IMG-LOGO

Biografía

Jim True-Frost

Jim True-Frost

54 años

Jim True-Frost

Nació el 31 de Julio de 1966 en Greenwich, Connecticut, EE.UU.
Filmografía
Saint Frances

2019 | Saint Frances

En sus inicios el cine “indie” estadounidense dio títulos de interés, como los primeros trabajos de Steven Soderbergh, los hermanos Coen o Gus Van Sant. La otra cara de la moneda de lo que parecía una brisa de aire fresco fue el surgimiento de muchas cintas algo simples y autocomplacientes, cuyos autores se miraban al ombligo con tramas de muy escaso interés. Algo de esto le pasa a Saint Frances, una película con muy poca chicha, aunque pueda ser representativa de jóvenes que están dejando de serlo, en una sociedad donde asoman o se asientan los llamados nuevos modelos de familia. El film sigue a Bridget –Kelly O'Sullivan, a la que se debe también el guion–, una treintañera que trabaja de camarera, y que tiene un noviete, también camarero. Su futuro no parece muy prometedor, así que no duda en aceptar el trabajo de canguro de una pareja lesbiana que tiene una niña, y que una de ellas está esperando otro bebé. Aunque la pequeña Frances es una cría buena e inteligente, no se muestra muy contenta con esta niñera. La trama transcurre lánguidamente, mientras muestra cómo Frances y la cuidadora van estrechando lazos, sin excesiva gracia, y tampoco provocando genuinas emociones. Ni siquiera puede alabarse una naturalidad que resulta muy impostada.

4/10
Z: Con ella empezó todo

2017 | Z: The Beginning of Everything | Serie TV

Serie producida por Amazon, se centra en los comienzos de la apasionada pero también tormentosa relación amorosa entre Zelda Sayre, jovencita sureña inconformista, hija de un juez muy estricto, y el apuesto y futuro talentoso escritor F. Scott Fitzgerald. Ambos se conocen y se gustan enseguida, cuando la Primera Guerra Mundial está llegando a su fin. En contra de la voluntad de los padres de ella se casarán en Nueva York, y cuando llega el éxito de él por la publicación de "El otro lado del paraíso", comienzan una vida de lujo y desenfreno, en plena era del jazz, que les pasará factura, pues comienza el bloqueo creativo, la soledad, el alcoholismo, los reproches y el hundimiento psicológico. Como base de la serie, creada por Dawn Prestwich y Nicole Yorkin –que están detrás de Picket Fences y The Killing–, se encuentra una novela biográfica de Therese Anne Fowler, que ofrece sobre todo la mirada femenina de Zelda. De este modo se incide en la condición de ella, no sólo como musa de Fitzgerald, sino también de fuente ideas e incluso descripciones literales que él toma de su diario personal. Hay una buena recreación de la época, mostrándose el contraste entre las ideas conservadoras de los padres de Zelda, y los nuevos tiempos de una juventud urbana rebelde, descubridora de placeres, que sólo piensa en pasarlo bien a ritmo de jazz, forman parte de la narración las abundantes juergas y sus excesos, mostrados gráficamente. También se exploran las dificultades de la creación literaria, y el papel del editor, unos de los personajes es el mítico Max Perkins, cuya vida se abordó en la película El editor de libros. Aunque por supuesto, el núcleo del relato lo constituyen los altibajos de un amor indudable, pero que se va deteriorando paulatinamente. Se trata de una buena recreación de los hechos, que pinta bien la inmadurez y el encanto descarados de los románticos protagonistas, bien encarnados por Christina Ricci y David Hoflin. Lo hacen también estupendamente David Strathairn y Kristine Nielsen, en los papeles más ingratos a priori de los padres de Zelda.

