IMG-LOGO

Biografía

Kieran Culkin

Kieran Culkin

37 años

Kieran Culkin

Nació el 30 de Septiembre de 1982 en Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Succession

2018 | Succession | Serie TV

Logan Roy, dueño de uno de los conglomerados mediáticos más importantes del mundo, está a punto de celebrar su 80 cumpleaños, momento en el que se espera que renuncie a la presidencia de la compañía, y ceda el testigo a uno de sus hijos, Kendall. Los otros tres, Roman, Connor y Shiv, tienen sus propios planes fuera del negocio familiar, mientras que la última esposa de Logan, Marcy, va a recibir su cuota de poder. La sorpresa llega cuando Logan, quizá consciente del carácter débil de Kendall, y la escasa disposición de los otros hijos por dedicarse a preservar el legado familiar, anuncia que prolongará su presidencia un tiempo indeterminado. Poco después sufre un derrame cerebral, y los hijos no saben cómo actuar, mientras los mercados esperan noticias. Jesse Armstrong, uno de los guionistas de In the Loop y Four Lions, también con experiencia televisiva, ha creado esta miniserie sobre los enfrentamientos en el seno de una poderosa familia, que podría hacer pensar en Rupert Murdoch y Fox. El primero de los episodios lo ha dirigido Adam McKay, que logró una inspiradísima mirada al mundo de las finanzas en La gran apuesta. Aquí se pintan las luchas de poder entre unos personajes narcisistas e inmaduros, acostumbrados a la buena vida y a mirar al resto de los mortales por encima del hombro, quizá con un punto de grotesca exageración, pero que funciona y atrapa. Además se habla del choque generacional, el estilo conservador de Logan, que ha sabido innovar con prudencia, y los deseos de hijos como Roman por adecuarse a los requirimientos del siglo XXI, tomando riesgos, lo que sin duda resulta más fácil cuando uno no ha tenido que ganar la inmensa fortuna que el patriarca ha acumulado por méritos propios. Con personajes bien compuestos, diálogos estudiados, estupendo plantel de actores y buen ritmo, es una serie que promete tras el visionado de sus dos primeros episodios.

7/10
Wiener-Dog

2016 | Wiener-Dog

Fargo (2ª temporada)

2015 | Fargo | Serie TV

Segunda entrega televisiva que se ajusta a la perfección al formato de la película Fargo, pero con entregas seriadas. De nuevo tenemos un caso supuestamente inspirado en la realidad, sucedido en la América profunda de Minnesota, cerca de Dakota, en 1979, cuando tiene lugar la campaña presidencial que terminaría ganando Ronald Reagan. Los Gerhardt son una familia gangsteril y paleta que controla la zona, donde el patriarca sufre un derrame cerebral, con lo que el mando no está ya nada claro. Lo que, ya es mala pata, coincide con el intento chapucero de un Gerhardt por presionar a una jueza, que termina con tres cadáveres por culpa de su arma de fuego, a los que se suma el suyo propio, pues es atropellado accidentalmente por Peggy Blumquist. Ella es una peluquera casada con Ed, ayudante del carnicero, y sueña siempre con dejar el pueblo, y labrarse un futuro mejor, aunque el esposo querría comprar la carnicería. Las muertes serán investigadas por el agente Lou Solverson, felizmente casado y con una niña, pero cuya esposa padece cáncer; cuenta con el apoyo del sheriff, que es también su suegro, Hank Larsson. Y disparan el enfrentamiento de los criminales con otra banda de Kansas City, que quiere hacerse con los negocios de los Gerhardt. Noah Hawley demuestra por segunda vez lo bien que se mueve en el universo Fargo, con un muy medido humor negro en el mundo criminal, donde abundan los cadáveres, que convive con ese sentido común y bondad innata de algunos personajes, más el cúmulo de casualidades que complican la vida a unos y otros. Atrapa lo cuidado de la narración, y lo bien perfilados que están los personajes, ya sean los descerebrados y cortitos, los temibles criminales, los ciudadanos "corrientes" y los agentes de la ley. Sería injusto destacar a un actor por encima de otro, pero ya que es casi inevitable hacerlo, digamos que están fantásticos los matrimonios Patrick Wilson-Cristin Milioti y Kirsten Dunst-Jesse Plemons, pero también el envejecido Ted Danson, y los diversos matones y perdedores, todos con rasgos patéticos y tragicómicos. Resultan novedosas las ideas quiméricas, aunque con base real, de Peggy, que busca elevarse y ser ella misma, un feminismo que intenta superar barreras a las que se enfrentan tantas mujeres, pero que a veces llevan a olvidar lo que ya se tiene y es propio, y que se puede perder en el camino de esa lucha. Hay audacias como la división de la pantalla en algunos momentos, que al principio parece caprichosa, pero que se revela como ingenioso recurso para mostrar varias acciones simultáneas o relacionadas. Y funciona muy bien, una vez más, la idea de contraponer el cinismo o el existencialismo pesimista con una filosofía común de andar por casa, que todos tenemos en el fondo, la idea de hacer lo correcto, de cuidar de los tuyos y poder acostarte con la conciencia tranquila, incluso recordando que deberemos dar cuenta un día de nuestras acciones ante Dios.

