IMG-LOGO

Biografía

Harry Lennix

Harry Lennix

55 años

Harry Lennix

Nació el 16 de Noviembre de 1964 en Chicago, Illinois, EE.UU.
Filmografía
The Blacklist (6ª temporada)

2019 | The Blacklist | Serie TV

Tras la revelación de la verdadera identidad de Reddington, Liz se debate entre lo que siente por quien hasta ahora creía que era su familia y su deseo de llegar hasta el fondo de tantos años de secretos. Pero esta vez no está sola, cuenta con su hermana a su lado. Mientras tanto, por supuesto, Red sigue tirando de la lista y llevando al equipo del FBI hasta los criminales más peligrosos, haciendo crecer su particular imperio y eliminando a sus rivales en el camino.

The Blacklist (7ª temporada)

2019 | The Blacklist | Serie TV

Durante el final de la sexta temporada, Elizabeth, intenta detener una conspiración que busca asesinar al presidente, la cual parece ser orquestada por el mismo mandatario. Esta termina siendo un golpe directo a la Primera Dama, quien dispone de información crucial sobre un crimen del pasado de su esposo y que podría poner en peligro la campaña de relección. Mientras tanto, Reddington, decide huir a París, donde se encuentra con una vieja conocida, Katrina Rostova, quien termina hiriéndolo de gravedad después de una acalorada discusión. Las numerosas dudas que quedaron en el aire se terminarán descubriendo durante esta séptima temporada de la serie.

The Blacklist (5ª temporada)

2017 | The Blacklist

Billions

2016 | Billions | Serie TV

Ambiciosa serie de intriga empresarial y política de Showtime situada en Nueva York, que supone el enfrentamiento entre dos hombres poderosos, encarnados por actores carismáticos. Bobby Axe es un popular empresario multimillonario, que discretamente ha ayudado a las familias de sus empleados que murieron en los ataques del 11-S y fue capaz de remontar el golpe que supuso la muerte de su socio, un auténtico crakc en la bolsa con los fondos de inversión privados. En su actividad empresarial podría no haber jugado limpio, algo que de destaparlo supondría un espaldarazo a la gestión del fiscal general, Chuck Rhoades. Pero el fiscal duda sobre cómo actuar, sobre todo porque su esposa, eminente psiquiatra, viene desempeñando tal función para los empleados de Axe, incluido este mismo, lo que podría suponer un conflicto de intereses. El trío compuesto por Brian Koppelman, David Levien y Andrew Ross Sorkin saca adelante una trama en las altas esferas del poder, en que se mueve mucho dinero, y donde destacan los dos protagonistas, Paul Giamatti y Damian Lewis, que comparten el deseo de llegar a lo más alto con el hecho de ser hombres de familia. Con un puñado de directores de primerísimo nivel, saben sacar partido a los conflictos profesionales y familiares, y los intercambios dialécticos son muy ágiles e ingeniosos. En las distintas situaciones que afrontan chocan la ambición con el deseo de hacer lo correcto y con justicia, aunque a veces se quede la humanidad en el camino.

6/10
The Blacklist (4ª temporada)

2016 | The Blacklist | Serie TV

Chi-Raq

2015 | Chi-Raq

Empezar de nuevo

2015 | Back to School Mom

Mary Thomas regresa veinte años después a su ciudad de origen para acabar el graduado escolar. Allí se reencontrará con su hijo, que dejó al cuidado de su padre bológico nada más nacer. Emotiva película de reconciliación y segundas oportunidades. El guión está cuidado y el resultado es elogiable gracias también a grandes al trabajo de un sólido reparto.

5/10
The Blacklist (3ª temporada)

2015 | The Blacklist | Serie TV

The Blacklist (2ª temporada)

