IMG-LOGO

Biografía

Carmelo Gómez

Carmelo Gómez

58 años

Carmelo Gómez

Nació el 02 de Enero de 1962

Premios: 2 Goya

Sencillo y profesional

19 Febrero 2009

Dejó su hogar de Sahagún, una ciudad leonesa, para independizarse y vivir su vida; y se marchó a Salamanca y a Madrid, donde inició estudios de arte dramático. Carmelo Gómez es hoy todo un veterano del cine y un gran actor español. A los hechos nos remitimos.

Nació el 2 de enero de 1962 y comenzó como secundario en películas como Viaje a ninguna parte, Bajarse al moro o Loco veneno; y en series como El Quijote de Miguel de Cervantes o la entrañable Celia. De presencia imponente, no era el clásico galán al uso, que enseguida obtiene papeles protagonistas. Pero llegó 1992, cuando Julio Medem le fichó para Vacas, y allí conoció a Emma Suárez, su futura pareja cinematográfica en títulos posteriores, con protagonismo para él. Con ella volvería a trabajar en La ardilla roja y Tierra, ambas también de Medem.

José Luis Garci se fijó en Carmelo para Canción de cuna, aclamada película de 1994 que le hizo conseguir el Fotograma de Plata al mejor actor. Del mismo año es El detective y la muerte, un oscuro thriller de Gonzalo Suárez, donde Carmelo aparecía en el reparto con el oscarizado Javier Bardem y el veterano Héctor Alterio. Por su parte, Días contados, era otra muestra del protagonismo que adquiría Gómez en el panorama nacional, film que trataba sobre el terrorismo de ETA y que ganó ocho premios Goya, uno de los cuales recayó en Carmelo, como mejor actor. Ese año fue padre de una niña que tuvo con su esposa Esperanza, matrimonio que duró hasta 1998.

En 1995 aceptó formar parte de Entre rojas, la ópera prima de Azucena Rodríguez, donde Carmelo Gómez compartía pantalla con Penélope Cruz, Ana Torrent y María Pujalte; y del mismo año es la versión para la tele de la obra de Leopoldo Alas Clarín, La Regenta, en la cual el sacerdote que componía el actor se sentía atraído por una penitente, la Regenta del título, encarnada por Aitana Sánchez-Gijón. Ambos actores recibieron sendos Fotogramas de Plata. Un año después, Pilar Miró le llamaba junto a Emma Suárez para sus dos próximos títulos, Tu nombre envenena mis sueños y la galardonada El perro del hortelano, film con el que consiguió un premio del Círculo de Escritos Cinematográficos, un Fotograma de Plata y una nominación a los Goya.

En lo sucesivo, Carmelo quiso limitar un poco sus trabajos para dedicar más tiempo al terreno personal y paternal, pero no dejó de trabajar. Actuó en Secretos del corazón, un film de Montxo Armendáriz, candidata al Oscar a la mejor película extranjera; Entre las piernas, Mararía o El portero, fueron otros de sus trabajos. En 2000, se puso a las órdenes de Antonio Cuadri en La gran vida,  una comedia donde le daba la réplica a Salma Hayek y pronto volvió al drama con La playa de los galgos, un film de Mario Camus. Tampoco quiso pasar la oportunidad de adentrarse en el género del terror con Nos miran, la película debut de Norberto López, que se basaba en una novela de Javier García Sánchez titulada, ‘Los otros’. Además, Carmelo Gómez supo compaginar su carrera en el cine con el teatro, y entre 2004 y 2005 estrenó en el teatro, ‘La cena’.

El drama de El método, el thriller de La noche de los girasoles y la comedia en Oviedo Express fueron otros títulos donde Carmelo Gómez daba muestras de su buen hacer y su gran calidad como actor, pues en cada uno empleó diferentes registros interpretativos. En 2007, volvió con una adaptación de una novela de Arturo Pérez-Reverte, La carta esférica, de Imanol Uribe, director que ya conoció en Días contados o El viaje de Carol.

En la reciente La casa de mi padre, un drama de Gorka Merchán, vuelve al tema de ETA de Días contados, pero desde el lado de las víctimas, y trabaja junto a la nueva estrella española, Verónica Echegui, y vuelve a coincidir con la estupenda Emma Suárez y con Juan José Ballesta (El viaje de Carol). Ahora prepara Agallas, y también ha hecho un hueco en su agenda para el estreno en teatro de ‘Días de vino y rosas’, junto a Silvia Abascal, en la que ambos actores interpretan a dos alcohólicos, personajes interpretados en cine por Jack Lemmon y Lee Remick en 1962. El teatro le recompensa personalmente en muchas facetas, y alega que “la fama es una pesadez”, y que “lo realmente interesante es subirse a un escenario y cuando se apaga y se hace oscuro el patio de butacas, ahí es donde se encienden todas las luces por las que tú realmente eres actor”.

Carmelo Gómez tiene un aire campechano, aspecto fuerte y aguerrido, y sencillo y simpático, a la vez. Ha afirmado que “uno no tiene que ser estrella, tiene que ser actor”. Su trayectoria cinematográfica le ha consolidado dentro del panorama español y sinceramente da gusto verle actuar.

Goya
2006

Ganador de 1 premio

Goya
1995

Ganador de 1 premio

Filmografía
El sueño de Malinche

2019 | El sueño de Malinche

Gonzalo Suárez se retiró de la realización en 2007, tras Oviedo Express, sobre una compañía teatral a punto de estrenar un montaje basado en “La Regenta”. Ahora, el veterano realizador vuelve excepcionalmente al trabajo, con 84 años, para ponerse al frente de una pequeña pieza de 40 minutos. Encadena dibujos estáticos que no han sido animados, en todo caso la cámara recorre las viñetas. Han sido elaborados por Pablo Auladell, reconocido historietista e ilustrador de libros infantiles y juveniles. Con ayuda de voces en off de los principales protagonistas se recrea el encuentro entre Hernán Cortés y Moctezuma, que recibió a lo grande al español, sin presagiar su violenta muerte. En la reunión tuvo un papel destacado Malinche, la mujer nahuati oriunda de Veracruz que fue regalada al conquistador y que como es sabido sirvió como intérprete. Como es habitual en la obra del asturiano, tiene un tono lírico que parece dirigirse sobre todo a los amantes de la literatura, pero que puede espantar a quienes busquen una recreación de los hechos históricos. Cobran especial importancia la sonoridad de los textos, los juegos literarios, la justificación de los puntos de vista de las diferentes partes y una interesante reflexión sobre la comunicación. Sobre todo llama la atención que frente a la falta de medios se haya logrado un mediometraje de indiscutible valor artístico. Resulta loable su afán de no tomar partido, y de reivindicar a Malinche como una figura que simboliza el hermanamiento entre España y México. Pero duele que se retrate a Hernán Cortés como una figura maquiavélica y cruel, apuntándose a la manía del cine español de perpetuar la Leyenda Negra, fruto del rencor de las potencias extranjeras entre los siglos XV a XVII. Por ejemplo, se critica a los conquistadores españoles por echarle en cara a Moctezuma el sacrificio de personas para satisfacer a sus deidades, cuando supuestamente ellos están haciendo lo mismo. Al final estamos ante otra oportunidad perdida en el Quinto Centenario de la llegada Hernán Cortés a México de poner las cosas en su sitio y ser fieles a los hechos históricos.

