IMG-LOGO

Biografía

Janusz Gajos

Janusz Gajos

Janusz Gajos

Filmografía
Clero (Clergy)

2018 | Kler

El mayordomo

2018 | Kamerdyner

Cuerpo

2015 | Cialo

Una película rodada con personalidad por su directora, Malgorzata Szumowska, que fue premiada por este rol en el Festival de Berlín. Pinta a su país, Polonia, con tintes sórdidos, abonándose a una suerte de realismo mágico, al seguir las tribulaciones de un inspector de policía, que día a día debe tratar casos tristes de suicidios, o el terrible de un recién nacido descuartizado, cuyos restos encuentran en los baños de una estación de cercanías en Varsovia. Vive con una hija, joven, con problemas psiquiátricos, con la que no se entiende, y que acude a sesiones de terapia. La muerte de la esposa y madre les ha destrozado a ambos anímicamente. Pero una mujer, que dice tener contacto con los espíritus, podría ponerles en contacto con la fallecida y tal vez ayudar a que alcancen algo parecido a la serenidad. Szumowska entrega un film duro, extraño y críptico, visual y rítmicamente fascinante, que parece querer decirnos que dentro de lo inhóspito que es el mundo se puede encontrar algo parecido a la paz. Lo que para una directora de temáticas deprimentes y a la que gusta el feísmo es casi decir que acaba presentando un tono medianamente esperanzado.

6/10
Circuito cerrado

2013 | Uklad zamkniety

Tres jóvenes emprendedores inauguran una fábrica de tecnología punta en Gdansk. Pero personajes corruptos del mundo judicial y empresarial quieren aprovechar la ocasión para, con malas artes, hacerse con el control de Navar, su empresa. Lo que pasa por acusarles falsamente de estafa y otros delitos monetarios, y meterles en la cárceles con muy escasas garantías legales. Cinta polaca inspirada en hechos reales, la dirige el desconocido Ryszard Bugajski. Con ritmo parsimonioso y tono prolijo y casi documental, produce escalofríos lo que cuenta, pues muestra un sistema corrupto, regentado por personajes egocéntricos sin escrúpulos morales. La fotografía de colores desvaídos y grises que podrían hacer pensar en el pasado comunista del país, como si se quisiera indicar que no han cambiado tanto las cosas con la supuesta llegada de las libertades democráticas.

5/10
Jazmín

2006 | Jasminum

Peculiar e inclasificable film polaco. Cuenta la historia en primera persona la infantil voz en off de Gienia, que con su madre Natasza, restauradora de arte, acude a un convento carmelita a restaurar una antigua pintura. Allí conviven varios frailes con su prior, el padre Cleofás, fuertemente influidos por una tradición, casi una leyenda, sobre los milagros del lugar, que tienen que ver con los monjes enterrados en la cripta, y los olores relacionados con varios árboles, que se transmiten a los frailes, y que sirven para fabricar aromas. En realidad este hecho tan insólito es el que ha llevado a Natasza al convento, además de cierto amor contrariado.Desconcierta mucho esta película escrita y dirigida por Jan Jakub Kolski, que tiene formato de cuento, pero que no parece tener un público definido. Inicialmente uno podría confundirse y creer que se encuentra ante una especie de Marcelino, pan y vino a la polaca, comparación a la que invita el nombre de los frailes, Sanitas, Ciruelo, Cerezo y Picota. Pero nada más lejos de la realidad. La cosa recuerda un poco al realismo mágico, y la religión, o al menos la espiritualidad, poco tienen que ver con la narración. La película habla de filtros amorosos, perfumes para la seducción, y pintorescas anécdotas del pasado ligadas al jazmín, y que se dirían muy ajenos a lo que uno asocia con un monasterio. Sin un tono definido ni una intriga capaz de enganchar, el sentido del humor es de corto alcance, Kolski no ha logrado componer el “filtro” fílmico capaz de seducir al espectador.

3/10
Jazmín

2006 | Jasminum

Peculiar e inclasificable film polaco. Cuenta la historia en primera persona la infantil voz en off de Gienia, que con su madre Natasza, restauradora de arte, acude a un convento carmelita a restaurar una antigua pintura. Allí conviven varios frailes con su prior, el padre Cleofás, fuertemente influidos por una tradición, casi una leyenda, sobre los milagros del lugar, que tienen que ver con los monjes enterrados en la cripta, y los olores relacionados con varios árboles, que se transmiten a los frailes, y que sirven para fabricar aromas. En realidad este hecho tan insólito es el que ha llevado a Natasza al convento, además de cierto amor contrariado.Desconcierta mucho esta película escrita y dirigida por Jan Jakub Kolski, que tiene formato de cuento, pero que no parece tener un público definido. Inicialmente uno podría confundirse y creer que se encuentra ante una especie de Marcelino, pan y vino a la polaca, comparación a la que invita el nombre de los frailes, Sanitas, Ciruelo, Cerezo y Picota. Pero nada más lejos de la realidad. La cosa recuerda un poco al realismo mágico, y la religión, o al menos la espiritualidad, poco tienen que ver con la narración. La película habla de filtros amorosos, perfumes para la seducción, y pintorescas anécdotas del pasado ligadas al jazmín, y que se dirían muy ajenos a lo que uno asocia con un monasterio. Sin un tono definido ni una intriga capaz de enganchar, el sentido del humor es de corto alcance, Kolski no ha logrado componer el “filtro” fílmico capaz de seducir al espectador.

