IMG-LOGO

Lista de cine

Todas las películas relacionadas con Los Beatles

Imagina. Imagina una película. Imagina muchas películas. Los Beatles apasionan con sus canciones, y también inspiran la creatividad de todo tipo de artistas. También de los cineastas, que han abordado la vida de los músicos, e incluso ellos mismos han probado suerte en el Séptimo Arte.

Ofrecemos a continuación una lista lo más completa posible de todas las películas que giran alrededor de la beatlemanía. De ayer, de hoy y de siempre.

Todas las películas relacionadas con Los Beatles
(2019) | 112 min. | Fantástico | Comedia | Drama Tráiler
Jack Malick vive en Suffolk, Gran Bretaña, y está a punto de tirar la toalla en lo relativo a su sueño de triunfar en el mundo de la canción. A pesar del apoyo de Ellie Appleton, su amiga de toda la vida, que además de ser profesora de matemáticas en un colegio, ejerce de “manager amateur”, no hay forma de llamar de atención. Hasta que una noche, volviendo a casa en bicicleta, sufre un accidente debido a un inexplicable apagón mundial de doce segundos. Se despierta con heridas leves en un hospital, y tras ser dado de alta, sus mejores amigos se quedan boquiabiertos cuando le escuchan tocar con la guitarra “Yesterday”, de Los Beatles. ¿Los qué? Nadie ha oído hablar de John, Paul, George y Ringo. Jack se mueve en una realidad alternativa, en que casi todo es igual que antes, pero Los Beatles no han triunfado nunca, son desconocidos. Y se abre ante Jack la posibilidad de alcanzar el éxito, presentando como propias unas canciones que el mundo ignora por completo. Original film de aires caprianos, hace pensar en ¡Qué bello es vivir!, aunque en vez de plantearnos qué habría ocurrido si George Bailey nunca hubiera existido ni hecho por tanto las buenas obras que hizo, aquí toca mirar a un mundo sin la magia musical de Los Beatles, y a la introducción por tanto de sus canciones de un modo muy diferente: al protagonista le toca recordar partitura y letras, un proceso de reconstrucción no tan sencillo, darlas a conocer luego por primera vez en un contexto contemporáneo, y conseguir que alguien crea en él como les ocurrió en otra existencia en sus inicios a los componentes de la banda de Liverpool. El británico Richard Curtis, a partir de una idea de Jack Barth, ha pergeñado una comedia romántica optimista y positiva, de mimbres muy sólidos, en la línea de sus libretos originales más brillantes, los de Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill, Love Actually y Una cuestión de tiempo. Y por primera vez ha colaborado en una película con su compatriota Danny Boyle, que ya ofreció una curiosa muestra del género, Una historia diferente, además de un film encantador de aire entre mágico y milagroso, Millones. El resultado es una película deliciosa, con una historia de amor in crescendo entre el joven que encuentra el triunfo por caminos inesperados y la chica sencilla que siempre le ha amado, aunque el otro no se entere; en tal sentido están muy bien el desconocido Himesh Patel –en Gran Bretaña le conocen por la serie EastEnders, pero Yesterday es su primera película de cine–, que lleva todo el peso de la película, y que actúa y canta muy bien, y la consagrada Lily James, que sabe brillar con un papel a priori poco lucido. Las letras de las canciones sirven para ir desarrollando el progreso de la relación con momentos que exigen “Help!” o recordar que “All You Need Is Love”. No falta una reflexión, con mucho humor, sobre el lado más delirante del mundo de la música, las servidumbres de la fama, las técnicas de marketing, la ambición de las discográficas. A tal efecto hay personajes secundarios muy simpáticos, como el cantante Ed Sheeran haciendo de sí mismo, el amigo desastre Rocky –Joel Fry, que recuerda a Rhys Ifans en Notting Hill–, la manager interpretada por Kate McKinnon, los papás de Jack, Sanjeev Bhaskar y Meera Syal, entre otros. O las dudas acerca de si resulta moralmente correcto adueñarse del trabajo ajeno, aunque exista la coartada de dar a conocer así una obra genial, en tal sentido Jack sería un hombre con una misión; eso sí, vivirá con el temor a ser descubierto como una suerte de impostor. Y entre medias hay gags divertidísimos, sobre algunos otros cambios que se han producido en esta realidad alternativa.