5/10
Tiempo sin aire

2015 | Tiempo sin aire

María viaja a Santa Cruz de Tenerife, España, tras haber pasado por un calvario en su país, Colombia. Tras el asesinato de su marido, tres paramilitares violaron y mataron a su hija cuando ella estaba ausente. Una fotografía olvidada en su casa le dio la pista de uno de los asesinos, un español llamado Iván. Acompañada de su hijo de 10 años –que arrastra graves secuelas psicológicas por lo que ha vivido– recala en España para encontrar a Iván y llevar a cabo su venganza.  Mientras hace sus pesquisas, encontrará consuelo y compañía en un psicólogo que trabaja en el colegio de su hijo. Drama de corte triste que cuenta una historia tremenda de dolor, muerte y venganza a caballo entre dos mundos, España y Colombia. Tras las cámaras se sitúa el mismo equipo de directores y guionistas que entregó Agallas, thriller español sin mucho vuelo. En Tiempo sin aire vuelven a contar con el gran Carmelo Gómez y suben un nivel en cuanto a calidad, pero la altura del escalón de todas formas es pequeñito. La historia tiene su fuerza, y se agradece que los autores no se detengan en las secuencias más violentas y sórdidas, pero Andrés Luque y Samuel Martín Mateos no acaban de dar con el modo óptimo de contarla. La película cojea narrativamente sobre todo durante la primera media hora, en donde el montaje y el tiempo andan descabalgados, adelante y atrás, mostrando sentimientos y actitudes que al espectador cuesta situar en su contexto. Tampoco está bien mostrada la evolución emocional de los personajes, abrupta y poco clara. Se habla bien, eso sí, de la necesidad de no estancarse en el odio y el sufrimiento, de mirar al futuro si uno quiere en definitiva salir adelante. El reparto es notorio. La colombiana Juana Acosta (Una hora más en Canarias) compone muy bien a una madre coraje obsesionada, incapaz de dejar atrás el pasado, mientras que Carmelo Gómez (siempre es una noticia verlo en pantalla, aunque su "look" sea poco favorecedor) se implica con oficio en un rol que chirría demasiado, desbordando una bondad poco creíble. Entre los secundarios se salvan Adriana Ugarte y el niño Iván Luengo, mientras que Félix Gómez transmite poco con un personaje clave.

5/10
La playa de los ahogados

2015 | La playa de los ahogados

Tercer thriller consecutivo de Gerardo Herrero con Carmelo Gómez como protagonista, tras Silencio en la nieve y Crimen con vistas al mar, inédita en España tras las malas críticas recibidas en Colombia. En esta ocasión, el realizador adapta la novela homónima de Domingo Villar. Galicia. El inspector de policía Leo Caldas, con ayuda de su nuevo ayudante, el aragonés recién trasladado Rafael Estévez, investiga la muerte de Julio Castelo, un marinero cuyo cuerpo ha aparecido en la orilla de la playa, con las manos atadas. Como es habitual, Herrero no naufraga, su realización academicista funciona. La playa de los ahogados logra interesar en su arranque, y como los mejores exponentes del género negro usa de excusa la trama policial para describir la sociedad pesquera en un pueblecito gallego, lo más interesante del libro original. Buen trabajo del citado Gómez y Antonio Garrido, que sacan mucha tajada a base de sugerencias, pues les han tocado personajes apenas esbozados por el guión. Navegan a su alrededor destacados actores, como Celia Freijeiro, Celso Bugallo o Luis Zahera, que resultan más o menos convincentes a pesar de que tienden a sobreactuar. Pero le faltan giros sorprendentes, y la trama acaba ahogándose, por falta de secuencias destacadas, que vayan a recordarse cuando finalice la proyección, como aquellas persecuciones de La isla mínima o El niño. Avanza muy lentamente porque acumula diálogos y poca acción, ya que básicamente se limita a recoger las conversaciones de los investigadores con los testigos.

5/10
La punta del iceberg

2015 | La punta del iceberg

Correcto debut en el largometraje de David Cánovas, describe un mundo laboral cada vez más deshumanizado, donde en aras a la productividad se sacrifica a las personas, lo más importante, una forma tan gélida de ver el mundo como el iceberg que da título al film, idea que además se subraya con la paleta de colores de la fotografía. Sigue el punto de vista de Sofía Cuevas, enviada por sus superiores de una importante empresa ingenieril a una de sus sedes con mayor productividad, para investigar la muerte de tres de sus empleados por suicidio. El jefe admite presiones para entregar los trabajos en el plazo previsto, pero achaca lo ocurrido a sus problemas personales. La duda es si Cuevas se limitará a cubrir el expediente con un informe que permita a sus jefes seguir obteniendo pingües beneficios, o si cuestionará el modo en que se funciona. Sin duda que la premisa es apasionante, y que resulta importante cuestionar la moralidad de ciertas prácticas empresariales, en que el individuo no cuenta, con ambientes enrarecidos que dan lugar a todo tipo de patologías. Además, Cánovas ha contado con un buen reparto, encabezado por Maribel Verdú. Pero se enreda a la hora de explicar las motivaciones de los suicidios, con planteamientos conspiranoicos más propios de un thriller que de un drama serio sobre las lacras a las que se enfrenta el mundo del trabajo; además, sobran los flash-backs en torno a los suicidios, y algunos personajes secundarios se encuentran demasiado desdibujados.

5/10
Baztan

2012 | Baztan

El valle navarro de Baztán. Los avatares cotidianos de los lugareños, junto a los de alguna gente del cine que van a rodar una película, se alternan con los sucesos históricos a recrear, acontecidos en el siglo XVII, cuando un enviado del rey investiga a unas personas que se asegura que son "agotes", o sea criaturas del diablo, lo que obligaría a intervenir a la Inquisición. El cortometrajista Iñaki Elizalde debuta en el largo con un guión concebido por él mismo y Michel Gaztambide, autor entre otros libretos del de Vacas, film citado expresamente. Se trata de una historia excesivamente localista y contada desmadejadamente, con largas parrafadas de algunos personajes como el escultor, que parte del folklore de la zona para describir tipos humanos y modos de ser, también el choque de mentalidades de navarros y vascos con la de los castellanos. La idea de Baztan sería subrayar que a pesar del paso del tiempo, la gente en el fondo hoy es muy parecida a la de antaño. Pero ello se hace con una historia no demasiado apasionante.

