IMG-LOGO

Biografía

Ellen Page

Ellen Page

33 años

Ellen Page

Nació el 21 de Febrero de 1987 en Halifax, Nova Scotia, Canadá

Pequeña y colosal

29 Enero 2008

Puede que estemos ante una futura estrella. Una estrella pequeñita, es cierto, pero con mucho carácter, inteligencia y encanto, como su maravilloso personaje en Juno, la película que la ha convertido en famosa.

Hasta el momento, esta chiquilla con cara redondita, ojos de color almendra, aire despierto y gesto de sabelotodo había pasado desapercibida para la mayoría del público. Sin embargo, pese a su corta edad la diminuta actriz, de tan sólo 1,55 metros de estatura, cuenta con un puñadito de papeles más que interesantes, aunque en su mayoría sean minoritarios ya que llevan la vitola del cine independiente. Por lo que se ve, adora las pequeñas historias de personajes “normales”, habitantes de pueblos pequeños de la geografía americana.

La canadiense Ellen Philpotts-Page nació en 1987 en Halifax, provincia de Nueva Escocia (Canadá). Su caso es de esos en los que su futuro parece grabado en la frente. Hija de un diseñador gráfico y de una profesora, la jovencita Ellen realizó sus primeras escaramuzas interpretativas en el Neptune Theatre School y con sólo diez años obtuvo su primer gran papel en la película Pit Pony (1998) y al año siguiente repitió su personaje de Maggie en la serie de televisión del mismo nombre. La debutante obtuvo por su trabajo dos nominaciones al premios Gemini y a los Young Artist Awards. En 2001 participó en otra serie canadiense, Trailer Park Boys, de gran éxito. Pero probablemente, uno de los primeros hitos de su vida fue su trabajo en el drama familiar Marion Bridge (2002), protagonizada por Molly Parker (Pure). En ese film coincidió con la actriz Rebecca Jenkins, con quien más tarde volvería a trabajar en Wilby Wonderful. Pero es que fue tras el rodaje de esa película, cuando la menudita Ellen (que entonces contaba 15 años) comprendió que actuar era lo que deseaba hacer durante el resto de su vida. Y que se lo tomó realmente en serio se ve al comprobar lo fructífero que fue el 2003. Participó nada más y nada menos que en cinco películas, entre ellas su primera producción norteamericana, la biografía dramática Homeless to Harvard: The Liz Murray Story, junto a Thora Birch. Además actuó en la fantasmal Mrs. Ashboro's Cat, la simpática comedia Touch & Go, y los dramas Going for Broke y Love That Boy.

A los 17 años su carrera comenzó a despegar seriamente. Además de protagonizar la comedia familiar I Downloaded a Ghost, formó parte del elenco de la notable tragicomedia Wilby Wonderful, del canadiense Daniel MacIvor, autor también del guión de Marion Bridge. En Wilby Wonderful, la actriz interpretó a la hija de Rebeccca Jenkins, en un papel delicioso, de adolescente respondona que empieza a sentir y padecer el primer amor. Entre otros galardones, Ellen ganó el premio a la mejor actriz en el Atlantic Film Festival. Posteriormente trabajó en varios capítulos de la serie de ciencia ficción ReGénesis, de buena acogida. Y coincidiendo con su mayoría de edad llegó uno de sus papeles más emblemáticos, el de Hayley Stark, la chica en apariencia adorable y en verdad terrorífica de Hard Candy. El film, de una violencia interna difícil de soportar, narra la pérfida venganza de una chiquilla contra el hombre que mató a una amiga suya. El film es prácticamente un cara a cara entre Ellen Page y Patrick Wilson (Juegos secretos) y obtuvo numerosos premios internacionales.

Las preferencias cinéfilas de Ellen Page estaban claras hasta ese momento. Solo se le podía ver en películas “diferentes”, pequeñas producciones independientes con guiones realistas. En realidad, ella tiene ese perfil para todo. Entre sus películas favoritas están Los cuatrocientos golpes, de François Truffaut, y Malas tierras, de Terrence Malick. Es fan de Kate Winslet, Catherine Keener, Samantha Morton, y Laura Linney, y disfruta escuchando Radiohead, Björk y Patti Smith. Pero por si esto fuera poco, Ellen juega al fútbol. Así como suena. De hecho estaba en el equipo de su colegio, en el puesto de media punta. De todas formas, aun conservando su aspecto “indie”, su ovalado rostro y pequeña figura pronto serían conocidos por muchos espectadores, gracias a su papel de Kitty Pryde en X-Men 3: La decisión final.

