IMG-LOGO

Biografía

John Lee Hancock

John Lee Hancock

63 años

John Lee Hancock

Nació el 15 de Diciembre de 1956 en Longview, Texas, EE.UU.
Filmografía
Infinite

2020 | Infinite

Los siete magníficos

2016 | The Magnificent Seven

Revisitación de la historia de siete expertos con las armas, que deben defender a una pequeña y pacífica comunidad de campesinos, amenazados por unos matones que quieren hacerse con sus tierras. Originalmente fue contada por Akira Kurosawa en Los siete samuráis, y luego trasladada al lejano oeste por John Sturges en Los siete magníficos, el mismo escenario donde transcurre esta nueva versión dirigida por Antoine Fuqua. Más allá del viejo y absurdo debate de si resulta “innecesaria” esta película –cualquier historia puede ser contada de nuevo, y hasta está bien hacerlo si contiene material valioso, también pensando en las nuevas generaciones: luego los espectadores decidirán si desean verla o no–, podemos decir que se trata de una película correcta, rodada con una espectacularidad a ratos algo exagerada, que entretiene pero que no resulta memorable. Lo más destacable y que sabe poner en valor, como los anteriores filmes, es la idea de fondo de la dignidad, hay que saber mantener la cabeza alta y dar la cara ante la injusticia, aunque resulte  incómodo y surja la tentación de escurrir el bulto. Y entre los elementos novedosos, pero que no enriquecen en gran cosa la narración, está la idea de dar al grupo unos rasgos multiculturales –un afroamericano, un indio, un oriental...–, más el hecho de que se realza el papel de la mujer, al fijarse en la viuda que contrata a los pistoleros. Teniendo la película como coguionista a Nic Pizzolatto, que ha logrado llamar la atención con la serie True Detective, cabía esperar una mirada más filosófica y deprimente a la naturaleza humana, pero prevalece cierto optimismo, y también la fe sencilla que lleva a reunirse y rezar en la iglesia, y a la confianza de que pase lo que pase, y a pesar de sus personales demonios, los lugareños del pueblo y sus defensores se mueven por una causa justa. Los actores están bien, sobre todo Denzel Washington, que imprime la necesaria decencia a su personaje.

6/10
Blancanieves y la leyenda del cazador

2012 | Snow White and the Huntsman

"Blancanieves", cuya versión más conocida es la de los hermanos Grimm, es uno de los cuentos de hadas más populares. Abundan las versiones televisivas y cinematográficas, que han abordado la inmortal historia con diversos enfoques, que van desde la fidelidad al original de Blancanieves y los siete enanitos, la adaptación animada de Walt Disney, sin duda la más conocida, hasta las versiones en clave de terror (Blancanieves: un cuento de terror, con Sigourney Weaver como madrastra), y el musical cómico (Blancanieves y los tres vagabundos, de Walter Lang). Esta nueva versión, Blancanieves y la leyenda del cazador, sigue libremente la trama original, en clave de fantasía medieval, cercana por momentos a la trilogía de El Señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien, llevada al cine por Peter Jackson. Ravenna, una malvada bruja, contrae matrimonio con el monarca viudo de un próspero reino, y tras asesinarle, usurpa el trono, y encierra a la heredera, Blancanieves, en una inhóspita torre. Cuando ésta logra escapar inesperadamente tras años de cautiverio recala en un bosque encantado del que casi nadie consigue volver. Para atraparla, Ravenna recurre a los servicios de Eric el cazador, un hombre desconsolado por la muerte de su esposa, que conoce el lugar. Pero cuando llega el momento de entregar a la joven, Eric se da cuenta de que está del lado equivocado. Prometedor debut en el cine de Rupert Sanders, de dilatada trayectoria como realizador de anuncios de videojuegos, licores, etc., muy alabados por los expertos del sector. Sanders deja claro con Blancanieves y la leyenda del cazador que tiene por delante mucha carrera componiendo imágenes de enorme potencia visual. Su film supera ampliamente a Blancanieves (Mirror, Mirror), la particular versión del indio Tarsem Singh, que se estrenó poco antes. Para empezar, las interpretaciones son más realistas. Cabe destacar el trabajo de la todoterreno Charlize Theron, como una madrastra más tridimensional y amenazadora que la encarnada por Julia Roberts en aquélla. Su maldad está más justificada, pese a que se supone que la otra narraba la historia desde su punto de vista. También la protagonista de Crepúsculo, Kristen Stewart, se revela en el papel de Blancanieves como una joven actriz de mayor proyección que Lily Collins. Asímismo, sorprende gratamente Chris Hemsworth, en un papel de héroe –el cazador– con más matices dramáticos que el Thor que le ha hecho famoso. El realizador aprovecha también que cuenta con un nutrido elenco de secundarios del que forman parte Toby Jones, Ian McShane, Ray Winstone, Nick Frost y Bob Hoskins. De ritmo dinámico y ambientación muy oscura, Sanders logra que funcionen las secuencias épicas, los momentos en los que predominan elementos de mitología en la línea de Legend y Cristal oscuro, y pasajes de intensidad dramática. Los personajes de Blancanieves y la leyenda del cazador están llenos de carisma, y a pesar de que el conjunto se inscribe en el género fantástico tiene un tono creíble y realista. Sorprende al espectador a pesar de seguir en líneas generales a los hermanos Grimm, de los que rescata por ejemplo el comienzo, con las gotas de sangre de la madre de la protagonista cayendo sobre la nieve.

