IMG-LOGO

Biografía

Uma Thurman

Uma Thurman

50 años

Uma Thurman

Nació el 29 de Abril de 1970 en Boston, Massachusetts, EE.UU.

Zurrando la badana

01 Noviembre 2004

Se supone que para los actores, sobre todo para los del teatro, el color amarillo da mala suerte, porque Molière murió de amarillo. Pero Uma Thurman no dudó en ponerse el traje de ese color que llevaba Bruce Lee en El juego de la muerte. Y no le ha ido nada mal, a juzgar por la cantidad de incondicionales admiradores que han generado las dos entregas de Kill Bill. Y eso que Uma recuerda el rodaje por un motivo muy especial, que lo distingue de cualquier otro: “Nunca nos marchábamos de un decorado hasta que lo habíamos destrozado por completo”, recuerda.

Todo comenzó en la filmación de Pulp Fiction. Uma descubrió que aparte de entenderse a la perfección profesionalmente con Quentin Tarantino, también se llevaban bastante bien a título personal. Durante los descansos, el director le comentó su afición por las cintas de artes marciales, cosa que Uma Thurman también compartía. Durante los 80, le fascinaban ese tipo de películas. De las conversaciones sobre películas de Bruce Lee, Jackie Chan y compañía salió un curioso proyecto. Tarantino le pidió a Uma que imaginara cómo sería el personaje ideal para hacer su propia película de kung-fu. Uma pensó inmediatamente en una mujer, puesto que hasta el momento ninguna había sido la protagonista de una película de ese estilo. Así nació “la novia”, a la que Tarantino hizo referencia en un diálogo de Pulp Fiction. “Creía que todo se quedaría en una anécdota, pero Uma se entusiasmó con el personaje, diseñó su imagen y le buscó una motivación”, explica Tarantino. Para Uma, el rasgo que mejor define a “la novia” es que “tiene una cierta nobleza interior”, a pesar de ser una asesina. “No se dedica a perseguir a escondidas y eliminar a ciertas personas. Se acerca a cada uno de los Vipers en su propio entorno, les deja elegir las armas y los reta a un duelo. Es decir, sigue una especie de código ético”.

Esta creación sería la génesis de Kill Bill, que según los títulos de crédito está basada en personajes creados por Q & U, iniciales de Quentin y Uma. Cuando Tarantino comenzó a escribir el guión consultaba a menudo con Uma. “Incluso dejé los personajes más abiertos de lo que acostumbro, para que ella continuara aportando ideas”, comenta el cineasta.

Para ir acostumbrándose al tono que tendría la película, Uma no paró de visionar películas de serie B, que le proporcionaba el cineasta, en un proceso que ella misma llama “mi formación en películas de género”, durante el que descubrió clásicos del cine de acción de Hong-Kong como El asesino, o los spaguetti-western de Sergio Leone. Su formación se completó con un amplio entrenamiento en artes marciales, muy similar al que recibiría su personaje en la cinta, a cargo del maestro Yuen Woo-Ping, reputado coreógrafo de las secuencias de kung-fu de Matrix. “Lo más importante que me enseñó fue a aprender”, recuerda Uma. El maestro fue duro, aunque no tanto como el que enseña a pelear a “la novia”, pero se deshace en elogios cuando recuerda el esfuerzo que hizo la actriz. “Le costó aprender más que a los demás, y tuvo que pelear con personas que llevaban haciéndolo toda la vida. Aún así, me impresionó mucho, porque no dejaba de ensayar y repetir los movimientos hasta que los tenía dominados. Es una auténtica profesional”, explica Woo-Ping. Terminado el entrenamiento, todo estaba listo para rodar...

Pero un día Uma visitó el ginecólogo y éste la felicitó. “Enhorabuena, está usted embarazada”. Magnífica noticia para Uma, claro, para Ethan Hawke, el padre de la criatura, e incluso para el amiguete Tarantino, pero inoportuna para los productores Harvey Weinstein y Lawrence Bender, que se enteraron justo cuando se disponían a anunciar el inicio del rodaje, una producción de amplio presupuesto. Con todo el equipo contratado, y los decorados construidos, lo normal habría sido sustituirla por otra actriz. Pero Tarantino se negó tajantemente. “Era mi película ‘Joseph Von Sternberg’. Si fueras Joseph Von Sternberg, estuvieras a punto de rodar Marruecos, y Marlene Dietrich se quedara embarazada, ¿qué harías? ¿Rodarías con otra actriz? Por supuesto que no.

Esperarías a Dietrich. Y la historia del cine te lo agradecería”, se justifica Tarantino, que con la perspectiva del tiempo considera que el retraso fue bueno para la película, pues les permitió preparar con calma el rodaje en China y Japón. El primer golpe de claqueta se trasladó por fin al 2 de marzo de 2002, y allí estaba puntualmente Uma, tras dar a luz dos meses antes. Por lo visto, los tres meses que el equipo pasó en el extranjero fueron agotadores, y Uma sufrió morriña de su hogar. “Nunca antes me había alegrado tanto de ver una moqueta de pared a pared. Era fantástico estar en casa y todo era tan diferente que parecía otra película”, confiesa la actriz.

Y después de tanta acción, la actriz sigue en plan dinámico y no ha parado de trabajar. Está a punto de estrenar Be Cool, de F. Gary Gray, secuela de Cómo conquistar Hollywood, en la que acompaña a John Travolta, el protagonista de la primera entrega. Actualmente rueda la comedia romántica Accidental Husband, de Hugh Wilson, con Brendan Fraser, e interpreta un papel en Prime, una cinta del mismo género. Pero siempre guardará un lugar en su agenda para su Tarantino. Dentro de quince años tienen previsto rodar una especie de secuela de Kill Bill. Además, la actriz querría convertirse en chica Bond, si Quentin Tarantino consigue por fin dirigir la nueva versión de Casino Royale, un proyecto que le entusiasma y por el que no cesa de perseguir a los productores de la saga, y para el que querría contar como protagonista con Pierce Brosnan. Thurman le ha puesto una condición. “Que mi personaje zurre a Bond”, dijo.

Filmografía
War with Grandpa

2019 | War with Grandpa

Chambers

2019 | Chambers | Serie TV

The Con Is On

2018 | The Con Is On

Blackwood

2018 | Down a Dark Hall

Kit Gordy es la típica adolescente problemática, sobre todo desde que murió su progenitor siendo niña: su madre no logra conectar con ella, y tampoco es capaz de sintonizar con su padrastro. Solución, llevarla a Blackwood, un selecto internado para señoritas rebeldes en medio de ninguna parte, que está regentado por la misteriosa madame Durat, de origen francés. Sus métodos no son nada convencionales, y se supone que es capaz de detectar y sacar a la luz las habilidades ocultas de su alumnado, apenas media docena de jovencitas. Y en efecto, en Kit aflora su talento musical, y en otras chicas su facilidad para las matemáticas, la literatura, la pintura... Pero existe algo extraño en todo este novedoso tinglado pedagógico, con un ama de llaves que parece una carcelera, o las pesadillas que acometen a unas y otras por la noche. Algo siniestro parece encerrar el solitario caserón que acoge a las muchachas. Adaptación de una novela de terror de Lois Duncan, de ésas a las que se cuelga con alegría la etiqueta de “Young Adults”, “para jóvenes adultos”, y que quiere ser una mirada a las dificultades que toca atravesar en la adolescencia. A falta de saber si la obra funciona medianamente sobre el papel, en la pantalla, y a pesar del talento visual de Rodrigo Cortés, sabe un poco a decepción. Es una lástima que un director que entregó las valiosas Concursante y, sobre todo, Buried (Enterrado), no haya avanzado fílmicamente desde entonces, aunque siempre nos quedarán sus habilidades con el lenguaje en su “Verbolario”, una suerte de greguerías a lo Ramón Fernández de la Serna, donde demuestra sobrado ingenio. En este caso crear una atmófera sugerente, o manejar el entorno misterioso de la casa de Blackwood, resultan logros insuficientes. Aquí hay una idea muy sugerente –los talentos de las chicas coinciden con los de artistas decimonónicos muertos prematuramente, lo que propicia un interesante subtexto–, pero se habría agradecido un mayor desarrollo para atrapar al espectador. En general, los personajes resultan algo planos, y casi todas las jovencitas podrían ser intercambiables, a excepción de una de ellas, no más interesante que el resto, cuyo talento es no tener talento alguno y ser como la oveja negra del grupo reunido alrededor de madame Durat. Los profesores no muestran mayor personalidad, incluido el hijo de madame Durat, que podía ser su primo, su sobrino o no guardar ningún parentesco con ella, tanto da a los efectos del film. Da pena ver a Uma Thurman en declive, sobresalen más la prometedora actriz de Un puente hacia Terabithia y Soul Surfer, AnnaSophia Robb, cuya carrera no ha despegado todo lo que debiera, e Isabelle Fuhrman, La huérfana ya crecidita.

