IMG-LOGO

Biografía

Tracey Ullman

Tracey Ullman

60 años

Tracey Ullman

Nació el 30 de Diciembre de 1959 en Slough, Berkshire, Inglaterra, Reino Unido
Filmografía
Mrs. America

2020 | Mrs. America | Serie TV

Serie planteada claramente como diatriba contra Phyllis Schlafly, activista conservadora de St. Louis. La acción comienza en 1972, cuando el poder legislativo de Estados Unidos aprueba la Enmienda de Igualdad de Derechos o Equal Rights Amendment (ERA). Schlafly, también madre de familia casada con un influyente abogado, llega a la conclusión de que este supuesto avance podría acabar perjudicando a las mujeres, y destruyendo a la familia tradicional. De ahí que se lance a elaborar una serie de boletines, y a impartir charlas exponiendo su punto de vista, para evitar que la mayor parte de estados ratifiquen la ERA, condición indispensable para que entre en vigor. Dahvi Waller (guionista en series como Mad Men) escribe y aparece acreditada como creadora de esta miniserie de 10 capítulos para Hulu, donde precisamente su trabajo quizás suponga el punto más débil. Sobre todo, se muestra claramente partidista, no se intenta entender el punto de vista de los republicanos. Se arremete contra Schlafly, a la que muestra como una pobre desgraciada contradictoria, que defiende que la mujer no está discriminada, pero que por ejemplo asiste a una reunión en la que le piden que sea la que tome notas, por ser la única mujer, o su esposo la obliga a mantener relaciones sexuales cuando ella está agotada. Se describe en cambio sin aristas a sus oponentes, representantes de la segunda ola del feminismo, como Gloria Steinem, fundadora de MS Magazine, la escritora Betty Friedan o Shirley Chisholm, primera afroamericana elegida para el Congreso. Se trata no obstante de una serie con cuidada reconstrucción de la época, y con una realización notoria, se llevan el mayr mérito Anna Boden y Ryan Fleck, en su proyecto inmediatamente posterior a Capitana Marvel, pues se han responsabilizado de cuatro de los diez capítulos. Resulta muy eficaz que los tramos en los que aparece Schlafly estén rodados en un estilo tradicional y más academicista, y los del resto de mujeres, cámara en mano, con un toque más moderno. También se han esforzado mucho los miembros del reparto, en especial Cate Blanchett, en el rol protagonista, pero también John Slattery (su marido), Rose Byrne (Steinem), Elizabeth Banks (la feminista Jill Ruckelshaus), o James Marsden (el diputado Phil Crane), todos ellos tan eficaces  que por momentos consiguen que no se note que sus personajes estén torpemente descritos sobre el papel.

5/10
Regreso a Howards End

2017 | Howards End | Serie TV

Inglaterra de principios del siglo XX. Narra las relaciones entre tres familias de distinta clase social: los Wilcox, los Schlegel y los Bast.

