IMG-LOGO

Biografía

Michael Winner

Michael Winner

77 años ()

Michael Winner

Nació el 30 de Octubre de 1935 en Hampstead, Londres, Reino Unido
Falleció el 21 de Enero de 2013 en Kensington, Londres, Reino Unido

Bont Vivant

13 Junio 2006

El británico Michael Winner no sólo fue el director de títulos como "El justiciero de la ciudad" y dos de sus secuelas, también ejercía como crítico gastronómico, y estaba considerado un auténtico 'bon vivant'. Winner ha fallecido en su residencia de Londres, a los 77 años, a consecuencia de una breve enfermedad, según ha dado a conocer su viuda. Dirigió a míticos actores como Burt Lancaster, Marlon Brando y Robert Mitchum.

Foto: Michael-winner.com

Nacido el 30 de octubre de 1935, en Hampstead (Londres), Michael Robert Winner provenía de una familia judía de clase alta, si bien su madre tuvo problemas con el juego, y vendió parte de sus propiedades. Desde los 14 años, Michael escribía columnas sobre espectáculos para diversas publicaciones, y cuando estudió Derecho y Económicas en Downing College, Cambridge, editó su propia publicación estudiantil. Con esta actividad logró entrevistas con grandes mitos del cine, como James Stewart y Marlene Dietrich.

Tras graduarse comienza a trabajar como asistente de dirección para diversos programas de BBC. Acaba rodando un corto, The Square, y escribe el guión de Man with a Gun, que dirigió Montgomery Tully. Pronto se reconvierte en realizador, filmando en su país títulos como Atraco a la inglesa y El último obstáculo, con Oliver Reed, que tuvo éxito en Estados Unidos.

Como consecuencia, le reclutan en Hollywood, donde Michael Winner debutó en 1971 con En nombre de la ley, un western con Burt Lancaster y Robert Duvall. Lancaster repetiría a sus órdenes años después en Scorpio. Tras Los últimos juegos prohibidos, precuela de "Una vuelta de tuerca", el relato de Henry James, con Marlon Brando, dirige por primera vez a Charles Bronson en Chato, el apache, donde el duro actor interpretaba a un mestizo que mataba en defensa propia a un agente de la ley. La estrella y el realizador conectaron al máximo, pues pronto volvieron a colaborar en Fríamente... sin motivos personales, donde Bronson era un asesino a sueldo, y en América violenta, en la que encarnaba a un detective privado enfrentado a un mafioso siciliano.

Pero el mayor éxito de ambos fue El justiciero de la ciudad, adaptación de una novela de Michael Garfield, de la que Winner se hizo cargo cuando el director inicial, Sidney Lumet, se fue del proyecto por problemas de agenda. La historia de Paul Kersey, un arquitecto neoyorquino que se toma la justicia por su mano tras la violación de su hija y el asesinato de su esposa, provocó un acalorado debate sobre la legitimidad de la venganza y los límites del sistema judicial. El propio Winner dirigió dos secuelas, Yo soy la justicia y El justiciero de la noche (hubo otras dos, Yo soy la justicia II, de J. Lee Thompson, y Death Wish V: The Face of Death, de Allan A. Goldstein).

Winner también dirigió Detective privado, con Robert Mitchum como Philip Marlowe, La dama perversa, con Faye Dunaway, y Cita con la muerte, adaptación de una novela de Agatha Christie, con Peter Ustinov como Hércules Poirot. Se despidió del cine en 1998 con Parting Shots, curiosa comedia que a ratos parece parodiar la saga de Charles Bronson, pues tiene como protagonista a un tipo que tras sobrevivir al cáncer se convierte en vigilante callejero, en lucha contra el crimen.

Winner también tuvo tiempo de desarrollar una carrera paralela como crítico gastronómico. En su columna del Sunday Times, titulada "Winner's Dinners", ponía a caldo en plan ciudadano justiciero a los peores restaurantes de toda Gran Bretaña, con un sentido del humor irónico y elegante muy británico. El 9 de diciembre pasado escribió el último, anunciando su retirada.

Winner estaba emparejado con Géraldine Lynton-Edwars desde que él empezara en el cine a los 21 años, ella tenía 16. Se conocieron en 1957, pero se resistió a pedirla matrimonio hasta que pasaron la friolera de cincuenta años. Se casaron al fin el 19 de septiembre de 2011

Filmografía
Parting Shots

2009 | Parting Shots

Comedia policiaca sin mucho sentido, donde al fotógrafo Harry Sterndale se le diagnostica un cáncer terminal. Obsesionado porque le queda poco tiempo de vida, Harry dedicará sus últimos días a vengarse de todas las personas que le han amargado la existencia, entre los que están su traicionera esposa y un peligroso hombre de negocios. Todo cambiará para él cuando se enamora. Escrita y dirigida por el británico Michael Winner, que reunió a un competente reparto que incluye a John Cleese, Bob Hoskins, Ben Kingsley, Oliver Reed, Diana Rigg y Joanna Lumley, ésta última conocida sobre todo por su papel de la sexy Purdey en la serie televisiva de Los nuevos vengadores a mediados de los 70.

3/10
Dirty Weekend

1993 | Dirty Weekend

2/10
Atraco a falda armada

1990 | Bullseye!

