IMG-LOGO

Biografía

Robert Israel

Robert Israel

Robert Israel

Filmografía
Jóvenes policías

1987 | 21 Jump Street | Serie TV

La única serie televisiva en la que ha participado Johnny Depp, y que le permitió impulsar luego su carrera en el cine. Se emitió durante cinco temporadas. Sigue a un grupo de policías especializados en casos relacionados con la juventud; sus componentes se caracterizan por sus rasgos juveniles, lo que les permite infiltrarse en institutos u otros lugares frecuentados por mozalbetes, y dar el pego de que tienen menos años de los reales.

6/10
The Matinee Idol

1928 | The Matinee Idol

Divertida comedia muda de Frank Capra, que durante algún tiempo se consideró perdida hasta que se halló una copia en la Cinemateca Francesa. Sigue la pista a un conocido actor de variedades, especializado en parodias afroamericanas. Estresado y perseguido por sus muchas admiradoras, el director de su teatro le organiza un tranquilo fin de semana, para que se relaje. Pero una avería de su automóvil les hace recalar en un pueblo donde una modesta compañía de cómicos itinerantes representa una obra muy sensiblera, ambientada en la guerra de la secesión. Una serie de equívocos conducen a que el famoso actor sea fichado para un papel menor; mientras, su jefe, viendo el lado cómico de la función –de tan malo, hace reír–, decide contratar a todo el grupo para que actúe en Broadway. Ya en este temprano film asoman muchas de las claves del cine de Capra. Así, las reacciones que produce la representación de los cómicos –entusiastas y sencillas en los pueblos, crueles risotadas en Nueva York– son demostrativas del modo en que el cineasta veía a la gente corriente, que podía ser bondadosamente receptiva, o de un desafecto sorprendente. Además, el director demuestra una gran habilidad en aprovechar las situaciones cómicas que propicia el enredo de la confusión de identidades. En efecto, el actor famoso no revela su identidad, y cómo sus actuaciones en Broadway las hace con el rostro cubierto de una espesa capa de betún, puede mantener la ficticia existencia de dos actores, lo que da pie a muchas situaciones divertidas, y a un equívoco romance con la encantadora Bessie Love. En este film, rodado en seis semanas, aseguraba Capra haber descubierto algo: “No dejes que la poderosa maquinaria de entre bastidores distraiga el aleteo de las pestañas de la ironía”. El plano que cierra el film, con la feliz pareja besándose, ocultos por una lona, es digno del mejor Lubitsch.

6/10
Los muelles de Nueva York

1928 | The Docks of New York

Bill, un duro marinero, rescata a Mae, una prostituta que se ha lanzado al mar, para intentar suicidarse. Como ella se muestra bastante enfadada porque le haya salvado, Bill decide pasar la noche con ella, para hacerla cambiar de interés. Puesto que ella se muestra convencida de que nadie se casará con ella, por ejercer la prostitución, Bill encuentra un predicador para que los case. Una de las joyas de Josef von Stenberg, en la época del cine mudo. A pesar de la sencillez de la trama, Von Sternberg imprime un tono romántico a la historia. Además, la interpretación de la poco conocida Betty Compson es realmente sorprendente. Jorge Luis Borges se declaró admirador de esta película, por su elaborada descripción de los muelles y los bajos fondos.

6/10
Hermanos de armas

1927 | Two Arabian Knights

Dos soldados norteamericanos que participan en la I Guerra Mundial se escapan de una cárcel alemana.

El boxeador

1926 | Battling Butler

Un millonario se enamora de una joven y quiere casarse con ella, pero la familia de la chica le desprecia por ser un tipo escuálido. Para ganarse su respeto se hace pasar por un boxeador que tiene su mismo nombre. El plan da resultado hasta que se anuncia un combate del verdadero boxeador. El millonario tiene que empezar a entrenarse para no ser descubierto. Contando con menos medios de los acostumbrados, el genial humor de Keaton sobresalió también en esta película. Algunos de los gags son desternillantes.

6/10
¡Ay, mi madre!