6/10
The Blind Side (Un sueño posible)

2009 | The Blind Side

La historia auténtica de Michael Oher, que se convirtió en jugador de la liga profesional de fútbol americano cuando todos los elementos jugaban en su contra. La cosa se inicia con Big Mike, un adolescente afroamericano que ha crecido en un ambiente familiar desestructurado. En tal tesitura resulta milagroso que no se haya convertido en un delincuente y un holgazán. Eso sí, es un chico callado y retrasado en los estudios, y sin hogar. De modo sorprendente le admiten en una escuela cristiana, donde una maestra se esfuerza en ayudarle, pero no faltan las dificultades. El revulsivo definitivo en su vida será que Leigh Anne, la madre de dos chicos que estudian en el mismo colegio, se fije en él. De ofrecerle su casa para dormir una noche, pasará, de acuerdo con su esposo y los dos hijos, a adoptarlo. Y vistas sus excepcionales condiciones físicas, le apoyarán en su posible carrera deportiva. Una película genuinamente americana, sí. Pero con valores universales, que se entienden en Tennessee y en Pekín, para entendernos. No estamos ante una de esas tramas deportivas llenas de partidos incomprensibles, a no ser para los aficionados al fútbol americano. Basta la introducción del film para que entendamos la posición de defensa de Oher frente a la de ataque de un ‘quaterback’, explicada muy gráficamente con una comparación inmobiliaria: si el ‘quaterback’ paga la hipoteca de la casa, el ‘tackle’ o bloqueador es el seguro de la misma. Y no falta un importante y emocionante partido, aunque no tanto por el resultado, audaz planteamiento. Pero sobre todo, estamos ante una trama de personajes, de superación, y de amor, mucho amor, en el que sobresale la relación maternofilial que surge entre Leigh Anne y Michael. Y donde se señala el papel que la fe juega a la hora de ayudar al prójimo, y que tiene emotivos pasajes, la comida de acción de gracias, o cierta conversación entre los esposos. Verdaderamente el papel de Leigh Anne es una prueba de fuego de la que Sandra Bullock sale perfectamente airosa, lo que incluye el Oscar por su composición. Es necesario señalar que tiene escenas muy bien resueltas, las que comparte con su hijo, pero también esa visita a la madre biológica de Michael, o la del entrenamiento. Está muy bien el resto del reparto, de rostros no demasiado conocidos, a no ser el de Kathy Bates. Sobresale Quinton Aaron, que entrega una interpretación muy contenida del introspectivo Michael.