Resulta complicado adivinar los motivos que impulsaron a Michael Caine y Roger Moore a intervenir en esta farsa. Quizá la explicación haya que buscarla en que el guionista es Leslie Bricusse, letrista de conocidas canciones para el mundo del cine (desde Goldfinger hasta Solo en casa) y amigo personal de Caine desde el Londres de los años 60. También interviene en esta desastrosa película Deborah Moore, hija en la vida real de Moore. La historia da vergüenza ajena: Moore y Caine son dos pillos que se hacen pasar por los gemelos de un científico que ha conseguido una peligrosa fórmula secreta. Escenas como el viaje en tren o la persecución de sus “dobles” en Escocia (de ahí lo de la “falda” del título en español), nos retraen a un cine arcaico y desfasado.

2/10
Adorable seductor

1989 | A Chorus of Disapproval

Adaptación de una divertida obra teatral echada a perder por las pocas aptitudes para la comedia de su director Michael Winner. Todo comienza cuando, tras la muerte de su esposa, Guy Jones decide montar una compañía de ópera aficionada en la localidad inglesa de Scarsborough. Además de los problemas de la función, Guy tiene que lidiar con el dueño del local, un individuo realmente insoportable, no muy conforme con lo que se está haciendo. Los protagonistas son Jeremy Irons y Anthony Hopkins, por aquel entonces no muy conocidos a nivel internacional, y que poco tiempo después ganarían sendos Oscar al mejor actor por las películas El misterio Von Bulow (1991) y El silencio de los corderos (1990), respectivamente.

4/10
Cita con la muerte

1988 | Appointment with Death

Producción de Menahem Golam y Yoram Globus, que constituía la tercera y última aparición cinematográfica de Peter Ustinov como el personaje del detective Hercules Poirot después de Muerte en el Nilo (1978) y Muerte bajo el sol (1982). El actor hizo otros tres telefilmes sobre este célebre personaje de Agatha Christie. Cita con la muerte es un nuevo caso que Poirot debe resolver mientras está de vacaciones en Jerusalén. La señora Boynton, que tiene a sus hijos controlados por la herencia que le dejó su marido, es envenenada. Los principales sospechosos son sus cinco hijos. Como siempre ocurría en las películas sobre obras de Christie, hay muchos nombres conocidos en el reparto: Carrie Fisher, Piper Laurie, John Gielgud, Lauren Bacall y David Soul. Sin embargo, los resortes de suspense no funcionan como en otras ocasiones, y el resultado final acaba siendo bastante discreto.

4/10
El justiciero de la noche

1985 | Death Wish 3

Tercera película dirigida por Michael Winner sobre el personaje de Paul Keiser (Charles Bronson), un abogado de la ciudad de Nueva York que decidió tomarse la justicia por su mano después de que unos delincuentes asesinaran a su mujer (Hope Lange) y violaran a su hija, tal y como se reflejaba en la estimable El justiciero de la ciudad (1974). A ésta seguiría Yo soy la justicia (1981), donde Keiser se trasladaba a Los Ángeles y seguía con sus cosas, matando gente. Aunque las dos primeras películas fueron polémicas en cuanto a su mensaje algo reaccionario, lo cierto es que cinematográficamente funcionan bien. Todo lo contrario que El justiciero de la noche, una de las películas más pastosas y cansinas que se recuerdan, y que muestra a Keiser trasladándose a un bloque de apartamentos británicos dominados por unos indeseables.

2/10
Scream for Help

1984 | Scream for Help

Una adolescente va descubriendo algunas circunstancias extrañas en torno a su padrastro, que culminan cuando tiene la certeza de que el hombre tiene la intención de asesinarla a ella y a su madre. Sin embargo, cuando se lo cuenta a la gente, nadie parece creerla. En pleno éxito de las películas de terror –Viernes 13, Pesadilla en Elm Street–, el director Michael Winner regresó al género tras el estimable título de La centinela (1977), si bien en esta ocasión el guión acababa siendo demasiado previsible, a pesar de estar escrito por uno de los más conocidos representantes del cine de terror, Tom Holland (Psicosis II, El muñeco diabólico).

3/10
La dama perversa

1983 | The Wicked Lady

Historia de época repleta de acción y erotismo, basada en la novela “The Life and Death of the Wicked Lady Skelton”, escrita por Magdalen King-Hall, y que había sido llevada al cine en 1945 como La mujer bandido con la inglesa Margaret Lockwood de protagonista. Su argumento presenta a Barbara Skelton, una dama aristocrática de día, que se convierte en asaltante de caminos travestida en hombre con la llegada de la noche. La dama perversa no logra ser plenamente satisfactorio, pese a un reparto con eficaces actores (Faye Dunaway, Alan Bates, John Gielgud, Denholm Elliot y Oliver Tobias) y su intento de respetar al máximo la fidelidad de la novela. Su banda sonora corrió a cargo de Tony Banks, ex componente del grupo de rock sinfónico “Genesis”.

3/10
Yo soy la justicia

1982 | Death Wish 2

Charles Bronson arrasó entre los amantes de la acción, con su papel de tipo que se toma la justicia por su mano. Éste fue su mayor éxito, sobre un padre de familia obstinado por encontrar a los violadores de su hija.

5/10
El poder del fuego

1979 | Firepower

Fanon, veterano mercenario, es contratado por las autoridades para encontrar a un millonario que lleva años desaparecido. El duro James Coburn protagoniza un thriller con muchas persecuciones.

