IMG-LOGO

Biografía

Brian Garfield

Brian Garfield

Brian Garfield

Filmografía
El justiciero

2018 | Death Wish

Paul Kersey es un cirujano de prestigio en Chicago, una ciudad que tiene los índices de criminalidad disparados. Precisamente, una noche en que está trabajando en el quirófano, es testigo de cómo llegan hasta allí su mujer y su hija malheridas, después de que hayan sido atacadas en su propia casa. Su mujer muere y su hija queda en coma. Durante días Kersey será incapaz de remontar anímicamente, también porque la policía no es capaz de seguir ninguna pista. Se le ocurrirá entonces adquirir un arma... Remake de la emblemática película setentera El justiciero de la ciudad, basada en la novela de Brian Garfield protagonizada por Charles Bronson, y cuyo éxito propició la creación de una saga que llegaría hasta los cinco títulos. Muchos pensarán que es innecesario, y con razón, este nuevo film que recupera al personaje original, Paul Kersey, ya que en el fondo no aporta nada relevante al planteamiento: un hombre que decide tomarse la justicia por su mano. Lógicamente hay algunos detalles que cambian –Kersey es ahora cirujano, no arquitecto; la acción tiene lugar en Chicago, no en Nueva York– junto a la razonable puesta al día de varios elementos, como el uso de internet para formarse en el uso de las armas, por ejemplo. Pero el resultado suena a ya visto. El director Eli Roth (Cabin Fever, Hostel) deja de un lado por primera vez el género del terror gore para contar otro tipo de historia, esta vez de acción y venganza, pero no se olvida del todo de su origen y ofrece algunos momentos especialmente sangrientos y desagradables, tortura incluida, que delatan su sello personal. El film, por lo demás, tiene un buen ritmo y se sigue como entretenimiento de pura evasión, más si cabe cuando al frente del reparto tenemos a un correcto Bruce Willis que vuelve a trabajar en una película de cierto presupuesto, tras algunos subproductos. Por lo demás, es una pena que no se le saque partido a Vincent D'Onofrio, cuyo papel de hermano carece por completo de importancia, algo que sí adquiere Elisabeth Shue en los pocos minutos que aparece en pantalla.

4/10
El padrastro

2009 | The Stepfather

La recién divorciada Susan, madre de tres hijos, conoce por casualidad a David en un supermercado. David parece un tipo encantador, atento y sincero, y pronto congenian. En muy poco tiempo, él entra a vivir en la casa de la familia y se hacen preparativos de boda. Sin embargo, cuando al final del curso regresa de su internado el hijo mayor, Michael, pronto muestra su desconfianza por el recién llegado, pues nadie parece saber nada de su pasado. El director Nelson McCormick, que ha dirigido sobre todo episodios de series de televisión, como The Closer o Prison Break, logra un producto de terror apañado, pero no consigue huir de lo convencional. El film sigue los patrones del 'psicópata en casa' al dedillo y es poco original. Además está plagado de lugares comunes, de reacciones o dudas tan tardías que son poco creíbles, por no hablar de las apariciones inesperadas de David, un tipo que surge detrás de los pobres habitantes de la casa sin hacer el menor ruido, como si fuera un fantasma. Con un poco de música tenebrosa, subidas inverosímiles de volumen en el momento preciso o el retumbar de unos cuantos truenos, los sustos para el espectador son casi seguros, pero están tan preparados como las patatas del Burger King. El actor Dylan Walsh (Nip/Tuck: a golpe de bisturí) sabe hacer de tipo siniestro e inquietante y está en su papel, mientras que el joven Penn Badgley (Gossip Girl) tiene bastante gancho y puede fraguarse un buen futuro por delante.

4/10
Sentencia de muerte

2007 | Death Sentence

James Wan dirigió Saw, un sorprendente y violento thriller que inició una de las franquicias más rentables de los últimos tiempos. Tras la infumable Silencio desde el mal, el cineasta nacido en Malasia, aunque se crió en Melbourne, se propone homenajear al cine de los 70, y sobre todo a El justiciero de la ciudad, polémica reflexión sobre la injusticia, la delincuencia y la venganza, que se basaba en una novela de Brian Garfield. Para ello, adapta una novela del mismo autor, prácticamente idéntica a la que dio lugar a la famosa cinta protagonizada por Charles Bronson. Nick Hume acompaña a su hijo a un partido de su equipo de hockey. Durante el regreso a casa, se queda sin gasolina y paran a repostar. Unos agresivos delincuentes atracan la gasolinera. En el asalto, el hijo de Nick resulta mortalmente herido al recibir un disparo. Sólo es detenido uno de los asaltantes, porque al intentar huir es atropellado por un vehículo. Pero cuando éste es procesado, Nick se da cuenta de que puede quedar en libertad, pues él es el único testigo. Como mucho, su abogado puede llegar a un acuerdo con la defensa, y que le caiga una condena mínima. Para sorpresa de los letrados y del juez, Nick testifica que no está seguro de haber visto bien al acusado la noche de los hechos, y éste queda automáticamente en libertad. En realidad, Nick se ha propuesto tomarse la justicia por su mano. Parte de una obra que critica los fallos del sistema legal, y expone las consecuencias de la violencia, pues el protagonista se ve inmerso en una auténtica guerra que no puede parar. Pero Wan no parece tomarse en serio estos temas, se prodiga en homenajes a títulos de la época, como Harry el sucio y Taxi Driver, y acaba derivando hacia un tono casi paródico. Obtiene algún momento hilarante, como cuando Kevin Bacon, el protagonista, acude a comprar armamento a John Goodman –un competente actor muy desaprovechado–. No acaba de resultar creíble en ningún momento, pues le falta tensión dramática, acumula situaciones poco creíble y recuerda a las producciones de serie B más casposas. Curiosamente, Wan rueda con solvencia, e incluso se luce con un plano larguísimo que sigue al protagonista, huyendo de sus enemigos, en un aparcamiento. Gracias a su oficio, el cineasta logra que su trabajo, más o menos, funcione, al menos hasta el segundo punto de giro.

