IMG-LOGO

Biografía

James Ivory

James Ivory

92 años

James Ivory

Nació el 07 de Junio de 1928 en Berkeley, California, EE.UU.

Premios: 1 Oscar (más 1 premios)

Oscar
2018

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

  • León de Plata al mejor director Maurice
Filmografía
The City of Your Final Destination

2009 | The City of Your Final Destination

La condesa rusa

2005 | The White Countess

Tras la agradable experiencia de ver adaptada con maestría su obra Los restos del día, titulada para el cine Lo que queda del día, el novelista japonés Kazuo Ishiguro ha escrito para el mismo director, James Ivory, su primer guión cinematográfico. No alcanza el nivel del film citado, pero la relación entre Sofia, una condesa rusa venida a menos (Natasha Richardson), y Todd, un ex diplomático ciego en el Shanghai de los años 30 (Ralph Fiennes), permite a Ivory desplegar el academicismo marca de fábrica de su trabajo. El cineasta, apoyado en un guión rico en matices, y en dos actores muy inspirados, logra que los personajes protagonistas cobren vida. Entendemos los esfuerzos de ella por salir adelante, primero como 'mujer de la calle', y luego como anfitriona de postín en el local 'The White Countess', puesto en marcha por Todd. El proyecto de ese lujoso garito de comida y música, en el que el invidente pone toda su ilusión, conecta bien con los intereses de Ishiguro. Igual que sucedía con ese mayordomo que servía con todo esmero y profesionalidad a su señor en Lo que queda del día, sin cuestionarse si su amo era digno de sus servicios, aquí tenemos a un personaje, Todd, que se está construyendo un mundo artificial de esparcimiento, para cerrar los ojos (y no olvidemos, que el personaje es ¡ciego!) a un entorno donde la guerra es inminente. Tampoco podrá ignorar Todd las necesidades de su empleada Sofia, viuda con una hijita: su pacto de intimar, ni siquiera en los mínimos términos que marca la cortesía, será imposible de cumplir. Y llevará al clímax en el puerto de un caótico Shanghai, que recuerda al recreado por Steven Spielberg en El imperio del sol.

6/10
Le divorce

2003 | Le divorce

Isabel (Kate Hudson) y Roxy (Naomi Watts) Walker son dos hermanas, norteamericanas, que se quieren un montón. Tanto que la primera viaja a Francia dispuesta a pasar una temporadita con la segunda, que está casada con un francés. Pero nada más llegar, Isabel se encuentra un desagradable pastel: el impresentable marido de Roxy la acaba de dejar; se ha enamorado, asegura el tipo, sin atender a razones de peso, como la de que su esposa está embarazada. Así las cosas, mientras Roxy se plantea el divorcio, Isabel conoce a un diplomático francés, casado y talludito, con el que vive una aventura. Adaptación de una novela de Diane Johnson, a cargo de la guionista habitual de James Ivory, Ruth Prawer Jhabvala, y del propio director. El film tiene un inconfundible aire de vodevil, un enredo donde se trata de mostrar el choque de mentalidades francesa (con su pose de cinismo y su incréible tendencia a racionalizarlo todo) y americana (ingenua y en el que todas las decisiones se toman dictadas por el sentimiento). El film tiene momentos para las lágrimas, el dolor por el divorcio, y para las risas. Quizá los mejores momentos en este último apartado corran a cargo de Stephen Fry, presentado como tasador de cuadros que tiene que valorar un cuadro de autor francés, que desde hace varias generaciones pertenece a la familia Walker. Hudson y Watts aciertan en su composición de las hermanas, mientras que Jean-Marc Barr da vida al diplomático caradura, prestándole cierto encanto que hace imposible que le odiemos.

6/10
La copa dorada

2000 | The Golden Bowl

Maggie y Charlotte. Siempre han sido amigas. Ahora la primera se dispone a casarse con el príncipe Amerigo. Es el momento en que Charlotte advierte que, a pesar de los pesares, anda enamorada del príncipe. Pero la cosa, en la sociedad inglesa de principios del siglo XX, no permite cambios bruscos: Maggie y Amerigo se casan, y Charlotte, de un modo sutil y hasta retorcido, se compromete con el padre viudo de Maggie; así estará cerca de su amor secreto. Henry James es un novelista formidable, aunque su magnífica prosa es difícil de llevar a la pantalla. Pese a todo, el equipo de James Ivory, Ismail Merchant y Ruth Prawer Jhabvala se pone manos a la obra y logra un film sensible, que aborda con acierto las veleidades del espíritu humano. El reparto es de auténtico lujo.

