IMG-LOGO

Biografía

Florian Ballhaus

Florian Ballhaus

Florian Ballhaus

Premios: 1 Festival de San Sebastián

Ganador de 1 premio

Filmografía
El único e incomparable Iván

2020 | The One and Only Ivan

Descontroladas

2017 | Snatched

Después de que su novio la haya dejado tirada en la víspera de unas exóticas vacaciones, la impulsiva soñadora Emily Middleton (Amy Schumer), convence a su archiprecavida madre, Linda (Goldie Hawn), para que viaje con ella al paraíso. Emily y Linda, que son polos opuestos, se dan cuenta de que resolver sus diferencias como madre e hija, de forma impredecible y desternillante, es la única forma de escapar de la desenfrenada y estrafalaria aventura en la selva en la que se han visto metidas.

El capitán

2017 | Der Hauptmann

Cine en blanco y negro, algo tiene esta opción estética a la hora de fotografiar una película que la envuelve de una atmósfera evocadora y sugerente. Aunque sea para abordar historias tremendas, de degradación humana hasta el paroxismo, el caso de El capitán, regreso al cine de su país del alemán Robert Schwentke tras una larga etapa hollywoodiense, que incluye títulos como Plan de vuelo: Desaparecida, RED y la saga Divergente. Situada en las últimas semanas de la Segunda Guerra Mundial, la película se basa en hechos reales, el golpe de suerte de un desertor alemán, que encuentra en su deambular un automóvil abandonado, con el uniforme de un oficial altamente condecorado. Suplantada su identidad, el capitán Willi Herold va reuniendo a su alrededor a un grupo de soldados, que podrían ser desertores como él o no, pero ante los que hace la vista gorda, como alguno la hace también en su caso, con respecto a su graduación y misión recibida supuestamente y en directo del mismísimo Führer. La pantomima va subiendo de grado, y Herold no duda en ejecutar con su propia mano a hombres que han cometido el mismo crimen que él. ¿Llegará al colmo cuando en un campo de prisioneros desertores de su propio ejército, haya que aplicar mano dura? Como en las otras películas que ha rodado en alemán, Schwentke firma el guión de una historia que pinta como lo que en principio podía ser un ejercicio puro del instinto de supervivencia, degenera en arbitraria disposición de la vida de los otros, Herold toma el gusto a dar órdenes de tremenda crueldad y sin consideración moral alguna, como sin duda ha visto hacer antes a sus oficiales. Un modo de actuar tan brutal, que incluso produce repulsa en oficiales alemanes, que al menos consideran que deberían guardarse las formas, un compatriota desertor debería ser juzgado por un tribunal militar y ejecutado, si es el caso, con dignidad. Pero en momentos en que se masca la derrota, y en que por la borrachera de ostentar un poder, el del “comando Herold”, la conciencia está muerta, si alguien como Freytag aún tiene algún escrúpulo, o siente cierta camaradería cómplice por la suerte de quienes han intentado salvar el pellejo como uno, el mandato de un superior y el valor puesto a prueba obligan a tomar partido. Los actores atrapan bien la idea de ser “actores” en el último acto de la tragedia nazi, con Max Hubacher como el impostor principal, y también lo hace muy bien Milan Peschel, el más humano de sus hombres. La película no deja ningún resquicio a la esperanza, se trata de recoger en unas fantásticas imágenes en blanco y negro obra de Florian Ballhaus, y premiadas en San Sebastián, no la dignidad humana, sino la indignidad, no hay espacio para héroes al fin, como en La lista de Schindler; y el pasaje final durante los títulos de crédito, con la circulación de un vehículo militar ocupado por el comando Herold, ya en la actualidad, invita a no olvidar y no caer nunca en lo mismo.