3/10
Pecados

2011 | Pecados

Bepo y Lourdes se conocen desde siempre pero se gustan desde no hace tanto. En silencio se desean mutuamente, se añoran en las oscuridades de la noche y se comparten en sueños y fantasías. Ambos, de 16 años, son los únicos jóvenes de un pueblo habitado sólo por mayores o por aquellos que no alcanzaron a irse a tiempo de este olvidado pueblo que supo ser esperanza de renacimiento y promesa de trabajo cuando la mina de piedras semipreciosas todavía era un sueño posible. Los dos son ajenos al pacto de silencio que juraron sus mayores. Al misterio que oculta la abandonada capilla del pueblo y que puede destruirlos. ¿El amor, puede vivir más allá de los tabúes, la cultura y el pecado?

Silencio en la nieve

2011 | Silencio en la nieve

Frente ruso durante la Segunda Guerra Mundial. España apoya a Alemania con voluntarios integrados en la llamada División Azul. Allí está el sargento Andrade, antiguo inspector de policía en la vida civil. Precisamente por su profesión los altos mandos acuden a él para resolver el asesinato de un soldado, sobre cuyo pecho aparece grabado a base de cuchillo la frase “Mira, que te mira Dios...”, inicio de una oración infantil. Ayudado por el sargento Estrada, Andrade inicia las pesquisas, mientras se suceden nuevos crímenes que permiten sospechar que podría tratarse de un caso de venganza ejecutado según perversos ritos masónicos. Gerardo Herrero es mejor productor que director. Recientemente ganó el Oscar a la mejor cinta extranjera por su producción El secreto de sus ojos, excelente film extranjero. Está claro que se le debe reconocer el mérito de levantar películas ambiciosas, de la que es muestra este film cuyo marco, la División Azul y unos crímenes misteriosos, resulta fascinante. Las primeras imágenes de unos caballos congelados en el hielo junto al cadáver del soldado asesinado despiertan grandes expectativas. El problema es que Herrero, dirigiendo, es más bien anodino. Los retratos generacionales de jóvenes desorientados en Las razones de mis amigos y El principio de Arquímedes le funcionan, pero otro tipo de historias que requieren algo más que horchata en las venas, como las de Territorio comanche o El misterio Galíndez, dejan la sensación de que daban para más. Y éste el el caso de Silencio en la nieve. La curiosidad por los crímenes del film y su posible autor se va diluyendo, sólo acaba despertando en el tramo final. No están bien definidos los personajes de Andrade y Estrada, sobre todo el primero, del que esperaríamos conocer más, su preocupación por un niño y una mujer rusas, y su pasado español, quedan en una difusa nebulosa. El director comete otros fallos casi de principiante: el modo en que el “páter” defiende el secreto de confesión resulta risible; da por hecho que el espectador sabe qué es el archiprohibido “juego de la violeta”, lo que no está tan claro y despista, pues se alude a él varias veces como algo conocido por los soldados; la tensa y casi sádica escena en que el no-avisado se entera de qué va el jueguecito quizá esté bien rodada, pero resulta descompensada y poco realista, no parece creíble que ante sesiones de ese tipo los mandos hagan la vista gorda, permitiendo la muerte de varios de sus soldados. Y en fin, la parte “romántica” con la rusa no está bien engrasada en la trama. ¿Qué queda al final en el haber del film? Tal vez el evitar estériles partidismos demasiado obvios, el innegable empaque y la creación de una intriga que a ratos interesa. Algo es algo.

5/10
Vuelo IL8714

2010 | Vuelo IL8714 | Serie TV

Miniserie televisiva inspirada en el fatal accidente del vuelo 5022 de Spanair, ocurrido el 20 de agosto de 2008 en el madrileño aeropuerto de Barajas, donde perdieron la vida 154 personas. La película arranca con la colisión del avión nada más despegar, y funciona en dos tiempos: por un lado la investigación para determinar las causas del siniestro, que ocupa la mayor parte del metraje, por el otro, en flash-back, las últimas horas de tripulación y pasajeros antes de la tragedia.Tratando de evitar las abundantes críticas que ha recibido el telefilm por haberse rodado con apenas dos años de distancia de los hechos, sus responsables han cambiado el nombre del vuelo, evitan mencionar nombres de compañías y fabricantes que pudieran sentirse molestas, y se evitan cualquier tipo de escenas morbosas, ya sea de cadáveres carbonizados o de familiares destrozados. De modo que “la parte del león” de la miniserie dirigida por Norberto López Amado consiste en mostrar el rigor con que los investigadores del accidente realizan su trabajo, mientras soportan presiones de los políticos y la prensa: búsqueda de las cajas negras, recopilación de hipótesis, conversaciones con testigos y supervivientes, etc. Eso sí, para evitar que el resultado final resulte algo frío se ha querido jugar la carta del contraste entre los personajes de los investigadores encarnados por Carmelo Gómez y Emma Suárez –que han trabajado ya juntos en más de diez ocasiones–, un poco a lo Sculler y Mulder en Expediente X, el primero es racional, la otra muestra más sensibilidad. La trama se sigue con interés, y es notable el esfuerzo de producción, aunque, obviamente, no “se inventa la pólvora”.

5/10
Agallas

2009 | Agallas

Sebas es un delincuente de tres al cuarto, pero con una mala baba considerable. Acaba de salir de la cárcel y s capaz de robar y maltratar a sus familiares. Al final acaba en un autobús con dirección a Galicia. Allí, tras observar a un tal Regueira y constatar que su empresa de pescados es en realidad una tapadera para introducir droga en España, Sebas se propone llegar a ser alguien, dejar de ser un ratero al precio que sea. Su objetivo será introducirse en el equipo de Regueira y triunfar como narcotraficante. Discreto thriller español, debut en la dirección de Samuel Martín y Andrés Luque, quienes han contado con un guión más o menos trabajadillo, aunque de muy poco recorrido, por parte de Javier Echániz (Skizo) y el también debutante Juan Antonio Gil Bengoa. Probablemente el mayor error del film es haber virado la historia hacia la casposidad, con un ligero toque de comedia negra, ramplona, ofrecido sobre todo por el patético personaje de Sebas. Este aire cutre, junto a que ningún personaje causa la más mínima empatía hace que la película interese bien poco. En cuanto a las interpretaciones, Carmelo Gómez está correcto en su personaje de Regueira, y justo es decir que Hugo Silva (Los hombres de Paco) hace un buen trabajo del perdedor Sebas, por mucho que resulte un tipo altamente desagradable.