1926 | For Heaven's Sake

Harold Lloyd es un millonario al que le sale el dinero por las orejas, hasta el punto de que puede permitirse destrozar dos coches, y tirar de chequera para adquirir uno nuevo. Su estilo de vida es muy diferente al de un predicador y su hija, que dan de comer en una barriada pobre. Una serie de equívocos conducen a que Harold se convierta en involuntario benefector de la misión, algo que no va a desmentir, se enamora perdidamente de la muchacha.Divertidísimo film, de expresivo título original, "por el amor del cielo". Contiene gags de antología, como el de Harold reclutando a los maleantes del barrio para que acudan al sermón de la misión, o el de éstos rescatándole de sus amigos ricos, que quieren impedir que cometa la locura de casarse con la hija del predicador. Son muy meritorias las escenas urbanas de persecución, repletas de acrobacias y momentos peligrosos, en que se ven implicados tranvías y autobuses.

8/10
Siete ocasiones

1925 | Seven Chances

Ninguno de los futuros "remakes" de esta película -el último El soltero, con Chris O'Donnell de protagonista- ha brillado con el esplendor mágico que le infundió Keaton. Esta vez interpreta a un joven que hereda una gran fortuna a condición de que se case el día que cumpla 27 años a las siete de la tarde. Cuando recibe esta información le quedan pocas horas de plazo, pero su novia se niega a casarse. Tras la negativa de varias chicas más, pone un anuncio en la prensa para que la que quiera casarse con él esté en la iglesia a una hora determinada. La persecución de cientos de novias tras el pretendiente fugitivo se ha convertido en una de las secuencias más alocadas y brillantes de la historia del cine. Para "casarse de risa". Hay que señalar, como curiosidad, que el film se abre con una secuencia en color, algo no visto antes. Téngase en cuenta que el film se rodó en 1925.

6/10
El estudiante novato

1925 | The Freshman

Uno de los mejores filmes de Harold Lloyd, de trama perfectamente cohesionada. Su personaje, Harold, es un joven ilusionado por iniciar su vida universitaria, para la que ha ahorrado con tesón. Pero una vez llega al campus, sus nuevos compañeros le toman el pelo todo el tiempo sin que él lo advierta, creyendo en cambio que se está haciendo tremendamente popular. Se enamorará de la chica que atiende la recepción de su residencia, y pondrá todo su empeño en formar parte del equipo de fútbol americano de su facultad.Como es norma general en el cine de Lloyd, abundan las escenas tronchantes. Sólo ver al actor dando unos ridículos pases de baile guay, con los que se presenta siempre ante propios y extraños, es para partirse de risa. Pero además el genial cómico sabe introducir en esta ocasión momentos muy líricos, de un agridulce a lo Chaplin. Ocurre en la fiesta en que un traje mal hilvanado le va a dar muchos problemas, hasta llegar el momento del ridículo mayúsculo, en que un compañero cruel le dice la verdad de que todos se burlan de él; ese momento duro, y el consuelo de la chica son muy emotivos. Por supuesto hay que destacar los últimos diez minutos de la cinta, en que Harold, chico del agua del equipo de fútbol, acaba jugando en un partido. Además de gags inspiradísimos, se contiene toda la emoción del género subdeportivo sobre el resultado incierto del envite.

9/10
El tenorio tímido

1924 | Girl Shy

Harold es un aprendiz de sastre, que padece una terrible timidez a la hora de tratar con las mujeres. Cuando toca atender a una cliente el pobre lo pasa fatal. Paradójicamente, tiene una inclinación a escribir, y desea llevar a un editor su manual de seducción de mujeres, donde asegura hablar de lo que sabe aunque, claro está, el hombre no tiene ni idea. El caso es que cuando viaja en tren para presentar su libro, conoce a una joven a la que ayuda en su apuro de llevar oculto un perrito -está prohibido llevar animales a bordo-, y de la que se enamora locamente. Con lo cual cambia su percepción de las mujeres.Elaborado film de Harold Lloyd, donde concede a su personaje nuevos matices, al dotarle de una terrible timidez, a lo que se unen sus tronchantes gestos cuando le acomete una imparable tartamudez. Hay dos pasajes al inicio sublimes, recreación de dos capítulos en que señala cómo seducir a las vampiresas con el puro desprecio, y a las 'flappers' comportándose como un 'un hombre de las cavernas'. Pero también hay sitio para el lirismo, sobre todo en la secuencia campestre, en que el reflejo de la chica en el agua cree Harold que es producto de su ensoñación de enamorado. A destacar el largo clímax, una trepidante secuencia montada en paralelo de la larga carrera de Harold para impedir la boda de su chica con un sinvergüenza que ya está casado (en ella el 'acróbata' actor pasa por todo tipo de vehículos, incluidos los de a motor, automóvil y motocicleta, y los de tracción animal, con piruetas dignas de Ben-Hur), con los preliminares del enlace.