Y no sólo debió abrir los ojos al público de las salas sino a las productores, pues 2007 fue un año genial para ella. Parece haber vuelto a sus orígenes, en películas de poca grandilocuencia, pero llenas de sentido. En Juno interpreta a la protagonista Juno MacGuff, una jovencita que se queda embarazada, personaje inolvidable, divertido, inteligente, sabio, que ha logrado encandilar al público y a la crítica. Decenas de nominaciones y premios han sido su recompensa. De ella, ha dicho la guionista del film, Diablo Cody: “Ellen muy humilde y declara que todo el carácter de Juno está en el guión, pero realmente es ella quien los hizo propio”. Y especifica: “Yo nunca habría pensado vestir a Juno con un chaleco de rombos, pero ahora pienso es imponente. Me gusta el modo de caminar que ella inventó para Juno. Todos los manierismos –la tartamudez, la forma de agitar los brazos, la energía frenética–, todos vinieron de Ellen. No estaban en el guión. Interpreta a Juno con tal perfección, que pienso que mucha gente va a creer que Ellen se parece a ella en su vida real.”

Además de Juno, en 2007 ha rodado, junto a su adorada Catherine Keener, una terrible película, An American Crime, el caso real de una horroroso asesinato que tuvo lugar en Indiana en los años sesenta. También ha protagonizado los dramas canadienses A Tracey Fragments y The Stone Angel. Asimismo la veremos pronto en la comedia dramática Smart People (Gente inteligente), junto a Dennis Quaid y Sarah Jessica Parker. A sus veinte años el futuro de Ellen Page se extiende ancho y largo; su éxito es seguro, aunque ella sigue teniendo muy claras sus preferencias: “No me importa si a la gente le gusta o no mi personaje. Lo que quiero es que piensen acerca del contenido de la película”.

Filmografía
The Umbrella Academy

2019 | The Umbrella Academy | Serie TV

A finales de los 80, cuarenta y tres mujeres de diferentes países del mundo que no estaban embarazadas dan a luz inexplicablemente. El excéntrico millonario Reginald Hargreeves adopta a siete de estos retoños, seis de los cuales manifiestan poderes extraordinarios, por lo que forman un grupo dedicado a combatir el crimen. Por desgracia, uno de ellos, Número Seis, fallece, mientras que Cinco, que tiene la habilidad de viajar en el tiempo y el espacio, ha desaparecido. Tras la muerte de Hargreeves, se reúnen los otros cinco, que empiezan a sospechar que éste ha sido asesinado. Justo en ese momento regresa Cinco que tiene una inquietante noticia: faltan ocho días para que se produzca una catástrofe que acabará con la raza humana. Jeremy Slater, con experiencia en superhéroes tras la fallida 4 Fantásticos, y Steve Blackman, autor de la estupenda Fargo, se reúnen para adaptar el cómic homónimo creado por Gerard Way y Gabriel Bá para Dark Horse, muy apreciado por los aficionados, por su frescura y la tridimensionalidad con la que retrata a los protagonistas. Al partir de este material, la propuesta prometía darle una vuelta novedosa al manido género de superhéroes, pues incluso se estrena pocos días después de Deadly Class, una serie con muchos elementos en común de HBO. Pero pese a un excelente arranque, marcado por la inteligente utilización de la música, y una buena presentación de una familia disfuncional de enorme potencial dramático, la propuesta acaba resultando demasiado manida. Mientras que la investigación principal resulta amena, algunas subtramas carecen de interés, todo indica que se ha tratado de alargar la trama demasiado para alcanzar los diez capítulos, lo que deriva en un ritmo irregular. Se han eliminado los ingredientes más locos de las viñetas, donde podía suceder cualquier cosa, como la aparición de una versión mutante de la Torre Eiffel, pero al pretenderse que la trama sea seria, no acaban de cuadrar del todo por ejemplo el mayordomo simio, o la madre robótica. El reparto no está mal, pero no se le saca todo el jugo a la gran Ellen Page, se desaprovechan un poco las posibilidades de su personaje, Vanya, la única normal de los personajes centrales. En cualquier caso, todo indica que la ficción podría subsanar este aspecto, y mejorar en siguientes temporadas.

6/10
The Cured

2017 | The Cured

Hace unos años, el continente europeo se vio asolado por un virus que convirtió a la población en monstruosos caníbales. Se logró hallar un antídoto, pero incluso después de curadas, las personas infectadas recuerdan todo lo que hicieron durante su enajenación. Hoy, la última tanda de convalecientes se prepara para reintegrarse en sociedad.