8/10
Movie 43

2013 | Movie 43

Dos amigos adolescentes creen estar arrasando en YouTube con su nuevo vídeo. Pero todo es la broma del hermano pequeño de uno de ellos, geniecillo de la informática. Como venganza, quieren cargarse su ordenador, pero necesitan distraerle e inventan una historia de que están buscando en internet la mítica película “Movie 43”, con contenidos archiprohibidos, y el chaval, picado, se pone a buscarla en los servidores más recónditos. Y en efecto, esto sirve de hilo conductor para ir mostrando metraje de las situaciones más desopilantes, una sucesión de sketches varios en competición para ganar en grosería y zafiedad. Película gamberra para adolescentes –y adultos– descerebrados, que tiene detrás a uno de los hermanos Farrelly, Peter, no sabemos qué pasa con Bobby, esperemos que no se hayan enfadado, a lo mejor pensó que la propuesta no era suficientemente guarra y transgresora. La idea de Movie 43, que cuenta con 12 directores no superbrillantes, entre ellos la actriz Elizabeth Bank, es provocar una mezcla de asco, repulsa y risas, lo que funciona parcialmente. Tiene gracia la ocurrencia de presentar a Hugh Jackman con una “disfuncionalidad” en el cuello que provoca unos divertidos caretos de Kate Winslet en una cita a ciegas, lo más divertido de la cinta, aunque lo bueno, si breve, dos veces bueno, divisa que olvida Peter Farrelly, responsable de ese segmento. Otros actores célebres se han sumado a la función, con mayor o menor fortuna, y se supone que parte de la gracia del film es ir reconociéndolos. El modo de “pegar” las historias o cortos en Movie 43 es ingenioso, incluida la ocurrencia homenaje a Terminator. Pero tanta caca (sí, literalmente), genitales, pechos, reglas y compresas, y hasta incesto, a ver quién es más salvaje, acaba agotando; incluso otras ideas paródicas sobre Apple, enanos y superhéroes no evitan la tentación escatológica y procaz. El film es mejor que otras propuestas de los hermanos Farrelly, últimamente cuesta abajo, pero es que no han hecho nada mejor que Algo pasa con Mary, allá por 1998, y cuyos barros han traído un auténtico lodazal de películas perfectamente prescindibles.