2014 | The Blacklist | Serie TV

El hombre de acero

2013 | Man of Steel

Warner trató de recuperar la franquicia del primer superhéroe de la historia del cómic en 2006 con Superman Returns, de Bryan Singer, que ni convenció ni obtuvo la recaudación que se esperaba. Ahora, la productora le confía el carismático personaje al realizador Zack Snyder, que ha adaptado para la pantalla los comics 300 y Watchmen. Además, El hombre de acero cuenta con el respaldo como productor nada menos que de Christopher Nolan, que ha obtenido altas cotas de calidad con Batman, la otra gran creación de DC. Si Singer trató de crear lazos con los anteriores filmes del personaje, Snyder y Nolan van en la línea de romper por completo con todo lo anterior, en sintonía con El caballero oscuro. Así, la trama conserva elementos ya vistos pero es sustancialmente diferente. Aconsejado por su padre adoptivo en la Tierra, que teme el miedo de la población a lo que no entiende, Clark Kent ha decidido mantener sus poderes en secreto, en la medida de lo posible, aunque cuando tiene ocasión no puede evitar echar una mano a escondidas para salvar vidas, al tiempo que recorre el mundo en busca de pistas sobre sus orígenes. Por ejemplo, ayuda a la avispada periodista del Daily Planet Lois Lane, que inicia una investigación para determinar quién es su extraño salvador. Pero la llegada de la astronave alienígena del general Zod, al mando de un grupo de siniestros supervivientes del planeta Krypton, del que también procede Kent, pondrá a este en un dilema ético. Zod exige a los terrícolas que se entregue el superhombre que habita en secreto entre ellos, hijo de su antiguo enemigo, o de lo contrario destruirá el planeta. Varios son los aciertos de El hombre de acero, especialmente un guión tan sólido como este metal (discúlpese el chiste fácil), elaborado por David S. Goyer, colaborador habitual de Nolan en la saga del murciélago, que parte de un argumento desarrollado conjuntamente entre ambos. Desde luego existe una enorme habilidad a la hora de darle frescura a la historia, y de sortear tópicos del género superheroico y del personaje, como la capa oculta no se sabe muy bien cómo debajo de la camisa, la cabina para cambiarse, etc. Los cinéfilos más veteranos reconocerán que Goyer ha usado de forma muy inteligente un esquema típico del western, estilo ‘forajidos que llegan a un pueblo’ (Solo ante el peligro, Río Bravo), maniobra que da un aire muy clásico al relato a pesar de que aquí los enfrentamientos se resuelvan con secuencias de muchos efectos especiales. También funciona muy bien el tono, tremendamente trágico, al estilo de los filmes de Nolan, subrayado por la intensa banda sonora de Hans Zimmer. A diferencia de lo que ocurría en las otras adaptaciones de las peripecias de Supermán, aquí hay poco espacio para el humor, y cuando lo hay (por ejemplo, en la forma que elige el personaje para vengarse de un camionero sin escrúpulos, o en las inspiraciones celestiales de Jor-El a Lois Lane) se introduce de forma sutil para no estropear la enorme tensión dramática que han logrado las imágenes. Los tintes fantásticos de la historia no rompen el realismo, pues aquí no vale todo (no hay besos que hagan olvidar a la chica la identidad secreta del héroe, giros alrededor de la tierra que hacen que el tiempo vaya hacia atrás, ni otras licencias de fantasía ingenuas y poco creíbles de anteriores largometrajes). La historia de El hombre de acero, que reflexiona sobre temas como la moralidad y el sacrificio, acaba convirtiéndose en una interesante fábula sobre la capacidad del ser humano para alcanzar grandes logros, y superar sus limitaciones, si se siguen los modelos adecuados. Curiosamente, en esta versión cobran más importancia que nunca los paralelismos con el Evangelio presentes en mayor o menor medida en las anteriores cintas y en los comics originales creados por Jerry Siegel y Joe Shuster (curiosamente ambos eran judíos). Esta vez, se recalca que el protagonista ha sido enviado a la tierra por su padre ‘celestial’ con el objetivo de que sirva con sus actos como un modelo para los humanos, éste permanece 33 años–el dato se llega a repetir por si alguien no lo ha pillado– oculto –limitándose a realizar pequeños milagros– antes de salir a la luz pública, y para subrayar el carácter espiritual-religioso del relato, cuando se plantea ofrecer su vida para salvar a la humanidad, recurre a un sacerdote cristiano que le ofrece un inteligente consejo. El hombre de acero apuesta por el individuo corriente del mundo, o sea el que no es un superhombre. Así, adquieren más valor que en otros filmes de superhéroes las heroicidades humanas, y las hazañas ‘corrientes’ de un científico, un grupo de militares y la periodista Lois Lane resultan claves para resolver la situación, con el apoyo de su aliado sobrenatural. Un reparto de primera fila aprovecha que los personajes son de carne y hueso, todos ellos –tanto los protagonistas como los más episódicos– muy bien definidos. Destaca un esforzado Russell Crowe como el padre planetario de Supermán, Jor-El, con más papel que nunca, pues su espíritu está muy presente a lo largo del metraje, pero también realiza un trabajo igual de bueno Kevin Costner, como el padre terrícola, un hombre honesto que recomienda sensatez y discreción. Existen valiosos trabajos en roles secundarios de Diane Lane –la madre adoptiva–, Laurence Fishburne –como Perry White, el astuto editor jefe del periódico– y sobre todo de Michael Shannon, actorazo de títulos como Take Shelter, que defiende muy bien al villano de la función, obsesionado hasta la locura por salvar a su planeta. Los protagonistas también vuelan alto (nunca mejor dicho). Amy Adams compone sin duda a la mejor Lois Lane que se ha visto en una pantalla –y ha habido muchas–, una periodista comprometida en esclarecer la verdad que no duda en arriesgarse si hace falta. También Henry Cavill (que ha trabajado en títulos como la serie Los Tudor) supera a sus predecesores, pues compone un Supermán que sigue un enorme recorrido emocional, mucho menos plano que el bonachón ingenuo que encarnó el (justamente recordado y admirado, pero menos meritorio) Christopher Reeve, y que llega incluso a llorar, de forma creíble. Por supuesto, el público más ‘palomitero’ saldrá entusiasmado. El hombre de acero tiene un ritmo dinámico, rico en acción, con grandes dosis de espectacularidad en secuencias como las persecuciones en Krypton, el incendio en la plataforma petrolífera, el combate en Kansas y el brutal enfrentamiento final en Metrópolis, que se esfuerzan por lograr cierta originalidad.