Enganchados a la muerte

2017 | Flatliners

  Traumada por la muerte en accidente de coche de su hermanita, cuando ella conducía, la estudiante de medicina Courtney Holmes se ha obsesionado con averiguar qué espera al ser humano después de la muerte. Pondrá en marcha un experimento para el que enreda a cuatro compañeros: Jamie, que no ha aceptado su responsabilidad en un embarazo, Sophia, arrepentida de haber humillado a una compañera de instituto, Marlo, que se siente culpable del  fallecimiento de un paciente durante sus prácticas, y el escéptico pero brillante Ray. Todos ellos se someterán a un estado de muerte clínica, inducida mediante parada cardíaca durante unos minutos, para luego ser reanimados. Remake de Línea mortal, dirigida en 1990 por Joel Schumacher, que no era demasiado brillante, pero tenía una premisa interesante, y un buen plantel de jóvenes protagonistas, entre ellos Julia Roberts justo después de consagrarse con Pretty Woman, y Kiefer Sutherland. Este último aquí vuelve a aparecer brevemente, como un médico que bien podría ser el mismo que interpretara entonces, aunque no se aclara nada al respecto, y le han envejecido demasiado con maquillaje. Se agradece que el guión actualice para el público de hoy los conflictos, y que trate de resultar positivo, centrándose en los sentimientos de culpa y los procesos de redención de los protagonistas. Por desgracia, el sueco Niels Arden Oplev, que obtuvo el BAFTA a la mejor película extranjera con Los hombres que no amaban a las mujeres, parece no haberse entendido en inglés con los actores, pues no resultan convincentes, a excepción de dos desaprovechados actores, que pese a su esfuerzo no logran salvar la película, Diego Luna –que refleja muy bien la transición hacia las dudas metafísicas de su personaje– y Ellen Page –que empezó su carrera muy bien siendo casi una niña para después no dar una con los papeles que elige–. Se intenta que las secuencias post-mortem eviten las referencias religiosas del original, por lo que acaban siendo más insulsas, aparte de que están realizadas con unos efectos visuales menos convincentes que los de 27 años antes. Además llegan a resultar ridículos sus sustos, casi todos con sonidos, de subproducto de terror barato, y su voz en off final, explicando la moraleja por si alguien no la ha captado.  

4/10
My Days of Mercy

2017 | My Days of Mercy

Lucy y Martha Arrow son dos hermanas que asisten a las ejecuciones estatales del Medio Oeste de forma habitual para manifestarse a favor de la abolición de las penas de muerte. El motivo reside en que su propio padre fue condenado por asesinato y ahora aguarda su momento en el corredor de la muerte. En uno de esos eventos, Lucy conoce a Mercy, la hija de un oficial de policía, y se enamoran pero son completamente opuestas. Mercy está en la ejecución para celebrar ese tipo de justicia tras haber perdido a su pareja a manos de un hombre que estaba a punto de recibir la inyección letal. ¿Podrán superar sus diferencias o acabarán consumiendo su relación?

Tallulah

2016 | Tallulah

La historia de Lu, una joven vagabunda que vive en una caravana y que de manera independiente lucha por sobrevivir en su precaria existencia. En un encuentro fortuito, Lu se ve forzada a rescatar a un bebé de su negligente madre y, en un acto desesperado, recurre a la ayuda de la única persona adulta que conoce: Margo, quien llega a creerse la abuela de la criatura.

Freeheld, un amor incondicional

2015 | Freeheld

Típica producción de Hollywood, convencional en su planteamiento y desarrollo, con un puñado de actores de tirón popular, hecha, sí, con oficio, y de vocación claramente comercial en su apartado sensiblero. Navega con las velas desplegadas y el viento ideológicamente a favor, al vender una idea políticamente correcta, apoyada por un grupo de presión con tal influencia que quien cuestiona mínimamente sus planteamientos corre el riesgo de ser tachado de homófobo o intolerante, o tal vez algo peor. Está claro que Freeheld responde al paradigma, por su apoyo al matrimonio gay, que recibió el espaldarazo del Tribunal Supremo de los Estados Unidos poco antes del lanzamiento del film. El modelo de Peter Sollett es Philadelphia, la cinta que dirigió hace dos décadas Jonathan Demme sobre un homosexual con sida al que sus jefes ponen de patitas en la calle; por si hay dudas, ambas cintas comparten guionista, Ron Nyswaner. Aquí se parte de una historia real ocurrida en Nueva Jersey, la de la condecorada agente de policía Laurel Hester, enamorada de una mujer mucho más joven que ella, Stacie Andree, mecánica en un taller. Pareja de hecho, cuando a la primera le diagnostican un cáncer en fase terminal, solicita a las autoridades municipales de las que depende laboralmente que la pensión que correspondería a su cónyuge vaya a parar a Stacee. La aplicación estricta de la ley no lo permite, por lo que con el apoyo de un compañero policía y activistas gays se tratan de enmendar las cosas, mientras la enfermedad progresa. El espectador inevitablemente empatiza con la pareja, y es que en semejante trance tener que discutir por cuestiones económicas parece penoso, como afirma Stacee en su alegato final. Estamos ante un film de “main stream”, que busca al público general, con el deseo de que comprenda a gays y lesbianas; de ahí la decisión de no incluir en absoluto escenas gráficas, al estilo La vida de Adèle. Más o menos habilidoso, también tiene aspectos grotescos, sobre todo con Steve Carell de activista gay que trata de dar un contrapunto humorístico y parece algo pasado de rosca; tampoco es muy hábil el simplista argumento de un sacerdote episcopaliano para dar su bendición a los homosexuales; en cambio Michael Shannon encarna bien algunas virtudes como la compasión y la lealtad. En fin, que el potencial público del film no debe esperar demasiadas honduras, y sí algo cercano al panfleto, servido con el trabajo de dos grandes actrices, Ellen Page –también productora, y que confesó hace cosa de un año su lesbianismo– y sobre todo la todoterreno Julianne Moore, que tras el alzheimer del año pasado en Siempre Alice, en esta ocasión ha pasado a padecer otra grave dolencia, un cáncer.

