IMG-LOGO

Biografía

Charles Berling

Charles Berling

62 años

Charles Berling

Nació el 30 de Abril de 1958 en Saint-Mandé, Francia
Filmografía
Clara y Claire

2019 | Celle que vous croyez

La profesora universitaria Claire Millaud mantiene una relación ocasional con el joven Ludo, pero después éste se niega a tener algo más serio e incluso a ponerse al teléfono. Pese a la humillación, decide espiar al muchacho creándose un perfil falso de Facebook, donde finge ser la veinteañera Clara Antunes, veinteañera que tendría la apariencia de su joven sobrina, ya que coloca algunas fotos de ésta en la red social. Pero inicia casualmente una conversación con Alex, compañero de piso de Ludo, con quien conecta bastante, hasta el punto de que pasan a conversar por teléfono. Claire se engancha cada vez más a esta relación virtual, pero no se atreve a quedar con el chico y desvelarle la verdad. El prestigioso director de teatro Safy Nebbou cuenta con media docena de largometrajes, todos escritos por él, como el excelente drama La marca del ángel (2008). Aquí adapta una novela de Camille Laurens, en un film que ahonda en varios problemas de la sociedad contemporánea, sobre todo en la obsesión por la juventud: a la protagonista, su marido y padre de sus dos hijos la ha sustituido por una veinteañera. Al mismo tiempo ella teme que el tipo del que se ha enamorado la rechace al darse cuenta de su edad, pese a que espiritualmente parecen hechos el uno para el otro y pasan largo tiempo charlando. También se mete el dedo en la llaga de las redes sociales, que suplen artificialmente las relaciones humanas, y fomentan la falsedad; son habituales en el mundo moderno las historias de desamor similares a la que se cuenta en la cinta, y también está a la orden del día que se descuide a las personas próximas, en este caso los niños, por dedicar la atención a desconocidos que están al otro lado de la red. Pese a que prima el tono dramático, Nebbou introduce varios giros que acaban acercando el film al thriller; curiosamente ninguno de ellos rompe la magia o desinteresa al espectador, están bien resueltos. Deslumbran un par de escenas, como la primera vez que Claire observa de lejos a Alex, convertida más o menos en una versión femenina del protagonista de “Muerte en Venecia”. Posiblemente la cinta no hubiera sido posible de no tener al frente a una gigante de la interpretación, Juliette Binoche, pues tiene que defender la mayor parte del metraje en solitario, tecleando en el ordenador o utilizando el móvil, y sale del paso con aparente sencillez. Pese a que no resisten la comparación, demuestran un gran nivel Nicole Garcia, psicóloga de la protagonista, y el joven pero experimentado François Civil (Nuestra vida en la Borgoña), que encarna a Alex.

8/10
Blanche comme neige

2019 | Blanche comme neige

Fleuve noir

2018 | Fleuve noir

El escape

2018 | Exfiltrés

Al Raqa, Siria, primavera del 2015. Faustine descubre el infierno en el que está metida, con su hijo de cinco años. En París, la angustia de Sylvain, su marido, conmueve a Gabriel y Adnan, dos jóvenes activistas que deciden montar una operación de evasión muy peligrosa. Una historia real de dos mundos y una generación...

Elle

2016 | Elle

Una de esas películas malsanas, enfermizas, depravadas, que muestran el bajo concepto que tiene el holandés Paul Verhoeven de la naturaleza humana, animalidad dizque evolucionada y poco más, en tal sentido es completamente coherente con el resto de su filmografía. Adapta con el brío y la energía fílmica que tan bien maneja una novela de Philippe Djian. Es su primer trabajo en francés y lo protagoniza una Isabelle Huppert que hace pensar en La pianista de Michael Haneke. Juega en los primeros momentos del film al desconcierto, dosificando la información, para irnos introduciendo paulatinamente en las interioridades de un auténtico zoo humano de personajes desgarrados, donde el "animal" principal es Michèle, la "Elle" del título, una mujer que sufre en su casa una salvaje agresión sexual. Pero todo es tan raro en los primeros compases de la narración, que llegamos a dudar acerca de si se trata de una violación, o de una especie de extraño acuerdo con alguien para ser atacada por sorpresa: pues no hay denuncia policial, luego recibe a su hijo Richard, que viene a pedirle dinero, como si tal cosa... Cierto que cambia las cerraduras de su casa, y luego finalmente lo cuenta en una cena a su ex marido y a un matrimonio amigo, de un modo sin duda chocante. El guión es de David Birke, con quien Verhoeven no había trabajado anteriormente. Pero sea como fuere, el film orbita en la galaxia del holandés, por su extrema dureza, visual al mostrar sexo y violencia, y también psicológica, pues tenemos una serie de personajes con múltiples desviaciones sexuales, que se justifican por un suceso del pasado relacionado con el padre de Michèle, pero que no dejan de ser absolutamente demenciales. Y se apuntan condicionamientos sociales –el apunte al mundo de los videojuegos con un punto sadomasoquista, en el que trabaja Michèle–, el peso de las relaciones familiares y amistosas, el gusto por el morbo, y en definitiva un algo oscuro que alberga el interior de toda persona. Curiosamente, no obstante, en este tortuoso film parece que la añoranza de algo que pudiera ser llamado esperanza sólo puede despuntar en una especie de inconsciencia santurrona, la de la esposa católica del vecino, que todo parece encajarlo con una bobalicona sonrisa angelical.