4/10
Venganza personal / El rostro de la muerte

1994 | Death Wish V: The Face of Death

Paul Kersey se ha tranquilizado tras unos años moviditos. Ahora ha vuelto a Nueva York y ha estabilizado su vida junto a la diseñadora Olivia. Sin embargo, tendrá que volver a las andadas cuando la banda liderada por el ex marido de Olivia empiece a hostigarles. No saben lo que les espera. Quinta y ultima entrega de las hazañas justicieras de Paul Kersey, uno de los personajes más recordados de la última etapa de Charles Bronson. En este caso, es una pena el guión tópico hasta el extremo y la mala factura de la realización. La película tiene dos títulos diferentes en español.

3/10
Yo soy la justicia II

1987 | Death Wish 4: The Crackdown

Erica, la hija de la novia de Paul Kersey, muere de una sobredosis de crack. El justiciero Kersey tomará la ley por su mano decidido a acabar con la droga de la ciudad. Penúltima parte de una saga que comenzó con El justiciero de la ciudad, con Charles Bronson como protagonista. Debieron quedarse con ganas de contar más de lo mismo, pero la finalidad era muy similar. El protagonista Bronson sigue en plan vengativo, poniendo orden en una ciudad dominada por el caos y el vicio. Mucha acción, tiros, y violencia.

3/10
El justiciero de la noche

1985 | Death Wish 3

Tercera película dirigida por Michael Winner sobre el personaje de Paul Keiser (Charles Bronson), un abogado de la ciudad de Nueva York que decidió tomarse la justicia por su mano después de que unos delincuentes asesinaran a su mujer (Hope Lange) y violaran a su hija, tal y como se reflejaba en la estimable El justiciero de la ciudad (1974). A ésta seguiría Yo soy la justicia (1981), donde Keiser se trasladaba a Los Ángeles y seguía con sus cosas, matando gente. Aunque las dos primeras películas fueron polémicas en cuanto a su mensaje algo reaccionario, lo cierto es que cinematográficamente funcionan bien. Todo lo contrario que El justiciero de la noche, una de las películas más pastosas y cansinas que se recuerdan, y que muestra a Keiser trasladándose a un bloque de apartamentos británicos dominados por unos indeseables.

2/10
Yo soy la justicia

1982 | Death Wish 2

Charles Bronson arrasó entre los amantes de la acción, con su papel de tipo que se toma la justicia por su mano. Éste fue su mayor éxito, sobre un padre de familia obstinado por encontrar a los violadores de su hija.

5/10
Los últimos hombres duros

1976 | The Last Hard Men

Un sheriff jubilado debe enfrentarse al hombre que encerró hace años en prisión, y que le culpa de la muerte de su esposa. Interesante e intenso western dramático en donde de destaca Charlton Heston.

4/10
El justiciero de la ciudad

1974 | Death Wish

Paul es un arquitecto, felizmente casado, y con una hija adorable que también ha formado un hogar. Pero la desgracia quiere que madre e hija sean víctimas de tres desaprensivos que las siguen a la salida de un supermercado hasta la casa de la primera. Allí serán asaltadas brutalmente, a resultas de lo cual muere la madre y la otra queda absolutamente traumatizada. Tras comprobar que muy poco cabe esperar de la policía, Paul iniciará una venganza por su cuenta, al enfrentarse con todo delincuente que se le ponga a tiro. Una película muy representativa de los años 70, donde la delincuencia urbana en metrópolis como Nueva York alcanzaba grados alarmantes ante la inoperancia policial y demás autoridades y la impotencia del ciudadano de a pie. En este contexto hay que entender la empatía que se produjo entre el público y el tipo normal al que daba vida Charles Bronson, que de víctima pasaba a convertirse en justiciero implacable que "limpiaba" de "chusma" las calles neoyorquinas. Frente a las visiones simplistas que tacharon la película de "fascista" (se criticaba la decisión del protagonista de tomarse la justicia por su mano, pero no el fracaso de los poderes públicos en la lucha contra el crimen) hay que señalar que esta producción de Dino De Laurentiis cuenta con un guión sólido de Wendell Mayes, que adaptaba una novela de Brian Garfield. El laconismo de Bronson encaja perfectamente con su personaje, y algunos pasajes como el de su estancia en Tucson o los distintos enfrentamientos con los delincuentes tienen su inteligente punto de ironía. La dureza de la escena inicial del asalto es excesiva, pero se entiende cara a justificar la trayectoria posterior de Paul. El film llegó a tener tres secuelas tardías, inferiores al original.

6/10
El padrastro II

1989 | Stepfather II

Cuando Jerry Blake, “el padrastro”, logra escapar del manicomio donde se encontraba encerrado, buscará una nueva familia a la que pertenecer. En esta ocasión personificará a un consejero matrimonial y se las arreglará para enamorar a una joven paciente y su hijo. Secuela de la película El padrastro, cuenta con el regreso de Terry O`Quinn (Perdidos) como Jerry Blake, un hombre con un extraño trastorno que le empuja a crear diferentes personalidades para así enamorar a mujeres divorciadas o viudas.

4/10
El padrastro (1987)

1987 | The Stepfather

Stephanie sospecha que su padrastro, recien casado con su madre, mató a su verdadero padre. Violenta producción de terror de serie B, que en su momento tuvo dos secuelas, del especialista Joseph Ruben (El buen hijo).

4/10

Últimos tráilers y vídeos