IMG-LOGO

Biografía

Luis Varela

Luis Varela

77 años

Luis Varela

Nació el 11 de Enero de 1943 en Madrid, España
Filmografía
Lo dejo cuando quiera

2019 | Lo dejo cuando quiera

El científico Pedro, el economista Arturo y el filólogo Eligio se conocen desde la universidad. Aunque aspiran a ganarse la vida como profesores universitarios, sólo encuentran ocupaciones precarias, el primero impartiendo por poco dinero lecciones a extranjeros que ni siquiera hablan en español, el segundo dando clases particulares a una adolescente rebelde, y el tercero en paro, viviendo en casa de sus padres. Cuando Pedro desarrolla unas pastillas ideales para desfasar, deciden comercializarlas para salir de pobres. Tradicionalmente se han distribuido en España comedias italianas que funcionaban en las taquillas, desde Rufufú a Divorcio a la italiana. Pero últimamente se ha puesto de moda rodar una versión alternativa, como en el caso de El mejor verano de mi vida, que adapta Sole a catinelle, de Checco Zalone, o Perfectos desconocidos, a partir de Perfetti sconosciuti, de Paolo Genovese (por su parte Santiago Segura hizo lo propio con un largometraje chileno-mexicano en Sin rodeos). La jugada se repite en esta ocasión con la poco conocida fuera de su país Smetto Quando Voglio, de Sydney Sibilia. Sin embargo, parece una ‘españolada’ que parodia Breaking Bad –serie a la que se cita expresamente, también sobre un profesor reconvertido en fabricante y traficante de pastillas, lo que recuerda peligrosamente a El ete y el oto, indescriptible parodia que repasaba las escenas más significativas de E.T., el extraterrestre, con un aire casposo. Mejor no tratar de comparar nada, por ejemplo al mafioso teóricamente afable pero agresivo, que interpreta aquí Ernesto Alterio, con Giancarlo Esposito (Gus Fring) en la famosa serie. Cualquier pretensión de denuncia social sobre la dificultad para acceder a un puesto de empleo queda ensombrecida por el humor, que tiende a la grosería, y la acartonada puesta en escena de Carlos Therón (Es por tu bien). Pese a que David Verdaguer, Carlos Santos y Ernesto Sevilla, los protagonistas, tienen cierta gracia natural, sobre todo el tercero, lo cierto es que demuestran haber preparado poco a sus personajes; se limitan a subrayar con gestos sobreactuados los supuestos hallazgos del guión. Se salva algún secundario, como Miren Ibarguren –una abogada aliada–, Amaia Salamanca –esposa de Pedro–, Pedro Casablanc –jefe de éste– y el dúo formado por los veteranos Gracia Olayo y Luis Varelala (padres de Eligio), que se ocupan de una secuencia musical, quizás lo mejor del film. Otros momentos, como el homenaje a El club de los poetas muertos, no terminan de funcionar.

