinidad de maledicencias que, tanto vencedores como vencidos de la guerra española, vertieron sobre su figura, ensombreciéndola hasta nuestros días. Supo, nada más llegar a la jefatura del gobierno, que saldría malparado. Convertido en el chivo expiatorio de unos y otros, actúo siempre de acuerdo a su conciencia, sin hurtarse una sola vez al deber que le marcó el destino. Ha debido pasar mucho tiempo, cuando el olvido pesa más que todas las afrentas, para que el trabajo de los historiadores, distanciado de los antagonismos y deslealtades que acarrea todo conflicto bélico, pudiera restituir el calado intelectual, político e histórico de Juan Negrín, finalmente reconocido como un exponente clave de la Edad de Plata de la ciencia española y como el gran estadista de la España en guerra. ¿Cómo contar hoy a Negrín en una película, fuera del marco académico de la historiografía, y devolverlo vivo a los espectadores profanos? Al hilo de la evocación de sus nietos Carmen y Juan, nos adentramos en su pasado familiar y profesional, recobrando de su archivo personal las imágenes y documentos que pueden esclarecerlo; para poner en contexto su acción política, hemos contado con la ayuda de los historiadores Gabriel Jackson y Ángel Viñas y buscado su huella en la montaña de imágenes cinematográficas de su tiempo. Sobre unas y otras fuentes, hemos procurado dar la palabra al propio Negrín, que sea él, principalmente, quien desgrane a través de sus escritos, discursos y cartas, su biografía; desde su compromiso político hasta su vertiente más íntima, de manera que el espectador pueda seguir su trayectoria vital de primera mano y como si ésta sucediera ante sus ojos. El hallazgo de unas películas domésticas, filmadas por Negrín en el exilio, nos ha permitido convocar al ciudadano Juan oculto tras la cámara y sentir el pulso de esa dimensión presente desde la que queremos restablecer y recrear su memoria para el espectador de nuestros días.

La carta esférica

2007 | La carta esférica

Las novelas de Arturo Pérez-Reverte son todo un filón para el cine español, desde la más que entretenida El maestro de esgrima hasta el super "hit" Alatriste, pasando por Territorio comanche o la "polanskiana" La novena puerta, todas han encontrado una respuesta de público más o menos aceptable. Y estaba claro que "La carta esférica", novela publicada en 2000, estaba igualmente llamada a convertirse tarde o temprano en película. La trama se centra en la búsqueda de un barco hundido en las cercanías de la costa de Cartagena. En la empresa se ve involucrado un ex marinero llamado Ismael Coy (claro homenaje al protagonista de “Moby Dick”), quien por casualidad conoce a una mujer llamada Tánger Soto en una subasta de objetos marítimos. Totalmente subyugado por la belleza de Tánger, Coy decide implicarse en el proyecto de encontrar el “Dei Gloria”, un barco jesuita que naufragó siglos atrás. Tánger tiene la herramienta necesaria –el Atlas Marítimo de Urrutia recién conseguido– y también ha encontrado al hombre que sabe interpretar las coordenadas del valioso documento. Sin embargo, otros competidores peligrosos, como el italiano Nino Palermo o el argentino Horacio Kiskoros, intentarán impedir que Tánger y Coy encuentren el navío. Es probable que sobre el papel y gracias a la pluma de Pérez-Reverte la voluminosa novela funcione medianamente, pero en pantalla no pasa de ser un folletín frío y sin alma, y demasiado inverosímil por lo simple y lo soso de la trama. Sin duda, Uribe –también guionista– ha simplificado hasta los huesos el argumento original, porque la investigación propiamente dicha –lo que se supone ha de ser el cuerpo de la historia, centro del misterio y del peligro– queda aquí reducida prácticamente a una "gymkhana" de niños de campamento. Es una pena, porque películas como La búsqueda han demostrado que la aventura de encontrar tesoros pretéritos en la época actual puede funcionar a las mil maravillas, aunque, eso sí, para ello hacen falta un decidido esfuerzo de producción y una puesta en escena mucho más rica y atractiva. Por lo demás, el aire legendario y épico que se le quiere dar al film, con referencias confesas a célebres nombres del mar, como Conrad, Stevenson o Melville, o con ese arranque a lo Master and Commander. Al otro lado del mundo, con la brillante partitura de Bingen Mendizábal, acaba por diluirse completamente en la vulgaridad y el aburrimiento. Al final, en La carta esférica lo que se cuenta es menos romántico que una merluza. Resulta igualmente fallido en su concepción el personaje de Palermo –un claro trasunto del Malatesta de Alatriste–, pues tras una presentación más que digna, su presencia termina por convertirse en mera anécdota. Al final sólo nos queda una bellísima mujer, que con sus cantos de sirena –y una fisonomía al más puro estilo idem– esclaviza al marinero de turno cuándo y cómo se le antoja. Se salvan las composiciones de la pareja protagonista, sobre todo el trabajo de un esforzado Carmelo Gómez.

