IMG-LOGO

Biografía

RZA

RZA

51 años

RZA

Nació el 05 de Julio de 1969 en Brownsville, Brooklyn, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Life in a Year

2018 | Life in a Year

El hombre de los puños de hierro 2

2015 | The Man with the Iron Fists 2

Thaddeus (RZA) regresa en esta explosiva aventura de acción inspirada en los clásicos del kung fu. Un reticente aldeano une sus fuerzas a las de un misterioso extranjero para combatir fuerzas diabólicas, tanto terrenales como sobrenaturales, en una población minera de la China del siglo XIX. Cuando un forastero, Thaddeus, es hallado malherido junto a la aldea, el minero Li Kung (Dustin Nguyen) y su esposa Ah Ni (Eugenia Yuan) le acogen. Según va sanando, se involucra en el confl icto que enfrenta a los habitantes del lugar con el diabólico Master Ho (Carl Ng), su perverso clan y el aterrador Lord Pi (Cary-Hiroyuki Tagawa). Con Thaddeus a su lado, el apacible Kung se convierte en un peligroso guerrero.

Mr. Right

2015 | Mr. Right

Desencantada por una ruptura amorosa, la joven Martha emprende unas vacaciones. Conocerá por casualidad a Francis, aparentemente el tipo ideal, del que se enamora. Ignora que en realidad es un asesino a sueldo, con un particular código ético, pues acaba con la vida de los tipos sin escrúpulos que le han contratado. Tras la discutible cinta española Carne de neón Paco Cabezas fue contratado para dirigir en Hollywood la cinta de acción Tokarev, que tampoco acababa de funcionar. Ahora le dan una segunda oportunidad con Mr. Right, una mezcla de comedia romántica y thriller que cuenta con un bajo presupuesto, a pesar de la presencia de rostros conocidos. Por desgracia, el realizador andaluz no es capaz de remontar la evidente falta de medios, ni las numerosas carencias del guión de Max Landis (Chronicle, American Ultra), con personajes planos y diálogos de cómic de segunda fila, y que tras el enamoramiento fulgurante de los protagonistas no avanza hasta el enfrentamiento final. Lo intenta imitando como puede el cine de Quentin Tarantino, combinando violencia con humor surrealista, pero por muy pegadizos que sean los temas musicales que añade, no logra ni por asomo la potencia del autor de Pulp Fiction. Por otro lado, el español tiene poca habilidad para dirigir a los actores. Así lo atestiguan unos Anna Kendrick y Sam Rockwell potenciales candidatos a los Razzie, y unos secundarios a la misma altura. Cabe salvar a Tim Roth, gran actor capaz de tomarse en serio incluso un despropósito como éste. Un novio perfecto, quizás, sí, pero una película totalmente equivocada.

3/10
Operación AWOL-72

2015 | AWOL-72

Un marine que se encuentra en paradero desconocido y tiene en su poder valiosa información para el gobierno, será perseguido por numerosas facciones: la policía, un grupo de operaciones especiales ruso y un asesino. Vehículo de acción para el lucimiento de Luke Goss, cuyo guión es de absoluta planicie. Sirve al menos para descansar un rato el cerebro y distraerse mínimamente.

3/10
Brick Mansions (La fortaleza)

2014 | Brick Mansions

Detroit, en un futuro cercano. El barrio de Brick Mansions reúne a lo peor de la delincuencia y las drogas, de modo que las autoridades han levantado muros para aislarlo del resto de la ciudad. Damien, policía, se infiltrará en el peligroso ghetto con la idea fija de acabar con Tremaine, el capo de la droga del lugar, asesino de su padre. Tendrá como socio a un tipo peculiar, Lino, delincuente de increíble destreza física al que no le gustan precisamente los policías, pero que, sin embargo, conoce como nadie Brick Mansions y comparte enemigo común con Damien. Habitual montador de Luc Besson en películas como Colombiana o MS1: Máxima seguridad, el francés Camille Delamarre debuta como director en este adrenalítico film de acción delirante, remake norteamericano de Distrito 13, escrito por Besson junto a Bibi Naceri. La película es típica del guionista, director y productor parisino: un no parar de acción, ritmo trepidante y efectistas movimientos de cámara, recreándose cuando conviene con ralentizaciones, angulaciones, zooms, etc. Visualmente poderosa es también una película bastante plana en cuanto a la historia que nos narra, aunque resulte entretenida gracias a cierta la sorna continua, la química entre los personajes y a que apenas se puede pensar entre tanta lucha, golpe, salto, patada, pirueta mortal, etc. Llama la atención especialmente la primera y larga secuencia, rodada con gran virtuosismo, en donde vemos a un tipo capaz de aprovechar de modo alucinante el entorno urbano –ventanas, paredes, muros, escaleras– para salir victorioso de una persecución brutal en medio de un bloque de edificios que parece una cochambrosa jungla de piedra. Este modo de moverse, una especie de deporte llamado “parkour”, similar al que vimos también en Yamakasi, es verdaderamente asombroso y el actor David Belle demuestra ser un excelente acróbata. Además, funciona bien la pareja formada por él y Paul Walker, quien hace unos de sus típicos y solventes trabajos de poli infiltrado que se mueve como un pepe en medio del avispero. La película será recordada precisamente por ser la última que rodó el actor californiano, muerto en accidente de tráfico a los cuarenta años, triste suceso que es emotivamente recordado en los títulos de crédito.

4/10
Gang Related

2014 | Gang Related | Serie TV

El detective Ryan Lopez es un agente que trabaja bajo las ordenes de Sam Chapel (Terry O’Quinn) para intentar acabar con el crimen de bandas en Los Angeles. Lo que nadie sabe es que el propio agente Lopez estuvo muy cerca de las bandas cuando era sólo un niño y además tiene una relación muy especial con uno de los líderes más peligroso de la ciudad.