3/10
Margaret

2011 | Margaret

Lisa Cohen es una joven inteligente de 17 años. Vive en Nueva York con su madre, actriz de teatro divorciada, y con su hermano pequeño. Un día, por una frivolidad distrae reiteradamente a un conductor de autobús, quien sin querer se salta un samáforo en rojo. Las consecuencias son fatales, pues una mujer es arrollada y tras unos minutos angustiantes morirá en brazos de la propia Lisa. Desde entonces la joven ya no será la misma. Interesante película del guionista y director Kenneth Lonergan, quien tras más de una década ha vuelto a ponerse detrás de las cámaras después de la estupenda Puedes contar conmigo. En el caso de Margaret, el resultado no ha sido tan redondo, aunque está a años luz de las propuestas frívolas de gran parte del cine norteamericano. Por su planteamiento, Margaret es un film de personajes, con aire independiente, una película que dice cosas serias y que incide en las situaciones peliagudas, las crisis vitales que nos golpean, momentos a los que de una u otra forma todas las personas habrán de hacer frente alguna vez. El propio título de la película, Margaret, hace referencia a un poema del poeta jesuita británico Gerard Manley Hopkins, considerado una de las cumbres de la lírica del siglo XIX. En ese poema Hopkins habla con sus versos de la pequeñez humana, de que pase lo que pase a nuestro alrededor, los seres humanos llevamos dentro el sufrimiento, la orfandad, y en realidad por lo que las personas lloramos es siempre por nosotros mismos. El sentimiento antropológico de esta propuesta, Lonergan lo traslada a la historia de la protagonista, Lisa, una joven en crisis de madurez que experimenta en su propia vida las implicaciones morales de una mentira. Lonergan ofrece sin lugar a dudas una válida visión de cómo el mal moral puede acabar por destruir a una persona o arrastrarla por derroteros sin salida, oscuros, cuando aún no está preparada para enfrentarse con el mundo de los adultos. Un mundo, dice Margaret, donde hay que ser humilde, donde no todo tiene una explicación perfecta, donde lo blanco y lo negro no existe, donde las reglas no las podemos cambiar, donde lo correcto y lo incorrecto se confunden a menudo y donde simplemente hay que sobrevivir muchas veces al dolor, a los golpes de la vida, aceptarla y seguir adelante buscando no herir a los demás. No están mal estas reflexiones para los tiempos que corren... Sin embargo, Margaret tiene también un defecto considerable. A Kenneth Lonergan le ha faltado esta vez mayor contención. Comienza con fuerza inusitada pero con el paso de los minutos va enmarañándolo todo un poco. A la hora de mostrar la crisis que embarga a Lisa (excelente aunque un poco desbocado papel de Anna Paquin), ofrece un ahondamiento demasiado reiterativo en su conducta inestable, en su desconcierto y crueldad en el trato con los demás y en su comportamientos sexuales desatados, en el fondo destructivos, una desesperada y estéril huida del dolor. Es verosímil, sí, pero también podría haber sido más sobrio, más sutil. Igualmente Lonergan debería haber ahorrado muchos minutos al metraje para centrarse más en el suceso clave y no liarse con subtramas más superfluas, como todas esas escenas de la parafernalia legal, etc. Entre el reparto de Margaret, además de la Paquin es imprescindible destacar, y mucho, el grandísimo trabajo de J. Smith-Cameron (a la sazón esposa del director en la vida real), inconmensurable en su papel de madre.

5/10
Scott Pilgrim contra el mundo

2010 | Scott Pilgrim vs. the World

Scott Pilgrim es un jovenzuelo bajista del grupo musical Sex Bob-omb, apasionado de los videojuegos, y que aún no ha superado que le dejara su novia, que triunfa en el mundo del rock. En la actualidad sale con una colegiala china, aunque sus intereses amorosos cambian cuando conoce a la atractiva Ramona Flowers, una joven que cambia con frecuencia el color de su pelo, y que tiene una particularidad: una colección de ex novios que se van a enfrentar a mortales combates a Scott Pilgrim, que no podía imaginar que conquistar a la chicas de los sueños iba a convertirse en empresa tan difícil.Edgar Wright (Zombies Party, Arma fatal) sigue su línea habitual de historias estrambóticas al acometer la empresa de adaptar las novelas gráficas de Bryan Lee O'Malley. El punto de vista es todo el tiempo el de Scott Pilgrim y su calenturienta imaginación que ve la vida como un videojuego, donde sus evoluciones vendrían a ser como subir de nivel, y hasta en ocasiones puede lograr vidas extra o armas secretas para seguir avanzando, como ocurre en el mundo videoconsolero. Tal planteamiento sorprende al principio, da la impresión de que estamos ante un film fresco y ocurrente, que explota las posibilidades visuales comiqueras y de videojuego en el mundo del cine. Pero en realidad, se trata únicamente de una impresión. Pasada la sorpresa, nos encontramos ante una trama reiterativa, en que el antihéroe protagonista debe enfrentarse a un ex detrás de otro, todo ello dentro de un maremágnum tremendamente superficial en lo relativo a la mirada al amor y la afectividad. Así pues, tenemos lo de siempre de cierto irresponsable cine adolescente, aunque se disfrace con la excusa de película alocada: hacerlo o no hacerlo, engañar a quien quieres, o la puesta en condiciones de igualdad de las relaciones heterosexuales y homosexuales, todo vale, si se quieren. Eso sí, al final llega la moralina barata -aunque menos da una piedra- de que hay que dejar atrás el egoísmo y la infidelidad para alcanzar el amor verdadero. Protagoniza la cinta Michael Cera, un actor que va camino de convertirse en eterno adolescente de la pantalla, a imagen y semejanza de lo que le ocurriera allá por los 80 a otro intérprete de aspecto aniñado, Michael J. Fox.