6/10
American Odyssey

2015 | American Odyssey | Serie TV

Entretenida serie televisiva, con una trama de las que propicia el escenario post 11-S, realizada casi 15 años después del ataque terrorista de Al-Qaeda. Está tejida con tres hilos argumentales que están relacionados con una misma conspiración de proporciones colosales. Por un lado tenemos la peripecia de la sargento Odelle Ballard, que tras el éxito del comando al que pertenece, que liquida a un comando terrorista en Mali, se encuentra con la sorpresa de que toda su unidad es liquidada por un dron excepto ella, y que el ataque no es yihadista, sino del propio Estados Unidos, a través de una empresa contratista con turbios negocios que implican la financiación del terrorismo. Ella será dada por muerta, pero hackers y miembros de grupos antisistema que operan en Nueva York capitaneados por Harrison Walters acceden a un correo electrónico que Ballard envió a superior señalando que ha sobrevivido, una información que ha sido ocultada. Finalmente, el abogado corporativo Harry Decker descubre datos sospechosos en una de las empresas a las que representan, justo la que Ballard y compañía han descubierto que tiene vínculos con los fanáticos islamistas. Con elementos conspiranaicos que enredan la madeja, Adam Armus, Nora Kay Foster y Peter Horton crean una estructura coherente y con capacidad de sorprender, con momentos tensos en que Ballard podría ser degollada ante las cámaras, o lapidada por unirse a una peregrinación de tuaregs a La Meca. La cinta trata de adoptar un tono realista, aunque imaginando escenarios políticos extremos, al estilo Homeland, más que 24. Los actores están bien, un ajustado reparto compuesto no de grandes estrellas, pero sí de eficaces intérpretes, donde los rostros más reconocibles son los de Peter Facinelli y Treat Williams.

6/10
Treme (4ª temporada)

2014 | Treme | Serie TV

Temporada final de la serie, en donde la recuperación anímica del paso del huracán Katrina ya casi se ha asentado por completo. En esta nueva entrega podemos observar nuevas decisiones que afectarán por última vez a nuestros protagonistas en su camino de redención personal, encuentro con el perdón y concepción de una nueva esperanza. Treme llega a su final en una temporada que cuenta con tan sólo cinco capítulos. El capítulo final está dirigido por la prestigiosa Agnieszka Holland.

7/10
La conspiración

2010 | The Conspirator

Tras una guerra civil traumática que ha desangrado a los Estados Unidos, el país sufre una auténtica conmoción por el asesinato de su presidente, Abraham Lincoln, cuando asistía a una representación teatral. Una serie de personas son detenidas bajo la acusación de conspirar para acabar con las vidad del presidente, vicepresidente y secretario de estado. La única mujer inculpada en un juicio ante un tribunal militar es la cuarentona Mary Surratt, que regentaba la casa de huéspedes donde se reunieron los otros acusados con el actor John Wilkes Booth, el autor material del magnicidio. Se encargará a regañadientes de su defensa el joven abogado Frederick Aiken, héroe de guerra en el bando de la Unión, quien poco a poco se involucra más a fondo en el caso, convencido de la inocencia de su cliente, pero también de que hay algo más en juego, el derecho de todo ciudadano a un juicio justo, por encima de afanes de venganza o de apaciguar a cualquier precio al pueblo. Vibrante cine histórico encuadrable también en el atractivo subgénero del drama judicial, dirigido con estupendo clasicismo por Robert Redford, a quien le gustan las historias basadas en hechos reales, piénsese en sus film Quiz Show (El dilema). El cuidado guión de Gregory Bernstein y James D. Salomon sale airoso de lo que se dirían sus metas principales: describir un ambiente de posguerra aún crispado, donde todavía saltan chispas entre vencedores y vencidos, las heridas aún tardarán en ser restañadas, hay todavía mucho odio, rencor, miedo y prejucios acumulados; pintar el “viaje del héroe” acometido por un joven abogado, que sabrá hacer suyo un caso por el que no sentía ninguna atracción, aun a costa de ganarse el desprecio de “los suyos”; y atrapar el dilema de una madre, Mary Surratt, que nunca sacrificará a su hijo, en busca y captura como sospechoso de formar parte de la misma conspiración, aunque desarrolla una especie de relación materna inesperada con su abogado. El film tiene la virtud de tener muy bien trenzadas las distintas subtramas, de saber crear intriga acerca de cuál será el veredicto, de ser emotivo respetando al mismo tiempo al espectador sin baratos trucos sensibleros. Es hermosa la paleta de colores apagados, una adecuada fotografía de Newton Thomas Sigel adecuada al luctuoso contexto histórico en que se sitúa la historia. Y el reparto está fantástico, tanto los actores principales, James McAvoy y Robin Wright, como otros más secundarios -Tom Wilkinson, Evan Rachel Wood, Kevin Kline, Danny Huston-, pero decisivos para armar esta sólida película. Se trata de la primera producción de The American Film Company, una compañía que tiene el loable propósito de abordar cine histórico, porque al decir de uno de sus responsables “la realidad supera la ficción no solo porque es más sorprendente sino también más interesante”.