6/10
La serie Divergente: Leal

2016 | The Divergent Series: Allegiant

Tercera entrega de la saga distópica surgida de las novelas de Veronica Roth. El sistema de facciones que imperaba en Chicago ha caído, pero el ser humano no escarmienta, y en el nuevo orden imperante la nueva lideresa Evelyn no duda en ordenar ejecuciones sumarias. De modo que un pequeño grupo en el que no faltan Tris, Cuatro y Peter no duda en ignorar sus órdenes de no intentar saltar la muralla que rodea la ciudad. Al otro lado van a encontrar un paisaje desolador, pero también a los miembros de una sociedad más avanzada, representada por la Agencia, que responde ante un misterioso Consejo. Su líder, David, les explicará que han formado parte de un experimento que trata de superar el desastre que supuso en el pasado la manipulación del mapa genético humano. Aunque a estas alturas puede haber cierta saturación de películas juveniles que nos pronostican un futuro aún más desolador que el presente, Robert Schwentke, que ya dirigió el anterior film Insurgente, entrega una cinta muy entretenida, repleta de acción, y con un apabullante diseño de producción. De modo que a la ciudad en ruinas se suman escenarios del páramo del exterior, y de las instalaciones ultraavanzadas de la Agencia. Además, los efectos visuales del sistema de vigilancia, las esferas y los drones, tienen su punto. Por supuesto se encuentran presentes las ideas del liderazgo, las debilidades que todas las personas acarreamos, y los ideales por los que vale la pena luchar, y que están ligados a la libertad y a la no discriminación hacia ninguna persona. Son planteamientos ligados a lo que está bien y a lo que está mal, a aquello tan importante de que el fin no justifica los medios, al lado oscuro del relativismo moral. A los actores ya presentes en los anteriores filmes –entre ellos los eficaces Shailene Woodley y Theo James, más el fantástico Miles Teller– se suma un inquietante Jeff Daniels, que algo parece ocultar tras su beatífico paternalismo y sus deseos de un mundo más puro.

6/10
Insurgente

2015 | Insurgent

Nueva entrega de la saga juvenil distópica iniciada por Divergente, con una humanidad dividida en 5 facciones (Verdad, Erudición, Cordialidad, Osadía y Abnegación, cuyos miembros destacan en uno de esos rasgos), más un grupo de personas selectas a los que no cabe aplicar tan fácilmente tal molde (los Divergentes, entre los cuales la joven Tris tiene un talento muy especial), y otros que viven en rebeldía anárquica, al margen del orden establecido (los Abandonados). La reducción a pavesas de Abnegación –incluido el asesinato de los padres de Tris– ha llevado a Jeanine, de Erudición y miembro del Consejo por el que gobiernan las distintas facciones, a declarar la ley marcial, mientras usa a Tris y a sus amigos como chivos expiatorios de lo ocurrido. Pronto sabrá que el mecanismo de seguridad de un valioso objeto con un mensaje crucial de los Padres Fundadores del actual orden social, iniciado 200 años antes, sólo podrá ser desmontado por un Divergente excepcional. Por supuesto, Tris es la persona que necesita. Lo que se dijo en su momento de Divergente, puede decirse de Insurgente, en progresión creciente, y con algunas revelaciones que hacen avanzar la trama: de nuevo tenemos a una heroína juvenil como la de Los juegos del hambre, sobre cuyos hombros recae la responsabilidad de ayudar a la humanidad, aunque se sienta pequeña y sin aptitudes, y tenga miedo y se sienta culpable de lo ocurrido a sus seres más queridos, siempre acechados por la muerte. Los adultos no están a la altura, y los amigos pueden traicionar o no, redimirse o no, el juego de la libertad y de hacer lo correcto, la vida misma, vaya. La trama se desarrollla con buen ritmo, Robert Schwentke entrega sin duda su mejor film desde Plan de vuelo: Desaparecida. Quizá sea algo repetitivo volver a someter a Tris a pruebas relativas a Verdad, Erudición, Cordialidad, Osadía y Abnegación, pero lo cierto es que son momentos poderosos, visualmente por la imaginería de unos efectos digitales bien usados, dinámicamente por el ritmo con que están montados, e interpretativamente, porque sirve para mostrar duelos y dilemas morales de los personajes. Shailene Woodley aguanta las comparaciones con su “prima hambrienta y juguetona” Jennifer Lawrence, y también están bien los chicos, Theo James, Ansel Elgort y Miles Teller. Mientras que las adultas Kate Winslet, y la recién llegada Naomi Watts, saben conceder a sus personajes rasgos interesantes, entre la crueldad brujeril y el frío pragmatismo.