4/10
En el bosque

2015 | Into the Forest

No hay electricidad. Algo cuya naturaleza desconocemos ha pasado, y no hay teléfono, ni luz, ni internet. Tampoco radio o televisión. La gasolina y bienes de primera necesidad empiezan a escasear. Pero las jovencitas Eve y Nell esperan aguantar el tirón con su padre viudo en el bosque, hasta que la emergencia pase, pues cuentan con un buen acopio de provisiones. El caso es que la situación no parece que vaya a durar un día ni dos. Patricia Rozema, conocida sobre todo por su adaptación de Mansfield Park, adapta una novela de Jean Hegland, que invita a reflexionar sobre qué es esencial en la vida y qué prescindible. Por supuesto el amor y la entrega al otro ocupan lugar principalísimo, mientras que reacciones extemporáneas de miedo y violencia muestran el lado más feo del ser humano cuando le acomete el miedo y el puro sentido de autosupervivencia. Aunque cuanta con buenas actrices, Ellen Page y Evan Rachel Wood, una vez planteada la situación la narración se estanca. También la aparición repentina de un par de personajes está poco justificada así como la explicitud de una agresión sexual.

4/10
X-Men: Días del futuro pasado

2014 | X-Men: Days of Future Past

Nuevas aventuras de los mutantes de Marvel, con la novedad de que se combinan algunos actores que interpretan a los personajes en su versión talludita y en su versión juvenil, gracias a la coartada argumental de los viajes en el tiempo. De modo que desde un futuro desolador dominado por los Centinelas, unas criaturas creadas gracias a los avances de las industria armamentística, que aprovecha algunas de las cualidades genéticas de Mística.,Lobezno viaja al pasado, a 1973. La idea es reunirse con el profesor Xavier y Magneto, entonces unos jóvenes algo desubicados, para cambiar la historia evitando que Mística mate al creador de sus verdugos Centinelas, el doctor Trask. X-Men: Días del futuro pasado es una película que exige complicidad, la disfrutarán los espectadores que no estén ya saturados con tanta película de superhéroes, ahora con la nueva divisa de lo que Hollywood considera fórmula ideal para atraer al público visto el éxito de Marvel Los Vengadores, o sea, reunir a cuantos más personajes mejor, aunque algunos tengan presencia hipermínima, como es el caso aquí de Tormenta, Rogue y Kitty Pryde, Halle Berry, Anna Paquin y Ellen Page no hacen gran cosa en el film. Claramente hay una descompensación en el peso argumental, Lobezno se erige en hilo conductor, con el siempre resultón Hugh Jackman, mientras que a los veteranos, como Ian McKellen, les basta con su poderosa presencia en pantalla, aunque sea de escasos minutos; pero del resto, muchos se reducen a puro elemento decorativo. El guión de Simon Kinberg se esfuerza en crear conflictos interesantes, y hay algunas escenas visualmente muy vistosas, sobre todo las concernientes a la rapidez de Quicksilver. Pero también se acumulan escenas de acción agotadora, a tal respecto el arranque futurista es particularmente cansino; mientras que el presidente Nixon se convierte en una especie de caricatura de sí mismo. Entre los actores, destacan Jennifer Lawrence y Michael Fassbender.