7/10
The Wire (Bajo escucha) (5ª temporada)

2008 | The Wire | Serie TV

Quinta y última temporada de la serie creada por David Simon, que logra el milagro de rematarla de un modo cercano a la genialidad, atando numerosos cabos de los conflictos de los personajes que aparecen en las otras entregas, y de los que se incorporan a esta, sobre todo los chicos de la prensa. La policía sufre recortes presupuestarios, el alcalde de Baltimore, Carcetti quiere centrar todos los esfuerzos en su programa educativo. Eso significa abandonar el caso que enfrenta a los narcos Omar y Marlo, justo cuando consiguen el número del móvil del segundo y una escucha podría llevarles a una gran redada. Indignado y destrozándose por dentro por su afición al alcohol y a las mujeres fáciles, McNultty tiene la disparatada idea de fabricar pruebas falsas sobre un supuesto asesino en serie de mendigos sin techo, lo que hace que al fin lluevan los dólares para el departamento policial. Mientras, Gus Haynes, editor de un periódico de Baltimore, investiga la corrupción y el narcotráfico, en busca de un artículo que tenga repercusión. Y uno de sus ambiciosos reporteros, Scott Templeton, le echará también imaginación a la cosa. Los 10 episodios presentan como novedad la entrada del mundo del periodismo que tan bien conoce Simon, que fue periodista de sucesos en Baltimore. Se incorpora precisamente al reparto el actor y director Thomas McCarthy, para dar vida a Templeton. Sorprende la riqueza de matices con que se describe a los personajes, policías, traficantes, políticos de distinto fuste, un auténtico puzzle antropológico y sociológico de altísimo nivel. Resulta muy ocurrente todo lo referente a McNultty, que retrotrae al Orson Welles de Sed de mal, un buen detective, pero un mal policía. Y el ritmo es agilísimo, traspasado de breves escenas perfectamente concebidas, muy bien escritas y con diálogos brillantes. Quizá esta temporada es más coral que nunca, dejando espacio a todos los personajes que el seguidor de la serie conoce, aunque sea para una breve aparición. Se sugiere la posibilidad de la redención, el caso del adicto Bubbles, la inflexibilidad de quien no quiere traicionar sus principios, Cedric Daniels, y lo fácilmente que se acaba pasando por el aro de las pequeñas o grandes corruptelas en el mundo de la política. Todo el reparto lo hace maravillosamente bien, y hay momentos mágicos, como la celebración-homenaje de un "fallecido" detective, y la introducción de la canción que introduce todos los episodios, casi al final del último.

8/10
Diminished Capacity

2008 | Diminished Capacity

Tras sufrir un golpe en la cabeza, un periodista de Chicago (Matthew Broderick) pierde la memoria, tras lo que volverá a su pueblo natal. Donde se reencontrará con su tío (Alan Alda), que padece alzheimer, y con su amor de instituto (Virginia Madsen). Juntos harán un largo viaje en busca de un raro cromo de la liga de béisbol. Una bonita historia de dos personas sin recuerdos en forma de comedia. Gran actuación de Matthew Broderick por el que parece que no pasa el tiempo desde que estuviese a punto de iniciar la Tercera Guerra Mundial en Juegos de guerra.

