IMG-LOGO

Biografía

Wolfgang Thaler

Wolfgang Thaler

Wolfgang Thaler

Filmografía
Unorthodox

2020 | Unorthodox | Serie TV

Miniserie inspirada libremente en las memorias de Deborah Feldman. Sigue a Esty Shapiro, una joven criada por sus abuelos en la comunidad judía ultraortodoxa de Williamson en Brooklyn, Nueva York; su padre es alcohólico y su madre se fugó años atrás. Frisando los 18 años se verá obligada a aceptar un matrimonio concertado con Yanky. La presión del entorno familiar para que le dé descendencia alcanza tales extremos que decide fugarse a Berlín, pues podría solicitar por sus orígenes la nacionalidad alemana. Maria Schrader, conocida en su faceta de directora por otra película basada en personajes reales, Stefan Zweig: Adiós a Europa, sabe pergeñar un relato en dos tiempos que atrapa, el espectador comparte la atmósfera asfixiante en que le ha tocado crecer a Esty, y también la de persecución posterior, más la bocanada de aire fresco que supone integrarse en una comunidad artística, amigos jóvenes que quieren dedicarse a la música. De algún modo el impacto que ha producido la serie recuerda al de Único testigo, el popular thriller protagonizado por Harrison Ford, donde un policía se integraba en una comunidad amish con motivo del caso que tenía entre manos, donde un niño había sido testigo de un crimen. Aquí se juega con el choque de ambientes, mentalidades y creencias, el de la comunidad ultraortodoxa, con sus exóticas vestiduras, gorros, ropas oscuras y rizos, y el de Berlín, donde la arquitectura y decoración de la Bauhaus funcionan como contrapunto, al igual que el pelo original de Esty y sus primeros pantalones vaqueros. El equipo de guionistas y la realizadora sabían que se movían en el filo de la navaja, y que era fácil herir susceptibilidades. En tal sentido se nota que ha habido un esfuerzo por abordar con delicadeza algunos apartados, como las relaciones conyugales de Esty y Yanky, donde el desconocimiento, la torpeza y un pudor mal entendido causan dificultades, mientras, paradójicamente, se produce una auténtica invasión de su intimidad por parte de unos parientes entrometidos e impacientes. Pero no se deja de denunciar un ambiente que aproxima a algunas comunidades a las sectas, no hay una auténtica educación en libertad, lo que acaba pasando factura. Se acaba además cayendo en la hipocresía, con la idea de que la Torá “on the road” se puede vivir de otra manera; y desde luego la persecución y la amenaza no parecen casar nada bien con la supuesta buena intención de que se cumpla la voluntad de Dios para con la pareja con problemas. Schrader cuenta con un reparto estupendo, jóvenes y mayores están muy bien, se nota que la directora es también actriz y sabe dar a los actores las pautas precisas. Destaca especialmente la talentosa joven protagonista Shira Haas, que con 25 años aparenta la juventud y fragilidad que se suponen a su personaje, capaces de convivir con una fuerte personalidad y una sensibilidad artística musical que ha estado reprimida, pero que acabará aflorando en el tramo final, uno de los pasajes más logrados, en que confluyen los sentimientos de muchos personajes. En todo momento se aboga por la libertad, nadie debería imponer jamás a otro su propio criterio por la fuerza, por muy convencido que esté de hallarse en la verdad.