G.I. Joe: La venganza

2013 | G.I. Joe: Retaliation

Los G.I. Joe sufren una escabechina en una terrible emboscada, cuando andaban desarmando unas ojivas nucleares. La culpa es de un impostor que ha suplantado al presidente de los Estados Unidos, que se encuentra secuestrado. Los tres supervivientes conectarán con el esquivo Snake Eyes, y con un antiguo coronel retirado, para salvar al mundo mundial, que podría correr directo hacia su destrucción por culpa del archienemigo Cobra y secuaces como Zartan. Secuela de G.I. Joe, donde la trama es casi lo de menos, aunque ésta ofrece un momento desopilante y digno de mención, con todos los mandatarios mundiales jugando con los botoncitos de sus maletines nucleares. De modo que lo que ofrece G.I. Joe: La venganza consiste sobre todo en un puñado de momentos adrenalíticos, servidos por los musculosos protagonistas, hay que olvidar los diálogos, que no se acercan ni a graciosos. Dentro de los pasajes de acción, aparte de las coreografías de peleas de rigor, al más puro estilo oriental y bailarín –no en balde dirige la función John M. Chu, responsable de Street Dance y Step Up 3D–, destaca la escena en un inmenso paredón montañoso, muy vistosa aunque también muy de videojuego.

3/10
Thai Dragon 2. El protector

2013 | Tom yum goong 2

Kham se niega a venderle su elefante, Khon, a Suchart un comerciante que planea revenderlo a uno de los secuaces del gángster LC. Cuando el animal desaparece Kham va en busca de Suchart, al que cree culpable, pero le encuentra muerto. Las dos sobrinas del fallecido le encuentran en la escena del crimen, por lo que asumen que Kham es el asesino. Kham deberá demostrar su inocencia y recuperar su elefante, con ayuda de Mark, un agente de la Interpol. Cinta concebida para el lucimiento de la estrella de artes marciales Tony Jaa, muy en la línea de su mayor éxito, Ong-Bak, salvo que aquí debe buscar un paquidermo en lugar de la cabeza de un ídolo. En cualquier caso, el argumento es una pequeña excusa para el aluvión de secuencias de acción.

5/10
El hombre de los puños de hierro

2012 | The Man with the Iron Fists

En la China imperial, un clan de poderosos guerreros se rebela contra su jefe, León de Oro, y le asesina con la idea de robar un cargamento de oro del emperador. Poco a poco el clan empezará a eliminar posibles enemigos de otros clanes y estará dispuesto a cualquier cosa con tal de hacerse con el botín. Para lograrlo deberán tener en cuenta a numerosos personajes de intenciones poco claras, entre quienes se encuentran un inglés caradura llamado Jack Navaja (Russell Crowe); Madame Flor (Lucy Liu), que regenta el enorme prostíbulo Flor de Rosa; el hijo del jefe traicionado (Rick Yune); los guerreros Géminis a las órdenes del emperador; y, por último, un experto herrero (RZA), forjador de armas mortíferas. Una pequeña localidad rural, Pueblo de la Selva, será el ring de la carnicería cuando el oro del emperador haga acto de presencia. Bajo la tutela de Quentin Tarantino, el cantante de hip-hop y eventual actor, RZA, debuta en la dirección con este aturullante film de acción en el que ha logrado reunir a un elenco de cierto caché. El propio RZA escribe el guión en compañía de Eli Roth (Hostel), pero el producto final deja bastante que desear y en general resulta desconcertante y vacuo. El motivo del despropósito es el exceso de casi todo: personajes, peleas, velocidad, frivolidad, sangre, inverosimilitud, etc., aparte de la desproporcionada mezcolanza de géneros y de tonos narrativos. Estamos ante un film de acción y artes marciales al estilo Tigre & Dragón, pero sin un ápice de épica ni heroísmo, con algo de farsa aunque a la vez sea muy violento en ciertas escenas, y sin renunciar a un aire irreal, fantástico, de cómic. La historia de El hombre de los puños de hierro está ambientada a inicios del siglo XX en una zona rural de China, pero hay efectos especiales propios del cine de superhéroes, amén de esas coreografías de cuerpos voladores y piruetas imposibles creadas por Corey Yuen, y que sean hecho ya tan célebres y repetitivas... Comenzando por los nombres de los personajes (Jack Navaja, Lady Seda, Cuchilla-X, Madame Flor, Cuerpo de Latón, Daga Venenosa, etc.), el toque tarantiniano está presente en todas partes, con esa música moderna constante, variada, que enlaza las agotadoras peleas de un kung-fu de ciencia ficción, las fracturas de imagen tan propia de viñeta de tebeos, e incluso con la aparición del personaje de Lucy Liu (trasunto del que interpretó ya en Kill Bill Volumen 1), de lo poco que se salva del film. El otro que sale más o menos airoso es Russell Crowe, aunque ya de por sí hay una clara degradación interpretativa al ofrecer su poderosa presencia para semejante fantochada. El hombre de los puños de hierro es un film de acción tan desorbitado y vacío que sólo podrá entretener a los espectadores menos exigentes.