3/10
La casa de mi padre

2008 | La casa de mi padre

Aproximación al grave problema del terrorismo etarra en el País Vasco. Describe la vuelta a su pueblo del empresario Txomin Garay, que se fue con su familia a Argentina por las amenazas de muerte de la banda, ya que se negaba a pagar el llamado “impuesto revolucionario”. La razón del regreso es la enfermedad terminal de su hermano, concejal abertzale, que se ha convertido en un apestado entre los suyos porque se le ocurrió condenar a título personal el asesinato de un compañero del ayuntamiento, del partido popular. Aunque les separan razones ideológicas, y el hermano enfermo cree que el otro se comportó con cobardía, le pide que cuide de su hijo, prometedor jugador de pelota vasca, pero que anda mezclado con los jóvenes radicales que se dedican a quemar autobuses y otras lindezas. Quien mucho abarca, poco aprieta. Gorka Merchán maneja un guión de Iñaki Mendiguren maneja muchos temas, demasiados, y querría no molestar a nadie. Misión imposible, claro está. Por supuesto, condena la violencia asesina de ETA, mostrando dos terribles muertes de dos personajes que hemos aprendido a querer a lo largo del film. Pero quiere dar voz a todos, y cuando decimos todos, nos referimos al brazo político de la banda, con homenajes a etarras muertos y denuncias de torturas de las fuerzas policiales. En cualquier caso, la narración es demasiado primaria, los diálogos demasiado impostados y poco naturales, los personajes predecibles. La película se ve bien, porque no arriesga, pero la mirada de Verónica Echegui, la hija “argentina”, que debería ser la mirada objetiva y perpleja ante la situación que condujera al espectador, no acaba de funcionar, carece de fuerza. Algún pasaje funciona -los partidos de pelota vasca-, pero domina la mano temblorosa del principiante, al que este film le viene demasiado grande. La película supone el reencuentro de Carmelo Gómez y Emma Suárez, pareja cinematográfica en filmes como El perro del hortelano, Tu nombre envenena mis sueños, Tierra y La ardilla roja.

4/10
Cosas insignificantes

2008 | Cosas insignificantes

Debut en el largometraje de la mexicana Andrea Martínez, que lleva a la pantalla un guión propio que reúne a varios personajes con historias entrelazadas ambientadas en Ciudad de México. El nexo de unión es Esmeralda, una joven huérfana que se ocupa de su hermanita pequeña y de su abuela senil. Es una chica vivaracha, que trabaja en una cafetería y que tiene un curioso hobby: recoger pequeñas objetos ajenos y sin valor, y guardarlos en una caja como si fueran misteriosos tesoros. La película narra la historia de tres de esos objetos: un trozo de papel con un número de teléfono, un caballito de mar hecho en papiroflexia y una flecha de papel de colores brillantes. El planteamiento de la película es poco novedoso, aunque no deja de tener cierto encanto la idea de que cada objeto, cualquier cosa por pequeña e insignificante que sea, pueda tener una gran historia detrás. Pero es una idea de por sí tópica y que tiene el gran peligro de dispersar mucho el interés del conjunto. En concreto, prevalece la sensación de estar viendo varios cortometrajes unidos caprichosamente, ya que no es creíble el cúmulo de casualidades que confluyen en los objetos y que relacionan mágicamente las historias, de modo que el guión acaba por resultar demasiado forzado, por no decir artificial. Y no ayuda al conjunto el ritmo excesivamente pausado, melodramático, tedioso, así como las pesarosas historias que se cuentan (pareja en crisis, padre anciano e hija abandonada, niño con cáncer, etc.). También se nota la poca experiencia narrativa de Martínez, sobre todo al repetir escenas innecesariamente. Pero, aunque pequeño y poco consistente, también se trata de un film bienintencionado, de fondo optimista. Hay en el conjunto coral una visión amable de las personas, una clara toma de partido por la comprensión del otro, por hacerse cargo de la vida de los demás y olvidarse de uno mismo. Quizá por esta característica, la película se alzó con el Premio del público en el Festival de Biarritz. Entre el reparto, con gente tan experimentada como Fernando Luján, Carmelo Gómez o Lucía Jiménez, destaca sin duda el debut de la jovencita Paulina Gaitán, que interpreta a Esmeralda con mucha ternura y convicción. La evocadora música de Leonardo Heiblum y Jacobo Lieberman es perfecta.

5/10
¡Goool! 2: Viviendo el sueño

2007 | Goal! II: Living the Dream

Segunda entrega de la trilogía futbolística iniciada en 2005 con ¡Goool!, que no tuvo el éxito esperado. A pesar de todo, los productores Mike Jefferies y Matt Barrelle tienen previsto seguir adelante con la tercera y última parte. Éstos llegaron a un acuerdo con la FIFA, por el que les han permitido filmar en escenarios reales, con los jugadores del Real Madrid. Los aficionados al fútbol se darán cuenta de que en el tiempo trascurrido entre el rodaje y el estreno del film han cambiado muchos de los jugadores estrella del club blanco, e incluso su presidente, que también tiene un papel destacado. El club pierde un importante partido contra el Barcelona, su eterno rival (quizás por esta razón ha aceptado filmar la película un director catalán). Para tratar de mejorar los resultados, los directivos del Real Madrid deciden fichar al mexicano Santiago Muñez, jugador del Newcastle que está realizando una excelente temporada. Muñez está a punto de casarse con su novia, Roz, que trabaja como enfermera en Newcastle, ciudad que ambos adoran. Pero jugar en el Madrid es el sueño de cualquier futbolista, por lo que Muñez acaba aceptando la oferta. Una vez en la capital de España se reencuentra con Gavin Harris, un viejo conocido que también juega en el mismo equipo, pero que vive una sequía goleadora. Sigue el patrón básico del cine deportivo, al presentar deportistas en crisis que poco a poco se esfuerzan hasta llegar a la gran final. Todo es predecible en exceso, y algún personaje real se muestra poco natural ante las cámaras, sobre todo Florentino Pérez, el ex presidente. Algunos detalles resultan poco verosímiles (el gol de Alessandro Nivola sería “fuera de juego”, la final de la Champions League se juega en el campo de uno de los finalistas, algo que sería difícil que ocurriera en la realidad). Pero es un acierto haber fichado como director a un español, Jaume Collet-Serra (La casa de cera), un director muy imaginativo a nivel visual. Su film es bastante positivo al mostrar el valor del esfuerzo y de la superación personal, no sólo en el deporte, sino también para que no se deterioren las relaciones personales. Critica de forma tajante la parte frívola del mundo del deporte profesional, es decir todo lo relativo a las fiestas salvajes, la obsesión por el sexo, el derroche monetario... Logra especial emotividad la subtrama en que el protagonista descubre que en la capital de España vive su madre, que le abandonó cuando era pequeño.