5/10
La casa de Jack

2018 | The House That Jack Built

Una especie de guía que atiende al nombre de Verge interroga sobre su vida a Jack, asesino en serie obsesionado con la limpieza, que le cuenta cinco momentos claves de su carrera criminal. Ingeniero, pero enamorado de la arquitectura, está convencido de que sus asesinatos son obras de arte, por lo que acumula cadáveres en una cámara frigorífica, al tiempo que construye la casa de sus sueños. Genio renovador del cine, y único vanguardista auténtico vivo, pero también provocador nato, Lars Von Trier sólo puede rodar desatinos u obras maestras. En esta cinta, más cercana a Anticristo, que a Melancolía, por citar dos ejemplos, parece psicoanalizarse a sí mismo y justificarse, usando como alter ego al psicópata protagonista, con el que comparte muchos elementos, pues se trata de un personaje inteligente, culto, con sentido artístico, pero también prepotente, retorcido, sádico, atormentado y sobre todo misógino, todos los personajes femeninos que aparecen son víctimas, que el personaje central define como “mujeres estúpidas”, pese a ser un film que se estrena en plena era #MeToo. A veces parece estar burlándose de los espectadores, con un humor negro muy particular, pues cabe citar que el cineasta vetado en Cannes –le perdonaron para exhibir esta cinta– por confesar que entendía a Adolf Hitler, utiliza como confesor de Jack a Bruno Ganz, al que se recuerda sobre todo por dar vida al dictador nazi en El hundimiento. En un momento dado, ambos hablan incluso sobre Albert Speer, el arquitecto del Tercer Reich. Visualmente apasionante, como toda la obra del danés, rodada con la cámara libre, marca de la casa, esta catarsis para ahuyentar sus demonios puede interpretarse como una metáfora de la relación del artista con la moral; Von Trier argumentaría que éste puede saltarse todas las normas, también ofender a quien sea, si eso resulta conveniente para su trabajo. Es más, parece concluir que no cree en el arte creado con amor, sólo le parece gloriosa la oscuridad. Pero bajo su apariencia densa –con citas al pianista Glenn Gould, al pintor Eugene Delacroix, al escritor William Blake, etc., y una interminable reflexión sobre la luz, las sombras y los negativos fotográficos– La casa de Jack no deja de ser un ejercicio de estilo autocomplaciente, cínico, de duración desmesurada, que espantará a los espectadores más sensibles, ya que la violencia parece seguir la estela del austriaco Michael Haneke en Funny Games, llevándola mucho más allá del límite de lo tolerable por el espectador. Resultan difícilmente soportables incluso para los espectadores más experimentados en truculencia, segmentos como la cacería de la madre con sus niños, la amputación de pecho, y hasta la mutilación de un pato. Resulta obligado reconocer el convincente trabajo de Matt Dillon, como sabelotodo desquiciado, muy alejado de los seductores que le encumbraron en los 80. Ganz vuelve a brillar, hasta puede recitar diálogos presuntuosos con aparente normalidad. Como en Nymphomaniac –también estructurada como una confesión de la maldad pasada –, Von Trier vuelve a contar con Uma Thurman, que da vida con profesionalidad de nuevo a un personaje episódico, una dama a la que se le ha averiado el coche.

4/10
The Slap

2015 | The Slap | Serie TV

Una buena receta

2015 | Burnt

Tras perder el prestigio por culpa de su carácter y sus problemas personales, el chef Adam Jones (Bradley Cooper), pasado un tiempo, abre con su antiguo equipo un nuevo restaurante con el objetivo de alcanzar la perfección y conseguir las tres estrellas michelin.

Movie 43

2013 | Movie 43

Dos amigos adolescentes creen estar arrasando en YouTube con su nuevo vídeo. Pero todo es la broma del hermano pequeño de uno de ellos, geniecillo de la informática. Como venganza, quieren cargarse su ordenador, pero necesitan distraerle e inventan una historia de que están buscando en internet la mítica película “Movie 43”, con contenidos archiprohibidos, y el chaval, picado, se pone a buscarla en los servidores más recónditos. Y en efecto, esto sirve de hilo conductor para ir mostrando metraje de las situaciones más desopilantes, una sucesión de sketches varios en competición para ganar en grosería y zafiedad. Película gamberra para adolescentes –y adultos– descerebrados, que tiene detrás a uno de los hermanos Farrelly, Peter, no sabemos qué pasa con Bobby, esperemos que no se hayan enfadado, a lo mejor pensó que la propuesta no era suficientemente guarra y transgresora. La idea de Movie 43, que cuenta con 12 directores no superbrillantes, entre ellos la actriz Elizabeth Bank, es provocar una mezcla de asco, repulsa y risas, lo que funciona parcialmente. Tiene gracia la ocurrencia de presentar a Hugh Jackman con una “disfuncionalidad” en el cuello que provoca unos divertidos caretos de Kate Winslet en una cita a ciegas, lo más divertido de la cinta, aunque lo bueno, si breve, dos veces bueno, divisa que olvida Peter Farrelly, responsable de ese segmento. Otros actores célebres se han sumado a la función, con mayor o menor fortuna, y se supone que parte de la gracia del film es ir reconociéndolos. El modo de “pegar” las historias o cortos en Movie 43 es ingenioso, incluida la ocurrencia homenaje a Terminator. Pero tanta caca (sí, literalmente), genitales, pechos, reglas y compresas, y hasta incesto, a ver quién es más salvaje, acaba agotando; incluso otras ideas paródicas sobre Apple, enanos y superhéroes no evitan la tentación escatológica y procaz. El film es mejor que otras propuestas de los hermanos Farrelly, últimamente cuesta abajo, pero es que no han hecho nada mejor que Algo pasa con Mary, allá por 1998, y cuyos barros han traído un auténtico lodazal de películas perfectamente prescindibles.

3/10
Nymphomaniac (II)

2013 | Nymphomaniac

Segunda entrega de Nymphomaniac, último trabajo del danés Lars von Trier, dividido en dos volúmenes por razones exclusivamente comerciales debido al largo metraje de la propuesta. Sigue por tanto el esquema apuntado en Nymphomaniac (I) de ocho capítulos, la narración de sus tribulaciones a cargo de Joe, una ninfómana que ha sufrido un violento ataque, y ha sido acogida en su casa por el solitario erudito Seligman. La novedad estribaría en que las perversiones de su adicción al sexo resultan cada vez más truculentas, en este segundo volumen habría espacio para el “ménage à trois” interracial, el sadomasoquismo, la pedofilia y la corrupción de jóvenes, e incluso las relaciones lésbicas acaba metiéndolas el director en ese mismo saco. El conjunto, con imágenes bastante explícitas, es sumamente desagradable, como cabe imaginar. Lars von Trier es un artista con talento, pero le pierde su enorme ego, y la sensación de que en su prodigiosa inteligencia algunas piezas se han desencajado. Ciertas imágenes y pasajes de la película son poderosos, con recursos visuales imaginativos. Pero al tiempo domina una gran pedantería en el toma y daca que mantienen Joe y Seligman, con éste trayendo a colación insufribles comparaciones filosóficas, musicales y religiosas a las historias de aquélla. Resulta irritante cierto tono cínico de superioridad burlona, “yo soy el chico más listo de la clase y vosotros no” podría estar pensando el director danés. A veces da la impresión de que debido al período de “no-entrevistas” que se ha autoimpuesto Von Trier tras su polémicas declaraciones en Cannes acerca de Hitler, el director suple concediéndose con esta película una autoentrevista, haciendo decir a los personajes lo que piensa sobre cuestiones controvertidas, e incluso convirtiéndolos en portavoces de sus propias contradicciones a través de unos Joe y Seligman en discusión. De modo que afirma ser, no antisemita, sino antisionista, larga un peculiar discurso sobre las mujeres sufrientes por culpa de los hombres, o expresa admiración por los pedófilos que no ejecutan sus fantasías. En general Von Trier, director y guionista, muestra amplias carencias en su limitada visión antropológica, sólo en el padre de Joe apreciamos un poco de humanidad más allá del estrecho canuto sexual de la película. No hay explicaciones para la ninfomanía de Joe, la posibilidad del cambio parece descartada, y la apelación en algunos momentos al amor y a las supuestas connotaciones morales del relato son de escasa entidad, se dirían que forman parte del juego del cineasta danés para autojustificarse y dar al amplio espectro de espectadores que reconocen su talento algo que les pueda contentar.

3/10
Nymphomaniac (I)