6/10
El Álamo (2004)

2004 | The Alamo

Tras los desgraciados sucesos del 11-S, recibió luz verde en Disney este proyecto, la realización de una gran película épica repleta de heroísmo, que se suponía ayudaría a sostener los sentimientos patrióticos de una nación unida por la dolorosa tragedia. Curiosamente, y a pesar de lo bien hecha que está, la acogida estuvo un poco por debajo de las expectativas. Quizá pesó la existencia de otro título legendario, dirigido 44 años antes por un John Wayne a quien asesoró el maestro John Ford, que contaba estos mismos hechos. La trama se centra en los hechos acontecidos en la primavera de 1836, cuando apenas doscientos hombres soportaron durante dos semanas el terrible asedio del ejército mexicano, mandado por el general Antonio López de Santa Ana. La desproporción numérica era innegable (había miles de soldados mexicanos), pero los ocupantes del fuerte de El Álamo en San Antonio de Bexar, que creían en su causa, aguantaron el tirón, y su heroica hazaña daría bríos para la formación del estado de Texas. El film está contado con detallado realismo, mostrando los puntos de vista de uno y otro bando, y los preparativos de Sam Houston para acudir al lugar en el momento adecuado. Frente a las opciones recientes de presentar numerosos ejércitos a golpe de efecto digital, se apuesta por un retrato de la guerra más tradicional, con actores, especialistas y explosiones controladas. El film tiene un adecuado tono épico: entre los actores, correctos, destacan Patrick Wilson, que da vida con convicción al idealista con un punto de ingenuidad William Travis, y Billy Bob Thornton, sin duda el rey de la función, un estupendo David Crockett que nada tiene que ver con John Wayne, pero que es maravilloso.

5/10
Medianoche en el jardín del bien y del mal

1997 | Midnight in the Garden of Good and Evil

John Kelso, por encargo de una revista, debe escribir un reportaje sobre una lujosa fiesta de Navidad en Mercer House. La convoca anualmente Jim Williams, millonario amante de las antigüedades. Lo que parece ser un simple reportaje de cotilleo sobre la decadente alta sociedad sureña de Savannah se troca en investigación de una muerte violenta en la que está implicado Williams. Vigésima película dirigida por Clint Eastwood. Tal bagaje de cineasta (Sin perdón, Bird) reforzado por un equipo técnico que le conoce, y mucho (guionista, director de fotografía, compositor y montador repiten con Eastwood), ayudan a crear una sólida puesta en escena. La esmerada adaptación de la novela de John Berendt, libro con vitola de calidad literaria y muy vendido, empieza dibujando ambientes sureños y personajes excéntricos. Pero pronto se convierte en un thriller judicial de elementos escandalosos, donde se hace hincapié en la ambigüedad sobre la inocencia o culpabilidad de Williams en la muerte de su amante masculino. El film critica la hipocresía de alguna gente del Sur, ávida de oír el último chisme sobre una relación homosexual, pero que se escandaliza si tal comportamiento se hace público y notorio. Choca un poco –y se supone que es un tema importante, pues a ello apela el título del film­– la inclusión de un elemento sobrenatural –una mujer negra que convoca a los espíritus a través del vudú–, quizá algo inconexo con la trama principal.

6/10
Un mundo perfecto

1993 | A Perfect World

Butch (Kevin Costner) es un delincuente que escapa de la cárcel y secuestra a Phillip, un niño de siete años. En compañía del pequeño huye por todo Texas en un coche robado y va cometiendo pequeños delitos allí por donde va. El policía Red Garnett (Clint Eastwood) le sigue la pista, junto a la criminóloga Sally Gerber (Laura Dern) y algunos otros ayudantes. Por el camino, Butch y el chaval entablarán una relación muy especial, casi como de un padre y un hijo. Dicha unión llega a ser conmovedora y tierna por momentos, a pesar de la delicada situación en que ambos viven. El director Eastwood parece que convierte en oro todo lo que toca, y aquí entrega una singular "road movie" repleta de sentimientos profundos y del fatalismo marca de la casa. El resultado es excelente y el film ha llegado a convertirse en un clásico de los 90. Eastwood intercala con gran ligereza el drama con otros momentos donde el espectador no puede reprimir una sonrisa. Un equilibrado Kevin Costner realizó uno de sus mejores trabajos y el pequeño T.J. Lowther, pese a su debut, sorprendió con el talento que derrochó en pantalla.