6/10
La hija de un soldado nunca llora

1998 | A Soldier's Daughter Never Cries

Años 60. El matrimonio Willis vive en París con Channe, su hija, una niña. Él es un escritor de éxito, que busca la inspiración en Europa. Es feliz con su esposa, que le quiere. Surge en el hogar la posibilidad de adoptar a Benoît, un niño francés de 6 años, cuya madre quedó embarazada siendo adolescente. El chaval será recibido como uno más de la familia. La vida de los Willis es como la de tantas familias, aunque con la peculiaridad de que son americanos en el extranjero. Pero esto da a los chicos la posibilidad de una educación que de otro modo nunca habrían tenido. Pasa el tiempo y… El mayor mérito de James Ivory (Regreso a Howards End, Una habitación con vistas, Las bostonianas) es atrapar al espectador en una historia normal. Desde el punto de vista de Channe –suya es la mirada que domina el metraje–, se describen cosas muy corrientes: la enfermedad cardíaca del padre, que cuelga cual espada de Damocles sobre la familia; el cariño de los esposos, de los hermanos, entre padres e hijos, con la tata; un pequeño trauma en el despertar a la sexualidad; la amistad de Channe con un compañero de temperamento artístico; los miedos del hijo adoptivo a enfrentarse a su pasado; el primer noviazgo formal de Channe… Estos puntos cotidianos adquieren un relieve insospechado. Retazos de vida auténtica, transmiten el amor de un hogar. Nadie en la familia es perfecto, todos cometen errores; pero se quieren, y existe una preocupación real por los otros. No hay grandes estrellas, pero el terceto protagonista no podía estar mejor escogido: Leelee Sobieski es una joven actriz a la que hay que seguir; Kris Kristofferson da vida al escritor con una sorprendente sobriedad; y Barbara Hershey es perfectamente creíble como amante esposa y madre.

7/10
Sobrevivir a Picasso

1996 | Surviving Picasso

Drama biográfico sobre la figura del pintor español Pablo Ruiz Picasso. Anthony Hopkis encarna a este personaje que como casi todo genio, tuvo una compleja vida personal y profesional. Vestuario, maquillaje y peluquería consiguieron que Hopkins luciera como el pintor, aunque no se trata de uno de los trabajos más memorables del actor como tampoco lo es del director James Ivory.

4/10
Lumière y compañía

1995 | Lumière et compagnie

Un grupo muy numeroso de directores, entre los que destacan Theo Angelopoulos, Vicente Aranda, Spike Lee o Liv Ullmann, se reúnen para rodar una película cada uno, con una características muy definidas: utilizando cámaras de la época de los hermanos Lumiere, con una duración de 52 segundos como máximo, empleando la luz natural y sin usar más de tres tomas. Esta peculiar iniciativa se llevó a cabo en 1995, como homenaje a los 100 años que cumplía el cine. El resultado es un insólito y desigual experimento.

4/10
Jefferson en París

1995 | Jefferson in Paris

El siempre exquisito James Ivory recrea la vida de Jefferson antes de ser presidente de EE.UU.: su estancia en París en los años de la revolución, la relación que mantuvo con una esclava...

5/10
Lo que queda del día

1993 | The Remains of the Day

La Segunda Guerra Mundial es inminente. Stevens (Anthony Hopkins) es un mayordomo de la mansión de Darlington Hall, entre cuyas paredes los dueños y el servicio mantienen sus vidas apartadas en una rígida interdependencia. Stevens es eficiente y está entregado a su trabajo. Ni se le ocurre pensar en lo contrario. Su mundo no va más allá de la obediencia y el protocolo. La fidelidad a su señor es absoluta, porque así ha sido educado por su padre, también mayordomo. Pero su meticulosa vida se ve turbada con la llegada de una temperamental ama de llaves, Miss Kenton (Emma Thompson). Miss Kenton esconde bajo su aspecto frío una mujer llena de ternura, que enseguida se enamora en silencio del incomunicativo Stevens. Las palabras de amor que ella espera de él, son en realidad intrascendentes comentarios de trabajo, ausentes de cualquier pasión. A la vez, en la mansión se reúnen importantes cargos del régimen alemán nazi, para negociar apoyos británicos con el rico propietario, interpretado por James Fox.  Una excelente película, basado en la novela de Kazuo Ishiguro, titulada 'Los restos del día'. El prestigioso director de películas de época James Ivory desarrolla con su habitual elegancia y sutileza un drama que encierra una tremenda carga de profundidad. Artífice de Las Bostonianas o Maurice, dirige con mano experta a dos grandes intérpretes. Hopkins realiza una actuación magistral, rellenando su complejo personaje con gestos concisos pero ligeros, sin recargas artificiales. Una película muy inteligente que en pocos años se ha convertido en un clásico.