2013 | Nymphomaniac

Seligman, críptico profesor de origen judío, recoge de la calle a Joe, una mujer tirada en medio de la calle con signos de haber sufrido violencia física. La lleva a su residencia, donde ella le contará con pelos y señales la historia de cómo el desenfrenado deseo sexual que siente desde que era una niña le ha conducido a la perdición. Resulta complicado el análisis de una obra tan errática como Nymphomaniac (I) cuando el film se presenta como una versión “recortada con autorización del director” y como la mitad de un díptico, apelando a no se sabe qué limitaciones de libertad que en realidad parecen meditadas estrategias de marketing (todo apunta a que se pretende vender no sólo la segunda parte, sino también la 'versión íntegra'). En cualquier caso, parece una obra tan viva que posibles giros en su continuación podrían alterar la percepción que ofrece el visionado aislado de esta entrega inicial. Por lo visto en Nymphoniac (I) “autocensurada”, Lars Von Trier se adentra muy a fondo en la mente de una ninfómana, con complejo de Elektra, cuya patología bien podría ser representativa de una sociedad igualmente enferma, en la que las adicciones sexuales compulsivas no permiten tener en cuenta posibles daños ocasionados a otras personas, ni en definitiva el respeto de unas reglas morales. Capaz de alumbrar obras bastante sólidas (Dogville, Bailar en la oscuridad, Melancolía) y otras discutibles (Anticristo, Los idiotas), Von Trier se queda en esta ocasión a medio camino. Por un lado, vuelve a demostrar su capacidad para crear imágenes de enorme potencia, y para sacar interpretaciones desgarradoras, en esta ocasión tanto por parte de actores habituales de su cine (Charlotte Gainsbourg, Stellan Skarsgård), como de otros insólitos en su filmografía (Shia LaBeouf metido en un berenjenal muy sórdido, Jamie Bell o una Uma Thurman a gran nivel). Quizás desentone en Nymphomaniac (I) Christian Slater, que a pesar de sus esfuerzos no parece la mejor elección como padre de la protagonista, mientras que la gran estrella de la función, la debutante Stacy Martin, demuestra ser buena actriz, pero también una pobre víctima de los desvaríos más truculentos del realizador danés. Angustiosa y desagradable hasta la saciedad, Nymphomaniac no está exenta de cierto interés, en su constatación de que cuando no se cree en el amor (el autor del film no es ni mucho menos un dechado de optimismo) el sexo conduce a una espiral mediante la que el individuo se encierra en su propio hastío y desesperación. Dividida esta primera parte en cinco capítulos (de un total de ocho), sobresale el tercero, en que la protagonista toma conciencia de las consecuencias de sus actos al conocer a la esposa y madre engañada (Thurman). Si bien, el tono surrealista de este segmento podría parecer extremadamente artificioso a parte del público. A Von Trier le pierde sobre todo su afán de escandalizar, con ensoñaciones incestuosas y fragmentos pornográficos muy explícitos que pretenden ser “novedosos”, incluso involucrando a personajes menores de edad que pueden herir hasta a sensibilidades que están de vuelta de todo. También sobra su peligrosa tendencia a volverse discursivo, como cuando se compara el apetito sexual de la protagonista con la música polifónica, una metáfora válida que da juego estéticamente, pero estropeada porque tanto Gainsbourg como Skarsgård parecen a punto de dar una conferencia. Hasta se explica didácticamente, por si alguien la desconoce, en qué consiste la sucesión de Fibonacci.

4/10
Un buen partido

2012 | Playing for Keeps

George Dryer triunfó como profesional del fútbol europeo, pero fracasó estrepitosamente como marido y padre, por su carácter un tanto caótico. Aunque tras el divorcio sólo ha visto esporádicamente a su hijo, Lewis, George se muda al extrarradio de Washington, cerca de él, para recuperar la relación, al tiempo que intenta sobrellevar la ruptura matrimonial y conseguir un empleo. Acaba entrenando al equipo infantil de fútbol, lo que propicia que más de una de las madres de otros niños pierda la cabeza por George. A pesar de todo, éste sólo parece interesado de verdad por su ex, a punto de casarse con otro. Tercer trabajo en Hollywood del italiano Gabriele Muccino, que parece enlazar con la temática de su película En busca de la felicidad, también sobre la paternidad, aunque esta vez el realizador establece un tono premeditadamente más ligero. El principal problema de Un buen partido reside en que el guión de Robbie Fox (Una novia sin igual) resulta excesivamente previsible, no acaba de describir bien a los secundarios, y a los diálogos les falta brillantez. Por culpa de este libreto, en Un buen partido no acaban de funcionar los trabajos de la mayoría de actores secundarios, entre los que se encuentran los sobradamente conocidos Uma Thurman, Judy Greer, Catherine Zeta-Jones y un exagerado Dennis Quaid. Quizás porque tienen alguna secuencia un tanto más intensa que los demás, se salvan en cierta medida los protagonistas, Gerard Butler, Jessica Biel y el convincente niño Noah Lomax, que ya había hecho algún papel pequeño en series como The Walking Dead. A pesar de sus evidentes defectos, Un buen partido tiene a su favor cierta cercanía (marca de fábrica de Muccino), así como su optimismo y evidente falta de pretensiones. Además, aborda de forma positiva las relaciones familiares, y apuesta por la capacidad de superación personal en el seno del matrimonio.

5/10
Bel Ami, historia de un seductor

2011 | Bel Ami

Georges Duroy, veterano soldado de la guerra de Argelia, sin un céntimo en París, arriba a París en busca de fortuna. Se encuentra con un antiguo compañero de armas, Charles Forestier, periodista, que le introduce en su círculo de amistades. Ello le permite debuta como articulista, a pesar de que escribe fatal, gracias a la ayuda de Madeleine, la esposa de Charles. Su atractivo físico e innegable ambición, le permiten saltar de alcoba en alcoba, ya sea en el nidito de amor que comparte con Clotilde, a la cama todavía caliente de una viuda, o al lecho compartido con une mujer casada. Tosca adaptación de la novela “Bel Ami”, de Guy de Maupassant, perpetrada por dos hombres de teatro, Declan Donnellan y Nick Ormerod. Lo que en el autor francés era un retrato despiadado y cínico de la ambición contado de modo fascinante, en Bel ami, historia de un seductor se transmuta en pálido reflejo del original, falta espacio para la evolución de los personajes, y a Robert Pattinson el “Bel ami” George Duroy le viene grande, muy grande. De entre los actores se puede destacar a Uma Thurman, pero el personaje de Christina Ricci es muy plano, mientras que el Kristin Scott Thomas, el más difícil, requería una sutileza de la que el guión carece. Uno de los grandes problemas de Bel ami, historia de un seductor es que Duroy presenta un rostro canallesco y depravado desde el principio hasta el final de la historia; por supuesto que así es el alma de nuestro “Bel ami”, pero lo que la interpretación de Pattinson demandaba es que desplegara un verdadero encanto y atractivo, que explique que las mujeres caigan rendidas a sus pies, o sus triunfos sociales. Por otro lado, la solución facilona de desplegar aquí y allá varias escenas de sexo muy poco sutiles, no logra enmascarar los problemas de guion y de definición de caracteres. De modo que al final tenemos en Bel ami, historia de un seductor una película de salón, que se puede ver si uno no es demasiado exigente y desconoce por completo la astuta novela de Maupassant. La torpeza del film de Donnellan y Ormerod recuerda a otras adaptaciones literarias recientes fallidas, El retrato de Dorian Gray (Oliver Parker, 2009) y Retorno a Brideshead (Julian Jarrold, 2008), se diría que algunos cineastas contemporáneos son incapaces de abarcar la grandeza de ciertas novelas que tienen ya vitola de clásicos, quizá porque están en otra onda que los autores a los que tratan de versionar.

4/10
Percy Jackson y el ladrón del rayo

2010 | Percy Jackson & the Olympians: The Lightning Thief

Con este film da comienzo lo que puede llegar a ser una saga de gran envergadura, al estilo de las comenzadas por Harry Potter y la piedra filosofal, Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario o Crepúsculo. Tienen en común todas ellas que provienen de novelas de éxito, que están protagonizadas por jóvenes adolescentes y audaces y que basan el atractivo de sus historias en la aventura, la acción y los mundos que van más allá de lo que ven nuestros ojos. En concreto la historia de Percy Jackson y el ladrón del rayo está concebida por Rick Riordan, un texano de 45 años que trabajó durante años de profesor de mitología. De hecho, esas experiencias fueron el inicio de las aventuras del joven Percy, protagonista hasta el momento de una serie de seis libros. Percy Jackson vive en Nueva York, junto a su madre y su padrastro, un tipo deleznable al que no puede ni ver. Es un chaval despierto, al que le encanta pasar tiempo bajo el agua y que tiene un fiel amigo llamado Grover, que necesita muletas para caminar. Pero Percy no acaba de encajar en la escuela por culpa de una especie de dislexia... Un día, durante la visita a un museo, sufre el ataque de su profesora transformada en una horrible criatura. Percy se libra gracias a la aparición del Sr. Brunner, quien le explica que le buscan porque Percy es un semidiós, hijo de Poseidón y de una humana, y todos los dioses del Olimpo creen que él ha robado el rayo de Zeus. Si no quiere que se desate una terrible guerra entre los dioses, que acabaría con el mundo, Percy tendrá que recuperarlo antes de diez días. Contará con la ayuda de Grover, que en realidad es un sátiro, y de la bella Annabeth, hija de la diosa Atenea. La historia –dirigida sobre todo al público juvenil– es enormemente entretenida, y hay que reconocer en Riordan una grandísima capacidad inventiva y un loable esfuerzo por hacer llegar a los jóvenes los clásicos de la mitología griega. Detrás de la cámara se sitúa Chris Columbus, un experto director que ya sabe lo que es dar el campanazo en esto de las sagas, pues él dirigió las dos primeras entregas de Harry Potter. Aquí cuenta, es cierto, con un material de partida excelente, pero en todo momento sabe cómo manejarlo sin perder el norte, dosificarlo y entregarlo con inusitado atractivo, lleno de ritmo, aportando la justa dosis de comedia, acción y relación entre los innumerables personajes. Lógicamente, el tono es juvenil y poco dado a la profundización y algunos personajes están más conseguidos que otros, pero en general todo el conjunto está hábilmente construido –también los apabullantes efectos especiales, obra de Industrial Light & Magic– y completa una imaginería mitológica que abre un mundo de posibilidades para el futuro. Gran parte seguramente del buen resultado de esta historia de aventuras para todos los públicos es el reparto con el que ha contado Columbus, un numeroso grupo de actores y actrices de renombre que miman sus pequeños papeles. Destacan entre ellos Pierce Brosnan como el centauro Quirón y una fascinante Uma Thurman como la malvada Medusa. El trío protagonista es menos llamativo, aunque Logan Lerman (El tren de las 3:10) logra mantener el tipo, que no es poco.