7/10
Emboscada final

2019 | The Highwaymen

Miriam “Ma” Ferguson, primera mujer gobernadora de Texas, ha disuelto a los antiguos ‘rangers’ para reemplazarlos por una fuerza policial más moderna, similar a los federales de J. Edgar Hoover. Pero ante la amenaza que supone la prolongada actividad delictiva de la banda liderada por Bonnie Parker y Clyde Barrow, el jefe de policía Lee Simmons la convence para recuperar a Frank Hamer y Maney Gault, dos antiguos miembros del cuerpo, que cazarían a los forajidos al viejo estilo. Arthur Penn enloqueció a la generación de la contracultura con Bonnie and Clyde, estrenada un año antes del mayo del 68, que no condenaba explícitamente los delitos de los protagonistas, a quienes se presentaba como modernos Robin Hood, que ponían en jaque a los ‘malvados’ bancos, que habían provocado la crisis de 1929. Este título anticipó la revolución con la que títulos como Easy Rider, Grupo salvaje y demás removerían los cimientos de Hollywood. De ahí que resulte arriesgado rodar una revisión, condenada a recibir duras críticas antes de su estreno. Más todavía si se toma la opción del especialista en trasladar historias reales a la pantalla John Lee Hancock (The Blind Side, un sueño posible) que ha elegido centrarse en los tipos que atraparon a la pareja, componiendo una visión realista y nada acomodaticia de sus fechorías. En realidad, el cineasta se ha puesto al frente de un proyecto de largo desarrollo, que nació como potencial último vehículo de emparejamiento de los legendarios Paul Newman y Robert Redford. El desmitificador guión de John Fusco (Arma joven) hace hincapié en que los celebérrimos fugitivos en realidad fueron asesinos despiadados, capaces de liquidar policías o ciudadanos sin miramientos, por lo que resulta un error que la multitud les jaleara, como muestra una de las mejores secuencias del film, o que sus entierros congregaran a las masas. Se intenta comprender a los controvertidos en su día Hamer y Gault, para quienes detener a los forajidos a balazos supone un acto de legítima defensa social. Por contra, se ha elegido la opción de no dar voz a Bonnie y Clyde, interpretados fugazmente por dos actores físicamente mucho más discretos que Warren Beatty y Faye Dunaway, quienes suscitaban simpatía del público únicamente por su apariencia, por muy malos que fueran sus personajes. Queda un film bien desarrollado de corte fordiano, pues no sólo recupera temas de los westerns del maestro John Ford, sino que muestra las consecuencias de la Gran Depresión, con campamentos de jornaleros que recuerdan a su obra maestra basada en la novela de John Steinbeck Las uvas de la ira; estos desfavorecidos serían los auténticos héroes de este período. La mayor parte del metraje se apoya en el buen trabajo de Kevin Costner y Woody Harrelson, dos representantes de la ley contrapuestos al estilo clásico de las ‘buddy movies’, el primero obstinado, el segundo un tipo con problemas de alcohol que se convertirá en su conciencia. Cuentan con buenos apoyos de Kathy Bates, cuya cínica política sirve para darle un palo a este estamento, o del actor de peculiar físico John Carroll Lynch (Lee Simmons), que fue uno de los hermanos McDonald en El fundador, anterior trabajo del realizador.