9/10
Casado y con suegra

1924 | Hot Water

Harold era de los que decía que nunca se casaría, que nada había como ser el eterno soltero... hasta que dos ojos dulces le llevaron ante el altar. A partir de ese momento la trama de este divertido film de Harold Lloyd se articula en torno a tres tramos: una serie de recados que Harold debe hacer para su esposa; su paseo en el coche nuevo, acompañado por la familia política, lo que incluye una suegra insoportable, un cuñado gandul y un sobrino monstruito; y la equivocada creencia de Harold de que ha matado sin querer a su madre política. Hay pasajes genuinamente tronchantes, como la de Harold cargado de paquetes, a lo que se suma el pavo que le toca un sorteo; o los de la suegra sonámbula, para Harold un espectro regresado del más allá.

7/10
¡Venga alegría!

1923 | Why Worry?

Un joven millonario hipocondríaco viaja con su guapa enfermera y su servicial mayordomo a la imaginaria isla sudamericana de Paradiso, que como su propio nombre indica para el lugar perfecto para cuidar la salud. No imagina que se va a ver atrapado en la vorágine de una revolución llevada a cabo por la clásica cuadrilla de militronchos aprovechados. A cambio va a ganar a un amigo inmenso, va a descubrir el amor, y puede que desaparezca su adicción a las medicinas. Divertido film de Harold Lloyd, a cuento de los tópicos de la clásica república bananera, poblada de soldados torpes y ambiciosos, e incluso de un renegado yanqui. Hay buenos hallazgos en los gags, como el Coloso “jugando a los bolos” con los soldados, o la simulación tras una pared de un ejército armado con poderosos cañones, cuando sólo están Lloyd, su amada enfermera y el gran amigo. Quizá el gran hallazgo del film es el altísimo John Aasen, 2,67 metros nada menos, que con su ingenuidad casi roba la función al genial Lloyd. También hay que señalar la incorporación a los filmes de Lloyd de Jobyna Ralston, después de que el actor se casara con Mildred Davis y ésta diera por terminada su carrera en el cine.

6/10
Las tres edades

1923 | Three Ages

La Edad de Piedra, el Imperio Romano y la Edad Contemporánea son las épocas elegidas por Keaton para poner de relieve la lucha de un hombre contra poderosos enemigos en la disputa por la mujer amada. De este modo el genial humorista rendía homenaje, a la vez que parodiaba, a la célebre "Intolerancia" con sus cuatro episodios. Primer largometraje que dirige el propio Keaton, con espléndidos decorados para la época. En el reparto aparece Oliver Hardy, antes de unirse a Stan Lauren, con el que formaría más tarde la famosa pareja artística del Gordo y el Flaco.

6/10
El doctor Jack

1922 | Dr. Jack

La joven hija de un ricachón siempre ha estado bajo los cuidados de un médico farsante bajo sus aires de docta sapiencia, que recomienda para su paciente un perpetuo encierro que le hace más mal que bien. Un abogado amigo de la familia no acaba de fiarse, y recomienda una segunda opinión: la de un médico rural que rebosa sentido común. Como terapia ensayará una aventura repleta de emociones fuertes, aprovechando que un loco huido de un manicomio próximo.Divertida película cómica de Harold Lloyd, coprotagonizada con la que sería su esposa, Mildred Davis. Tiene momentos inspiradísimos, cuando Lloyd ejerce de médico rural, o cuando rivaliza con el supuesto sabio. Pero el plato fuerte es el tramo de "aventura" del film, sencillamente desternillante, en que el genial cómico adopta un doble papel de hombre valeroso y de loco vestido con sombrero, capa y barba postiza.

7/10
I Do

1921 | I Do

Una pareja de enamorados casados no hace mucho debe ocuparse de cuidar de sus dos sobrinitos: un bebé que no para de berrear y un mocoso que causa mil y un estropicios. Además, la noticia que publican los periódicos de que un ladrón merodea por el barrio les causa una profunda inquietud.Con mimbres tan sencillos funciona a la perfección este corto de Harold Lloyd, que arranca con un divertido gag del enamorado protagonista cruzando despistado con su ramo de flores en medio de un tráfico endiablado. Hay risas con el niño monstruito, con Lloyd haciéndose un lío al preparar el biberón, o enfrentándose a un supuesto ladrón que es sólo un globo con cara humana.