4/10
Paper Man

2009 | Paper Man

Lymelife

2008 | Lymelife

Interesante cine independiente norteamericano, avalado por la producción de Martin Scorsese. Ambientada en los años 70, el guión narra las dificultades económicas por las que atraviesan dos familias de Long Island. Se trata de un film lleno de carga emotiva, con personajes bien perfilados y esa visión fuera de todo romanticismo edulcorado de la sociedad de clase media. Apoyados en un sólido reparto, con papeles muy bien trabajados por Alec Baldwin (La ley de Brooklyn), Jill Hennessy (Crossing Jordan), y sobre todo los fantásticos hermanos Kieran Culkin y Rory Culkin. Curiosamente se trata de la ópera prima tras la cámara de Derick Martini, quien ha coescrito el guión con su hermano Steven Martini. La película fue muy bien recibida en el Festival de Toronto, en donde ganó el Premio Internacional de la Crítica.

7/10
La peligrosa vida de los Altar Boys

2002 | The Dangerous Lives Of Altar Boys

Una escuela católica en los Estados Unidos de los años 70. Unos adolescentes malhablados y con las hormonas desatadas. En plena edad del pavo, la hermana Assumpta, directora del colegio, no sabe qué hacer para llevarles “por el buen camino”. Porque tienen salidas de auténticos gamberretes, como robar la estatua de una santa, patrona del colegio. Francis fantasea a través del mundo de cómic, convirtiendo sus vivencias en historias de superhéroes mutantes que se enfrentan a un terrible personaje, “Sor Zilla”, juego de palabras con el monstruo japonés “Godzilla”. Y se enfrenta a las cosas duras de la vida, al empezar a sentirse atraído por Margie, una chica muy mona, pero que esconde detrás una vida secreta terrible, de ninfómana y abusos sexuales. Adaptación de una novela de Chris Fuhrman, que describe el clásico desconcierto que suele acompañar en la adolescencia, en el ambiente de un colegio católico. El film muestra el empeño inútil de los adultos (mayormente sor Assumpta y el padre Casey) por llegar hasta los chicos y ayudarles. Peter Care reparte culpas en unos y otros a partes iguales, y recurre a la animación para mostrar el mundo del cómic a través del cual los chavales se evaden de la realidad. La historia es algo tremendista, su truculencia la aleja del tono de filmes que tratan el mismo tema como Cuenta conmigo. Así hasta llegar el duro final del zoo, que viene a rematar la idea de que en la vida hay que estar preparado para recibir zarpazos mortales. En el reparto de chavales destaca Kieran Culkin, que poco a poco empieza a desbancar al en su día famoso hermano Macaulay.

