IMG-LOGO

Biografía

Olivia Thirlby

Olivia Thirlby

33 años

Olivia Thirlby

Nació el 06 de Octubre de 1986 en Nueva York, EE.UU.

Esperando la suerte

04 Agosto 2015

Joven y atractiva actriz cuyo mejor momento todavía no ha llegado y quién sabe si llegará. Olivia Thirlby es secundaría en la mayoría de sus largometrajes entre los que cuenta con alguno conocido, como la divertida Juno.

Olivia Thirlby nació en Nueva York el 6 de octubre de 1986. Allí creció y ya desde temprana edad empezó a tomar clases de actuación en la American Globe Theatre. Pocos tiempo después se trasladó a Londres, donde volvió a matricularse en clases de interpretación, esta vez en la Royal Academy of Dramatic Art. Durante un verano optó por probar con un curso de combate en la British Academy os Stage and Screen Combat, y esto le valió para convertirse en la chica guerrera del reboot de la violenta Dredd (2012).

La carrera profesional de Olivia comenzó en 2006 y no se ha concedido ni un solo respiro desde entonces. El drama United 93 sobre las Torres Gemelas fue su debut en la gran pantalla y tan solo un año después estuvo en la original e independiente Juno, tragicomedia adolescente en la que hacía de la mejor amiga de Ellen Page. En 2009 la volvimos a ver en la película de episodios New York, I Love You, en la que compartió planos con reconocidos actores como Bradley Cooper o Natalie Portman.

A partir de este momento los papeles de Olivia no crecerían más. La vimos en numerosas cintas de bajo coste y muy poco renombre: Margaret, La hora más oscura y Sin compromiso son la prueba de que su carrera no iba a mejorar. Aunque al menos su personaje secundario en el drama La vida de Flynn, le permitió salir del atolladero y obtuvo el papel de novata pero posible jueza en Dredd, la nueva adaptación del incorruptible justiciero cuya carga de violencia y acción superó con creces a la original. Tras su periplo como mujer de armas tomar, decidió regresar a la comedia con Just Before I Go, debut en el cine de Courteney Cox (Friends); y con El gurú de las bodas, alocada humorada que es, hasta la fecha, su última aparición en las salas.

Olivia también cuenta en su haber con varias series que, aunque son poco conocidas, le dieron algo de nombre en la industria. Secuestrado cuenta la búsqueda de un joven de quince años al que han raptado y Bored to Death es una comedia sobre un escritor que comienza a utilizar una doble identidad como detective privado a partir de la lectura de varias obras.

Filmografía
El escándalo Ted Kennedy

2017 | Chappaquiddick

Tras las diversas desgracias acaecidas en el seno del clan Kennedy, incluidos un accidente aéreo y dos asesinatos, uno del presidente de los Estados Unidos, JFK, la sombra de la fatalidad va a cernirse sobre el senador Ted Kennedy, cuya juventud le augura grandes posibilidades para ser candidato a la presidencia y acabar encabezando la Casa Blanca. Un día de verano de 1969, tras participar en una fiesta con algunos miembros de su equipo en la isla de Chappaquiddick, y beber algo de más, le acompaña en el auto que conduce Mary Jo Kopechne, antigua secretaria de su hermano Bobby. Un despiste precipita el auto en el agua, y él logra salvar la vida, pero ella termina ahogada. Abrumado por la confusión y la certeza de su muerte, queda como paralizado, no sabe reaccionar. Cuando al final contacta con su entorno de ayudantes, se pone en marcha una maquinaria para tratar de protegerle, su carrera política se encuentra en situación de alto riesgo. John Curran mostró estupendas maneras de cineasta y capacidad de sumergirse en las complejidades del alma humana en su magnífica película El velo pintado, adaptación de la obra de W. Somerset Maugham. Aquí vuelve a hacerlo con una historia más cercana en el tiempo, introduciéndonos en la "pequeña historia", los sucesos que cambian la historia, queda de fondo la pregunta de "qué habría pasado si" Ted hubiera ocupado el despacho oval. Pero su habilidad, manejando el guión de dos novatos en estas lides, Taylor Allen y Andrew Logan, es la de introducirnos en la piel del protagonista, con sus angustias y dudas sobre lo que debe hacer, Jason Clarke lo sabe interpretar muy bien. Con elementos como el background familiar -las escenas con el patriarca del clan Kennedy, estupendo Bruce Dern, son electrizantes-, y el planteamiento de la confrontación con la verdad, y el coste que supone asumirla, resulta muy atractivo, sobre todo en tiempos de "fake news" y posverdad, donde parece que todo vale para mantener el estatus social o la consideración de los demás. En tal sentido, este film de época -estamos en 1969-, invita a la confrontación con el contexto histórico en que se ha realizado, tiempos de linchamientos en redes sociales, donde sin duda el escándalo Kennedy habría tenido otro tratamiento mediático, muy diferente.