3/10
La venganza (2002)

2002 | Zemsta

Dos años después de adaptar al cine una obra literaria clásica de su compatriota Adam Mickiewicz, Pan Tadeusz, el polaco Andrzej Wajda vuelve a tomar como fuente de ideas la literatura de su país, esta vez una comedia teatral del autor del siglo XIX Aleksander Fedro. En clave de delicioso enredo, donde juega un papel esencial Fanfarrón, una especie de correveidile que sirve para unir a los personajes, se describe la rivalidad entre dos hombres vecinos, el bodeguero y el notario, cuyas intempestivas diferencias les llevan a discutir por cualquier minucia, como el muro que separa sus propiedades. Ignoran ambos que Clara, sobrina del primero, y Wenceslao, hijo del segundo, están enamorados. Los “tortolitos” tratarán de idear alguna estratagema para que sus mayores consientan en la deseada unión matrimonial. Entretanto el bodeguero pretende en matrimonio a la Sumillera, una pícara dama de la que se descubre tuvo relaciones con Wenceslao en la ardorosa juventud de éste. Lo que podría servir a los propósitos del notario de humillar a su enemigo. Wajda logra captar la alegre ligereza de la trama original, lo que lleva a recordar a títulos como Mucho ruido y pocas nueces, donde Kenneth Branagh versionaba a Shakespeare, y El perro del hortelano, donde era Lope de Vega el autor que inspiraba a Pilar Miró. Hay un tono festivo de comedia bufa, al que contribuye un reparto sembrado, donde destaca Roman Polanski como Fanfarrón, pues sabe conferir a su personaje todo su aire ridículo, torpe y cobarde. Tienen gracia los diálogos irónicos y los enfrentamientos varios, y la perpetua chanza viene bien subrayada por la inspirada partitura musical de Wojciech Kilar. La ambientación es perfecta, con el magnífico marco de las casas de los personajes en un paisaje invernal cubierto de nieve, donde no dejan de flotar en el aire los copos, o las plumas de las aves domésticas.

6/10
Tres colores: Blanco

1994 | Trzy kolory: Bialy

Karol ama profundamente a Dominique, aunque su impotencia provoca el divorcio. Una serie de penúrias se sucederán en la vida de Karol, que se verá obligado a volver a su Polonia natal y a intentar ganarse la vida como pueda.

6/10
Decálogo, cuatro

1989 | Dekalog, cztery | Serie TV

Cuarta entrega del Decálogo de Kieslowski, dedicada al mandamiento “Honrarás a tu padre y a tu madre”. Se centra en la relación entre la joven Anka y su padre Michal. Ella está intrigada por un sobre cerrado de Michal, con la inscripción “Para abrir después de mi muerte”. Durante uno de sus viajes, Anka no puede resistir la tentación de abrir el sobre... que contiene otro sobre que dice “Para mi hija”, dejado por la madre, que murió unos pocos días después de nacer ella. Cuando vuelva Michal de su viaje surgirán los reproches, y saldrán a la luz sentimientos nunca manifestados.De nuevo Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz se las arreglan para contar una historia poderosa en menos de una hora. Filiación y paternidad se demuestran como deberes poderosos, más allá de los puros lazos de sangre; y al tiempo se juega con la idea de cómo el afecto que Michal siente por su hija, y la esperanza nunca admitida del todo de que desearía poder verla como mujer, y no como hija, se revela banal, independientemente del contenido de la carta misteriosa que sostiene todo el entramado dramático. Gran trabajo de la pareja actoral, Adrianna Biedrzynska y Janusz Gajos. La partitura de Zbigniew Preisner aporta una adecuada nota de intrigante melancolía.

