IMG-LOGO

Biografía

Gavin O'Connor

Gavin O'Connor

Filmografía
The Way Back

2020 | The Way Back

Tras un desgraciado suceso, la antigua promesa del baloncesto Jack Cunningham, que ahora trabaja como obrero de la construcción, ha caído en desgracia. Tras separarse de su mujer, malvive solo en un apartamento y ahoga sus penas en cerveza, hasta el punto de que no puede dejar de beber ni en la ducha. En esta coyuntura, el director del instituto católico en el que estudió le pide que se convierta en entrenador del equipo de baloncesto, que no logra buenos resultados desde su marcha. Tras pensárselo muy bien decide aceptar el reto. Gavin O’Connor dirigió un modélico film de superación personal en el deporte, El milagro, de 2004, centrado en el mundo del hockey. Esta vez aborda un proyecto que a primera vista parece similar, salvo porque se desarrolla en el mundo del baloncesto, pero que sorprende porque encubre señas de identidad propias. En primer lugar, Ben Affleck realiza la que quizás sea su interpretación más sentida, pues como su personaje ha luchado para librarse del alcoholismo, por lo que logra transmitir una enorme sinceridad. Por otra parte, el guión de Brad Ingelsby parte del típico esquema de este tipo de películas, pero pone mucho el acento en las dificultades para salir del bache del protagonista, y se encamina a derroteros un poco inesperados en su tramo final. Se abordan muy bien otras cuestiones, como el dolor que provoca la enfermedad infantil, o el compromiso de los educadores que buscan convertir a sus alumnos en adultos con principios. El realizador ha filmado secuencias realistas de las competiciones, y consigue de sobra que el espectador se interese por la historia. Affleck está arropado por otros actores que sin destacar demasiado, al menos no desentonan, como Janina Gavankar, esposa del protagonista, o el joven Brandon Wilson, único de sus pupilos que tiene entidad en el libreto y un mínimo de conflicto, ya que el resto de componentes del equipo quizás estén un poco descuidados.

6/10
Torrance

2019 | Torrance

Seven Seconds

2018 | Seven Seconds | Serie TV

A Peter Jablonski, agente de la policía de Jersey recién trasladado a la brigada de narcóticos, le comunican que su esposa embarazada acaba de ser ingresada en el hospital. Alarmado, conduce temerariamente, de modo que sin querer atropella a un adolescente negro que iba en bicicleta, al que da por muerto. Aterrado, avisa a sus compañeros policías, que le ayudan a abandonar el escenario para que nadie pueda relacionarlo con el suceso, y así estropear su carrera cuando está a punto de estrenarse como padre. Pero resulta que la víctima sobrevivió, y aunque acaba muriendo, podría haberse salvado de no haberse desangrando y estar desasistido tanto tiempo. La fiscal KJ Harper, afroamericana, lleva el caso, aunque su alcoholismo es una limitación; y el policía que le ayuda, Fish, misántropo separado que vive acompañado de varios perros, no parece el mejor colaborador. Pero acabarán formando un buen tándemo. Entretanto los padres del muerto, Isaiah y Latrice, quedan rotos por la desgracia, y su mismo matrimonio apunta al naufragio. Y los policías que han encubierto a Jablonski, encabezados por Mike DiAngelo, que trapichean con responsable del narcotráfico, temen que se les venga abajo el chiringuito. Notable serie televisiva creada por Veena Sud, que ya antes destacó en tramas policiales como The Killing y Caso abierto. Aquí parte de una buena película rusa, Mayor, y amplía el lienzo de la premisa de ese film, con numerosos personajes, que permiten abordar diversos dilemas morales de entidad. De modo que tenemos la cuestión racial como elemento importante, la tendencia al encasillamiento y la falta de oportunidades que se pueden ofrecer a los que son carne de gangs pandilleros. Se podría pensar que quizá todo está demasiado estirado, pero la realidad es que la narración engancha, por su condición poliédrica, tenemos representantes de distintos estamentos y funciones sociales, y abundan los grises, no se cae en el maniqueísmo fácil. Llama la atención cómo asoma la conciencia y los remordimientos, hacer las cosas mal mata el alma, se observa con toda claridad. También se aborda la petulancia con que uno puede creerse mejor que los demás, por ejemplo en los padres del muerto, fieles de una iglesia, pero a los que supone un trago para sus creencias, aceptar que lo ocurrido es la voluntad de Dios, aunque cueste entenderlo. Están bien entretejidas cuestiones como el alcoholismo y el riesgo de tirar la toalla, y también las segundas oportunidades que ofrece la vida para enmendar los errores. Como digo, el tamaño del lienzo es grande y entre los trazos y detalles, aunque no sea la cuestión principal, están la ceguera de la justicia, los intereses políticos, la superficialidad de los medios. También el abandono que pueden padecer los hijos por parte de unos padres que sólo llegan al final, el caso de la testigo yonqui, una adolescente de buen corazón pero cuyda vida se ha torcido muy pronto por culpa de unos progenitores adinerados e irresponsables. Incluso hay espacio para la tolerancia gay, cuestión muy correcta políticamente, pero que al menos sabe introducirse sin estridencias. En los últimos compases, la serie entra de lleno en subgénero del drama judicial. Hay un gran equipo de directores entre los episodios, entre ellos nada menos que Jonathan Demme, en su último trabajo antes de fallecer. Y el reparto, aunque no sea de primeros espadas, está muy bien seleccionado, todos saben apropiarse con talento de sus personajes.