6/10
Stefan Zweig: Adiós a Europa

2016 | Stefan Zweig: Farewell to Europe

Una mirada a los últimos años de la vida del escritor vienés Stefan Zweig (1881-1942), de origen judío, que vive fuera de su país, mayormente en Brasil, y al que descompone el ascenso de Adolf Hitler al poder, y el posterior éxodo de tantos amigos y conocidos que huyen del delirio que ha hecho acto de presencia en Europa. Las numerosísimas peticiones de ayuda le sobrepasan, no sabe cómo atenderlas, tantas son, y ello convive con su trabajo literario, las propuestas de conferencias y homenajes, y la atención a su familia, su antigua esposa y los hijos de ella, y su nueva compañera. La actriz Maria Schrader parece haberse propuesto dirigir una película por década, tras La jirafa (1998) y Liebesleben (2007) entrega una valiosa aproximación a un gran novelista, ensayista y biógrafo con discurso propio, proporcionándonos el "mood" melancólico que le llevó a la decisión de quitarse la vida, que a tantos de sus admiradores nos cuesta entender. Estamos ante una película "tranquila" en su desarrollo, donde la narración está muy bien puntuada por las estancias de Zweig en Brasil, Argentina y Estados Unidos, escenarios que sirven para pintar encuentros con otros exiliados y periodistas que querrían que hablara más alto y claro contra el fascismo, algo que no va con su carácter reflexivo o con la falta de eficacia que prevé en el pronunciamiento en determinados ambientes. Hay riesgo estético en momentos como el plano secuencia de arranque en una recepción, con la cámara clavada en el suelo, apuntes suavemente humorísticos para aliviar el drama interno del protagonista –maravilloso Josef Hader– como el homenaje en una recóndita aldea brasileña, gran dignidad a la hora de pintar el encuentro entre la esposa –la gran Barbara Sukowa– y la nueva compañera de Zweig en Nueva York, y un exquisito pudor en el final, mirada fina de Schrader, que se queda clavado hondo en el espectador.

7/10
Safari

2016 | Safari

El cineasta austríaco Ulrich Seidl es conocido sobre todo por su deprimente trilogía del Paraíso, los largometrajes de ficción Amor, Fe y Esperanza, donde tomaba pie de esas virtudes que los cristianos denominan "teologales" para ofrecer un cuadro más bien oscuro de la condición humana. Pero donde realmente ha desarrollado la mayor parte de su carrera es en el terreno documental, lo que es también el caso de Safari; ello no impide que existan nexos de unión, pues lo que le gusta hacer a Seidl es aplicar una aséptica mirada de entomólogo a los seres humanos, y a las pequeñeces que dan sentido, por así decir, a su existencia. La premisa de Safari es bien sencilla: seguir los pasos de varios cazadores austríacos o alemanes en un país africano. El hombre blanco que ejerce como deporte la caza de animales. Caza en que a estos turistas cazadores les acompañan unos guías hasta los puntos donde, desde cierta distancia, pueden abatir sin arriesgar su vida jirafas, cebras, impalas, ñus u otros animales. No existe voz de narrador, ni acompañamiento musical, sólo ruidos naturales, y las voces de los cazadores y sus guías. Básicamente se alternan las declaraciones de estos singulares turistas, sentados en un sofá en su refugio, a veces con cabezas de animales disecados al fondo, con otras de la rutina en el campo, donde localizan y disparan a los animales, para luego hacerse la foto, con el animal arreglado un poco, un auténtico posado. También tenemos imágenes del animal desollado o despiezado, tarea en la que intervienen los nativos. La virtud del film de Seidl es la objetividad, él mantienen las distancias, no juzga, dicha tarea se la confía al espectador. Deja que los cazadores o sus anfitriones expliquen por qué hacen aquello, lo que sienten, etcétera. A veces hay algo de grotesco en lo que percibimos de esta actividad de la caza, donde no hay necesidad de matar para alimentarse, y en que ni siquiera existe el subidón adrenalítico del peligro, aunque sí experimentan los protagonistas cierto placer en, como ellos dicen, "cobrarse piezas"; todo podría verse como los últimos vestigios del colonialismo. Un animalista quizá se vea confirmado en sus convicciones del sufrimiento y eliminación innecesaria de estos animales, mientras que es de suponer que los cazadores que han aceptado aparecer en el film estarán satisfechos, pues aparecen tal cual, sin apostillas ni manipulaciones del cineasta.

6/10
Catedrales de la cultura

2014 | Cathedrals of Culture

Seis grandes cineastas, entre ellos Wim Wenders y Robert Redford, arrojan su escrutadora mirada a seis hermosos espacios arquitectónicos diseñados para gozar de la belleza artística y cultivar el espíritu humano. De modo que observamos la Filarmónica de Berlín, perfecto lugar para interpretar música;el Instituto Salk, moderno centro de investigación; le Biblioteca Nacional de San Petersburgo, donde parece que los libros nos susurran sus líneas; la prisión de Halden, que trata a los presos con humanidad; la Ópera de Oslo; y el centro Popmpidou, donde se diría que convergen todas las artes. Las imágenes son maravillosas, y los distintos discursos narrativos de cada pieza permiten gozar y anhelar una visita a los lugares mostrados.