6/10
La gran caída de Igby

2002 | Igby Goes Down

Igby (Kieran Culkin) es un chaval de 17 años, listo y agudo y pegado con el mundo. Su madre (Susan Sarandon) es una neurótica que ya no sabe que hacer con su hijo, al que expulsan de todos los colegios, todo lo contrario que su hermano mayor, Oliver (Ryan Phillippe). Su padre, por su parte, se encuentra recluido en un psiquiátrico. Igby logrará escapar de las garras y el control materno cuando se instale en un loft en donde vive la guapa Rachel (Amanda Peet), amante del padrino de Igby. Comedia cínica, contruida a base de diálogos y situaciones más o menos forzadas, típica de urbanitas neoyorquinos cuyo cerebro está un poco descacharrado. El personaje central es claramente heredero de Holden Caufield, el protagonista de "El guardian entre el centeno". Irá dando tumbos de un lado a otro, en busca del amor, del equilibrio en su vida, de encontrarle algún sentido a su existencia. Un jovencito listo e inadaptado a los egoísmos con que ha sido educado. El resultado es meritorio, se deja ver aunque no entusiasma. Kieran Culkin y Susan Sarandon fueron nominados a os Globos de Oro.

5/10
Música del corazón

1999 | Music of the Heart

Roberta Guaspari es madre de dos niños pequeños. Cuando su marido les deja, queda en una situación muy precaria. Un amigo le aconseja recuperar sus viejos conocimientos de música y su colección de violines, para ofrecerse a dar clases en un instituto. Así lo hace y, luchando contra viento y marea, consigue crear un sólido programa de violín en su instituto de Harlem, que ilusiona a un montón de chicas y chicos que nunca habrían podido soñar con tocar el citado instrumento. La película se inspira en hechos reales y en Small Wonders, documental nominado al Oscar. La música es estupenda, e incluye canción de Gloria Stefan, que hasta hace un pequeño papel. Meryl Streep, la mejor actriz del momento pese a quien pese borda su interpretación; ¡hasta aprendió a tocar el violín! Y una vez más fue candidata al Oscar. El film profundiza en una profesión a veces no suficientemente valorada: la de la enseñanza. Y a la vez muestra el coraje de una mujer que supera mil y un obstáculos para sacar a su familia adelante. ¡Atentos amantes del terror! El especialista Wes Craven (Pesadilla en Elm Street, Scream) es el director de este sensible drama, y lo considera un proyecto muy personal: y es que no todo van a ser alaridos y cuchilladas.

5/10
Las normas de la casa de la sidra

1999 | The Cider House Rules

En los años 40, el doctor Larch (Michael Caine), dirige el orfanato de St. Clouds. A él acuden jóvenes embarazadas, que dejan a su hijo para adopción o, simplemente, abortan ilegalmente. Homer Wells (Tobey Maguire) nació en St. Clouds y, tras fallidos intentos de adopción, creció como el hijo que el doctor Larch nunca tuvo. Así hasta ejercer como médico del orfanato, aun sin titulación alguna. Homer se dedica a los partos y, a pesar de la presión de su mentor, se niega a practicar abortos. Un día, contra la voluntad de Larch, sale del orfanato a ver mundo. Marcha con Candy y Wally, jóvenes novios que han abortado ante la movilización de Wally hacia los frentes de la II Guerra Mundial. “Buenas noches, Príncipes de Maine, Reyes de Nueva Inglaterra”. Ésta es la tierna frase con que el contradictorio doctor Larch acuesta a “sus niños” cada noche. Al resultar innegable su desvelo por los huérfanos a su cuidado, llama más la atención, por contraste, su firme apoyo al aborto, en el caso de un niño no deseado. ¿Dónde estarían esos críos encantadores que cuida, llenos de vida, si se hubieran “desechado” cuando se encontraban en el vientre de sus madres? Es el mismo planteamiento que se hace Homer, aunque, como las intenciones de John Irving –novelista y responsable del guión– son manifiestas –el apoyo al aborto, como declaró en su discurso de aceptación del Oscar–, se busca un terrible caso límite de incesto para justificar que el protagonista acabe realizando su primer aborto. Se pone así por obra uno de los lemas del doctor: "Sé útil". El utilitarismo justifica el aborto y lo que haga falta, viene a decir el film.

5/10
Alguien como tú

1998 | She’s All That

Instituto de niños pijos. Final de curso. Dos amigos hacen una apuesta: Zack deberá llevar al baile de graduación a la chica que Dean indique. La escogida es Laney, que tiene fama de ser bastante rarita. Pero tras su aspecto de “patito feo” se esconde, cómo no, una chica de fábula. Las comedias de adolescentes están de moda. Con sus temas habituales: sexualidad precoz, gamberradas de aúpa, sueños románticos… Un guión presentable, algunos momentos divertidos (impagable el “ay, dame un chicle, que me apesta el aliento a coca cola light”), un par de sorpresas... El reparto lo componen una serie de jóvenes más o menos desconocidos, que seguro que darán que hablar.