6/10
Una mamá en apuros

2009 | Motherhood

Eliza es una madre, ama de casa, al borde de un ataque de nervios. Tiene dos niños de seis y dos años, y un marido que trabaja en una editorial. Vive en el Greenwich Village neoyorquino, un buen barrio, aunque su casa no tiene ascensor. A ella le encanta escribir –tiene un blog–, y cree que una buena oportunidad de desarrollar su talento sería lograr la columna de una publicación que busca alguien fresco, que pueda hablar de su maternidad. Para lograrlo, debe entregar un artículo de 500 palabras, justamente sobre el tema de la maternidad. La oportunidad surge el día en que anda revolucionada con los preparativos del sexto cumpleaños de su hija, lo que se complica con mil incidencias: un rodaje de cine en el barrio, problemas con el coche, el enfado de su mejor amiga, actitudes 'distraídas' del esposo... Simpática película de la que podríamos deducir que la mujer, no es que sea igual al hombre, es que es superior. Al menos eso opina la hijita de la protagonista, que dice a su madre en un momento dado: "papá puede hacer algunas cosas, pero tú puedes hacerlo todo". Y en efecto, en lo que se refiere a la capacidad de criar a los hijos y sacar adelante el hogar, estando atenta a todos los detalles, el film subraya la increíble capacidad y talento de la mujer. Tal planteamiento, que vertebra el film, es de una fémina, Katherine Dieckmann, que dirige y firma el guión. La cineasta afirma que partió de esta idea: "¿Por qué no se hacen comedias buenas sobre la maternidad?". Y de aquí concibió una comedia agridulce que habla de los sacrificios, penas y gratificaciones que conlleva la aventura de ser madre. Resulta una gozada, pero hay momentos de frustración, y sólo cuando se sabe conciliar y convivir con ello, se alcanza la felicidad, parece decir el film. La película está sostenida por Uma Thurman, ella es la gran protagonista. Y hace un magnífico trabajo –de seguro le habrá servido su propia experiencia como madre– donde prescinde del glamour al que nos tiene acostumbrados, sin por ello dejar de estar guapa, ahí están las escenas que comparte con un mensajero de origen indio, que la encuentra tremendamente atractiva. Si algo hay que reprochar a este film, un tanto a contracorriente, es la reiteración de situaciones –los apuros que se acumulan– y cierto complejo tipo 'que no me tachen de conservadora y tal', que conduce por ejemplo a una conversación desinhibida sobre el placer sexual en solitario, que parece fuera de lugar.

5/10
Marido por sorpresa

2008 | The Accidental Husband

La doctora Emma Lloyd tiene un consultorio sentimental en la radio, "Real Love", donde se permite dar todo tipo de consejos siguiendo la divisa de que en el amor hay que tener los pies en el suelo y no dejarse guiar por el romanticismo. Patrick, un bombero en vísperas de casarse, ve cómo su novia rompe con él por culpa de un consejo inoportuno de la "experta". Decidido a vengarse, gracias a un hacker logra que los archivos matrimoniales de la ciudad de Nueva York aseguren que él es el marido de Emma. Ello ocurre justo cuando la misma doctora se disponía a casarse con Richard, un novio la mar de sensato que verá puesta su paciencia a prueba. A priori ésta debería ser una simpática comedia romántica de enredo, que con los gags adecuados y un buen timing tendría que funcionar. No es así, y eso que cuenta con un estupendo reparto. Hay que atribuir gran parte del desaguisado a Griffin Dunne, actor y ocasional director, que tras la cámara jamás ha brillado, títulos como Adictos al amor y Prácticamente magia son perfectamente prescindibles. Así que el film no tiene otro atractivo que ver a Uma Thurman y Colin Firth en acción, a los que se suma un actor como Jeffrey Dean Morgan, que se diría la versión risueña de Javier Bardem, tal es su notable parecido físico con el actor español.

4/10
La vida ante sus ojos

2007 | The Life Before Her Eyes

Diana es una mujer felizmente casada, con una hija pequeña a la que adora. Pero Diana tiene problemas: le cuesta conciliar el sueño y sufre al recordar escenas del pasado que no querría rememorar, relacionadas con una terrible matanza ocurrida 15 años antes en su instituto. Por aquella época Diana era íntima amiga de Maureen. Ambas tenían un gran corazón, y aunque eran muy diferentes –Diana era rebelde y libertina, mientras que Maureen era más modesta y tradicional– congeniaban a la perfección y pasaban todo el tiempo juntas. Entonces fue cuando un estudiante se presentó en el instituto con una metralleta y asesinó a varios alumnos y profesores... Ahora, cuando se acerca la conmemoración de aquel trágico suceso parece que el mundo de Diana comienza a derrumbarse. La película, un drama con algunos toques de suspense, está estructurada en dos tiempos, que coinciden con las dos etapas vitales de Diana, la joven y la adulta. Mientras conocemos la vida adulta de Diana –profesora de arte y madre sufridora–, el director Vadim Perelman (Casa de arena y niebla) intercala la juventud de la chica y sabe intrigar con los hechos que ocurrieron en el instituto, cuando el alumno asesino se plantó delante de las dos amigas protagonistas, al tiempo que decidía lentamente a cuál de las dos mataba. Ahí parece estar la clave del desequilibrio de Diana... El guión de Emil Stern, basado en la novela homónima de Laura Kasischke, apunta algunas cuestiones interesantes acerca del desconcierto juvenil, del engaño de las relaciones sexuales sin compromiso, del trauma del aborto, del sentido de la vida, de la amistad verdadera, de la fragilidad del corazón, del arrepentimiento y de la búsqueda de la paz –"la conciencia es la voz de Dios", dice acertadamente un personaje– o de la mala influencia de una familia desestructurada. De todas maneras, el film no es para nada redondo pues todo es excesivamente sentimental, la historia de la Diana adulta resulta incluso aburrida e insulsa, con poca entidad (un papel poco agradecido para Uma Thurman), y el desenlace no deja de ser un poco tramposillo. Lo mejor son las interpretaciones de Evan Rachel Wood (Across the Universe), que encarna a la Diana joven, y de la desconocida Eva Amurri, que hace un excelente trabajo como Maureen. Sus conversaciones, sus risas, sus sufrimientos, sus deseos, sus diferencias y su amistad resultan del todo convincentes.

4/10
Mi super ex novia

2006 | My Super Ex-Girlfriend

La capacidad humorística de Ivan Reitman (Los cazafantasmas) sigue disolviéndose como un azucarillo; no en balde, cinco años llevaba el director sin ponerse tras la cámara, tal vez aquejado de falta de ingenio. Aquí, aunque la premisa es pasablemente original y la pareja protagonista tiene una gracia innata, al final todo se reduce a un encadenado irregular de chistes, donde las bromas sexuales se convierten en recurso facilón. Reitman parodia el género de superhéroes, tan de moda en el cine de Hollywood últimamente. Matt Saunders, típico treintañero que aún no ha encontrado su pareja ideal, se enamora de Jenny Johnson, una atractiva joven, con mucho carácter y un poco excéntrica, pero aparentemente perfecta. Con el paso del tiempo, Matt descubre que Jenny oculta un secreto. La chica tiene una identidad secreta G-Girl, una superheroína que usa sus poderes para rescatar a víctimas de accidentes, apagar incendios, atrapar malhechores o incluso desviar misiles que están a punto de alcanzar la ciudad. En un primer momento, Matt está encantado de salir con la supermujer a la que admiran todos sus convecinos, pero resulta ser una mujer tan extremadamente celosa y posesiva que resulta difícil la convivencia. Matt da el gran paso, y decide romper la relación, pero Jenny, despechada, decide usar sus poderes para hacerle la vida imposible. Incluso llega a colocar su coche en órbita. Los efectos especiales son pobres, en relación con los de grandes superproducciones como Spider-Man 2 o X-Men, pero resultan eficaces, teniendo en cuenta que el presupuesto de este film resulta limitado.

4/10
Be Cool

2005 | Be Cool

Cómo conquistar Hollywood, adaptación de una novela de Elmore Leonard, era una divertida película sobre un gángster cinéfilo, que debía cobrar la deuda de un productor. Diez años después vuelve Chili Palmer (John Travolta ‘again’), que ahora desea producir un disco a la desconocida Linda Moon, en parte como favor a la viuda de un amigo recién asesinado. Y es que nuestro matón tiene un corazón de oro. El esquema es semejante al original, jugando al contraste entre un Palmer medianamente decente, y las discográficas, cuyos métodos poco deben envidiar a las mafias, una de negros y otra rusa. Pero los afilados diálogos, tipo Quentin Tarantino (después de todo, éste adaptó a Leonard en Jackie Brown), resultan inferiores, y quizá por eso la zafiedad resalta más. Mientras que los guiños sensuales a los filmes de bailoteo de Travolta, o a Pulp Fiction (allí compartieron pantalla el actor y Uma Thurman), constituyen un recurso facilón. Más irónicas e ingeniosas son en cambio las bromas sobre las secuelas, o incorporar números musicales para vender discos de Aerosmith, con un Steve Tyler haciendo de sí mismo. Dirige el film, F. Gary Gray, responsable de la agilísima The Italian Job.