3/10
¡Hay motivo!

2004 | ¡Hay motivo!

Famosos cineastas españoles se reunieron para esta recopilación de cortos políticos en contra del gobierno de José María Aznar, en víspera de las elecciones de 2004. Cada uno de los realizadores protesta por algún asunto que considere que ha estado mal gestionado por el gobierno. Así, se tratan cuestiones como el hundimiento del Prestige, el apoyo a la invasión de Irak en 2003, o la subida del precio de la vivienda. Antes de su exhibición comercial en cines, se programó en algunos locales y centros culturales, y se emitió en cadenas locales de televisión con fines electoralistas. Aunque algún corto aislado como el de Isabel Coixet (La insoportable levedad del carrito de la compra) en un inusual registro de comedia, tienen cierta gracia, y plantean asuntos de cierto interés entonces, la mayoría son bastante cutres y parecen rodadas rápidamente para salir del paso, como Catequesis, de Yolanda García Serrano, que ha filmado únicamente de forma rudimentaria a Pilar Bardem leyendo un cuento de fuerte carga anticlerical escrito por Juan José Millás.

2/10
El viaje de Carol

2002 | El viaje de Carol

Primavera de 1938. Carol, adolescente hija de madre española y padre estadounidense, llega al pueblecito de su madre. Mientras España se deshace en una guerra fraticida (el padre combate como voluntario en las Brigadas Internacionales), madre e hija recalan en el tranquilo lugar, situado en zona nacional. Una muerte inesperada altera la vida de Carol, que trata de conservar intacta su inocencia con los amigos que hace en el pueblo, y con su abuelo. Imanol Uribe visita un pedazo de nuestra historia reciente, la guerra civil española. No hay escenas bélicas, pero sí rencores y obcecaciones ideólogicas de algunos personajes adultos. Aunque lo que más interés despierta es el dibujo que Uribe hace del mundo infantil a punto de pasar a la madurez; y cuenta para ello con un aliado excepcional, Juan José Ballesta, el niño que nos sorprendió en El Bola.

5/10
Plenilunio

1999 | Plenilunio

En la vida suceden cosas horribles, nos dice Plenilunio. Jovenzuelos de aspecto imberbe se transforman en psicópatas violadores de niñas. Padres sin mala voluntad pero en Babia, ahogan la personalidad de sus hijos. Parejas de amigos se ponen los cuernos entrecruzándose. Gente sin nombre ni apellidos te puede poner una bomba en los bajos de tu coche por ser policía. Los nervios destrozan la salud mental de una esposa. Y cuando aparece en el horizonte un atisbo de salida, no es fácil tomarla. Sí, la vida es compleja: plantea muchas preguntas, y da pocas respuestas. Imanol Uribe ofrece una visión cansada de la existencia, de gente que ha pasado por mucho y tan sólo ha encontrado islotes de felicidad dispersos y poco duraderos. La base literaria del film la proporciona Antonio Muñoz Molina y el guión lo firma Elvira Lindo. A la arquitectura narrativa poco hay que reprocharle. Quizá alguna frase solemne... La interpretación de Miguel Ángel Solá y Adriana Ozores es buena. Y Juan Diego Botto, que evita la exageración, hace una composición perfecta del psicópata: quemado en su trabajo y con su familia, musitador perpetuo de su fracaso personal, con carencias afectivas y complejos sexuales notorios...