Into the Woods

2014 | Into the Woods

Mucho se esperaba de este film por varios motivos. La temática y su planteamiento son atractivos: mezclar, gracias a un leve hilo conductor, varios de los cuentos infantiles más famosos de la historia, creados por los hermanos Grimm –Caperucita roja, Cenicienta, Jack y la habichuela gigante, Rapunzel, etc.– y hacer coincidir a todos sus personajes en un bosque; también atraía la participación de muchos actores de renombre, como Meryl Streep, Johnny Depp, Emily Blunt, Chris Pine, James Corden o Anna Kendrick; y por último se trata de un musical con la dirección y concepción visual de Rob Marshall. Y sin embargo... Mucho ha llovido desde que el autor británico triunfara con Chicago y, si ya bajó el nivel con su siguiente musical Nine, ahora los resultados, sin ser bochornosos, sí son un poco desalentadores. El caso es que da la sensación de que Marshall se ha perdido en el bosque como uno de más de sus personajes. Aunque quizá el gran problema de Into the Woods no haya que achacárselo tanto a Marshall, sino a quien ha ideado esta historia, el guionista James Lapine. Narra cómo, para romper la maldición de una bruja que les impide tener un hijo, un panadero y su mujer deberán entregarle cuatro cosas: una capa roja como la sangre, una vaca blanca como la nieve, un cabello amarillo como el maíz y un zapato dorado como el oro... Pero Lapine se hace un poco de lío con tal mejunje y el caso es que –al contrario que sus protagonistas– no se sabe muy bien qué desea al mezclar tantos hilos narrativos. Necesariamente descuida cada uno de ellos y la consecuencia es que muy pronto se produce una sensación generalizada de desorden, en donde la trama salta de un lado a otro caprichosamente y donde los personajes pierden consistencia. Hasta en algunos casos su presencia es prácticamente anecdótica, como el de Johnny Depp interpretando al Lobo Feroz. Está claro que en el fondo de Into the Woods late una idea un tanto maliciosa, la de que los cuentos infantiles son eso, meras fantasías alejadas de la realidad, en donde las personas mueren o te abandonan y donde las cosas nunca suceden como se deseaban. Cuidado con lo que deseas y cuidado con lo que le cuentas a los niños, viene a decirse. Ese giro radical en la fabulación tradicional se introduce en un momento concreto, con el consecuente desconcierto. Al mismo tempo, el enfoque rompedor o iconoclasta recuerda al de Shrek, pero al contrario de lo que sucedía con las aventuras del entrañable monstruo verde, aquí los conflictos son a menudo cosas de adultos, el tono es ambiguo y en general los personajes carecen de la necesaria empatía. Sin duda estamos ante una película que disfrutarán más los adultos que los niños. No todo son peros en Into the Woods, porque ciertamente las composiciones musicales de Stephen Sondheim –prácticamente continuas a lo largo de las dos horas de metraje– son de altura. Especialmente destacan el estupendo “Prólogo: Into the Woods”, en donde van cantando todos los personajes en una preciosa armonía; el delirante y divertido tema “Agony”; el lamento “Stay With Me”; y el sentido y pedagógico "No One is Alone". Respecto al reparto, la platea femenina se lleva la palma: Meryl Streep vuelve a demostrar su versatilidad cantando y encarnando a la bruja, mientras que Anna Kendrick asombra con una voz fabulosa –la mejor de la película– y Emily Blunt encandila con sus toques de humor habituales y una meritoria interpretación de las canciones.

5/10
El novio de mi madre

2007 | I Could Never Be Your Woman

Cinco años ha tardado Michelle Pfeiffer en volver a actuar delante de una cámara, tras La flor del mal, de 2002. Nos gustaría poder decir que la espera ha merecido la pena, pero no es el caso. La actriz, muy profesional, se entrega a una película menor, una comedia-pastelito que sigue un patrón que tiene ahora un importante exponente en la serie televisiva Las chicas Gilmore, bastante más lograda: el de mujer separada y con cuarenta años, con hija adolescente, ambas muy amigas, y donde no está claro cuál es la adulta y cuál la cría, tan fácilmente se deja llevar la madre por los sentimientos y los impulsos más propios de quinceañera que de cuarentona. El film sigue a Rossie (la Pfeiffer), guionista de una 'sitcom' televisiva dirigida a adolescentes. Un poquito acomplejada por una edad en que muchos la ven mayor, queda fascinada por Adam, actor candidato a actuar en la telecomedia, de menos de 30 años, y con el que le apetecería salir. La razón -y un personaje onírico, especie de madre naturaleza, interpretado por Tracey Ullman, y lo más original del film, que trata de que Rossie mantenga los pies en el suelo- le dice que debería olvidarse de semejante idea pero... ya se sabe, como decía Pascal, que el corazón tiene razones que la razón no entiende. Además, cuenta con la complicidad de su hija, que aprueba al posible noviete, así que… ¿por qué no? Dirige y firma el guión Amy Heckerling, cineasta no demasiado distinguida por la profundidad de sus filmes (Mira quién habla y secuelas, Clueless. Fuera de onda), aunque los pueble de buenos sentimientos. Aquí lo que parece una crítica a una sociedad frívola, obsesionada por la juventud y la belleza física, deriva en unos elementales y edulcorados “lo importante es que se quieran” y “preocúpate por tu aspecto sin complejos”. Algún momento divertido, y típicas historias de celos, completan la función.