5/10
Secretos compartidos

2005 | Prime

Si uno se fija en el apellido de Ben Younger, el director de este film, casi podría creer que ha tratado de hacer un chiste con el mismo al dirigir una historia sobre la relación amorosa que se establece entre Rafi, una mujer cercana a los 40 años, divorciada y por tanto desengañada amorosamente, y un joven recién licenciado, David, que apenas supera la veintena. Y es que, sí, ‘younger’ en inglés significa ‘más joven’. La trama juega al enredo, pues se da la coincidencia de que la madre de David es la psicoanalista de Rafi. Ambos tortolitos ignoran este hecho, y la madre, nada más descubrirlo, duda entre seguir la deontología profesional y renunciar a su paciente, o aprovechar la coyuntura para desbaratar una relación que a todas luces parece insensata. Le falta un poquito de fuelle a esta película para funcionar a pleno rendimiento. El rechazo de la madre de David, en parte porque conoce bien a Rafi, pero también por el hecho de no ser judía, da pie a chistes semitas algo previsibles. La idea es buena y el reparto, sobre todo en lo que se refiere a las féminas, unas estupendas Meryl Streep y Uma Thurman, de fábula. Pero no se alcanza el necesario ‘timing’, el equilibrio entre humor, romanticismo y drama, incluidas las reflexiones que invita a hacer, levemente, acerca de las premisas en que debe fundamentarse el amor. No obstante, en una temporada con pocas películas románticas que merezcan la pena, se trata de un título que despierta simpatía.

6/10
Los productores

2005 | The Producers

Finales de los años 50, Max Bialystock es un productor de musicales de Broadway al que las cosas no le van demasiado bien. Tras su último fiasco, sus penurias económicas no son ninguna tontería. Por ello le inquieta la visita de Leo Bloom, un contable de Hacienda que viene a revisar las cuentas. El joven, tímido e ingenuo, deja caer la idea de que tal y como está el patio, un productor puede ganar más dinero planificando adrede un fracaso, que buscando el éxito. Max coge la idea al vuelo, y enreda en la operación a Leo, que quisiera cambiar su vida gris por una carrera en el mundo del espectáculo. Juntos producirán un musical escrito por el nazi convencido Franz Liebkind, que pretende ensalzar a Hitler, y que están seguros de que será un completo desastre en taquilla. Les ayudará la escultural Ulla, contratada inicialmente como secretaria. Lo que no pueden imaginar es que todo va a salir al revés de como planeaban. En 1968 Mel Brooks escribió y dirigió Los productores (1968), una comedia normalita, que funcionó razonablemente. Pero cuando dio verdaderamente el golpe fue cuando decidió convertirla en un musical y estrenarla en Broadway en 2001. El éxito fue inmediato, a pesar de que Brooks no sabe música, y compone de oído. De modo que la operación `versión cinematográfica', que seguía la estela de Chicago, era casi inevitable, con la directora del montaje musical Susan Stroman al frente. De hecho, el reparto mantiene a casi todos los actores que trabajaron en Broadway, incluidos dos protagonistas, Nathan Lane y Matthew Broderick. A ellos se suman Uma Thurman con un papel claramente inspirado en Marilyn Monroe, y un descocado Will Ferrell como fanático nazi. El film se apoya en muchas y delirantes escenas de enredo, como las de Max seduciendo a viejecitas para financiar su obra. Y contiene vistosos números musicales, como el de las ancianas con el tacataca; además, da auténtico gusto la escena en que bailan juntos Broderick y Thurman. Hay dos nuevas canciones con respecto a la versión escénica: “You’ll Find Your Happiness in Rio” y “There’s Nothing Like a Show on Broadway”.

5/10
Kill Bill Volumen 2

2004 | Kill Bill Volume 2

Continúa la venganza de la novia. Como recordarán los espectadores de la primera parte, se trata de una asesina profesional que tras quedarse embarazada y renunciar a su macabra ocupación, intentó iniciar una nueva vida, contrayendo matrimonio con un apuesto muchacho en una capilla de El Paso. Pero su antiguo jefe y amante, Bill, envió a sus secuaces, ex compañeros de la novia, que irrumpieron durante la ceremonia, acabando con los presentes, y dejándola a ella en coma. Cuatro años después de esta sangrienta acción, la novia despertó y acabó con dos de los miembros de la banda. Ahora, quedan tres personas en su lista. Budd, un cowboy que intenta cambiar de profesión, Elle Driver, una maquiavélica mujer tuerta que sigue siendo una asesina, y el propio Bill. Además, la novia se ha enterado de que la hija que llevaba en sus entrañas sobrevivió, y nació durante su coma. Tras el aluvión de sangre de la primera parte, sin que se supiera a cuento de qué venía, todo cobra sentido por fin en esta segunda entrega. ¡Hasta conocemos por fin el nombre de la novia! Y todo sin renunciar al humor negro, a la violencia, y a la estética de la primera parte, que mezcla elementos de spaguetti-western, manga japonés y películas de artes marciales de Hong-kong. Pero sobre todo, esta segunda parte se centra más en los diálogos, que explican y justifican las posturas de los distintos personajes; algunos son sencillamente excepcionales, como el monólogo de los superhéroes de David Carradine. También vuelve Tarantino a hacer gala de su buen oído a la hora de elegir temas musicales que quedan que ni pintados para sus secuencias. Esta vez ha contado incluso con los españoles Lole y Manuel, lo que demuestra una afición a la música inusitada. Que nadie se lleve a engaño. Como las películas que homenajea, se trata sobre todo de una cinta de acción. Pero subyace de fondo el tema del heroísmo cotidiano, del paso a la madurez, sacrificando parte de la forma de vida de la juventud en aras de formar una familia. Algo que según Bill, tiene más mérito que ser el propio Superman.

8/10
Kill Bill Volumen 1

2003 | Kill Bill Volume 1

Cuarta película del autor de Reservoir Dogs y Pulp Fiction, que llevaba siete años sin rodar, desde Jackie Brown. Fiel a sus orígenes, Quentin Tarantino canoniza la violencia, y homenajea a sus ídolos cinematográficos. Aunque se trata del Volumen 1, y deja inconclusa la historia hasta la siguiente entrega, en realidad, Tarantino acometió el rodaje pensando en una cinta única. Posteriormente se dio cuenta de que el metraje superaba las tres horas, por lo que llegó a un acuerdo para dividirla en dos partes con los productores, contentos de poder cobrar dos entradas a los espectadores. Puesto que el sencillo argumento es una excusa para una sucesión de secuencias de acción ultraviolentas, Tarantino, que también ejerce como guionista, ha decidido reducirlo al mínimo. Uma Thurman es una asesina profesional de la que no sabemos el nombre, porque cada vez que alguien lo pronuncia en la cinta suena un pitido. Embarazada de su jefe Bill, decide cambiar de vida  y contraer matrimonio con un joven que no tiene nada que ver con su vida delictiva. Pero Bill, al que nunca se ve la cara, y los antiguos compañeros asesinos de la novia, sin razón aparente, irrumpen en la ceremonia y asesinan a los invitados, al novio y hasta al pianista. Dada por muerta, tras ser apaleada, la novia queda en coma. Se despertará cuatro años después, privada del bebé que se encontraba en su vientre, y por si esto fuera poco, descubre que abusaban sexualmente de ella durante su estado comatoso. Por esta razón, decide emprender una venganza brutal contra sus antiguos compañeros. Al principio de la cinta ya ha eliminado a una de ellas, O-Ren Ishii, y busca a Vernita Green, la segunda. Para asegurarse el éxito, acude a Okinawa en busca del más grande creador de espadas de todos los tiempos, Hattori Hanzo, que construye para ella su obra maestra. Aunque esta historia puede parecer convencional, la originalidad reside en la forma que tiene Tarantino de contarla. Para empezar, no cuenta la historia de forma lineal, sino que pasado y futuro se alternan dosificando con cuentagotas los detalles de la trama. Nuevamente, Tarantino hace un espectacular uso de piezas musicales ya existentes, y de unos ingeniosos diálogos, que esta vez parecen sacados de películas malas de serie B (“Estoy filosóficamente de acuerdo con tu venganza”, le dice Hattori Hanzo a la novia). Se lleva la palma la parte visual, gracias a la excelente fotografía de Robert Richardson, colaborador habitual de Scorsese, que se luce alternando secuencias en blanco y negro, con elaboradas iluminaciones en violeta, y un plano secuencia de unos cinco minutos que recorre el restaurante que sirve de guarida para O-Ren. Y sobre todo, una espectacular pelea, en que la protagonista se enfrenta a ochenta y tantos enemigos. Todo ello, servido con un montaje vibrante, lo que compensa en cierta medida que se trate de una cinta hiperviolenta y cruel, obviamente, no apta para los espectadores más sensibles, ni para niños. Durante casi dos horas, hay desmembramientos de órganos, humor negro, violaciones, e incluso referencias a la pederastia que serían difícilmente soportables de no ser porque la película está concebida como un entretenimiento que no debe tomarse en serio.

8/10
Paycheck

2003 | Paycheck

Jennings es un ingeniero informático excepcional: con un talento innato, puede descifrar los programas más complicados y mejor protegidos. Tal habilidad la usan empresarios sin escrúpulos para robar tecnología: le contratan para realizar el trabajo, y luego, de acuerdo con él, le borran la memoria para evitar que en el futuro pueda convertirse en testigo incómodo. Pero en el último encargo, ha pasado algo raro. Cuando Jennings va a cobrar sus honorarios, descubre que ha renunciado a ellos a cambio de una bolsa que contiene una serie de objetos aparentemente inútiles. En realidad, son las piezas de un puzzle, que deberían ayudarle a recordar lo que nunca debiera haber olvidado. Las lenguas malévolas aseguran que el director formado en Hong Kong John Woo, al venirse a trabajar a Estados Unidos en títulos como Blanco humano, Cara a cara, Misión imposible II, Windtalkers…, olvidó parte de su talento en Oriente. ¿Serán envidiosos? Especializado en un cine de acción con coreografías inconfundibles, Woo adapta en esta ocasión un relato corto del novelista de ciencia ficción Philip K. Dick, con un atractivo punto de partida. La historia le permite desplegar todo su católogo de imaginería visual, sobre todo en las escenas de persecuciones. Asume el protagonismo absoluto Ben Affleck, mientras que a Uma Thurman le toca esta vez ser mera comparsa.