5/10
Oviedo Express

2007 | Oviedo Express

El veterano escritor y cineasta Gonzalo Suárez ha escogido su ciudad natal, Oviedo, aludida en el título, para rodar esta historia sobre la infidelidad en la que se cita en todo momento “La Regenta”, la inolvidable novela sobre ese mismo tema de Leopoldo Alas ‘Clarín’, que también transcurría en la capital asturiana, rebautizada como Vetusta. El reparto coral está encabezado curiosamente por Aitana Sánchez-Gijón, cuyo apellido hace referencia a la ciudad de al lado, y Carmelo Gómez, que interpretaron a los personajes principales de La Regenta, en la esforzada adaptación televisiva de Fernando Méndez Leite, y que encadenaron este rodaje con La carta esférica, que también les emparejaba. El propio Gonzalo Suárez filmó otra versión para el cine de La Regenta, en 1974, con Pilar Bardem. Aitana Sánchez-Gijón encarna a Mariola Mayo, una famosa diva del teatro que está a punto de estrenar en los escenarios “Campoamor de Oviedo”, una versión teatral de “La Regenta” (una labor imposible teniendo en cuenta la extensión de la novela). Mariola dejó plantado al actor Álvaro Mesía (que se llama igual que su personaje en la obra), para iniciar un idilio con Benjamín Olmo, que también forma parte de la compañía, pues interpreta al sacerdote don Fermín de Pas. Nada más llegar, este último traiciona a Mariola Mayo, iniciando una tórrida relación con la mujer del alcalde, que a su vez tiene como amante a una periodista. Gonzalo Suárez compara el mundo con un escenario, en el que todos interpretan y nadie dice la verdad. De esta forma, para el autor no tiene sentido mantener una relación, porque la infidelidad y las mentiras surgirán en cualquier momento. Para conseguir el efecto de que el mundo parezca un teatro, las interpretaciones son exageradas y los diálogos grandilocuentes. Se diría que el resultado es un estrambótico juego, entre el surrealismo y las bromas metaliterarias, que no puede ser tomado demasiado en serio. El film ha sido subvencionado por el gobierno español y diferentes instituciones asturianas, y sus imágenes promocionan lugares emblemáticos de Oviedo, como su inigualable catedral, el teatro Campoamor y hasta la estatua de Woody Allen. En otro orden de cosas, resulta cuanto menos curiosa la obsesión del director por ir sacando desnudo a cada uno de los miembros del reparto, venga a cuento o no.

4/10
La carta esférica

2007 | La carta esférica

Las novelas de Arturo Pérez-Reverte son todo un filón para el cine español, desde la más que entretenida El maestro de esgrima hasta el super "hit" Alatriste, pasando por Territorio comanche o la "polanskiana" La novena puerta, todas han encontrado una respuesta de público más o menos aceptable. Y estaba claro que "La carta esférica", novela publicada en 2000, estaba igualmente llamada a convertirse tarde o temprano en película. La trama se centra en la búsqueda de un barco hundido en las cercanías de la costa de Cartagena. En la empresa se ve involucrado un ex marinero llamado Ismael Coy (claro homenaje al protagonista de “Moby Dick”), quien por casualidad conoce a una mujer llamada Tánger Soto en una subasta de objetos marítimos. Totalmente subyugado por la belleza de Tánger, Coy decide implicarse en el proyecto de encontrar el “Dei Gloria”, un barco jesuita que naufragó siglos atrás. Tánger tiene la herramienta necesaria –el Atlas Marítimo de Urrutia recién conseguido– y también ha encontrado al hombre que sabe interpretar las coordenadas del valioso documento. Sin embargo, otros competidores peligrosos, como el italiano Nino Palermo o el argentino Horacio Kiskoros, intentarán impedir que Tánger y Coy encuentren el navío. Es probable que sobre el papel y gracias a la pluma de Pérez-Reverte la voluminosa novela funcione medianamente, pero en pantalla no pasa de ser un folletín frío y sin alma, y demasiado inverosímil por lo simple y lo soso de la trama. Sin duda, Uribe –también guionista– ha simplificado hasta los huesos el argumento original, porque la investigación propiamente dicha –lo que se supone ha de ser el cuerpo de la historia, centro del misterio y del peligro– queda aquí reducida prácticamente a una "gymkhana" de niños de campamento. Es una pena, porque películas como La búsqueda han demostrado que la aventura de encontrar tesoros pretéritos en la época actual puede funcionar a las mil maravillas, aunque, eso sí, para ello hacen falta un decidido esfuerzo de producción y una puesta en escena mucho más rica y atractiva. Por lo demás, el aire legendario y épico que se le quiere dar al film, con referencias confesas a célebres nombres del mar, como Conrad, Stevenson o Melville, o con ese arranque a lo Master and Commander. Al otro lado del mundo, con la brillante partitura de Bingen Mendizábal, acaba por diluirse completamente en la vulgaridad y el aburrimiento. Al final, en La carta esférica lo que se cuenta es menos romántico que una merluza. Resulta igualmente fallido en su concepción el personaje de Palermo –un claro trasunto del Malatesta de Alatriste–, pues tras una presentación más que digna, su presencia termina por convertirse en mera anécdota. Al final sólo nos queda una bellísima mujer, que con sus cantos de sirena –y una fisonomía al más puro estilo idem– esclaviza al marinero de turno cuándo y cómo se le antoja. Se salvan las composiciones de la pareja protagonista, sobre todo el trabajo de un esforzado Carmelo Gómez.

3/10
La noche de los girasoles

2006 | La noche de los girasoles

Ha nacido una estrella, una joven promesa para el cine español. Hasta ahora Jorge Sánchez-Cabezudo era conocido por su corto La gotera, nominado al Goya en 1997. Ahora lo será por este film, escrito y dirigido por él, de guión singularmente desestructurado, con ingredientes dramáticos y de thriller, y que funciona como un perfecto mecanismo de relojería. La historia está compuesta a base de piezas y saltos temporales, bien ejecutados e integrados. Está el viajante violador y padre de familia, de vida mediocre, que se diría pariente lejano del Willy Loman de Muerte de un viajante; el espeléologo que viaja con su esposa y un compañero para explorar una cueva recién descubierta, que podría animar un poco un pueblo en peligro de desaparición; los dos ancianos solitarios de campo, rivales ancestrales; y los dos guardias civiles, el agente y su jefe, unidos por lazos familiares: la hija del segundo está casada con el primero. Con estos personajes, una agresión sexual y un error fatal al que sigue una muerte, Sánchez-Cabezudo pergeña una trama apasionante, puzzle que permite ahondar en la psicología humana, sus grandezas y miserias. El joven cineasta no deja de señalar que los actos tienen consecuencias, y que existe el sentido de culpa, aunque lo hace con crudeza, de un modo desesperanzado y algo fatalista. Sorprende la madurez narrativa, la sabia combinación del suspense con consideraciones acerca de la agonía de la vida rural y sus intentos de supervivencia, o de la mediocridad en que fácilmente nos instalamos, y de la que a veces buscamos salir por atajos equivocados. El reparto es perfecto, pero puestos a destacar a alguien señalemos el trabajo de Celso Bugallo como veterano guardia civil.