6/10
Lobo

2014 | Theeb

Un lugar recóndito del desierto en el Imperio Otomano, a principios del siglo XX. Un niño beduino pierde a su progenitor, del que ha heredado el nombre, Theeb, que significa ‘lobo’ en árabe, por lo que pasa a estar bajo los cuidados de Hussein, su hermano mayor, guía al igual que el padre de ambos. Por miedo a ofender el recuerdo del fallecido, no estando a la altura del prestigio profesional de la familia, y por su elevado sentido de la hospitalidad, ambos jóvenes orientarán hasta su destino a un oficial del ejército británico y a su acompañante por el desierto de Arabia, que por culpa de los acontecimientos históricos se ha convertido en un hervidero de maleantes y asaltantes. Nacido en Oxford, pero de origen jordano, el debutante en el largometraje Naji Abu Nowar quedó muy impresionado durante un viaje con la cultura nómada de los beduinos del país de origen de su familia, Jordania. Tanto es así que pasó un año viviendo cerca de ellos, junto a su coguionista, Bassel Ghandour, para empaparse de su cultura y tradiciones, que logran plasmar en la pantalla, a través de una historia repleta de elementos de los clásicos del género de aventuras, bastante accesible para un público amplio. Lobo se beneficia de su evidente falta de pretensiones, de hecho se visiona como un spaghetti-western menor, por lo que resulta muy ameno. Aún así habla de temas como los lazos con la comunidad y la familia, la pasión por llevar a cabo el trabajo hasta el final, y el paso de la infancia a la madurez, a veces de forma prematura por las circunstancias de la vida. Pero sobre todo está muy presente el cuestionamiento de si la llegada del progreso a algunas zonas paradisíacas debe ser considerado necesariamente positivo. Y se consigue plasmar muy bien el punto de vista iniciático del personaje central, pues por ejemplo se entiende que todo ocurre durante la I Guerra Mundial, pero no se ofrecen explicaciones sobre un conflicto que el chico ni conoce ni puede entender. El impresionante, desde el primer plano en el que aparece, Jacir Eid Al-Hwietat, que encarna al niño protagonista, llama la atención en un impecable reparto, formado por actores que debían ser no profesionales, hasta el punto de que el realizador prescindió de los personajes femeninos, pues las beduinas se negaban a actuar, y las actrices normales no habrían podido resultar creíbles hablando el dialecto de este pueblo. Ayuda a dar fuerza al conjunto la cuidada fotografía dominada por las áridas dunas del desierto. Tanta garra tiene Lobo que obtuvo una candidatura al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Al final, el premio fue a parar a la favorita, El hijo de Saúl, como se esperaba.

6/10
Paraíso: Esperanza

2013 | Paradies: Hoffnung

Melli, una jovencita de unos 15 años, llega a un campamento de verano. Pero se trata de un campamento muy peculiar, pues todos los que acuden allí son chicos y chicas jóvenes con problemas de sobrepeso. La idea es que durante su estancia se sometan a unas normas estrictas de funcionamiento: hacer ejercicio, cuidar la alimentación, pasen por cuidadosos exámenes médicos, etc. El personal del lugar, una gran instalación en medio del campo, está especializado en ese trabajo, pero para estos jóvenes adolescentes esos días suponen un tremendo sacrificio. Última película de la trilogía "Paraíso", dirigida por el austriaco Ulrich Seidl y que muy bien prodría haberse titulado "Infierno". Tras Paraíso: Amor, cuya protagonista es la madre de Melli –que se encuentra de turismo sexual en Kenia– y Paraíso: Fe, en donde la tía de Melli da cuenta de su enfermizo fanatismo religioso, Paraíso: Esperanza ofrece esa misma atmósfera asfixiante, centrada en vidas sin horizontes y donde lo que más impera es la tremenda soledad de los personajes. En este caso, esos personajes son adolescentes, poco menos niños y niñas abandonados por sus familias, con vidas desgraciadas (la mayoría hijos de padres divorciados). La narración sigue el estilo de Seidl, con aire muy realista, diálogos improvisados y sonido directo. No sucede gran cosa, sino el mostrar el triste día a día de Melli y sus compañeras. Sin embargo, es cierto que no hay imágenes tan desagradables y explícitas como en los anteriores filmes, de modo que la historia, opresiva y pesimista desde luego, se ve al menos con menor horror. No faltan, de todos modos, instantes morbosos, expresados en la atracción sexual entre la protagonista y el médico, en equilibrio inestable.

3/10
Paraíso: Amor

2012 | Paradies: Liebe

Teresa es una mujer que ha pasado la cincuentena. Es austríaca, madre de una adolescente que no le hace mucho caso. Viajará a Kenia con otras paisanas, mujeres maduras, solas, para pasar unos días de vacaciones en hoteles paradisiacos, junto a la playa. Allí Teresa buscará desesperadamente el amor de los hombres, africanos dispuestos a tener sexo por dinero. Paraíso: Amor es la primera película de la trilogía "Paraíso" –que se completa con Paraíso: Fe y Paraíso: Esperanza–, del controvertido director austriaco Ulrich Seidl. La historia, terriblemente triste, dibuja unas vidas llenas de soledad, sin más asidero que la búsqueda de una compañía que no puede ir más allá del placer. La protagonista de Seidl es una mujer frágil, poco atractiva, que anhela ser amada, y de una ingenuidad al confundir amor y sexo que provocaría compasión si no fuera porque, en realidad, el personaje tampoco deja en ningún momento de ser distante al espectador. Todo en este film es realista. Los diálogos, a menudo frívolos o soeces, son improvisados, sin guión previo, y la cámara filma dentro de la escena, al modo casi documental. Este crudo naturalismo se acentúa al mostrar la morbidez y obesidad de las mujeres –muy alejadas de los cánones de belleza–, y en las escenas de sexo, nada preparadas, pero a menudo molestamente explícitas, como en las ridículas lecciones de tocamientos de pecho o la interminable orgía del hotel. Poco más ofrece el director que esta vacuidad de vida y de corazones. Estamos, en fin, ante una película que desprende una absoluta carencia de horizonte, de sentido más allá de los sentidos.

2/10
Paraíso: Fe

2012 | Paradies: Glaube

Segunda entrega de la trilogía "Paraíso", del austríaco Ulrich Seidl (Dog Days). Fe obtuvo el Premio Especial del Jurado y el Premio 'CinemAvvenire' en el Festival de Venecia de 2012, donde causó una enorme polémica por su furibunda carga anticatólica. Paraíso: Fe tiene como protagonista a Anna Maria, una mujer solitaria, reprimida y frustrada que dedica sus vacaciones a ir de puerta en puerta con una imagen de la Virgen María, para llevar la Palabra de Dios a quien le reciba en su casa. Inesperadamente reaparece su marido, un musulmán parapléjico que terminará de desestabilizar la existencia de Anna Maria con sus pretensiones sexuales. Ulrich Seidl ha obtenido buenas críticas por la espontaneidad de sus actores, y por su fresca puesta en escena, que incluye muchas improvisaciones. Desde luego, se puede decir a su favor al menos que la veterana Maria Hofstätter realiza una interpretación muy esforzada, de una mujer terriblemente insana. Pero ofrece una imagen sesgada, ofuscada e incompleta de la religión, desde el arranque, en el que la protagonista se flagela violentamente desnuda frente a una imagen de Cristo. Durante el resto de la película, abusa de las provocaciones, y no ofrece ni un solo personaje mínimamente positivo. Desde luego Paraíso: Fe está concebida minuciosamente para ofender la sensibilidad del público católico, sobre todo con una secuencia extremadamente irreverente en la que la protagonista en la cama toma un cruficijo con intenciones lascivas.

2/10
Dog Days

2001 | Hundstage

Esta película parece marciana, pero es de Austria. Sigue la anodina vida de varios personajes, todos bastante raritos en su mediocridad. La cosa arranca con el ataque de celos de un joven, que no aguanta que otros hombres miren a su chica mientras baila en una discoteca. Luego seguimos a una autoestopista que no para hablar, en cuanto algún incauto la lleva en su coche. También hay unos jubilados en una casa con una piscina, donde varias personas toman el sol. O dos personas, una pareja rota, que ponen flores en lugar donde una pequeña sufrió un accidente de automóvil mortal. Todas estas historias se muestran de modo fragmentado, con un anodino tono documental, y salpicado de gratuitas escenas de sexo, o de una mujer satisfaciendo sus necesidades fisiológicas, o paseándose por su casa en ropa interior. Larga y cargante, se supone que su director Ulrich Seidl hace una radiografía de una sociedad hastiada. Tal vez, pero en tal viaje despierta o apuntala el hastío del espectador.

3/10

Últimos tráilers y vídeos