4/10
Detective privado

1978 | The Big Sleep

El detective privado Philip Marlowe apareció por primera vez en la novela de Raymond Chandler "The Big Sleep" (1939). Después, esta misma obra quedaría convertida en un clásico del cine negro gracias a El sueño eterno (1946), donde sobresalía la pareja formada por Humphrey Bogart (aunque Chandler siempre quiso a Cary Grant para dar vida a su personaje) y Lauren Bacall (como la hija mayor de su cliente). A pesar de lo liosa de su trama, el ambiente sensual generado por la pareja y el ritmo impuesto por Hawks excusaba todos sus (numerosos) defectos de guión. Sin ninguna necesidad, se probó una nueva adaptación del libro en 1978 con Detective privado, siendo su reparto lo único interesante, ya que mostraba un desfile continuo de viejos conocidos (James Stewart, Sarah Miles, Edward Fox, Richard Boone y John Mills) cuya unión bien podía sumar casi los 300 años. Además, para aparentar algo innovador, se trasladó el escenario de la acción original (Los Ángeles) hasta Londres, sin que aún hoy conozcamos los motivos de tal ocurrencia. Robert Mitchum recuperaba al personaje tras haberlo encarnado tres años antes en Adiós, muñeca.

4/10
La centinela

1977 | The Sentinel

Allison, una guapa modelo católica especialista en spots televisivos, no acaba de decidirse a aceptar las proposiciones de matrimonio que le hace su novio. Parece ocuparle más la cabeza su deseo de encontrar un bonito apartamento donde estar a solas consigo mismo, y lo acaba encontrando en Brooklyn Heights. Pero pronto va a tener con que entretenerse: tras la muerte repentina de su padre, que le trae a la memoria la vez en que, siendo una colegiala, le sorprendió en plena bacanal, siguen sus raros vecinos y cosas raras que pasan en su nuevo apartamento, que tal vez tengan con ver con un antiguo inquilino, sacerdote. El terror aguarda… Película muy setentera, de narración tirando a torpe y que ha envejecido mal: sus pasajes escandalizantes y sus sustos transmiten una inevitable sensación de cutrerío, aunque son típicos de la época (piénsese que Michael Winner dirigió también El justiciero de la ciudad, con el mismo aire descuidado). En algunos momentos se diría que quiere aprovechar el tirón de pelis diabólicas propiciado por El exorcista, cosa que no logra. Lo que más llama la atención es su reparto de caras conocidas, donde se combinan algunas estrellas, jóvenes que luego triunfaron más o menos, y jóvenes que no triunfaron en absoluto.

3/10
Won Ton Ton, the Dog Who Saved Hollywood

1976 | Won Ton Ton, the Dog Who Saved Hollywood

Hollywood, 1924. La dulce Estie llega a la ciudad soñando con convertirse en una estrella de cine. Pero no será sencillo de conseguir, aunque ella y el perro Ton Ton harán todo lo posible por conseguirlo. Desafortunada comedia sobre el mundo del cine cuyo protagonista es el perro de su título, si bien lo único que interesaba al espectador era la cantidad de estrellas que aparecían por allí, entre ellos Joan Blondell, Cyd Charisse, John Carradine, Broderick Crawford, Yvonne de Carlo, Alice Faye, Rhonda Fleming, Zsa Zsa Gabor, Fernando Lamas, Dorothy Lamour, Victor Mature, Virginia Mayo, Walter Pigdeon, Johnny Weissmuller y Ricardo Montalbán. También fue la última película del compositor Neal Hefti (1922-2008), de estilo musical similar al de Henry Mancini y colaborador habitual del director Richard Quine durante los años 60.

3/10
El justiciero de la ciudad

1974 | Death Wish

Paul es un arquitecto, felizmente casado, y con una hija adorable que también ha formado un hogar. Pero la desgracia quiere que madre e hija sean víctimas de tres desaprensivos que las siguen a la salida de un supermercado hasta la casa de la primera. Allí serán asaltadas brutalmente, a resultas de lo cual muere la madre y la otra queda absolutamente traumatizada. Tras comprobar que muy poco cabe esperar de la policía, Paul iniciará una venganza por su cuenta, al enfrentarse con todo delincuente que se le ponga a tiro. Una película muy representativa de los años 70, donde la delincuencia urbana en metrópolis como Nueva York alcanzaba grados alarmantes ante la inoperancia policial y demás autoridades y la impotencia del ciudadano de a pie. En este contexto hay que entender la empatía que se produjo entre el público y el tipo normal al que daba vida Charles Bronson, que de víctima pasaba a convertirse en justiciero implacable que "limpiaba" de "chusma" las calles neoyorquinas. Frente a las visiones simplistas que tacharon la película de "fascista" (se criticaba la decisión del protagonista de tomarse la justicia por su mano, pero no el fracaso de los poderes públicos en la lucha contra el crimen) hay que señalar que esta producción de Dino De Laurentiis cuenta con un guión sólido de Wendell Mayes, que adaptaba una novela de Brian Garfield. El laconismo de Bronson encaja perfectamente con su personaje, y algunos pasajes como el de su estancia en Tucson o los distintos enfrentamientos con los delincuentes tienen su inteligente punto de ironía. La dureza de la escena inicial del asalto es excesiva, pero se entiende cara a justificar la trayectoria posterior de Paul. El film llegó a tener tres secuelas tardías, inferiores al original.