7/10
(1964) | 90 min. | Musical | Comedia
Un día sin reglas en la vida del grupo musical más revolucionario del siglo XX. Innovadora y enloquecida comedia hecha a la medida de The Beatles. Ayudó a descubrir el lado más irónico de los integrantes del grupo tras el éxito. Todo en el film es vitalista y aparentemente ingenuo (mordaz es la crítica a las instituciones inglesas), con un trepidante ritmo cargado de la energía del momento. Una gozada inagotable, dirigida por Richard Lester y perfumada con maravillosas canciones. ¡Beatlemanía, a tope!
7/10
(1965) | 90 min. | Comedia | Fantástico | Musical
Una secta oriental está a punto de realizar un sacrificio humano para su diosa. Sin embargo, no pueden llevarlo a cabo hasta que no consigan un anillo que está en poder de un músico británico. Varios sectarios se dirigen a Inglaterra a por el anillo. Una pareja de científicos también lo busca. Tras el éxito de ¡Qué noche la de aquel día!, el realizador Richard Lester volvió a dirigir a The Beatles, en una cinta surrealista. Las secuencias musicales –con canciones como "Help" o "Ticket to Ride"– son un punto de referencia para los videoclips musicales modernos.
6/10
(1968) | 82 min. | Aventuras | Animación | Comedia
Cinta animada con música de los Beatles, muy de su época en la concepción sicodélica de la animación, y en su mensaje pacifista. Transcurre en la idílica Pepperland, tierra que ve amenazada su paz por la llegada de los malvados azules, que petrifican a todos sus habitantes menos a uno, que huye en el submarino amarillo del título, dispuesto a recabar ayuda en la ciudad de Liverpool.
5/10
(1970) | 81 min. | Documental | Musical
Documental sobre la legendaria banda de Liverpool. Explora las dos semanas de la grabación del último disco de la banda, "Let It Be".
6/10
(1967) | 109 min. | Bélico | Comedia
Clásico de los 60 que en línea pacifista aboga por aquello de “haz el amor y no la guerra”. Richard Lester adopta una mirada cínica para reírse de los tópicos del género bélico. El film se ambienta en los años de la Segunda Guerra Mundial, y sigue a una compañía de soldados ineptos comandados por el teniente Goodboy, que recibe órdenes tan disparatadas como la construir un camo de criquet en el desierto africano. Protagonizan esta cinta, rodada en España, Michael Crawford y el Beatle John Lennon.
5/10
(1981) | 91 min. | Comedia
Atouk es un hombre de las cavernas que vive atormentado por el jefe de su clan, Tonda, y sus colegas. Él no es un hombre de acción sino de ideas y vive secretamente enamorado de la compañera de su jefe, la bella Lana. Pero el clan sufrirá el ataque de un dinosaurio y todo cambiará radicalmente cuando Atouk sea desterrado... El guionista de Tiburón, Carl Gottlieb, se desmarca dirigiendo está comedia ambientada en la época prehistórica, que abusa del tono paródico y de multitud de situaciones rocambolescas, con unos efectos especiales cutrecillos que no han aguantado el paso del tiempo. Protagoniza el "beatle" Ringo Starr y entre el reparto se encuentra un jovencito Dennis Quaid.