3/10
Californication (5ª temporada)

2012 | Californication | Serie TV

El ganador del Globo de Oro David Duchovny regresa como el impulsivo y talentoso novelista y guionista que vuelve a Los Ángeles para los 12 episodios de la apasionante quinta temporada. Puede que su carrera vaya a todo gas, pero Hank sigue atascado en lo tocante a las mujeres. Aunque añora la vida que llevaba junto a su antiguo amor, Karen (Natascha McElhone) y su hija Becca (Madeleine Martin), su destructiva ex novia tiene planes para su futuro, y él parece incapaz de quitarle las manos de encima a un montón de nuevas bellezas de Hollywood, desde estrellas de primera fila hasta chicas de segunda. Pero, a medida que el cerco se va estrechando en torno a él, gracias al concienzudo agente Charlie (Evan Handler) y al rapero Samurai Apocalypse (RZA), ¿podrá el irresistible encanto de Hank salvarle de sí mismo? Descúbrelo en esta ingeniosa y descarada serie sobre el ligón televisivo más entrañable.

Django desencadenado

2012 | Django Unchained

1859, tiempos de esclavitud en Estados Unidos. El supuesto dentista y doctor King Schultz ejerce de cazador de recompensas, y compra la libertad de Django con la exclusiva intención de que le sirva para identificar a sus antiguos amos, perseguidos por la ley, y cuya muerte le proporcionará pingües beneficios. Pero surgirá la amistad, y Django se convierte en socio de Schultz a la hora de liquidar a forajidos y cobrar sustancias recompensas. Hasta el punto de que cuando Django le habla de su mujer Broomhilda, que aprendió alemán de su ama en una plantación, eso toca su corazoncito, de modo que acepta ayudarle para lograr la libertad de ella, aunque suponga meterse en la boca del lobo, tratar con el imprevisible Calvin Candie, experto en peleas a muerte entre esclavos negros, los llamados Mandingos. Quentin Tarantino se siente como pez en el agua buceando en la serie B, tocando los palos de todos los subgéneros, ya sea el criminal, la acción de karatekas, el terror, la blaxploitation o el cine de nazis. Ahora con Django desencadenado le toca el turno al spaghetti-western, sus muy queridos Sergio Leone, el Clint Eastwood de antaño o Sergio Corbucci, de quien toma aquí hasta el título, el tema musical y hasta un cameo, Franco Nero. Y si en Malditos bastardos podía permitirse criticar el racismo nazi, ahora convierte en objeto de su ironía y violencia paródica al esclavismo; pero que nadie espere consideraciones sesudas del guionista y director sobre el comercio con seres humanos, el eterno “chico grande” Tarantino, gamberrete donde los haya, entrega, ni más ni menos, un formidable ejercicio de estilo, aparentemente simple en su guión, aunque el libreto tenga su complejidad en el engranaje y la escritura de los diálogos, la creación de la grandilocuencia y el enfatismo, personajes operísticos conscientemente exagerados y que funcionan, entre ellos la pareja protagonista, Jamie Foxx y Christoph Waltz. Toda la parte que implica la presencia del gran villano Leonardo DiCaprio, de tensión creciente, se mueve en el filo de la navaja, y demuestra lo buen director que es Quentin Tarantino, que domina la narrativa fílmica y sabe tensar la cuerda hasta extremos insospechados, también con la curiosísima composición de Samuel L. Jackson, un personaje odioso. De modo que el espectáculo de casi tres horas en que consiste Django desencadenado se pasa en un santiamén, con pasajes surrealistas, su ensalada de violencia, sanguinolenta hasta el paroxismo, sus paradojas de negros negreros y blancos buenas personas, el romanticismo de la chica y esposa nunca olvidada, y los guiños, guiños continuos, en los títulos de crédito, en la banda sonora, en los zooms sesenteros y setenteros, en la violencia seca y cortante. ¿Madurará algún día Quentin Tarantino, como han hecho a su manera y con sus estilos, un Steven Spielberg -allí está su reflexión sobre la esclavitud en Lincoln- o los hermanos Coen? Tal vez, pero decididamente, no hoy, no con Django desencadenado.

8/10
A Very Harold & Kumar 3D Christmas

2011 | A Very Harold & Kumar 3D Christmas

Repo Men

2010 | Repo Men

Primer largometraje como director de Miguel Sapochnik, hasta ahora cortometrajista y realizador de videoclips. Adapta la novela “The Repossession Mambo” de Eric Garcia, que tiene muchos puntos en común con el film Repo! The Genetic Opera, un musical con un punto de partida muy similar, aunque al parecer es todo fruto de la casualidad, y no existe ninguna conexión entre ambos trabajos. Remy y Jake son recuperadores que trabajan para The Union, empresa especializada en fabricar y colocar órganos humanos que han incrementado la esperanza de vida de las personas. El problema es que la compañía no tiene piedad con aquellos que se retrasan en sus pagos. Remy y Jack son los encargados de lidiar con estos "morosos" portadores de órganos de una forma brutal e indiscriminada. Tras un accidente en acto de servicio, Remy está a punto de morir. Para salvarle, le implantan uno de los corazones artificiales que él mismo suele recuperar, y que le quitarán si no hace frente a las letras. Podría haber dado lugar a un film futurista que reflexionase sobre lo que puede ocurrir si se perpetúa algún problema del presente, como la selección genética, en la línea de la muy superior Gattaca, por poner un ejemplo. En este caso se critica la ambición desmedida en el ámbito empresarial-tecnológico. Cuenta el film con dos grandes actores principales, Jude Law y Forest Whitaker, que salen airosos con aparente sencillez de dos personajes que sufren una evolución total. Lo malo es que el debutante realizador no da con el tono. Intenta imitar el dramatismo de Blade Runner en algunos momentos y en otras ocasiones el suspense de Minority Report, pero se queda muy lejos de sus modelos originales. Que abuse del humor negro y de la violencia explícita no ayuda a que el espectador se pueda tomar la trama en serio. Aunque los efectos especiales están bien hechos, y las secuencias de acción funcionan, carecen por completo de originalidad.