6/10
El fundador

2016 | The Founder

1954. Ray Kroc es un viajante, que recorre Estados Unidos a lo largo y a lo ancho tratando de colocar sus batidoras de varias cabezas con escaso éxito. Tampoco antes le ha ido mucho mejor vendiendo vasos, mesas plegables, o el producto que le parece que puede triunfar en el mercado. Cincuentón, con una paciente esposa que soporta sus frecuentes ausencias y sus quimeras, lo que no falta es entusiasmo y constancia. Un pedido inusual, 6 batidoras que se convierten en 8, le llevan a San Bernardino, quiere conocer “in situ” a su cliente. Resultan ser dos hermanos, Dick y Mac McDonald, que han ideado una hamburguesería que tiene gran afluencia de público: el servicio es ultrarrápido, se cuida la calidad, hay mil detalles que explican la buena acogida. Ray ve una posibilidad de negocio, crear franquicias, pero los McDonald firmarán un meditado contrato, no quieren que la cosa se le vaya de las manos, conceptualmente y en lo relativo a la calidad. Feliz asociación de John Lee Hancock, director, y Robert D. Siegel, guionista, que han ido a más en sus respectivos trabajos, el segundo también probando en la dirección. Hancock ha mostrado ya su gusto en películas basadas en personajes reales y genuinamente americanas, como las notables The Blind Side (Un sueño posible) y Al encuentro de Mr. Banks, mientras que Siegel firmó para Darren Aronofsky el libreto de El luchador. El fundador es una especie de parábola sobre Estados Unidos, con un ritmo formidable, que presenta la particularidad de que McDonald’s es una marca muy real, bien conocida y familiar en el mundo entero. Funciona como entusiasmante relato de lo que puede dar de sí una buena idea de negocio, la mentalidad emprendedora que ha hecho grande a los Estados Unidos; y al mismo tiempo no se deja de señalar el lado oscuro de las aventuras capitalistas en que se dejan jirones del alma, traicionando lealtades, sacrificando principios si es que alguna vez se tuvieron, la paradoja del individualismo atroz en que todo vale, o casi, a la vez que se ofrece trabajo, oportunidades y felicidad a miles y miles de personas. Resulta irónico el descubrimiento de que un equipo ideal para el negocio es el matrimonio bien conjuntado, y que se asegure que McDonald’s es para las familias, mientras tras esa fachada su principal impulsor tiene problemas y su particular visión de la cuestión. Verdaderamente ésta es una de esas películas que deberían proyectarse en las escuelas de negocios, por su eficacia narrativa –se explican estupendamente los problemas financieros y su resolución– y el debate que puede generar. ¿Qué es lo más importante para emprender? ¿La idea, el talento, la educación, la suerte, la constancia, de todo un poco? Visualmente es brillante, se aprovechan muy bien los populares arcos de McDonald’s, y es muy gráfica la primera explicación que hacen los hermanos de su negocio, con los planos cenitales de pizarra, la estudiada coreografía del restaurante, y el momento en que acompaña Kroc al piano a la esposa de un posible futuro franquiciado, con la melodía “Pennies from the Heaven” tiene algo de mágico. El reparto está muy bien escogido. Michael Keaton da el tipo de vendedor entusiasmante, al que acecha el fracaso, pero que tiene a su favor la perseverancia, nunca se rinde. A su lado, todos los demás actores vienen a ser secundarios, pero qué bien están Nick Offerman y John Carroll Lynch como hermanos McDonald de caracteres complementarios, Laura Dern como la gris esposa, Patrick Wilson y Linda Cardellini como un matrimonio que impulsa una nueva franquicia, B.J. Novak como un astuto consultor.