6/10
The Blacklist

2013 | The Blacklist | Serie TV

El agente Raymond Reddington, también conocido como Red, ha estado desaparecido durante años, y el FBI le buscaba por supuesta traición. De repente y sin causa aparente se entrega en el vestíbulo de los cuarteles generales de la mismísima agencia. Afirma que sólo hablará si le traen ante él a Elizabeth Keen, una agente novata especializada en elaborar perfiles de criminales. Entonces les hablará del complot de criminal de guerra bosnio para secuestrar a la hijita de un general. Será el primero de una larga “lista negra” que incluye personajes a los ha investigado en todos esos años, y cuya detención desea ahora, pero según sus particulares reglas del juego. Red pasa a ser un prisionero muy particular del FBI, y con Keen establece una relación muy especial, al estilo de la que mantenía Hannibal Lecter con la también agente del FBI Clarice Sterling en El silencio de los corderos. Serie de espías creada por Jon Bokenkamp, donde nada es lo que parece, con personajes que ocultan sus intenciones o secretos del pasado. Está atravesada de un aire de conspiración y misterio que atrapa, y en la idea de un plan maestro para atrapar delincuentes a los que no se llega por los cauces habituales hace pensar en la reciente Vigilados: Person of Interest. El episodio piloto es prometedor, y está dirigido por un director tan solvente como Joe Carnahan, que empezó a mostrar su buena maña para la acción no convencional en Narc. Pueden surgir dudas sobre el trabajo de la desconocida Megan Boone, aunque en líneas generales se puede decir que aguanta el tipo. Pero quien indudablemente es el rey de la función es James Spader, con un look de cráneo rasurado nada habitual en él, que logra dar a su personaje un aire inquietante sin ser tópico.

6/10
Dollhouse

2009 | Dollhouse | Serie TV

Imaginativa serie creada por Joss Whedon, responsable de otras series de éxito como Buffy, la cazavampiros o Angel, y de largometrajes como Serenity. Aquí se sirve del atractivo y buen hacer de la actriz Eliza Dushku para entregar una historia de ciencia ficción, con muchos elementos de intriga. "Dollhouse" es como, dice su nombre, una especie de 'casa de muñecos' en donde viven una serie de personas singulares denominadas 'activos' o simplemente 'muñecos'. Se trata de individuos que han sido vaciados de personalidad y permanecen en un estado infantil, y además son susceptibles de recibir otras personalidades y capacidades diversas, como habilidades, memoria muscular, recuerdos, etc. Se les utiliza para llevar a cabo misiones normalmente malvadas, como asesinatos u otros crímenes, aunque también a veces realizan actos buenos. La historia se centra en una de estas 'muñecas', llamada Echo, la cual en su estado de vacío empieza a darse cuenta de lo que está sucediendo a su alrededor.