4/10
Salidos de cuentas

2010 | Due Date

Tras el bombazo de Resacón en Las Vegas, convertida en 'blockbuster' en todo el mundo, y a la espera de la ansiada segunda parte, el mismo equipo de producción vuelve a colaborar con otra comedia disparatada con la idea de volver a 'emborracharse' de éxito. La idea tiene su gancho y para apuntalar las expectativas el nuevo film repite con el mismo director, Todd Phillips, y con la presencia de uno de los actores que más ayudaron al éxito de la gran melopea de la ciudad de los casinos. Se trata del cómico Zach Galifianakis, el marciano tipejo de la barba. Peter es un arquitecto que ha de viajar con urgencia desde Atlanta hasta Los Ángeles. El motivo es que su mujer se encuentra allí y la llegada de su primer hijo es inminente. Pero la mala fortuna va a acompañar a Peter desde el mismo momento en que se cruza en el aeropuerto con un tipo estrafalario, con una gran barba y pinta de haragán, y que viaja con un asqueroso perrito. Por una serie de vicisitudes provocadas por ese extraño viajero, el pobre de Peter será arrestado y se le negará el permiso para volar en avión. En tierra, sin alternativas posibles y con la necesidad de viajar cuanto antes, terminará por aceptar acompañar en su coche al disparatado barbudo, Ethan Trembley, que también se dirige a Los Ángeles porque quiere triunfar como actor. La película está concebida como una esperpéntica "road movie" en la que dos personajes totalmente opuestos tendrán que pasar mil y una aventuras y situaciones surrealistas. En general, funciona la idea del ejecutivo que ha de viajar con un estrambótico compañero, pesado, soez y totalmente pazguato, al que no aguanta. Pero tras el prometedor comienzo, lo cierto es que las secuencias cómicas son un poquito rebuscadas y en ocasiones escasamente imaginativas, véase el accidente de tráfico, el disparo o la pelea en la oficina postal. Otros momentos pasan mejor el corte, como la actuación de Galifianakis emulando a Corleone en El Padrino, el rescate en la frontera y alguna que otra escena más. Sin embargo, en conjunto las risas se antojan escasas para una película que no aspiraba a otra cosa. Lo mejor –es inevitable– es la presencia de Galifianakis, con un personaje que es un auténtico memo de buen corazón, que estropea todo lo que toca. Se ve que el actor está en su salsa. Sin embargo a Robert Downey Jr. se le da mucho mejor el rol de travieso al estilo de Iron Man que el de tipo serio que adopta en esta película. El resultado es que por momentos la situación se estanca, pierde toque, gracia, como si la química entre los actores fuera tan parca como la de los personajes que interpretan. También se echan en falta más minutos para la actriz Michelle Monaghan (La conspiración del pánico), que parece desaprovechada con su papel de esposa.

4/10
Los próximos tres días

2010 | The Next Three Days

La pesadilla de una familia corriente. Josh, profesor universitario casado con Lara, y con un niño, Luke, ha salido a cenar con su hermano y su mujer. Han discutido, pero nada del otro mundo. Al poco de volver a casa, la policía irrumpe intempestivamente, y se lleva detenida a Lara, a la que acusan de asesinato. Y en efecto, es condenada, pues todas las pruebas apuntan a que mató a una mujer en un aparcamiento. El tiempo pasa, y las distintas apelacionas no sirven de nada. Tan desesperado está Josh, que empieza a idear un plan de fuga para Lara. Lo que implica pensar no sólo en sacarla de la cárcel, sino en el traslado de la familia al completo a otro país. Paul Haggis (Crash, En el valle de Elah) escribe y dirige un dinámico y hitchcockiano remake de la reciente película francesa Pour elle. Se trata de un angustioso thriller contado desde el punto de vista de Josh, un tipo normal, no especialmente mañoso, que convencido de la inocencia de su esposa acometerá toda clase de acciones arriesgadas para devolverle la libertad. Su motivación, claro está, es el amor, él nunca duda de la esposa, porque la conoce; lo que no quita para que Haggis siembre interrogantes en el espectador. Quizá Haggis estira demasiado la trama en la parte que se refiere a los minuciosos preparativos de la fuga, pero lo hace con la idea de dar verosimilitud a lo que cuenta, se trata de no escamotear al espectador los muchos obstáculos con que se topa Josh, bien encarnado por el siempre convincente Russell Crowe. Desde los tratos con maleantes de diversa calaña, a la mirada preocupada de los padres de Josh, el distanciamiento de Luke de su madre... Es posible que en esta ‘obsesión’ excesiva por atar cabos el director haya tenido en la cabeza Un ciudadano ejemplar, hecha el año anterior y de temática comparable –se incide también en los errores del sistema a la hora de administrar justicia–, aunque bastante menos creíble. De este modo, cuando llega el último tercio de la película, la huida pura y dura, uno puede aceptar trucos y sorpresas destinados a despistar a sus perseguidores. Desde el punto de vista de guión y realización, destaca la escena de la autopista, un alarde de concatenar máximo peligro y tensa calma. Hemos hablado ya del buen trabajo de Crowe, pero conviene subrayar el completo acierto en el resto del reparto.

