IMG-LOGO
Point Break. Sin límites
4 /10 decine21

Point Break. Sin límites

Point Break

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Point Break. Sin límites

Thriller de acción cargado de altas dosis de adrenalina y un ritmo trepidante en el que un joven agente del FBI , Johnny Utah (Luke Bracey), se infiltra en un equipo de atletas de élite, liderado por el carismático Bodhi (Édgar Ramírez). Los atletas son sospechosos de llevar a cabo una serie de crímenes de forma extremadamente inusual.  Infiltrado en el grupo de forma encubierta y arriesgando su vida a cada instante, Utah se esfuerza por demostrar que son los artífices de una cadena de crímenes inconcebibles.

4 /10 decine21

Crítica

El regreso de Johnny Utah

El regreso de Johnny Utah

El deportista extremo Johnny Utah, reciclado como agente del FBI, se infiltra en el grupo de atletas de élite que buscan el karma o algo así, y que lidera el emblemático Bodhi, pues los relaciona con una serie de actos delictivos.

Si alguien no tiene clara la importancia de un buen director debería ver Le llaman Bodhi, y Point Break. Sin límites, su remake.

Con la primera, Kathryn Bigelow triunfó en 1991 en un terreno que parecía exclusivo para hombres, el cine de acción, con un argumento, un tanto tópico, y protagonistas, Keanu Reeves y Patrick Swayze, no excesivamente grandiosos, sobre todo el primero. Una puesta en escena muy brillante, llena de aciertos como mostrar casi siempre entre sombras el rostro de Swayze, y unas secuencias de acción originales y vistosas, cuando aún no se utilizaba a mansalva la infografía, dieron pie a un film que 25 años después continúa resultando impactante, y en el que también se nota algo la mano de su productor ejecutivo, James Cameron, por entonces esposo de la realizadora.

Ahora, Ericson Core (más experimentado como director de fotografía de títulos como Mumford que como realizador) cuenta a priori con las mismas cartas, pero su jugada deja mucho que desear. Sobre todo porque parece haberse concentrado únicamente en componer espectaculares secuencias de deportes de riesgo, con ayuda de efectos digitales, que a veces parecen sacadas de un anuncio de Cola Cao, pero que al menos harán las delicias del público menos exigente que tenga claro lo que va a ver.

Por lo demás, el director no obra el milagro que consiguió Bigelow con sus protagonistas, pues Luke Bracey (La conspiración de noviembre) y Édgar Ramírez (El consejero) carecen de química, y la más eficiente Teresa Palmer está totalmente desaprovechada. Se salva dentro de lo que cabe Ray Winstone, un gran sustituto para Gary Busey como el poco ortodoxo agente Pappas. En cualquier caso, el mayor defecto de la revisión reside en un guión bastante plano del experto en revisiones Kurt Wimmer (Desafío total, El secreto de Thomas Crown), al que le falta un mínimo de profundidad en sus personajes, y una reescritura de sus torpes diálogos, y le sobra la agotadora y bastante ridícula motivación espiritual 'new age' de los delincuentes.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.