6/10
Operación en Damasco

2017 | Damascus Cover

1989. Un espía veterano es enviado de incógnito a Siria para sacar las armas químicas de un científico y a su familia fuera de Damasco. A pocos días de su llegada descubre que lo están siguiendo, que su compañero no aparece, su contacto local ha desaparecido y un grupo de hombres intentan matarlo.

Between Us

2016 | Between Us

Goliath

2016 | Goliath | Serie TV

Experimento en la prisión de Stanford

2015 | The Stanford Prison Experiment

Película basada en hechos reales, describe el experimento llevado a cabo por el psicólogo Philip Zimbardo en 1971, cuando recluta a un grupo de estudiantes universitarios con intención de encerrarles durante dos semanas en un espacio que simula una prisión en Stanford, la mitad de ellos serán presos y la otra mitad guardianes. Recogería lo observado en el libro "El efecto Lucifer". Al principio los chicos se lo toman como un divertimiento gracias al cual se ganarán unos dólares, pero pronto los que ostentan la autoridad comienzan a abusar de ella, humillando a los otros, que empiezan a sentirse como gusanos hasta caer en algo parecido al histerismo. Entretanto, más arriba, Zimbardo y sus ayudantes, contemplan el experimento viéndose afectados también de algún modo, no desean parar algo que se les está yendo de las manos con la excusa de que todo es por la ciencia y el avance de los conocimientos sociológicos. A Kyle Patrick Alvarez se le nota el gusto por manejar historias sobre el comportamiento de las personas, de hecho luego sería reclutado para dirigir varios episodios de la serie Por trece razones. Y en efecto, capta la degradación a que pueden llegar las personas, cuando olvidan la dignidad propia y de sus semejantes. De todos modos el film se alarga en exceso, resulta reiterativo, y le falta progresión. Cuenta con un buen reparto de jóvenes actores.

5/10
De 5 a 7

2014 | 5 to 7

Brian (Anton Yelchin) es un joven aspirante a novelista que vive en Nueva York. Un día conoce a una bella mujer llamada Arielle (Bérénice Marlohe), la mujer de un diplomático francés. Pronto comienzan una relación extramatrimonial con un acuerdo bastante sencillo. Todo empieza a complicarse cuando los padres de Brian no entienden la inusual relación de su hijo. Pero lo que hay entre Brian y Arielle es otra manera de ver y vivir el amor.

El gurú de las bodas

2014 | The Wedding Ringer

Doug Harris es un buen tipo, pero su físico y su dificultad para relacionarse, han sido siempre un hándicap en su vida. Por eso cuando su guapa novia acepta su propuesta matrimonial no sale de su asombro. La dificultad vendrá a la hora de invitar a sus amigos, pues la verdad es que no tiene ninguno. Por casualidad, contactará con Jimmy Callahan, un tipo autodenominado “Gurú de las bodas”, experto en hacer de padrino de bodas para gente desconocida con el mismo problemilla que Doug. Por una suculenta suma de dinero, Jimmy aceptará ser “el mejor amigo” del novio y reunir a una pandilla que les acompañe en su enlace matrimonial. Debut en la dirección de Jeremy Garelick, quien también se ha encargado de escribir el guión junto a Jay Lavender. El resultado es una de esas comedias locas estadounidenses, que mezclan el humor zafio y gamberro, con un tono de fondo de buen rollo y camaradería entre amigos, con cierta moraleja de fondo. Podría haber sido peor, pues aunque se recrea en chistes soeces, la cosa no llega a los extremos desagradables y groseros de parte del cine de Judd Apatow o de la saga American Pie, aunque sin duda bebe de esa tradición. El planteamiento inicial es ocurrente y funciona. Algunas escenas tienen especial gracia, como el particular vocabulario de la empresa o la comida con los familiares, y hay momentos ridículos en que la risotada no podrá evitarse. Los actores Josh Gad (Jobs), en su rol típico de buen tipo, patoso y sin atractivo, y el cómico Kevin Hart (En qué piensan los hombres), con su estilo estridente, componen correctamente a unos personajes que no hacen más que lograr medianamente su objetivo: hacer reír.