6/10
American Gangster

2007 | American Gangster

Década de los 60. Acaba de morir Bumpy Johnson, un gángster negro, muy respetado en el Harlem neoyorquino. De modo inesperado va a tomar las riendas de la sucesión Frank Lucas, el hombre que fue su chófer durante años, y que observando calladamente y encargándose de mucho trabajo sucio, ha aprendido el oficio. Lucas empezará a construir un auténtico imperio del narcotráfico, comprando heroína sin intermediarios en el sudeste asiático, y aprovechando los transportes militares estadounidenses, metidos de lleno en la guerra de Vietnam; hasta el punto de que se coloca en una posición de dominio frente a la tradicional mafia italiana. Entretanto Richie Roberts es un duro e íntegro policía, que trabaja en la calle y estudia derecho en clases nocturnas. Aunque su vida familiar presenta un cuadro desastroso, en lo que se refiere a su trabajo profesional es concienzudo, y sortea las muchas tentaciones para ceder a corruptos trapicheos policiales. Al incorporarse a la unidad antidroga, los caminos de los dos hombres acabarán, inevitablemente, cruzándose. Intenso film de Ridley Scott con guión de Steven Zaillian, dos pesos pesados del cine actual en sus respectivos campos de dirección y escritura de libretos. Quizá lo único que quepa decir en su contra es que todo suena a sabido. Basado en hechos reales, logra plasmar con buen tino la trayectora de ambos antagonistas, que aunque con códigos morales muy distintos, no son tan diferentes como podría creerse. Porque la idea, un poco al estilo de Heat, es trazar ciertos paralelismos entre policía y gángster, pues los dos manejan cierto código de conducta; y señalar en la aproximación de personajes que Richie no es perfecto –resulta demoledora la escena de la vista judicial en que la ex esposa le acusa de utilizar su ética profesional como coartada de su descuido del hogar–, mientras que la frialdad asesina de Frank –que mata sin piedad y no se cuestiona acerca de las vidas que destroza prestándose al tráfico de drogas– convive con el deseo de dar de comer a los de su clan y de cierto “orgullo negro”. Resulta fácil mencionar referencias cinematográficas en la composición de estos dos personajes. Richie recuerda a otro personaje real, Serpico, a la hora de moverse en un ambiente de corrupción en la policía, y es citada explícitamente French Connection (Contra el imperio de la droga); mientras que el comportamiento glacial de Frank, que intenta mantener unida a la familia, retrotrae al Michael Corleone de la saga de El padrino. Y aunque sin duda que dominan la función Russell Crowe y Denzel Washington, justo es señalar que hay múltiples personajes, matones, policías, familia, bien atrapados con los justos trazos del guión y por un estupendo reparto. Estamos ante una historia complicada de producción, tanto por la necesidad de recrear en el Nueva York actual el de finales de los 60, principios de los 70, como a la hora de ofrecer el marco del combate de boxeo de los pesos pesados, o mostrar la Tailandia de donde procede la heroína que da pie a “Blue Magic”, las codiciadas dosis de un material puro cien por cien. Una trama como la que se comenta es difícil que no sea sórdida y violenta. Hay momentos sencillamente brutales, aunque Scott juegue con el fuera de campo; y resultan desagradables, por degradantes, las escenas del lugar en que se prepara la droga, donde las mujeres son obligadas a trabajar desnudas para que no sustraigan parte de la mercancia. El director es bien conocido por la factura visual de sus trabajo, y aquí tiene unas cuantas buenas ideas. Los levísimos copos de nieve que flotan en el aire en muchas escenas refuerzan el tema de esa otra “nieve” llamada heroína; es bueno la secuencia del asalto, de suspense incrementado por el niño que juega con un balón; o ese juego con la puerta de la iglesia, casi al final, donde parece señalarse que el mafioso ha sido expulsado definitivamente de un paraíso al que no tenía derecho.

7/10
Sin control (2005)

2005 | Derailed

Charles Schine, ejecutivo de publicidad casado, toma todos los días el tren por la mañana para ir al trabajo. Un día, una desconocida, Lucinda Harris, le presta el dinero que necesita para el billete. Ella es una atractiva ejecutiva, y aunque también está casada, se citan regularmente para comer. Finalmente, alquilan una habitación en un hotelucho, para dar rienda suelta a sus impulsos, pero antes de pasar al sexo, ocurre un suceso inesperado. LaRoche, un violento criminal, irrumpe en la habitación a punta de pistola, para robarles. Esto será sólo el principio, pues poco después LaRoche llama a Charles para chantajearle. Si no le entrega una cantidad, contará a su mujer su ‘aventura’ truncada. El sueco Mikael Hafström, autor de la mediocre Drowning Ghost (El fantasma del lago), llamó la atención de los ejecutivos de Hollywood, que le han hecho debutar con este típico thriller. Adapta un best-seller de James Siegel, que en cierta medida, recuerda a Atracción fatal, donde otro marido se mete en un lío por ‘echar una cana al aire’. Ligero y predecible, también es cierto que Hafström imprime cierto dinamismo, que permite pasar por alto los puntos poco claros del guión. Clive Owen logra que el espectador empatice con su bienintencionado pero torpe personaje, mientras que la televisiva Jennifer Aniston, archifamosa actriz de Friends, cambia por completo de registro.

4/10
Be Cool

2005 | Be Cool

Cómo conquistar Hollywood, adaptación de una novela de Elmore Leonard, era una divertida película sobre un gángster cinéfilo, que debía cobrar la deuda de un productor. Diez años después vuelve Chili Palmer (John Travolta ‘again’), que ahora desea producir un disco a la desconocida Linda Moon, en parte como favor a la viuda de un amigo recién asesinado. Y es que nuestro matón tiene un corazón de oro. El esquema es semejante al original, jugando al contraste entre un Palmer medianamente decente, y las discográficas, cuyos métodos poco deben envidiar a las mafias, una de negros y otra rusa. Pero los afilados diálogos, tipo Quentin Tarantino (después de todo, éste adaptó a Leonard en Jackie Brown), resultan inferiores, y quizá por eso la zafiedad resalta más. Mientras que los guiños sensuales a los filmes de bailoteo de Travolta, o a Pulp Fiction (allí compartieron pantalla el actor y Uma Thurman), constituyen un recurso facilón. Más irónicas e ingeniosas son en cambio las bromas sobre las secuelas, o incorporar números musicales para vender discos de Aerosmith, con un Steve Tyler haciendo de sí mismo. Dirige el film, F. Gary Gray, responsable de la agilísima The Italian Job.