6/10
La venganza de Jane

2016 | Jane Got a Gun

Nuevo México, 1871. Jane Ballard ve llegar a su marido Bill Hammond a su casa, una de las pocas que hay en un árido y amplísimo valle cerca del pueblo de Lullaby. Bill está a punto de morir, debido a múltiples heridas de bala, y le explica que ha sido atacado por la banda de Bishop y que se dirigen hacia allí. Ante esta noticia Jane pondrá a salvo a su hija y pedirá ayuda a uno de los pocos vecinos de la zona, un tal Dan Frost, con quien ella parece tener una difícil relación. El competente Gavin O’Connor, responsable de sólidas películas, como El milagro o Cuestión de honor dirige este violento western, producido por su protagonista Natalie Portman y coescrito por su compañero de reparto Joel Edgerton. El planteamiento es sencillo, pues en realidad todo el film es la espera de un enfrentamiento, donde hombre y mujer se preparan para ofrecer resistencia. Pero el guión se adereza con mínimos apuntes sobre el pasado que relaciona a los personajes principales, y que viene a explicar cómo han acabado en esa situación desesperada. O’Connor dota a estos flashbacks del necesario sentido narrativo, enriquecen justamente el dibujo de los personajes y funcionan también a modo de descanso del hilo principal, también por su fotografía y algunas secuencias más alegres. La venganza de Jane sigue en la línea de los westerns que quieren despojar el género de su lado más idílico y costumbrista, y se empeña por retratar una época dura, muy dura, en donde las vejaciones y la muerte violenta están a la orden del día, y donde los peores criminales campean a su antojo. En este sentido, el tratamiento de la violencia es realista, aunque no hay regodeo. Los actores están muy bien, tanto Natalie Portman en su papel de mujer de carácter, pero con su lado débil, vulnerable, como el actor en alza Joel Edgerton, con su rol de hombre sufridor, atormentado, que no tiene nada que perder. Más tópico resulta, sin embargo, el bandido encarnado por Ewan MCGregor.

6/10
El contable

2016 | The Accountant

Christian Wolff arrastra su autismo desde niño, vive en su propio mundo, tiene dificultades para empatizar y adivinar lo que sienten los otros. Esto fue una losa en su hogar, los progenitores se separaron, y el padre le educó a él y a su hermano con mano dura, su profesión de militar le impulsó a prepararles para los desafíos de la vida. Ya adulto, Christian ha utilizado su prodigiosa cabeza para las matemáticas para ejercer de contable, lavando las cuentas a impresentables criminales. Su asesora le recomienda un trabajo más tranquilo, pues el Departamento del Tesoro va tras su pista. Pero investigar incongruencias en los libros de una empresa de robótica va a resultar más peligroso que cualquiera de sus trabajos previos. Después de ver El contable, uno casi está esperando ver en los créditos la leyenda "basada en una novela de John Grisham", por el tipo de historia e incluso el título, pero no, su guionista es alguien bastante desconocido, Bill Dubuque, aunque firmó hace dos años el libreto de una película bastante apañada, El juez, el primero de sus guiones llevado a la pantalla. Tras la cámara está Gavin O'Connor, un director que llamó la atención en 1999 con una historia diferente, Tumbleweeds, aunque luego ha derivado a tramas más comerciales, como la épica deportiva que dio lugar a El milagro, o la que nos ocupa, un thriller que tiene al espectador más o menos en vilo durante todo el metraje. El guión maneja diversos puntos de vista, y también juega con saltos temporales, sobre todo flash-backs de la infancia del protagonista. La mención en varios momentos al concepto "puzzle" bien puede aplicarse al entramado narrativo, donde las piezas encajan bastante bien, es una lástima que el desenlace, bastante forzado estropee el conjunto un tanto. Lo que es una pena, porque hay escenas casi de manual de guión, muy bien escritas, por citar alguna del principio, la de la consulta del neurólogo con tres niños en danza, el médicos, y los padres de uno de ellos. De algún modo el esquema argumental responde al paradigma de algunos superhéroes Marvel relativamente normales como Daredevil al que curiosamente Ben Affleck dio vida en la mediocre versión cinematográfica. Ahí tenemos a alguien lacónico que no tiene superpoderes, pero sí habilidades especiales que trata de manejar con cierta honradez, aunque fuera de la legalidad y anónimamente, y en sus peligrosas andanzas pone en riesgo la vida de los que se cruzan con él, ya sea el pacífico matrimonio cuyas cuentas lleva, o la colega contable a la que da vida la menudita Anna Kendrick. El conjunto es bastante entretenido, con una correcta puesta en escena y un reparto bien escogido. Carga un poco la violencia, últimamente el realismo en los disparos en películas y series resulta excesivo.