7/10
El método

2005 | El método

En medio de un clima de crispación laboral, donde las calles han sido tomadas por los defensores de la antiglobalización y los antidisturbios, siete personas se dan cita en un gran rascacielos del Paseo de la Castellana, en pleno centro de Madrid. Es un día importante para ellas, ya que se juegan su futuro laboral. Han llegado al momento crítico, a la última prueba de selección para conseguir un puesto de alto ejecutivo. Sin embargo, lo que les espera no va a ser una entrevista u otra prueba convencional, sino el llamado Método Grönholm: los cinco hombres y las dos mujeres aspirantes al puesto son “invitados” a sentarse en torno a una mesa y a hacer lo posible para ir eliminando candidatos en un inhumano juego de envidias, ataques, bajezas y humillaciones. Se trata de que cada uno haga prevalecer sus talentos y demuestre que él es el más adecuado para el puesto. Durante un día, el despacho se convertirá en una jungla de fieras sin escrúpulos, dispuestas a pisotear a los demás con tal de llegar a lo más alto… La película es una adaptación de la obra de teatro “El método Grönholm”, escrita por Jordi Galcerán. Mateo Gil y el propio director Marcelo Piñeyro se han encargado de escribir el guión, compuesto casi exclusivamente por extensos diálogos entre los personajes. Al margen de un cierto fondo crítico y tópico contra el capitalismo de occidente, técnicamente la película resulta ser un inmejorable ejercicio de estilo, donde el encuadre y la posición de la cámara son aspectos capitales. Es imposible, en este sentido, no traer a colación la maravillosa 12 hombres sin piedad, obra maestra de Sidney Lumet, cuya acción también tiene lugar entre las cuatro paredes de un espacio cerrado. Piñeyro logra que la competitividad –a veces de una alucinante crueldad– entre los personajes no pierda nunca el interés y, salvo un inverosímil (y repugnante) desahogo sexual, el desarrollo de la trama es coherente y eficaz, pese al rebuscado desenlace. Hay que decir que los intérpretes están fantásticos en sus definidos papeles. Destacan quizás Eduard Fernández, Najwa Nimri y el divertido Ernesto Alterio.

6/10
¡Hay motivo!

2004 | ¡Hay motivo!

Famosos cineastas españoles se reunieron para esta recopilación de cortos políticos en contra del gobierno de José María Aznar, en víspera de las elecciones de 2004. Cada uno de los realizadores protesta por algún asunto que considere que ha estado mal gestionado por el gobierno. Así, se tratan cuestiones como el hundimiento del Prestige, el apoyo a la invasión de Irak en 2003, o la subida del precio de la vivienda. Antes de su exhibición comercial en cines, se programó en algunos locales y centros culturales, y se emitió en cadenas locales de televisión con fines electoralistas. Aunque algún corto aislado como el de Isabel Coixet (La insoportable levedad del carrito de la compra) en un inusual registro de comedia, tienen cierta gracia, y plantean asuntos de cierto interés entonces, la mayoría son bastante cutres y parecen rodadas rápidamente para salir del paso, como Catequesis, de Yolanda García Serrano, que ha filmado únicamente de forma rudimentaria a Pilar Bardem leyendo un cuento de fuerte carga anticlerical escrito por Juan José Millás.

2/10
Luisa Sanfelice

2004 | Luisa Sanfelice

El viaje de Carol

2002 | El viaje de Carol

Primavera de 1938. Carol, adolescente hija de madre española y padre estadounidense, llega al pueblecito de su madre. Mientras España se deshace en una guerra fraticida (el padre combate como voluntario en las Brigadas Internacionales), madre e hija recalan en el tranquilo lugar, situado en zona nacional. Una muerte inesperada altera la vida de Carol, que trata de conservar intacta su inocencia con los amigos que hace en el pueblo, y con su abuelo. Imanol Uribe visita un pedazo de nuestra historia reciente, la guerra civil española. No hay escenas bélicas, pero sí rencores y obcecaciones ideólogicas de algunos personajes adultos. Aunque lo que más interés despierta es el dibujo que Uribe hace del mundo infantil a punto de pasar a la madurez; y cuenta para ello con un aliado excepcional, Juan José Ballesta, el niño que nos sorprendió en El Bola.

5/10
La playa de los galgos

2002 | La playa de los galgos

Martín, un sencillo panadero de pueblo, busca a su hermano para darle cuenta de la reciente muerte de su madre, y arreglar cuestiones de herencia. Pero su hermanito es un poco peculiar: se integró hace años en la banda terrorista ETA. En la búsqueda, Martín se mete en una extraña red de personajes, donde destaca una enigmática mujer. Mario Camus revisita el tema de ETA tras Sombras de una batalla. Carmelo Gómez da vida al hermano “investigador”.

4/10
Nos miran

2002 | Nos miran

Los fantasmas de Amenábar con nuevas cadenas. Ironías de la vida, el debut del realizador televisivo Norberto López Amado se basa en una novela de Javier García Sánchez títulada… Los otros. Y, también aquí, tenemos a un persona obsesionada con los espíritus. Se trata de un competente policía, al quien se confía el caso de un importante empresario, desaparecido hace años sin dejar rastro. Pronto empieza a ver conexiones con otros casos de desaparecidos. Y llegan a sus oídos teorías “espirituosas” de un policía que terminó en el manicomio. López demuestra poderío narrativo en más de una secuencia, de tintes inquietantes. El guión de Jorge Guerricaechevarría juega a la ambigüedad, y aunque la carta está marcada en exceso, mantiene el interés. Carmelo Gómez se esfuerza en su papel de policía y padre agobiado, pero la más atinada es la estupenda Icíar Bollaín.

5/10
La gran vida

2000 | La gran vida

Un infeliz llamado Martín esta dispuesto a suicidarse y justo en el momento que va a tirarse por un puente, un extraño hombre le detiene y le propone un trato: alargar su muerte dos semanas, justo el tiempo en el que puede contar con un millón de dólares que puede gastar a su antojo, dándose todos los lujos y caprichos. Si pasan los 15 días y no lo puede devolver a los prestamistas, éstos le matarán. Martín acepta el trato, pero aparece Lola en su vida. Alocada comedia del debutante Antonio Cuadri, que parece una imposible mezcla entre El gran despilfarro y ¡Qué bello es vivir!, salvando las distancias con esta última. Un tipo que quiere morir ve la oportunidad de pegarse la gran vida antes de que llegue su día, y si encima se cruza en su camino una mujer que le rompe los esquemas, el enredo está servido. El genial Carmelo Gómez y la mexicana Salma Hayek son los protagonistas de la historia.

