IMG-LOGO

Biografía

Robert Zemeckis

Robert Zemeckis

69 años

Robert Zemeckis

Nació el 14 de Mayo de 1951 en Chicago, Illinois, EE.UU.

Efectos visuales, buenas historias

23 Enero 2013

Para los parámetros de Hollywood, puede ser el cineasta ideal: cine comercial con vistosos efectos visuales, y lógica de la narrativa del guión bien pillada. Robert Zemeckis es un tipo innovador, siempre interesado en historias optimistas que acaban sacando a flote lo mejor del ser humano.

Robert Lee Zemeckis nació el 14 de mayo de 1951 en Chicago, Illinois, Estados Unidos. De condición modesta, su padre era de origen lituano y su madre tenía raíces italianas, lo que propició una educación en el catolicismo, y quizá cierta afinidad con el optimista cine capriano. A diferencia de otros realizadores que beben en su hogar el amor por el arte en sus distintas manifestaciones, el pequeño Robert no encontró ese entorno propicio que le permitiera cultivar el gusto estético, aunque sí se sumergió de lleno en la cultura popular gracias a un aparato llamado televisión. Una cámara doméstica de super 8 hizo el resto, capturar imágenes cinematográficas se convirtió en una afición que más tarde podría denominar profesión. Eventos familiares registrados en celuloide convivieron con pequeñas piezas de ficción que incorporaban rudimentarios efectos especiales, que luego constituirían el rasgo más visible de su cine.

Ver una película con su padre, Bonnie and Clyde, le decidió a seguir estudios cinematográficos en una escuela, la de la Universidad del Sur de California (USC), aunque sus progenitores no veían claro ese camino. De hecho, inicialmente su solicitud de ingreso fue rechazada por razones académicas, pero Zemeckis supo implorar convincentemente, prometiendo estudiar de firme. Convenció a las autoridades académicas un vídeo musical basado en los Beatles, presentado como ejemplo de su trabajo; curiosamente su debut en el largo fue Locos por ellos (1978), donde el grupo formaba parte de la trama, en la actualidad trabaja con la idea de una película inspirada en “Yellow Submarine”.

Compartiría aula con alguien que sería muy importante en su vida: Bob Gale, guionista con el que coescribió el libreto de su primer film, Frenos rotos, coches locos (1980), más los de la trilogía de Regreso al futuro. Frente al gusto de otros estudiantes por el cine de autor, a Zemeckis y Gale les iba más el cine comercial; desgraciadamente, la carrera de Gale no se revelaría tan fructífera como la de su amigo y colega de los inicios. En 1980 se casó con Mary Ellen Trainor, actriz secundaria poco conocida que colaboró en varias de sus cintas y con la que tuvo un hijo, lo que no impidió la ruptura matrimonial tras 20 años juntos.

Si un padrino de excepción ha tenido Zemeckis en su carrera, ése es Steven Spielberg. Al director de Loca evasión le llamó la atención A Field of Honor, su trabajo de graduación en la USC, de modo que se estrenó como productor con Locos por ellos y Frenos rotos, coches locos, tarjetas de visita inmejorables para entrar en la división del cine de gran presupuesto y sofisticados efectos especiales, Regreso al futuro (1985) y sus dos secuelas de 1989 y 1990, con paradojas en los viajes en el tiempo, homenajes al cine de Frank Capra, y hasta una mirada al género americano por antonomasia, el western. Doc (Christopher Lloyd) y McFly (el eterno “niño” Michael J. Fox) se convirtieron en iconos instantáneos de la cultura popular adolescente primero, general después, y la frase “¿Hay alguien en casa, McFly?”, con los consabidos golpecitos en la cabeza, se repetían por doquier. Además Spielberg acudió a su mano para el guión de la fallida 1941 (1979), dirigida por él. Tarea la de escribir libretos que abandonó unos cuantos años para centrarse en la dirección, aunque Walter Hill llevaría al cine en 1992 el de El tiempo de los intrusos.

Junto a Joe Dante y Tobe Hooper, Zemeckis se convirtió en prototipo de director de películas palomiteras que a Spielberg le gustaba ver como espectador, y que no tenía tiempo de dirigir, aunque sí de producir. De modo que colaboró también con Spielberg en un episodio de Cuentos asombrosos, y en ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988), rompedora cinta que combinaba actores reales y personajes animados en una trama de cine negro. Era además una prueba adicional de que Zemeckis utilizaba los efectos especiales con enorme talento y originalidad, sacando partido a todos los avances tecnológicos, cuando no sencillamente forzándolos. Y aunque el Midas de Hollywood no estuvo involucrada en ella, la aventurera Tras el corazón verde (1984) estaba claramente emparentada con Indiana Jones, y le llevó a iniciar una larga relación con el compositor musical Alan Silvestri; eso sí, Zemeckis ya no intervino en la desmejorada secuela La joya del Nilo.

La alocada comedia de humor negro La muerte os sienta tan bien (1992), con Meryl Streep, Goldie Hawn y Bruce Willis, no funciona demasiado en su género, pero sus efectos visuales constituyen un “tour de force”, con cuerpos agujereados y retorcidos entre otras alardes. Aunque en tal apartado –además de por su mirada amable y capriana a la historia reciente de Estados Unidos–, sobresalió Forrest Gump (1994), con el retrasado pero gran persona protagonista inmerso en grandes acontecimientos entre personajes famosos, al estilo Zelig de Woody Allen, su amigo el teniente Dan sin piernas, o la pluma volando por el aire en un larguísimo plano inicial, sorprendieron al público. “La vida es como una caja de bombones...” fue otra de las frases del cine de Zemeckis que hicieron historia, mientras la bondad de Forrest Gump, incluso con los que le maltraban, cautivaron a un público que disfrutó también con una maravillosa banda sonora, atravesada de canciones para la nostalgia. La película recibió 7 Oscar, incluido el de mejor película y el de la dirección, éste para Zemeckis.

Hay quien habla de la maldición de los Oscar, que paraliza a la hora de acometer nuevos trabajos. Lo cierto es que Contact (1997) suponía un intento serio por hablar de la existencia extraterrestre, y las relaciones entre fe y ciencia, a partir de una novela de Carl Sagan, pero el resultado, pese a Jodie Foster, no era memorable. Mientras que Lo que la verdad esconde (2000) era un thriller sobrenatural con aires a lo Hitchcock que daba menos de lo que prometía la atractiva pareja protagonista, Michelle Pfeiffer y Harrison Ford. En cambio acertó con Náufrago, también del 2000, y repitiendo con Forrest Gump, o sea, Tom Hanks, en Náufrago, donde tenía el mérito de apasionar con un tipo solo en una isla, manteniendo conversaciones con un balón al que pinta una cara, Wilson, que dio pie a debates sobre si aquello era una forma de combatir la soledad, o una forma de hablar con Dios, el único que puede escucharle en la forzosa situación donde no tiene cerca a ningún semejante.