6/10
The Americans

2013 | The Americans | Serie TV

Dos agentes soviéticos, con los supuestos nombres de Elisabeth y Philippe, simulan ser marido y mujer fabricándose la tapadera perfecta -hijos genuinamente americanos, trabajos normales...- para realizar misiones encubiertas del KGB en Estados Unidos. Pero un día, cuando ya son plenamente operativos, en los años de la presidencia de Ronald Reagan, se instalan enfrente vecinos nuevos: una familia con la particularidad de que el padre, Stan, es agente de contraespionaje del FBI. El guionista de series televisivas Joseph Weisberg se estrena como creador de una de espías que tiene un sugestivo punto de partida y utiliza bien el telón de fondo histórico de la guerra fría. El episodio piloto, dirigido por Gavin O'Connor (Tumbleweeds, El milagro), está rodado con oficio, y sirve para sentar las bases del juego de sospechas entre vecinos, a la vez que una serie de flash-backs ayudan a entregar, dosificada, la información sobre el pasado de este “matrimonio perfecto”: de modo que vemos cómo la asociación “profesional” no puede evitar que hayan surgido afectos, lógicos por la vida en común y la familia que han formado, lo que choca con el continuo fingimiento, que se ha convertido en un estilo de vida. Se apuntan ya conflictos como el de los hijos hechos a la vida en Estados Unidos, y que nunca podrían entender el “oficio” de sus progenitores, o las dudas entre la lealtad a la URSS o entregarse en los brazos del “american way of life”. Quizá algunas situaciones están forzadas -el secuestrado en el coche-, y las peleas resultan confusas y violentas, pero la serie apunta maneras equilibrando suspense y drama, y los actores -Keri Russell, Matthew Rhys, Noah Emmerich- están bien.

6/10
Warrior

2011 | Warrior

Cuestión de honor

2008 | Pride and Glory

  Cambio absoluto de registro del cineasta Gavin O'Connor (El milagro), que ha coescrito el guión en el que también ha colaborado Joe Carnahan (Narc). A pesar de la calidad de la cinta, ha tardado mucho en estrenarse por razones curiosas. Ha llegado a los cines un año después de la fecha inicialmente prevista, porque la distribuidora se echó atrás alegando que tendría menos éxito porque iba a competir en las carteleras con otros trabajos de Edward Norton (El increíble Hulk) y Colin Farrell (Escondidos en Brujas). El director ha realizado declaraciones criticando duramente esta decisión. Ray Tierney, agente de la policía de Nueva York, acepta a regañadientes un encargo de su padre, un alto cargo del departamento. Deberá resolver la muerte de cuatro compañeros del cuerpo, abatidos a tiros cuando iban a detener a unos narcotraficantes. Ray no le puede decir que no a su padre, porque los agentes eran conocidos suyos, estaban a las órdenes de su propio hermano (también agente), y servían junto a Jimmy Egan, que es el marido de su hermana. Pero cuando Ray empieza a investigar, descubre que alguien del departamento informó a los sospechosos de que iban a ser detenidos, por oscuros intereses en el negocio de la venta de drogas. El asunto parece que salpica a su hermano y a su cuñado... Estamos ante un violento film, que describe el lado oscuro de la ley y la corrupción policial, en una línea que se parece al mundo nebuloso del novelista James Ellroy (L.A. Confidential), pero en la época actual. También recuerda a cintas sobre este tema como Sérpico, pero con una trama mucho más descarnada, que no escatima detalles turbios. En este sentido cabe mencionar una brutal secuencia con un menor, que si bien no muestra nada –sólo sugiere– no dejará indiferente ni al espectador más insensible, en la línea de la secuencia más dura de American History X, también con Edward Norton. ¿Es quizás la marca de la casa de este actor? El film cuenta con un conjunto de actores de primera fila, con el citado Norton en el papel más difícil, pues su personaje se enfrenta a un duro dilema moral al debatirse entre la lealtad a su familia y la ética profesional. No desentona un actor en línea ascendente desde hace algunos títulos, Colin Farrell, al que se le da tan bien el rol de ‘poli malo’ que llega a hacerse bastante odioso.  