3/10
(1994) | 100 min. | Drama
Película sobre los primeros tiempos de los Beatles, la acción transcurre durante una gira en Alemania, cuando John Lennon y su bajista Stuart Sutcliffe se interesan por la misma mujer, Astrid Kirchherr, una fotógrafa que pisa los talones al grupo. Aunque el apartado musical es agradable, los personajes son pintados con todas sus debilidades morales, sin apenas un ápice que provoque una mínima empatía, tan absorbidos se encuentran por su egoísmo. Y esto último lastra el conjunto.
4/10
(2009) | 98 min. | Biográfico | Drama | Musical
En "Mother", una de las grandes canciones de la historia del pop, John Lennon –ya en su carrera en solitario– exorcizaba a uno de sus más grandes demonios: la relación con su madre. "Mother, you had me, but I never had you...", decía la célebre pieza, o sea "madre, tú me tuviste, pero yo nunca te tuve a ti". La británica Sam Taylor-Wood reconstruye la historia del acercamiento del músico a su madre en su juventud, en su debut en el largometraje. Nowhere Boy –título que hace referencia a que pronosticaron que el rebelde Lennon no iba a ninguna parte– se desarrolla en Liverpool, a mediados de los 50. El futuro músico es un indisciplinado quinceañero que ha vivido desde que recuerda al cuidado de Mimi, su severa tía, y el marido de ésta, que fallece inesperadamente. Deseoso de conocer quién es su madre, John se fija en una mujer pelirroja que acude al funeral, y que efectivamente resulta ser la mujer que le dio a luz. Ésta es una mujer optimista y alegre, pero irresponsable –la antítesis de Mimi–, que ha empezado una nueva vida con otro hombre, y tiene dos hijas. Mientras Lennon forma su primer grupo, The Quarrymen, descubrirá secretos del pasado, tratará de recuperar el tiempo perdido con su progenitora, y asistirá a una incipiente rivalidad entre ésta y su tía. El film apasionará a los seguidores de Lennon, que busquen una especie de biopic, pues se ciñe con fidelidad a su vida, y recrea momentos legendarios, como su primer encuentro con un jovencísimo Paul McCartney. Describe con mucha pasión los primeros años del rock and roll, y la repercusión de los músicos americanos en los jóvenes ingleses que posteriormente harían evolucionar este estilo musical. Pero además, interesará al resto del público, porque se trata de un sólido drama sobre la relación entre las dos hermanas y Lennon. La neófita Taylor-Wood le ha sacado mucho jugo al libreto de Matt Greenhalgh, especialista en biografías de músicos británicos, pues fue el guionista de la sólida Control; esta ocasión adapta el libro de memorias de Julia Baird, hermana de Lennon, y reflexiona con bastante inteligencia sobre la necesidad de afecto, la unidad con los seres queridos, la responsabilidad familiar, etc., en secuencias cercanas y emotivas. No resulta sorprendente que se coma literalmente la película, aunque no es la que más tiempo aparece en pantalla, la veterana Kristin Scott Thomas, como abnegada tía que aunque no ha parido al chico, ha ejercido en la práctica como auténtica madre. No desentona su némesis, Anne-Marie Duff, vista en películas como La última estación o Diario de un escándalo, ni el joven Aaron Johnson, que posteriormente fue el protagonista de Kick-Ass. Listo para machacar.