8/10
Regreso a Howards End

1992 | Howards End

Las hermanas Margaret y Helen, interpretadas por Helena Bonham Carter y Emma Thompson, empiezan una amistad con los Wilcox, una próspera familia de la burguesía liberal, pero por una serie de sucesos, suspenden la relación. Con en el tiempo, la comprensiva Margaret y la dulce señora Wilcox, vuelven a encontrarse y entablan una amistad tan sólida, que al morir ésta, le deja su bucólica casa de Howards End a Margaret, en contra de la opinión de su familia. Helen se desentiende, y se dedica a ayudar a un joven y atractivo oficinista con problemas matrimoniales, con el que iniciará un romance. Las cosas se complican cuando Margaret y el viudo Wilcox se enamoran. Una excelente película de época realizada por el especialista en el género James Ivory, autor también de Oriente y Occidente (1982), Las bostonianas (1984) o Una habitación con vistas (1986). Basada en la novela de E.M. Forster. Una historia sugerente, rodada con sutileza y con un envolvente sentido estético. El equipo de actores está imponente, desde el sobrio Anthony Hopkins, hasta la rebelde Bonham Carter y la encantadora Vanessa Redgrave. Emma Thompson ganó el Oscar como mejor actriz. El tono de la película es de una belleza y de una elegancia admirables.

6/10
Esperando a Mr. Bridge

1990 | Mr. & Mrs. Bridge

En plenos años 40, Walter e India Bridge son un matrimonio anclado en el pasado. Él es un obstinado conservador que ordena y manda sobre su mujer, y no tiene reparo en dirigir a sus hijos a su antojo, muchachos que son ya adultos. Sus anticuadas ideas y modo de ver la vida chocan con el resto de sus vecinos y amigos, que tienen una visión más moderna de la sociedad. James Ivory dirige al matrimonio real formado por Paul Newman y Joanne Woodward en esta película basada en la novela de Evan S. Connell. No es la primera vez que la pareja aparecía junta en pantalla pues ya se les pudo ver en El largo y cálido verano, Samantha o Con el agua al cuello. Woodward fue además nominada al Globo de Oro y al Oscar por su interpretación.

6/10
Esclavos de Nueva York

1989 | Slaves of New York

Estamos a finales del siglo XX, en Nueva York, la capital del mundo. Allí la vida es muy agitada y no es sencillo adaptarse para cualquier persona. Aun así, vivir en Nueva York es el máximo sueño de Eleanor, Chuck y Daria. Están embelesados por sus fiestas, su gente, su moda... Pero una vez que su sueño se hace realidad, comienzan a darse cuenta de que vivir en la ciudad que siempre han deseado no es suficiente para ser felices. Llega un momento en que están atiborrados de la frivolidad que antes perseguían, y pretenden escapar. Una serie de circunstancias les mantienen atrapados en Nueva York, y su existencia en la ciudad de sus sueños se convierte en una condena. Una extraña película dentro de la filmografía de James Ivory, que cuenta con un planteamiento original. Ivory alcanzó una enorme reputación por sus cuidadas adaptaciones de grandes novelas inglesas, como Las bostonianas (1984), Una habitación con vistas (1986) o Maurice (1987). Esta curiosa película hace de puente hacia su obra cumbre, Regreso a Howards End (1991). Esclavos en Nueva York es una refundición de cuentos de Tama Janowitz, no exenta de atractivo.

3/10
Maurice

1987 | Maurice

Maurice se va a estudiar a la universidad. Allí mantendrá una relación homosexual con Clive, uno de sus compañeros. Pero éste decide evitar los rumores contrayendo matrimonio con una mujer. Maurice sigue manteniendo relaciones con otros hombres, pero le echa de menos. Una de las tres adaptaciones que hizo James Ivory de novelas de E.M. Forster, junto a Una habitación con vistas y Regreso a Howards End.