La primera década del tercer milenio no sólo la estrenó Zemeckis con segundas nupcias –se casó con Leslie Harter, que le ha dado otros dos retoños, y que también ha aparecido con presencia secundaria en varias de sus cintas– sino con una apuesta fuerte por el cine digital. Concretamente rodará tres películas con el sistema de captura de movimientos de actores reales con sensores que pasan los datos al ordenador, y que luego permiten presentar sofisticadas cintas de animación. De esta guisa entregó, volviendo además al campo de la escritura de guiones, dos cuentos navideños –Polar Express (2004), tercera colaboración con Hanks, y Cuento de Navidad (2009), según el clásico de Charles Dickens– más la saga nórdica más oscura Beowulf (2007). El resultado es muy espectacular, pero también algo artificioso en el aspecto técnico; de hecho pocos han imitado por esta senda a Zemeckis, el caso más destacable sería el del antaño mentor Spielberg con Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio. Lo cierto es que el sistema parece más efectivo para la creación de algún personaje insertado en un entorno realista, como ha hecho Peter Jackson con Gollum en la trilogía de El Señor de los Anillos.

Curiosamente hay que decir que Zemeckis produjo el debut en Hollywood de Jackson, Agárrame esos fantasmas (1996), que también experimenta con los efectos visuales. En su rol de productor, lo más destacado del cineasta es El ojo público (1992), Los impostores (2003), La ganadora (2007) y Acero puro (2011), pero también está detrás de fiascos del calibre de Gothika (2003), La cosecha (2007) y Marte necesita madres (2011).

Tras doce años sin ver en sus películas a actores de carne y hueso, sino su imagen tratada digitalmente, hemos podido ver de nuevo una historia de corte clásico –aunque no falten, claro está, los efectos visuales, sobre todo en la escena del accidente– en El vuelo, dramática historia sobre un piloto cuya heroicidad al aterrizar su avión en una situación extrema podría verse puesta en entredicho por manejar el aparato bajo las condiciones del alcohol. Con Denzel Washington encarnando al antihéroe protagonista, Zemeckis ha entregado una historia de redención que, aunque no sea redonda, sabe plantear preguntas muy interesantes sobre la fe y el sentido de la vida.

En cualquier caso, el compromiso de Zemeckis con el cine digital lo selló en 1999 con la creación del Centro Robert Zemeckis para las Artes Digitales en su alma mater, la USC, al que contribuyó con dinero de su bolsillo, y que presentó en sociedad a bombo y platillo en compañía de Spielberg y George Lucas. Sobre los cenizos que decían que la desaparición del celuloide sería catastrófica señaló que “son los mismos que dijeron que los LPs sonaban mejor que los CDs. Puedes debatir del tema hasta el infinito, pero no conozco a nadie que siga comprando vinilo.” Recordaba el cineasta que el soporte puede cambiar, pero que “el deseo de contar historias alrededor del fuego de campamento” prevalece, “sólo cambia el fuego”.

Filmografía
The Witches

2020 | The Witches

Bienvenidos a Marwen

2018 | Welcome to Marwen

Robert Zemeckis se ha aficionado a convertir documentales en largometrajes dramáticos, pues cuatro años después de rodar El desafío (The Walk), reconstrucción de la experiencia del funambulista que cruzó las Torres Gemelas, Philippe Petit, inspirada por Man on Wire, ahora parte de Marwencol, donde Jeff Malmberg recogía la historia real de Mark Hogancamp, ilustrador que sufrió una brutal agresión por parte de cinco descerebrados que le escucharon hablar de su afición a ponerse zapatos de mujer. Como consecuencia, sufrió serios daños cerebrales y amnesia, pero consiguió mejorar poco a poco mediante la construcción de Marwen, una ciudad en miniatura habitada por un juguete que le representaba a sí mismo como a un héroe de la Segunda Guerra Mundial que combate a los nazis, con ayuda de diversas muñecas basadas en mujeres de su entorno. Sorprende que el veterano cineasta se empeñe en autorreferenciarse, como si a sus 66 años quisiera rememorar lo más granado de su filmografía. Así, la cinta recupera la captura de movimiento que utilizó en Polar Express y Cuento de Navidad, pero la mezcla con imagen real, un poco al estilo de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, si bien no conviven dibujos y actores en la misma secuencia. Se rememora el mismo conflicto bélico que dio lugar a Aliados, resulta inevitable que el protagonista discapacitado recuerde a Forrest Gump, y un vehículo capaz de viajar en el tiempo remite a Regreso al futuro. Él mismo ha coescrito el guión con la reputada Caroline Thompson, responsable de Pesadilla antes de Navidad y Eduardo Manostijeras. La cinta exhibe algunos valiosos hallazgos, en concreto algunas mezclas de ficción y realidad, y ciertas reflexiones de fondo sobre la capacidad del ser humano de superar los percances de la vida con fuerza de voluntad. Pero no sorprende que la propuesta se haya saldado con el mayor fracaso comercial del realizador, pues no resulta del todo satisfactoria. Por ejemplo, las historias bélicas procedentes de la imaginación del personaje central acaban resultando repetitivas, y sus saltos entre lo imaginario y lo que sucede de verdad pueden desconcertar a parte del público, como ocurría en títulos del mismo corte, como El último gran héroe o Sucker Punch. Realizan un buen trabajo las actrices principales, Merritt Wever (la dependienta de la juguetería), Gwendoline Christie (una asistenta rusa) y Leslie Mann (la vecina de la que el personaje central se enamora), pero pese a su buen hacer habitual, no acaba de resultar convincente por una vez Steve Carell. A veces resulta un poco exagerado y nunca consigue que el público empatice con un personaje con puntos algo turbios, ya que (aunque todo está tratado con elegancia y sutileza), resulta ser un fetichista del calzado femenino, y aficionado a la pornografía.

5/10
Aliados

2016 | Allied

Marruecos, 1942. El agente Max Vartan llega a Casablanca para cumplir una misión: ejecutar al jefe de la embajada nazi. Para ello se reúne con la agente francesa Marianne Beauséjour, quien ha establecido lazos de amistad y camaradería con la alta sociedad del lugar en connivencia con la política de Vichy. Max y Marianne se harán pasar por marido y mujer, la tapadera perfecta para llevar a cabo su plan sin resultar sospechosos. Si al atractivo que poseen las historias acerca de la resistencia durante la II Guerra Mundial se añade una tonelada de romanticismo entonces la cosa promete ser un delicioso manjar para el cinéfilo. Pero hay que saber cocinarlo, de lo contrario puede atragantarse. Robert Zemeckis (Forrest Gump, Polar Express) dirige con ritmo y entrega en Aliados una película entretenida, pero no evita del todo ese peligro. Su cine se caracteriza por la perfección visual, el manejo admirable de los efectos especiales y sus historias cercanas a la fábula. Pero en este caso, esa búsqueda de la exquisitez visual no le ha hecho ningún favor, pues desde el principio se tiene la sensación de que todo es demasiado…. pulcro. El elegido diseño de producción de Gary Freeman provoca artificiosidad, sensación de irrealidad, como si el espectador estuviera justamente en un set cinematográfico. Especialmente sucede esto en las escenas exteriores de Casablanca, ciudad impoluta de calles recién barridas, de figurantes un poco de tebeo, de luces y contrastes marcados, de noches idílicas. El caso es que ese diseño milimétrico parece ser un empeño por emular con exactitud la ambientación de las películas clásicas y al final lo que se consigue es algo así como una imitación. También en el guión las referencias al mítico film de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman son muy claras, aunque en este caso habría que olvidar a la capital francesa y optar claramente por un “siempre nos quedará Casablanca” como frase paradigmática. La película está dividida en dos partes muy distintas, tanto en sus escenarios –en Casablanca y en Londres– como en sus núcleos temáticos. Quizá funciona mejor el primer episodio, en donde se dan los primeros contactos entre los agentes, se planifica la misión, se juega eficazmente al fingimiento y al tanteo y se ofrecen buenas escenas de intriga y acción –los diferentes encuentros con oficiales nazis, el reloj de pared marcando los minutos–, al tiempo que se siembran los temas de fondo que marcarán la vida de Max y Marianne en Londres. En este segundo escenario el guión del prestigioso Steven Knight (Amazing Grace, Locke), logra mantener en vilo al espectador, pero el desarrollo es algo lineal e incluso a veces se incluyen situaciones un tanto infantiles, como la aparición en la fiesta del sospechoso nazi. Sí hay, por el contrario, escenas poderosas: el bombardeo de Londres o el ataque al carro blindado en la notable secuencia de Dieppe. Mucho se habló en su momento de este film en relación a los actores. El divorcio de Brad Pitt y Angelina Jolie fue achacado en parte al supuesto idilio que él mantuvo durante el rodaje con Marion Cotillard, algo que ésta negó rotundamente. Sea como fuere, en Aliados hay mucha química entre ellos, y Zemeckis muestra esa conexión más de una vez en el terreno sexual (con escenas de escuadra y cartabón, como la de la tormenta de arena) y también con una peregrina inclusión homosexual que suena a cuota obligada. Pero más allá del aspecto físico, sobresale sin duda el quehacer interpretativo de Brad Pitt, un actor de presencia imponente, que interioriza con intensidad los sentimientos (esa espera de la llamada) y es, él sí, totalmente creíble. Seductora pero con un papel menos matizado está Cotillard, deslumbrante durante los primeros minutos.