6/10
América violenta

1973 | The Stone Killer

Adaptación de la novela “A Complete State of Death”, de John Gardner, cuya acción se sitúa en Nueva York. Allí, el teniente Lou pierde su puesto cuando se muestra demasiado impetuoso en el desalojo de un grupo de punkies. Por eso debe trasladarse a Los Ángeles, donde le encomiendan un peligroso caso, ligado a los negocios sucios del jefe mafioso Alberto Vescari, que pretende aprovecharse de una serie de soldados de Vietnam mentalmente perturbados. Cine de acción salvaje y sin muchos miramientos, que supuso una nueva colaboración entre el director y el actor Charles Bronson. A destacar la banda sonora del londinense Roy Budd (1947-1993), especializado en frenéticos ritmos de jazz y que en los años 70 tuvo varias obras maestras relacionadas con la violencia, como Asesino implacable (1970) y El molino negro (1974).

5/10
Scorpio

1973 | Scorpio

Compleja trama de espionaje que, como suele suceder en estos casos, exige estar muy vivaz para enterarse de todo. La CIA sospecha que uno de sus agentes más veteranos (excelente Burt Lancaster) les está traicionando. Por ello envían a un sicario con el apodo de “Scorpio” (Alain Delon, en uno de esos personajes fríos que tanto explotó en el cine de Melville) para que le ejecute. Con una competente factura técnica e impactantes escenas de violencia, hay que destacar la ambiental partitura de Jerry Fielding en la penúltima de las seis colaboraciones que realizó con el director Michael Winner. La película se rodó en Washington, París, Londres y Viena, e incluso hay una referencia a la Guerra Civil española.

6/10
Fríamente... sin motivos personales

1972 | The Mechanic

Arthur Bishop (Charles Bronson) es un áspero asesino a sueldo que cumple sus contratos de la forma más mecánica y precisa. Cuando le es encomendada la misión de eliminar a un importante hombre de negocios, toma como ayudante a un joven llamado Steve (Jan-Michael Vincent). Poco a poco, Bishop va enseñando al muchacho lo que ha aprendido a lo largo de sus años de criminal. Sin embargo, los planes de Steve son muy distintos. Después de este film, con similar argumento, aparecieron otras películas como la norteamericana Asesinos (1995), con Stallone y Antonio Banderas y la francesa Assassin(s) (1997), con Michel Serrault y Mathieu Kassovitz. Fue la primera colaboración entre el director Michael Winner y el actor Charles Bronson, quienes volverían a coincidir en Chato, el apache (1972), América violenta (1973) y El justiciero de la noche (1974).

6/10
Los últimos juegos prohibidos

1972 | The Nightcomers

La novela "Otra vuelta de tuerca" de Henry James, dió origen a esta película, en la que Marlon Brando interpreta al personaje más morboso de su carrera. Bajo la influencia del criado, que seduce a la institutriz, los niños que viven en una mansión se volverán autenticamente perversos. No llega este film a la altura del clásico ¡Suspense! de Jack Clayton, pero tiene su interés.

3/10
Chato, el apache

1972 | Chato's Land

Atípico western que toma como referencia el personaje real de Chato, un jefe mezcalero que se enfrentaría al célebre jefe apache Gerónimo. El film transcurre en 1873. Chato vive tranquilamente tras las guerras indias, cuando es provocado por un sheriff. Ello le lleva a sacar a la luz su violento carácter, asesinando a dicho sheriff en defensa propia. A partir de ese momento será perseguido sin piedad por el hombre blanco que no duda en mostrarse tanto o más salvaje que el propio indio violando a su esposa. Rodado en localizaciones de Almería y con enérgicas dosis de acción, sobresalen sus tres actores principales: Charles Bronson como un estoico Chato, Jack Palance y James Whitmore.

6/10
En nombre de la ley

1970 | Lawman

Primera de las dos películas que Lancaster rodó con el director Michael Winner, antes de Scorpio (1973). En esta ocasión se trata de un sangriento western en el que un sheriff ha de hacer justicia contra un grupo de hombres que, tras una borrachera, han asesinado a un anciano. Pero un potentado del lugar se opone a la detención. Hay que recordar que el comienzo de los 70 fue una época especialmente lúcida para justicieros que se saltaban la ley, como Clint Eastwood en Harry el sucio (1971) y Charles Bronson en El justiciero de la ciudad (1974), también de Michael Winner. El film contiene poderosas imágenes de acción, así como un competente trío de “hombres duros” en el reparto: Burt Lancaster, Robert Ryan y Lee J. Cobb.

6/10
La prueba del valor

1970 | The Games

En los Juegos Olímpicos de Roma, una serie de personas de diferentes nacionalidades se prepara para la prueba de maratón: un británico (Michael Crawford) que sufre las presiones de su entrenador (Stanley Baker); un checoslovaco (Charles Aznavour) al que su gobierno obliga a competir, aunque él está en desacuerdo políticamente; un ciudadano australiano (Athol Compton) que se siente discriminado por su condición de aborigen; y un norteamericano (Ryan O'Neal) que debe reponerse a un ataque al corazón. Adaptación de la novela de Hugh Atkinson, convertido en una película poco emotiva. También sobre competiciones olímpicas hubo dos películas en 1979, La chica de oro y Running, con Michael Douglas. Curiosamente, La prueba del valor reunió por primera vez a tres de los artífices del megahit Love Story (1971): el actor Ryan O’Neal, el guionista Eric Segal y el compositor Francis Lai.