5/10
Una habitación con vistas

1985 | A Room with a View

Existe toda una tradición en la literatura anglosajona acerca de turistas ingleses o americanos, que al contacto con la Europa continental, Italia sobre todo, se les descascarilla una cierta frialdad y despego para descubrir el amor y toda una pléyade de sentimientos que habían guardado encerrados en su interior. En esta línea se mueve esta adaptación de una novela de E.M. Forster acerca de una joven prometida, que viaja con su tutora a Florencia. Como su habitación de hotel no tiene vistas, otros huéspedes ofrecen intercambiar sus cuartos. La amabilidad del joven promotor de la iniciativa hace que la novia se replantee el matrimonio que está a punto de acometer. El equipo James Ivory-Ruth Prawer Jhabvala-Ismail Merchant se ha especializado en adaptaciones literarias de amor y lujo, e incluso hubo un tiempo en que Forster parecía su especialidad. Éste es uno de sus mejores logros, y casi podría decirse la película que les puso en el 'mapa' fílmico internacional. También sirvió para descubrir a Helena Bonham Carter. Ganadora de 3 Oscar.

7/10
Las bostonianas

1984 | The Bostonians

Adaptación de la novela de Henry James, a cargo del equipo Ivory-Merchant-Prawer Jhabvala, sigue las andanzas de una mujer que apoya el voto femenino en el siglo XIX. Magnífico reparto, donde comprobamos las dotes dramáticas de Christopher Reeve.

6/10
Oriente y Occidente

1983 | Heat and Dust

Ann viaja a La India para investigar qué ocurrió con su abuela, Olivia, que también viajó a ese país en los años XX, en busca de su marido, que estaba allí destinado. Ann descubre que Olivia se sintio fascinada por un dictador local, con el que prefirió quedarse, en lugar de con su esposo. El siempre interesante cineasta James Ivory realiza una detallada descripción de La India intercalando dos relatos separados en el tiempo. Esta vez Ivory adapta una novela de su guionista Ruth Prawer Jhabvala, que también es responsable del guión. Como es habitual, el director despliega una puesta en escena cuidada y elegante, y logra impresionantes interpretaciones de su escogido reparto.

6/10
Jane Austen en Manhattan

1980 | Jane Austen in Manhattan

Dos compañías de teatro se enfrentan por llevar a escena "Sir Charles Grandison", obra escrita por Jane Austen cuando tenía 12 años. Dirige James Ivory, responsable de títulos tan interesantes como Regreso a Howards End.

4/10
Los europeos

1979 | The Europeans

Adaptación de la novela de Henry James, a la que James Ivory -con sus colaboradores habituales- dan un aire muy a lo Jane Austen. Describe la irrupción de dos hermanos procedentes de Europa, Eugenia y Felix, en el hogar cercano a Boston de los Wentworth, de los que son parientes. Se va a producir enseguida un choque de mentalidades, entre los americanos, puritanos y reservados, y los europeos, más expansivos y dados a la frivolidad.El guión de Ruth Prawer Jhabvala presenta bien a los diversos personajes y sus diferentes cuitas amorosas, que se resolverán felizmente unas, mientras otras quedan abiertas. De modo que vemos a las hermanas Gertrude y Charlotte, la primera pretendida por el clérigo Mr. Brand sin éxito -ella anhela una vida más placentera-, la segunda secretamente enamorada de éste. A Felix que se ve atraída por Gertrude. A Robert, otro pariente, interesado por Eugenia, que espera la nulidad de su matrimonio con un barón. Y a los jóvenes primos Clifford y Lizzie, el primero tonteando con el alcohol y cautivado por Eugenia, la otra encantada de la admiración que despierta entre los chicos, y muy espabilada. También hay espacio para el padre de Gertrude y Charlotte o la madre de Robert, de modo que se teje un rico tapiz de relaciones humanas, algunas mejor perfiladas que otras, pero todas interesantes y gratas de ver en la pantalla. Ivory ya presenta en este film ese tono pulcro, y que algunos peyorativamente tachan de academicista, que iría desarrollando hasta altas cotas de perfeccionismo en sus siguientes películas, gracias también a ese equipo fiel de colaboradores que le ha ido acompañando film a film.

6/10
El arte de las miniaturas

1978 | Hullabaloo Over Georgie and Bonnie's Pictures

Un maharajá indio posee una peculiar colección de miniaturas que despierta el interés de muchos entendidos en arte de todo el mudo. Tanto es así, que distintos "cazadores" de tesoros deciden emprender su cruzada particular para hacerse con las miniaturas del mandatario indio. Producción televisiva que supone la primera colaboración entre James Ivory y la guionista Ruth Prawwer Jhabvala, que con posterioridad trabajarían en varios títulos entre los que destacan Regreso a Howards End y Lo que queda del día.

4/10
Roseland

1977 | Roseland

El director de Lo que queda del día reúne en esta cinta tres historias que tienen en lugar en Nueva York, en Roseland, una legendaria sala de baile. Todos los protagonistas tienen en común que buscan a la pareja de baile ideal. Como es habitual, Ivory hace gala de su exquisitez para la puesta en escena. Y aprovecha que cuenta con grandes actores como Teresa Wright y Christopher Walken.