6/10
El desafío (The Walk)

2015 | The Walk

Una auténtica película-experiencia que, al seguir a un célebre funambulista, conecta aún más con los orígenes del cine, cuando las películas era una espectáculo de feria que debía asombrar al público mostrando lo que nunca había soñado ver antes. Basada en hechos reales, describe la peripecia del francés Philippe Petit que él mismo narró en su libro “Alcanzar las nubes”, y que dio pie al documental ganador del Oscar Man on Wire. Tiene el enorme mérito de trasladar al espectador la sensación de estar ante el mismo reto que afrontó el protagonista el 7 de agosto de 1974, su paseo suspendido en el vacío sobre un cable tendido entre unas Torres Gemelas, revividas para la ocasión por obra y gracia de unos asombrosos efectos visuales, cuyo poder crece aún más gracias al Imax en 3D. Robert Zemeckis es un cineasta que siempre ha sabido usar con talento de los efectos visuales, tanto para contar historias fantásticas, véanse las de la trilogía Regreso al futuro, como para hacer creíble lo increíble, los encuentros de aire realista con personajes históricos de Forrest Gump. Siguiendo esta segunda línea, consigue algo semejante a lo que logró Alfonso Cuarón con Gravity en lo relativo a los viajes espaciales. Entrega una película intensa, bien llevada, verdadera proeza técnica, con un Petit que ejerce también de coro-narrador desde un punto tan insólito como la Estatua de la Libertad, contagiando el entusiasmo por hacer realidad su sueño. Joseph Gordon-Levitt atrapa con su interpretación la pasión del protagonista. Ayudado en el guión por el desconocido Christopher Browne, y con una estupenda fotografía del genial Dariusz Wolski, el aspecto visual del film, con el protagonismo de París y Nueva York, es fantástico. Toda la narración está armada para el gran momento del paseo de las Torres Gemelas, concebido como un golpe al estilo de las clásicas películas de robos, en que hay que tener en cuenta todos los detalles, pues se trata de lograr la hazaña clandestinamente. Y el mérito es que lo que antecede a este largo clímax interesa, incluido el aprendizaje de la profesión de equilibrista de la mano de Papá Rudy Omankowsky –Ben Kingsley, secundario de lujo–, el acompañamiento femenino de Annie, la formación de un equipo y los diversos preparativos. Todo se encuentra servido con un maravilloso sentido del ritmo.

7/10
El vuelo

2012 | Flight

Después de pasar una noche casi en blanco, bebiendo, consumiendo drogas y practicando sexo con una compañera azafata, Whip, piloto, se dispone a ponerse al mando de su avión en un vuelo hasta Atlanta que ha hecho mil veces. El aparato sufrirá graves problemas una vez en el aire, y sólo la pericia de Whip logra un aterrizaje casi milagroso. Pero detrás quedan seis víctimas mortales, y el inevitable litigio en los tribunales para dirimir responsabilidades económicas. Aunque lo más serio es un posible horizonte penal para Whip, por pilotar bajo la influencia de sustancias tóxicas. Tras insistir tres veces seguidas –Polar Express, Beowulf, Cuento de Navidad– con películas rodas con actores y luego, con el método de movimiento y captura, convertidas en singulares cintas de animación, se diría que Robert Zemeckis se ha cansado de explorar esta vía de creación artística –menos mal, tampoco aporta gran cosa– y vuelve con El vuelo a una historia “normal” de tintes dramáticos, más en la línea de Náufrago. Para ello maneja un libreto de John Gatins (Acero puro, Coach Carter) que ha sido nominado al Oscar. El vuelo planea, si nos permite el juego de palabras, con una idea muy sugerente, y plasmada con una expresión en inglés intraducible con la fuerza del original. El abogado de Whip trata de que el comité investigador considere que la situación a la que se enfrentó el piloto fue “de fuerza mayor”, en inglés “Act of God”, o sea, que no cabía hacer otra cosa que lo que hizo Whip, y el resto de lo que ocurriera, correspondía a Dios decidirlo. Y en efecto, la cuestión de la fe –o la falta de ella– del protagonista, es esencial y recurrente en la trama, también con abundante subtexto, como el lugar donde se estrella el avión, al lado de una iglesia y un río donde realizan bautismos los baptistas. Y el film no es otra cosa que el retrato de un hombre sin rumbo y en caída libre –como su avión durante el accidente, ya que a sus adicciones Whip suma una familia rota, está divorciado y su hijo adolescente no quiere saber nada de él–, al que lo acaecido podría hacerle remontar el vuelo. Y múltiples señales –maravillosa la escena en el rellano de una escalera de él con una heroinómana y un enfermo de cáncer terminal– le recuerdan constantemente la misteriosa acción de Dios en el devenir de los hombres. Con El vuelo no estamos ante un film complaciente, abundan los momentos desgarrados. Whip está solo con su alcoholismo, no quiere ayuda de nadie. Desearía cambiar, más tras el accidente, pero hacerlo no resulta tan sencillo. Y la trama se enriquece con su relación –“la extraña pareja”, podríamos decir– con la adicta a las drogas, otra invitación a cambiar de rumbo. En cambio, aunque sea con el deseo de pintar en tres trazos la desastrosa vida del protagonista, a la gráfica escena de arranque le falta elegancia y sutileza. Zemeckis lleva muy bien el guión de El vuelo en líneas generales, y Denzel Washington es columna vertebral indispensable para sostener lo que se nos va contando, dicho sea sin demérito del ajustado reparto, donde destacan Kelly Reilly, Melissa Leo, Bruce Greenwood y Don Cheadle. Su trabajo se revela esencial para los momentos más “peligrosos”, de modo que logra sacar adelante y emocionar en la comparencia pública, escena que se prestaba al tópico, aunque quizá las escenas subsiguientes que cierran el film no acaban de funcionar, una verdadera lástima.