4/10
El último obstáculo

1969 | Hannibal Brooks

Segunda Guerra Mundial. Hannibal Brooks, un oficial del ejército británico, es obligado a cuidar a un elefante en un zoo de Munich. Aprovechando esta circunstancia, y en compañía de un compañero americano y otro australiano, se escapa montado en el elefante, con la intención de llegar a la frontera suiza. Comedia bélica ciertamente original, que, aún contando con momentos brillantes, acaba por resultar algo densa. Aunque su protagonista es Oliver Reed –no en vano su personaje es el que da nombre original al film–­, era Michael J. Pollard (por aquel entonces de actualidad por Bonnie and Clyde) quien aparecía en la foto del cartel promocional.

5/10
Georgina

1967 | I'll Never Forget What's'isname

Comedia británica donde un hombre que ha hecho una gran fortuna se siente en la necesidad de volver a sus humildes orígenes londinenses para encontrar la felicidad perdida. Para ello planea perder toda su fortuna mediante una agresiva campaña en la que se desprestigia a sí mismo. Pero en todo este tiempo se ha forjado demasiados amigos y enemigos – que no están muy lejos uno de otro– que no le dejarán llevar a cabo dicha tarea. Como curiosidad, decir que tuvo cierta polémica al ser la primera película de la historia del cine británico donde se decía una palabrota (“fuck” en inglés) referida al acto sexual. Además, supuso la primera de las tres películas que el compositor Francis Lai colaboró con el director Michael Winner, siendo las otras dos El último obstáculo (1969) y La prueba del valor (1970).

6/10
Atraco a la inglesa

1967 | The Jokers

Los hermanos David y Michael Tremayne, han sido desde siempre unos pillos dispuestos a cualquier cosa por conseguir dinero fácil. Así que se les ocurre que lo mejor que pueden hacer es robar las joyas de la Corona, devolverlas a las pocas semanas y, gracias a esta acción, ser famosos durante toda su vida. El plan es complejo, pero han encontrado una forma de llevarlo a cabo. Comedia de buenos diálogos, rodada de forma psicodélica teniendo muy en cuenta la moda hippie del momento, y destacable sobre todo por el protagonismo de Oliver Reed y la estrella del musical Michael Crawford, bien acompañados por secundarios como Edward Fox, Frank Finlay y Harry Andrews.

5/10
You Must Be Joking!

1965 | You Must Be Joking!

Comedia que parodia convenientemente al ejército británico mostrando a cinco militares que, en 48 horas, deben someterse a unas duras pruebas donde solo puede haber un ganador. Por supuesto, y en la mejor tradición del género, cada uno de ellos está más loco que su colega, y las pruebas que deben pasar son absolutamente enloquecidas y van desde robar un Rolls-Royce a conseguir un mechón de pelo de una cantante pop. Rodada sin muchos complejos y con bastante simpatía en la elaboración de personajes, en su reparto encontramos algunos conocidos actores ingleses como Denholm Elliot y el cómico Terry-Thomas.

5/10
The System

1964 | The System

Comedia inglesa deudora del nacimiento de una serie de movimientos sociales y culturales que incluían a los Beatles y la proclama del amor libre. De hecho, su trama es la de un grupo de jóvenes de la localidad de Brighton que, aprovechando su condición física y su labia en cuestiones amorosas, no dudan en seducir a todas las bellas turistas que encuentran a su paso. A pesar de que conciben el sexo sin amor como un elemento más de su libertad, el líder del grupo, Tinker, acaba cayendo enamorado en las redes de una modelo. Primera de las muchas películas en que coincidieron el actor Oliver Reed y el director Michael Winner, como por ejemplo Atraco a la inglesa (1967), Georgina (1968), El último obstáculo (1969), La dama perversa (1983) y Parting Shots (1993).

5/10
Distrito 11

1963 | West 11

Cine negro británico cuyo argumento se basa en la obra teatral “The Furnished Room”, escrita por Laura del Rivo. En ella, Richard, un ex veterano de la armada, promete mucho dinero a Joe, un joven de vida disoluta, a cambio de que asesine a su tía, que vive aislada en una casa de la Costa. Sin embargo, al llegar la hora del crimen, Joe no actúa según los planes previstos y deja demasiadas pistas. Protagoniza el film Diana Dors (1931-1984), una de las rubias más explosivas del cine británico, presentada al respetable como la respuesta inglesa a Marilyn Monroe y que se dio a conocer durante los años 50 en comedias como Luna de miel agitada (1953) y el melodrama norteamericano Esposa culpable, de John Farrow (1957), participando al desaparecer la censura en varias cintas picantes.

5/10
The Cool Mikado

1963 | The Cool Mikado

Adaptación para el cine del romántico musical teatral de Gilbert & Sullivan cuya acción se desarrolla en el Japón de postguerra, cuando el hijo de un juez norteamericano se enamora de una japonesa, estando la peligrosa Yakuza de por medio. Dirigida por Michael Winner, quien después se decantó por películas más violentas como las protagonizadas por Charles Bronson, cuenta con un buen reparto y un adecuado toque sentimental. Para la película solo se utilizaron unas cuantas canciones de la obra original –para no cansar demasiado a los espectadores y no entrar en los detalles demasiado tétricos de la función– y sus letras fueron convenientemente modificadas para adecuarlas al guión cinematográfico. Entre ellas están “We Are Gentlemen of Japan”, cantada por un grupo de soldados británicos, y “A More Humane Mikado”.