7/10
(2007) | 131 min. | Musical Tráiler
Musical concebido alrededor de la música de los Beatles, no en vano las 33 canciones que suenan en el film son del mítico grupo de Liverpool, eso sí, arregladas para la ocasión, sin buscar el lucimiento estúpido, por Elliot Goldenthal, y cantadas por los propios actores. Julie Taymor, respaldada por Dick Clement y Ian La Frenais, los guionistas de The Commitments (otra película que también trataba de pintar una época), concibe una historia de amor, la de la americana de clase acomodada Lucy, y el inglés hijo de padre desconocido Jude, insertada en los años 60, momento de gran creatividad musical, de revolución sexual, movimiento hippy, pacifismo, Vietnam, lucha contra la discriminación racial... Y alrededor coloca a personajes a los que la pasión por vivir, cantar y crear les desborda, como Max, el hermano de Lucy, los cantantes Sadie y Jo-Jo, la asiática Prudence...  Inicialmente parece que estamos ante una narración clásica, de jóvenes en busca de su lugar en el mundo, tratando de crear algo nuevo, puro y perfecto, frente a los errores de los padres (diferencias sociales, hijos abandonados, madres esforzadas, estereotipos sociales mostrados en la comida del día de acción de gracias...). Pero esa narración cede de algún modo a las canciones, enlazadas con cierto estilo, pero acercando peligrosamente la función a una sucesión de videoclips más o menos autocomplacientes, con guiños bromistas sobre los Beatles dirigidos a los iniciados. La autocomplacencia es un peligro cierto del que la directora es bien consciente, esa mirada idílica a los 60 como época perfecta de lucha por unos ideales, en contra del sistema, y de amor libre, en que los errores quedarían disculpados por la fuerza de un movimiento arrollador; tal vez por eso se permite pintar a unos pacifistas extremistas, que acaban creando bombas caseras, cayendo en lo mismo que pretenden combatir. El resultado del film, con un reparto bastante desconocido, es desigual. Julie Taymor ha probado su apasionada fuerza visual en títulos como Titus y Frida, y aquí también lo hace, pero le cuesta equilibrar sus películas. La trama es demasiado leve, y no emociona. Tiene mérito el hacer que las letras de las canciones cuadren en la narración, y escuchar a los Beatles resulta siempre gozoso. Pero no resulta suficiente, falta la piedra angular capaz de sostener el vistoso edificio.
5/10
(2013) | 108 min. | Romántico | Drama
Vivir con los ojos cerrados de David Trueba transcurre en 1966. La cinta rezuma nostalgia, más allá de los nubarrones que se apuntan por la situación política, donde el director y guionista es capaz de sutileza -las ventanas abiertas en el coche para limpiar la atmósfera contaminada por un puro- y de tosquedad -la foto de Franco donde un chaval limpia sus manos grasientas-. Hay muchos elementos reconocibles para quien haya vivido la época y alrededores -las familias numerosas, el peluquero que viene a cortar el pelo a casa, el rigor educativo en casa y en el colegio...-, traspasados de evocación romántica, y sin acritud en los pasajes, pocos, con aristas. Dice Trueba que se inspira en la canción de John Lennon que da título a la película, pero también parece una adaptación de la canción emblemática de la transición, “libertad, libertad, sin ira libertad, guárdate tu miedo y tu ira”. Con buen rollito. La idea es hablar de anhelos de libertad, con la juventud que necesita respirar, y los mayores que han asumido el estado de las cosas tras una guerra. Un poco Cuéntame cómo pasó, vaya. La cinta sigue a Antonio, un profesor de inglés, que enseña el idioma a sus alumnos con las letras de las canciones de su admirado John Lennon. Sabedor de que el mítico cantante de los Beatles está en España rodando una película mientras afronta cierta crisis personal, decide viajar hasta Almería, y en el camino recogerá primero a una joven de veinte años, Belén, que espera un niño, y que ha huido del lugar donde debía dar a luz lejos de las miradas de sus conocidos; y luego a Juanjo, joven de 16 años, el mayor de 6 hermanos, hijo de un “gris”, que tras la última pelotera con su padre también se ha dado la fuga. Vivir es fácil con los ojos cerrados desprende encanto en gran parte gracias al trabajo de Javier Cámara, pues su Antonio, maestro sobre todo en humanidad, está lleno de matices y te lo crees. El modo en que afronta las diversas situaciones de su periplo, y el modo en que sabe tratar a los chicos, es sencillamente sensacional. Trueba le ha dado un magnífico personaje. La recién llegada Natalia de Molina es carne de cañón para ser nominada al Goya a la mejor actriz revelación, la chica tiene frescura, recuerda a María Valverde. Precisamente Francesc Colomer, más soso, ganó ese premio en su momento por Pan negro. Los secundarios tienen gracia, incluso los simples figurantes, véase el conserje del “hotel”. Pensando en los Beatles, es mucho mejor el trabajo de David Trueba que el de Manuel Gómez Pereira en El amor perjudica seriamente la salud, también inspirado nostálgicamente en los Beatles. Lo que no significa que sea perfecto, el film podía haber sido mejor pulido, y pierde parte de su inocencia encantadora con el modo en que evoluciona la relación de Belén y Juanjo. Quiere ser delicado Trueba, pero no hay color entre la escenas de Molina y Cámara, y la que viene a continuación entre ella y Colomer.