6/10
Lullaby

2014 | Lullaby

La ladrona de libros

2013 | The Book Thief

1938, Adolf Hilter campa a sus anchas en Alemania. La adolescente Liesel es adoptada por los Hubberman, Hans y Rosa, un matrimonio sin hijos, él todo bondad, ella dura por fuera pero de gran corazón. Su madre está destinada a un campo de internamiento por sus ideas políticas, y su hermanito muere en el camino al nuevo hogar. Ya instalada ahí, le toca pasar las penurias de la guerra, mientras, analfabeta al principio, descubre el placer de leer, escuchar y contar historias. Se hace amiga de un chico de su edad, Rudy, que sueña con correr tan rápido como Jesse Owens. Y compartirá con los Hubberman el riesgo de ocultar en el sótano a Max, un judío hijo de un antiguo camarada de armas de Hans en la Gran Guerra, que le salvó la vida. Adaptación de “La ladrona de libros”, el best-seller de Markus Zusak. Ha habido un gran esfuerzo de producción, y la banda sonora es de un maestro que se piensa mucho los proyectos en que se involucra, John Williams. El guión de Michael Petroni hace un gran esfuerzo por mantenerse fiel al original, incluido el mantenimiento, aunque con menor presencia, de la voz en off de la narradora de la historia, nada menos que la muerte. Sin embargo la película que entrega Brian Percival, conocido sobre todo por su trabajo televisivo en la serie Downton Abbey, resulta demasiado fría y cerebral, no acaban de aflorar las deseadas emociones. Un problema es que que le falta sutileza, subraya demasiado los elementos dramáticos de algunos pasajes, cayendo en la obviedad incluso, paradójicamente, en la contención. El tono es menos oscuro que en el original, pero hay que reconocer que se han tomado riesgos, no se puede acusar al film de haber ablandado lo que se cuenta hasta convertirlo en otra cosa. Está claro que el planteamiento, salvando las distancias que uno quiera, invita a las comparaciones con El niño con el pijama de rayas o El diario de Ana Frank, que también tienen base literaria y protagonistas jóvenes. No obstante las pegas señaladas, la historia es tan poderosa, que enganchará a muchos espectadores. Porque tiene su encanto ver cómo se estrechan los lazos entre Liesel –Sophie Nélisse, la niña de Profesor Lazhar– y sus padres, bien compuestos por Geoffrey Rush y Emily Watson, el amor “teen” de ella por Rudy, o el afecto por el “hermano mayor” que viene a ser Max. La pasión por los libros y la lectura se apunta, aunque adolece del mismo problema que la obra original, los textos que se leen, ficticios, no enganchan, empezando por el primero e irónico manual del sepulturero; y se entiende que se haya acudido aquí a uno real, “El hombre invisible” de H.G. Wells, como un subtexto de la presencia escondida de Max. De todos modos no se aprovecha bastante la magia que cabía esperar en lugares como la biblioteca de la esposa del alcalde, o el sótano de los bombardeos donde se cuentan historias.

5/10
Un talento increíble

2013 | One Chance

Recreación de la historia real de Paul Potts, que trabajaba en una tienda de día y por la tarde hacía sus pinitos como cantante de ópera. Hasta que participó en 2007 en el concurso televisivo Britain's Got Talent y dejó deslumbrado al público y al jurado con su impresionante voz. A pesar del eficaz reparto, habitual de películas musicales –a James Corden lo hemos visto en Begin Again y a Julie Walters en Billy Elliot–, y del indudable interés humano al tratarse de una inspiradora historia verídica, se trata de un film demasiado convencional, con pocas sorpresas.

5/10
Si de verdad quieres...