5/10
Thriller

2019 | Thriller

Roxanne Roxanne

2017 | Roxanne Roxanne

Los Black se van de purga

2016 | Meet the Blacks

Diarios de la calle

2007 | Freedom Writers

Erin Gruwell es una joven blanca, recién licenciada, muy orgullosa de su padre, un liberal que luchó en su época por los derechos civiles. Deseosa de estar a la altura de su padre, consigue trabajo en el conflictivo instituto Wilson, de Long Beach, donde los experimentos de integración racial en las aulas, donde conviven blancos, negros, hispanos y asiáticos, no parecen estar dando los resultados apetecidos. Erin aparece ante todos los que le rodean -la directora del departamento Margaret, los otros profesores, su marido, su padre, sus alumnos- como alguien ingenuo, que en poco tiempo va a descubrir que la vida es dura, que sus buenos deseos no bastan para ayudar. Y si bien es verdad que algo de esto hay, Erin no se rinde, sino que sigue esforzándose por ganarse a sus alumnos. Y a partir de una clase memorable, a partir de la caricatura que un chico ha pintado de otro compañero, empezará la larga ascensión de obtener la confianza de sus alumnos. Richard LaGravenese, guionista y director, se basa en un caso real de experiencia educativa que se plasmó en forma de libro, "Los diarios de los escritores de la libertad". Allí se recogían extractos de los diarios que Erin animó a sus alumnos a llevar, donde plasmaban las difíciles condiciones de familia, pandilleros y violencia, en las que se veían obligados a sobrevivir. El film es muy sugerente, porque subraya con acierto cómo un profesor debe esforzarse por entender a sus alumnos, para de este modo poder darles la educación y enseñanza que necesitan. Cómo logra concienciarles acerca de sus problemas de convivencia presentándoles el horror del holocausto, o el modo en que les aficiona a la lectura, incluso con sacrificios económicos personales que suponen el pluriempleo, tienen fuerza, y llevan a la hermosa escena en que traen al instituto a la mujer que acogió en su casa a la célebre Ana Frank, inspiradora de la pedagogía de Erin de los diarios. La doblemente oscarizada Hilary Swank da el tipo perfecto de mujer idealista y risueña, a la par que testaruda, a la que mueve un noble fin, que no logra conciliar con la atención de su vida matrimonial. En ese sentido el film es honesto, no pinta a una mujer perfecta, y tampoco pretende que los enfoques pedagógicos de Erin sean la solución perfecta y única al problema educativo. Pero sí se subraya, justamente, su sincero empeño por hacer que las cosas cambien a mejor, con logros notables. En el resto del reparto, los demás personajes son secundarios, pero hacen un trabajo notable Patrick Dempsey e Imelda Staunton, a los que toca asumir los antipáticos personajes del marido y la profesora antagonista de Erin, y Scott Glenn, como el padre de la novata profesora. También hacen un gran trabajo los desconocidos jóvenes que interpretan a los alumnos, y que en algunos casos proceden de los mismos ambientes marginales que retrata el film.

6/10
Blade: Trinity

2004 | Blade: Trinity

Blade decide unirse a los Nightstalkers, un grupo de humanos cazadores de vampiros, como única solución para derrotar a Danika Talos. Esta peligrosísima vampira se ha instalado en Irak, donde no habrá armas de destrucción masiva, pero sí están los restos del mismísimo conde Drácula, al que Danika tratará de resucitar para que le ponga las pilas a Blade. Esta tercera entrega de la saga vampírica supone el debut como director de David S. Goyer, guionista de las tres partes y de Batman Begins. El avezado Goyer repite los ingredientes que hicieron triunfar a las otras dos partes: estética gótica de videojuego, ritmo de videoclip, música estruendosa y violencia salvaje. Y como está ya todo más visto que el tebeo (el personaje se inspira precisamente en un tebeo de la Marvel), Goyer le da cierta frescura apoyándose en numerosos golpes de humor.

4/10
Ghost Dog. El camino del samurai

1999 | Ghost Dog. The Way Of The Samurai

Ghost Dog vive en un cuchitril, en la azotea de un edificio. Es un asesino profesional, que comete sus crímenes siguiendo un estricto código inspirado en los samurais. Los encargos le llegan de un modo original: a través de palomas mensajeras. En un determinado momento una familia mafiosa no cumple con su parte. La cosa no quedará así; no señor. Flipante película que no se parece a ninguna otra. Música excelente, golpes de comedia inesperados (la conversación en idiomas distintos entre Ghost Dog y el encargado de un puesto de perritos calientes es la monda) y una intriga al estilo El silencio de un hombre de Jean-Pierre Melville están perfectamente combinados por el "moderno" Jim Jarmush.