6/10
Cuento de Navidad

2009 | A Christmas Carol

Londres del siglo XIX. Scrooge es un viejo avaro, con un corazón de piedra, incapaz de realizar un acto de bondad, ya sea con su fiel empleado Bob Cratchit o con su sobrino Fred. Incapaz de compadecerse ante las necesidades de los demás, tampoco sabe disfrutar de la vida. Especialmente odia la Navidad, le parece absurdo que en esa época del año la gente se deje guiar por sentimientos caritativos, olvidando rencores y demostrando amor. Siete años después de morir su socio, se le aparece su espectro atrapado por unas cadenas que señalan su estado de condenación. Y le anuncia la próxima visita de los fantamas de las navidades pasadas, presente y futuras, lo que supondrá un auténtico examen de conciencia de lo que ha sido su vida hasta entonces, y de lo que podría llegar a ser. Existen versiones del clásico "Cuento de Navidad" de Charles Dickens para aburrir, con actores reales, animadas, mudas... Con Barbie, los Teleñecos, Mickey Mouse... Lo primero que viene a la cabeza es la pregunta '¿otra más, de verdad hace falta?'. Pues bien la respuesta es, 'Bienvenido sea este maravilloso e imaginativo film de Robert Zemeckis'. Uno se da cuenta de que hay historias inmortales –piénsese en el caso de William Shakespeare–, que pueden ser contadas mil y una veces, y nunca cansan, basta que haya un poco de talento en el narrador de turno. Si encima dicho narrador se toma la cosa en serio, y cuida el aspecto visual de un modo nunca visto hasta la fecha, pues vamos, sólo queda decir '¡chapeau!' Zemeckis, autor también del guión, logra mostrar la vigencia del cuento, sus valores universales y su fondo cristiano, que hablan del tiempo limitado de que disponemos los seres humanos en este mundo, y de la necesidad de aprovecharlo para hacer el bien y ocuparse de los demás. Y lo consigue sin caer en el empalago de otras aproximaciones, incluyendo pasajes bastante terroríficos, y dosificando los momentos de acción, humor y lágrimas, o el de aquellos que apelan directamente al corazón. Los actores, que han sido filmados con sensores para luego trabajar las imágenes en la animación fotorrealista ya utilizada por el director en Polar Express y Beowulf, están muy bien, de modo especial Jim Carrey que no sólo compone un Scrooge contenido en sus diversas edades, sino que pone voz a otros personajes como los fantasmas de las navidades. Zemeckis siempre ha demostrado una gran capacidad para usar los efectos especiales y el 3D sin caer en la rutina, no hay más que repasar su filmografía. Aquí vuelve a probar su pericia en el magnífico diseño visual, con las cadenas del primer espíritu, en el diseño de los tres fantasmas, especialmente el aterrador y silencioso de las navidades futuras, en los vuelos fantásticos, incluida la imagen que homenajea al barón Munchäusen, en las carreras por la nieve. Resulta además un acierto la incorporación de momentos de acción -como el deslizarse sobre la nieve– que no distraen de la narración principal.

7/10
Beowulf

2007 | Beowulf

Película inspirada, bastante lejanamente, en el poema épico anglosajón homónimo, situado en la Dinamarca del siglo VI, y que con sus 3.182 líneas es uno de los más importantes en inglés antiguo: no hay seguridad a la hora de datarlo, pero parece que se escribió entre el siglo VIII y el XI. La historia transcurre en Escandinavia, donde el rey Hrothgar ve amenazado su reino por las salvajes escabechinas que organiza una increíble criatura que responde al nombre de Grendel. Por suerte acude en su ayuda Beowulf, un valiente guerrero, acompañado de sus hombres. El combate será bestial, e incluso una vez finalizado, queda el reto de enfrentarse a la madre del "bicho". Como trama argumental, la cosa resulta bastante simple. Se trata de la misma épica que se quiso explotar en 300, muy grandilocuente, pero vacua, y donde las referencias literarias son mera excusa para ofrecer acción, mucha y bien rodada acción. Tenemos héroes muy valientes, dispuestos a arrostrar mil y un peligros, aunque sin ideales de entidad que los muevan. A cambio se nos ofrece una filosofía a lo Nietsche en versión barata, por la que se quiere contraponer la grandeza y valentía de los héroes paganos de antaño con los incipientes mártires cristianos, que se conformarían dócilmente con su muerte. Hay, sí, mucha violencia gore, con la sangre salpicando, claro está, algo que no sorprende si se tiene en cuenta que Robert Zemeckis dispone del guionista Roger Avary, un amiguete de Quentin Tarantino al que "le va la marcha". Y llama la atención un curioso culto al cuerpo, donde se juega a mostrar generosamente la anatomía de los protagonistas, pero sin traspasar ciertas fronteras escudados en que son "dibujos", a ver si cuela ante el censor de turno (coló en Estados Unidos parcialmente, pues le atizaron la calificación PG-13, de menores de 13 años acompañados, "por sus secuencias de violencia, algún material sexual y desnudos"). Esta película pasará a los anales de la historia del cine por ser el primer título estrenado de modo masivo en 3D, o sea, en tres dimensiones, en un nuevo intento de volver a convertir la experiencia de ver una película en sala en algo irrepetible, no comparable a visionarla en el salón de casa o en el ordenador. En Estados Unidos ha llegado en este formato a 800 salas, pero en otros países la oferta tridimensional es bastante menor (en España se puede ver en 6 salas). Sin duda que la filmación por el sistema de "motion capture" (se filma a los actores con uno sensores, y luego se les anima digitalmente en escenarios espectaculares) ha mejorado bastante desde Polar Express, también de Robert Zemeckis (el cineasta siempre ha sido un pionero en el uso de los efectos especiales, piénsese en Regreso al futuro, ¿Quién engañó a Roger Rabbit? y Forrest Gump), y que se aprovecha el efecto 3D al máximo. Pero también es cierto que si se piensa bien, tampoco ha habido pasos que se puedan calificar de "revolucionarios" en lo tridimensional, seguimos con las gafitas de los años 50 más o menos mejoradas.