8/10
El Decálogo

1989 | Dekalog | Serie TV

Formidable serie de televisión concebida por Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz, compuesta de diez episodios de una hora de duración, dedicados a cada uno de los mandamientos del decálogo. De modo que Decálogo, uno, Decálogo, dos, Decálogo, tres, Decálogo, cuatro, Decálogo, cinco, Decálogo, seis, Decálogo, siete, Decálogo, siete, Decálogo, ocho, Decálogo, nueve y Decálogo, diez se constituyen en cuentos morales independientes cuya trama está relacionada con esos preceptos, ya sea el de amar a Dios, no tomar su nombre en vano y santificar sus fiestas, honrar a los padres, no cometer actos impuros, no mentir, no matar y no robar, y el de evitar las transgresiones internas, de tipo sexual o de codicia. La idea es hacer una reinterpretación actual del decálogo, donde se aborda la vigencia de cada mandamiento y las dificultades para vivirlos. Kieslowski asegura que en todo momento huyó de una visión relativista, aunque él, en sus filmes, sólo planteaba preguntas, y no tanto proporcionaba respuestas, pues no disponía de ellas.Existe un mínimo nexo de unión -un gris inmueble de la época del dominio soviético- y el entrecruzarse de personajes de una y otra historia, un artificio que también utilizaría Kieslowski en su trilogía de los colores. Sin entrar, salvo excepción, en consideraciones religiosas, lo que hace esta serie es plantear historias muy humanas, donde los protagonistas se enfrentan a decisiones de alto calado ético y moral. A veces hay acendrada ironía o cierto fatalismo en la mirada, pero predomina sobre todo la idea de la libertad del hombre, capaz de elegir el bien o el mal en sus acciones, aunque a veces no sea fácil acertar y hacer lo correcto. Resulta curiosa la presencia en todo el ciclo de un personaje, interpretado por Artus Barcis, testigo mudo en algunos momentos clave de las vicisitudes de los otros, penas y gozos, y en cuya identificación Kieslowski no descartaba a Dios, aunque dejaba ese reconocimiento a la libre interpretación del espectador.

9/10
El hombre de hierro

1981 | Czlowiek z zelaza

Cuatro años después de El hombre de mármol, presentada de tapadillo en el Festival de Cannes como "película sorpresa", el polaco Andrzej Wajda ganaba la Palma de Oro con lo que bien podemos calificar de su secuela. El film sigue en esta ocasión la pista de Maciej Tomczky, el hijo del obrero estajanovista Mateusz Birkut, que trabaja en los famosos astilleros Lenin de Gdansk. Un periodista de televisión, Winkel, ha recibido el encargo de entregar un reportaje sobre las huelgas que están teniendo lugar ahí, con el líder sindical Lech Walesa como protagonista de excepción. Winkel es un tipo competente pero algo servil, que no quiere meterse en líos. Pero como hacía Agnieszka (la protagonista de la otra película, que aquí reaparece en el último tramo), va charlando con unos y con otros, y va detectando la fuerza de los aires de cambio que se respiran en Polonia, al tiempo que salen al paso amenazas de los jerifaltes de turno, y el inevitable miedo. Saldrá a la luz cómo murió Birkut, y se observa cómo los distintos personajes se ponen en la tesitura de comprometerse o mirar hacia otro lado. Quizá este segundo film de Wajda sobre el régimen de su país tiene menor frescura, pero de nuevo vuelve a atraparal espectador porque es un retrato muy preciso de unos momentos históricos en la historia de un país y de su movimiento obrero, y sólo podía hacerse cuando se hizo, pues luego llegaría el golpe de timón del general Jaruzelski. Curiosamente, el film nació a sugerencia de los obreros de los astilleros, que deseaban ver plasmada su lucha en la pantalla, al estilo de lo que habían visto en El hombre de mármol. Lo más sorprendente del movimiento Solidaridad es cómo sin violencia (sólo el estado recurre a tales métodos) y con el apoyo de la fe católica se lograron avances sociales increíbles en un país que parecía cerrado política y socialmente a cualquier cosa que no fuera el totalitarismo comunista. Jerzy Radziwilowicz repite como hijo del obrero retratado en El hombre de mármol, bien apoyado por Krystina Janda de nuevo (aquí su personaje de cineasta ha madurado de un modo muy bonito) y Marian Opania, que ofrece la óptica de quien no desea arriesgarse demasiado. Wajda confesó su deuda con Agnieszka Holland en algunas partes del guión, firmado por Aleksander Scibor-Rylski.

7/10
Limusina Daimler-Benz

1981 | Limuzyna Daimler-Benz

Mayo de 1939 en la ciudad de Pozna, en Polonia. Michal y Andrzej, hermanos universitarios de ascendencia germana, realizan una pequeña gamberrada tomando prestado el Daimler-Benz del cónsul alemán y dándose un garbeo. Pese a todo el incidente no tendrá mayores consecuencias. Mientras Michal comienza a desarrollar su afición a la literatura, Andrzej se involucra en actividades políticas a través de la asociación estudiantil de la Liga de Naciones. Los inminentes acontecimientos históricos marcarán sus vidas. Filip Bajo escribe y dirige este film sobre cómo dos hermanos quedan atrapados en la telaraña del discurrir histórico. Aunque tiene interés, con referencias literarias agudas como la alusión a “La montaña mágica” de Thomas Mann, el film es irregular y no quedan claras las motivaciones de los hermanos, incluida inspección del sórdido pasaje del burdel.

4/10
El director de orquesta

1980 | Dirygent

Últimos tráilers y vídeos