4/10
Granujas de medio pelo

2000 | Small Time Crooks

Un grupo de ladrones, pobres diablos, idean un plan para robar un banco: un butrón a perpetrar desde el local de al lado, donde han montado un negocio tapadera. Pero ocurre lo inesperado: las galletas que venden en su chiringuito resultan un éxito arrollador, que les vuelve multimillonarios. Woody Allen vuelve a redescubrirse a sí mismo. Increíble la capacidad creadora del neoyorkino, que año tras año acude puntual a su cita con los espectadores, ofreciendo una nueva película. A veces mejor (la que nos ocupa es divertidísima, a la altura de Misterioso asesinato en Manhattan), otras veces menos; aunque lo indudable es que Allen nunca defrauda, siempre da algo que tiene interés. Uno de los aciertos de Allen es el reparto. Aquí es magnífica la elección de Tracey Ullman en el personaje de su esposa, y el de Hugh Grant como maestro de buenos modales. Por cierto, viendo el final del film nos surge la cuestión: ¿se nos habrá vuelto romántico y optimista el pequeño Woody? No estaría nada mal.

6/10
Aprendiendo a vivir (1994)

1994 | I'll Do Anything

Matt Hobs (Nick Nolte) es un tipo independiente y seguro de sí mismo que está volcado con su profesión de actor. Vive en Hollywood, separado de su esposa. Su tranquila vida pega un giro cuando debe hacerse cargo de su hija de seis años, a la que hace tres que no ve. La niña, llamada Jeannie (Whittni Wright) es muy simpática y espabilada. Pronto Matt se da cuenta de que quiere un montón a su hija, a quien la situación familiar le ha convertido en una niña caprichosa y consentida. Matt debe adaptar su vida a la de su hija. Está enamorado de una atractiva mujer que trabaja en el mundo del cine, pero que por el momento no le hace mucho caso. Jeannie está dispuesta a ayudar a su querido padre. Entretenida comedia narrada con habilidad por James L. Brooks (Mejor... imposible). Pone en juego una serie de sentimientos fundamentales, que son tratados de manera positiva. La relación entre el padre y la hija provoca situaciones divertidas a la par que emotivas.

4/10
Balas sobre Broadway

1994 | Bullets Over Broadway

Corren los locos años 20. David Shayne, joven autor teatral muerto de hambre, consigue por fin que le financien una de sus obras, que podrá estrenar en un teatro, con un reparto excelente. Sólo tiene que cumplir una condición: darle un papel a Olive, la novia del productor del espectáculo, el poderoso gángster Nick Valenti. Por desgracia, Olive, que acude a los ensayos siempre acompañada de Cheech, su guardaespaldas, resulta ser una pésima actriz con una voz extremadamente desagradable. David intenta limitar al máximo posible su papel, pero el gángster le presiona para que lo alargue, lo que daría al traste con la obra. Por otro lado, Cheech, resulta ser un imaginativo consejero a la hora de sugerirle a David cambios en la obra... Una de las mejores comedias de Woody Allen, que cede el protagonismo a John Cusack, en un papel de intelectual neurótico de los que suele interpretar el cineasta neoyorquino, aunque debió pensar que ya estaba demasiado viejo para hacerlo él mismo. Esta vez, Allen ofrece una ambientación prodigiosa de la época, y una reflexión, interesante, aunque salpicada de humor negro, sobre la creación y los límites morales del artista.