4/10
Dredd

2012 | Dredd

El Juez Dredd es uno de los personajes más conocidos del cómic británico, creado por el guionista John Wagner y el dibujante Carlos Ezquerra en 1977 para la revista "2000 AD". En 1995 dio lugar a una adaptación, dirigida por Danny Cannon, con Sylvester Stallone como protagonista, que sin embargo, no acabó de apasionar, especialmente a los seguidores de las viñetas. 17 años después, Dredd vuelve a las pantallas. Dredd se desarrolla en un futuro distópico en el que la mayor parte de la Tierra ha quedado inhabitable por culpa de la radiación. La humanidad se refugia en extensísimas ciudades como Megacity Uno, que se extiende a lo largo de toda la costa este de lo que fue Estados Unidos, y donde los índices de criminalidad son brutales. Tratan de mantener el orden en la medida de lo posible los jueces, que combinan en una sola persona las figuras de policía, juez y verdugo. Dredd, uno de los más eficaces, debe evaluar las actitudes para ingresar en el cuerpo de Cassandra Anderson, joven con poderes psíquicos. El mismo día, Dredd debe investigar lo que ocurre en un edificio controlado por Ma-Ma, mafiosa dedicada a la venta de una potente droga. Pete Travis (Omagh, En el punto de mira) logra un ritmo trepidante y cierto realismo en la puesta en escena que hace más o menos creíble la ambientación futurista. En general, respeta bastante el cómic en detalles bien conocidos por los seguidores como que el protagonista no se quite jamás el casco (Stallone sí que mostraba su rostro por lo que fue muy criticado). Karl Urban, recordado como Eomer en El Señor de los Anillos, resulta idóneo para encarnar al personaje por su mandíbula de tipo duro, que al fin y al cabo es lo único que muestra en el film. El resto del elenco está bien escogido, especialmente Lena Headey (300, Juego de tronos), ideal para encarnar a la villana. Pero el principal problema de Dredd es el guión. Se encarga de la adaptación Alex Garland, que ha colaborado con Danny Boyle en La playa, 28 días después y Sunshine. Pero a pesar de la solvencia que ha demostrado en otros de sus trabajos, en esta ocasión, los personajes resultan excesivamente planos, hasta el punto de que los actores fracasan al tratar de insuflarles humanidad. La trama acaba siendo una sucesión de secuencias de acción sin ningún fondo, pese a que podría haber dado lugar a alguna que otra reflexión sobre el futuro, la justicia, y otros temas. Queda así un cómic excesivamente frío y ultraviolento, que no logra nunca emocionar.

4/10
La vida de Flynn

2012 | Being Flynn

Nick Flynn es un joven con habilidades para escribir, pero al que marcó de modo decisivo el abandono de su padre cuando era un niño; su madre siempre mostró ternura para con él, pero su suicidio también le deja profunda huella. Con altibajos sentimentales y algún problema de adicciones, acaba trabajando en un albergue para "homeless" donde, inesperadamente, acaba recalando su padre Jonathan, que ha vuelto a conectar con él tras 18 años sin hacerlo. La relación con el progenitor, que pretende ser un genial escritor incomprendido, entre J.D. Salinger y Mark Twain, no resulta nada fácil. Adaptación del libro autobiográfico de Nick Flynn, donde cuenta su peripecia familiar. Dirige la cinta Paul Weitz, que ya mostró interés por la dificultad en las relaciones paternofiliales en Un niño grande. Aquí decididamente el tono es más oscuro, propio de una sociedad contemporánea sin rumbo, que busca el amor y la felicidad aunque no sabe dónde encontrarlos. Pese a las aristas se apuesta por el esfuerzo por recomponer aquello que se había roto, a lo que puede ayudar el talento literario. Destaca el gran trabajo de Robert De Niro y Paul Dano como padre e hijo.