2012 | Great Hope Springs

Kay y Arnold llevan más de 30 años casados. Los hijos ya volaron del nido, y el matrimonio subsiste por la simple rutina, todos los días son iguales y sin alicientes, y los intentos de ella por avivir la llama del amor son infructuosos. Atraída por su best-seller para tratar crisis conyugales, Kay pide cita con el doctor Feld en su consulta en un pequeño pueblo de Maine, en lo que serán una especie de minivacaciones. Arnold accede a regañadientes, y la pareja se verá sometida a una terapia inusual. Una película que despista, aunque encaje bien en la filmografía de David Frankel, responsable de El diablo viste de Prada y Una pareja de tres. El guión de Si verdad quieres... se debe a la televisiva Vanessa Taylor, que ha intervenido en series como Alias, Everwood y Juego de tronos, aunque la más cercana a lo que se cuenta en este film es la subida de tono Dime que me quieres. Contiene sin duda pasajes de comedia y cuenta con la presencia del cómico Steve Carell, pero Si verdad quieres... está más cerca del drama por el distanciamiento matrimonial que se describe, que se diría casi insalvable. La idea de que un matrimonio con problemas siga unos ejercicios propuestos desde el exterior para volver a empezar recuerda a Prueba de fuego. Aunque quizá la principal diferencia con ese film sea que el enfriamiento del amor se viene a achacar de modo eminente a unas relaciones sexuales insatisfactorias (ciertamente se apuntan también otras causas, pero siempre en segundo plano, por lo que el alcance de la propuesta es menor). Y aunque es obvio que el buen encauzamiento la sexualidad en un matrimonio es importante, e incluso esencial, el peso que se le da en lo relativo a la crisis resulta excesivo, se confunden los efectos con las causas, y sólo cabe explicarlo por dos razones: el contexto de una sociedad hipersexualizada que da tanta importancia a fantasías, placeres solitarios y “prácticas” menos convencionales, y los pasajes supuestamente divertidos a que pueden dar pie dos personajes que en esta materia son bastante pudorosos. Lo mejor de Si verdad quieres... son sin duda Meryl Streep y Tommy Lee Jones, dos actores inmensos, que encarnan a la perfección a sus dos personajes: su día a día con el piloto automático, y el “terremoto” emocional que empiezan a experimentar en sus vidas tras acudir a la consulta del doctor. Carell se limita a cumplir como provocador con su papel pasivo de aparente “mosquita muerta”, donde su rostro levemente irónico basta para los propósitos de la trama.

5/10
Un plan perfecto (Gambit)

2012 | Gambit

Joel y Ethan Coen escriben casi exclusivamente los largometrajes que ellos dirigen, con muy pocas excepciones, en concreto Ola de crímenes, ola de risas, que dirigió su amigo Sam Raimi –con libreto de ambos hermanos–, y El hombre desnudo, de J. Todd Anderson –coescrita por este realizador con Ethan–. En esta ocasión, los autores de Fargo firman para el realizador Michael Hoffman (El club de los emperadores) una revisión de Ladrona por amor, dirigida en 1966 por Ronald Neame. En Un plan perfecto (Gambit), el conservador de arte Harry Deane traza un plan para engañar a su jefe, el excéntrico magnate Lionel Shabandar. Pretende venderle un cuadro de Monet que hace juego con otro de su propiedad, y que fue robado por los nazis. Para ello, Deane y el falsificador que le pinta una convincente copia del original requieren la ayuda de una mujer texana para que convenza a Shabandar de que el lienzo está en su poder porque su abuelo lo recuperó durante la guerra. Pocas similitudes guarda este remake con el film original, salvo el esquema –ladrón recluta a una mujer para perpetrar un delito, allí el robo de la cabeza de una estatua china, aquí la venta de una pintura falsa–. También carece de su encanto, propio del cine clásico, mientras que Colin Firth y Cameron Díaz, a pesar de su calidad interpretativa –sobre todo del primero– no logran en sus secuencias compartidas ni la mitad de la química que existía entre Shirley MacLaine y Michael Caine. En Un plan perfecto (Gambit) captan más el interés algunos secundarios, sobre todo Alan Rickman y Stanley Tucci, aunque sus personajes resultan exagerados. Con algún elemento aislado que funciona, como las frases irónicas típicamente inglesas del personaje de Firth, o los títulos animados estilo La pantera rosa, Un plan perfecto (Gambit) mezcla géneros –marca de fábrica de los hermanos–, pues anda a medio camino entre la comedia y el cine de robos. Pero acaba siendo demasiado ligera, y le faltan momentos memorables.