4/10
El portero

2000 | El portero

España de postguerra. Forteza es un legendario guardameta, que actualmente sobrevive viajando de pueblo en pueblo, y sometiéndose a tandas de penaltis de los lugareños, a cambio de unos durillos. Cuando llega a un pueblecito asturiano, es recibido con alborozo por las fuerzas vivas, guardia civil incluida. Forteza conoce a una joven, madre de un niño mulato, por quien se ve inmediatamente atraído. Adaptación de un cuento del periodista y escritor Manuel Hidalgo, dirigida por el veterano Gonzalo Suárez. El director abandona por un momento su cine sesudo, y nos cuenta una pequeña fábula, donde el enfrentamiento entre maquis y guardia civil en el tramo final se revela hermosa metáfora de cómo las diferencias deberían procurar resolverse por medios pacíficos. Suárez ha definido su film como un western. Y algo de eso hay en una película que él mismo califica como "la más amable que he hecho". En el ajustado reparto destaca Carmelo Gómez como el portero, y Maribel Verdú como la chica que alegra su triste corazón.

5/10
Extraños

1999 | Extraños

Goyo Lamarca (Carmelo Gómez) es detective privado. Es además un tipo algo misterioso, que suele aceptar casos relacionados con la fidelidad conyugal. Objeto de sus investigaciones será la violonchelista Sofía (María Casal), ya que su marido (Sergi Mateu) sospecha de ella. El detective no encuentra nada raro pero, por error, el informe llegará a manos de Sofía y las cosas se complicarán. El director Imanol Uribe (El viaje de Carol) cuenta con una historia en principio prometedora, próxima al cine negro clásico, pero se queda a medio camino. El motivo es que todo resulta confuso y quedan demasiados cabos sueltos. Cuenta, eso sí, con un reparto competente, en donde sobresale el aplomo de Carmelo Gómez.

4/10
Entre las piernas

1999 | Entre las piernas

Miranda es adicta al sexo. Javier es adicto al sexo. Ambos coinciden en unas sesiones de terapia para curar su adicción: la atracción mutua surge enseguida. Pero ella está casada con Félix, un policía que investiga un crimen relacionado con el mundo del cine, en el que Javier podría estar involucrado. Manuel Gómez Pereira deja de lado la comedia que ha caracterizado sus filmes, aunque no sus típicas coordenadas sexuales, en un thriller un tanto desigual basado en la novela de Joaquín Oristrell. Destaca el reparto de primeras espadas del cine español: Victoria Abril, Javier Bardem, Carmelo Gómez.

4/10
Mararía

1998 | Mararía

Años 30. Fermín es un médico que llega destinado a la isla de Lanzarote. Poco a poco va haciéndose al ritmo tranquilo de la vida allí, y a la aparente desconfianza que hay hacia la medicina. La belleza de la hija de la mujer que le hospeda levantará sus pasiones, aunque lo oculte tras una máscara de indiferencia. La llegada de un apuesto inglés, reportero y posible rival de amores, desatará la tragedia. Se habría agradecido una mayor solidez en la construcción del drama. Le falta pulso ahí a Antonio José Betancor, quien no obstante consigue buenas interpretaciones y –su mejor valor­–, una fotografía de asombrosa belleza.

5/10
Secretos del corazón

1997 | Secretos del corazón

Javi (Andoni Erburu), un niño de nueve años, pasa las vacaciones de Semana Santa en su pueblo, en la montaña. Allí, Javi se siente atraído por el secreto que oculta una habitación de la casa, que siempre permanece cerrada, donde encontraron muerto a su padre. Su hermano le dice que en esa habitación se puede escuchar la voz de su progenitor. Intrigado por este suceso enigmático, Javi seguirá investigando. En su empeño por descubrir la verdad, conocerá cómo funciona el mundo de los adultos, donde la mentira y la verdad se mezclan con las pasiones y el amor. Una de las mejores películas españolas de 1996, nominada al Oscar como mejor película extranjera. Montxo Armendáriz es uno de los directores más serios y sobrios de nuestro cine. Narra una historia intimista y sosegada, a través de los ojos de un niño, que poco a poco irá desentramando los secretos de la existencia.

7/10
Territorio comanche

1997 | Territorio comanche

Adaptación a la ficción del libro de Arturo Pérez-Reverte donde contaba sus experiencias como corresponsal de guerra, poniendo de vuelta y media a muchos de sus colegas. Ambientada en la antigua Yugoslavia, sigue las tribulaciones de un reportero y su cámara, que traban relación con una colega argentina en Sarajevo. Aunque hay algunas escenas muy dinámicas, en general da una visión bastante blanda de lo que supone cubrir un conflicto de esa envergadura.

4/10
Tierra (1996)

1996 | Tierra

Ángel (Carmelo Gómez) tiene un desdoblamiento de la personalidad, producido por la angustia que le produce la vida y el saber que, tarde o temprano, tiene que morir. Es un hombre curioso y atractivo, con una poderosa imaginación. Se dedica a exterminar plagas, y con ese fin llega a unas colinas donde la tierra es roja, y la cochinilla produce en el vino un sabor a tierra. Allí, el otro yo de Ángel se enamora de Ángela (Emma Suárez), una mujer casada, sencilla y muy tímida. Pero el verdadero Ángel se siente atraído por Mari (Silke), una exuberante joven de 19 años que está enamorada por primera vez. El conflicto se produce de esta manera entre el amor y el sexo, y entre la locura y la cordura. Se trata de una inquietante película de uno de los mejores directores del cine español. Desde que debutó con Vacas (1992), Julio Medem se ha convertido en uno de los artífices de la renovación del cine español. Aquí muestra su visión particular de la vida y de la condición humana, con un seductor tono lírico. Carmelo Gómez, interpretando un papel que rechazó Antonio Banderas, está soberbio. Emma Suárez y Silke se complementan a la perfección con sus antagónicos personajes.

5/10
Tu nombre envenena mis sueños

1996 | Tu nombre envenena mis sueños

Un detective se reencuentra con un conocido en el día del entierro de un ingeniero. Ambos esperan reecontrase con la bella hija del fallecido, pues ella puede tener la clave de un misterioso asesinato que tuvo lugar en 1942. Mezcla de cine negro y thriller de amores complicados, con referencias a la atmósfera de la guerra civil española, es lo que ofrece Tu nombre envenena mis sueños, film dirigido por la prestigiosa Pilar Miró (Teresa de Jesús) a partir de la novela homónima de Joaquín Leguina. El reparto principal es notable.