5/10
Nobody Walks

2011 | Nobody Walks

Sin compromiso

2011 | No Strings Attached

Emma y Adam parecen destinados a encontrarse. Se conocieron en un campamento siendo unos chavales, y luego se han visto, con el paso de los años, en una fiesta, y siendo ya ambos profesionales: él, aspirante a guionista televisivo, ella interna de medicina en un hospital. Siempre han sentido cierta atracción, pero sobre todo Emma tiene pánico al compromiso, por lo que acuerdan tener una relación basada sólo en el sexo; si alguno siente que surge el amor, deberán cortar. Con tal planteamiento, la película pide a gritos ser una comedia ingeniosa, porque en caso contrario la única alternativa es convertirse en una colección de tópicos, encuentros y desencuentros reiterativos hasta entregar una moralina poco convincente. O sea, algo parecido a la coetánea y fallida Amor y otras drogas. Ivan Reitman, especializado en comedia y lejos del talento de su hijo Jason Reitman, entrega una película cansina. No sólo es una película “sin compromiso”, es una película “sin gracia”, “sin chispa”, “sin química”, y eso que tiene en el reparto a la estupenda Natalie Portman –que por cierto, tiene un crédito de productora ejecutiva–, y a otro actor con gancho, Ashton Kutcher. Los personajes secundarios tienen poquita gracia: el padre de él, que está con la ex novia del hijo, apenas despierta alguna sonrisa, y eso que se trata de Kevin Kline; los amigos de él; las amigas de ella; la familia de ella... La única que apuntaba maneras graciosas, Lake Bell como compañera de trabajo algo chiflada de Adam, apenas tiene cancha para hacernos reír.

3/10
Another Bullshit Night in Suck City

2011 | Another Bullshit Night in Suck City

Margaret

2011 | Margaret

Lisa Cohen es una joven inteligente de 17 años. Vive en Nueva York con su madre, actriz de teatro divorciada, y con su hermano pequeño. Un día, por una frivolidad distrae reiteradamente a un conductor de autobús, quien sin querer se salta un samáforo en rojo. Las consecuencias son fatales, pues una mujer es arrollada y tras unos minutos angustiantes morirá en brazos de la propia Lisa. Desde entonces la joven ya no será la misma. Interesante película del guionista y director Kenneth Lonergan, quien tras más de una década ha vuelto a ponerse detrás de las cámaras después de la estupenda Puedes contar conmigo. En el caso de Margaret, el resultado no ha sido tan redondo, aunque está a años luz de las propuestas frívolas de gran parte del cine norteamericano. Por su planteamiento, Margaret es un film de personajes, con aire independiente, una película que dice cosas serias y que incide en las situaciones peliagudas, las crisis vitales que nos golpean, momentos a los que de una u otra forma todas las personas habrán de hacer frente alguna vez. El propio título de la película, Margaret, hace referencia a un poema del poeta jesuita británico Gerard Manley Hopkins, considerado una de las cumbres de la lírica del siglo XIX. En ese poema Hopkins habla con sus versos de la pequeñez humana, de que pase lo que pase a nuestro alrededor, los seres humanos llevamos dentro el sufrimiento, la orfandad, y en realidad por lo que las personas lloramos es siempre por nosotros mismos. El sentimiento antropológico de esta propuesta, Lonergan lo traslada a la historia de la protagonista, Lisa, una joven en crisis de madurez que experimenta en su propia vida las implicaciones morales de una mentira. Lonergan ofrece sin lugar a dudas una válida visión de cómo el mal moral puede acabar por destruir a una persona o arrastrarla por derroteros sin salida, oscuros, cuando aún no está preparada para enfrentarse con el mundo de los adultos. Un mundo, dice Margaret, donde hay que ser humilde, donde no todo tiene una explicación perfecta, donde lo blanco y lo negro no existe, donde las reglas no las podemos cambiar, donde lo correcto y lo incorrecto se confunden a menudo y donde simplemente hay que sobrevivir muchas veces al dolor, a los golpes de la vida, aceptarla y seguir adelante buscando no herir a los demás. No están mal estas reflexiones para los tiempos que corren... Sin embargo, Margaret tiene también un defecto considerable. A Kenneth Lonergan le ha faltado esta vez mayor contención. Comienza con fuerza inusitada pero con el paso de los minutos va enmarañándolo todo un poco. A la hora de mostrar la crisis que embarga a Lisa (excelente aunque un poco desbocado papel de Anna Paquin), ofrece un ahondamiento demasiado reiterativo en su conducta inestable, en su desconcierto y crueldad en el trato con los demás y en su comportamientos sexuales desatados, en el fondo destructivos, una desesperada y estéril huida del dolor. Es verosímil, sí, pero también podría haber sido más sobrio, más sutil. Igualmente Lonergan debería haber ahorrado muchos minutos al metraje para centrarse más en el suceso clave y no liarse con subtramas más superfluas, como todas esas escenas de la parafernalia legal, etc. Entre el reparto de Margaret, además de la Paquin es imprescindible destacar, y mucho, el grandísimo trabajo de J. Smith-Cameron (a la sazón esposa del director en la vida real), inconmensurable en su papel de madre.