5/10
Ciegas de amor

2002 | Hysterical Blindness

Debby no ha tenido mucha suerte con los hombres. Con su próxima relación no quiere precipitarse, pero al conocer a Rick cree que ha dado en el clavo... ¿o no? Mira Nair (La boda del monzón) dirige este drama coral sobre la búsqueda del verdadero amor y las comeduras de tarro que ello comporta. Ayuda al buen resultado un reparto de campanillas, con Uma Thurman y la inconmensurable Gena Rowlands como principales valedoras.

4/10
Tape (La cinta)

2001 | Tape

Dos antiguos compañeros de instituto se reencuentran al cabo de los años. Uno es un joven director de cine, que trata de abrirse paso en pequeños festivales. El otro es un camello de poca monta, que trapichea en lo que puede para sobrevivir. Durante poco más de una hora la tensión entre ambos va a crecer, pues el segundo acusa al primero de haberle robado una antigua novia, y más tarde de violación. Cuando comparece la chica en cuestión, actualmente ayudante del fiscal del distrito, las tiranteces del peculiar triángulo van a alcanzar sus cotas más altas. Adaptación de la obra teatral de Stephen Belber, a cargo del propio autor, con la dirección de Richard Lanklater (Antes del amanecer, Antes del atardecer), que ha rodado en vídeo digital. El film sirve para el lucimiento de sus tres actores (Ethan Hawke, Robert Sean Leonard, Uma Thurman), es un ejercicio sobre la capacidad de la gente de hacer restricciones mentales, con la peculiaridad de que transcurre en tiempo real. Asegura Linklater que “ésta es una película que trata realmente del proceso de la memoria y de cómo la gente a menudo decide jugar un papel diferente en su memoria de ciertas situaciones comparado con el que tenían cuando la situación realmente ocurrió. Pensé que eso también era interesante porque vivimos en una era de disculpas y deseaba averiguar lo que significa realmente una disculpa hoy”.

6/10
La copa dorada

2000 | The Golden Bowl

Maggie y Charlotte. Siempre han sido amigas. Ahora la primera se dispone a casarse con el príncipe Amerigo. Es el momento en que Charlotte advierte que, a pesar de los pesares, anda enamorada del príncipe. Pero la cosa, en la sociedad inglesa de principios del siglo XX, no permite cambios bruscos: Maggie y Amerigo se casan, y Charlotte, de un modo sutil y hasta retorcido, se compromete con el padre viudo de Maggie; así estará cerca de su amor secreto. Henry James es un novelista formidable, aunque su magnífica prosa es difícil de llevar a la pantalla. Pese a todo, el equipo de James Ivory, Ismail Merchant y Ruth Prawer Jhabvala se pone manos a la obra y logra un film sensible, que aborda con acierto las veleidades del espíritu humano. El reparto es de auténtico lujo.

6/10
Vatel

2000 | Vatel

Estamos en pleno siglo XVIII, prolegómenos de la Revolución Francesa. François Vatel es el nombre del maestro de ceremonias del Príncipe de Condé, un noble francés que se encuentra arruinado y pretende conseguir el favor del rey. Para lograr sus propósitos, invita al monarca y a su séquito para disfrutar una temporada de fiestas en su castillo de Chantilly. Los fastos serán obra de Vatel. Pero con la llegada del rey, vendrá también una bella mujer, Anne de Montausier (Uma Thurman), que desatará pasiones y odios en la corte. Roland Joffé es un estilista de la imagen y lo demuestra en esta producción llena de colorido e intrigas palaciegas, un auténtico regalo para los sentidos basado en hechos reales. Gérard Depardieu encarna a la perfección a Vatel, un hombre leal a su señor, a su trabajo y a su honor; y Tim Roth, fiel a su imagen, se mete en la piel del libertino marqués de Lauzun. Una película de época de exquisito gusto, con música y coreografía del más alto nivel.

6/10
Acordes y desacuerdos

1999 | Sweet and Lowdown

Con Acordes y desacuerdos Allen rinde un homenaje explícito a su muy amado jazz. La banda sonora de sus películas siempre la ha presidido esta música, pero aquí inventa a Emmet Ray, un guitarrista de jazz de los años 30 supuestamente legendario, del que diversos personajes auténticos, incluido el propio Allen, cantan su talento. Con un esquema narrativo que recuerda a Toma el dinero y corre y Zelig, el director salpica el relato de declaraciones de personas que evocan la figura de Ray, su egocéntrica personalidad y su personal aportación al jazz. Entre medias, se desliza la historia del guitarrista, sobre todo en su vertiente amorosa. Y es aquí, sobre todo, donde Allen acierta de pleno. Pocas veces se ha visto contada de modo más sentido una historia de amor. Allen demuestra una prodigiosa sensibilidad. Para empezar, define a sus personajes a las mil maravillas. Ray es un egocéntrico. Con talento, va a lo suyo. A su bola. Sean Penn le presta cuerpo y alma, y consigue el milagro de que amemos a este personaje. Somos incapaces de guardarle rencor, aunque se lo gane a pulso. El amor pasa a su lado en forma de Hattie, una chica muda. Ella no es demasiado inteligente. Bonita, ingenua, luminosa, dulce, sensible... Una joya, a pesar de que no pueda hablar. El director nos presenta a otras mujeres importantes en la vida de Ray, como la Blanche de Uma Thurman, pero el corazón de esta película es la historia de amor con Hattie que tiene un antes y un después. El reencuentro con Hattie es causa de dos de las mejores secuencias que ha dado nunca la cámara de Allen, verdadera poesía con mayúsculas. El director coge de improviso el corazón del espectador y lo estruja sin misericordia. De pocas maneras se puede expresar mejor el gran error de Ray. Con su otro amor, la guitarra entre sus manos, Allen nos habla también de lo que puede ser una disyuntiva en la vida del artista. Si uno se viera forzado a elegir, ¿qué debería ir antes, el amor o el arte?

7/10
Los vengadores

1998 | The Avengers

El agente John Steed es convocado en el Ministerio. Un tipo rico y misterioso, Sir August De Wynter ha desarrollado una terrible tecnología para manejar el tiempo a su antojo: heladas, ventisca, tormentas, todo está a su alcance, para chantajear a la humanidad. Con la ayuda de Emma Peel, metereóloga experta en artes marciales, Steed debe detener los maquiavélicos planes de De Wynter. Jeremiah S. Chechik recupera a los televisivos Steed y Peel, dos agentes muy británicos: él muy flemático, con traje y bombín; ella inteligente y consciente de su 'sex appeal'. El director define este film como de acción sofisticada, como un cruce de Breve encuentro de Noel Coward (llevada al cine por David Lean), los films de James Bond y Alicia en el país de las maravillas. Asegura que ha tratado de hacer "un film popular inteligente". El paisaje, sorprendente y algo psicodélico, parece transportar a otra dimensión. Londres aparece vacío, con aire casi surrealista. Ha habido un importante trabajo de dirección artística, para reproducir la capital inglesa en miniatura. Uma Thurman define su personaje como "una mujer-niña de los 60, falsamente tímida, muy diferente de las de hoy. Me gusta. Es verdaderamente una mujer de los 60, liberada y sin embargo femenina." Le acompañan los prestigiosos Ralph Fiennes y Sean Connery.

2/10
Los miserables

1998 | Les Misérables

En la Francia del siglo XIX, Jean Valjean sufre un persecución implacable por un hurto. Desconfiado de las personas y de la justicia, encuentra el perdón y la comprensión donde menos lo esperaba: en el hombre –un obispo– al que acaba de desvalijar. Esto le cambia hasta el punto de convertirse en el respetado alcalde de la ciudad de Vigau. Pero la llegada de Javert, el nuevo jefe de policía y su antiguo carcelero, pone las cosas al rojo vivo. Más aún cuando Valjean defiende a la bella y explotada Fantine, y a su hijita Cosette. La novela de Victor Hugo ha conocido múltiples y poderosas adaptaciones. La de Bille August, a partir del inteligente guión de Rafael Yglesias (condensa una novela larga y discursiva), es de las mejores. Comenta el guionista: "Sabía que el tema central era la redención. Como era imposible contar toda la historia, decidí centrarme en la transformación progresiva de Valjean en un hombre bueno, y en relación entre él y Javert, que es la fuerza motriz del argumento." También August, el director, lo tenía claro: "El film trata del amor y del perdón, que en mi opinión son temas muy importantes." Combinación maestra de melodrama, emoción y aventura, el film sabe conjugar el drama y el retrato psicológico de los personajes con las vistosas escenas de masas, que se rebelan pidiendo justicia. Se trata, en suma, de un gozoso espectáculo, con un reparto de primera. August explica lo "difícil que era encontrar un actor tan atractivo como Liam Neeson sin ser el típico macho. Necesitábamos a un actor que pudiera expresar emociones apasionadas sin ser sentimental." Sobre su antagonista, Yglesias comenta: "Existía el peligro de que degenerara en un malo de opereta, lo que estropearía completamente el argumento. Geoffrey Rush es un gran actor y demuestra el lado trágico de su personaje."