4/10
Entre rojas

1995 | Entre rojas

En la España de finales del franquismo, Lucía, una chica de buena posición poco interesada en la política, es recluida en la cárcel por verse involucrada en el activismo político de su novio. Su convivencia con mujeres comunistas, e incluso con delincuentes comunes y prostitutas, se convertirá en una particular experiencia iniciática. Azucena Rodríguez escribe y dirige con bastante corrección su ópera prima, basada en recuerdos personales. La mirada de la directora es claramente nostálgica, y consigue transmitir parte de sus emociones. Además, ha tratado de dar al relato un tono luminoso, aunque en alguna ocasión caiga en escenas de mal gusto. Especial habilidad demuestra en el retrato de una amplia galería de personajes femeninos. Entre las actrices que los interpretan sobresale María Pujalte, que ya llamó la atención en El baile de las ánimas. El principal problema de la película es su escasa trama argumental. Una vez que Lucía logra adaptarse al ambiente de la prisión, se ofrecen numerosas situaciones de relaciones entre los personajes, pero que no hacen avanzar la historia. O se cae en un esteticismo inútil, como el de la fotografía preciosista que muestra a Lucía practicando danza. El tópico de un intento de fuga tampoco resulta demasiado convincente.

4/10
El perro del hortelano

1995 | El perro del hortelano

Brillantísima adaptación de la obra teatral de Lope de Vega, que conserva sus diálogos en verso. La puesta en escena de Pilar Miró (Beltenebros) de esta comedia amorosa de enredo es muy ágil, las interpretaciones son excelentes, y los decorados y el vestuario se han cuidado al máximo. Este film en la línea de Mucho ruido y pocas nueces de Kenneth Branagh ganó siete Premios Goya.

6/10
La Regenta

1995 | La Regenta | Serie TV

Adaptación de la obra de Leopoldo Alas Clarín. Fresco de la España del XIX en torno al conflicto de unas agitadas almas en la ciudad de Vetusta, espejo de tradición, ambición e hipocresía. La historia se centra en Ana Ozores y su búsqueda de un amor imposible entre las solicitudes de un Don Juan  y su confesor.

6/10
El detective y la muerte

1994 | El detective y la muerte

Curiosa muestra de cine negro español con aura metafísica, donde los personajes (un magnate, un detective, un asesino...) se mueven en una atmósfera de ensueño. Gonzalo Suárez entrega un film espeso, pero deslumbrante.

5/10
Días contados

1994 | Días contados

Una drogadicta se enamora de un hombre muy atractivo que resulta ser un terrorista de ETA, que ya no cree en la causa. Sus intentos para abandonar la banda de asesinos son infructuosos. Ocho premios Goya, en las máximas categorías obtuvo este exitoso y durísimo filme de Imanol Uribe, así como tres de los máximos premios del Festival de Cine de San Sebastián, en el año 1994, entre ellos la Concha de Oro a la mejor película. Se trata de la adaptación libre de la novela homónima de Juan Madrid. Es una película dura, sórdida, pero muy bien interpretada.

5/10
Canción de cuna

1994 | Canción de cuna

Espléndido melodrama basado en la obra teatral homónima de Gregorio Martínez Sierra, que ya había sido adaptada al cine anteriormente. A principios de siglo, unas monjas acogen en su convento a una niña abandonada. Su único vínculo con el exterior es un médico cascarrabias, pero buena persona. Unos años después la niña se ha convertido en una apuesta joven, que ha conocido al hombre de su vida, con el que desea contraer matrimonio. Un guión espléndido, una puesta en escena de altísima calidad y unas interpretaciones antológicas convierten a Canción de cuna en la mejor película de José Luis Garci y en uno de los mejores filmes españoles de los últimos años. Para llorar a gusto.

7/10
Celia

1993 | Celia | Serie TV

Celia es una ingeniosa e imaginativa niña de clase media. Sus padres la llevan a un colegio de monjas, donde hace amigas con las que vive todo tipo de aventuras. Ella intenta ser buena, pero le cuesta mucho, porque tiende a realizar todo tipo de travesuras como subirse a la torre y en general a hacer todo tipo de cosas que contravengan las normas del centro. El veterano José Luis Borau adapta para la televisión la serie de novelas creada por Elena Fortún a finales de los años 20, consideradas clásicos de la literatura infantil española. Gracias a su eficiente puesta en escena y a que cuenta con un gran reparto, la serie fue todo un éxito. Aunque el sexto y último episodio acababa con la palabra "continuará", con idea de rodar más entregas, lo cierto es que nunca se pudo seguir con la producción.

6/10
La ardilla roja

1993 | La ardilla roja

Jota (Nancho Novo) es un joven que está dispuesto a suicidarse desde un puente. Justo cuando va a hacerlo, una moto se estrella contra la barandilla, y la conductora sale disparada. Jota acude a ayudarla. La bella motorista, que se llama Lisa (Emma Suárez), ha perdido totalmente la memoria. Jota queda enseguida prendado de Lisa, y aprovechando su amnesia se hace pasar por su novio. Juntos acudirán a un camping a pasar sus vacaciones. Pero la mentira de Jota será aprovechada por Lisa, que es más lista de lo que parece, y acabará volviéndose contra él. Una película ingeniosa y con un fino sentido del humor, con dos protagonistas que pugnan por dominar el juego de la mentira en el que están inmersos. Llena de imágenes sugerentes y situaciones desenfadadas, narradas con un ritmo ágil. Segundo trabajo de uno de los directores más peculiares del cine español de los 90, que cuenta con un estupendo reparto. Para que la película no defraude, hay que entrar de lleno en el simbólico universo de Julio Medem.

6/10
Después del sueño

1992 | Después del sueño

Amos, un marinero que posee un barco, espera la inminente llegada de su tío, que ha vivido en la Unión Soviética desde que se exilió, al término de la Guerra Civil. Poco después de llegar, y antes de que tengan tiempo de intercambiar muchas palabras, el anciano muere inesperadamente. Amos ha leído en las cartas que el tío le enviaba a su madre que éste poseía un tesoro, de paradero indefinido. El veterano Mario Camus contó en esta cinta con grandes actores que bordan sus papeles.

4/10
Vacas

1992 | Vacas

Vacas y vacas. Así se definen los protagonistas del primer trabajo de Julio Medem. A través de los ojos de estos simpáticos animales domésticos, contemplan las vivencias de dos generaciones a lo largo de una etapa muy dura en la historia de España. Desde la Segunda Guerra Carlista hasta la Guerra Civil.

4/10

Últimos tráilers y vídeos