5/10
(1996) | 116 min. | Comedia
Santi (Juanjo Puigcorbé), miembro de la Escolta Real, y Diana (Ana Belén), protagonista habitual de las revistas del corazón, se conocen en una cena de gala ofrecida en París por los Reyes de España. Cuando Diana reconoce a Santi, sufre un desmayo y minutos más tarde le echa en cara que le hubiese abandonado años atrás. En medio de la discusión, ambos se acuerdan de cuando se conocieron, en 1965, con motivo de la visita de los Beatles a España. Después del primer flechazo, su relación posterior será un cúmulo de rupturas y reconciliaciones. Comedia en torno a los amores y desamores en forma de largo flash-back, donde el paso del tiempo lo marcan iconos culturales a lo Zelig o Forrest Gump. Manuel Gómez Pereira organiza bien el esqueleto de su película, que discurre con ritmo, bien apoyado en los efectos especiales, la dirección artística, y la inspirada música de Bernardo Bonezzi. Los principales fallos provienen de lo limitado del discurso. Señala el título del film con ironía que “el amor perjudica seriamente la salud”; tesis discutible, más cuando en la película de Gómez Pereira hay poco amor, y más pasión y deseo incontrolables. Director y guionistas reducen el amor a algo irracional, puro instinto. Por ello, a pesar del envoltorio, la película carece del romanticismo de la comedia clásica. Cae con facilidad en lo chabacano, aunque procure no rebasar ciertos límites. Faltan la chispa y la gracia, los diálogos con ingenio. Sólo algunos momentos dispersos elevan el tono, sugiriendo lo que el film podía haber sido.
3/10
(2016) | 100 min. | Documental | Musical
Interesante documental sobre The Beatles, que explora un periodo muy concreto de su carrera, los pocos años –desde 1963 hasta 1966­– en que los cuatro jóvenes de Liverpool se dedicaron a hacer giras alrededor del mundo, ofreciendo conciertos multitudinarios que no tenían precedentes en el negocio del espectáculo. The Beatles: Eight Days a Week - The Touring Years es una película, por tanto, que no pretende abarcar la historia del grupo, sino que pone el foco únicamente los tiempos de su primer esplendor, del boom mediático y social de su música, y que incide en lo que significaron vitalmente esos conciertos, tanto para ellos como para una inmensa masa juvenil de diferentes países –Estados Unidos, Italia, Francia, Australia, España, Suecia, etc.– rendida a su música Con sobrado oficio, el prestigioso director Ron Howard cambia de tercio tras sus películas de ficción y se mete de lleno en terreno documental, género en donde ha tenido otras incursiones, como Made in América. Se ve que se trata de un producto eminentemente norteamericano por varios motivos, el mas importante de los cuales es el hecho de que se dedica especial atención a la repercusión que tuvieron The Beatles en Estados Unidos, en donde visitaron innumerables ciudades en un periodo convulso del país –asesinato de Kennedy, Guerra de Vietnam, violencia racista–, donde su música influía de manera profunda como acicate del despertar juvenil. Howard además echa mano de algunas personalidades del cine y de la música de Norteamérica –Whoopi Goldberg, Sigourney Weaver, Elvis Costello, etc.