6/10
Fiesta salvaje

1975 | The Wild Party

Jolly Grimm es una estrella cómica del cine mudo en decadencia. Tras cinco años sin presentar película tiene a punto “El hermano Jasper”, historia de un fraile que predica entre caníbales, en la que alberga grandes esperanzas. Así que organiza una fiesta a lo grande en su mansión, donde proyectará la cinta a los jerifaltes de Hollywood. Pero tiene tan mala puntería que ha hecho coincidir el evento con otra cita de postín que organiza el matrimonio Mary Pickford-Douglas Fairbanks.Una mirada nostálgica a la meca del cine, inspirada sin disimulo en el escándalo que salpicó a Roscoe 'Fatty' Arbuckle en una de sus fiestas salvajes. Asume el protagonismo el poco conocido James Coco, al que acompaña una radiante Raquel Welch en el papel de su amante. De James Ivory cabía esperar una ilustración de ese período de la historia de Hollywood cuando menos correcta, pero lo cierto es que el film -que no cuenta con su guionista habitual Ruth Prawer Jhabvala sino con un tal Walter Marks- tiene un desarrollo algo torpe -enamoramientos, celos, bailoteo sensual de una menor, peleas...-, torpeza que alcanza su máxima expresión en el desenlace, entre el culebrón y el vodevil. Tampoco estamos acostumbrados a que el habitualmente elegante Ivory sirva imágenes de decadente bacanal, que aquí sólo ilustran, no aportan nada a la narración.

4/10
Pasaje a Bombay

1970 | Bombay Talkie

Una novelista norteamericana viaja a India para buscar inspiración para su obra. Una vez allí iniciará un romance con un actor del país. Esta relación sirve de excusa para mostrar la fascinación que produce a algunos extranjeros conocer la cultura india. La película es norteamericana pero tiene un toque claramente bollywoodiense patente en puntos como el tono musical. James Ivory dirigió este título años antes de optar al Oscar por su trabajo en Una habitación con vistas, Regreso a Howards End y Lo que queda del día.

4/10
Shakespeare Wallah

1965 | Shakespeare-Wallah

La historia de una compañía itinerante de teatro en la India. Con el embrión de una familia inglesa, los Buckingham, compuesta por el matrimonio y la hija adulta Lizzie, el grupo está especializado en representar obras de Shakespeare. Con ritmo pausado, fuertemente influenciado por el cine de Satyajit Ray -no en vano es el autor de la banda sonora-, observamos los cambios en la India tras alcanzar la independencia. Se ha perdido el gusto por el teatro clásico, los ingleses ya no se sienten exactamente en casa. En el país se siguen con interés creciente deportes como el criquet, y tiene una posición dominante el cine de Bollywood.Uno de los elementos más ingeniosos del film, uno de los primeros del trío compuesto por James Ivory, Ruth Prawer Jhabvala e Ismail Merchant es el entrelazamiento de escenas de las obras de Shakespeare -“Hamlet”, “Romeo y Julieta”, “Julio César”, “Otelo”...-, con los dramas cotidianos de los personajes, singularmente las cuitas de amor de Lizzie con el indio Sanju, intensificadas por los celos de Manjula. Lo que viene a subrayar la resonancia universal de la creación artística de Shakespeare. También hay una mirada agridulce al protagonismo creciente del cine, que roba presencia a la viveza del teatro, que tiene resonancias más allá de la trama, pues evidentemente, lo que se nos cuenta tiene formato de película; y se incide en el choque entre Oriente y Occidente, el choque de mentalidades diversas, una idea recurrente en el cine de Ivory. Madhur Jaffrey, que da vida a Manjula, fue premiada como mejor actriz en el Festival de Berlín.

6/10
Camino a Delhi

1964 | The Delhi Way

Interesante documental, encargo de la Asia Society de Nueva York a un enamorado de la India, James Ivory. En 45 minutos se hace un repaso a la historia de la ciudad de Delhi, por la que han pasado afganos, mongoles, turcos e ingleses, con lo que se apunta el mestizaje de culturas que tanto importa en el cine de Ivory. De hecho, el cineasta viene a decir que en propiedad no se puede hablar de una Delhi, sino de muchas.Componen el film imágenes muy bellas, de gusto exquisito, bien acompañadas por la música, y que a veces son más expresivas cuando calla la voz del narrador Leo Glenn, que tiene un punto demasiado académico y pulcro, esas notas de las que tanto se ha abusado para atacar el cine de Ivory. Así, se pueden ver momentos de la vida cotidiana de la ciudad, sin caer en el exotismo empalagoso, o disfrutar de la belleza artística de lugares como la magnífica Fortaleza Roja.