5/10
Un mundo a su medida

1998 | The Mighty

Max es un chaval de 13 años, grandullón, objeto de burlas en la escuela. Vive con sus abuelos, pues su padre cumple condena por asesinato: un día, borracho, mató a su esposa. La vida del chico cambia con la llegada de un nuevo vecino de su edad: Kevin, que ha venido con su madre (el padre les dejó), y está aquejado de una grave enfermedad degenerativa. Ambos chicos se complementan: Max es fuerte, se convierte en las piernas de Kevin; éste, con su pasión por los libros –especialmente los del ciclo artúrico­–, estimula las neuronas y el valor de aquél. Peter Chelsom (Serendipity) adapta una popular novela juvenil en Estados Unidos, "Freak the Mighty", y logra un atractivo dibujo de la amistad. Los jóvenes actores Elden Henson y Kieran Culkin protagonizan una relación entrañable, donde cada uno se sacrifica por el otro. La inspiración la sacan del espíritu de caballería del rey Arturo. Eficaz recurso, que da pie a algunas escenas oníricas, donde caballeros medievales saludan con regocijo a sus jóvenes seguidores. Lo realista y lo mágico se funden con singular fortuna. Se trenza con acierto el acercamiento entre los dos protagonistas (en cierto modo, un don Quijote idealista, y un Sancho Panza más práctico), los enfrentamientos con una pandilla, el drama de la enfermedad, las relaciones familiares, y la oscura subtrama en torno al malvado padre de Max. Hay un buen reparto de secundarios adultos (Sharon Stone, Gena Rowlands, Harry Dean Stanton, Gillian Anderson, James Gandolfini) que, sabiamente, optan por la sobriedad: saben que los pequeños Henson y Culkin son los protagonistas, y ni por asomo intentan robarles la película.

6/10
Amanda

1996 | Amanda

Biddley es un muchacho que tras sufrir un accidente montando a caballo queda traumatizado apartándose de las tareas del rancho, en el que vive con sus padres y hermano Biddley, y se niega a volver montar a caballo. Pero un día surge inesperadamente un hombre de color, montando un inmenso caballo que contará al pequeño Biddley una mágica historia de un caballo durante la Edad Media. Amanda es una simpática película, que mezcla amor, amistad y fantasía, siendo el film ideal para ver con toda la familia y que hará las delicias de los espectadores más pequeños.

4/10
Vuelve el padre de la novia

1995 | Father of the Bride Part II

Segunda parte de El padre de la novia (1991) y a su vez remake del clásico El padre es abuelo, film protagonizado por Spencer Tracy y Elizabeth Taylor. Aquí el que lleva la voz cantante vuelve a ser Steve Martin y la premisa es que ahora su personaje, George Banks, va a tener un nieto, con lo que su vida vuelve a dar un vuelco tremendo. Película romántica y familiar, llena de buenos sentimientos y momentos divertidos.

5/10
Sucede en las mejores familias

1994 | My Summer Story

Las tribulaciones y peculiaridades de una familia durante el verano, contadas por Bob Clark, el director de Porky's. El director adapta unas novelas de Jean Shepherd, quien interviene también en el guión. Irregular, con algún gag divertido, en el reparto de esta comedia están dos de los hermanos Culkin, aunque no Macaulay.

4/10
Sin escape (ganar o morir)

1993 | Nowhere Run

Acción a todo trapo en la que el actor belga Van Damme vuelve a demostrar una vez más sus dotes de hombre de acción. En este caso da vida a Sam Gillen, un fuera de la ley que no duda en ayudar a quien lo necesita. Tras protagonizar una escapada audaz de un furgón policial, Gillen busca desesperadamente un lugar donde ocultarse. En su huida llegará hasta la casa de la viuda Clydie (Rosanna Arquette), la cual también está en apuros: un grupo de empresarios se propone arrebatarle sus tierras. La llegada de Sam Gillen será definitiva, ya que, al darse cuenta de la injusticia que quieren cometer, no dudará en tomar la justicia por su mano para ayudar a la viuda. Magníficas secuencias de acción desenfrenada, música de Mark Isham y dos grandes actores forman este cóctel explosivo. Encantará a los incondicionales de la acción.