7/10
Al encuentro de Mr. Banks

2013 | Saving Mr. Banks

Tras dos décadas tratando de persuadir a Pamela Travers para llevar al cine su emblemática obra “Mary Poppins”, Walt Disney logra un principio de acuerdo con la autora, en dificultades económicas, que incluye la aprobación del guión y del reparto, entre otras exigencias. Pero la señora Travers -así le gusta que la llamen- no estampará su firma en el contrato sin antes haber viajado a California para observar sobre el terreno en que puede ir a parar la aventura cinematográfica. Será un viaje también al pasado, los tristes recuerdos de infancia en Australia que inspiraron a “Mary Poppins” se agolparán en su cabeza, conformando un muro de resistencia frente a Walt y su equipo, a la hora de dar su conformidad a las ideas sobre las que quiere cimentarse la película. Encantadora película que explica con idas y vueltas del pasado la gestación de “Mary Poppins”, la novela, y Mary Poppins, la película. Con un guión de las televisivas y poco conocidas Sue Smith y Kelly Marcel, y suaves transiciones entre presente británico-americano y pasado australiano, John Lee Hancock, que hasta ahora había demostrado ser un buen artesano a la hora de contar historias muy humanas basadas en hechos reales -The Rookie, El Álamo (2004), The Blind Side (Un sueño posible)-, logra su mejor trabajo. Llama la atención el equilibrio logrado entre las situaciones propias de comedia provocadas por el difícil carácter de Pamela, y los momentos dramáticos por un pasado no bien digerido, y al que una fantástica novela infantil había servido para practicar una suerte de exorcismo. La invitación al perdón y el deseo de no juzgar con dureza al propio progenitor son ideas hermosas que atraviesan la trama. Las piezas encajan, todo fluye con naturalidad en esta película capaz de elevar el espíritu y alimentar los sueños. Los momentos en el estudio, con los letristas y compositores presentando sus canciones, Walt entusiasmado, y Pamela poniendo sus peros, son fantásticos. Realmente Emma Thompson está pletórica dando vida a la escritora encerrada en sus inseguridades, que trata de combatir mostrando una rotundidad y una lengua afilada que le permitan guardar las distancias. Y Tom Hanks supera con nota su caracterización de Walt Disney, empresa nada sencilla al tratarse de un personaje tan conocido por sus populares apariciones en la pequeña pantalla. Todos los personajes secundarios, como el chófer de Paul Giamatti, tienen su encanto, y ninguno carece de importancia. Los tramos del pasado presentan el necesario peso específico y acaban iluminando completamente el presente en el momento adecuado, hasta explicar el inteligente e intraducible título original de la película, “Saving Mr. Banks”. Es cierto que hay momentos que da la impresión de que deberían haber sido memorables, como la reunión londinense, a los que falta un poco de chispa. Pero a cambio hay en puñado de momentos verdaderamente mágicos, entre los que no es el menor en emotividad el de la premiere de ese film ya clásico titulado Mary Poppins, hecho realidad por la tenacidad de uno de los grandes de la historia del cine.

7/10
The Blind Side (Un sueño posible)

2009 | The Blind Side

La historia auténtica de Michael Oher, que se convirtió en jugador de la liga profesional de fútbol americano cuando todos los elementos jugaban en su contra. La cosa se inicia con Big Mike, un adolescente afroamericano que ha crecido en un ambiente familiar desestructurado. En tal tesitura resulta milagroso que no se haya convertido en un delincuente y un holgazán. Eso sí, es un chico callado y retrasado en los estudios, y sin hogar. De modo sorprendente le admiten en una escuela cristiana, donde una maestra se esfuerza en ayudarle, pero no faltan las dificultades. El revulsivo definitivo en su vida será que Leigh Anne, la madre de dos chicos que estudian en el mismo colegio, se fije en él. De ofrecerle su casa para dormir una noche, pasará, de acuerdo con su esposo y los dos hijos, a adoptarlo. Y vistas sus excepcionales condiciones físicas, le apoyarán en su posible carrera deportiva. Una película genuinamente americana, sí. Pero con valores universales, que se entienden en Tennessee y en Pekín, para entendernos. No estamos ante una de esas tramas deportivas llenas de partidos incomprensibles, a no ser para los aficionados al fútbol americano. Basta la introducción del film para que entendamos la posición de defensa de Oher frente a la de ataque de un ‘quaterback’, explicada muy gráficamente con una comparación inmobiliaria: si el ‘quaterback’ paga la hipoteca de la casa, el ‘tackle’ o bloqueador es el seguro de la misma. Y no falta un importante y emocionante partido, aunque no tanto por el resultado, audaz planteamiento. Pero sobre todo, estamos ante una trama de personajes, de superación, y de amor, mucho amor, en el que sobresale la relación maternofilial que surge entre Leigh Anne y Michael. Y donde se señala el papel que la fe juega a la hora de ayudar al prójimo, y que tiene emotivos pasajes, la comida de acción de gracias, o cierta conversación entre los esposos. Verdaderamente el papel de Leigh Anne es una prueba de fuego de la que Sandra Bullock sale perfectamente airosa, lo que incluye el Oscar por su composición. Es necesario señalar que tiene escenas muy bien resueltas, las que comparte con su hijo, pero también esa visita a la madre biológica de Michael, o la del entrenamiento. Está muy bien el resto del reparto, de rostros no demasiado conocidos, a no ser el de Kathy Bates. Sobresale Quinton Aaron, que entrega una interpretación muy contenida del introspectivo Michael.