5/10
The East

2013 | The East

Segundo largometraje como realizador de Zal Batmanglij, tras Sound of My Voice. Como en aquélla, él mismo ha coescrito el guión con la actriz protagonista, Brit Marling, revelación del interesante film Otra tierra. En esta ocasión, Marling encarna a Sarah, una espía que trabaja para una empresa de seguridad privada conocida como Hiller Brood. Le envían a infiltrarse en The East, un grupo de hippies ecologistas que llevan a cabo acciones terroristas para llamar la atencion sobre el medio ambiente. El grupo está encabezado por Benjamin (Alexander Skarsgård) que cuenta con la ayuda de Izzy (Ellen Page), una chica muy comprometida con la causa. The East cuenta con un elenco de excepción, pues Brit Marling vuelve a demostrar que es una actriz a tener en cuenta, que poco a poco puede convertirse en una estrella. Le acompañan la todoterreno Ellen Page, inolvidable actriz de Juno, y el eficaz Alexander Skarsgård, que trazan a sendos anarquistas muy de carne y hueso. En pequeños papeles aparecen las siempre destacables Julia Ormond y Patricia Clarkson. Además, inicialmente tiene interés su mensaje pro conservación del medio ambiente, y su denuncia de las atrocidades que se llegan a hacer por cuestiones económicas. Pero finalmente, el fondo de The East acaba resultando un tanto tópico, así como el guión, que parece sacado de un manual de libretos de films de infiltrados, y está compuesto por frases con poca fuerza. Además, el metraje, de unas dos horas, se alarga innecesariamente.

5/10
A Roma con amor

2012 | To Rome with Love

Un guardia urbano romano que pone orden a la circulación, por así decir, introduce un ramillete de historias que transcurren en la ciudad eterna: el arquitecto famoso americano, que recordando sus años mozos en Roma, se topa con un compatriota estudiante de arquitectura, y es testigo de sus devaneos amorosos; la pareja provinciana de recién casados, que en la gran urbe se pierden y enredan, ella conoce a un famoso actor, él recibe la visita inesperada de una prostituta; la turista americana que se enamora y compromete con un italiano, y a la que vienen a ver sus padres, él promotor musical que encuentra un tenor donde menos lo espera; y finalmente el padre de familia y gris oficinista que un día se convierte en alguien famoso sin que exista razón objetiva alguna para ello. Sigue Woody Allen su periplo fílmico por ciudades europeas, tras Londres, Barcelona y París le llega el turno a Roma. Con su ritmo habitual de una película al año, el cineasta neoyorquino da muestras con A Roma con amor de sus virtudes y defectos. Su nueva película no es redonda, ni mucho menos, dista de la perfección lograda con Midnight in Paris. Aunque justo es reconocer que Allen confiesa siempre no estar satisfecho con el resultado de sus filmes, que salvo excepciones en la mayoría detecta fallos. En el film que nos ocupa, esto es muy claro. En el haber de Allen está el saber trenzar los diversos hilos narrativos, la construcción de personajes con un acertado reparto, ciertas ocurrencias que introduce con prodigiosa naturalidad y encajan bien, lograr que parezca que todo ocurre en poco tiempo. ¿Los problemas? Ciertos estereotipos italianos que evidencian demasiado la mirada foránea, las bromas de comedia de alcoba no las maneja con el necesario desparpajo. El complejo de no perder comba con la mentalidad actual, del que es botón de muestra el monólogo de Ellen Page sobre su experiencia de una relación lésbica. La reiteración en lo que al principio suponían hallazgos: la idea de la ducha del personaje de Woody Allen, las servidumbres de la fama que padece Roberto Benigni, el embarazo que produce en los que le rodean el descaro de Penélope Cruz. Ver una película de Woody Allen siempre tiene interés, y en tal sentido A Roma con amor no es la excepción. Pero es cierto que se trata de un trabajo que se diría hecho con desgana, con el piloto automático, y que poco aporta a su filmografía, a excepción de que supone un reconocimiento más de que Woody se hace mayor, la petición de su personaje a Judy Davis de que no le psicoanalice resulta muy elocuente. Aunque el tema de la fama sea abordado a la italiano, desde una óptica que retrotrae a Federico Fellini y La dolce vita, lo cierto que es que Allen ya lo había tratado en Celebrity.