4/10
Play It Cool

1962 | Play It Cool

Una jovencita algo descocada es enviada por su padre a un lugar donde puedan redimirse. Sin embargo, a ella le gusta demasiado la juerga y acaba enamorándose de un ídolo del rock. Debut en pantalla del músico del británico Billy Fury (1940-1983), quien fue considerada la primera gran estrella de Rock´n Roll del Reino Unido y que en el film canta temas como “Play It Cool”, “Once Upon A Dream”, “Twist Kid”, “Let's Paint The Town”, “You're Swel”. La verdad es que sus dotes como actor no eran muy afortunadas y solo volvió a interpretar dos filmes más: I´ve Gotta Horse (1965) y That´ll Be the Day

Out of the Shadow

1961 | Out of the Shadow

Un periodista que ha estado algún tiempo como corresponsal extranjero regresa a Inglaterra. Una vez de vuelta descubre que su hermano se ha suicidado. Decidido a demostrar que lo que le ocurrió fue un asesinato, viaja hasta la Universidad de Cambridge, donde su hermano estudiaba. Allí encuentra una compleja trama que incluye a un profesor desaparecido. Thriller inglés de bajo presupuesto, rodado en blanco y negro y con apenas una hora de duración, que cuenta con guión y dirección de Michael Winner, uno de los máximos exponentes de la violencia cinematográfica durante los años 70 por sus películas con Charles Bronson El justiciero de la ciudad, América violenta y Friamente... sin motivos personales, entre otras.

4/10
Parting Shots

2009 | Parting Shots

Comedia policiaca sin mucho sentido, donde al fotógrafo Harry Sterndale se le diagnostica un cáncer terminal. Obsesionado porque le queda poco tiempo de vida, Harry dedicará sus últimos días a vengarse de todas las personas que le han amargado la existencia, entre los que están su traicionera esposa y un peligroso hombre de negocios. Todo cambiará para él cuando se enamora. Escrita y dirigida por el británico Michael Winner, que reunió a un competente reparto que incluye a John Cleese, Bob Hoskins, Ben Kingsley, Oliver Reed, Diana Rigg y Joanna Lumley, ésta última conocida sobre todo por su papel de la sexy Purdey en la serie televisiva de Los nuevos vengadores a mediados de los 70.

3/10
Dueños de la calle

2008 | Street Kings

Tom Ludlow es un agente de la división antivicio de la policía de Los Ángeles, conocido por sus métodos expeditivos. Con fama de salvaje y alocado, arrastra desde hace años la muerte traumática de su esposa, que le engañaba con otro, asunto que intenta olvidar bebiendo más de la cuenta. No obstante lo dicho, Tom es el mejor hombre con que cuenta el capitán Wander, pues se trata de alguien resolutivo y que no se anda con chiquitas a la hora de sacudir a “los malos”. Pero las cosas se enredan cuando Washington, un policía que fue su compañero, comienza a hablar con asuntos internos. Tom cree que está largando sobre él, y le sigue hasta un supermercado, donde dos encapuchados organizan una buena escabechina, a resultas de la cual muere Washington. Como los dos habían discutido, y existe un vídeo comprometedor, grabado en el lugar del crimen, Tom debe aceptar ciertos trapicheos de sus compañeros policías para no ser incriminado. Pero a lo que no está dispuesto es a que los auténticos culpables sigan en la calle. Así que emprenderá una investigación extraoficial, apoyado en el agente que lleva el caso. Lo que supone un viaje a las profundidades de la corrupción policial. Dos expertos en retratar el lado oscuro de la ley, uno a través de la novela (James Ellroy, autor de “L.A. Confidential”), otro con películas (David Ayer, director de Harsh Times y guionista de Training Day (Día de entrenamiento)) se asocian en este dinámico y violentísimo film, con sus puntos débiles y fuertes. En el primer apartado, obligado es mencionar que casi nada sorprende en la trama; desde el minuto uno sabemos que Tom es un infeliz utilizado por otros, y no hace falta ser un Sherlock Holmes para saber quiénes son los “otros”. Pese a ello, como Ayer es un director competente y el guión está bien trabado, la cosa se sigue con interés, aunque agote un poco tanta sangre y tanta paliza. Además, hay una acertada definición de personajes, al menos de tres de ellos, y una inteligente apuesta por el desencasillamiento. Así, Keanu Reeves, actor siempre etiquetado como “blandito”, compone de modo convincente a un duro policía al que le toca moverse en un mundo a lo Sérpico, película mencionada explícitamente en este film. También Hugh Laurie tiene la ocasión de desprenderse de su “doctor House”, algo que incluye hasta lo que se diría una pequeña broma, ya que la primera escena del actor transcurre en un hospital. También conviene destacar la gran presencia de Forest Whitaker, que presta credibilidad a escenas que sin él podrían no sostenerse.