4/10
El crack cero

2019 | El crack cero

Año 1975, cuando se presiente que Francisco Franco está a punto de morir. Tras abandonar la policía, Germán Areta se establece como investigador privado, alquilando una oficina, con secretaria, y requiriendo los servicios de El Moro, antiguo delincuente, como ayudante. Pronto, requiere sus servicios una misteriosa mujer, que no quiere dar muchos datos, al estar casada, pero le requiere para averiguar quién mató a su amante, el sastre Narciso Benavides, pese a que la policía ha catalogado el caso como suicidio. Con El crack, de 1981, y su continuación, El crack II, de 1983, José Luis Garci trasladaba a la Gran Vía madrileña al típico detective de novela negra, muy al estilo de Philip Marlowe, creado por el novelista Raymond Chandler, que interpretó en la pantalla Humphrey Bogart. Recuperaba como protagonista a Alfredo Landa, con quien había rodado Las verdes praderas, que con su increíble transformación en el duro Areta demostraba por fin que daba para mucho más que para las comedias en las que perseguía suecas en la década anterior. A sus 75 años, el realizador ha acertado al recuperar al personaje, en una precuela de la saga, su mejor trabajo de los últimos años, que sigue el patrón de sus dos precedentes, pero rodado en blanco y negro, por primera vez en la filmografía del autor con cámara digital. Si dedicaba las dos primeras a Dassiell Hammett y al citado Chandler, en esta ocasión rinde tributo a un tercer maestro, James M. Cain, responsable de El cartero siempre llama dos veces. Ha dispuesto de un presupuesto muy reducido, por lo que la mayor parte de la acción se desarrolla en interiores muy reducidos, pero esto juega a favor del film, pues se logra una atmósfera de cine de serie B. Al parecer ha tenido que recurrir incluso a su propio despacho como localización, y hasta se ha visto obligado a utilizar algunos planos rodados para Solos en la madrugada del centro de Madrid, porque éste ha cambiado bastante desde la época que se pretende retratar, y no había dinero para retoques digitales. Precisamente, vuelve a ser una obra nostálgica, como ocurre en la mayor parte de la filmografía del cineasta, pues además los diálogos recuerdan a deportistas, músicos y figuras del cine de antaño. Garci ya no ha podido escribir el guión con su habitual colaborador Horacio Valcárcel, ya fallecido, así que ha reclutado a Javier Muñoz, director del sorprendente pero desconocido film Sicarivs: La noche y el silencio. El libreto versa sobre el desencanto, pero también sobre la capacidad de refugiarse en un pasado idealizado, donde cada uno puede sentirse a salvo porque lo conoce a la perfección. Este tema da pie a un desenlace emotivo. Logra intrigar al espectador, pese a que quizás el desarrollo de la investigación se alargue demasiado, lo que provoca un bajón de ritmo hacia la mitad, que después se consigue remontar. Como siempre, Garci recurre a los mejores actores, capaces de hacer creíbles diálogos en ocasiones demasiado literarios o con referencias un poco forzadas. Resultaba especialmente difícil sustituir al carismático Landa, ya fallecido. Ha sido una buena elección Carlos Santos, ganador del Goya al actor revelación por convertirse en Luis Roldán, en El hombre de las mil caras. Sorprende más, por inesperada, la caracterización de Miguel Ángel Muñoz, como El Moro, que actúa sobre todo como contrapunto cómico, en un rol que bordó en su momento Miguel Rellán. No desentonan Pedro Casablanc, como El Abuelo, comisario que antaño fue José Bódalo, y Cayetana Guillén Cuervo, como astuta proxeneta. Quizás desentona Macarena Gómez, un tanto sobreactuada.

6/10
En tu cabeza

2016 | En tu cabeza

Varios cortometrajes entrelazados conforman este film de poco más de una hora de duración, cada uno de ellos dirigido por diferentes y destacados directores españoles actuales. La idea, pergeñada por Daniel Sánchez Arévalo, es narrar cómo en el futuro una mujer viaja al pasado metíendose en la mente de diferentes personas para intentar cambiar los acontecimientos. La historia es rara aunque original, una especie de comedia surrealista, rocambolesca, en donde algunos segmentos funcionan mejor que otros. Se trata de una producción de Gas Natural con la idea comercial de concienciar del cuidado de las condiciones energéticas: un ejemplo cinematográfico de 'branded content'. Ha contado con grandes actores, algunos de los cuales sólo aparecen unos instantes. Desde luego la presencia de los protagonistas Hugo Silva y Michelle Jenner salva medianamente el resultado.

5/10
Bendita calamidad

2015 | Bendita calamidad

Comedia de humor blanco y tipismos aragoneses, se ve con agrado dentro de su modestia. Sigue a los hermanos Fayo, Anselmo y Ricardo, que regentan sin demasiado éxito un bar en Zaragoza. Ahogados por las deudas, y amenazados por el mafioso que les concedió un préstamo, siguen el disparatado consejo de su abogado, consistente en secuestrar a un constructor con turbios negocios inmobiliarios en Tarazona, aprovechando el barullo de la fiesta del Cipotegato. Tan torpes son que en su lugar secuestran al obispo Ramiro, al que ocultan en la sierral Moncayo, mientras simulan ser terroristas yihadistas. La película, sacada adelante con entusiasmo por Gaizka Urresti a través de su propia productora, sigue la estela de cintas amables que ha marcado la exitosa Ocho apellidos vascos. Jorge Asín y Nacho Rubio componen una pareja fraterna que emula, salvando las distancias, el modelo Quijote-Sancho, mientras que Luis Varela –que sustituyó al fallecido y previsto Álex Angulo– imprime sensatez y calma al prelado secuestrado. Está un poco traida por los pelos la subtrama del tesoro de la catedral, y la inclusión del personaje de la intrépida periodista televisiva, y se nota que el director es primerizo, pero se trata de un digno entretenimiento, que hasta homenajea a Paco Martínez Soria, referente claro del humor aragonés.