6/10
Now or Never

1921 | Now or Never

A una pobre niña sus ricachones padres no le hacen ningún caso. Compadecida, la niñera se la lleva en un breve viaje para ver a su novio sin que lo sepan los despreocupados papás. Pero, casualidades de la vida, el tren en que viajan los novios (él sin billete, por cierto), está ocupado también por el padre, por motivos de trabajo. Así que el viajero sin billete debe hacerse cargo de la niña.Este corto de Harold Lloyd tiene pasajes desternillantes, con la niña como 'leit-motif', cuando pide un vaso de agua, o cuando toca vestirla. También resulta divertido el modo en que Lloyd se hace con un billete o con una litera para dormir. Destacan las acrobacias del actor debajo y encima del tren, aquí evitando darse con un túnel cuando corre en dirección contraria a la del avance de la máquina.

7/10
La caza del zorro

1921 | Among Those Present

El joven botones de un hotel presenta elegantes ademanes señoriales. Lo que es aprovechado por un sinvergüenza que quiere camelar a una familia pudiente, haciéndolo pasar por un conocido lord experto en la caza del zorro. El chico se enamorará de la hija de tan distinguida familia.Divertido corto de Harold Lloyd, sobre todo cuando se inventa historias acerca de su supuestas proezas como cazador, por tierra, agua y aire, e incluso con peligrosas fieras, animado por unas cuantas copas. También demuestra que es un estupendo actor físico cabalgando sobre el peligro jamelgo Dinamita e incluso sobre una vaca.

6/10
Marino de agua dulce

1921 | A Sailor-Made Man

Un joven de posición acomodada, extremadamente indolente, se pasa el día en el club de campo holgazaneando. Un día se fija en una rica y bella heredera, y pide su mano al padre. Pero éste no acepta que su hija se una a alguien sin ocupación conocida. Para demostrar su valía, el chico se enrola en la marina, y viaja a Oriente, lo que coincide con el viaje de placer que su amada y un grupo de amigos hacen al mismo lugar.De nuevo Harold Lloyd demuestra su asombrosa vis cómica, junto a una gran capacidad de vertebrar gags de índole diversa en una historia sencilla. De modo que hay ocasión de reír en los prolegómenos, con un Lloyd con aires de superioridad sobre el resto de los mortales en el club, para pasar a su posición de marino de a pie en un barco, donde hay algún pasaje de cierto lirismo, a cuento de la amistad que traba con un colega con el que inicialmente se llevaba a matar. La apoteosis, también en el terreno de la acción, acontece en la India, cuando Lloyd debe rescatar a su amada de las garras de un marajá que la retiene en su palacio.

6/10
Siempre fuerte

1921 | Never Weaken

Harold es el secretario de un broker que está pared con pared con la consulta de un médico. Su recepcionista es la novia de Harold, que podría perder el empleo en cualquier momento, pues los pacientes escasean. Pero su amado ideará el método ideal para aumentar la clientela, provocando caídas y repartiendo tarjetas del médico a troche y moche. Lo que no evita un chasco cuando cree averiguar que su novia tiene otro pretendiente, lo que le empuja a intentar el suicidio.De nuevo Harold Lloyd entrega gags muy divertidos, a cuento de su cómplice acróbata, que simula caídas para atraer pacientes al doctor. El actor tiene ocasión para demostrar su buena forma física haciendo equilibrios en el exterior de un edificio, y a bordo de una viga que transporta un grúa, motivo por el cual cree estar ya en el cielo, lo que parece corroborar una estatua de piedra de un ángel en la fachada.

7/10
Por el corazón de Jenny

1920 | An Eastern Westerner

Un joven de la costa Este de vida disipada, cuyo forma de conducirse oculta a su familia, es enviado al Oeste a hacerse un hombre al saberse de su conducta. Allí, en el típico saloon, juega a las cartas, y ayuda a una joven cuyo padre ha sido encerrado por un facineroso para hacerse con sus favores. Lo más divertido de este corto de Harold Lloyd es la partida de póker, y el modo en que se enfrenta al villano de turno.

6/10
Tribulaciones

1920 | Haunted Spooks

Un joven sufre mal de amores. Tras ver cómo su última amada la ha plantado por otros intenta quitarse la vida de varios modos. Hasta que le encuentra un abogado que necesita urgentemente que una cliente se case para poder heredar una mansión. Este corto de Harold Lloyd contiene varios momentos sencillamente tronchantes. Destacan los distintos intentos de suicidio (una pistola de agua, ponerse ante un tranvía, tirarse de un puente...), el modo en que se atrapan unas gallinas desde un automóvil, y los sustos por los fantasmas de una supuesta casa encantada.