– que cuentan de primera mano lo que significaron para ellos esos conciertos, así como de las experiencias del grupo musical con Richard Lester, quien les dirigió en las dos películas de ficción de la banda, ¡Qué noche la de aquel día! y ¡Socorro! Estructuralmente, la película está narrada cronológicamente, desde los inicios en The Cavern –en donde los conoció su mánager Brian Epstein, verdadero artífice del éxito del grupo– hasta que dieron por finalizada para siempre su época de conciertos en directo, en 1966. Howard entrelaza numerosas imágenes rodadas en aquellos años (interpretaciones sobre el escenarios, conversaciones entre los miembros del grupo, ruedas de prensa) con insertos actuales de declaraciones de supervivientes como Paul McCartney y Ringo Starr o de periodistas que vivieron de primera mano esas apoteósicas giras, como Larry Kane. En cuanto a las canciones, debido a estas características del documental, no aparecen muchas de las célebres composiciones del grupo, aunque sí se puede disfrutar de las más tempraneras y significativas, como “She Loves You”, “Can’t Buy Me Love”, “Ticket to Ride”, “A Hard Day’s Night”, “I Want To Hold Your Hand” o “Help!”. The Beatles: Eight Days a Week - The Touring Years sirve para completar otros documentos de relieve sobre esta mítico grupo británico que revolucionó la música en los años 60, como Let It Be (1970), Imagine: John Lennon (1988) o el más reciente George Harrison: Living in the Material World (2011). Se deja muchas cosas en el tintero, porque como se ha dicho no pretende dar una visión general del grupo y apenas se esbozan uno o dos detalles de las vidas personales de los músicos, pero ofrece detalles de gran interés. Por ejemplo, queda claro que los cuatro miembros del grupo tenían una camaradería excepcional entre ellos durante esos años, había unidad vital y plena conexión artística. Siempre actuaban al unísono, por lo que no había ningún roce. También se ve una especial frescura en sus ademanes, en sus palabras, en sus bromas, propiciada sin duda por su juventud –tenían entonces entre 20 y 25 años– pero también por un sano optimismo ante la vida que empezaba para ellos. No fue hasta tres años después, cuando el cansancio del éxito hizo mella, cancelaron para siempre las agotadoras giras, cada uno empezó a tener una vida separada de los demás y comenzaron a trabajar únicamente en el estudio. 
6/10
(1979) | 104 min. | Biográfico | Drama | Musical
Acercamiento a los años juveniles de Los Beatles, y el comienzo de su meteórico ascenso. Recoge la etapa de Hamburgo, y la relación con el productor Brian Epstein. Fue uno de los primeros trabajos para el cine de Richard Marquand, hasta entonces con una sólida trayectoria televisiva. No acaba de hacer justicia a la célebre banda musical.
5/10
(1991) | 57 min. | Drama | Musical
Curiosa ficción que imagina el fin de semana de relax que habrían podido compartir en Barcelona John Lennon y el productor de Los Beatles, Brian Epstein. Ambos charlan sobre homosexualidad, a propósito de la bizarra petición de John, que desea conocer algún bar gay, se supone que Epstein, de esa orientación sexual, podrá guiarle. Ian Hart da vida al mítico componente de la banda.
4/10
(1978) | 113 min. | Musical | Comedia | Aventuras
Película a modo de opera rock, en la que el alcalde de una pequeña población cuenta cómo se formó la Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, que trae felicidad al mundo a través de la música. Cuando el líder de la banda muere, sus instrumentos deben permanecer en esa localidad, para seguir cumpliendo con su función. Versiona las célebres canciones de Los Beatles, con una pléyade de cantantes encabezados por Los Bee Gees. Aunque tiene su punto, será difícil que apasione a los incondicionales de los músicos de Liverpool.