6/10
Batman y Robin

1997 | Batman & Robin

Cuarta entrega de las aventuras del hombre murciélago. Batman debe enfrentarse en esta ocasión a Mr. Freeze (Arnold Schwarzenegger), un villano con la manía de convertir en hielo todo cuanto le rodea, y a Poison (Uma Thurman), una bellísima pero chiflada especialista en botánica, que pretende dominar el mundo. La ciudad de Ghotam estaría perdida si no contara con la ayuda de su alado protector, Batman (George Clooney), y de su infatigable compañero Robin (Chris O'Donnell), que hartos de su vida de solterones empedernidos fichan para su equipo a una explosiva Batgirl (Alicia Silverstone), encargada de dar un toque femenino al equipo. Joel Scumacher dirige esta nueva aventura de Batman, en la que la acción y aventuras están garantizadas, logrando entretener al espectador en todo momento. Estupendos son los decorados, y excelentes los efectos especiales. Destacamos como curiosidad la breve aparición de la guapísima top model Elle Mc Phershon, como novia del millonario Bruce Wayne.

4/10
Gattaca

1997 | Gattaca

En los tiempos de Gattaca la genética se ha adueñado del mundo. Ahora los niños nacen tal y como sus padres los quieren: son niños a la carta. Sólo los hombres genéticamente perfectos tienen la oportunidad de conseguir los trabajos más prestigiosos. Vincent es un joven que no tiene esa suerte ya que él fue concebido de modo natural y no es perfecto. Pero eso no supondrá un problema para sus objetivos. Está dispuesto a hacer todo aquello que sea posible para poder formar parte de Gattaca y llevar a cabo su sueño: ser piloto espacial. Con unas grandes interpretaciones, entre las que destaca la de Jude Law, esta película ofrece una profunda reflexion acerca del futuro de las tecnologías y del peligro de apartarse de la naturaleza y de dar más importancia a las cualidades que a las personas. La ambientanción es tan fría como perfecta para mostrar en qué se ha convertido la tierra. Cine del bueno, con guión y dirección de Andrew Niccol, responsable también del libreto de El show de Truman.

7/10
El rey de la movida

1996 | Duke of Groove

Cortometraje hecho para televisión donde una mujer lleva a su hijo a una fiesta. Allí sucederán una serie de cosas que harán que cambie la relación que tienen madre de hijo. Dunne Griffin debutó en la dirección de cortometrajes con este título. Tan sólo un año después se estrenó en el largo con la comedia romántica Adictos al amor, para la que contó con Meg Ryan y Matthew Broderick.

4/10
La verdad sobre perros y gatos

1996 | The Truth About Cats And Dogs

Abby es una inteligente y espabilada veterinaria que tiene su propio programa de radio. Con problemas para mantener una relación sentimental y poco segura de sí misma, en su programa se describe como alta y rubia, cuando en realidad es bajita y morena. Un oyente se siente atraído por su fuerte personalidad e intenta tener una cita con ella. Abby se ve obligada a pedirle a su vecina Noelle, alta y rubia, que asuma su identidad, por lo que se desata una serie de enredos y de problemas. Deliciosa comedia repleta de un excelente tono agridulce, en la que tanto Uma Thurman como la más desconocida Janeane Garofalo realizan unas excelentes actuaciones. El realizador Michael Lehman aborda una versión moderna de hermoso tema de Cyrano de Bergerac, sólo que aquí, en lugar del narigudo Cyrano nos encontramos con la locutora de radio, de bella voz pero llena de complejos por su físico. La eterna cuestión de dónde radica el atractivo de las personas se afronta lejos de los parámetros de la radicalidad, y permite al espectador mantener durante hora y media la sonrisa en la boca. Un buen guión y una excelente banda sonora completan un filme elegante y divertido.

6/10
Beautiful Girls

1996 | Beautiful Girls

Willie Conway, un pianista alrededor de la treintena regresa a su pueblo natal para reunirse con sus antiguos compañeros del instituto. Todos atraviesan puntos de inflexión en sus vidas, y surgen las típicas dudas que conlleva el paso a la madurez y la toma de decisiones. Extraordinaria película del prematuramente desaparecido director Ted Demme, aunque parte del mérito se lo lleva el guionista y productor Scott Rosenberg. En un reparto plagado de grandes actores como Timothy Hutton, Matt Dillon y Uma Thurman, sobresale el trabajo de la jovencísima Natalie Portman, como la inteligente y encantadora Marty, adolescente enamorada del protagonista. Hay momentos geniales, como cuando Willie toca el piano con unas copas de más y conversa con la bella Andera. Inolvidable es también la banda sonora del film, plagada de temas conocidos.

8/10
Un mes en el lago

1995 | A Month by the Lake

Miss Bentley, una madura solterona, se enamora durante la época de vacaciones del mayor Wilshaw, quien presta más atención a una hermosa joven. John Irvin cuenta con un gran reparto en un film de trazos muy 'british'.

6/10
Pulp Fiction

1994 | Pulp Fiction

Dos años después de su hiperviolento debut tras las cámaras con Reservoir Dogs, Quentin Tarantino sorprendió a la crítica y al público de todo el mundo con un magnífico ejercicio de estilo. El título hace referencia a los 'pulp', tal como se llamaban unas novelillas baratas que narraban historias criminales, con humor negro y secuencias violentas. Es el mismo tono que predomina en los relatos de este film, que transcurren en Los Ángeles. Vincent Vega, un matón de la mafia, debe acompañar a la novia de su jefe. Al boxeador Butch Coolidge le persigue un mafioso, por no cumplir con un combate amañado. Tarantino introduce numerosas referencias a la cultura pop, homenajeando a películas de artes marciales, a los cómics, y a la música rock, mediante una modélica utilización de la banda sonora. Tarantino también se luce en el guión, con ingeniosos diálogos, eso sí, groseros e irreverentes. Los pasajes violentos y sórdidos están filmados de forma irreal, y con sentido del humor y un enfoque ‘kitsch’. Lo cautivador de este peculiar producto es lo inverosímil de unas situaciones que parecen concebidas por la mente violenta de un Peckinpah mezclada con la de los hermanos Marx. El film supuso la resurrección cinematográfica de John Travolta, quien tras Grease y Fiebre del sábado noche se había perdido entre subproductos de difícil digestión. Sólo el bailecito con Uma Thurman le convirtió de nuevo en estrella. Tarantino da muestras de su extraordinario talento para narrar con imágenes y con ritmo trepidante. Pero... nada de realidad, aquí todo es puro cine. Y la música es tan original y ecléctica como todo lo demás. Estuvo nominada para 7 Oscar y ganó merecidamente la estatuilla al mejor guión original.

8/10
La chica del gángster

1993 | Mad Dog & Glory

Producción de Martin Scorsese con uno de sus actores fetiches: el gran Robert de Niro. Wayne Dobie es un fotógrafo de la policía al que irónicamente apodan "Perro Loco" debido a su tímida manera de ser. Un buen día, salva por casualidad la vida de Frank Milo, gángster y prestamista del barrio. En pago por el favor realizado, Milo invita al fotógrafo para que pase una noche en su Night-club y a la vez le obliga a aceptar como regalo a Glory, una atractiva camarera, aunque solamente durante una semana. Sin embargo, poco a poco, Wayne se siente cada vez más atraído por Glory, de la que termina enamorándose, por lo que le resultará realmente difícil desprenderse de ella cuando el plazo termine. El dilema del fotógrafo está claro: o renuncia a Glory o tendrá que enfrentarse a Frank, un tipo peligroso y sanguinario. Tres interpretaciones memorables hacen de esta película un verdadero entretenimiento. El camaleónico De Niro y la bella Thurman están bien en sus papeles. Fue la segunda película de McNaughton tras la impactante Henry, retrato de un asesino.

4/10
Análisis final

1992 | Final Analysis

El doctor Barr, un psiquiatra, atiende a una hermosa paciente, aunque de quien se enamora es de la hermana de ella, Heather, casada con un millonario, y a la que empieza a tratar por motivos estrictamente profesionales. Enseguida se enredan, pero claro, Heather no se atreve ni a plantear el divorcio, temiendo represalias del violento marido. Complejo thriller deudor de Hitchcock y de títulos de cine negro como Perdición, aunque excesivamente enrevesado y con gratuitas dosis de erotismo. Phil Joanou es un director que filma con estilo y que por razones desconocidas, no se ha prodigado mucho tras la cámara. El hombre sabe manejar la historia, dosifica la intriga, y cuenta con el trío de guapos de rigor –Richard Gere y Kim Basinger, que repetían juntos tras Atrapados sin salida, más Uma Thurman–, y con alguna que otra sorpresa. El diseño de producción es del talentoso Dean Tavoularis.

5/10
Ellas también se deprimen

1992 | Even Cowgirls Get the Blues

Este embarullado film enmarcado en la contracultura de los años setenta, adaptación de una novela de Tom Robbins, pretende ser un alegato feminista. El director y guionista Gus Van Sant vuelve a mostrar su obsesión por retratar personajes marginales atrapados en espejismos de felicidad —droga y sexo desenfrenados— que no les satisfacen. Aquí se trata de un grupo de chicas vaqueras realmente peculiar. Valga como botón de muestra de la excentricidad de la película un detalle, que se supone genial hallazgo de Gus Van Sant: los pulgares excesivamente gruesos de la protagonista la han convertido en una experta autoestopista.

