IMG-LOGO

Biografía

Thomas Thieme

Thomas Thieme

Thomas Thieme

Filmografía
Cuando fuimos reyes

2014 | Wir Waren Könige

Si no nosotros, ¿quién?

2011 | Wer wenn nicht wir

La historia real de Bernward Vesper y la madre de su hijo Gudrun Ensslin en Alemania, a lo largo de más de dos décadas, desde finales de los 40 a finales de los 60. Bernward es hijo de un poeta nazi al que pesa la herencia paterna. Algo parecido le ocurre a Gudrun, cuyo padre combatió en la guerra aunque no simpatizara con Hitler. Madurar como personas con un pasado que les abruma no resulta sencillo. Él cree que se comete con su padre una injusticia, una cosa son sus ideas y otra su obra literaria; por ello monta una editorial para reeditar su creación, algo en lo que le ayuda Gudrun. Con el paso del tiempo la mirada cambia, y ambos reaccionan apoyando los movimientos revolucionarios contra lo establecido, la idea es impedir que puedan ocurrir nuevos genocidios, ya sea en Vietnam o en el propio Estados Unidos. Incluso recurriendo a la violencia de la que es partidario Andreas Baader. Andres Veiel escribe y dirige este film desesperanzado, que incide en la influencia decisiva de una generación en los que les suceden, sobre todo cuando la primera ha fallado en cuestiones morales esenciales. Verdaderamente da qué pensar la pareja protagonista, jóvenes con ideales pero que vagan sin rumbo claro, convertidos en un manojo de contradicciones, hasta el punto de que metas bienintencionadas pero abstractas hacen olvidar a los seres más cercanos, a los que se descuida y se hace daño. El horror nazi da paso así a otro vacío existencial, donde las razones para seguir viviendo se desdibujan, a la injusticia y las faltas de amor se acaba respondiendo con una actuación autodestructiva. Falta equilibrio a la interesante propuesta de Veiel, algo larga y reiterativa, y demasiado explícita a la hora de recalcar los tumbos que dan los personajes en su búsqueda del amor libre. Los actores están bien, la interpretación de August Diehl, Lena Lauzemis y Alexander Fehling son creíbles en la fragilidad que intentan ocultar en su devenir diario.

5/10
Unidos por un sueño

2011 | Der ganz große Traum

Agradable cinta alemana protagonizada por Daniel Brühl. Encarna a un joven profesor, educado en Oxford, fichado en un instituto alemán para dar clases de inglés, lo que no encaja bien con la mentalidad prusiana de la época, 1874. Konrad Koch, que así se llama el profesor, decide ilusionar a los chicos con el idioma introduciéndoles en un deporte recién inventado por los ingleses, el fútbol. Se trata de una buena muestra de cine sobre educadores que logran introducir hábitos de estudio y aprendizaje en los chicos gracias a su entusiasmo y tesón.

6/10
Hotel Lux

2011 | Hotel Lux

Berlín 36

2009 | Berlin 36

Berlín, 1936. La Alemania nazi organiza los juegos olímpicos, pero se arriesga a un boicot de los Estados Unidos si se prueba que el equipo germano no incluye atletas judíos por motivos racistas. Para justificarse recluta a la saltadora de altura Gretel Bergmann, campeona de Inglaterra en su especialidad, y que se ha instalado en ese país por recomendación de su padre, ante un clima de discriminación asfixiante. Las amenazas nada veladas a la familia obligan a Gretel a volver a Alemania y entrenar. Pero las intenciones de las autoridades son evitar a toda costa que Gretel llegue a competir. Para ello dan todo su apoyo a una atleta de aspecto hombruno, Marie Kettler, que podría pulverizar todos los récords.Dignísima producción alemana basada en hechos reales, el drama que se propone interesa desde el primer momento. Kaspar Heidelbach, un director forjado sobre todo en la televisión, describe bien la determinación de Gretel para lograr el triunfo, que supondría toda una humillación para Hitler y sus secuaces. De modo que los obstáculos -un nuevo entrenador, auténtico comisario político, y otras compañeras- se perfilan bien, así como la relación con Marie Kettler, de la que enseguida sospechamos su secreto, y que a la postre no es más que otra víctima de los nazis, de tipo diverso al caso de los hebreos, pero víctima sin paliativos.Quizá el problema principal al que se enfrenta Heidelbach es el clímax de la película, que no es cuestión aquí de desvelar. La necesidad de plegarse a la realidad dificulta la emoción que parece exigir un drama deportivo de este tipo, a pesar de esa solución visualmente audaz aunque fallida, de mostrar a las dos atletas amigas saltando; también rompe un poco la película el recurso al testimonio de la auténtica Gretel, venerable anciana. Hay acierto en el reparto, con mención especial a los coprotagonistas, Karoline Herfuth y Sebastian Urzendowsky.