8/10
Prêt-à-Porter

1994 | Prêt-à-Porter

La moda está de moda: diseñadores y modelos acaparan espacio en los medios de comunicación. Robert Altman aprovecha este tirón para realizar un film coral, en el que numerosos personajes se reúnen en París para mostrar o ver las últimas creaciones de temporada. Sus historias se entrecruzan en un modo de contar recurrente en el director de Nashville o Vidas cruzadas, con un reparto plagado de estrellas, pero desaprovechado. ¿Qué le falla al film de Altman? Algo bastante importante: el guión. No hay un sustrato sólido, capaz de vertebrar dos horas largas de película, que se reducen a una colección de anécdotas sueltas. La dificultad de vender al espectador una película como ésta es patente en la publicidad que la acompañó en su estreno: ésta trata de convertir Prêt-à-Porter en un film policíaco, cosa que, desde luego, no es. Por otra parte, Altman da una visión corrosiva y amoral del mundo de la pasarela, al que acusa sin tapujos de frivolidad: sorprende por ello que muchos profesionales de la moda hayan colaborado en el film. Fiel a su marcado pesimismo, el director no salva a ningún personaje de la quema que organiza; ésta se completa con un exceso erótico final, que pretende ser ingenioso. Ante tal ambiente degradado –simbolizado de modo agotador con excrementos de perro– Altman parece decir que sólo cabe encogerse de hombros y decir: “Así son las cosas”.

4/10
Las locas aventuras de Robin Hood

1993 | Robin Hood: Men in Tights

Robin de Loxley es un valiente arquero de la Edad Media que regresa a Inglaterra. El reino está bajo el poder del avaricioso rey Juan, que no hace más que subir los impuestos a los empobrecidos habitantes. Robin robará a los ricos para dárselo a los pobres, a la vez que vive numerosas aventuras. Al igual que hiciera con La loca historia del mundo o La loca historia de las galaxias, el director Mel Brooks vuelve a la carga con esta parodia del mítico arquero de Sherwood. Los gags se suceden uno tras otro regalando escenas divertidísimas. Cary Elwes (La princesa prometida) se mete en los pantys de Hood y el propio director aparece en la película haciendo de rabino. Genial.

5/10
Te amaré hasta que te mate

1990 | I Love you To Death

Cuando descubre las continuas infidelidades de su esposo, el dueño de una pizzería, Rosalee decide asesinarle friamente, para lo que recaba la ayuda de dos individuos. Única incursión del todoterreno Lawrence Kasdan en la comedia, a la que añade numerosos toques de humor negro. De nuevo se pone a las órdenes del cineasta su actor fetiche: Kevin Kline.

4/10
Plenty

1985 | Plenty

Susan Traherne es una mujer que estuvo colaborando con la resistencia en la Segunda Guerra Mundial, y pasaba información secreta a unos hombres que en algún momento fueron héroes. Pasado el tiempo, Susan lleva una vida llena de recuerdos pero en la que intenta hacerse aún su propio hueco. Film independiente de Fred Schepisi (La casa Rusia) que se basaba en una obra de David Hare. Está protagonizado por Meryl Streep, con la que el director volvió a contar para Un grito en la oscuridad. La actriz había dado ya muestras de que era una intérprete de altura y se encontraba en un buen momento de su carrera. En la cinta sale acompañada de Sam Neill, Ian McKellen o el cantante Sting.

5/10
Recuerdos a Broad Street

1984 | Give My Regards to Broad Street

Singularísimo film británico que parte de una curiosa y algo rebuscada premisa. Un nuevo álbum del músico Paul McCartney es supuestamente robado por un trabajador. Las cintas serán encontradas pero el hombre quedará encerrado en la estación de Broad Street. Lo curioso es que la película, una especie de drama lleno de música, está escrita y protagonizada por el propio Paul McCartney, y también aparece su compañero en The Beatles, Ringo Starr.

4/10

Últimos tráilers y vídeos