5/10
La hora más oscura

2011 | The Darkest Hour

Segundo trabajo como realizador de Chris Gorak, que dirigió la poco conocida En la puerta de casa, y anteriormente había sido director artístico de títulos como El club de la lucha y El hombre que nunca estuvo allí. Cuenta con el apoyo como productor del ruso Timur Bekmambetov (Guardianes de la noche). Los jóvenes Sean y Ben viajan a Moscú para ultimar un negocio de internet con Skylar, un empresario sueco. Pero éste les ha robado la idea y ni siquiera esperaba verles. Desilusionados, los chicos visitan un club nocturno de moda, donde hacen amistad con una pareja de americanas de viaje turístico, y también descubren que uno de los clientes es Skylar. En medio de la velada, la ciudad sufre la invasión de unas criaturas alienígenas que parecen ondas electromagnéticas, prácticamente invisibles, salvo porque su presencia se puede detectar mediante cualquier aparato eléctrico. Acaba siendo otra película de invasiones alienígenas, cuya única originalidad es que la trama tiene lugar en la capital rusa. La fotografía le saca mucho juego a localizaciones significativas de esta ciudad, y las imágenes de sus calles vacías, al estilo del Nueva York de Soy leyenda, resultan sugerentes. Cuenta también con un buen reparto encabezado por Emile Hirsch, Max Minghella y Olivia Thirlby, Sin embargo, desde el principio queda claro que transita por lugares comunes, y de hecho se estrena después de Skyline e Invasión a la Tierra, con las que guarda múltiples similitudes. Además, el guión es predecible, los personajes bastante planos y los diálogos desastrosos. Todo está supeditado a los efectos especiales, que si bien son aceptables, tampoco son especialmente rompedores.

4/10
New York, I Love You

2009 | New York, I Love You

Película homenaje a la ciudad de Nueva York, concebida por el mismo artífice de Paris, je t'aime, el productor Emmanuel Benbihy. Consta de once segmentos, dirigidos por diez directores distintos, y el gran logro con respecto al precedente –pues se conserva la idea de una buena 'plantilla' de actores y directores– es una maravillosa unidad, podría llegar uno a creer que la película completa ha contado con una sola persona dirigiendo, en la línea de películas corales como Magnolia. Puede cambiar el momento del día -mañana, noche-, el marco geográfico, los personajes, pero hay un algo, el alma podríamos decir, que da prodigiosas vida y cohesión al conjunto. Lo que no quita para que haya pasajes sencillamente memorables, frente a otros más ligeros, a veces pequeñas bromas, pero siempre insertadas con inteligencia.   Entre las pequeñas historias sobresalen tres: la de Shekhar Kapur, de aire mágico, sobre una anciana cantante de ópera dispuesta a suicidarse en el hotel que se alojó antaño, con maravillosas interpretaciones de Shia LaBeouf, Julie Christie y John Hurt; la de Fatih Akin sobre un pintor, Ugur Yücel, fascinado con una joven oriental, Shi Qi; y la de Joshua Marston, con soberbios trabajos de Eli Wallach y Cloris Lechman, que dan vida a un matrimonio cascarrabias pero profundamente enamorados tras más de 60 años casados. Pero tienen también interés por supuesto las de Jiang Wen –un juego entre ladrones, Andy García y Hayden Christensen–, Mira Nair –la relación entre una judía a punto de casarse, Natalie Portman, y el hindú propietario de una tienda compuesto por Irffan Khan–, Shunji Iwai –la singular relación telefónica entre un compositor de bandas sonoras de anime, Orlando Bloom, y su productora, Christina Ricci–, Yvan Attal –que tiene dos historias, la de dos curiosos intentos de ligue, Ethan Hawke con Maggie Q, y Chris Cooper con Robin Wright Penn–, Brett Ratner –el baile de graduación de una chica en silla de ruedas, que involucra a James Caan, Anton Yelchin y Olivia Thirlby–, Allen Hugues –dos amantes ocasionales, Drea de Mateo y Bradley Cooper, van a reencontrarse– y Natalie Portman –un tipo, Carlos Acosta, pasea por Central Park con una niña–. El motivo amoroso está presente en las tramas, hay sorpresas y giros ingeniosos, y llama la atención como se inserta el tema de la sexualidad omnipresente en la sociedad actual, pues en muchas, aunque haya algún apunte grosero, hay una cierta crítica indirecta a este hecho. Resulta muy inteligente además el uso de un personaje con una cámara de vídeo, cuya presencia cobra sentido al final del film de un modo muy original y bello, broche perfecto a una gran película.