4/10
El clavo de oro

2014 | El clavo de oro

En un pueblo español hace más de veinte años que no se representa "El clavo de oro", una tradición de Semana Santa que ha sido prohibida por el arzobispado. Ahora, va a volver a representarse, con la condición de que no haya apedreamiento de Judas. Un director de ceremonias y su ayudante, procedentes de Barcelona, se presentan para preparar el evento. Pronto empezarán a morir algunos de los participantes. Discreto telefilm español que aúna comedia y thriller con poco acierto, en medio de una peregrina historia costumbrista de la España rural. Tanto el guión –tópica en su aspecto religioso y criminal– como lo esperpéntico de algunas secuencias dejan mucho que desear y restan interés al conjunto, aunque algunos gags tengan cierta gracia. Llaman la atención las deficientes interpretaciones, exageradas, aunque se salvan Juanjo Artero y Emilio Gutiérrez Caba.

3/10
Blockbuster

2013 | Blockbuster

Paco fue en su tiempo un gran actor. Ahora es un veterano que ya no accede a las grandes producciones. Sigue manteniendo a sus amigos de siempre, como a su representante Jumilla o al también actor Fermín, al que visita en su residencia para mayores. Un buen día Paco decide aceptar un papel en un cortometraje de un director novel, un chaval buenazo e inocentón, enamorado del cine y que trabaja en un videoclub. ¿El título? Nada más y nada menos que “La invasión de los alienígenas del espacio interior”. Peculiar comedia, segundo largometraje de Tirso Calero, quien pergeña su personal homenaje al mundo del cine. Rodada en blanco y negro, con un llamativo clasicismo y buen gusto en el manejo de la cámara, rica en planos-contraplanos y encuadres fijos, con un cuidadísima fotografía (hay algún plano primoroso) todo en este film rezuma amor por el séptimo arte, y no sólo porque cuente una historia de cine dentro del cine, sino por la indecible inocencia con que el guionista y director se enfrenta a ella. Hay una continua nostalgia por los actores de otros tiempos, por los rodajes de otros tiempos, por el cine de otros tiempos. Para empezar, el personaje del director novel Miguel Ferrer (convincente Adam Jeziersky) está claramente inspirado en Quentin Tarantino, pero, sobre todo, la lista de homenajes a viejas glorias del cine español es enorme, empezando por un carismático Manuel Zarzo en el sentido papel protagonista, y siguiendo por Fernando Esteso, María José Alfonso, Jesús Guzmán, Mirta Miller o Luis Varela. Es cierto que a la película le cuesta avanzar, que se excede en los diálogos, a veces muy discursivos, y que seguramente le sobren bastantes minutos. Pero es que en general Blockbuster no deja de ser un producto ligero, y durante muchos minutos puede dar la sensación de que estamos ante un inmenso prólogo donde la trama no acaba de definirse. De cualquier forma, el resultado mejora hacia la segunda parte, es muy entrañable en su personal declaración de amor al cine, con variados personajes frikis que tienen su punto, gags que harán sonreírse al respetable y algunos momentos emotivos. Una apuesta diferente, tierna, que respira nostalgia cinéfila.

5/10
Promoción fantasma

2012 | Promoción fantasma

Todos, incluido él mismo, piensan que Modesto está loco, porque en ocasiones ve muertos. Cuando le contratan como profesor en el colegio Monforte, va a constatar que sus visiones responden a la más pura realidad. Los cinco chicos muertos que pululan por el lugar son los fantasmas de cinco alumnos que murieron años atrás en un pavoroso incendio, del que la institución aún no se ha repuesto, para desconsuelo de la directora Tina. ¿Qué tendrán que hacer para descansar en paz? Modesto cree que deben resolver algún tema pendiente, como por ejemplo, aprobar el curso, así que se ofrece a darles clase. Tras la prescindible Spanish Movie, Javier Ruiz Caldera entrega una película que combina razonablemente el subgénero de instituto al estilo John Hughes, con el fantástico y la comedia. El director maneja numerosas referencias cinéfilas, y consigue que el resultado no sea un pastiche indigesto. No diremos que su film es una obra maestra, pero dentro de su carácter ligero está bien contada, dibuja bien las peripecias y problemas de los distintos personajes, y la mezcolanza de géneros no chirría. Los efectos visuales son resultones, hay algunos buenos gags, y aunque no se evita el recurso a la zafiedad, existe un poquitín de contención. Funciona bien un reparto con especialistas en comedia como Raúl Arévalo y Alexandra Jiménez.