4/10
Extraños

1999 | Extraños

Goyo Lamarca (Carmelo Gómez) es detective privado. Es además un tipo algo misterioso, que suele aceptar casos relacionados con la fidelidad conyugal. Objeto de sus investigaciones será la violonchelista Sofía (María Casal), ya que su marido (Sergi Mateu) sospecha de ella. El detective no encuentra nada raro pero, por error, el informe llegará a manos de Sofía y las cosas se complicarán. El director Imanol Uribe (El viaje de Carol) cuenta con una historia en principio prometedora, próxima al cine negro clásico, pero se queda a medio camino. El motivo es que todo resulta confuso y quedan demasiados cabos sueltos. Cuenta, eso sí, con un reparto competente, en donde sobresale el aplomo de Carmelo Gómez.

4/10
Bwana

1996 | Bwana

Antonio (Andrés Pajares) es taxista. Su mujer está interpretada por María Barranco. Ambos, junto a sus dos hijos, realizan una excursión dominical a una playa solitaria, donde piensan pasar un agradable día. Allí conocen de forma repentina a Ombasi, un joven africano que acaba de llegar a España pensando que iba a encontrar el paraíso. La familia de Antonio le acepta enseguida y se proponen echarle una mano. Pasan la noche alrededor de una hoguera, cerca de un extraño chiringuito. Durante ese tiempo, conocen a un curioso grupo de contrabandistas de tabaco, a una pareja de nazis, a un cabeza rapada español la mar de violento, y a dos africanos que acaban de llegar a la playa en una patera. Una oportuna película de Imanol Uribe, uno de los realizadores españoles que inspiran más confianza. Tiene una importante carga social, que no resulta pedante en ningún momento, porque se ampara en la comedia. Un alegato en contra del racismo que late en la sociedad española y en cualquier sociedad civilizada. La película ganó la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián. Cuenta con las brillantes interpretaciones de Pajares y Barranco.

5/10
Días contados

1994 | Días contados

Una drogadicta se enamora de un hombre muy atractivo que resulta ser un terrorista de ETA, que ya no cree en la causa. Sus intentos para abandonar la banda de asesinos son infructuosos. Ocho premios Goya, en las máximas categorías obtuvo este exitoso y durísimo filme de Imanol Uribe, así como tres de los máximos premios del Festival de Cine de San Sebastián, en el año 1994, entre ellos la Concha de Oro a la mejor película. Se trata de la adaptación libre de la novela homónima de Juan Madrid. Es una película dura, sórdida, pero muy bien interpretada.

5/10
La huella del crimen 2: El crimen del expreso de Andalucía

1991 | La huella del crimen 2: El crimen del expreso de Andalucía

Recreación, de escasamente una hora de duración, de un célebre robo y doble asesinato que tuvo lugar en el tren-correo de Andalucía en 1924. Rodada para la televisión, dentro de la serie "La huella del crimen", se trata de una de las primeras películas de Imanol Uribe, quien ya daba muestras de saber narrar. Destacan el solvente reparto y la cuidada ambientación de época, aunque es inevitable que el conjunto tenga cierto aire anecdótico, de caso policial.