5/10
Los pingüinos del Sr. Poper

2011 | Mr. Popper's Penguins

Jim Carrey protagoniza esta adaptación del libro infantil de Richard y Florence Atwater, considerado un clásico en los países de habla inglesa. Aunque se editó en 1938, la trama está adaptada a la actualidad, y cambia sustanciosos detalles. Por ejemplo, el protagonista, el Sr. Poper, ya no vive en una pequeña ciudad sino en la bulliciosa Nueva York, y no conversa por radio con el almirante Drake, de expedición por la Antártida, sino con su propio padre, desde su infancia. Poper tiene éxito en una gran empresa dedicada al negocio inmobiliario, y está a punto de convertirse en socio, aunque para ello tiene que conseguir comprar la única propiedad privada de Central Park. Aunque consigue hablar con la propietaria, Mrs. Van Gundy, ésta no accede a vender porque no le considera un hombre equilibrado con sólidos valores. Y está en lo cierto, pues demuestra pocos escrúpulos en su trabajo, y echó a perder su matrimonio con Amanda, con la que tiene dos hijos, y que ahora mantiene otra relación. La vida del Señor Poper cambiará por completo cuando recibe como herencia por parte de su padre –explorador con el que no se ha relacionado mucho, salvo a través de las ondas radiofónicas– un pingüino al que se unirán otros cinco... Dirige con el suficiente pulso Mark Waters (Las crónicas de Spiderwick), que por un lado da rienda suelta a Jim Carrey para sus excesos y muecas, que a veces logran las risas esperadas. Por otro lado, también aprovecha que cuenta con un sólido elenco de secundarios en el que destaca Carla Cugino y la veteranísima Angela Lansbury como la honesta Mrs. Van Gundy. También es un acierto que se mantenga el tono familiar, muy alejado de las comedias más groseras de Carrey, como Dos tontos muy tontos. Además, encierra un inteligente alegato a favor de la unidad familiar, y los efectos especiales otorgan una gran expresividad a los pingüinos protagonistas, cada uno con una personalidad propia.

6/10
Red

2010 | RED

Cada vez llegan más comics a la gran pantalla. En esta ocasión estamos ante la adaptación de una novela gráfica de Warren Ellis y Cully Hamner de tres números, publicada por la editorial DC. El film cuenta con un director solvente, Robert Schwentke, responsable de la intensa cinta de suspense Plan de vuelo: Desaparecida. Frank Moses es un agente de la CIA jubilado que pasa sus días buscando excusas para llamar a Sarah Ross, la chica que le envía los cheques de la pensión a su casa, a la que corteja por teléfono a pesar de que nunca se han visto en persona. Cuando unos asesinos irrumpen en su casa para aniquilarle, Frank logra salir airoso del trance, pero decide recoger a Sarah, ya que está convencido de que quienes le persiguen han escuchado sus conversaciones y van a ir a por las personas que más le importan para hacerle daño asesinándolas. Con ayuda de diversos amiguetes, todos ellos antiguos compañeros ya retirados, tratará de averiguar quién le persigue y por qué. Red ofrece acción a raudales, una buena factura técnica y en suma, lo que se espera. Nadie que sepa lo que va a ver saldrá defraudado. Bruce Willis recupera su personaje de héroe de acción socarrón que le convirtió en una megaestrella en Jungla de cristal, y demuestra una gran capacidad para reírse incluso de sí mismo, ya que se hace un chiste sobre su falta de pelo. Y desde luego, el punto fuerte de la cinta son los secundarios, ya que Willis está acompañado por Mary-Louise Parker, John Malkovich –muy divertido como paranoico–, Helen Mirren –genial como versión femenina de Rambo en un papel totalmente opuesto a los que suele interpretar–, Karl Urban, Morgan Freeman, Rebecca Pidgeon, Richard Dreyfuss, Brian Cox y el legendario Ernest Borgnine. ¡Casi nada! El público que vaya predispuesto a pasarlo bien pasará por alto que sus personajes son típicos de cómic, más bien esquemáticos, y que nada parece nuevo. De hecho la base de la trama –chica se enamora de un desconocido que resulta ser un superespía que la protege de peligrosos asesinos– es casualmente idéntica a la de la reciente Noche y día.

5/10
¿Qué fue de los Morgan?

2009 | Did You Hear About the Morgans?

Tercera película como director de Marc Lawrence, que como las dos anteriores, Amor con preaviso y Tú la letra, yo la música, es una comedia romántica escrita también por él al servicio de Hugh Grant. Esta vez acompaña al actor nada menos que Sarah Jessica Parker, que ha rodado esta cinta entre Sexo en Nueva York. La película y su secuela. Ambos actores tienen papeles cortados a medida. Grant es Paul Morgan, un abogado neoyorquino a punto de divorciarse de su mujer, Meryl (Parker), una agente inmobiliaria de éxito. Aunque Paul está intentando que se reconcilien, a ella le cuesta perdonarle que le ha sido infiel. Cuando Paul logra algunos progresos, ambos se convierten en testigos de un asesinato. Perseguidos por el criminal, al final a la policía no le queda otro remedio que enviarles juntos bajo identidad falsa a un lugar lejano, concretamente a Ray, un pueblo pequeño de Wyoming. Allí, unos carteles advierten a la población de qué hacer si se encuentran con un oso. El tal Marc Lawrence no se ha calentado mucho la cabeza con el guión, pues se limita a desarrollar el típico esquema de “pez fuera del agua”, con pocas sorpresas. Mucho chiste del tipo “vamos a ordeñar vacas” y similares. Lo más curioso del caso es que Hugh Grant, haciendo de Hugh Grant, cortejando a Sarah Jessica Parker, que a su vez hace como era de esperar de Carrie Bradshaw, funciona, y eso que ambos sobreactúan un poco. Eso sí, están a punto de ser devorados por dos grandes secundarios, Sam Elliott y Mary Steenburgen (el sheriff del condado y su esposa), que si llegan a tener algún minuto más de papel se habrían convertido en los reyes de la función. Por lo demás, es un film optimista que realiza una pequeña apología de la unidad matrimonial, y que tiene algunos momentos divertidos.