4/10
(1978) | 104 min. | Romántico | Comedia | Musical
Seis jovencitas no quieren perderse por nada del mundo el primer concierto de sus ídolos, los Beatles, en Estados Unidos. Emprenderán un viaje hasta Nueva York desde su natal Maplewood en Nueva Jersey, no exento de dificultades. Debut en la realización de Robert Zemeckis, que firma el guión junto a su compañero de estudios Bob Gale. Se trata de un nostálgico film, que cuenta además con la producción de Steven Spielberg, que apostó por ellos.
5/10
(2001) | 133 min. | Drama Tráiler
Sam, deficiente mental, es padre soltero de Lucy, una niña de siete años inteligentísima. Tanto, que el Estado piensa que quizá no está capacitado para educar a su hija. De hecho, Lucy empieza a ser consciente de que, pese a lo mucho que le quiere su padre, éste es distinto a los otros papás: así, algunas de las cosas que le enseñan en el cole, Sam no las pilla a la primera exactamente. Cuando una asistente social empieza a tramitar la acogida de la niña en una nueva familia, Sam encuentra el apoyo incondicional de sus amigos retrasados; y el no tan incondicional (al menos al principio) de una competente abogada, cuya vida familiar es un pequeño desastre. La directora Jessie Nelson, muy interesada en los temas familiares –lo demuestran sus filmes Corina, Corina (film que escribió y dirigió, donde una niña quedaba sin habla tras quedarse huérfana) e Historia de lo nuestro (película sobre el divorcio, protagonizada por Bruce Willis y Michelle Pfeiffer, de la que escribió el guión)–, sabe conjugar el melodrama y las situaciones tiernecitas con el humor que propicia la sencillez e ingenuidad de Sam. Así compone una sensible película, donde Sean Penn compone uno de esos papeles de discapacitados, tan amados en Hollywood, sobre todo cara a los Oscar (de hecho, Penn fue nominado por su Sam); el actor estaba muy interesado en su personaje, pues tiene un familiar con síndrome de Down. Gran mérito tiene el papel de Michelle Pfeiffer, la abogada, ingrato a primera vista. La actriz explica que “me atraen y me afectan las historias acerca de la familia, y lo que define a un padre o una madre”.
6/10
(2007) | 100 min. | Thriller
Recreación de los hechos en torno al asesinato de John Lennon, líder de The Beatles, a través sobre todo de la figura de su autor, Mark Chapman. A finales de septiembre de 1980 el joven Chap­man llegó a Nueva York con la idea de asesinar al músico. Su estado mental era por entonces muy inestable y lamentablemente terminó llevando a cabo su propósito. El film viene acompañado de cierta polémica, pues parece exaltar de algún modo la figura del magnicida, muy bien interpretado por Jared Leto.
4/10
(2006) | 96 min. | Documental Tráiler
John Lennon, el ‘beatle’ más ilustre, se convirtió en un gran activista político en los 70, con sus constantes proclamas en contra de la guerra de Vietnam y a favor de los Panteras Negras. Su influencia, sobre todo entre la juventud, era tal que provocó una auténtica psicosis en el gabinete del presidente Nixon. A instancias gubernamentales, se denegó a Lennon y a su esposa, Yoko Ono el permiso de residencia, y el FBI siguió de cerca las actividades del matrimonio. Al parecer se enviaban informes sobre sus actividades a la Casa Blanca, curiosamente algunos con información errónea, por ejemplo, en lo relativo a la residencia de Lennon, a pesar de que vivía en el edificio Dakota, uno de los más famosos de Manhattan. Los veteranos documentalistas estadounidenses John Scheinfeld y David Leaf han reunido numeroso material sobre las actividades de Lennon. Algunas de sus imágenes son inéditas, cedidas por su viuda, o poco difundidas, como una grabación de 1968, en la que el creador de ‘Imagine’ atiende a la prensa bajo una bolsa de plástico, y que fue encontrada por uno de los directores en un archivo de Viena.
4/10