4/10
El rey pasmado

1991 | El rey pasmado

Pleno siglo XVII en España. En Madrid reina un ambiente distendido en el que la gente hierve en las representaciones teatrales de Lope de Vega. Acaba de subir al trono el rey Felipe IV (Gabino Diego), un personaje inepto y bobalicón sin ninguna actitud política ni capacidad para gobernar. A este joven rey no le gusta la idea de quedarse encerrado en su palacio, escuchando los consejos y las adulaciones de su corte. Quiere descubrir el mundo por sí mismo: el amor, el sexo, la juerga... Así conoce a Marfisa, la prostituta más bella de la corte. El rey se queda embobado con Marfisa, y no quiere ni oír hablar de sus deberes y de sus supuestas obligaciones como monarca. Pronto se conoce en la corte el enamoramiento del rey. Nadie se atreve a mofarse en la cara del rey, y tratan de convencerle de que debe separarse de Marfisa. Adaptación de la novela de Gonzalo Torrente Ballester "Crónica del rey pasmado". Es una notable recreación histórica, que cuenta con brillantes interpretaciones, en especial la de Gabino Diego en el papel del monarca. Ganadora de 8 premios Goya de la Academia de Cine Español. Interesante.

5/10
Adiós pequeña

1986 | Adiós pequeña

Beatriz (Ana Belén) es una mujer fina, joven y atractiva, acostumbrada a vivir bien, como corresponde a la clase alta. Lucas (Fabio Testi), sin embargo, es de otra clase social, un tipo que vive una existencia diícil y ha experimentado duras pruebas en la vida. Ambos están destinados a encontrarse. Discreto thriller con elementos de amor del español Imanol Uribe, en uno de sus primeros largometrajes. Cuenta con buenos actores y una banda sonora de Alberto Iglesias, que ya apuntaba maneras.

3/10
La muerte de Mikel

1984 | La muerte de Mikel

Imanol Uribe es sin duda uno de los directores más célebres de la cinematografía española. En esta película explora un peligroso territorio, muy marginal y arriesgado, con pulso y sabiduría. La película trata sobre la vida trágica de Mikel (Imanol Arias), un joven vasco, farmaceútico y militante político de izquierdas. Su vida, aparentemente normal, da un giro radical y definitivo el día en que descubre sus tendencias homosexuales. Este hecho determinará entonces cada uno de sus actos y tras una serie de episodios le conducirá definitivamente a un solitario final. Es ésta una película dura, bien rodada e interpretada. Para interesados en temas espinosos.

4/10
La fuga de Segovia

1981 | La fuga de Segovia

Basada en hechos reales, la película narra la fuga de 29 presos de la cácel de Segovia el 5 de abril de 1976, 24 de cuales eran terroristas de ETA. Lograron la hazaña a través de un túnel que conectaba con un colector de aguas fecales. El reputado Imanol Uribe –que ha tratado de ETA en otras estimables películas como Días contados– recrea con oficio esta historia a partir del libro escrito años después por Ángel Amigo, uno de los fugados de ETA que más tarde se reinsertó en la sociedad civil. Destaca la presencia de actores como Xabier Elorriaga o Álex Angulo.

5/10
Lejos del mar

2015 | Lejos del mar

Film completamente fallido, seguramente sembrado de buenas intenciones en el regreso del cineasta Imanol Uribe a territorio etarra tras Días contados, y cerca del mar tan presente en Bwana y La carta esférica. Pero deja pasmado, si se nos permite usar este adjetivo, contemplar una cinta con una estructura dramática tan inconsistente, que se da vueltas y revueltas sin avanzar hacia ningún sitio, con frases y situaciones sonrojantes, que se intentan justificar bajo el paraguas de una frase que podría ser “han sufrido tanto”. La idea es que Santi ha salido de la cárcel, y parece que ahí ha sido un preso ejemplar, que tomó bajo su protección al yonki Emilio, al que va a visitar a su pueblo en Almería. Pero se cruza casualmente con una doctora, Marina, que se desmaya al reconocerle. Pues se trata de un etarra, el hombre que disparó a bocajarro a su padre cuando ella era una niña. Con tal planteamiento, Uribe y su coguionista Daniel Cebrián intentan explorar en la psicología de estos personajes. Pero la cosa no funciona en absoluto. Y es que a los elementos traumáticos que afloran en este cuadro, se suma la situación familiar de ella, casada y con un niño, con discusiones e incomunicación entre marido y mujer. Y no existe vertebración, en la jaula de personajes, la mayoría planos y bastante grillados, el más sensato parece el etarra; pero nada pueden hacer Eduard Fernández y Elena Anaya para levantar mínimamente la película. Todo es gratuito –no sólo los ridículos desnudos playeros– y carece de explicación, disparar para curar, idas y venidas a Madrid, relaciones disparatadas, escándalos en primera plana de los periódicos. Una pena, vaya.