5/10
Origen

2010 | Inception

Un futuro no muy lejano, en que se ha desarrollado una técnica que permite introducirse en los sueños ajenos. Y en su subconsciente la persona “asaltada” puede desvelar a sus “asaltantes” secretos ocultos, de valor lucrativo o que permiten su manipulación. Cobb lidera un grupo de “ladrones de sueños”, que desea dejar tal actividad. Pero acusado del asesinato de su mujer Mal, y alejado de sus dos hijitos en Estados Unidos, recibe de Saito, un hombre poderoso, una oferta que no puede rechazar: deberá sumergirse en la cabeza de Robert Fischer, heredero de un gran imperio económico, e implantar en su mente, como si fuera una idea propia -“origen”, o en inglés “inception”-, la liquidación del conglomerado que creó su padre; a cambio podrá reunirse con los suyos e iniciar una vida nueva. Con su equipo y la “arquitecta” de escenarios para los sueños Ariadne intentará una operación muy compleja, que podría dejar a todos en una especie de limbo.Christopher Nolan, guionista y director del film, prueba de nuevo -recuérdese que es el responsable de Memento, Insomnio (2002), El truco final y El caballero oscuro- que es uno de los cineastas más creativos de la actualidad. No necesita acudir al 3D -pero sí a los efectos visuales- para entregar una historia imaginativa, de increíbles cualidades hipnóticas, sólida en su compleja arquitectura narrativa, y, para qué negarlo, difícil de seguir. En tal sentido el mérito es lograr que el espectador no se pierda demasiado, entienda el meollo de la cuestión -la tentación de evitar la realidad entreteniéndose en otros mundos más atractivos pero no verdaderos, al estilo Matrix- y vibre con la inmersión en el mundo de los sueños en tres niveles, donde el riesgo de no despertar, y las soluciones improvisadas a los obstáculos que surgen, proporcionan muchas emociones. De modo que hasta los pasajes oscuros, más que indignar, animan debates sobre el significado de tal o cual pasaje, e invitan a revisar la cinta. O sea, hay decir que Nolan apela a la inteligencia del espectador, no subestima su capacidad de esforzarse por entender, algo muy agradecible en el mundo de filmes planos que habitualmente entrega Hollywood. Las imágenes son de gran belleza, los mundos que se pueden crear dentro de un sueño sencillamente deslumbran, verdaderamente se puede innovar y crear con los efectos especiales, véanse los momentos de no-gravedad, pura magia. Pero además Nolan acierta en la definición de personajes y conflictos, y en el atinadísimo reparto. El drama familiar de Cobb -Leonardo DiCaprio, en otra historia “mental” tras Shutter Island, con su trastornada esposa, Marion Cotillard, a la que no puede olvidar- se despliega con gran habilidad gracias al personaje de Ellen Page, una universitaria brillante que sabe adivinar lo que oculta a sus “compañeros de sueños”, o de su compañero de equipo interpretado por Joseph Gordon-Levitt. Hay espacio para la sorpresa, y el modo en que discurre el plan de “sembrar” en la cabeza de Fischer -bien, Cillian Murphy- conduce a un clímax espléndido, de inesperada poesía.

9/10
Peacock

2010 | Peacock

Super

2010 | Super

Roller Girls

2009 | Whip It

Debut como directora en el largometraje de la actriz Drew Barrymore, quien también se reserva un papel. Se trata de un drama deportivo basado en una novela de Shauna Cross, sobre una joven rebelde de un pueblo de Texas, que desestima los consejos de su madre para participar en concursos de belleza y en su lugar prefiere jugar a un estilo de patinaje agresivo donde la competición se convierte en una peligrosa batalla. Destaca el protagonismo de Ellen Page (Juno).

5/10
Smart People (Gente inteligente)

2008 | Smart People

Lawrence (Dennis Quaid) es viudo, profesor de literatura en la universidad. Inteligente, desastrado, pedante y ególatra, no ha superado la muerte de su esposa. Tiene una hija, Vanessa (Ellen Page), perfeccionista e insegura, que le imita y le apoya en todo, mientras se prepara para ir a la universidad; y también un hijo, James (Ashton Holmes), que vive en las dependencias universitarias. Debido a un accidente de poca monta, Lawrence conocerá a la doctora Janet (Sarah Jessica Parker) y se establecerá una conexión entre ellos. De vuelta a casa, se unirá a la familia Chuck, hermano adoptivo de Lawrence... Simpática y amable película, que viene a decir que la inteligencia no tiene demasiado que ver con el coeficiente intelectual. El guión presenta a una familia de frikis, con un protagonista incapaz de comunicarse con los demás, que ha marcado la vida de su hija por el mismo camino. Se trata de personas con ausencia absoluta de la llamada inteligencia emocional, la que permite ser felices y vivir en armonía con el prójimo. De lo mejor es el personaje del hermanastro (estupendo Thomas Haden Church), quien pese a sus defectos es quien pone algo de cordura en la familia y es capaz de cambiar el universo mental de los que tiene alrededor. Aunque la trama se estanque y repita por momentos, y el ritmo en ciertos puntos se ralentice demasiado, el debutante Noam Murro consigue un resultado final satisfactorio, también debido al trabajo del espléndido reparto.