6/10
Marie Curie

2016 | Marie Curie

El matrimonio entre Pierre y Marie Curie es feliz. Acaban de tener su segundo hijo y se aman de veras. Además, lo emocional y lo intelectual se funden a la perfección ya que han triunfado en el campo científico, hasta el punto de ganar el Premio Nobel. Pero entonces, Pierre muere y salir adelante para Marie se hace cada vez más difícil. No es ni la primera ni la segunda vez que el mundo del cine centra su atención en Marie Curie (1867-1934). Desde el clásico hollywoodiense Madame Curie, protagonizado por Greer Garson, hasta la francesa Los méritos de Marie Curie, con Isabelle Huppert en el papel principal, por citar sólo dos ejemplos, la historia de esta científica ha supuesto siempre un modelo del genio femenino en una época en que el mundo intelectual estaba dominado por los hombres. Con razón el cine y la televisión vuelven una y otra vez a contar las hazañas de esta mujer eminente, la primera persona que recibió dos Premios Nobel, en Física y en Química. Pero la vida de Marie Curie no fue un camino de rosas. Al menos así lo da entender con contundencia la directora Marie Noelle (La mujer del anarquista) en su primera película en solitario, tras la muerte de su marido Peter Sehr cuatro años atrás. La directora francesa afincada en Alemania entrega un biopic casi enteramente envuelto en tristeza, ya que se centra principalmente en los años en que la protagonista, ya convertida en una celebridad mundial, ha de sufrir la repentina pérdida de su esposo, el desprecio de la academia francesa, las dudas sobre su trabajo y sobre todo el acoso de la opinión pública por su relación adúltera con su colega Paul Langevin. Salvo en contadas ocasiones –la más relevante quizá cuando Curie coincide en un congreso con Albert Einstein–, Noelle carga la mano en una recreación pesarosa de la existencia en donde hay poco espacio para la alegría. Formalmente la película está cuidada, sobre todo en el aspecto fotográfico y en el uso de la luz y los claroscuros, lo cual aporta ese típico ambiente de principios de siglo, algo rancio y opresivo, al tiempo que transmite una atmósfera poco respirable en connivencia con el alma de los personajes, una sensación acentuada por esos espacios cerrados del mísero laboratorio, en donde Marie Curie hizo sus descubrimientos. La actriz Karolina Gruszka hace un convincente trabajo protagonista, pero aunque está presente en casi todos los planos su personaje siempre se mantiene distante, en el fondo desconocida, un enfoque que la directora quizá haya equivocado. Tampoco empatizamos mucho con el amante, Langevin, demasiado colateral, mientras que sí tienen mayor credibilidad las iniciales apariciones de Charles Berling como Pierre Curie, papel que vuelve a repetir tras el film de 1977.

5/10
20 años no importan

2013 | 20 ans d'ecart

Alice Lantins tiene 38 años. Es guapa, ambiciosa y da muestras de una profesionalidad impecable, hasta el punto de olvidar su vida privada. En definitiva, lo tiene todo para convertirse en la nueva redactora jefe de la revista Rebelle, todo excepto su imagen de mujer cohibida. Pero cuando el joven y encantador Balthazar, de apenas 20 años, se cruce en el camino de Alice, la imagen que sus compañeros tienen de ella va a cambiar de forma inexplicable. Al darse cuenta de que posee la clave de su ascenso, Alice fingirá un romance improbable.