6/10
La joven pareja

1963 | The Householder

Un joven matrimonio acude a la boda de unos conocidos. El marido, Prem Sagar, al ver el rostro cariacontecido del novio, recuerda su propio caso, las dificultades al iniciar su vida conyugal con Indu, una joven con la que se casó en una boda concertada: viene a su memoria lo poco que congeniaban al principio, las dificultades en su trabajo como maestro para imponer su autoridad en clase, las penurias económicas, la difícil convivencia con la suegra, que viene a echar una mano cuando Indu queda encinta, el recurso a Dios para pedir ayuda... Pero el caso es que marido y mujer se van conociendo poco a poco, y aprenden a amarse.Primer largometraje de James Ivory (Lo que queda del día, Regreso a Howards End). Rodado en la India, con la ayuda del legendario Satyajit Ray, el cineasta describe las tradiciones cotidianas del país, y sobre todo las dificultades para sacar un hogar adelante; también hay sitio para pintar la mirada occidental, representada en el amigo americano del protagonista, a quien atrae la espiritualidad hindú. El film es una adaptación de una novela de Ruth Prawer Jhabvala, también autora del guión, que escribiría después los libretos de toda su filmografía; junto a Ismail Merchant, productor, configuraron un trío que dio pie a un estupendo cine.

6/10
La espada y la flauta

1959 | The Sword and the Flute

Temprano trabajo fílmico de James Ivory, se trata de un documental sobre la pintura india del siglo XVII, hecho con imágenes de cuadros que se conservan en museos estadounidenses. La película viene enmarcada históricamente por el dominio mogol del emperador Akbar, y muestra el contraste entre las dos escuelas de pintura existentes, la mogol y la rajput. En la primera están presentes los temas cortesanos, mientras que la otra se despliega en cuestiones más universales, de tema ascético y religioso, y amatorio. Es hermosa y da qué pensar la frase con que concluye el documental, que afirma que "ningún drama espiritual parece veraz en pintura sin el esplendor de la fe".

5/10
Call Me by Your Name

2017 | Call Me by Your Name

1983. Lánguidas vacaciones estivales en un pueblo del Norte de Italia. Elio, un joven de 17 años que estudia música, es testigo de cómo un año más su padre, profesor universitario, acoge en la casa de campo a un postgraduado que está haciendo su doctorado. En esta ocasión se trata del apuesto Oliver, de 24 años, al que Elio debe ceder su habitación, y por cuya presencia se sentirá atraído y perturbado, un confuso manojo de sentimientos en que conviven el enamoramiento homosexual, la conciencia de gustar a una chica de su edad, Marzia, los juegos eróticos y las perversiones sexuales. Adaptación de una novela del académico y escritor André Aciman, el guión lo firma James Ivory, y aunque inicialmente se suponía que la película la iban a codirigir él y el italiano Luca Guadagnino, al final es sólo éste quien ha dado las órdenes detrás de la cámara. Ya antes Ivory había tratado la cuestión gay en Maurice, y Guadagnino sigue la senda academicista de éste, aunque quizá sabiendo que este calificativo maldito podía perseguirle, intenta algunas soluciones esteticistas menos convencionales. La trama de un sublimado amor homosexual entre un adulto y un menor de edad, ante la mirada de unos padres que dejan que las cosas discurran, se presta inevitablemente y con razón a la polémica. Pues aunque no se ocultan el desconcierto y sufrimiento de Elio, el planteamiento que subyace en el film es el de una tramposa defensa a ultranza del individualismo, que lleva a cada uno a tomar sus propias decisiones libremente y sin interferencias: si uno se equivoca, que cargue con las consecuencias, al menos habrá hecho lo que deseaba. Y en tal sentido la educación parece reducirse a proporcionar un bagaje de cultura y conocimientos, pero falta el legado mucho más valioso de un sentido moral, la responsabilidad ante las propias acciones y las consecuencias que tienen en los otros tienen en el film una importancia muy relativa. Película larga, muy larga, reiterativa quizá para que todo rezume de languidez y sensualidad, con una concepción paupérrima del amor, funciona medianamente en sus propósitos durante el primer tramo, pero cuando la relación entre los dos protagonistas va a mayores, resultan difíciles de aceptar el modo que en que evoluciona Elio, y la intención aleccionadora de cómo deberían comportarse unos padres ante la afectividad agitada de su hijo, todo ello se encaja artificialmente con calzador. Los actores, Armie Hammer y Timothée Chalamet, no desentonan porque se pliegan a la consigna de modos suaves, nunca hay irritación y conflicto en su relación, sus escenas parecen concebidas como un “prueba y que la pieza encaje”.