6/10
The Wire (Bajo escucha) (4ª temporada)

2006 | The Wire | Serie TV

Polis y criminales en las calles de Baltimore. David Simon demuestra una enorme habilidad para seguir desarrollando tramas criminales, con un magnífico perfilado de los numerosos personajes, estamos ante un auténtico mosaico humano, donde ninguno de los retratados queda reducido al cliché, todos tienen complejidad psicológica, algo tremendamente meritorio. La 4ª temporada de esta serie policial sobre los trapicheos en la calle de los narcotraficantes y el esfuerzo policial por detenerlos se centra en 4 adolescentes afroamericanos, a los que toca sobrevivir en unas calles infestadas de droga, un entorno cruel donde la vida no tiene ningún valor, los chicos son completamente prescindibles. Así, se presta la máxima atención al sistema educativo, que falla a los chicos de los bajos fondos, impidiendo que se haga realidad en ellos el sueño americano. En los esfuerzos para ofrecer recursos a los chicos jóvenes, muy dañados por su entorno familiar y del barriol, cobran importancia dos antiguos policías: Roland 'Prez' Pryzbylewski da ahora clases en un instituto, y sus buenas intenciones para enseñar matemáticas chocan con la escasa motivación de sus alumnos; mientras que Howard 'Bunny' Colvin, que como jefe de policía ya hizo un singular experimento haciendo la vista gorda sobre determinados punto de venta de droga, para reducir la tasa de criminalidad, ahora en el sistema escolar se suma a un experimento de un estudioso universitario para dar clases especiales a los alumnos más conflictivos. Además, la serie sigue desarrollando todos los temas de la lucha política y la corrupción, en torno a los esfuerzos del concejal 'Tommy' Carcetti en su lucha por la alcaldía de la ciudad. Se trata de alguien idealista, pero con el handicap de su piel blanca y de la tozuda realidad, es difícil cambiar hábitos y modos de hacer muy arraigados en Baltimore. En el desarrollo de la serie hay riesgos como el de conceder menos espacio a Jimmy McNulty, quien ahora como oficial de a pie, preocupado por su familia, lleva una vida más sana, y ha abandonado su afición al alcohol, y sus pretensiones de resolver los problemas de la ciudad él solito. En los episodios hay momentos muy dramáticos, por ejemplo con Bubbles que trata de sacar del hoyo a un joven al que mira casi como a un hijo, o la radical transformación de un adolescente, buen chaval inicialmente, en despiadodo criminal. Ciertos descubrimientos macabros relacionados con las luchas de bandas por tener el control de la distribución de las drogas son impactantes.

8/10
The Wire (Bajo escucha) (3ª temporada)

2004 | The Wire | Serie TV

La serie creada por David Simon sigue la tónica habitual de calidad en su tercera entrega, tomándose su tiempo en ir poniendo las piezas sobre el tablero de una trama compleja sobre el trabajo policial en la degradada Baltimore, donde impera el tráfico de drogas y la delincuencia, y en que los políticos piensan más en su poltrona que en la meta primordial de mejorar la vida de los ciudadanos, de mayoría negra. Temas de calado, incluido el propio sentido del trabajo –Jimmy McNulty obligado a preguntarse que está haciendo con su vida, sólo centrado en su trabajo policial y en relaciones sexuales sin compromiso–, conviven con la evolución de los personajes, todos muy bien perfilados, en una sociedad corrupta donde resulta difícil llevar una vida más o menos normal. Jimmy McNulty decide iniciar su propia investigación, para aclarar si D’Angelo Barksdale se suicidó realmente en la cárcel o fue un asesinato propiciado por su entorno, que temía que testificara contra ellos. En las calles, sigue la guerra de bandas, por lo que el comandante Rawls y el comisionado Ervin H. Burrell presionan a los agentes de policía para que extremen la vigilancia. Por otro lado, el carismático traficante Omar Little sigue planeando meticulosamente sus golpes. La tercera temporada de esta prestigiosa serie policiaca se centra en las actuaciones de los líderes políticos de la ciudad de Baltimore, con respecto a la corrupción, el tráfico de drogas y la violencia callejera. También muestra a Stringer, un gángster que busca la honorabilidad invirtiendo en negocios inmobiliarios utilizando el dinero del narcotráfico. Y aborda con ingenio la idea del comisario Colvin, a punto de jubilarse, de obligar a los traficantes a operar en tres áreas muy delimitadas –Hamsterdam apodan a esta zona franca los camellos–, lo que viene a ser una especie de legalización controlada de las drogas, por supuesto a espalda de sus superiores, y que obtiene resultados espectaculares en el descenso de la criminalidad. En lo relativo a las radioescuchas, rebosa ingenio el modo en que abordan lo que parece un obstáculo insuperable a la hora de pinchar los teléfonos, el que sean desechables y sean renovados cada 15 días. Entre los actores que se incorporan destaca Aidan Gillen (hijo de Helen Mirren en En el nombre del hijo) como el ambicioso político que acaricia postularse a la alcaldía Tommy Carcetti.

