IMG-LOGO

Biografía

Claudia Bassols

Claudia Bassols

Claudia Bassols

Filmografía
Menú degustación

2013 | Menú degustació

El barcelonés Roger Gual debutó como realizador cinematográfico junto al argentino Julio D. Wallovits con la imaginativa Smoking Room, de 2002. Desde entonces sólo ha entregado un largometraje como director en solitario, Remake, de 2006. Esta vez se pone al frente de una coproducción hispano-irlandesa. Menú degustación hace honor a su título porque es una película muy coral y por tanto ofrece una agrupación de pequeños platos. Mar, una prestigiosa chef, ha decidido cerrar su restaurante en la cima de su éxito. A la última cena del local acude un variopinto grupo de comensales que tuvieron que reservar mesa un año antes. En ese tiempo, una condesa anciana ha enviudado, mientras que Marc y Rachel –un médico y una novelista de éxito– se han divorciado. También están presentes un editor prepotente que va con unos amigos, dos empresarios japoneses que pretenden fichar a la cocinera, acompañados de su asistente española, y un extraño individuo que cena solo y no para de hablar por el móvil. Inspirada en el cierre de El Bulli, de Ferrán Adrià, el célebre cocinero ha ejercido como asesor culinario del film. Tragicomedia que sorprende por su optimismo y sus dosis de romanticismo, quizás Menú degustación podría haber dado más de sí, pues promete reflexiones más sólidas sobre el paso del tiempo y las relaciones matrimoniales (dos personas pueden encajar o no, al igual que los ingredientes de una receta), que se quedan finalmente en poca cosa. Pero Menú degustación se sigue con enorme interés, y cuenta con acertados trabajos del conjunto del reparto, del que destacan los veteranos Stephen Rea (el solitario) y Fionnula Flanagan (la condesa), así como la española Vicenta N'Dongo (la chef). Incluso la siempre provocativa Marta Torné está contenida por una vez y tiene su gracia. El film cuenta también con pequeñas apariciones de Santi Millán, como presentador televisivo y de Nancys Rubias, el conjunto musical liderado por el popular Mario Vaquerizo.

5/10
Retornados

2013 | Retornados

En su tercer largometraje, el barcelonés Manuel Carballo (El último justo, La posesión de Emma Evans) continúa dentro del terreno del terror. También sigue adscrita al género la compañía española Filmax, de Julio Fernández, que coproduce con Canadá Retornados, rodada en inglés. Un virus ha hecho estragos convirtiendo a numerosas personas en “retornados”, personas que siguen comportándose normalmente mientras se inyectan una proteína a diario. Sin ella se transformarían en una especie de zombies letales. Kate, una doctora que trabaja en una unidad de investigación que trabaja en una vacuna, oculta que su novio, Alex, es uno de los retornados. Pero la potencial peligrosidad de éstos provoca paulatinas protestas, que se intensificarán cuando el gobierno anuncie que las inyecciones que les controlan comienzan a escasear. Frente a la avalancha de productos sobre muertos vivientes, Retornados acierta al darle una vuelta de tuerca a este tipo de historias, con un arranque bastante original. Retornados apenas incluye secuencias convencionales de otros largometrajes similares, con zombies persiguiendo a gente, y se centra en describir cómo afecta la pandemia a los protagonistas. De propina, plantea cierta reflexión sobre aquéllo de lo que es capaz una persona para sobrevivir en circunstancias extremas. El film se apoya en correctas interpretaciones de los canadienses Emily Hampshire (Cosmópolis) y Kris Holden-Ried (Underworld: El despertar), así como de la española Claudia Bassols (Menú degustación). Retornados resulta lo suficientemente amena, a pesar de que le falte un poco de intensidad dramática, y de que su supuestamente impactante final recuerde peligrosamente a una adaptación de una obra de Stephen King de hace pocos años.

5/10
Una bala en la recámara

2012 | One in the Chamber

Ray Carver (Cuba Gooding Jr.) es un asesino a sueldo que trabaja a dos bandas, para dos bandas rivales rusas. Cuando uno de sus trabajos sale mal, comprobará que han puesto precio a su cabeza, y el encargado para acabar con Carver es otro legendario asesino profesional (Dolph Lundgren). Rutinario film de acción a mansalva, cuyo desarrollo sigue los cauces que cualquier espectador esperaría. Al menos hay buenas secuencias de acción y un par de actores que luchan (nunca mejor dicho) por mantener el tipo.

4/10
Paintball

2009 | Paintball

El productor español Julio Fernández está especializado en sacar adelante productos de terror con el sello Filmax. Suele tratarse de películas con bajo presupuesto, simplicidad de guión y presencia de reparto internacional. A veces, el resultado ha sido más que aceptable, como demuestran Los sin nombre, El maquinista, Frágiles, Transsiberian o Rec, aunque otras veces todo queda en un intento fallido. Paintball está claramente incluida en la segunda categoría. Unas cuantas personas se conocen con motivo de su participación en un juego de 'Paintball'. Dos equipos, verde y rojo, formados por unas siete u ocho personas, se despliegan en medio de un amplio territorio boscoso. Van equipados con cascos, chalecos, pistolas y rifles con bolas de pintura para disparar al enemigo. La misión de cada equipo es llegar hasta las distintas banderas emplazadas en diversos lugares del bosque y coger el material allí depositado. Sin embargo, nada más empezar el juego, los jugadores se dan cuenta de que alguien les está disparando con munición real. La sangre empezará a correr. La puesta en escena está concebida como si de un videojuego se tratara. Así de simple. El planteamiento recuerda por tanto al de la película japonesa Battle Royale. Pero aquí el guión es llamativamente esquemático, a merced tan sólo de la pura acción, de modo que algunas reacciones verosímiles de los personajes conviven con otras absolutamente fantasiosas. La cámara se mueve como si fuera un personaje más, tan nerviosa que acaba por marear, a lo que se suma el estruendoso sonido, los gritos de los concursantes y la rayante y artificial banda sonora. Además, el director debutante Daniel Benmayor comete el tremendo error de comenzar muy pronto con la carnicería, tanto que no da a conocer a los personajes (todos interpretados por actores desconocidos, extranjeros en su mayoría). Y cuando éstos empiezan a caer como moscas, al espectador no le importa lo más mínimo. Ni que decir tiene que hay mucha violencia (aunque se agradece el original recurso de la visión nocturna del asesino). Lo mejor son, probablemente, el cuidadoso montaje y algunos momentos de tensión logrados, pero en general estamos ante un producto de calidad muy pobre.

3/10

Últimos tráilers y vídeos