5/10
Polar Express

2004 | The Polar Expres

Un niño se encuentra en la cama, despierto, escuchando los sonidos que llegan del exterior. Faltan cinco minutos para la medianoche. Eso no tendría nada de extraño si no se tratara de la noche más esperada del año: Nochebuena. Sin embargo, el chico está triste y desencantado porque piensa que la Navidad no es lo que parece. Ha perdido la fe que tenía antes… Entonces un terrible estruendo le saca de su sopor y un enorme tren negro se detiene a la puerta de su casa. Cuando sale a echar un vistazo, el revisor le invita, junto con los demás pasajeros –un grupo de niños muy variado–, a marchar al Polo Norte, donde vive Santa Claus. Los artífices de Forrest Gump y Náufrago –Robert Zemeckis y Tom Hanks– vuelven a aliarse para rendir este sentido homenaje a todas las historias clásicas sobre la Navidad. A través del viaje al Polo Norte, que está plagado de increíbles aventuras, misterios, canciones, agradables sorpresas y algún que otro susto, el protagonista viajará a un lugar mucho más escondido y también más importante, el de su propio corazón. Porque el chico ha caído en el peor peligro que puede acontecer en el paso de la infancia a la adolescencia, el del escepticismo y la pérdida de la fe en todo aquello que convierte la vida en algo alegre y maravilloso. Y ahora el viaje en el Polar Express le puede devolver esa inocencia…

6/10
Lo que la verdad esconde

2000 | What Lies Beneath

El doctor Norman Spencer y su esposa Claire parecen el matrimonio perfecto. Pero las apariencias engañan. Norman engañó a Claire hace un año; ella no sabe nada, pero la verdad es tozuda, y el camino que va a escoger en esta ocasión para salir a la luz resultará bastante inesperado. ¿Qué son las misteriosas voces y las imágenes espectrales que cree advertir Claire? ¿Está alucinando? ¿Son consecuencia de su soledad en casa, ahora que su hija marcha a estudiar a la universidad? ¿Qué tienen que ocultar unos misteriosos vecinos? Lo que la verdad esconde es la película que Robert Zemeckis decidió rodar entre medias de la filmación de Náufrago. Mientras Tom Hanks perdía los kilitos necesarios para rodar la segunda parte del film, Zemeckis se lanzó a rodar una película de suspense con ribetes sobrenaturales, al más puro estilo Alfred Hitchcock. El director asegura: “Creo que suspense y cine están hechos el uno para el otro. Ciertamente hay libros y obras de teatro con mucho suspense, pero no creo que nada pueda manipular el tiempo, el lugar y la técnica para contar una historia, de la forma en que se puede hacer en una película.” El film bebe de muchos títulos clásicos: Crimen perfecto y Rebeca de Hitchcock, o Luz que agoniza de George Cukor, vienen enseguida a la cabeza; en esas películas hay un misterio por resolver y un matrimonio con problemas, como el que forman Harrison Ford y Michelle Pfeiffer.

6/10
Náufrago

2000 | Cast Away

Chuck Noland, ejecutivo de una empresa de transporte urgente, siempre va deprisa de un lado para otro. Ni tiempo tiene de formalizar su compromiso matrimonial con Kelly. En uno de sus viajes relámpago para “apagar un fuego” en algún sitio, el avión que le transporta sufre un accidente y se hunde en el océano. Él es el único superviviente, y va a parar a una isla desierta. Pasa el tiempo, y nadie llega al rescate. Seguramente le dan por muerto y él debe ingeniárselas para seguir viviendo. Robert Zemeckis sortea, gracias al sólido guión de William Broyles, el peligro de aburrir con más de hora y media de película en la que tenemos a un solo personaje, completamente aislado. La trama está salpicada por los modos que Chuck desarrolla para alimentarse, guarecerse de la climatología adversa... Lo que nos hace caer en la cuenta de las muchas cosas que empleamos en la vida corriente y que damos por supuestas, sin considerarlas como un verdadero regalo. Por otro lado, Zemeckis demuestra una gran fuerza visual en casi todo el metraje. Ya sea en el accidente, en los intentos de salir de la isla en una balsa, en la navegación en mar abierto o en la exploración de la isla, los planos y encuadres son muy imaginativos. La desesperación que acecha a Chuck en la isla es frenada en gran medida, además de por Wilson (ver recuadro) por el recuerdo del amor de Kelly, y por la presencia de un paquete no abierto de su empresa, uno de los restos del avión estrellado. Tener metas en la vida, que la existencia tenga un sentido, se revela como la clave para resistir. Por eso alcanza una altura dramática inusitada el último tramo del film, modélico en escritura, dirección e interpretación.

6/10
Contact

1997 | Contact

Ellie, tras la muerte de su padre y una infancia solitaria, ha dedicado toda su vida al estudio de la ciencia. Especializada en radioastronomía e integrada en el programa SETI, está obsesionada por la búsqueda de formas de vida inteligente de origen extraterrestre. Un día sus esfuerzos se ven recompensados, por la recepción a través de un satélite de un mensaje codificado de origen desconocido. Gran película de ciencia ficción, basada en la novela escrita por el científico Carl Sagan. Dirigida por Robert Zemeckis (oscarizado por Forrest Gump) cuenta con unos magníficos efectos especiales, y una esplendida interpretación a cargo de Jodie Foster y Matthew McConaughey. En cualquier caso, Contact no defraudará a los admiradores de la mítica Encuentros en la tercera Fase, auténtica precursora de esta película.

5/10
Forrest Gump

1994 | Forrest Gump

Forrest Gump (Tom Hanks) es una persona con un coeficiente intelectual bajo. Es sincero, honesto y muy infantil. Vive bajo la excesiva protección de su madre, que fue abandonada por su padre. Ella quiere que Forrest sea normal, como el resto de los niños. Pero Forrest es especial. Debido a una desviación en su columna, tuvieron que ponerle un armazón. El tremendo esfuerzo con que le costaba andar, le fortaleció las piernas, y así se convierte en un corredor rapidísimo e infatigable. A su paso por el instituto, se convierte en la estrella del equipo de rugby. Luego irá a la guerra de Vietnam, hará grandes amigos y se convertirá en un héroe sin saberlo. Gracias a ello, volverá a ver al amor de su vida, una dulce y algo atolondrada chica que él conoció en su infancia, interpretada por Robin Wright Penn, y que ahora se ha convertido en una pacifista radical. Sin duda, la película más exitosa de 1994, ganadora de 6 Oscar. Una emotiva y originalísima visión de la historia de Estados Unidos desde mediados de siglo. Su acierto es ofrecer el punto de vista de un personaje tan ingenuo y bondadoso que es imposible no cogerle cariño. Un guión muy inteligente, que se combina con escenas espectaculares, siempre bajo el humor infantil de Forrest. Tom Hanks ganó con merecimiento el Oscar al mejor actor. También obtuvo el de mejor película y el de mejor director. Conmovedora y muy entretenida.

7/10
La muerte os sienta tan bien

1992 | Death Becomes Her

Original y maravillosamente interpretada película dirigida por uno de los mejores directores del momento, Robert Zemeckis (Regreso al futuro, Forrest Gump). La actriz Madeline Ashton tiene como hobby particular quitarle los novios a su amiga Helen Sharp, hasta que una de las veces se casa con su prometido, el doctor Ernest Menville. Siete años después Madeline sólo vive para su físico, Helen se ha convertido en una gorda inmensa y Ernest es un borracho empedernido. Pasan otros siete años y marido y mujer reciben una invitación para ir a la presentación del libro de Helen "Siempre joven". Para horror de Madeline, Helen ha vuelto a ponerse delgada y guapa y se pone a flirtear descaradamente con su marido. Madeline acudirá entonces a la ayuda de una pócima que tendrá como resultado la recuperación de la juventud, pero también otros efectos insospechados. Comedia loca que en ningún momento pierde frescura y que tiene unos meritorios y sorprendentes efectos especiales. Meryl Streep vuelve a demostrar una vez más que es una auténtica maga de la interpretacion.