8/10
The Wire (Bajo escucha) (2ª temporada)

2003 | The Wire | Serie TV

La droga es una lacra de nuestro tiempo. Así lo sigue mostrando esta realista serie policíaca de David Simon sobre el mundo de los narcotraficantes en la ciudad de Baltimore. Se trata de investigar las operaciones, las entregas y los cobros a pie de campo, en la famosa ciudad portuaria de Maryland. Para ello, un grupo de agentes pondrá en marcha sofisticados sistemas de espionaje. En esta temporada de la formidable serie, los polis, con el carismático Mc­Nulty (Dominic West) entre ellos, tendrán de nuevo dificultades y no sólo con los delincuentes que mueven la droga. Un suceso horrible -la muerte por asfixia de 14 mujeres destinadas a la trata de blancas en un contenedor del puerto- será el inicio de un nuevo caso. Destaca nuevamente el tono realista, y lo bien que se trenzan las distintas lineas argumentales, que implican a un buen puñado de personajes. Pues se mezcla el choque de egos -el jefe de policía Valchek que quería regalar una vidriera a la iglesia, y el sindicalista del puerto Frank Sobotka que se le ha adelantado-, con el terrible caso mentado, en el que están implicados unos mafiosos griegos, que tienen untados a Sobotka y a algunos de sus hombres. Se muestran la colaboración distintos departamentos, incluido aduanas, y la reunión del antiguo equipo de investigación disuelto -un degradado McNulty patrulla con lancha motora, Lance estaba a punto de abandonar el cuerpo para dedicarse a la abogacía...-, mientras también seguimos el mundo mundo carcelario y los trapicheos en las Torres. Y ello con los dramas personales y familiares, el matrimonio roto de McNulty, la decepción de Sobotka con su pringado hijo, etc.

7/10
Off the Map

2003 | Off the Map

The Wire (Bajo escucha)

2002 | The Wire | Serie TV

En las calles de Baltimore se mueve mucha droga. Demasiada. Gracias a la tozudez de algunos investigadores, las autoridades ponen en marcha un operativo policial donde colaboran homicidios y narcóticos, con soplones e infiltrados, con sofisticados sistemas de escucha y espionaje, para tratar de desbaratar a las bandas que operan en el lugar; pero éstas no se lo van a poner fácil. Realista y vibrante serie de la HBO sobre el mundo de la droga, muestra las dos caras de la moneda, o sea, los esfuerzos policiales, y los trapicheos de los narcotraficantes; y se ve cómo la línea que separa lo bueno de lo malo puede desdibujarse a veces, pues sobresalen los egos, existe la tentación del dinero fácil y la dificultad por cambiar las cosas... Aunque también asoma lo mejor de las personas, la capacidad de arriesgarse, el intento de apartar a un adolescente del camino del crimen, la aparición de habilidades inesperades en quien parecía mediocre y estúpido... Tiene el gran mérito de combinar credibilidad, con el suspense de cómo discurrirán las cosas. Las tramas uridas por David Simon, creador, y Ed Burns, son sobresalientes y evitan los estereotipos más manidos. Y hay más que un convincente trabajo de todo el reparto, empezando por Dominic West (28 días).

8/10
Aflicción

1997 | Affliction

Un divorciado cincuentón tiene un precario empleo de ayudante de sheriff. Su hijita –cuya custodia corresponde a su ex mujer– ha venido a pasar unos días con él. Pero mete la pata: bebe más de la cuenta, se fuma un canuto, y... la niña vuelve con su madre. La investigación de lo que parece un crimen le devuelve temporalmente la ilusión. Película de fuerte calado dramático, se basa en una novela de Russell Banks, autor que inspiró la multipremiada El dulce porvenir. Del duelo interpretativo entre Nick Nolte y James Coburn, padre e hijo en el film, saltan chispas. Dirige con inspiración Paul Schrader.