6/10
El milagro

2004 | Miracle

Año 1979. Estados Unidos pasa por una crisis de confianza. En años de guerra fría, ha vivido fracasos como la Guerra de Vietnam, o el escándalo del Watergate, saldado con la dimisión del presidente Nixon. Ahora, en plena administración Carter, sucesos como la toma de la embajada en Irán, o la invasión rusa de Afganistán, desaniman a la población. En esta atmósfera, Herb Brooks recibe el encargo de entrenar el equipo de hockey sobre hielo que representará a EE.UU. en las olimpiadas de invierno. Herb es un tipo duro. Sabe que dispone de poco tiempo, y antes de buscar a las estrellas de la liga profesional, opta por formar un equipo con gente joven, aficionados con talento, donde todos deben ser una piña. Así se prepara para lograr un “milagro”: vertebrar un equipo capaz de ganar a un rival legendario, la Unión Soviética, no porque sean mejores (los rusos llevan 15 años jugando juntos, son profesionales), sino porque habrán preparado “el momento” en que la victoria es posible. Apasionante film deportivo, basado en hechos reales. Gavin O’Connor (Tumbleweeds) sabe imprimir a su historia un vibrante tono épico, y comunica eso tan bonito de representar a tu propio país. Jugar con la dualidad “es sólo un partido de hockey”-“es más que un partido de hockey” se revela un acierto. El film no sólo entrega partidos emocionantes de resultado dudoso. También critica con acierto los llamados “Dream Teams”, capaces de todo menos de hacer soñar a sus seguidores, al haber sustituido los profesionales el amor a sus colores por el deseo primordial de hacer cuanto más dinero mejor. Kurt Russell encarna con aplomo al tozudo entrenador, y se dibuja bien su conflicto de conciliar el trabajo con la atención a la familia; allí Patricia Clarkson, como su esposa, da una nueva lección interpretativa, al insuflar vida a lo que podía ser un “papel florero”, conjugando cariño al marido con exigencia para que atienda todos sus deberes.

6/10
Tumbleweeds

1999 | Tumbleweeds

Mary Jo Walker es una mujer que no acaba de sentar la cabeza: ha tenido tres maridos y unos cuantos novios. Cada vez que fracasa una de estas relaciones, coge a su hija Ava, toma la carretera y parte para otro lugar. Ava, con doce años, se siente desarraigada y sin hogar. Cuando ha logrado hacer amigos en su entorno, llega su madre y le pide que haga las maletas para irse. Emotiva película de mujeres, con tipos humanos bien definidos en sus dudas y debilidades, y que son como los “tumbleweeds”, esas “bolas” de paja típicas del paisaje americano, que son arrastradas por el viento. Janet McTeer, desconocida actriz británica procedente del teatro, fue candidata al Oscar. Sobre su personaje, que va poco a poca madurando, dice: “Se da cuenta que los hombres que han estado con ella la han podido hacer feliz de forma momentánea, pero nunca le han dado una verdadera felicidad. Y toma la decisión de que desea ser feliz, o más bien Ava la toma por ella.”

5/10
Titanic: Sangre y acero

2012 | Titanic: Blood and Steel | Serie TV

La historia se sitúa en la ciudad de Belfast a comienzos del siglo XX. Bajo un contexto social y político convulso, la serie narra la historia de la construcción del Titanic. Mark Muir, un ingeniero naval canadiense, es contratado para cumplir su sueño, participar en la construcción del proyecto naval más grande jamás llevado a cabo. Los líos amorosos de Mark, su trabajo en el astillero y los conflictos interiores de los personajes, junto con el trasfondo social de aquella época, forman esta historia romántica con tintes dramáticos.