4/10
Le divorce

2003 | Le divorce

Isabel (Kate Hudson) y Roxy (Naomi Watts) Walker son dos hermanas, norteamericanas, que se quieren un montón. Tanto que la primera viaja a Francia dispuesta a pasar una temporadita con la segunda, que está casada con un francés. Pero nada más llegar, Isabel se encuentra un desagradable pastel: el impresentable marido de Roxy la acaba de dejar; se ha enamorado, asegura el tipo, sin atender a razones de peso, como la de que su esposa está embarazada. Así las cosas, mientras Roxy se plantea el divorcio, Isabel conoce a un diplomático francés, casado y talludito, con el que vive una aventura. Adaptación de una novela de Diane Johnson, a cargo de la guionista habitual de James Ivory, Ruth Prawer Jhabvala, y del propio director. El film tiene un inconfundible aire de vodevil, un enredo donde se trata de mostrar el choque de mentalidades francesa (con su pose de cinismo y su incréible tendencia a racionalizarlo todo) y americana (ingenua y en el que todas las decisiones se toman dictadas por el sentimiento). El film tiene momentos para las lágrimas, el dolor por el divorcio, y para las risas. Quizá los mejores momentos en este último apartado corran a cargo de Stephen Fry, presentado como tasador de cuadros que tiene que valorar un cuadro de autor francés, que desde hace varias generaciones pertenece a la familia Walker. Hudson y Watts aciertan en su composición de las hermanas, mientras que Jean-Marc Barr da vida al diplomático caradura, prestándole cierto encanto que hace imposible que le odiemos.

6/10
La hija de un soldado nunca llora

1998 | A Soldier's Daughter Never Cries

Años 60. El matrimonio Willis vive en París con Channe, su hija, una niña. Él es un escritor de éxito, que busca la inspiración en Europa. Es feliz con su esposa, que le quiere. Surge en el hogar la posibilidad de adoptar a Benoît, un niño francés de 6 años, cuya madre quedó embarazada siendo adolescente. El chaval será recibido como uno más de la familia. La vida de los Willis es como la de tantas familias, aunque con la peculiaridad de que son americanos en el extranjero. Pero esto da a los chicos la posibilidad de una educación que de otro modo nunca habrían tenido. Pasa el tiempo y… El mayor mérito de James Ivory (Regreso a Howards End, Una habitación con vistas, Las bostonianas) es atrapar al espectador en una historia normal. Desde el punto de vista de Channe –suya es la mirada que domina el metraje–, se describen cosas muy corrientes: la enfermedad cardíaca del padre, que cuelga cual espada de Damocles sobre la familia; el cariño de los esposos, de los hermanos, entre padres e hijos, con la tata; un pequeño trauma en el despertar a la sexualidad; la amistad de Channe con un compañero de temperamento artístico; los miedos del hijo adoptivo a enfrentarse a su pasado; el primer noviazgo formal de Channe… Estos puntos cotidianos adquieren un relieve insospechado. Retazos de vida auténtica, transmiten el amor de un hogar. Nadie en la familia es perfecto, todos cometen errores; pero se quieren, y existe una preocupación real por los otros. No hay grandes estrellas, pero el terceto protagonista no podía estar mejor escogido: Leelee Sobieski es una joven actriz a la que hay que seguir; Kris Kristofferson da vida al escritor con una sorprendente sobriedad; y Barbara Hershey es perfectamente creíble como amante esposa y madre.

7/10
Maurice

1987 | Maurice

Maurice se va a estudiar a la universidad. Allí mantendrá una relación homosexual con Clive, uno de sus compañeros. Pero éste decide evitar los rumores contrayendo matrimonio con una mujer. Maurice sigue manteniendo relaciones con otros hombres, pero le echa de menos. Una de las tres adaptaciones que hizo James Ivory de novelas de E.M. Forster, junto a Una habitación con vistas y Regreso a Howards End.

5/10
Pasaje a Bombay

1970 | Bombay Talkie

Una novelista norteamericana viaja a India para buscar inspiración para su obra. Una vez allí iniciará un romance con un actor del país. Esta relación sirve de excusa para mostrar la fascinación que produce a algunos extranjeros conocer la cultura india. La película es norteamericana pero tiene un toque claramente bollywoodiense patente en puntos como el tono musical. James Ivory dirigió este título años antes de optar al Oscar por su trabajo en Una habitación con vistas, Regreso a Howards End y Lo que queda del día.