6/10
Far Harbor

1996 | Far Harbor

Un grupo de ocho personas de veintitantos años decide pasar un fin de semana en casa de un joven adinerado, situada cerca de la playa en la localidad de Far Harbor. La idea es olvidarse por unas horas de los problemas que los atenazan, pero la convivencia no será fácil. Escribe y dirige la tristona historia el poco pródigo cineasta John Huddles, y entre el apañado reparto destaca la presencia de las ganadoras del Oscar Jennifer Connelly y Marcia Gay Harden.

4/10
Normal Life

1996 | Normal Life

Chris, un joven policía, se enamora de una joven guapa llamada Pam. Aunque ella claramente sufre un desequilibrio mental y afectivo, él está muy enamorado y deciden casarse. Pero la convivencia será muy complicada, pues ella desestabiliza el hogar continuamente con su tendencia autodestructiva. Las cosas solo pueden acabar mal... Film fallido, sin suficiente atractivo debido a su historia deprimente y abocada al vacío, pese a la presencia de una aún joven y carismática Ashley Judd (Ruby en el paraíso). Dirige con empaque John McNaughton (Henry, retrato de un asesino).

3/10
El gran salto

1994 | The Hudsucker Proxy

Los hermanos Coen homenajean, a la vez que lo caricaturizan, el cine clásico de Frank Capra. Y lo hacen a través de la historia de Norville Barnes (Tim Robbins), un ingenuo joven recien licenciado en empresariales, que es contratado por una empresa el mismo día que su fundador se ha suicidado saltando desde la ventana de la Sala de Juntas en el piso 44. Sidney J. Mussburger, brazo derecho del fallecido, decide elegir como nuevo presidente de la compañía a Norville Barnes, al que considera un idiota, para conseguir que bajen los precios de las acciones de la compañia. El resultado es una brillante comedia, con grandes golpes de humor. Tambien es de destacar el efecto visual conseguido por los Coen, en particular el peliculiar "look" del Nueva York de los años 50. La película cuenta con grandes secuencias tales como las impresionantes caídas desde el rascacielos.

6/10
Solteros

1992 | Singles

El interés de Solteros radica no tanto en su calidad fílmica como en la radiografía social que realiza de un grupo de jóvenes que reside en un bloque de pisos para solteros en Seattle. Crowe, guionista y director, muestra las inquietudes de sus personajes, sin juzgar sus virtudes y defectos. El film está estructurado en pequeños episodios, enunciados como si se trataran de títulos de canciones. A través de ellos se conoce a Linda (Kyra Sedgwick) –una activa ecologista– y a Steve (Campbell Scott) –un brillante ingeniero de trenes enamorado de Linda–, a Cliff (Matt Dillon) –una ascendente estrella de rock– y a Janet (Bridget Fonda) –una soñadora que ha interrumpido sus estudios con la sola idea de conquistar a Cliff–. También está Debbie (Sheila Kelley), que para encontrar pareja recurre a un moderno sistema: grabar un videoclip e intercambiarlo con los posibles candidatos. En el film tiene un importante protagonismo la música: gran parte de las canciones son de Paul Westerberg y Pearl Jam, aunque hay una gran variedad perteneciente al movimiento musical de Seattle. Las canciones o las conversaciones tienen a veces un contenido superficial, consecuencia de identificar amor y sexo. A la efectiva realización técnica, hay que añadir unas buenas interpretaciones. Especialmente Bridget Fonda y Campbell Scott llevan a cabo dos grandes trabajos. Los personajes retratados son unos jóvenes creíbles. Gozan de una buena posición económica; les gusta vestir bien, con un descuido estudiado; disfrutan con la música y el baile; viven en un permanente estado de confusión; y, sobre todo, están necesitados de afecto: de amar y de ser correspondidos, aunque no sepan bien cómo. Algunas de las contradicciones que se dan en ellos tienen su gracia: la joven ecologista prefiere usar su coche y echar una buena cantidad de humo a pensar en recurrir en el futuro al fantástico tren que está diseñando Steve. Janet, para gustar más a Cliff, está dispuesta a someterse a una absurda operación de cirugía estética: sin embargo, lo que más valora son las cosas sencillas, como que le digan "Jesús" cuando estornuda.

6/10

Últimos tráilers y vídeos