4/10
Pájaros de papel

2010 | Pájaros de papel

Madrid, guerra civil española. Jorge del Pino, un cómico, pierde a su esposa y a su hijo en un bombardeo. Un año después, acabada la contienda, vuelve al tajo en una compañía de vodevil junto a su gran amigo Enrique, ventrílocuo, y la cupletista Rocío, entre otros. Al grupo se une un niño huérfano, Miguel, al que Jorge trata con excesiva brusquedad, tal vez porque despierta en él el recuerdo de una ausencia muy dolorosa. Irán a actuar a un pueblo extremeño, marcados de cerca por el ejército, que hasta infiltra a uno de los suyos sospechando actividades subversivas. Decepción. El debut en el largo de Emilio Aragón no se salda con el resultado apetecido, no conmueve a pesar del enorme esfuerzo de producción, una estupenda recreación de época. Resulta difícil saber si el guión de Aragón y Fernando Castets era coherente sobre el papel, pero en la pantalla es una mezcolanza de intenciones desequilibrada e increíble, a la que no ayuda nada la enfática partitura musical, obra también del director. Los elementos manejados podrían resumirse en: 1) "dramón", el que afecta a Jorge y Miguel por sus pérdidas, más otros "dramitas", el del homosexual Enrique y el de cierta jovencita engañada por un fascista; 2) desahogo cómico, el proporcionado por Rocío; 3) crítica a la dictadura desde la profesión del cómico, "Con un Franco no se puede vivir" y tal; 4) homenaje a los artistas populares, con múltiples escenas de ensayos y números, más el colofón-homenaje del final; y 5) complot contra Franco, en lo que se diría la variante hispana de Malditos bastardos. Está claro que en esta línea son filmes más logrados ¡Ay, Carmela! y Viaje a ninguna parte. Aunque desde el punto de vista ideológico, se intenta no cargar las tintas en la cuestión de las dos Españas, la cosa se escora en el sentido imaginable, con bromas que acaban cansando, por la reiteración. En el reparto, Imanol Arias no logra dar relieve a su plano personaje, y las escenas del niño Roger Príncep son repetitivas, por no decir cargantes. Puestos a destacar a un actor nos quedamos a Lluís Homar, sobrio en un personaje difícil.

4/10
Fuera de carta

2008 | Fuera de carta

Burda y grosera comedia española que exprime el asunto gay y se suma a la moda creciente de películas ambientadas en el mundo de los fogones. La historia se centra en Maxi, chef de un restaurante de moda en el barrio madrileño de Chueca, que ejerce de homosexual amanerado y de fachada bastante "loca". Su vida cambia cuando se ve obligado a acoger en su casa a sus dos hijos, fruto de un matrimonio del pasado, justo antes de enamorarse de su nuevo vecino, un ex futbolista argentino. El guión mezcla la puesta en escena de películas como Chuecatown con situaciones al estilo Deliciosa Martha (es un decir, claro), para fabricar un mejunje estereotipado y bastante indigesto, en donde el lenguaje barriobajero y el encefalograma plano de los personajes es el lamentable y único leitmotiv. Ni siquiera tienen gracia los chistes, casi siempre muy subidos de tono, pese al esfuerzo que hace Fernando Tejero por mostrarse natural. Pero no hay que darle más vueltas: todo lo que vemos es una vulgaridad, un tonto despropósito, vacío y obsceno. El director Nacho G. Velilla aporta al film cierto aire almodovariano, aunque acentuando sólo la vis cómica y dando protagonismo el desmadrado personaje de Maxi, que parece salido de la época de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón. Al final, lo único que uno saca en claro es que es una verdadera pena que un actorazo como Javier Cámara se esté anquilosando una y otra vez en el mismo personaje extravagante.