5/10
Más allá del tiempo

2009 | The Time Traveler's Wife

Henry tiene desde niño una enfermedad genética que la afecta de un modo muy particular. Continuamente sufre saltos temporales, hacia el futuro y hacia el pasado, sin posibilidad de controlarlos. Tendrá que aprender a seguir adelante con ellos y organizar su existencia del mejor modo posible, para poder conocer a su mujer, y formar, tal vez, una familia.Peculiar film de esa especie de subgénero del fantástico que son los viajes en el tiempo, con sus clásicas paradojas, que nunca acaban de casar del todo, pero que tienen su encanto. Frente a visiones más lúdicas y repletas de efectos especiales -Regreso al futuro, Timecop, Minority Report-, aquí la propuesta se acerca más a un título reciente, El curioso caso de Benjamin Button -no parece casual que el protagonista de este film, Brad Pitt, figure aquí como productor ejecutivo-, en el sentido de que a través de una trama romántica muy singular se quiere subrayar cuáles son las cosas que verdaderamente importan, en una dramática situación extraordinaria; y, por supuesto, coinciden las que se consideran importantes en circunstancias ordinarias. El problema es que estas intenciones, de alcance más largo de lo habitual en un film fantástico, se ven lastradas aquí por un primer tramo enrevesado, por no decir confuso, en que el espectador no acaba de situarse. Quizá el director, el alemán Robert Schwentke, quiere seguir la estela intrigante de Plan de vuelo: Desaparecida, pero la jugada no le sale, despista. La película se basa en una novela de Audrey Niffenegger, que ha adaptado Bruce Joel Rubin, guionista al que le encantan las tramas de este tipo, piénsese en sus libretos de Ghost y Mi vida.

5/10
Definitivamente, quizás

2008 | Definitely, Maybe

El guión tiene un punto de originalidad: Will Hayes, padre de familia a punto de divorciarse, acude al colegio a recoger a su hija Maya, de diez años. Ésta ­­–desesperada ante la desestructuración familiar– se siente intrigada por cómo se conocieron y se enamoraron sus padres. Aunque Will se muestra en un principio reacio a explicarle los detalles, finalmente acepta hacerlo. Pero propone a su hija una especie de juego. Le contará con pelos y señales sus devaneos con tres mujeres variopintas cuando se mudó a Nueva York para trabajar en la campaña electoral del aspirante a presidente Bill Clinton. Will cambia los nombres de las chicas, y Maya tendrá que adivinar cuál de las tres se corresponde con su madre. El planteamiento, que ofrece una dosis de suspense a una architípica comedia romántica, tenía posibilidades. Pero el británico Adam Brooks, artífice de algunos episodios de Mr. Bean, no logra evitar que el espectador tenga una sensación de ‘déjà-vu’, como si ya hubiera visto antes cada uno de los tres romances. Quizás porque el realizador intenta que no parezca muy evidente con cuál de las tres candidatas se va a quedar al final el protagonista, lo cierto es que la impresión es que el personaje de Ryan Reynolds no tiene química con ninguna de ellas. El desenlace es decepcionante, y pasa de puntillas por el asunto que parece más interesante: las consecuencias de la ruptura matrimonial. Tampoco aprovecha que la acción se desarrolla en el mundillo de la política, lo que podía haber dado cierto juego, si se le hubiera sacado punta a algunas situaciones. Hasta la aparición ‘sorpresa’ del propio Clinton –en realidad se trata de un doble-, carece de la gracia deseada. Tampoco le hace ningún favor a la cinta el toque grosero que supone poner a la niña Abigail Breslin a hablar de sexo, porque ha recibido clases de educación sexual en la escuela. 