2/10
La carta esférica

2007 | La carta esférica

Las novelas de Arturo Pérez-Reverte son todo un filón para el cine español, desde la más que entretenida El maestro de esgrima hasta el super "hit" Alatriste, pasando por Territorio comanche o la "polanskiana" La novena puerta, todas han encontrado una respuesta de público más o menos aceptable. Y estaba claro que "La carta esférica", novela publicada en 2000, estaba igualmente llamada a convertirse tarde o temprano en película. La trama se centra en la búsqueda de un barco hundido en las cercanías de la costa de Cartagena. En la empresa se ve involucrado un ex marinero llamado Ismael Coy (claro homenaje al protagonista de “Moby Dick”), quien por casualidad conoce a una mujer llamada Tánger Soto en una subasta de objetos marítimos. Totalmente subyugado por la belleza de Tánger, Coy decide implicarse en el proyecto de encontrar el “Dei Gloria”, un barco jesuita que naufragó siglos atrás. Tánger tiene la herramienta necesaria –el Atlas Marítimo de Urrutia recién conseguido– y también ha encontrado al hombre que sabe interpretar las coordenadas del valioso documento. Sin embargo, otros competidores peligrosos, como el italiano Nino Palermo o el argentino Horacio Kiskoros, intentarán impedir que Tánger y Coy encuentren el navío. Es probable que sobre el papel y gracias a la pluma de Pérez-Reverte la voluminosa novela funcione medianamente, pero en pantalla no pasa de ser un folletín frío y sin alma, y demasiado inverosímil por lo simple y lo soso de la trama. Sin duda, Uribe –también guionista– ha simplificado hasta los huesos el argumento original, porque la investigación propiamente dicha –lo que se supone ha de ser el cuerpo de la historia, centro del misterio y del peligro– queda aquí reducida prácticamente a una "gymkhana" de niños de campamento. Es una pena, porque películas como La búsqueda han demostrado que la aventura de encontrar tesoros pretéritos en la época actual puede funcionar a las mil maravillas, aunque, eso sí, para ello hacen falta un decidido esfuerzo de producción y una puesta en escena mucho más rica y atractiva. Por lo demás, el aire legendario y épico que se le quiere dar al film, con referencias confesas a célebres nombres del mar, como Conrad, Stevenson o Melville, o con ese arranque a lo Master and Commander. Al otro lado del mundo, con la brillante partitura de Bingen Mendizábal, acaba por diluirse completamente en la vulgaridad y el aburrimiento. Al final, en La carta esférica lo que se cuenta es menos romántico que una merluza. Resulta igualmente fallido en su concepción el personaje de Palermo –un claro trasunto del Malatesta de Alatriste–, pues tras una presentación más que digna, su presencia termina por convertirse en mera anécdota. Al final sólo nos queda una bellísima mujer, que con sus cantos de sirena –y una fisonomía al más puro estilo idem– esclaviza al marinero de turno cuándo y cómo se le antoja. Se salvan las composiciones de la pareja protagonista, sobre todo el trabajo de un esforzado Carmelo Gómez.

3/10
Segundo asalto

2005 | Segundo asalto

Ángel es un joven con trabajo precario, que se prepara para ser boxeador. Un día cualquiera irrumpe en el gimnasio donde entrena Vidal, un argentino que antaño se movía en el mundo del boxeo, pero que prefirió dejar ese estilo de vida sacrificada por otro más rentable a corto plazo, aunque inmoral y de alto riesgo: los atracos de bancos. Con su magnética personalidad, y respaldado por los deseos de la novia de Ángel de prosperar en la vida, conseguirá enredar al joven en sus andanzas delictivas. Lo mejor de este film es sin duda esa suerte de relación paternofilial que se establece entre Vidal y Ángel.  Darío Grandinetti consigue dotar a su personaje de rasgos mefistofélicos, viste bien el atractivo que puede tener ‘pactar con el diablo’. Mientras que el joven  Álex González, curtido en el formato televisivo gracias a las series  Hospital Central y  Motivos personales, sale airoso de su primer envite en la pantalla grande.