4/10
Shakespeare Wallah

1965 | Shakespeare-Wallah

La historia de una compañía itinerante de teatro en la India. Con el embrión de una familia inglesa, los Buckingham, compuesta por el matrimonio y la hija adulta Lizzie, el grupo está especializado en representar obras de Shakespeare. Con ritmo pausado, fuertemente influenciado por el cine de Satyajit Ray -no en vano es el autor de la banda sonora-, observamos los cambios en la India tras alcanzar la independencia. Se ha perdido el gusto por el teatro clásico, los ingleses ya no se sienten exactamente en casa. En el país se siguen con interés creciente deportes como el criquet, y tiene una posición dominante el cine de Bollywood.Uno de los elementos más ingeniosos del film, uno de los primeros del trío compuesto por James Ivory, Ruth Prawer Jhabvala e Ismail Merchant es el entrelazamiento de escenas de las obras de Shakespeare -“Hamlet”, “Romeo y Julieta”, “Julio César”, “Otelo”...-, con los dramas cotidianos de los personajes, singularmente las cuitas de amor de Lizzie con el indio Sanju, intensificadas por los celos de Manjula. Lo que viene a subrayar la resonancia universal de la creación artística de Shakespeare. También hay una mirada agridulce al protagonismo creciente del cine, que roba presencia a la viveza del teatro, que tiene resonancias más allá de la trama, pues evidentemente, lo que se nos cuenta tiene formato de película; y se incide en el choque entre Oriente y Occidente, el choque de mentalidades diversas, una idea recurrente en el cine de Ivory. Madhur Jaffrey, que da vida a Manjula, fue premiada como mejor actriz en el Festival de Berlín.

6/10
Camino a Delhi

1964 | The Delhi Way

Interesante documental, encargo de la Asia Society de Nueva York a un enamorado de la India, James Ivory. En 45 minutos se hace un repaso a la historia de la ciudad de Delhi, por la que han pasado afganos, mongoles, turcos e ingleses, con lo que se apunta el mestizaje de culturas que tanto importa en el cine de Ivory. De hecho, el cineasta viene a decir que en propiedad no se puede hablar de una Delhi, sino de muchas.Componen el film imágenes muy bellas, de gusto exquisito, bien acompañadas por la música, y que a veces son más expresivas cuando calla la voz del narrador Leo Glenn, que tiene un punto demasiado académico y pulcro, esas notas de las que tanto se ha abusado para atacar el cine de Ivory. Así, se pueden ver momentos de la vida cotidiana de la ciudad, sin caer en el exotismo empalagoso, o disfrutar de la belleza artística de lugares como la magnífica Fortaleza Roja.

6/10
La espada y la flauta

1959 | The Sword and the Flute

Temprano trabajo fílmico de James Ivory, se trata de un documental sobre la pintura india del siglo XVII, hecho con imágenes de cuadros que se conservan en museos estadounidenses. La película viene enmarcada históricamente por el dominio mogol del emperador Akbar, y muestra el contraste entre las dos escuelas de pintura existentes, la mogol y la rajput. En la primera están presentes los temas cortesanos, mientras que la otra se despliega en cuestiones más universales, de tema ascético y religioso, y amatorio. Es hermosa y da qué pensar la frase con que concluye el documental, que afirma que "ningún drama espiritual parece veraz en pintura sin el esplendor de la fe".

5/10
Camino a Delhi

1964 | The Delhi Way

Interesante documental, encargo de la Asia Society de Nueva York a un enamorado de la India, James Ivory. En 45 minutos se hace un repaso a la historia de la ciudad de Delhi, por la que han pasado afganos, mongoles, turcos e ingleses, con lo que se apunta el mestizaje de culturas que tanto importa en el cine de Ivory. De hecho, el cineasta viene a decir que en propiedad no se puede hablar de una Delhi, sino de muchas.Componen el film imágenes muy bellas, de gusto exquisito, bien acompañadas por la música, y que a veces son más expresivas cuando calla la voz del narrador Leo Glenn, que tiene un punto demasiado académico y pulcro, esas notas de las que tanto se ha abusado para atacar el cine de Ivory. Así, se pueden ver momentos de la vida cotidiana de la ciudad, sin caer en el exotismo empalagoso, o disfrutar de la belleza artística de lugares como la magnífica Fortaleza Roja.

6/10

Últimos tráilers y vídeos