El nombre

2012 | Le prénom

Vincent (Patrick Bruel) ha quedado con su embarazada mujer Anna (Judith El Zein) a cenar en casa de su hermana Élisabeth (Valérie Benguigui) y su cuñado Pierre (Charles Berling). Con ellos estará también el mejor amigo de la familia, Claude (Guillaume de Tonquedec). Justo antes de empezar a cenar Vincent desvela que ya han pensado el nombre para su futuro hijo. El resultado de esa noticia generará el estupor e incluso el enfado de todos los comensales. Y será el comienzo de una velada tan desastrosa como inolvidable. Inspirada y divertida comedia francesa que ha obtenido merecidamente un gran éxito de taquilla y crítica en su país. El nombre está basada en la obra teatral homónima escrita por Matthieu Delaporte (quien también se ha encargado de trasladarla a guión cinematográfico) y Alexandre de La Patellière. Ambos se han ocupado de llevarla a la pantalla con espléndidos resultados, amparados en un maravilloso trabajo actoral. El planteamiento recuerda sobremanera el de Un dios salvaje, ya que como en la película de Polanski y Reza, El nombre no rehúye su procedencia teatral –unos pocos personajes entre cuatro paredes, diálogos absorbentes– y lo que empieza siendo una jovial y serena reunión se convierte en una auténtica locura. Está muy logrado el tono realista, los diálogos rápidos, afilados, espontáneos, y el modo en que Delaporte y De La Patellière logran con enorme naturalidad que éstos vayan subiendo de tono sin resultar forzados, de modo que el espectador acaba encontrándose en medio de una tronchante trifulca de proporciones inauditas. Y es que la conversación deriva poco a poco en una marea incontrolable que empieza a zarandear a cada uno de presentes a base de sacar a relucir un entramado de incómodas verdades, traumas, secretos, rencores, etc, en donde ninguno de los personajes quedará impune. Pero, bueno, esto no haría de El nombre más que una película correcta si no fuera porque ofrece algo que es imprescindible para el gran cine. El arte de no aburrir. Es seguro que el espectador no podrá reprimir la risa y aun la carcajada en muchos momentos. Puede que le cueste entrar al principio (quizá sus casi dos horas sean excesivas), pero llegará un momento en que no podrá sino despiporrarse de tan estrambótica situación. Por otra parte, es elogiable el tono elegante adoptado (sólo empañado por algunas fugaces imágenes), así como la total ausencia de maniqueísmo, de modo que los defectos de los personajes los hacen muy cercanos, entrañables, y engrandecen también sus pequeñas virtudes y en el fondo el enorme cariño que los une. Indudablemente hay un trabajo interpretativo de primer orden, en donde nadie del reparto cojea, desde el principal comensal Patrick Bruel hasta la veterana y más secundaria Françoise Fabian (la inolvidable protagonista de Mi noche con Maud). Todos tienen su momento de gloria y no lo desaprovechan.

7/10
Las horas del verano

2008 | L'heure d'été

Tres hermanos adultos, Frédéric, Adrienne y Jérémie, pasan el verano con sus hijos en la casa familiar, actualmente habitada por la anciana madre. Ella, pariente de un célebre artista ya fallecido, tiene varias obras de arte y la propia casa, y querría prever la disposición de estos bienes en previsión de su muerte. Frédéric, el hijo mayor, no quiere oír hablar del tema; él es partidario de no vender la casa en el futuro, pensando en el verano de sus hijos; pero los otros dos hermanos tienen sus vidas hechas en Estados Unidos y China, y la mejor opción para ellos sería la venta. Cuando al poco tiempo fallece la madre, deben ponerse en marcha, tomar decisiones. Lo que produce en ellos sentimientos agridulces, como la amputación de parte de su entrañable pasado. Olivier Assayas logra que parezca simple lo que es harto complicado: atrapar la nostalgia por el tiempo que se va, los recuerdos que se desdibujan, y que acaban desapareciendo ante la llegada de las nuevas generaciones. Los hermanos se quieren, aunque discrepen sobre cómo manejar su herencia. Hay lágrimas contenidas, añoranza por la madre muerta, consuelo por las palabras que oyeron en la iglesia, desconsuelo porque se verán menos a menudo. Hay secretos apenas vislumbrados, de los que no se tenía la menor idea. Y está esa lealtad de Éloise, la doncella anciana que cuidó de la casa, y que se llevará a casa un jarrón que le gusta, del que sólo estima su valor sentimental, aunque se trata, y ella lo ignora, de una valiosa pieza de coleccionista. El cineasta francés da con el tono y el ritmo precisos para su historia, y cuenta con un reparto sensacional.