4/10
Los Tudor (3ª temporada)

2009 | The Tudors | Serie TV

Nuevas intrigas palaciegas ambientadas en la Inglaterra del siglo XVIII, centradas en la licenciosa vida de los primeros años de un joven rey Enrique VIII (Jonathan Rhys Meyers), ávido de lujuria y de poder. Bien ambientada y con un espléndido reparto, los episodios atrapan y están bien rodados. Se incorpora en esta temporada, que consta de 8 episodios, el veterano Max Von Sydow, en el papel del Cardenal Von Waldburg.

5/10
Última sospecha

2001 | The Glass House

Ruby y Rhett, de 16 y 11 años, pierden a sus padres en un accidente de automóvil. Terrible. Pero no hay problema, había un matrimonio sin hijos, muy majetes, autorizados como tutores en su testamento. Al principio estos padres adoptivos parecen la bomba. Tienen una casa superchula, toda de cristal, y al chaval le traen la Play 2 y la Gameboy, para que juegue hasta hartarse. Pero en fin, al final resulta que la madre es yonki y el padre anda liado con unos mafiosos. Y hasta puede que el accidente no fuera tal. Thriller más o menos inquietante, en que se sacrifica la lógica en aras del suspense. El debutante Daniel Sackheim tiene entre manos un guión de Wesley Strick, especialista en thrillers como El cabo del miedo o Análisis final.  Aquí se las hace pasar canutas a los jóvenes protagonistas, entre los que destaca Leelee Sobieski.

4/10
Locos por el mambo

2000 | Mad About Mambo

Belfast, Irlanda. Un joven sueña con ser jugador de fútbol profesional, pero en el camino conoce a una chica protestante que le introduce en el mundo del mambo. Tal vez debe dejar de pensar en el balón... Comedia romántica de bailongo, donde se puede ver a Keri Russell, que se haría popular en televisión con la serie Felicity.

3/10
Tumbleweeds

1999 | Tumbleweeds

Mary Jo Walker es una mujer que no acaba de sentar la cabeza: ha tenido tres maridos y unos cuantos novios. Cada vez que fracasa una de estas relaciones, coge a su hija Ava, toma la carretera y parte para otro lugar. Ava, con doce años, se siente desarraigada y sin hogar. Cuando ha logrado hacer amigos en su entorno, llega su madre y le pide que haga las maletas para irse. Emotiva película de mujeres, con tipos humanos bien definidos en sus dudas y debilidades, y que son como los “tumbleweeds”, esas “bolas” de paja típicas del paisaje americano, que son arrastradas por el viento. Janet McTeer, desconocida actriz británica procedente del teatro, fue candidata al Oscar. Sobre su personaje, que va poco a poca madurando, dice: “Se da cuenta que los hombres que han estado con ella la han podido hacer feliz de forma momentánea, pero nunca le han dado una verdadera felicidad. Y toma la decisión de que desea ser feliz, o más bien Ava la toma por ella.”

5/10
Torrance

2019 | Torrance

Warrior

2011 | Warrior

Cuestión de honor

2008 | Pride and Glory

  Cambio absoluto de registro del cineasta Gavin O'Connor (El milagro), que ha coescrito el guión en el que también ha colaborado Joe Carnahan (Narc). A pesar de la calidad de la cinta, ha tardado mucho en estrenarse por razones curiosas. Ha llegado a los cines un año después de la fecha inicialmente prevista, porque la distribuidora se echó atrás alegando que tendría menos éxito porque iba a competir en las carteleras con otros trabajos de Edward Norton (El increíble Hulk) y Colin Farrell (Escondidos en Brujas). El director ha realizado declaraciones criticando duramente esta decisión. Ray Tierney, agente de la policía de Nueva York, acepta a regañadientes un encargo de su padre, un alto cargo del departamento. Deberá resolver la muerte de cuatro compañeros del cuerpo, abatidos a tiros cuando iban a detener a unos narcotraficantes. Ray no le puede decir que no a su padre, porque los agentes eran conocidos suyos, estaban a las órdenes de su propio hermano (también agente), y servían junto a Jimmy Egan, que es el marido de su hermana. Pero cuando Ray empieza a investigar, descubre que alguien del departamento informó a los sospechosos de que iban a ser detenidos, por oscuros intereses en el negocio de la venta de drogas. El asunto parece que salpica a su hermano y a su cuñado... Estamos ante un violento film, que describe el lado oscuro de la ley y la corrupción policial, en una línea que se parece al mundo nebuloso del novelista James Ellroy (L.A. Confidential), pero en la época actual. También recuerda a cintas sobre este tema como Sérpico, pero con una trama mucho más descarnada, que no escatima detalles turbios. En este sentido cabe mencionar una brutal secuencia con un menor, que si bien no muestra nada –sólo sugiere– no dejará indiferente ni al espectador más insensible, en la línea de la secuencia más dura de American History X, también con Edward Norton. ¿Es quizás la marca de la casa de este actor? El film cuenta con un conjunto de actores de primera fila, con el citado Norton en el papel más difícil, pues su personaje se enfrenta a un duro dilema moral al debatirse entre la lealtad a su familia y la ética profesional. No desentona un actor en línea ascendente desde hace algunos títulos, Colin Farrell, al que se le da tan bien el rol de ‘poli malo’ que llega a hacerse bastante odioso.  