7/10
Number, Please?

1920 | Number, Please?

Chico que ha perdido chica intenta recuperarla, aunque tiene ante sí a un difícil rival. Alrededor de tan sencilla y universal prima Harold Lloyd protagoniza un divertido corto que arranca y termina en una feria de atracciones. Llama la atención la habilidad del cómico para engarzar gags y situaciones que aparentemente poco tienen que ver, pero que consiguen conformar una unidad carcajeante. Así, tenemos al protagonista, tirando al blanco enfadado, o paseando entre atracciones varias como el tiovivo, los espejos deformantes, o una prueba de fuerza; buscando a un perrito perdido, o haciendo lo imposible por hacer la llamada telefónica a que alude el título; o una tronchante persecución policia a cuento de un bolso robado, que siempre acabando, sin quererlo él, en manos de Harold Lloyd.

7/10
Mi lindo auto

1920 | Get Out and Get Under

Harold Lloyd está como un niño con zapatos nuevos con su auto, del que sólo le faltan pagar dos letras. Con él debe acudir a una representación teatral de aficionados, donde él debe interpretar al caballero enmascarado, junto a su chica amada. Pero llegar allí será toda una carrera de obstáculos, con avería del vehículo y persecución policial incluida.Divertido corto del gran cineasta, con buenos gags donde prueba su buena forma física al subirse a su auto en marcha. Escenas como las de despiste de la policía, o la de Lloyd perdiéndose de modo imposible dentro del motor del coche arrancarán de seguro la carcajada. También tiene gracia la secuencia de arranque en el estudio de un fotógrafo, que resulta ser un sueño del protagonista.

6/10
Harold, el nuevo doctor

1920 | High and Dizzy

Harold apasionado

1919 | Bumping Into Broadway

Divertido corto de Harold Lloyd, donde se juega al contraste entre la gente opulenta de Broadway y los "artistas" que malviven como pueden tratando de triunfar en el mundo de la farándula. Harold Lloyd es un escritor de teatro, que debe pegarse con las teclas de su cochambrosa máquina de escribir, y la chica, Bebe Daniels, es una corista. Ambos tienen problemas para pagarse la pensión, lo que les obliga a evitar a la casera y su matón. El film rebosa humor físico, con persecuciones desternillantes.

7/10
Con apuros, pero a tiempo

1919 | From Hand to Mouth

Un joven pobre pero honrado va a ayudar a hacer valer sus derechos a una rica heredera, que ignora que si no firma un importante documento antes de la medianoche se quedará sin un centavo. Es lo menos que puede hacer después de que ella le haya sacado de un apuro callejero, pues el joven había comprado comida para él y una niña harapienta con dinero falso sin saberlo.Divertido corto de Harold Lloyd, con su punto inicial de lirismo a cargo de la encantadora chiquilla desvalida. Lo más divertido es cómo el protagonista logra congregar a todo un tropel de policías para que se enfrenten a una panda de facinerosos de un modo nada convencional: provocándolos con mil y una hilarantes gamberradas.

6/10
Habla con papá

1919 | Ask Father

Intenso corto de Harold Lloyd, que en poco más de diez minutos desarrolla con gracia la historia de un joven que debe superar mil y un obstáculos para pedir la mano de su amada a un ocupado padre, que está "protegido" por todo un batallón de subalternos chupatintas. Hay momentos tronchantes, como el de la alfombra deslizante, la chica colmada de regalos o Lloyd disfrazado de mujer. También hay ocasión de ver las habilidades del actor como trepamuros.

7/10
Billy Blazes, Esq.

1919 | Billy Blazes, Esq.

El lejano Oeste. En un pueblecito los forajidos campan a sus anchas. El sheriff es un borrachín que no hace nada y el negocio más próspero es el de pompas fúnebres. En tal panorama, el potentado del lugar exige el pago de un deuda al dueño del saloon, al que expulsa mientras chulea con su hijo. Por suerte no anda lejos Billy Blazes, un soldado de fortuna, que pondrá las cosas en su sitio.Corto cómico de Harold Lloyd, situado en el oeste. Es bastante elemental, pero hay lugar para las risas, con un Lloyd capaz de liar sus pitillos y encenderlos con más rapidez que nunca.

5/10

Últimos tráilers y vídeos