4/10
Una pareja de tres

2008 | Marley & Me

Simpatiquísima película basada en el libro autobiográfico de John Grogan. La trama arranca con éste y Jennifer recién casados, ambos periodistas, que deciden mudarse a Florida, un clima cálido, dispuestos a ejercer allí su profesión. Ella tiene un puesto estupendo en un periódico, él logra por los pelos ocuparse de las noticias locales en otro diario. Aconsejado por su amigo Sebastian, que tiene el reporterismo en las venas, y es un ligón empedernido, John decide regalar a Jennifer un perro, con idea de dilatar el deseo expresado por ella de tener hijos. Y en efecto, se incorpora al hogar Marley, un perro tremendo, tremendo, que lo muerte todo y lo rompe todo, pero que se hace querer por el joven matrimonio. Además, es la ocasión de que John descubra su talento como columnista, tarea que su jefe le encarga de rebote, y que le sirve para pergeñar artículos sobre su vida doméstica, con Marley siempre muy presente, que enseguida se hacen tremendamente populares. El tiempo irá pasando, y formar una familia se convierte en prioridad. Llegará un hijo, y las cosas van a cambiar. Se hacen necesarios los sacrificios, la familia va creciendo y hay que renunciar a cosas para ejercer “el oficio más difícil del mundo” -así se dice en la película-, el de ser padre. David Frankel ya conectó con el público en El diablo viste de Prada. Aquí logra esa misma conexión, porque su historia es completamente universal, y se puede empatizar con ella. El cineasta, que maneja un sólido guión de Scott Frank y Don Roos, aborda la increíble aventura de formar una familia, mucho más arriesgada y apasionante que la vivida por Sebastian, enviado especial del New York Times en lugares en conflicto. Puede que John haya tenido que prescindir de un desarrollo profesional en esa línea, o que el compromiso de Jennifer de volcarse en el hogar tenga un precio alto, pero se insiste -y se apuntala bien- en la idea que se trata de una aventura tremendamente gratificante, porque se apoya en el sólido fundamento del amor y de la entrega. Contiene el film momentos muy divertidos, Owen Wilson y Jennifer Aniston bordan sus papeles, porque combinan el humor, con una buena caracterización de los momentos en que están desbordados. Y hay buenos secundarios, una inesperada Kathleen Turner, un eficaz Eric Dane y un estupendo Alan Arkin. Frankel maneja muy bien un vertiginoso pasaje en que encadena lo que sería un montón de divertidas columnas de John. Muchos dirán que la gran estrella de la película es Marley, el perro, y no les faltará razón, aunque en honor a la verdad hay que decir que parece que hasta 22 canes fueron usados para el papel. El caso es que el perro se convierte en un miembro más de la familia, y se hace querer, no es de esos chuchos insoportables que a veces se cuelan en las películas, y que sólo se dedican a hacer monerías. El afecto que padres e hijos cobran por Marley es comprensible y no resulta desmesurado, Frankel lo sabe mantener en los términos justos de quienes, en el caso de los padres, han pasado tantas cosas junto al animal. De los sacrificios a que obliga el compromiso familiar es muy representativo ese collar, regalo de John a Jennifer, que se traga Marley. La posterior espera y desmenuzamiento de los excrementos con una manguera, es una adecuada metáfora de cómo, las cosas que merecen la pena, exigen pasar por algunas tribulaciones.

6/10
El diablo viste de Prada

2006 | Devil's Wear Prada

El diablo viste de Prada se basa en una novela de Lauren Weisberger, una de esas obras de corto alcance, pero graciosillas y frescas, al estilo de El diario de Bridget Jones o cualquier libro de Marian Keyes. Todas aquellas personas estresadas que lo leían, coinciden en que su propio trabajo es un juego de niños comparado con las misiones imposibles que debía llevar a cabo la protagonista para complacer a su jefa, la ‘diablo’ a que se alude en el título. Y es que el film narra las peripecias de Andrea Sachs, recién licenciada en periodismo, que llega a Nueva York dispuesta a trabajar en cualquier sitio que le sirva para escalar posiciones. Encuentra el trampolín adecuado en Runway, una revista de moda, como segunda asistenta de Miranda Priestly. Ésta, legendaria editora de la publicación, es capaz de hundir la carrera de cualquier diseñador con sus opiniones. Andrea nunca había oído hablar de ella, pues el mundo de la moda le trae sin cuidado y viste con ropa de saldo. En realidad, su sueño dorado es escribir en revistas de actualidad, lo que podría cumplirse, pues los medios de comunicación se rifan a aquellos que han trabajado con la exigente Miranda durante una temporada. Pero sobrevivir al menos un año no será fácil, pues cada día Miranda somete a Andrea a auténticos desafíos. Se podría acusar al film de David Frankel de que parte de un guión predecible. Además, se estanca hacia la mitad, momento a partir del cual la acción apenas avanza. Pero el director, forjado en series televisivas como Hermanos de sangre y Sexo en Nueva York, demuestra su solvencia. Además, cuenta con un buen reparto, en el que sobresale Meryl Streep, capaz de poner en todo momento el gesto justo. La diva interpreta a un personaje inhumano, que aún así llega a despertar compasión en un momento determinado de la trama.