6/10
El viaje de Carol

2002 | El viaje de Carol

Primavera de 1938. Carol, adolescente hija de madre española y padre estadounidense, llega al pueblecito de su madre. Mientras España se deshace en una guerra fraticida (el padre combate como voluntario en las Brigadas Internacionales), madre e hija recalan en el tranquilo lugar, situado en zona nacional. Una muerte inesperada altera la vida de Carol, que trata de conservar intacta su inocencia con los amigos que hace en el pueblo, y con su abuelo. Imanol Uribe visita un pedazo de nuestra historia reciente, la guerra civil española. No hay escenas bélicas, pero sí rencores y obcecaciones ideólogicas de algunos personajes adultos. Aunque lo que más interés despierta es el dibujo que Uribe hace del mundo infantil a punto de pasar a la madurez; y cuenta para ello con un aliado excepcional, Juan José Ballesta, el niño que nos sorprendió en El Bola.

5/10
The Long Kill: La justicia de los forajidos

1999 | Outlaw Justice

Clinton sale de la cárcel, tras cumplir una condena de ocho años a trabajos forzados. Tratará de vengarse de los tipos que le delataron. Aburrido western, que intentó recuperar los westerns a la española, pero no obtuvo ningún éxito. El irregular Imanol Uribe (Días contados) coescribe el guión.

3/10
Extraños

1999 | Extraños

Goyo Lamarca (Carmelo Gómez) es detective privado. Es además un tipo algo misterioso, que suele aceptar casos relacionados con la fidelidad conyugal. Objeto de sus investigaciones será la violonchelista Sofía (María Casal), ya que su marido (Sergi Mateu) sospecha de ella. El detective no encuentra nada raro pero, por error, el informe llegará a manos de Sofía y las cosas se complicarán. El director Imanol Uribe (El viaje de Carol) cuenta con una historia en principio prometedora, próxima al cine negro clásico, pero se queda a medio camino. El motivo es que todo resulta confuso y quedan demasiados cabos sueltos. Cuenta, eso sí, con un reparto competente, en donde sobresale el aplomo de Carmelo Gómez.

4/10
Bwana

1996 | Bwana

Antonio (Andrés Pajares) es taxista. Su mujer está interpretada por María Barranco. Ambos, junto a sus dos hijos, realizan una excursión dominical a una playa solitaria, donde piensan pasar un agradable día. Allí conocen de forma repentina a Ombasi, un joven africano que acaba de llegar a España pensando que iba a encontrar el paraíso. La familia de Antonio le acepta enseguida y se proponen echarle una mano. Pasan la noche alrededor de una hoguera, cerca de un extraño chiringuito. Durante ese tiempo, conocen a un curioso grupo de contrabandistas de tabaco, a una pareja de nazis, a un cabeza rapada español la mar de violento, y a dos africanos que acaban de llegar a la playa en una patera. Una oportuna película de Imanol Uribe, uno de los realizadores españoles que inspiran más confianza. Tiene una importante carga social, que no resulta pedante en ningún momento, porque se ampara en la comedia. Un alegato en contra del racismo que late en la sociedad española y en cualquier sociedad civilizada. La película ganó la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián. Cuenta con las brillantes interpretaciones de Pajares y Barranco.