6/10
El Álamo (2004)

2004 | The Alamo

Tras los desgraciados sucesos del 11-S, recibió luz verde en Disney este proyecto, la realización de una gran película épica repleta de heroísmo, que se suponía ayudaría a sostener los sentimientos patrióticos de una nación unida por la dolorosa tragedia. Curiosamente, y a pesar de lo bien hecha que está, la acogida estuvo un poco por debajo de las expectativas. Quizá pesó la existencia de otro título legendario, dirigido 44 años antes por un John Wayne a quien asesoró el maestro John Ford, que contaba estos mismos hechos. La trama se centra en los hechos acontecidos en la primavera de 1836, cuando apenas doscientos hombres soportaron durante dos semanas el terrible asedio del ejército mexicano, mandado por el general Antonio López de Santa Ana. La desproporción numérica era innegable (había miles de soldados mexicanos), pero los ocupantes del fuerte de El Álamo en San Antonio de Bexar, que creían en su causa, aguantaron el tirón, y su heroica hazaña daría bríos para la formación del estado de Texas. El film está contado con detallado realismo, mostrando los puntos de vista de uno y otro bando, y los preparativos de Sam Houston para acudir al lugar en el momento adecuado. Frente a las opciones recientes de presentar numerosos ejércitos a golpe de efecto digital, se apuesta por un retrato de la guerra más tradicional, con actores, especialistas y explosiones controladas. El film tiene un adecuado tono épico: entre los actores, correctos, destacan Patrick Wilson, que da vida con convicción al idealista con un punto de ingenuidad William Travis, y Billy Bob Thornton, sin duda el rey de la función, un estupendo David Crockett que nada tiene que ver con John Wayne, pero que es maravilloso.

5/10
The Rookie

2002 | The Rookie

Jim Morris. El entrenador del equipo de béisbol de un instituto en Texas. Tiempo atrás, soñó con ser jugador profesional de este deporte. Pero una inoportuna lesión en el hombro le dejó fuera del camino. Ahora, cuarentón, casado y con dos hijos, su viejo sueño podría convertirse en realidad. Para incentivar a los chicos de su equipo, que son un poco paquetes, se ha comprometido a presentarse a una pruebas de selección de la primera división, si ellos logran ganar el campeonato regional. Contra todo pronóstico, los chicos cumplen su parte del trato. Así que Jim acude a la convocatoria… y sorprende a todos con su potente brazo, que hace de él un lanzador excepcional. Puede ser el inicio de una gran carrera… aunque a la vez debe seguir atendediendo a su familia. Película del agradecido subgénero deportivo, basada en hechos reales, que muestra con orgullo el cumplimiento del sueño americano. Con tenacidad, fe y un poquito de buena voluntad, las metas más arduas pueden verse realizadas. Con tono épico (y hasta un toque de cuento mágico al inicio de la historia), subrayado por la luminosa fotografía de John Schwartzman y la música vibrante de Carter Burwell, el film produce emociones de buena ley. Dennis Quaid da vida al vetereno jugador, mientras que Rachel Griffiths es la entregada ama de casa, en un papel en el que resulta difícil reconocer a la problemática y malsana mujer a la que da vida en la serie A dos metros bajo tierra.

6/10

Últimos tráilers y vídeos