7/10
Caos calmo

2008 | Caos calmo

Pietro y Carlo son dos hermanos en torno a los cuarenta, que un día en la playa se lanzan al mar para salvar a dos mujeres de morir ahogadas. A su vuelta a casa, el mayor de ellos, Pietro, se encuentra con la noticia traumática de que su mujer se ha caído por la ventana y ha muerto. Cruel ironía del destino: una vida se salva y otra se pierde. Pietro queda solo con su hija Claudia, pero su estado en días posteriores es extrañamente tranquilo, no ha explotado a llorar y el dolor parece no aflorar como se supondría. Sin embargo, los hábitos de Pietro sí cambian, pues tras llevar a su hija al colegio decide quedarse cada día en el jardín de enfrente, viendo pasar las horas, esperando el fin de la jornada. Allí hace su vida y le irán a ver sus compañeros de trabajo –en plena crisis por una fusión empresarial–, que le pedirán consejos y le hablarán de sus crisis, y también recibirá otras visitas: la cuñada, la chica del perro, el hermano, etc. Calma caótica, caótica calma, caos calmo. Qué más da. El film muestra cómo el shock que recibe el protagonista le sitúa en otro plano de la realidad, y las cosas que antaño importaban parecen ahora no tener sentido. La escala de valores cambia radicalmente. Ésa es la idea que anima este drama basado en una novela de éxito de Sandro Veronesi y que sabe transmitir con eficacia el director Antonio Luigi Grimaldi, hasta ahora especializado casi prácticamente en series televisivas. Ese estado externo de dominio y serenidad que se apodera de Pietro –apenas roto en alguna ocasión– es captada por los demás personajes, que contrariamente a lo que pudiera ser lógico, son los que acuden a él y le hacen confidencias, charlan, discuten y se abrazan. Estamos ante un film con gran profusión de diálogos, exteriores e interiores, rodado con elegancia y sobriedad, y en muy pocas localizaciones. Hay muy buenos sentimientos en el film, encarnados sobre todo en el protagonista, pero también se desprende de la historia una visión limitada del ser humano, incapaz de acudir a la trascendencia, como no sea por motivo de chanza. En este sentido, el film es muy 'italiano' y recuerda mucho a la excelente La habitación del hijo, en la que también el protagonista, interpretado de nuevo por Nanni Moretti, debía de enfrentarse a una dolorosa e inesperada muerte familiar, sin asomo de esperanza. Aquí, de todas maneras, el conjunto es más amable y menos triste, pues hay muchos momentos de sentida humanidad que endulzan la situación –la complicidad con la hija, la alocada hermana, el encuentro con Yolanda, el tierno juego con el niño con síndrome de Down, la relación con el hermano, etc.–, e incluso hay cabida para algunos contrapuntos tragicómicos. En este contexto, no se entiende mucho la explícita escena del desahogo sexual, metida con calzador y que rompe completamente con toda la línea narrativa anterior. Entre el reparto destacan Valeria Golino y la chiquita Blu Di Martino. Aunque todo el peso recae lógicamente en Nanni Moretti, quien compone a un Pietro perfecto y conmovedor. Se ve que ese estado de perpetua calma insatisfecha, de impaciencia serena ante lo incomprensible de la vida, es una tipología de persona que le va al cineasta, pues está presente en muchos personajes de sus películas, como en Caro Diario o Abril. Por último, hay que destacar la bella banda sonora, repleta de canciones perfectamente escogidas.

6/10
El asunto Ben Barka

2005 | J'ai vu tuer Ben Barka

El cadáver del hombre que hizo estallar el escándalo del asunto Ben Barka es encontrado en enero de 1966 en un apartamento de París. Pero un año antes el tipo en cuestión metió las manos en una trampa: la realización de un documental sobre la descolonización, escrito por la autora Marguerite Duras. Thriller francés de tintes histórico-políticos, que destaca por su estética setentera.

4/10
Agentes secretos

2004 | Agents Secrets

Thriller a la francesa, protagonizada por el matrimonio en la vida real de los actores Vincent Cassel y Monica Bellucci. Sigue una operación del servicio secreto francés, en la que los agentes descubren la traición de sus propios jefes. El film tiene cierto interés, aunque su ritmo se acerca peligrosamente en algunos momentos a lo plúmbeo. Asegura el director que su modelo han sido las pelis de espías americanas de los 70, del estilo de Los tres días del cóndor y Marathon Man, pero se queda lejos de la altura de esos títulos.