5/10
Cachito

1995 | Cachito

Una adolescente (Amara Carmona) que ha perdido a su abuela, decide emprender un viaje en busca de su madre, desaparecida hace años. Durante el trayecto hacia su destino vivirá diversas aventuras, en las que tendrán cabida el amor, el crimen y situaciones cómicas. Así las cosas, la joven será perseguida por el dueño de un burdel (Sancho Gracia) y conocerá a un valiente camionero (Jorge Perugorría) que la protegerá. Finalmente, sus andanzas le servirán para descubrir su pasado y encontrar un futuro. Basada en el relato "Un asunto de honor" de Arturo Pérez-Reverte, esta película está espléndidamente dirigida por Enrique Urbizu y supone un descubrimiento dentro de la cinematografía española. Todos los actores están perfectos y el argumento tiene más de una sorpresa. Cine español de calidad.

4/10
Días contados

1994 | Días contados

Una drogadicta se enamora de un hombre muy atractivo que resulta ser un terrorista de ETA, que ya no cree en la causa. Sus intentos para abandonar la banda de asesinos son infructuosos. Ocho premios Goya, en las máximas categorías obtuvo este exitoso y durísimo filme de Imanol Uribe, así como tres de los máximos premios del Festival de Cine de San Sebastián, en el año 1994, entre ellos la Concha de Oro a la mejor película. Se trata de la adaptación libre de la novela homónima de Juan Madrid. Es una película dura, sórdida, pero muy bien interpretada.

5/10
El paso suspendido de la cigüeña

1991 | To Meteoro vima tou pelargou

Alexandros es un periodista que viaja hasta el norte Grecia, a una fría localidad-albergue, para cubrir una noticia. En este lugar se encuentran cientos de refugiados polacos, albaneses, turcos.. que esperan un permiso para poder trasladarse. Entre el gentío, Alexandros cree avistar a un político desaparecido hace tiempo. El griego Theo Angelopoulos (Eleni) fue nominado en Cannes por esta cinta, considerada una de las mejores películas de su filmografía. El gélido ambiente que embarga la película contribuye a ese aislamiento que los propios personajes viven, incapaces de comunicarse y vivir plenamente. Notable y aclamada realización con un tratamiento de los planos que fueron hechos pensando hasta en el último detalle. A pesar de que se haga lenta por momentos, destaca el trabajo en general y la interpretación de Marcello Mastroianni y Jeanne Moreau.

6/10
Adiós pequeña

1986 | Adiós pequeña

Beatriz (Ana Belén) es una mujer fina, joven y atractiva, acostumbrada a vivir bien, como corresponde a la clase alta. Lucas (Fabio Testi), sin embargo, es de otra clase social, un tipo que vive una existencia diícil y ha experimentado duras pruebas en la vida. Ambos están destinados a encontrarse. Discreto thriller con elementos de amor del español Imanol Uribe, en uno de sus primeros largometrajes. Cuenta con buenos actores y una banda sonora de Alberto Iglesias, que ya apuntaba maneras.

3/10
La muerte de Mikel

1984 | La muerte de Mikel

Imanol Uribe es sin duda uno de los directores más célebres de la cinematografía española. En esta película explora un peligroso territorio, muy marginal y arriesgado, con pulso y sabiduría. La película trata sobre la vida trágica de Mikel (Imanol Arias), un joven vasco, farmaceútico y militante político de izquierdas. Su vida, aparentemente normal, da un giro radical y definitivo el día en que descubre sus tendencias homosexuales. Este hecho determinará entonces cada uno de sus actos y tras una serie de episodios le conducirá definitivamente a un solitario final. Es ésta una película dura, bien rodada e interpretada. Para interesados en temas espinosos.

4/10
La fuga de Segovia

1981 | La fuga de Segovia

Basada en hechos reales, la película narra la fuga de 29 presos de la cácel de Segovia el 5 de abril de 1976, 24 de cuales eran terroristas de ETA. Lograron la hazaña a través de un túnel que conectaba con un colector de aguas fecales. El reputado Imanol Uribe –que ha tratado de ETA en otras estimables películas como Días contados– recrea con oficio esta historia a partir del libro escrito años después por Ángel Amigo, uno de los fugados de ETA que más tarde se reinsertó en la sociedad civil. Destaca la presencia de actores como Xabier Elorriaga o Álex Angulo.

5/10

Últimos tráilers y vídeos