7/10
Un hombre solitario

2009 | Solitary Man

Ben Kalmen es el dueño de una gran cadena de concesionarios, que se encuentra en bancarrota tras haber sido procesado por estafa. Divorciado, padre de una hija y abuelo de un chaval, ha sido toda su vida un triunfador, seductor empedernido por las noches con cuantas jovencitas le salgan al paso. Pero la vida de Ben es de un enorme vacío y, sin maldad pero con una frivolidad exacerbada, está al borde de arrastrar al abismo lo que más quiere. Los guionistas de Ocean's Thirteen y The Girlfriend Experience, Brian Koppelman y David Levien, ofrecen en Un hombre solitario una severa crítica a un tipo de persona habitual en el mundo moderno, el del triunfador en las esferas de los negocios y las relaciones sociales, y que es incapaz de rehacerse cuando el éxito le da la espalda. La causa es que ee trata en realidad de la persona de clase media alta, tan acomodada al lujo y los caprichos, que ya sólo mira por su propio interés y que en el fondo no puede evitar ser un ególatra patológico. En forma de comedia dramática, la historia sigue la estela de su protagonista (un papel hecho a la medida de un formidable Michael Douglas) y va mostrando poco a poco su patética existencia, que es como una montaña enorme de superficialidad. Los cineastas provocan que el espectador sienta incluso lástima de esta especie de adolescente adulto con severas carencias afectivas, que viaja sexualmente de flor en flor, y que únicamente espera la muerte “cuando tenga que llegar”. Y por el camino va tirando a la basura todo cuanto vale en su vida... Filmado con clasicismo y buen ritmo, la película reúne a un elenco de actores formidable –aunque la contribución de la mayoría sea prácticamente un cameo–, entre los que destaca la jovencita Imogen Poots.

5/10
Juno

2007 | Juno

Juno es una jovencita de dieciséis años. Un día decide tener su primera experiencia sexual con un chico del instituto, el buenazo y tranquilo Paulie. Y Juno queda embarazada. Tras desechar el aborto como alternativa, decide, con la aquiescencia de su padre y de su madrastra, dar al bebé en adopción. Para tal propósito elige a Vanessa y Mark Loring, un matrimonio joven, de buena posición económica, que anhela con ansia tener un hijo. En su anterior film, Gracias por fumar, Jason Reitman demostró tener mucho seso en la mollera al tratar un tema tan manido como el tabaco y sus peligros, sin caer en simplicidades de cara a la galería y entregar un film original y de irónico humor, crítico ante el cinismo y la hipocresía, muy lejos de la superficialidad. En su segundo film no defrauda la expectativa generada y entrega una historia entrañable y positiva, aunque se expone con un planteamiento muy serio y de indudable actualidad: las relaciones sexuales prematuras entre adolescentes. Con ese aire independiente, alegre y algo gamberro, con lenguaje procaz y situaciones peliagudas pero sin perder nunca el rumbo, Reitman habla del amor y del compromiso, y también del respeto, la libertad, y la responsabilidad ante los propios actos, cosas que nada tienen que ver con las apariencias, como lo demuestra la estupenda familia de Juno. Pero el film es realista y nada moralizante respecto a que algunas situaciones problemáticas no tienen una solución maravillosa ni pueden arreglarse con decisiones tomadas a la ligera. La galería de personajes creados por la guionista debutante Diablo Cody es muy rica. Y Reitman sabe definirlos en pantalla con una o dos pinceladas certeras, como a los padres de Juno. También hay momentos de comedia bien resueltos, como el varapalo a la enfermera de la ecografía o algunos chispeantes diálogos. Y se agradece de veras que algún “peligroso derrotero” que podría haber dado al traste con la historia esté virtuosamente esquivado, como la amistad entre Juno y Mark. Pero por encima de cualquier aspecto brilla extraordinariamente la interpretación de la menudita Ellen Page, una joven actriz que encandiló en su día en Wilby Wonderful y que luego bordó su terrorífico papel en Hard Candy. Su adolescente Juno es sencillamente magistral, entrañable, malévolamente divertida, de una mordaz inteligencia que te desarma, rápida y nada afectada. Todo un personaje.

7/10

Últimos tráilers y vídeos