4/10
Demonlover

2002 | Demonlover

Dos grandes corporaciones se disputan la exclusividad para distribuir una nueva versión de imágenes manga pornográficas en internet, lo cual dará lugar a grandes tensiones empresariales, delicadas maniobras comerciales, espionaje industrial, múltiples engaños e incluso homicidios... El francés Olivier Assayas pretende advertir contra el peligro de dominación de las grandes compañías de comunicación, pero lo hace con una narración muy extraña, deliberadamente confusa y estridente, que mezcla el ciberespacio con las 'snuff movies'. Una apuesta verdaderamente arriesgada, pese a contar con un reparto solvente.

3/10
Las almas fuertes

2001 | Les âmes fortes

Fermin y Therese fueron una joven pareja que huyó para poder estar solos, afincándose en Chatillón. Therese empezó a trabar una buena amistad con la familia Numance, una de las más distinguidas de la ciudad, y la joven comenzó a valorar la libertad de su vida y la voluntad de sus propias decisiones. Esto no gustó a Fermín, quien acaba por trastocar el carácter de Therese. Película presentada fuera de la muestra en Cannes, y protagonizada por la modelo Laetitia Casta, cosa que no gustó demasiado y por ello la acogida no fue la deseada. El director Raúl Ruiz presenta una historia a base de flash-backs donde una Therese anciana recuerda su pasado. El carácter de Therese es el alma fuerte del título; una mujer joven que se niega a ser gobernada y toma las riendas de su vida aunque tenga que escapar o engañar a sus seres más cercanos. Casta hace lo que puede como actriz pero es más gratificante la presencia de John Malkovich que andaba por ahí.

4/10
15 août

2001 | 15 août

Estrellato

2000 | Stardom

Tina Menzhal, ingenua jugadora de hockey, empieza una carrera como modelo. Acaba convertida en una celebridad de éxito internacional. El canadiense Denys Arcand explora las consecuencias del éxito, y la obsesión que provoca, a través de esta cinta narrada a través de programas de noticias, supuestos shows televisivos y vídeos musicales. Escogió como protagonista a Jessica Paré, una modelo real, que le aporta bastante convicción a su personaje y que mas tarde se hizo famosa por la serie Mad Men. Fue la primera película canadiense escogida para clausurar el Festival de Cannes.

6/10
La comedia de la inocencia

2000 | Comedie de l'innocence

Camille es un chaval de nueve años, muy despierto, que lo filma todo con su videocámara. Un día le da por decir que Ariane, su madre, no es su madre. Y le presenta otra mujer, según él su auténtica madre. Lo que parece un disparate va tomando cuerpo. Inquietante film de Raúl Ruiz, en el que Isabelle Huppert es la madre confundida que no sabe qué pensar.

6/10
Los destinos sentimentales

2000 | Les destinées sentimentales

Historia de amor y adulterio ambientada a finales del siglo XIX. Jean es un pastor protestante casado, padre de familia y marido resignado. Un día, en un baile en Barbazac, conoce a Pauline, una joven de veinte años de la que se enamora perdidamente. Rompiendo las reglas de la sociedad puritana del momento, ambos comienzan un romance juntos.  

6/10
Tedio

1998 | L'ennui

Un profesor de filosofía que se encuentra deprimido por su situación sentimental conocerá a una joven modelo tan extraña como hermosa. Entre los dos comenzarán a mantener relaciones y su pasión se volverá cada vez más carnal. Drama erótico que desprende un nihilismo exacerbado, tan propio de las novelas de Alberto Moravia. Dirige Cédric Kahn (Una vida mejor).

3/10
Limpieza en seco

1997 | Nettoyage à sec

Nicole y Jean Marie son una pareja feliz. Ambos regentan una modesta lavandería en una ciudad francesa de provincias. Llevan una existencia tranquila, lejos de cualquier lujo. Su trabajo les limita bastante, y están obligados a reducir sus salidas festivas. Después de hablar de la rutina que les invade, deciden asistir a un espectáculo de travestis, con el fin de poner algo de emoción en sus vidas. Animados por la situación, conocen al protagonista del espectáculo, llamado Loic, y desde ese momento su vida da un vuelco radical. Ambos aceptan la idea de que Loic se vaya a vivir con ellos. Entonces se desatan una serie de pasiones entre ellos que no auguran un buen final. Una película con un planteamiento bastante atrevido, por otro lado característica usual del cine francés. Aquí se forma una especie de triángulo amoroso que es tratado de forma divertida y nada convencional. Para espectadores que aprecien el cine que se sale de la norma.