7/10
Cut Throat City

2019 | Cut Throat City

Iron Fist

2017 | Iron Fist | Serie TV

De niño, Danny Rand sobrevivió a un accidente de avión en el que fallecieron sus progenitores. Tras años perdido, regresa a Nueva York, donde la compañía de sus padres pasó a estar controlada por el ex socio de éstos, Harold Meachon, y sus dos hijos, Ward y Joy. Pero éstos, amigos de la infancia de Danny, temen que reclame sus derechos sobre la empresa, por lo que a pesar de que manifiesta poderes sobrenaturales enviarán sicarios contra él, y acabarán encerrándole en un psiquiátrico. Netflix mantiene el nivel de calidad de sus adaptaciones de personajes Marvel. Tras Daredevil, Jessica Jones, y Luke Cage, su cuarta incursión en este terreno adapta las peripecias del personaje creado por Roy Thomas y Gil Kane, que se diferencia bastante de sus predecesores porque incluye más elementos sobrenaturales y místicos. Sin renunciar a esto, se mantiene el tono realista que caracteriza las series de superhéroes de la casa. Como es habitual, las conexiones con el resto de hombres con poderes son mínimas, por ejemplo, un personaje menciona ‘el incidente’, refiriéndose a lo ocurrido en la ciudad de los rascacielos en Marvel Los Vengadores. Aparte, aparecen los personajes de Carrie-Anne Moss y Rosario Dawson, vistos en otras producciones de la cadena de ‘streaming’. Buen trabajo como protagonista de Finn Jones, hasta ahora conocido sobre todo como Loras Tyrell, en Juego de tronos, que aquí desarrolla muy bien un personaje desvalido, a pesar de sus habilidades especiales, en busca de su identidad, tema central de la primera temporada. También cumplen Jessica Henwick (propietaria de un dojo) y el resto de secundarios. El veterano John Dahl, autor de largometrajes tan aceptables como Nunca juegues con extraños y La última seducción, marca las pautas, dirigiendo los dos primeros capítulos, que se caracterizan por un ritmo trepidante que le saca partido a un guión bien orquestado, y sus extraordinarias coreografías de acción.

6/10
El hombre de los puños de hierro

2012 | The Man with the Iron Fists

En la China imperial, un clan de poderosos guerreros se rebela contra su jefe, León de Oro, y le asesina con la idea de robar un cargamento de oro del emperador. Poco a poco el clan empezará a eliminar posibles enemigos de otros clanes y estará dispuesto a cualquier cosa con tal de hacerse con el botín. Para lograrlo deberán tener en cuenta a numerosos personajes de intenciones poco claras, entre quienes se encuentran un inglés caradura llamado Jack Navaja (Russell Crowe); Madame Flor (Lucy Liu), que regenta el enorme prostíbulo Flor de Rosa; el hijo del jefe traicionado (Rick Yune); los guerreros Géminis a las órdenes del emperador; y, por último, un experto herrero (RZA), forjador de armas mortíferas. Una pequeña localidad rural, Pueblo de la Selva, será el ring de la carnicería cuando el oro del emperador haga acto de presencia. Bajo la tutela de Quentin Tarantino, el cantante de hip-hop y eventual actor, RZA, debuta en la dirección con este aturullante film de acción en el que ha logrado reunir a un elenco de cierto caché. El propio RZA escribe el guión en compañía de Eli Roth (Hostel), pero el producto final deja bastante que desear y en general resulta desconcertante y vacuo. El motivo del despropósito es el exceso de casi todo: personajes, peleas, velocidad, frivolidad, sangre, inverosimilitud, etc., aparte de la desproporcionada mezcolanza de géneros y de tonos narrativos. Estamos ante un film de acción y artes marciales al estilo Tigre & Dragón, pero sin un ápice de épica ni heroísmo, con algo de farsa aunque a la vez sea muy violento en ciertas escenas, y sin renunciar a un aire irreal, fantástico, de cómic. La historia de El hombre de los puños de hierro está ambientada a inicios del siglo XX en una zona rural de China, pero hay efectos especiales propios del cine de superhéroes, amén de esas coreografías de cuerpos voladores y piruetas imposibles creadas por Corey Yuen, y que sean hecho ya tan célebres y repetitivas... Comenzando por los nombres de los personajes (Jack Navaja, Lady Seda, Cuchilla-X, Madame Flor, Cuerpo de Latón, Daga Venenosa, etc.), el toque tarantiniano está presente en todas partes, con esa música moderna constante, variada, que enlaza las agotadoras peleas de un kung-fu de ciencia ficción, las fracturas de imagen tan propia de viñeta de tebeos, e incluso con la aparición del personaje de Lucy Liu (trasunto del que interpretó ya en Kill Bill Volumen 1), de lo poco que se salva del film. El otro que sale más o menos airoso es Russell Crowe, aunque ya de por sí hay una clara degradación interpretativa al ofrecer su poderosa presencia para semejante fantochada. El hombre de los puños de hierro es un film de acción tan desorbitado y vacío que sólo podrá entretener a los espectadores menos exigentes.

3/10
El hombre de los puños de hierro 2

2015 | The Man with the Iron Fists 2

Thaddeus (RZA) regresa en esta explosiva aventura de acción inspirada en los clásicos del kung fu. Un reticente aldeano une sus fuerzas a las de un misterioso extranjero para combatir fuerzas diabólicas, tanto terrenales como sobrenaturales, en una población minera de la China del siglo XIX. Cuando un forastero, Thaddeus, es hallado malherido junto a la aldea, el minero Li Kung (Dustin Nguyen) y su esposa Ah Ni (Eugenia Yuan) le acogen. Según va sanando, se involucra en el confl icto que enfrenta a los habitantes del lugar con el diabólico Master Ho (Carl Ng), su perverso clan y el aterrador Lord Pi (Cary-Hiroyuki Tagawa). Con Thaddeus a su lado, el apacible Kung se convierte en un peligroso guerrero.