5/10
Dirty Weekend

1993 | Dirty Weekend

2/10
Adorable seductor

1989 | A Chorus of Disapproval

Adaptación de una divertida obra teatral echada a perder por las pocas aptitudes para la comedia de su director Michael Winner. Todo comienza cuando, tras la muerte de su esposa, Guy Jones decide montar una compañía de ópera aficionada en la localidad inglesa de Scarsborough. Además de los problemas de la función, Guy tiene que lidiar con el dueño del local, un individuo realmente insoportable, no muy conforme con lo que se está haciendo. Los protagonistas son Jeremy Irons y Anthony Hopkins, por aquel entonces no muy conocidos a nivel internacional, y que poco tiempo después ganarían sendos Oscar al mejor actor por las películas El misterio Von Bulow (1991) y El silencio de los corderos (1990), respectivamente.

4/10
Cita con la muerte

1988 | Appointment with Death

Producción de Menahem Golam y Yoram Globus, que constituía la tercera y última aparición cinematográfica de Peter Ustinov como el personaje del detective Hercules Poirot después de Muerte en el Nilo (1978) y Muerte bajo el sol (1982). El actor hizo otros tres telefilmes sobre este célebre personaje de Agatha Christie. Cita con la muerte es un nuevo caso que Poirot debe resolver mientras está de vacaciones en Jerusalén. La señora Boynton, que tiene a sus hijos controlados por la herencia que le dejó su marido, es envenenada. Los principales sospechosos son sus cinco hijos. Como siempre ocurría en las películas sobre obras de Christie, hay muchos nombres conocidos en el reparto: Carrie Fisher, Piper Laurie, John Gielgud, Lauren Bacall y David Soul. Sin embargo, los resortes de suspense no funcionan como en otras ocasiones, y el resultado final acaba siendo bastante discreto.

4/10
La dama perversa

1983 | The Wicked Lady

Historia de época repleta de acción y erotismo, basada en la novela “The Life and Death of the Wicked Lady Skelton”, escrita por Magdalen King-Hall, y que había sido llevada al cine en 1945 como La mujer bandido con la inglesa Margaret Lockwood de protagonista. Su argumento presenta a Barbara Skelton, una dama aristocrática de día, que se convierte en asaltante de caminos travestida en hombre con la llegada de la noche. La dama perversa no logra ser plenamente satisfactorio, pese a un reparto con eficaces actores (Faye Dunaway, Alan Bates, John Gielgud, Denholm Elliot y Oliver Tobias) y su intento de respetar al máximo la fidelidad de la novela. Su banda sonora corrió a cargo de Tony Banks, ex componente del grupo de rock sinfónico “Genesis”.

3/10
El poder del fuego

1979 | Firepower

Fanon, veterano mercenario, es contratado por las autoridades para encontrar a un millonario que lleva años desaparecido. El duro James Coburn protagoniza un thriller con muchas persecuciones.

4/10
Detective privado

1978 | The Big Sleep

El detective privado Philip Marlowe apareció por primera vez en la novela de Raymond Chandler "The Big Sleep" (1939). Después, esta misma obra quedaría convertida en un clásico del cine negro gracias a El sueño eterno (1946), donde sobresalía la pareja formada por Humphrey Bogart (aunque Chandler siempre quiso a Cary Grant para dar vida a su personaje) y Lauren Bacall (como la hija mayor de su cliente). A pesar de lo liosa de su trama, el ambiente sensual generado por la pareja y el ritmo impuesto por Hawks excusaba todos sus (numerosos) defectos de guión. Sin ninguna necesidad, se probó una nueva adaptación del libro en 1978 con Detective privado, siendo su reparto lo único interesante, ya que mostraba un desfile continuo de viejos conocidos (James Stewart, Sarah Miles, Edward Fox, Richard Boone y John Mills) cuya unión bien podía sumar casi los 300 años. Además, para aparentar algo innovador, se trasladó el escenario de la acción original (Los Ángeles) hasta Londres, sin que aún hoy conozcamos los motivos de tal ocurrencia. Robert Mitchum recuperaba al personaje tras haberlo encarnado tres años antes en Adiós, muñeca.

4/10
La centinela

1977 | The Sentinel

Allison, una guapa modelo católica especialista en spots televisivos, no acaba de decidirse a aceptar las proposiciones de matrimonio que le hace su novio. Parece ocuparle más la cabeza su deseo de encontrar un bonito apartamento donde estar a solas consigo mismo, y lo acaba encontrando en Brooklyn Heights. Pero pronto va a tener con que entretenerse: tras la muerte repentina de su padre, que le trae a la memoria la vez en que, siendo una colegiala, le sorprendió en plena bacanal, siguen sus raros vecinos y cosas raras que pasan en su nuevo apartamento, que tal vez tengan con ver con un antiguo inquilino, sacerdote. El terror aguarda… Película muy setentera, de narración tirando a torpe y que ha envejecido mal: sus pasajes escandalizantes y sus sustos transmiten una inevitable sensación de cutrerío, aunque son típicos de la época (piénsese que Michael Winner dirigió también El justiciero de la ciudad, con el mismo aire descuidado). En algunos momentos se diría que quiere aprovechar el tirón de pelis diabólicas propiciado por El exorcista, cosa que no logra. Lo que más llama la atención es su reparto de caras conocidas, donde se combinan algunas estrellas, jóvenes que luego triunfaron más o menos, y jóvenes que no triunfaron en absoluto.