6/10
Juno

2007 | Juno

Juno es una jovencita de dieciséis años. Un día decide tener su primera experiencia sexual con un chico del instituto, el buenazo y tranquilo Paulie. Y Juno queda embarazada. Tras desechar el aborto como alternativa, decide, con la aquiescencia de su padre y de su madrastra, dar al bebé en adopción. Para tal propósito elige a Vanessa y Mark Loring, un matrimonio joven, de buena posición económica, que anhela con ansia tener un hijo. En su anterior film, Gracias por fumar, Jason Reitman demostró tener mucho seso en la mollera al tratar un tema tan manido como el tabaco y sus peligros, sin caer en simplicidades de cara a la galería y entregar un film original y de irónico humor, crítico ante el cinismo y la hipocresía, muy lejos de la superficialidad. En su segundo film no defrauda la expectativa generada y entrega una historia entrañable y positiva, aunque se expone con un planteamiento muy serio y de indudable actualidad: las relaciones sexuales prematuras entre adolescentes. Con ese aire independiente, alegre y algo gamberro, con lenguaje procaz y situaciones peliagudas pero sin perder nunca el rumbo, Reitman habla del amor y del compromiso, y también del respeto, la libertad, y la responsabilidad ante los propios actos, cosas que nada tienen que ver con las apariencias, como lo demuestra la estupenda familia de Juno. Pero el film es realista y nada moralizante respecto a que algunas situaciones problemáticas no tienen una solución maravillosa ni pueden arreglarse con decisiones tomadas a la ligera. La galería de personajes creados por la guionista debutante Diablo Cody es muy rica. Y Reitman sabe definirlos en pantalla con una o dos pinceladas certeras, como a los padres de Juno. También hay momentos de comedia bien resueltos, como el varapalo a la enfermera de la ecografía o algunos chispeantes diálogos. Y se agradece de veras que algún “peligroso derrotero” que podría haber dado al traste con la historia esté virtuosamente esquivado, como la amistad entre Juno y Mark. Pero por encima de cualquier aspecto brilla extraordinariamente la interpretación de la menudita Ellen Page, una joven actriz que encandiló en su día en Wilby Wonderful y que luego bordó su terrorífico papel en Hard Candy. Su adolescente Juno es sencillamente magistral, entrañable, malévolamente divertida, de una mordaz inteligencia que te desarma, rápida y nada afectada. Todo un personaje.

7/10
An American Crime

2007 | An American Crime

Espeluznante película, basada en hechos reales acontecidos en Indiana, Estados Unidos, en 1965. En el mes de julio las adolescentes Sylvia y Jenny Linkens, hijas de un matrimonio de feriantes que viajaban con frecuencia, fueron confiadas al cuidado temporal de Gertrude Baniszewski, una mujer divorciada, madre de seis hijos, que vivía en condiciones precarias. El acuerdo era enviar semanalmente un cheque de 20 dólares, que debía cubrir su manutención. En ese tiempo de ausencia paterna las chicas debían acudir a la escuela y a la iglesia baptista con normalidad, como habrían hecho de haber estado sus progenitores con ellas. Sin embargo, las chicas empezaron pronto a ser víctimas de malos tratos, especialmente Sylvia, que fue vejada y torturada reiteradamente no sólo por Gertrude, sino por sus hijos y por amigos de sus hijos, hasta extremos impensables. El film describe estos hechos, alternados con escenas del juicio que tuvo lugar a continuación. Tommy O’Haver, que coescribe el guión con Irene Turner, da un giro de 180 grados con respecto a su anterior film, el edulcorado cuento de hadas Hechizada. Aquí entrega una historia durísima, y aunque hay un esfuerzo por evitar el regodeo en los pasajes desagradables y violentos, no dejamos de ser testigos de cigarrillos apagados en la piel de Sylvia, además de bofetones y patadas, más humillaciones sexuales de increíble brutalidad. Todo ello se sirve con una mirada de aire objetivo, un poco a lo Truman Capote con su novela de no-ficción “A sangre fría”. Al inicio del film hay una admisión de que se han modificado circunstancias y detalles, pero se subraya que todo lo referente al juicio está tomado de las actas del mismo. A la hora de apuntar explicaciones a lo que ocurrió, se hace suavemente, pues domina la idea de que algunas cosas resultan imposibles de racionalizar. No obstante se pinta un cuadro, combinación de condiciones miserables más lo que muchos ven de negativo en la América profunda, cierta ignorancia y falta de educación, que habría desembocado en lo que podemos llamar con toda propiedad “corrupción de menores”. Pues muchos ejecutores de las acciones terribles son chavales, instigados por su madre, o por el mal ejemplo de los otros. Además, con calculada ambigüedad, se impregna la historia de resonancias bíblicas, frases del pastor baptista sobre la paternidad divina o la necesidad de entrar por la puerta angosta, que parecen como retorcidas por una de sus receptoras, Gertrude, en lo que sería una mala comprensión de la fe y las Escrituras, una visión superficial que no entiende nada de la bondad divina, ni de su justicia y misericordia. El esfuerzo por dar rigor y distancia a la historia, no está reñido en esta ocasión con la humanización de los personajes. Ayuda, claro está, el reparto: Catherine Keener, como la mujer frustrada que descarga las penalidades de su triste vida y los disgustos que le dan sus vástagos en su invitada; y Ellen Page, esa actriz de aspecto aniñado a pesar de sus 21 años, que de torturadora en Hard Candy pasa aquí a ser torturada. Aunque la narración está bien llevada, hay una extraña pirueta casi al final, que busca sorprender, y más bien confunde al espectador.