2/10
Camera café

2005 | Camera café | Serie TV

Adaptación "made in Spain" de la serie francesa homóloga que nació en 2001. La versión española ha conquistado al público patrio que la ha recompensado viéndola diariamente. La principal curiosidad de este producto radica en que está rodado con una cámara fija situada en una máquina de café en una oficina. La idea base de la serie es mostrar las quejas y propuestas de los empleados que acuden a la máquina de café para poder dejar sus obligaciones durante un tiempo. El toque de humor está presente en todos y cada uno de los comentarios y los guionistas han conseguido que muchos espectadores se reconozcan en los protagonistas, así como que reconozcan a sus propios compañeros de oficina.

5/10
Crimen ferpecto

2004 | Crimen ferpecto

Rafael es un joven vendedor mujeriego, que aspira a convertirse en jefe de planta de unos grandes almacenes. Pero su principal rival, el veterano don Antonio factura más que él, y le usurpa el puesto. Durante un forcejeo con don Antonio, que pretende despedirle, Rafael acaba asesinándole accidentalmente. Así que tiene que acceder a los deseos de Lourdes, una subordinada que físicamente es poco agraciada, que ha sido testigo del desafortunado suceso y que le chantajea con contárselo a la policía, si no contrae matrimonio con ella. Álex de la Iglesia recupera el humor negro y cínico, su marca de fábrica en comedias como El día de la bestia y La comunidad, y lo mezcla con una trama de suspense que homenajea al maestro Hitchcock, a cuyo Crimen perfecto se alude en el título. De arranque inmejorable en lo que se refiere al duelo de vendedores, posteriormente sufre alguna  caída de ritmo, y el guión es un tanto alocado y rutinario. Pero la actriz Mónica Cervera es todo un descubrimiento.

4/10
El Cid cabreador

1983 | El Cid cabreador

Disparate desmitificador a cuento del Mío Cid, viene a ser como la versión hispana de películas tipo Aterriza como puedas, pero mucho más cutre. Cuenta cómo el Cid se casa enamorado con doña Jimena, pero su padre, que no aprueba la unión, le arroja una maldición que le convierte en afeminado. Para redondear la cosa doña Urraca secuestra al Cid, y gracias a su poder de seducción le devuelve la virilidad, conviertiéndole en el Cid cabreador del título.

1/10
Todo es posible en Granada (1982)

1982 | Todo es posible en Granada

Un conductor de autobuses de Granada también canta para los turistas. Desmejorado remake del exitoso film homónimo al servicio del cantante Manolo Escobar. Únicamente recomendable para sus incondicionales.

4/10
Jane, mi pequeña salvaje

1982 | Jane, mi pequeña salvaje

Jane y Bob son jóvenes y viven idílicamente en la selva, en compañía de de un chimpancé. Pero su vida tranquila y natural sufrirá un duro revés cuando lleguen unos visitantes, los cuales pretenderán "civilizarlos". Comedia española que supone una verdadera rareza y que habla con tono desenfadado del mito del buen salvaje y de los peligros de la supestamente superior civilización. Cuenta con el gran Álvaro de Luna.

3/10
Es peligroso casarse a los 60

1981 | Es peligroso casarse a los 60

Mariano Rubiales, dueño de una agencia de autocares, está a punto de casarse con Gloria. Su mayor ilusión es tener pronto un Marianito que continúa con el negocio, pero va pasando el tiempo y el heredero no llega. Mientras tanto, Mariano, recibe la noticia de que tiene una hija de un antiguo amor de juventud. Juanita, su hija, es una chica de pueblo que en pocos meses se convertirá en una auténtica señorita. Al poco tiempo Juanita se enamora de Yusef, un apuesto joven de color, hijo de un rico rey africano. Lo que nadie sabe, es que Mariano cree que los negros le traen la negra...

3/10
A la legión le gustan las mujeres... y a las mujeres, les gusta la legión

1976 | A la legión le gustan las mujeres... y a las mujeres, les gusta la legión

Una de las comedias más populares de la última etapa de Rafael Gil, que llevó al cine a 911.791 espectadores. Su argumento nos traslada al mundo de la legión cuando un alférez y cuatro de sus compañeros están celebrando una pequeña fiesta antes de entrar en combate. La novia del alférez tiene a su novia en un pueblo enemigo, por lo que se hace indispensable una misión de rescate. En su reparto, conocidos secundarios como José Nieto, Mirta Miller, Juanito Navaro, Ricardo Palacios y Luis Varela.Guión original de Rafael García Serrano y Rafael J. Salvia, éste último un nombre esencial de nuestro cine y asiduo colaborador del director en otros títulos como Novios de la muerte, La duda, La guerrilla, El hombre que se quiso matar (versión 1970) y Un adulterio decente.