6/10
La vida de los otros

2006 | Das Leben der Anderen

Alemania es de los países que ha sabido mirar a su doloroso pasado reciente a través del cine con acierto. El nazismo ha propiciado en los últimos tiempos El hundimiento y Sophie Scholl: los últimos días. La partición del país y el dominio comunista de una de las mitades de Alemania dio pie a Good Bye, Lenin!. Ahora llega este otro potente film sobre Alemania del Este. Georg Dreyman es un prestigioso escritor de la RDA. Aunque no simpatiza con el opresivo régimen comunista, es un ‘animal político’ que se les arregla para sobrevivir congraciándose con las autoridades, y no significándose demasiado. Así, se le permite cierto margen a la hora de expresarse, y no se le reprocha su amistad con algún elemento intelectual claramente disidente. Dreyman vive con la celebérrima actriz Christa-Maria Sieland, y cree estar lejos de la vigilancia de la Stasi, la policía secreta del ministerio del interior. En realidad un pez gordo comunista ha puesto los ojos en la hermosa Christa-Maria, y encarga al capitán Gerd Wiesler, de la Stasi, un estrecho seguimiento de ella y Dreyman, no porque le preocupe una posible actividad subversiva, sino porque desea a la actriz. Concienzudo funcionario capaz de descubrir traidores debajo de las piedras, Wiesler se aplica a la tarea, escuchando durante horas las conversaciones que retransmiten los micrófonos colocados en el apartamento de Dreyman. El desconocido Florian Henckel von Donnersmarck orquesta una trama de alto interés dramático, donde el autocuestionamiento que Wiesler hace de su trabajo recuerda a los dilemas morales que planteaba Francis Ford Coppola en La conversación. Pero von Donnersmarck está lejos del mimetismo. El cineasta alemán sabe atrapar con la cámara el modo en que un régimen autoritario como el comunista limita la libertad de los ciudadanos, convenciéndoles incluso de que la poca que les queda es más que suficiente; aunque hay lugar para algún apunte de humorada negra –el inocente chiste sobre Honecker, que de pronto se transforma en espada de Damocles sobre un pobre hombrecillo–, dominan la atmósfera opresiva y la tragedia, que invitan a los personajes a preguntarse si pueden conformarse con el estado de las cosas, si han de rebelarse con las herramientas de las que cada uno dispone, o si se deben a un elemental instinto de supervivencia, que podría pasar por la traición. Hay un magnífico sentido del ritmo, unas actuaciones sobrias pero muy sentidas. La partitura musical de Gabriel Yared ayuda, y la paleta de colores grises y pardos sirve bien para dibujar a un país triste. Y aunque todo el reparto brilla a un excelente nivel, es de justicia destacar el trabajo de Ulrich Mühe: desde el principio, con ese interrogatorio que abre el film, hasta la entrada en una librería después de la caída del muro, final sencillamente memorable, pasando por el clímax del registro en el apartamento del escritor.

8/10
La cortina de humo

1996 | Das Tor des Feuers

Harry Kowa (Götz George) trabaja como guardaespaldas de un amigo suyo, el político el Dr. Sander. El hombre recibe un disparo y Kowa devuelve el tiro con la mala suerte de que la víctima resulta ser un agente de policía infiltrado. Será condenado a la cárcel. Discreto pero pasable telefilm aleman de acción, con momentos conseguidos de tensión. Adapta una novela de Sascha Arango, y el director logra que se siga con intéres.

5/10

Últimos tráilers y vídeos