3/10
The Cool Mikado

1963 | The Cool Mikado

Adaptación para el cine del romántico musical teatral de Gilbert & Sullivan cuya acción se desarrolla en el Japón de postguerra, cuando el hijo de un juez norteamericano se enamora de una japonesa, estando la peligrosa Yakuza de por medio. Dirigida por Michael Winner, quien después se decantó por películas más violentas como las protagonizadas por Charles Bronson, cuenta con un buen reparto y un adecuado toque sentimental. Para la película solo se utilizaron unas cuantas canciones de la obra original –para no cansar demasiado a los espectadores y no entrar en los detalles demasiado tétricos de la función– y sus letras fueron convenientemente modificadas para adecuarlas al guión cinematográfico. Entre ellas están “We Are Gentlemen of Japan”, cantada por un grupo de soldados británicos, y “A More Humane Mikado”.

4/10
Out of the Shadow

1961 | Out of the Shadow

Un periodista que ha estado algún tiempo como corresponsal extranjero regresa a Inglaterra. Una vez de vuelta descubre que su hermano se ha suicidado. Decidido a demostrar que lo que le ocurrió fue un asesinato, viaja hasta la Universidad de Cambridge, donde su hermano estudiaba. Allí encuentra una compleja trama que incluye a un profesor desaparecido. Thriller inglés de bajo presupuesto, rodado en blanco y negro y con apenas una hora de duración, que cuenta con guión y dirección de Michael Winner, uno de los máximos exponentes de la violencia cinematográfica durante los años 70 por sus películas con Charles Bronson El justiciero de la ciudad, América violenta y Friamente... sin motivos personales, entre otras.

4/10
Parting Shots

2009 | Parting Shots

Comedia policiaca sin mucho sentido, donde al fotógrafo Harry Sterndale se le diagnostica un cáncer terminal. Obsesionado porque le queda poco tiempo de vida, Harry dedicará sus últimos días a vengarse de todas las personas que le han amargado la existencia, entre los que están su traicionera esposa y un peligroso hombre de negocios. Todo cambiará para él cuando se enamora. Escrita y dirigida por el británico Michael Winner, que reunió a un competente reparto que incluye a John Cleese, Bob Hoskins, Ben Kingsley, Oliver Reed, Diana Rigg y Joanna Lumley, ésta última conocida sobre todo por su papel de la sexy Purdey en la serie televisiva de Los nuevos vengadores a mediados de los 70.

3/10
Atraco a falda armada

1990 | Bullseye!

Resulta complicado adivinar los motivos que impulsaron a Michael Caine y Roger Moore a intervenir en esta farsa. Quizá la explicación haya que buscarla en que el guionista es Leslie Bricusse, letrista de conocidas canciones para el mundo del cine (desde Goldfinger hasta Solo en casa) y amigo personal de Caine desde el Londres de los años 60. También interviene en esta desastrosa película Deborah Moore, hija en la vida real de Moore. La historia da vergüenza ajena: Moore y Caine son dos pillos que se hacen pasar por los gemelos de un científico que ha conseguido una peligrosa fórmula secreta. Escenas como el viaje en tren o la persecución de sus “dobles” en Escocia (de ahí lo de la “falda” del título en español), nos retraen a un cine arcaico y desfasado.

2/10
El último obstáculo

1969 | Hannibal Brooks

Segunda Guerra Mundial. Hannibal Brooks, un oficial del ejército británico, es obligado a cuidar a un elefante en un zoo de Munich. Aprovechando esta circunstancia, y en compañía de un compañero americano y otro australiano, se escapa montado en el elefante, con la intención de llegar a la frontera suiza. Comedia bélica ciertamente original, que, aún contando con momentos brillantes, acaba por resultar algo densa. Aunque su protagonista es Oliver Reed –no en vano su personaje es el que da nombre original al film–­, era Michael J. Pollard (por aquel entonces de actualidad por Bonnie and Clyde) quien aparecía en la foto del cartel promocional.

5/10
Atraco a la inglesa

1967 | The Jokers

Los hermanos David y Michael Tremayne, han sido desde siempre unos pillos dispuestos a cualquier cosa por conseguir dinero fácil. Así que se les ocurre que lo mejor que pueden hacer es robar las joyas de la Corona, devolverlas a las pocas semanas y, gracias a esta acción, ser famosos durante toda su vida. El plan es complejo, pero han encontrado una forma de llevarlo a cabo. Comedia de buenos diálogos, rodada de forma psicodélica teniendo muy en cuenta la moda hippie del momento, y destacable sobre todo por el protagonismo de Oliver Reed y la estrella del musical Michael Crawford, bien acompañados por secundarios como Edward Fox, Frank Finlay y Harry Andrews.

5/10
You Must Be Joking!

1965 | You Must Be Joking!

Comedia que parodia convenientemente al ejército británico mostrando a cinco militares que, en 48 horas, deben someterse a unas duras pruebas donde solo puede haber un ganador. Por supuesto, y en la mejor tradición del género, cada uno de ellos está más loco que su colega, y las pruebas que deben pasar son absolutamente enloquecidas y van desde robar un Rolls-Royce a conseguir un mechón de pelo de una cantante pop. Rodada sin muchos complejos y con bastante simpatía en la elaboración de personajes, en su reparto encontramos algunos conocidos actores ingleses como Denholm Elliot y el cómico Terry-Thomas.

5/10

Últimos tráilers y vídeos