saltar al contenido principal

Biografía

Naomi Kawase

14/11/2017
(Nara, Japón, 30/05/1969)
Premios: 1 Festival de Cannes Ver más
Ganador de 1 premio
La delicadeza
Naomi Kawase

Lirismo de una mujer que mira a su propia vida y alrededores con delicada sensibilidad, que pueden no ser capaz de apreciar todos los paladares. Naomi Kawase es la directora japonesa más conocida del mundo, y sin haber cumplido los cincuenta años ha desarrollado una filmografía coherente y personalísima, que no se pliega a las modas, se puede decir sin miedo que ha alcanzado una asombrosa madurez.

Naomi Kawase nació en 1969 en Nara, la ciudad más antigua de Japón, que en el pasado fue la capital. Por tanto, representativa de tradiciones milenarias con las que Kawase creció y de las que nunca abjuró, antes al contrario ayudaron a conformar su visión del mundo, “vivir en una ciudad tradicional nos hace comprender verdaderamente la noción de hogar”, asegura. Lo que no significa que se la ahorraran dolorosas circunstancias familiares, pues la ruptura matrimonial de sus padres le llevaría a criarse con su tía abuela en un entorno rural.

Fue una relación intensa en la que pesó, con el transcurrir de los años, el declive senil de ella. Éstas y otras vivencias personales acabarían integrándose en la filmografía de la futura directora, que ha bebido siempre de su experiencia, habla claramente de lo que conoce. En la casa de la que podemos llamar su madre adoptiva aprendió cierta espiritualidad de respeto a los ancestros, y también una singular comunión con la naturaleza. Ello le llevó a imaginar con frecuencia como habría sido la vida de sus antepasados, cuando veía los altares familiares del hogar, y le gusta imaginar un mundo paralelo habitado por los que nos han precedido.

En su juventud, Naomi sintió atracción por la fotografía, y de hecho estudió esta materia en la escuela especializada de Osaka, aprendiendo del prestigioso Shunji Dodo. De modo que sus primeros pasos profesionales los daría en el campo fotográfico. La particular visión del mundo que se puede lograr con una cámara fotográfica formaría años más tarde parte de la trama de película Hacia la luz (2017), con el personaje del fotógrafo profesional que se está quedando ciego, y donde también se integraba la dedicación fílmica que finalmente sería la ocupación principal de Kawase, junto a otros elementos autobiográficos, como la ausencia del padre. También la directora se lanzaría a escribir novela, y de hecho sus dos primeros largometrajes, Suzaku y Hotaru, son adaptaciones.

Los primeros trabajos cinematográficos de Kawase fueron cortos, y como ya se viene anunciando, partiendo del bagaje personal previo. De hecho el primero, rodado en 1988, tiene el significativo título de Yo me centro en lo que me interesa, y exploraba el medio a partir de fotos estáticas tomadas por ella misma, el modo en que podían cobrar vida por así, por obra y arte del cine. Según la directora, que sus orígenes fotográficos explican perfectamente “la gramática particular que transmiten mis películas”. Trabajos posteriores bebían en el pasado familiar, y de algún modo tenían carácter documental. Y es que, incluso las obras más claramente de ficción tienen un estilo verista, incluso cuando se sugieren elementos mágicos, que siempre están integrados en la vida cotidiana.

Suzaku, de 1997, fue la película que supuso un antes y un después en la vida de Kawase. Cámara de Oro en Cannes, el Festival la convirtió en una especie de protegida, sus películas vendrían a competir o a formar parte de otras secciones con harta frecuencia. Su frescura y poesía resultaban innegables, y al mismo tiempo no suponían una ruptura experimental de hermetismo sólo apto para incondicionales. Padrinos franceses aseguraron que unas películas minoritarias pero sin grandes requerimientos presupuestarios, pudieran rodarse con continuidad. Incluso Kawase se lanzaría a producir, en un programa llamado NARAtiva, alusión a las narraciones que debían hacer jóvenes cineastas con talento, y que debían desarrollarse en Nara, la ciudad natal de la directora.

En sus trabajos, Kasawi logra una especie de conexión espiritual con otros cineastas a los que admira, Víctor Erice, Andrei Tarkovsky y los hermanos Dardenne, a la par que se sentía orgullosa integrante de una familia de cineastas compatriotas que le superaban en edad, pero que se movían en coordenadas comparables, ella menciona a Hirokazu Koreeda, Nobuhiro Suwa y Shinji Aoyama.

Historias de familia, en el campo, en que se comparte la dicha del amor y el dolor del luto, o en que entra en juego la pasión amorosa juvenil, formarían parte de las tramas de Shara (2003), El bosque del luto (2007), Hanezu (2011) y Aguas tranquilas (2014). Y en el sorprendente documental Genpin (2010), hacía una apuesta por la vida y la maternidad hablando de los partos naturales de los que era partidario el doctor Tadashi Yoshimura.

Las películas de Kawase no eran narraciones al uso, pues siempre cobraban importancia los detalles de la naturaleza, que se unían a las cuitas de los seres humanos, con planos singulares, y un uso inteligente del sonido, con un estilo que sin duda exigía paciencia al espectador; pero al que sabía tenerla recibía su recompensa. Y es que la directora compara sus películas a criaturas a las que da a luz una a una, cuidadosamente.

En cualquier caso, su proverbial parsimonia la ha depurado y sus últimos trabajos, además de estar muy bien armados, subyugan por la multiplicidad de sentimientos y emociones que es capaz de atrapar. En Una pastelería en Tokio (2015) integra a la perfección el elemento culinario que es habitual en sus películas, pero que aquí sirve para mirar a cuento de unos dulces, los dorayakis, a la ancianidad y las relaciones intergeneracionales con una delicadeza y sabiduría de quien sabe bien de lo que habla. Es lo mismo que ocurre en Hacia la luz (2017), una película que aspira precisamente a conducir a los personajes y al espectador a una esperanza que debe quedar insinuada precisamente con el motivo de la luz, en un mundo en que las formas y recuerdos se desdibujan en el fotógrafo ciego y en la madre con demencia senil, y que también podrían manipularse y cambiarse en las audiodescripciones para ciegos de las películas.

Trabajos destacados

Filmografía

Director

Director (10 títulos)
2018 | Vision
estrella
5
2017 | Hikari
estrella
5
estrella
6
2014 | Futatsume no mado
estrella
6
5
Hanezu
2011 | Hanezu no tsuki
estrella
5
6
Genpin
2010 | Genpin
estrella
5
2007 | Mogari no mori
estrella
5
8
Shara
2003 | Sharasojyu
estrella
5
9
Hotaru
2000 | Hotaru
10
Suzaku
1997 | Moe no suzaku
estrella
5

Guionista

Guionista (10 títulos)

Fotógrafo

Fotógrafo (2 títulos)

Intérprete

Intérprete (1 títulos)

Compositor

Compositor (1 títulos)

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE