IMG-LOGO

Biografía

Yuri Kolokolnikov

Yuri Kolokolnikov

39 años

Yuri Kolokolnikov

Nació el 05 de Diciembre de 1980 en Moscú, Rusia
Filmografía
Tenet

2020 | Tenet

Nuevo laberinto serpenteante escrito y dirigido por Christopher Nolan, producido por su esposa Emma. Sin el concurso de su hermano Jonathan en el guion. Visualmente deslumbrante, con la buena mano de Hoyte Van Hoytema. Apabullante en su adrenalítico ritmo, que no deja un minuto de respiro. Y mareante, la música de Ludwig Göransson cumple con su cometido, pero no tiene la belleza de la de Hans Zimmer. Intentas entender la trama. Te esfuerzas en comprender la propuesta nolaniana. Y no puedes. Quizá lo consigas en un segundo, tercer, cuarto visionado. Tal vez esta sea la forma de salvar el verano del Covid-19 en los cines. Entregar una película hipnótica y que el espectador se sienta desafiado a entenderla, de modo que vuelva a la sala una segunda, tercera, cuarta vez. Como si tuviera entre las manos un cubo de Rubik, y no se sintiera tranquilo hasta que logre resolverlo con sus manos. Incluso puede que a pesar de todo no entienda nada, pero hará mecánicamente los 40, 50 movimientos necesarios para dar con la solución. No es fácil hablar de Tenet. Título que es un palíndromo, se lee igual del derecho que del revés, y que está integrado en uno mayor, 'Sator arepo tenet opera rotas', frase latina que significa 'El sembrador Arepo mantiene las ruedas con destreza', y en efecto, uno de los juegos de la película, además de aplicar su concepto, es jugar con las palabras de esa frase, por ejemplo el personaje de Kenneth Branagh se llama Sator, o sea, es el sembrador. Pero en fin, es de suponer que esto no es importante, o sí, o quizá lo que es importante en la película es poco, y la mayor parte de lo que vemos carece de importancia. O sea, es un espectáculo circense asombroso, que se disfruta en pantalla grande, donde debería verse el cine, nos dice Nolan. El emperador quizá esté desnudo, y cueste reconocerlo, aunque cabe la otra posición, exclamar simplemente, qué cuerpazo, madre mía. Puede que el Goya de la película sea una falsificación, pero... ¡vaya falsificación! Estamos en una trama de espionaje internacional y de asaltos terroristas. El personaje protagonista sin nombre al que da vida John David Washington es un agente que se enfrenta a los villanos de turno, y que es introducido en arcanos secretos ligados a la resolución de un algoritmo que permite realizar inversiones basadas en la entropía, retroceder a partir de un punto en el tiempo. Lo que da pie a pinzas temporales, en que se acercan los que avanzan temporalmente y los que marchan hacia atrás. Tal hallazgo científico es un peligro, y más en las manos de Sator, traficante de armas ruso y terrorista millonario, que enfermo de cáncer piensa que el mundo sin él no merece existir, y quiere destruirlo. Por otro lado, quizá al final lo que cuentan son el amor que conlleva sacrificio y las personas concretas. Lo que permite entender la fijación del protagonista por evitar la muerte de Kat, la esposa de Sator, y madre de un hijo al que cuida con esmero. Quien salva un alma, salva al mundo entero. En cualquier caso, lo dicho. Obtusa argumentalmente, aunque se nos trate de ofrecer alguna explicación “científica”, probablemente en la mente de Nolan todas las piezas encajan, en las del espectador medio dan lugar a una nebulosa que pide algo así como 'relájate y disfruta de la función'. Y en efecto, las escenas de acción son asombrosas, con las paradojas de rigor y el movimiento de personajes y vehículos hacia adelante y hacia atrás. De todos modos, el conjunto es cerebral y no se logra la conexión emocional con los personajes. Aunque sí acierta Nolan en un reparto de poderosa presencia, lo que sirve para esconder las vergüenzas de los escasos trazos de casa uno, están estupendos, además de Washington, Branagh, Robert Pattinson y Elizabeth Debicki, e incluso aunque lo suyo sea casi puro cameo, Michael Caine, Martin Donovan, Aaron Taylor-Johnson, Dimple Kapadia...

6/10
Hunter Killer

2018 | Hunter Killer

Una película del agradecido subgénero de cintas con submarinos, a lo que suma una trama de rescate con el telón de fondo de posible conflagración mundial con armas nucleares. Todo comienza con un submarino estadounidense, misteriosamente torpedeado cerca de la península de Kola, en Rusia. El nuevo capitán del submarino Arkansas, que no anda lejos de esas aguas, recibe la misión de averiguar qué ha ocurrido. Encontrará otro submarino ruso hundido en esas mismas aguas, y él mismo será objeto de un ataque. Entretanto, el presidente ruso Zakarin, desplazado a la base de Kola, es secuestrado por su ministro de defensa, en lo que es un golpe de estado en toda regla. Y claro, en el Pentágono no saben muy bien lo que pasa, y esperan que un comando clandestino de marines les dé alguna pista. Porque de momento todo apunta a una agresión injustificada de Rusia que obliga a una respuesta americana contundente, que podría tener consecuencias impredecibles. El desconocido Donovan Marsh dirige con profesionalidad una cinta que no inventa la pólvora, y que a ratos se hace un poquito larga. Pero entrega lo que pretende, un digno entretenimiento con acción adrenalítica y alta  tensión en el fondo del mar sembrado de minas y mil peligros. Entre tiro y tiro, entre explosión y explosión, aborda la clásica cuestión del liderazgo audaz, porque está guiado por el sentido común y no sólo por las ordenanzas, que es cuestionado por subalternos algo cabezotas. Y tiene la habilidad de lograr un equilibrio a la hora de mostrar rusos malos y rusos buenos, se evita el maniqueísmo al que parecían abocarnos los primeros pasos del film. Gerard Butler encarna bien a su capitán de submarino, y logra una buena química con su homólogo ruso interpretado por Michael Nyqvist, recientemente fallecido, y que curiosamente está también en otra reciente cinta de temática semejante basada en hechos reales, nada menos que en Kursk. Mientras que sabe a poco la presencia de Gary Oldman, como alto mando estadounidense.

6/10
El otro guardaespaldas

2017 | The Hitman's Bodyguard

Michael Bryce, guardaespaldas venido a menos tras el asesinato de uno de sus clientes, acepta un encargo de su ex novia con el que podría recuperar su reputación. Deberá trasladar de Londres a La Haya a Darius Kincaid, asesino a sueldo que ha pactado declarar contra Vladislav Dukhovich, sangriento dictador bielorruso, a cambio de la libertad de su novia. Pero un ejército interminable de sicarios tratará de pararles los pies. El especialista en acción Patrick Hughes, responsable de Los mercenarios 3, rinde tributo a ‘buddy movies’ de los 80 y 90, como El último boy scout, que combinaban acción con humor, sobre todo en los diálogos entre los protagonistas. El holgado presupuesto permite tirar la casa por la ventana en secuencias de acción, rodadas de manera efectiva, como la que tiene lugar en los canales de Amsterdam. No se pretende ni mucho menos resultar realista, en la violencia a veces se trata de imitar el estilo de cómic de Quentin Tarantino. Pero todo resulta bastante insustancial, sobre todo por un guión decepcionante, más aún si se tiene en cuenta que formó parte de la Lista Negra de los mejores trabajos no producidos, lo que suele ser garantía de cierta calidad. La pobreza de los diálogos diluye la fuerza del carisma de Ryan Reynolds y Samuel L. Jackson. Por su parte, Salma Hayek tiene cierta gracia en sus apariciones esporádicas como presidiaria tan dura como malhablada, pero Gary Oldman está bastante desaprovechado.

5/10

Últimos tráilers y vídeos