4/10
Volvoreta

1976 | Volvoreta

Adaptación de la novela homónima de Wenceslao Fernández Flórez, a cargo de un ya muy talludito José Antonio Nieves Conde, cuyos trabajos por esa última época se encontraban muy lejos de la calidad de Surcos o Balarrasa. El reparto, eso sí, es espléndido. El señorito Sergio se enamora de la hermosa criada de la casa, Volvoreta. La madre no aprueba esos amoríos y decide despedir a la criada, quien se marcha a la capital. Pero la atracción de Sergio por Volvoreta es muy fuerte...

3/10
Solo ante el Streaking

1975 | Solo ante el Streaking

Película que supuso la retirada de José Luis Sáenz de Heredia (1911-1992), uno de los grandes directores del cine español, injustamente tratado por su condición de “cineasta del Régimen”, por culpa de películas aduladoras como Raza y Franco: ese hombre. En esta ocasión, él mismo escribió Sólo ante el steaking, siguiendo la moda del destape de la época. Una comedia de la que incluso llegó a sentirse avergonzado, si bien llevó al cine nada menos que a 647.942 espectadores. En ella, Alfredo Landa es un profesor universitario que un día recibe una sorpresa: parte de sus alumnos aparecen en clase completamente desnudos y con una careta puesta. Decidido a averiguar quiénes han sido los responsables de tal desacato, se verá envuelto en una vorágine de divertidos acontecimientos.

4/10
El calzonazos

1974 | El calzonazos

Juan es un calzonazos, dominado por su mujer, por su cuñada, por su hija y hasta por el mayordomo. A pesar de que sus negocios marchan de mal en peor, ha de mantener el costoso tren de vida de la familia. Un buen día, confabulado con su amigo el doctor Izquierdo, decide fingir una enfermedad y así nadie de su familia le llevará la contraria, además debe evitar que su hija se case con un vividor que va detrás de los supuestos millones de Juan.

3/10
Una chica y un señor

1973 | Una chica y un señor

Típica comedieta de Pedro Masó, que juega al contraste en la relación amorosa entre Caridad, una joven cantante de buen ver a la que da vida Ornella Muti, y un abogado maduro, Eduardo Fajardo. La disparidad de edades conduce al poco estimulante enredo.

4/10
Secuestro a la española

1972 | Secuestro a la española

Tres jóvenes ladrones, dos hombres y una mujer, que se dedican a trapichear todo lo que pillan son encarcelados cuando son cogidos "in fraganti" robando en un circo. Sus familiares entonces idearán un plan para sacarles de prisión. Se trata de secuestrar al nuncio de Su Santidad y pedir como rescate que liberen a sus seres queridos. Comedia estimable, que cae bien por la simpatía de sus personajes y por la inocencia de su planteamiento, al estilo de la comedia clásica española, aunque esté producida en la década de los 70. Destacan los papeles de Esperanza Roy y del veterano José Orjas.

4/10
Pisito de solteras

1972 | Pisito de solteras

Aunque catedrático, Emilio es un infeliz que pega la espantada cuando está a punto de casarse. No tiene otra ocurrencia que esconderse en el pisito de solteras que comparten cuatro amigas de su ex prometida, que intentan seducirle con sus encantos. Típico enredo con pelín de picante, protagonizado por Alfredo Landa.

4/10
La ciudad no es para mí

1966 | La ciudad no es para mí

Agustín, un sesentón aragonés, viudo y más bien paleto, marcha a Madrid a visitar a su hijo, un médico de prestigio; y descubre que la vida en la capital es todo un follón. Las risas vienen servidas de la mano del cómico Paco Martínez Soria, en una de sus comedias más recordadas. Dirige Pedro Lazaga (Los chicos del Preu) y cuenta con un espectacular y nutrido reparto.

5/10
Cumbite

1964 | Cumbite

Últimos tráilers y vídeos