4/10
Los méritos de Madame Curie

1997 | Les palmes de M. Schutz

El film describe el esfuerzo investigador del célebre matrimonio Curie, ambos prestigiosos científicos. El director de la Escuela Superior Química donde trabajan pretende llevarse el mérito de su trabajo. Naturalmente, no se saldrá con la suya. Se trata de una esmerada adaptación de una obra teatral, que refleja con acierto el lado humano de los Curie. Estupendo reparto de actores franceses.

6/10
Ridicule. Nadie está a salvo

1996 | Ridicule

Auténticamente francesa, esta película de Patrice Leconte es un fastuoso recorrido por la corte francesa del rey Luis XVI. Todo se centra en un joven aristócrata que llega desde una provincia a la majestuosa París. Allí se dará cuenta de que lo único que importa es la apariencia externa y sobre todo el deslumbramiento a través de la palabra y de sus agudas y divertidas réplicas, cuantas más mejor. Todo allí se limita a una lucha de ingenio para conseguir los favores reales, mientras que los menos duchos en este juego superficial sólo quedarán como eternos objetos del ridículo.  Comedia satírica donde las haya, esta película goza de una ambientación maravillosa y un guión magníficamente diseñado por Rémi Waterhouse. Entre sus méritos cuenta con la selección en el Festival de Cannes en 1996 y su nominación al Oscar como Mejor Película Extranjera. Una delicia.

4/10
Love, etc. (Amor y demás)

1996 | Love, etc.

Benoît es el mejor amigo de Pierre desde sus tiempos de la escuela. Ahora ambos son treintañeros, pero muy distintos. Mientras que Benoît es un hombre convencional, tímido con las mujeres, y no logra establecer una relación seria, Pierre es un conquistador, tipo gracioso y caradura, con cierto desenfado vital. Un día benoît conoce a Marie, una restauradora de arte, lista, despierta, simpática, sencilla. Y se enamoran rápidamente. Comedia dramática francesa, basada en la novela "Love, etc.", del autor inglés Julian Barnes. La baza de la interpretación de los tres personajes principales es convincente, probablemente lo mejor del film, que habla del amor, de la amistad y de sus traiciones a tres bandas (adulterio incluido). Aunque no resulta verosímil ni satisfactorio el idílico desenlace, hay algunos momentos logrados, como la cena en que salen a relucir los trapos sucios. Destaca la bella música de Alexandre Desplat.

5/10
Nelly y el señor Arnaud

1995 | Nelly et Monsieur Arnaud

Nelly, una joven parisina, vive con su marido, en paro desde hace tiempo y que no se esfuerza demasiado para encontrar empleo, se pasa todo el día en casa sin hacer nada. Para llegar a fin de mes, ella realiza todo tipo de trabajos. Un día una persona mayor, el señor Arnaud, antiguo amante de una amiga suya, se ofrece a pagar sus deudas sin pedir nada a cambio. En un primer momento, ella rehusa su ayuda, pero ve la oportunidad de romper con su esposo e iniciar una nueva vida. A modo de compensación por su desinteresada ayuda, Nelly se ofrece a ayudarle a pasar al ordenador sus memorias juveniles, cuando ejerció de juez en países exóticos. Uno de los mejores filmes de Claude Sautet (Un corazón en invierno), que muestra la profundidad de los personajes, de carácter típicamente francés. El director muestra una exquisita sensibilidad para perfilar sin prisa pero sin pausa las cuitas del corazón de los dos personajes principales, con unos vaivenes amorosos creíbles que pueden llevar a transitar sendas inesperadas. Emmanuelle Béart realiza una fantástica interpretación junto a Michel Serrault y, gracias a éste y a otros trabajos, se convirtió en la actriz de moda en Francia.

7/10
Consentement mutuel

1994 | Consentement mutuel

El matrimonio de Romain (Richard Berry) y Jeanne (Anne Brochet) llega a su fin, aunque su divorcio es amistoso. Ambos se han puesto de acuerdo en cómo educar a su hija Madeleine (Adrienne Winling). Pasará a vivir normalmente con su madre y cada dos fines de semana con su padre. Al principio todo parece fácil, pero cuando Romain empieza a utilizar su habilidad para manipular y envenenar Jeanne se desmorona. Es un drama psicológico que muestra la debilidad de las personas ante la persuasión. Muy bien interpretada por un Richard Berry que encarna a un hombre con una mente enferma y retorcida, capaz de todo por destruir a su esposa.

5/10

Últimos tráilers y vídeos