6/10
Plan de vuelo: Desaparecida

2005 | Flightplan

Kyle Pratt, ingeniera aeronáutica y madre de familia, aún trata de hacerse a la idea de la inesperada muerte de su marido. Ahora le toca viajar a Estados Unidos con Julia, su hija de seis años, en el mismo avión que transporta el féretro del finado, con vistas a organizar el sepelio. A la experiencia de su repentina viudez, se unirá un suceso más traumático si cabe. Tras echar una cabezada en el gran avión de varios pisos, Kyle se despierta y no encuentra a su pequeña. Al principio piensa que ha podido esconderse o estar jugando con otros niños, pero las azafatas dan aviso por megafonía y nadie parece haberla visto. Los pasajeros de al lado no la recuerdan. El capitán y el oficial hacen un esfuerzo porque se registren todos los recovecos del aparato. Kyle, que trabajó en el diseño del avión y que conoce hasta su último rincón, da ideas. Pero es que por lo visto la niña no figura siquiera en la lista de pasajeros. La tripulación y el resto del pasaje empieza a pensar que Kyle sufre alucinaciones. A Jodie Foster parecen gustarle los thrillers de calidad. Aunque la protagonista de El silencio de los corderos se distingue por la diversidad de proyectos que escoge, aquí vuelve a decantarse por un film de suspense muy en la línea de La habitación del pánico. Desde luego, Billy Ray, guionista y director de la interesante El precio de la verdad, no ha podido estar más acertado a la hora de escribir el guión, ayudado por el debutante Peter A. Dowling. La pareja de escritores parte de un punto de partida inquietante, deudor de Alarma en el expreso de Alfred Hitchcock, donde desaparecía una pasajera de un tren. Y sobre todo, se esfuerzan por transmitir la desesperación y angustia de la protagonista, y por hacer sembrar en el espectador la duda de si su cabeza no le estará jugando una mala pasada. Además, logran crear secuencias desconcertantes. Si bien un análisis del guión a posteriori revela alguna inconsistencia, lo cierto es que éstas apenas se notan durante el visionado. Destaca el alto nivel de la interpretación de Foster, acompañada de ilustres secundarios en pequeños papeles. Y también por el trepidante ritmo que imprime a la historia el cineasta Robert Schwentke, un tipo a tener en cuenta pues debuta con fuerza en Hollywood, tras un par de largos en su Alemania natal.

6/10
Sexo en Nueva York (6ª temporada)

2003 | Sex and the City (6ª Season) | Serie TV

Última temporada de las peripecias sentimentales y sexuales de Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda, cuatro sofisticadas mujeres neoyorquinas, que quizá al fin maduren y sienten la cabeza, o quizá no...

4/10
Sexo en Nueva York (5ª temporada)

2002 | Sex and the City (5ª Season) | Serie TV

Samantha corta con su novio y Carrie escribe un libro. La quinta es la temporada más corta de la serie, que cuenta sólo con 8 episodios. El rodaje tuvo que ser suspendido por los embarazos de Sarah Jessica Parker y Cynthia Nixon.

4/10
Misterios del sexo

2001 | Investigating Sex

Años 20. Edgar es un académico que prepara un estudio sobre el sexo. Sus métodos de investigación son un tanto peculiares. Contrata a dos guapas secretarias, las viste con ropas provocativas, y les dicta todo tipo de procacidades. Espera que sus reacciones y las de sus compañeros de investigación den nuevas luces al mundo sobre la cuestión. Alan Rudolph coescribe y dirige un film muy en su línea, donde lo más destacable es el notable reparto.

3/10

Últimos tráilers y vídeos