4/10
Regreso al futuro III

1990 | Back to the Future III

Marty McFly está en 1995 y acaba de encontrar una carta escrita por Doc, el cual se encuentra en 1885, la época del salvaje oeste. En la carta, Doc le pide que arregle el coche, pero que no vaya a rescatarlo pues se encuentra muy bien en el pasado. Sin embargo el muchacho irá en su búsqueda cuando descubre una vieja tumba en la que lee que su amigo murió en 1885. Vuelven las desventuras de estos dos manipuladores del tiempo. Esta vez, todo transcurre en el oeste donde la vida es más complicada que en el futuro. Por otra parte, Doc conocerá a Clara, una apasionada de las novelas de Julio Verne, con la que encontrará el amor.

6/10
Regreso al futuro II

1989 | Back to the Future II

Vuelve Marty McFly y el loco científico Doc en esta segunda entrega de Regreso al futuro donde han de volver a jugar con el tiempo y con sus vidas. En este caso, Doc le cuenta que uno de sus futuros hijos tendrá problemas con la ley si no hace algo para remediarlo. Para ello viajará en el Delorians al futuro, al año 2015. Como siempre, contarán con el villano Biff Bannett que se interpondrá en los planes de Doc y Marty, lo que causará desorden en el presente, pasado y futuro.

6/10
Historias de la cripta

1989 | Tales from the Crypt | Serie TV

Versión televisiva de la fórmula del legendario cómic homónimo, publicado por la editorial EC, que hizo furor en los años 50 en Estados Unidos. Un siniestro personaje, el Guardián de la Cripta presentaba, con su sarcástico sentido del humor, relatos de terror autoconclusivos.  Algunos episodios fueron dirigidos por directores de prestigio, como Robert Zemeckis o Richard Donner. Dio pie a largometrajes como Caballero del diablo o El Club de los vampiros.

6/10
¿Quién engañó a Roger Rabbit?

1988 | Who Framed Roger Rabbit

El talento de dos de dos de los cineastas con mayor imaginación, Steven Spielberg (E.T., el extraterrestre, En busca del Arca perdida, La lista de Schindler) y Robert Zemeckis (Regreso al futuro, Forrest Gump), se unen en esta original y fantástica comedia de acción, humor, romance y aventura, todo en un marco al más puro cine negro de los años 30. La historia se centra en un hombre, una mujer y un simpático conejo. Los tres forman un triángulo explosivo y se meten en todo tipo de problemas difíciles de solucionar. Con una técnica visual revolucionaria, los creadores idearon una película en que los personajes reales y los dibujos animados forman una comunidad perfecta. Este formidable experimento cinematográfico fue galardonado con cuatro Oscar de Hollywood en 1984.

5/10
Regreso al futuro

1985 | Back to the Future

Las aventuras de Marty McFly a través del tiempo son casi un clásico. Robert Zemeckis reinventó las travesías temporales que ya ideara H.G. Wells en su célebre novela "La máquina del tiempo", varias veces llevada al cine. Zemeckis (Forrest Gump, Lo que la verdad esconde) logra un fabuloso cóctel de acción y comedia, gracias a un guión milimétrico y a una interpretaciones meritorias de los dos actores principales: Michael J. Fox, que da vida a Marty, y Christopher Lloyd, que encarna a Doc, el loco científico amigo del protagonista. En esta primera entrega, Marty viaja a la época del Rock'n Roll para conseguir el encuentro con sus futuros padres. Inolvidable el punteo en el baile de fin de curso.

7/10
Tras el corazón verde

1984 | Romancing the Stone

Joan Wilder es una escritora de novela rosa que sueña con su príncipe azul. De la noche a la mañana su vida cambia al tener que ir a Colombia a rescatar a su hermana Elaine, que ha sido secuestrada, pero contará con la compañía de Jack Colton, un aventurero que le ayudará a cambio de dinero. Entretenida cinta de aventuras con una divertida pareja protagonista: Michael Douglas en el papel de egoísta buscafortunas, y Kathleen Turner en el de una mujer algo simple y romanticona. Dirige Robert Zemeckis (Regreso al futuro). La película se sirvió del tirón de las historias de Indiana Jones y fue tan bien aceptada que se rodó una secuela titulada La joya del Nilo, en 1985.

5/10
Frenos rotos, coches locos

1980 | Used Cars

Luke y Rudy son dos hermanos. Cada uno se dedica a su propio negocio de compraventa de coches usados. Luke tiene un gran corazón, mientras que Rudy es un caradura. De modo que cuando muere Luke, Rudy pretende adueñarse del negocio de su hermano; pero entonces aparece la hija de Luke y todo se complica. Comedia ligerita dirigida por Robert Zemeckis mucho antes de hacerse célebre con Regreso al futuro. Protagoniza un joven Kurt Russell.

5/10
Locos por ellos

1978 | I Wanna Hold Your Hand

Seis jovencitas no quieren perderse por nada del mundo el primer concierto de sus ídolos, los Beatles, en Estados Unidos. Emprenderán un viaje hasta Nueva York desde su natal Maplewood en Nueva Jersey, no exento de dificultades. Debut en la realización de Robert Zemeckis, que firma el guión junto a su compañero de estudios Bob Gale. Se trata de un nostálgico film, que cuenta además con la producción de Steven Spielberg, que apostó por ellos.

5/10
The Witches

2020 | The Witches

Bienvenidos a Marwen

2018 | Welcome to Marwen

Robert Zemeckis se ha aficionado a convertir documentales en largometrajes dramáticos, pues cuatro años después de rodar El desafío (The Walk), reconstrucción de la experiencia del funambulista que cruzó las Torres Gemelas, Philippe Petit, inspirada por Man on Wire, ahora parte de Marwencol, donde Jeff Malmberg recogía la historia real de Mark Hogancamp, ilustrador que sufrió una brutal agresión por parte de cinco descerebrados que le escucharon hablar de su afición a ponerse zapatos de mujer. Como consecuencia, sufrió serios daños cerebrales y amnesia, pero consiguió mejorar poco a poco mediante la construcción de Marwen, una ciudad en miniatura habitada por un juguete que le representaba a sí mismo como a un héroe de la Segunda Guerra Mundial que combate a los nazis, con ayuda de diversas muñecas basadas en mujeres de su entorno. Sorprende que el veterano cineasta se empeñe en autorreferenciarse, como si a sus 66 años quisiera rememorar lo más granado de su filmografía. Así, la cinta recupera la captura de movimiento que utilizó en Polar Express y Cuento de Navidad, pero la mezcla con imagen real, un poco al estilo de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, si bien no conviven dibujos y actores en la misma secuencia. Se rememora el mismo conflicto bélico que dio lugar a Aliados, resulta inevitable que el protagonista discapacitado recuerde a Forrest Gump, y un vehículo capaz de viajar en el tiempo remite a Regreso al futuro. Él mismo ha coescrito el guión con la reputada Caroline Thompson, responsable de Pesadilla antes de Navidad y Eduardo Manostijeras. La cinta exhibe algunos valiosos hallazgos, en concreto algunas mezclas de ficción y realidad, y ciertas reflexiones de fondo sobre la capacidad del ser humano de superar los percances de la vida con fuerza de voluntad. Pero no sorprende que la propuesta se haya saldado con el mayor fracaso comercial del realizador, pues no resulta del todo satisfactoria. Por ejemplo, las historias bélicas procedentes de la imaginación del personaje central acaban resultando repetitivas, y sus saltos entre lo imaginario y lo que sucede de verdad pueden desconcertar a parte del público, como ocurría en títulos del mismo corte, como El último gran héroe o Sucker Punch. Realizan un buen trabajo las actrices principales, Merritt Wever (la dependienta de la juguetería), Gwendoline Christie (una asistenta rusa) y Leslie Mann (la vecina de la que el personaje central se enamora), pero pese a su buen hacer habitual, no acaba de resultar convincente por una vez Steve Carell. A veces resulta un poco exagerado y nunca consigue que el público empatice con un personaje con puntos algo turbios, ya que (aunque todo está tratado con elegancia y sutileza), resulta ser un fetichista del calzado femenino, y aficionado a la pornografía.