6/10
Tumbleweeds

1999 | Tumbleweeds

Mary Jo Walker es una mujer que no acaba de sentar la cabeza: ha tenido tres maridos y unos cuantos novios. Cada vez que fracasa una de estas relaciones, coge a su hija Ava, toma la carretera y parte para otro lugar. Ava, con doce años, se siente desarraigada y sin hogar. Cuando ha logrado hacer amigos en su entorno, llega su madre y le pide que haga las maletas para irse. Emotiva película de mujeres, con tipos humanos bien definidos en sus dudas y debilidades, y que son como los “tumbleweeds”, esas “bolas” de paja típicas del paisaje americano, que son arrastradas por el viento. Janet McTeer, desconocida actriz británica procedente del teatro, fue candidata al Oscar. Sobre su personaje, que va poco a poca madurando, dice: “Se da cuenta que los hombres que han estado con ella la han podido hacer feliz de forma momentánea, pero nunca le han dado una verdadera felicidad. Y toma la decisión de que desea ser feliz, o más bien Ava la toma por ella.”

5/10
Warrior

2011 | Warrior

Cuestión de honor

2008 | Pride and Glory

  Cambio absoluto de registro del cineasta Gavin O'Connor (El milagro), que ha coescrito el guión en el que también ha colaborado Joe Carnahan (Narc). A pesar de la calidad de la cinta, ha tardado mucho en estrenarse por razones curiosas. Ha llegado a los cines un año después de la fecha inicialmente prevista, porque la distribuidora se echó atrás alegando que tendría menos éxito porque iba a competir en las carteleras con otros trabajos de Edward Norton (El increíble Hulk) y Colin Farrell (Escondidos en Brujas). El director ha realizado declaraciones criticando duramente esta decisión. Ray Tierney, agente de la policía de Nueva York, acepta a regañadientes un encargo de su padre, un alto cargo del departamento. Deberá resolver la muerte de cuatro compañeros del cuerpo, abatidos a tiros cuando iban a detener a unos narcotraficantes. Ray no le puede decir que no a su padre, porque los agentes eran conocidos suyos, estaban a las órdenes de su propio hermano (también agente), y servían junto a Jimmy Egan, que es el marido de su hermana. Pero cuando Ray empieza a investigar, descubre que alguien del departamento informó a los sospechosos de que iban a ser detenidos, por oscuros intereses en el negocio de la venta de drogas. El asunto parece que salpica a su hermano y a su cuñado... Estamos ante un violento film, que describe el lado oscuro de la ley y la corrupción policial, en una línea que se parece al mundo nebuloso del novelista James Ellroy (L.A. Confidential), pero en la época actual. También recuerda a cintas sobre este tema como Sérpico, pero con una trama mucho más descarnada, que no escatima detalles turbios. En este sentido cabe mencionar una brutal secuencia con un menor, que si bien no muestra nada –sólo sugiere– no dejará indiferente ni al espectador más insensible, en la línea de la secuencia más dura de American History X, también con Edward Norton. ¿Es quizás la marca de la casa de este actor? El film cuenta con un conjunto de actores de primera fila, con el citado Norton en el papel más difícil, pues su personaje se enfrenta a un duro dilema moral al debatirse entre la lealtad a su familia y la ética profesional. No desentona un actor en línea ascendente desde hace algunos títulos, Colin Farrell, al que se le da tan bien el rol de ‘poli malo’ que llega a hacerse bastante odioso.  

6/10

Últimos tráilers y vídeos