IMG-LOGO

Biografía

Whit Masterson

Whit Masterson

Whit Masterson

Filmografía
Homicidio justificado

1967 | Warning Shot

Un policía mata a un hombre durante una operación. Disparó su arma porque éste le había apuntado previamente, pero cuando se estudia su caso no aparece el arma de la víctima, por lo que es acusado de asesinato. Totalmente contrariado con la situación, inicia una investigación para probar su inocencia y esclarecer los hechos. Típica película donde un hombre inocente se ve envuelto en una trama que está muy por encima de él. Aún así, no se rinde y está dispuesto a descubrir la verdad con todo lo que se esconde detrás del asesinato que le han colocado.

4/10
Sed de mal

1958 | Touch Of Evil

Uno de los grandes títulos de la filmografía de Orson Welles. Este hombre genial, que deslumbró con su talento multifacético, tuvo siempre muy mermadas sus posibilidades de dirigir. Tras Ciudadano Kane se labró una fama de director difícil, por lo que saber cuándo iba a acometer un nuevo proyecto era todo un misterio: pocos estudios se arriesgaban a darle la oportunidad, y a veces Welles se las debía arreglar para convertir tramas más o menos mediocres en películas que trascendendían sus estrechos márgenes para así convertirse en cine con mayúsculas. Fue el caso de Sed de mal, adaptación libre de Welles de "Badge of Evil", novela negra de Whit Masterson. La revista cinéfila "Cahiers du cinéma" la definió como “la mejor película de serie B que jamás se haya hecho”. El film transcurre en una pequeña ciudad fronteriza entre Estados Unidos y México. Un caso obliga a colaborar a Quinlay (Orson Welles), un policía americano, con Vargas (Charlton Heston), un funcionario mexicano. El primero tiene un innato olfato detectivesco para dar con los culpables de crímenes y delitos. Pero sus métodos son heterodoxos, y no tiene escrúpulos en inventar pruebas falsas para incriminar a los sospechosos. La definición que el honrado Vargas hace de Quinlay, “era un buen detective, pero un mal policía”, se ajusta a la realidad como un guante. Así describía Welles la superioridad moral del personaje que encarna Heston: “Es un ser superior, y no porque sea un buen mozo o esté en el candelero, no. Es debido a que es una persona civilizada y tiene una cultura más honda. No se trata sólo de que sea bueno e incapaz de hacer canalladas, sino de que comprenda qué significa ser bueno. Así, tenemos un hombre que puede responder al sinvergüenza sin tener siempre la palabra virtud en la boca, y los argumentos que opone al poder policial son aquellos que sólo un hombre cultivado puede ofrecer.” Fue Charlton Heston el que propuso a Welles como director del film a Universal, pues al principio sólo debía intervenir como actor, haciendo el papel del detective. Heston dijo de Welles que “fue el hombre con más talento que he conocido, lo cual no quiere decir que fuera el mejor actor o el mejor director. No pienso que lo fuera. Pero eso que llamamos ‘talento’, esa capacidad de crear arte, Orson la tenía a punta pala.” Quedó para la posteridad, y ha sido requeteestudiado en las escuelas de cine el plano secuencia con que se abre el film, en que somos testigos de cómo un tipo pone una bomba. Las acrobacias que hace la cámara son sencillamente increíbles. Otro arranque de genialidad ocurrió el primer día de rodaje: Welles estuvo casi todo el día preparando un plano, sin rodar nada, para desesperación de los ejecutivos del estudio. Cuando al fin lo hizo, declaró que ese plano correspondía a doce páginas del guión, y que por tanto iban con dos días de adelanto con respecto al calendario previsto.

8/10
A Cry in the Night

1956 | A Cry in the Night

Un psicópata (Raymond Burr) que tiene como afición matar animalitos, también ataca a jóvenes parejas en una zona reservada de la ciudad. Un día secuestra a una chica (Natalie Wood) y la esconde en su apartamento. Como el padre de la muchacha es un inspector de policía (Edmond O’Brien), se inicia una frenética búsqueda donde se utilizan métodos no del todo legales. Adaptación de la novela de suspense de Whit Masterson, de quien el cine también adaptaría en 1958 otra de sus novelas más destacadas y que el genio de Orson Welles llevó a su terreno en Sed de Mal. Natalie Wood destaca entre el resto del reparto en un año bastante bueno para ella, ya que también intervino en el western Centauros del desierto.

5/10

Últimos tráilers y vídeos