5/10
El desafío (The Walk)

2015 | The Walk

Una auténtica película-experiencia que, al seguir a un célebre funambulista, conecta aún más con los orígenes del cine, cuando las películas era una espectáculo de feria que debía asombrar al público mostrando lo que nunca había soñado ver antes. Basada en hechos reales, describe la peripecia del francés Philippe Petit que él mismo narró en su libro “Alcanzar las nubes”, y que dio pie al documental ganador del Oscar Man on Wire. Tiene el enorme mérito de trasladar al espectador la sensación de estar ante el mismo reto que afrontó el protagonista el 7 de agosto de 1974, su paseo suspendido en el vacío sobre un cable tendido entre unas Torres Gemelas, revividas para la ocasión por obra y gracia de unos asombrosos efectos visuales, cuyo poder crece aún más gracias al Imax en 3D. Robert Zemeckis es un cineasta que siempre ha sabido usar con talento de los efectos visuales, tanto para contar historias fantásticas, véanse las de la trilogía Regreso al futuro, como para hacer creíble lo increíble, los encuentros de aire realista con personajes históricos de Forrest Gump. Siguiendo esta segunda línea, consigue algo semejante a lo que logró Alfonso Cuarón con Gravity en lo relativo a los viajes espaciales. Entrega una película intensa, bien llevada, verdadera proeza técnica, con un Petit que ejerce también de coro-narrador desde un punto tan insólito como la Estatua de la Libertad, contagiando el entusiasmo por hacer realidad su sueño. Joseph Gordon-Levitt atrapa con su interpretación la pasión del protagonista. Ayudado en el guión por el desconocido Christopher Browne, y con una estupenda fotografía del genial Dariusz Wolski, el aspecto visual del film, con el protagonismo de París y Nueva York, es fantástico. Toda la narración está armada para el gran momento del paseo de las Torres Gemelas, concebido como un golpe al estilo de las clásicas películas de robos, en que hay que tener en cuenta todos los detalles, pues se trata de lograr la hazaña clandestinamente. Y el mérito es que lo que antecede a este largo clímax interesa, incluido el aprendizaje de la profesión de equilibrista de la mano de Papá Rudy Omankowsky –Ben Kingsley, secundario de lujo–, el acompañamiento femenino de Annie, la formación de un equipo y los diversos preparativos. Todo se encuentra servido con un maravilloso sentido del ritmo.

7/10
Cuento de Navidad

2009 | A Christmas Carol

Londres del siglo XIX. Scrooge es un viejo avaro, con un corazón de piedra, incapaz de realizar un acto de bondad, ya sea con su fiel empleado Bob Cratchit o con su sobrino Fred. Incapaz de compadecerse ante las necesidades de los demás, tampoco sabe disfrutar de la vida. Especialmente odia la Navidad, le parece absurdo que en esa época del año la gente se deje guiar por sentimientos caritativos, olvidando rencores y demostrando amor. Siete años después de morir su socio, se le aparece su espectro atrapado por unas cadenas que señalan su estado de condenación. Y le anuncia la próxima visita de los fantamas de las navidades pasadas, presente y futuras, lo que supondrá un auténtico examen de conciencia de lo que ha sido su vida hasta entonces, y de lo que podría llegar a ser. Existen versiones del clásico "Cuento de Navidad" de Charles Dickens para aburrir, con actores reales, animadas, mudas... Con Barbie, los Teleñecos, Mickey Mouse... Lo primero que viene a la cabeza es la pregunta '¿otra más, de verdad hace falta?'. Pues bien la respuesta es, 'Bienvenido sea este maravilloso e imaginativo film de Robert Zemeckis'. Uno se da cuenta de que hay historias inmortales –piénsese en el caso de William Shakespeare–, que pueden ser contadas mil y una veces, y nunca cansan, basta que haya un poco de talento en el narrador de turno. Si encima dicho narrador se toma la cosa en serio, y cuida el aspecto visual de un modo nunca visto hasta la fecha, pues vamos, sólo queda decir '¡chapeau!' Zemeckis, autor también del guión, logra mostrar la vigencia del cuento, sus valores universales y su fondo cristiano, que hablan del tiempo limitado de que disponemos los seres humanos en este mundo, y de la necesidad de aprovecharlo para hacer el bien y ocuparse de los demás. Y lo consigue sin caer en el empalago de otras aproximaciones, incluyendo pasajes bastante terroríficos, y dosificando los momentos de acción, humor y lágrimas, o el de aquellos que apelan directamente al corazón. Los actores, que han sido filmados con sensores para luego trabajar las imágenes en la animación fotorrealista ya utilizada por el director en Polar Express y Beowulf, están muy bien, de modo especial Jim Carrey que no sólo compone un Scrooge contenido en sus diversas edades, sino que pone voz a otros personajes como los fantasmas de las navidades. Zemeckis siempre ha demostrado una gran capacidad para usar los efectos especiales y el 3D sin caer en la rutina, no hay más que repasar su filmografía. Aquí vuelve a probar su pericia en el magnífico diseño visual, con las cadenas del primer espíritu, en el diseño de los tres fantasmas, especialmente el aterrador y silencioso de las navidades futuras, en los vuelos fantásticos, incluida la imagen que homenajea al barón Munchäusen, en las carreras por la nieve. Resulta además un acierto la incorporación de momentos de acción -como el deslizarse sobre la nieve– que no distraen de la narración principal.

7/10
Polar Express

2004 | The Polar Expres

Un niño se encuentra en la cama, despierto, escuchando los sonidos que llegan del exterior. Faltan cinco minutos para la medianoche. Eso no tendría nada de extraño si no se tratara de la noche más esperada del año: Nochebuena. Sin embargo, el chico está triste y desencantado porque piensa que la Navidad no es lo que parece. Ha perdido la fe que tenía antes… Entonces un terrible estruendo le saca de su sopor y un enorme tren negro se detiene a la puerta de su casa. Cuando sale a echar un vistazo, el revisor le invita, junto con los demás pasajeros –un grupo de niños muy variado–, a marchar al Polo Norte, donde vive Santa Claus. Los artífices de Forrest Gump y Náufrago –Robert Zemeckis y Tom Hanks– vuelven a aliarse para rendir este sentido homenaje a todas las historias clásicas sobre la Navidad. A través del viaje al Polo Norte, que está plagado de increíbles aventuras, misterios, canciones, agradables sorpresas y algún que otro susto, el protagonista viajará a un lugar mucho más escondido y también más importante, el de su propio corazón. Porque el chico ha caído en el peor peligro que puede acontecer en el paso de la infancia a la adolescencia, el del escepticismo y la pérdida de la fe en todo aquello que convierte la vida en algo alegre y maravilloso. Y ahora el viaje en el Polar Express le puede devolver esa inocencia…