6/10
X-Men 3: La decisión final

2006 | X-Men: The Last Stand

En esta ocasión, Warren Worthington II, heredero de un imperio financiero, descubre que su hijo, Warren Worthington III, oculta un temible secreto. Resulta que el chico desarrolla unas alas similares a las de los ángeles. Pasa el tiempo, y los laboratorios farmacéuticos que pertenecen a los Worthington logran encontrar un remedio para eliminar las mutaciones genéticas. Una simple inyección convierte a un mutante en un hombre normal. El temible Magneto desconfía de las supuestas buenas intenciones de los inventores del remedio. Convencido de que los mutantes deben enfrentarse a la humanidad, Magneto piensa que es una ofensa que traten de despojar a los suyos de sus habilidades excepcionales. Por esta razón, Magneto reúne a un ejército para destruir a los inventores de la inyección, aunque topa con la oposición de los X-Men, los pupilos de Xavier, que sueñan con la convivencia pacífica entre hombres y mutantes. Al mismo tiempo, los X-Men investigan la extraña reaparición de Jean Grey, una de sus más veteranas componentes, que supuestamente murió ahogada para salvar a sus compañeros. Tercera entrega de las aventuras del profesor Xavier y sus alumnos mutantes. Brett Ratner toma el relevo, después de que el director de las anteriores, Bryan Singer, abandonara el proyecto con el fin de dirigir Superman Returns, otra película de superhéroes muy distinta. Aunque se toma muchas libertades con respecto al cómic original, Ratner realiza una digna secuela, con espectaculares enfrentamientos entre ambos bandos de mutantes, como la que transcurre en un puente, aquellas en las que Jean Grey demuestra su poder telekinético o el ataque del temible Juggernaut. Tanta acción aparece convenientemente aderezada por temas de cierto calado, que ya aparecían en las anteriores entregas de la saga, como son la discriminación, los prejuicios sociales y la falta de ética en las innovaciones científicas. El desenlace parece dar a entender que se trata del colofón final a la saga de los mutantes, aunque es necesario ver la película hasta después de los títulos de crédito, para descubrir una sorpresa final.

7/10
Hard Candy

2005 | Hard Candy

Hayley, una adolescente, concierta una cita chateando en internet con un atractivo fotógrafo treintañero llamado Jeff. Lo que parece el imprudente juego de una muchachita resulta ser algo muy distinto. Hayley está convencido de que Jeff es un pedófilo depredador sexual, y le ha tendido una trampa para darle una lección de las que hacen época. Desasosegante film en que se da la vuelta a la clásica historia de `Caperucita y el Lobo´. Pues este último cae atrapado en las redes de una chiquita dispuesta a torturar a su presa de todos los modos imaginables, incluida la amenaza de castración, una secuencia sumamente desagradable. Ella resulta ser, como dice el título del film, un auténtico `dulce amargo´, modelado por su astucia y frialdad a imagen y semejanza de otro célebre psicópta: Hannibal Lecter, el Caníbal. De modo que para el espectador llega a producirse una situación incómoda: confusión por no saber hacia quien dirigir sus simpatías: si hacia la chica protagonista, que tiene razón en despreciar la pedofilia, o hacia el fotógrafo, convertido en víctima de vejaciones que sobrepasan todo límite. Sobre ello, el director, David Slade comenta que “siempre me interesaron las relaciones entre personajes que acaban destrozándose y destrozando al espectador” y, desde luego, en esa línea se enmarca el film.

6/10
ReGénesis

2004 | ReGenesis | Serie TV

Sofisticada serie canadiense que versa sobre los avances y los límites de la experimentación científica. Gracias a un variado y atractivo elenco de personajes, los guiones de esta primera temporada de trece capítulos reflejan las problemáticas sociales, políticas y personales que se derivan de las investigaciones del mundo científico. El reparto es prácticamente desconocido.

5/10
Wilby Wonderful

2004 | Wilby Wonderful

Tras unos años de ausencia, Sandra Anderson regresa a Wilby, un pequeño pueblecito. Allí pretende reabrir un viejo café. Mientras tanto, Dan, uno de los lugareños, intenta suicidarse, mientras que Stan tiene graves problemas con las drogas. Interesante comedia de aire "indie", del dramaturgo, actor y cineasta canadiense Daniel MacIvor (Pasado perfecto), que sigue los pasos de una multitud de personajes a lo largo de veinticuatro horas. Destaca el trabajo, muy convincente y natural, de un amplio reparto muy equilibrado, en donde destacan Rebecca Jenkins y Ellen Page, como madre e hija. El film aborda de forma distendida, aunque no superficial, temas como la corrupción, la ambición, la homosexualidad, el adulterio o las inseguridades de la adolescencia.

6/10

Últimos tráilers y vídeos