2/10
Jennifer 8

1992 | Jennifer Eight

John Berlin (Andy García) es un eficiente policía de Los Angeles que está atravesando una mala racha. La violencia y la vida de la gran ciudad le han superado. Consigue un traslado y se va a trabajar con su cuñado en la comisaría de Eureka, un pueblo tranquilo de las montañas, al menos en apariencia. Pero los problemas empiezan cuando alguien encuentra una mano en un basurero. Berlin no puede permanecer impasible, y con su innato olfato de policía, comienza a investigar. Las huellas dactilares muy desgastadas, demuestran que la mano perteneció a una persona invidente. Durante una visita a una escuela para ciegos, Berlin conoce a Helena (Uma Thurman), íntima amiga de una joven desaparecida. Berlin está convencido de que la mano encontrada pertenecía a la muchacha ciega desaparecida, que probablemente haya sido asesinada por un psicópata. La intriga crece cuando una serie de sucesos indican que Helena podría ser la próxima víctima. Inquietante thriller en el que sobresale una de las actuaciones más convincentes de la atractiva y entonces jovencita Uma Thurman. La tensión se mantiene desde el principio, y aumenta de manera trepidante según se acerca el desenlace. Ofrece un punto de vista peculiar sobre las películas que tienen a un malvado psicópata como motor de la acción.

6/10
Robin Hood, el magnífico

1991 | Robin Hood

Una de las versiones cinematográficas mejor ambientadas sobre el mito de Robin Hood, que contó con la colaboración de historiadores, lo que permite incluso recrear cómo eran los combates durante la edad media. En la Inglaterra del siglo XII, Robert Hode (IV conde de Hurtington) tuvo que refugiarse en el bosque de Sherwood ante el acoso de los normandos. Allí sobrevive robando a los ricos para dárselo a los pobres. Un día conoce a la bella Marian, de la que se enamora. Este filme coincidió en las carteleras con el Robin Hood de Kevin Costner, que era una producción menos realista y que se permitía todo tipo de concesiones, incluso fantásticas. En el caso de esta película del británico John Irvin (Un mes en el lago) ocurre justo lo contrario: quizá peca de excesivo realismo y falta de espectacularidad. Y aunque cuenta con una joven Uma Thurman en el papel de Lady Marian, también es verdad que Patrick Bergin no parece demasiado carismático. Los espectadores deciden qué versión les resulta más estimulante.

5/10
Henry & June

1990 | Henry & June

Reconstrucción de las tórridas relaciones entre el novelista Henry Miller y la escritora Anaïs Nin, a partir de su propio diario. Ambos están muy bien interpretados por Fred Ward y Maria de Medeiros respectivamente. La historia comienza en el París de los años 30, cuando Anaïs Nin, embarcada en un viaje de autodescubrimiento que escribe en su diario, conoce al autor americano Henry Miller. Ambos se enamoran y mantienen un romance, mientras que la esposa de Henry, June (Uma Thurman), les alienta a proseguir.

5/10
Donde está el corazón

1990 | Where the Heart Is

Stewart es un empresario inmobiliario dedicado a la construcción de viviendas. Su próximo proyecto está centrado en un edificio viejo y destartalado, pero unos cuantos miembros de su empresa protestan ante el inminente derribo. La noticia llega hasta los medios de comunicación, donde Stewart no sale bien parado, pero el empresario buscará un modo de solucionar su situación. Enviará a vivir a sus comodones hijos a este edificio, para que aprendan a salir adelante por sí mismos y dejen de vivir del cuento. Comedia de John Boorman que pasó desapercibida en su momento pero que está llena de geniales momentos. Cuenta entre el reparto con una joven Uma Thurman, que empezaba a dar sus primeros pasitos tras Las aventuras del barón Munchausen y Las amistades peligrosas (1988). Le acompañan Joanna Cassidy y Crispin Glover.

4/10
Las aventuras del Barón Munchausen

1988 | The Adventures of Baron Munchausen

En plena invasión turca, un teatro representa 'Las aventuras del barón Münchausen'. En mitad de la obra aparece un caballero asegurando ser el mismísimo barón y anuncia que salvará al pueblo de los turcos, pero antes tendrá que recuperar a su antiguo ejército. La gente le toma por loco, a excepción de la pequeña Sally, la joven hija del director del teatro, que le ayudará en sus aventuras. En el camino se encontrará con personajes y mundos fantásticos. Cómica y fantasiosa cinta dirigida por Terry Gilliam (El rey pescador), llena de colorido visual y escenas increíbles. La película cuenta con los rostros de John Neville (El quinto elemento), Oliver Reed (Gladiator) y dos jovencitas Uma Thurman y Sarah Polley (Mi vida sin mí). Mérito tienen los distintos escenarios y la recreación de los viajes del protagonista, como cuando va a la luna o monta en un globo hecho con ropa interior.

5/10
Johnny Superstar

1988 | Johnny Be Good

Comedieta de adolescentes (y no tan adolescentes) con poca gracia. Johnny es un universitario con suerte, pues las agencias de la liga de fútbol americano se lo están rifando. Johnny es un crack en este deporte y nadie quiere perdérselo. Su vida dará un vuelco: la noche y la diversión serán la constante diaria, junto con el alcohol y las chicas. La película apenas tiene interés. Entre el reparto destacan Robert Downey Jr. (América) y una pizpireta Uma Thurman (Pulp Fiction), que hacía su primer trabajo en la pantalla.

2/10
Kiss Daddy Goodnight

1988 | Kiss Daddy Goodnight

Laura se viste cada noche de vampiresa y sale de bares. Allí es donde encuentra a sus víctimas. La joven escoge a un joven y aprovecha para drogarse a su costa. Cuando ha terminado su diversión le roba y vuelve a casa. Un día su rutina se ve interrumpida cuando aparece muerta una persona de su entorno. Comparte cartel con Uma Thurman, Paul Dillon, el hermano mayor de Matt Dillon. Paul debutó en el cine con esta película pero, a diferencia de Matt, él sólo ha participado en dos títulos más y ambos fueron también en 1988.

3/10
Las amistades peligrosas

1988 | Dangerous Liaisons

Los amores, las ambiciones y las intrigas que se cocían en la aristocracia francesa antes de la Revolución, en 1789, son representativos de la sociedad de una época complicada. Una mujer inmoral, interpretada por Glenn Close, manipula con la ayuda de un libertino conde, interpretado por John Malkovich, la vida de los que le rodean. En este juego, en el que los sentimientos más sinceros son vapuleados, se ve inmersa la inocente noble interpretada por Michelle Pfeiffer. Una magnífica adaptación de la obra de teatro homónima de Christopher Hampton, basada en la novela de Pierre Choderlos de Laclos. La reconstrucción ambiental que realiza el efectivo Stephen Frears, es muy meritoria. El guión y los diálogos están muy cuidados. La película tiene mucha fuerza, y un atractivo indudable para el espectador. Las interpretaciones de sus tres protagonistas, llenas de sutileza, son memorables. Una incursión por los recovecos de la psicología humana, a través de unos personajes frívolos que consideran los sentimientos un medio para ascender en su posición.

6/10
Kill Bill Volumen 2

2004 | Kill Bill Volume 2

Continúa la venganza de la novia. Como recordarán los espectadores de la primera parte, se trata de una asesina profesional que tras quedarse embarazada y renunciar a su macabra ocupación, intentó iniciar una nueva vida, contrayendo matrimonio con un apuesto muchacho en una capilla de El Paso. Pero su antiguo jefe y amante, Bill, envió a sus secuaces, ex compañeros de la novia, que irrumpieron durante la ceremonia, acabando con los presentes, y dejándola a ella en coma. Cuatro años después de esta sangrienta acción, la novia despertó y acabó con dos de los miembros de la banda. Ahora, quedan tres personas en su lista. Budd, un cowboy que intenta cambiar de profesión, Elle Driver, una maquiavélica mujer tuerta que sigue siendo una asesina, y el propio Bill. Además, la novia se ha enterado de que la hija que llevaba en sus entrañas sobrevivió, y nació durante su coma. Tras el aluvión de sangre de la primera parte, sin que se supiera a cuento de qué venía, todo cobra sentido por fin en esta segunda entrega. ¡Hasta conocemos por fin el nombre de la novia! Y todo sin renunciar al humor negro, a la violencia, y a la estética de la primera parte, que mezcla elementos de spaguetti-western, manga japonés y películas de artes marciales de Hong-kong. Pero sobre todo, esta segunda parte se centra más en los diálogos, que explican y justifican las posturas de los distintos personajes; algunos son sencillamente excepcionales, como el monólogo de los superhéroes de David Carradine. También vuelve Tarantino a hacer gala de su buen oído a la hora de elegir temas musicales que quedan que ni pintados para sus secuencias. Esta vez ha contado incluso con los españoles Lole y Manuel, lo que demuestra una afición a la música inusitada. Que nadie se lleve a engaño. Como las películas que homenajea, se trata sobre todo de una cinta de acción. Pero subyace de fondo el tema del heroísmo cotidiano, del paso a la madurez, sacrificando parte de la forma de vida de la juventud en aras de formar una familia. Algo que según Bill, tiene más mérito que ser el propio Superman.

8/10

Últimos tráilers y vídeos