6/10
El tiempo de los intrusos

1992 | Trespass

Dos bomberos de Arkansas reciben de manos de la víctima de un incendio un plano que indica el lugar en que se esconden unos ricos objetos de culto robados en una iglesia mucho tiempo atrás. Se trata de una fábrica abandonada de St Louis, territorio de una de las bandas de negros que dominan la ciudad. Mientras los dos amigos, movidos por la codicia, buscan el tesoro, serán testigos de un ajuste de cuentas. Así que se refugian donde pueden y a partir de ese momento comienza un verdadero asedio. Robert Zemeckis y Bob Gale son, además de productores, los responsables de un solidísimo guión, en el que el interés no llega nunca a decaer. El autor de historias como Regreso al futuro y Tras el corazón verde tiene verdadero sentido del ritmo, y sabe introducir elementos novedosos en los momentos precisos para hacer avanzar la historia. Además está siempre omnipresente el supuesto tesoro, que a pesar de que sirve de poco a los protagonistas para afrontar el peligro, no deja de influir en su lucha por la supervivencia. En este sentido se podría hablar de un tratamiento de la ambición comparable al clásico de Huston El tesoro de Sierra Madre. De hecho, la fábrica abandonada bien podría ser parangonada con una vieja mina. A pesar de tratarse de una historia de acción, los personajes tienen suficiente entidad, y eso que se ha optado por recurrir a actores desconocidos; únicamente algunos de los intérpretes negros como Ice T e Ice Cube son conocidos musicalmente en el mundo del rap. Así, de los dos bomberos, uno es el hombre de acción por antonomasia, decidido y cegado por el oro. El otro es algo ingenuo, de buen corazón. También en la banda pueden distinguirse desde el yonqui hasta el de gatillo nervioso pasando por el jefe de cabeza fría. Otro personaje en escena es el "sin hogar" que vive en la fábrica. A una historia interesante se une un director con cierto peso: Walter Hill (Forajidos de leyenda, The Warriors, Límite: 48 horas). Hay indudable acierto en el aspecto técnico. Aun habiendo cierto aparato en las escenas de acción, incendios, tiroteos, etc., se trata de una producción modesta ‑es de suponer que no ha costado mucho rodar en la fábrica y, como se ha dicho, no hay estrellas‑, que logra sobradamente el objetivo de entretener de un modo inteligente.

6/10
Regreso al futuro

1985 | Back to the Future

Las aventuras de Marty McFly a través del tiempo son casi un clásico. Robert Zemeckis reinventó las travesías temporales que ya ideara H.G. Wells en su célebre novela "La máquina del tiempo", varias veces llevada al cine. Zemeckis (Forrest Gump, Lo que la verdad esconde) logra un fabuloso cóctel de acción y comedia, gracias a un guión milimétrico y a una interpretaciones meritorias de los dos actores principales: Michael J. Fox, que da vida a Marty, y Christopher Lloyd, que encarna a Doc, el loco científico amigo del protagonista. En esta primera entrega, Marty viaja a la época del Rock'n Roll para conseguir el encuentro con sus futuros padres. Inolvidable el punteo en el baile de fin de curso.

7/10
Frenos rotos, coches locos

1980 | Used Cars

Luke y Rudy son dos hermanos. Cada uno se dedica a su propio negocio de compraventa de coches usados. Luke tiene un gran corazón, mientras que Rudy es un caradura. De modo que cuando muere Luke, Rudy pretende adueñarse del negocio de su hermano; pero entonces aparece la hija de Luke y todo se complica. Comedia ligerita dirigida por Robert Zemeckis mucho antes de hacerse célebre con Regreso al futuro. Protagoniza un joven Kurt Russell.

5/10
1941

1979 | 1941

Si algo demostró Steven Spielberg con esta película es que la comedia gamberra no era lo suyo. Con la ayuda de sus compinches de la saga de Regreso al futuro pergeñó una trama sobre el pánico que se desata en California ante una posible invasión japonesa a los pocos día del ataque a Pearl Harbor, durante la Segunda Guerra Mundial. Un grupo de personajes lunáticos y un submarino nipón perdido por allí cerca dan pie a situaciones disparatadas. Spielberg, niño bonito de Hollywood tras sus taquillazos con Tiburón y Encuentros en la tercera fase, se estrelló con un film al que faltaba el adecuado timing para provocar las risas. Era como explotar el tirón de Que vienen los rusos, de Norman Jewison, con un reparto coral más o menos estelar; pero la jugada no funciona.

4/10
Locos por ellos

1978 | I Wanna Hold Your Hand

Seis jovencitas no quieren perderse por nada del mundo el primer concierto de sus ídolos, los Beatles, en Estados Unidos. Emprenderán un viaje hasta Nueva York desde su natal Maplewood en Nueva Jersey, no exento de dificultades. Debut en la realización de Robert Zemeckis, que firma el guión junto a su compañero de estudios Bob Gale. Se trata de un nostálgico film, que cuenta además con la producción de Steven Spielberg, que apostó por ellos.

5/10
El club de los vampiros

1996 | Tales From The Crypt: Bordello Of Blood

Madame Lilith dirige un burdel en una pequeña localidad norteamericana. Está compuesto por mujeres vampiro que, tras cobrar a los clientes, les sacan la sangre y se comen el corazón. Un astuto detective privado (Dennis Miller) investiga el caso de la desaparición del hermano de la rubia Katherine, que trabaja para el reverendo Jimmy Current (Chris Sarandon), un predicador televisivo que posee un poderoso talismán. Tras el éxito de la serie de televisión Historias de la Cripta, los productores, entre los que se encuentran nombres tan solventes de Hollywood como Richard Donner y Robert Zemeckis, decidieron realizar episodios largos para el cine. Tras el éxito de Caballero del diablo se puso en marcha esta historia, entre cómica y terrorífica, a partir de un guión de Robert Zemeckis (Regreso al futuro, Forrest Gump) coescrito con su colaborador habitual, Bob Gale.

5/10
Regreso al futuro III

1990 | Back to the Future III

Marty McFly está en 1995 y acaba de encontrar una carta escrita por Doc, el cual se encuentra en 1885, la época del salvaje oeste. En la carta, Doc le pide que arregle el coche, pero que no vaya a rescatarlo pues se encuentra muy bien en el pasado. Sin embargo el muchacho irá en su búsqueda cuando descubre una vieja tumba en la que lee que su amigo murió en 1885. Vuelven las desventuras de estos dos manipuladores del tiempo. Esta vez, todo transcurre en el oeste donde la vida es más complicada que en el futuro. Por otra parte, Doc conocerá a Clara, una apasionada de las novelas de Julio Verne, con la que encontrará el amor.

6/10
Regreso al futuro II

1989 | Back to the Future II

Vuelve Marty McFly y el loco científico Doc en esta segunda entrega de Regreso al futuro donde han de volver a jugar con el tiempo y con sus vidas. En este caso, Doc le cuenta que uno de sus futuros hijos tendrá problemas con la ley si no hace algo para remediarlo. Para ello viajará en el Delorians al futuro, al año 2015. Como siempre, contarán con el villano Biff Bannett que se interpondrá en los planes de Doc y Marty, lo que causará desorden en el presente, pasado y futuro.

6/10

Últimos tráilers y vídeos