El hombre de los puños de hierro

2012 | The Man with the Iron Fists

En la China imperial, un clan de poderosos guerreros se rebela contra su jefe, León de Oro, y le asesina con la idea de robar un cargamento de oro del emperador. Poco a poco el clan empezará a eliminar posibles enemigos de otros clanes y estará dispuesto a cualquier cosa con tal de hacerse con el botín. Para lograrlo deberán tener en cuenta a numerosos personajes de intenciones poco claras, entre quienes se encuentran un inglés caradura llamado Jack Navaja (Russell Crowe); Madame Flor (Lucy Liu), que regenta el enorme prostíbulo Flor de Rosa; el hijo del jefe traicionado (Rick Yune); los guerreros Géminis a las órdenes del emperador; y, por último, un experto herrero (RZA), forjador de armas mortíferas. Una pequeña localidad rural, Pueblo de la Selva, será el ring de la carnicería cuando el oro del emperador haga acto de presencia. Bajo la tutela de Quentin Tarantino, el cantante de hip-hop y eventual actor, RZA, debuta en la dirección con este aturullante film de acción en el que ha logrado reunir a un elenco de cierto caché. El propio RZA escribe el guión en compañía de Eli Roth (Hostel), pero el producto final deja bastante que desear y en general resulta desconcertante y vacuo. El motivo del despropósito es el exceso de casi todo: personajes, peleas, velocidad, frivolidad, sangre, inverosimilitud, etc., aparte de la desproporcionada mezcolanza de géneros y de tonos narrativos. Estamos ante un film de acción y artes marciales al estilo Tigre & Dragón, pero sin un ápice de épica ni heroísmo, con algo de farsa aunque a la vez sea muy violento en ciertas escenas, y sin renunciar a un aire irreal, fantástico, de cómic. La historia de El hombre de los puños de hierro está ambientada a inicios del siglo XX en una zona rural de China, pero hay efectos especiales propios del cine de superhéroes, amén de esas coreografías de cuerpos voladores y piruetas imposibles creadas por Corey Yuen, y que sean hecho ya tan célebres y repetitivas... Comenzando por los nombres de los personajes (Jack Navaja, Lady Seda, Cuchilla-X, Madame Flor, Cuerpo de Latón, Daga Venenosa, etc.), el toque tarantiniano está presente en todas partes, con esa música moderna constante, variada, que enlaza las agotadoras peleas de un kung-fu de ciencia ficción, las fracturas de imagen tan propia de viñeta de tebeos, e incluso con la aparición del personaje de Lucy Liu (trasunto del que interpretó ya en Kill Bill Volumen 1), de lo poco que se salva del film. El otro que sale más o menos airoso es Russell Crowe, aunque ya de por sí hay una clara degradación interpretativa al ofrecer su poderosa presencia para semejante fantochada. El hombre de los puños de hierro es un film de acción tan desorbitado y vacío que sólo podrá entretener a los espectadores menos exigentes.

3/10
El hombre de los puños de hierro

2012 | The Man with the Iron Fists

En la China imperial, un clan de poderosos guerreros se rebela contra su jefe, León de Oro, y le asesina con la idea de robar un cargamento de oro del emperador. Poco a poco el clan empezará a eliminar posibles enemigos de otros clanes y estará dispuesto a cualquier cosa con tal de hacerse con el botín. Para lograrlo deberán tener en cuenta a numerosos personajes de intenciones poco claras, entre quienes se encuentran un inglés caradura llamado Jack Navaja (Russell Crowe); Madame Flor (Lucy Liu), que regenta el enorme prostíbulo Flor de Rosa; el hijo del jefe traicionado (Rick Yune); los guerreros Géminis a las órdenes del emperador; y, por último, un experto herrero (RZA), forjador de armas mortíferas. Una pequeña localidad rural, Pueblo de la Selva, será el ring de la carnicería cuando el oro del emperador haga acto de presencia. Bajo la tutela de Quentin Tarantino, el cantante de hip-hop y eventual actor, RZA, debuta en la dirección con este aturullante film de acción en el que ha logrado reunir a un elenco de cierto caché. El propio RZA escribe el guión en compañía de Eli Roth (Hostel), pero el producto final deja bastante que desear y en general resulta desconcertante y vacuo. El motivo del despropósito es el exceso de casi todo: personajes, peleas, velocidad, frivolidad, sangre, inverosimilitud, etc., aparte de la desproporcionada mezcolanza de géneros y de tonos narrativos. Estamos ante un film de acción y artes marciales al estilo Tigre & Dragón, pero sin un ápice de épica ni heroísmo, con algo de farsa aunque a la vez sea muy violento en ciertas escenas, y sin renunciar a un aire irreal, fantástico, de cómic. La historia de El hombre de los puños de hierro está ambientada a inicios del siglo XX en una zona rural de China, pero hay efectos especiales propios del cine de superhéroes, amén de esas coreografías de cuerpos voladores y piruetas imposibles creadas por Corey Yuen, y que sean hecho ya tan célebres y repetitivas... Comenzando por los nombres de los personajes (Jack Navaja, Lady Seda, Cuchilla-X, Madame Flor, Cuerpo de Latón, Daga Venenosa, etc.), el toque tarantiniano está presente en todas partes, con esa música moderna constante, variada, que enlaza las agotadoras peleas de un kung-fu de ciencia ficción, las fracturas de imagen tan propia de viñeta de tebeos, e incluso con la aparición del personaje de Lucy Liu (trasunto del que interpretó ya en Kill Bill Volumen 1), de lo poco que se salva del film. El otro que sale más o menos airoso es Russell Crowe, aunque ya de por sí hay una clara degradación interpretativa al ofrecer su poderosa presencia para semejante fantochada. El hombre de los puños de hierro es un film de acción tan desorbitado y vacío que sólo podrá entretener a los espectadores menos exigentes.

3/10

Últimos tráilers y vídeos