5/10
Solo en casa 2: Perdido en Nueva York

1992 | Home Alone 2: Lost In New York

Tras el éxito de Solo en casa el productor John Hughes escribió esta secuela y reunió a la totalidad del equipo de la primera parte. Los McAllister vuelven a salir de vacaciones navideñas a Florida. Se dirigen con mucha prisa al aeropuerto, pero el pequeño Kevin (Macaulay Culkin) se despista de sus padres y coge un avión equivocado, que le lleva a Nueva York. Los bandidos con los que se enfrentó en la primera parte (Joe Pesci y Daniel Stern), acaban de fugarse de la cárcel y pretenden robar una juguetería. El pequeño Kevin se lo impedirá. Chris Columbus repite en la dirección de los mismos actores e incorpora al veterano Tim Curry, en un pequeño papel. Lo más destacable de esta segunda parte, vuelve a ser la banda sonora de John Williams, que a partir de un villancico tradicional norteamericano, realiza una auténtica obra maestra.

4/10
El padre de la novia (1991)

1991 | Father of the Bride

George Banks regresa a su hogar después del trabajo y encuentra en casa a su hija Annie, que ha estado cuatro meses en Roma y ha vuelto a casa convertida en toda una mujer. Durante la cena anuncia una sorpresa: se va a casar. Ante la sorpresa inicial y las emociones, no todos reaccionan igual. George comienza a ponerse nervioso ante el acontecimiento y se rebela ante lo que se avecina. A partir de ese momento comienzan los preparativos de la boda: la iglesia, el convite, las flores... y por supuesto, conocer a Bryan, el novio, y a los padres de éste, los cuales viven en Beberly Hills en una fabulosa mansión. Agradable remake de El padre de la novia protagonizada por Spencer Tracy y Elizabeth Taylor en 1950. La película cuenta con escenas divertidísimas como cuando los Banks van a conocer a sus consuegros, y en general, los mohínes de Steve Martín ante los gastos que supone el bodorrío de la hija. Por otra parte, el film se detiene en la relación padre-hija y la idea de 'perder' a la niña de sus ojos cuando ésta recibe el flechazo del amor. Gustará a los más sentimentales.

6/10
Yo, tú y mamá

1991 | Only the Lonely

John Candy (John Candy) es un policía de Chicago que se enamora de la hija del propietario de una funeraria, pero la relación choca con el rechazo de la madre de él, una irlandesa de ideas fijas. Comedia con una historia bastante original, que se hace pesada en algunos tramos, pero que logra llegar dignamente al final. Recomendable para pasar un buen rato de risas.

4/10
Solo en casa

1990 | Home Alone

La familia McCallister se marcha de vacaciones. Sin embargo, se olvidan de uno de sus hijos, Kevin (Macaulay Culkin). El niño aprovecha que está solo en casa para hacer las cosas que normalmente sus padres le prohiben: ver los programas para mayores y comer todo tipo de chucherías. Además, hace la compra, la comida e incluso pone la lavadora. Sin embargo, una pareja de ladrones pretende robar en su casa. Lejos de asustarse, el niño intenta defender su casa a toda costa. Para ello, utiliza su ingenio para tender todo tipo de trampas que disuadan a los intrusos. El clásico indiscutible del cine familiar de los años 90, que convirtió en estrella a Macaulay Culkin, que se haría el protagonista absoluto de los filmes posteriores de este género. El productor John Hughes y el realizador Chris Columbus crearon un estilo propio que sería imitado hasta la saciedad, basado en un tono amable y la recuperación de gags propios del cine mudo. Merece una especial reseña la estupenda banda sonora original compuesta por John Williams (Tiburón, La guerra de las galaxias, E.T., el extraterrestre, En busca del arca perdida).

6/10

Últimos tráilers y vídeos