5/10
La sombra del poder

2009 | State of Play

A la redacción del Washington Globe llegan para ser cubiertas dos historias en apariencia inconexas, ocurridas en la ciudad capitolina. Por un lado, la muerte de un ladrón de poca monta y las heridas casi mortales de un repartidor de pizzas, a manos de un tirador profesional. Por otro, la muerte de Sonia Baker, investigadora para el congresista Stephen Collins, arrollada en el metro. Este último suceso tiene diversas connotaciones: Stephen tenía una relación extramarital con la difunta, quien estaba reuniendo pruebas en su investigación de la principal empresa privada contratista del Ministerio de Defensa; y el periodista del Globe Cal McAffrey es el mejor amigo de Stephen y de su esposa Anne. McAffrey se ocupa del primer caso, pero echará una mano a la novata Della Frye, que se ocupa del escándalo político. Adaptación de la miniserie de la BBC creada en 2003 por Paul Abbott, ha contado con un curtido equipo de guionistas, especialistas en intrigas con visos de gran conspiración: Matthew Michael Carnahan (La sombra del reino), Tony Gilroy (Michael Clayton) y Billy Ray (El espía); a lo que se suma un director al que le gustan las tramas políticas, Kevin Macdonald (El último rey de Escocia). El resultado es un entretenimiento de gran calidad, con una madeja argumental lo suficientemente enrevesada para captar la atención, y lo suficientemente inteligible para que el espectador no se pierda. El film se esfuerza en rendir un sincero homenaje a lo mejor de la profesión periodística, que trata de desvelar la verdad por muy escandalosa que resulte, lo que la emparenta con títulos como Todos los hombres del presidente, un referente claro. Así, Cal es un reportero de la vieja escuela, que busca los hechos, contrasta la información, maneja bien las fuentes; su fobia a las nuevas tecnologías –tiene un ordenador antediluviano– es una pose frente a las facilidades blogueras, capaces de decir inmediatamente cualquier cosa de modo irresponsable, sin la preocupación de la verdad que contengan o el daño que puedan hacer, y la presión aumentada por la primicia. Funciona bien el contraste con la novata –que potencialmente representa el peligro de decadencia de la profesión–, el equipo de apoyo de Cal, y la figura de la editora, donde se diría que la composición de Helen Mirren homenajea a Katharine Graham, mítica figura del Washington Post. Hay inteligencia en el modo en que se imbrica la intriga política y la investigación periodística, con lo estrictamente personal, que afecta a Stephen y Cal, una amistad puesta a prueba por dos complicados triángulos amorosos, y por el telón de fondo de un grupo paramilitar de aviesas intenciones, y por los tejemanejes de los politicastros, que en vez de servir al público, sirven a su propio interés. E incluso hay espacio para la sorpresa. Aunque puede haber pasajes discutibles –el interrogatorio en el motel, por ejemplo–, en general se dota a la narración de una densidad adecuada, con tiempo para que los personajes se nos aparezcan como de carne y hueso, principalmente los compuestos por Russell Crowe (extraordinario, como siempre), Ben Affleck (correcto) y Robin Wright Penn (estupenda en su breve pero intenso papel). Hay además buenos pasajes de acción e intriga, donde se logra sorprender, algo no tan sencillo cuando un espectador hastiado de efectos especiales, cree haberlo visto ya todo: sin parafernalia digital, funcionan bien por su suspense la escena del hospital y la del garaje subterráneo.

6/10
El último asalto

2007 | Resurrecting the Champ

Erik Kernan es un joven y ambicioso periodista deportivo del Denver Times, que lleva un apellido mítico en su gremio, pues su padre fue un popular locutor radiofónico del mundo del deporte. A sus treinta y pico años se encuentra en una encrucijada. Por un lado no está satisfecho en el trabajo, pues le encargan crónicas de muy escaso interés. Por otro lado está separado de su esposa, que trabaja en el mismo diario, y tiene un hijo pequeño que le idolatra, pero al que mantiene engañado acerca de la verdadera importancia de su tarea. Este panorama podría cambiar cuando conoce en la calle a un “sin techo”, antiguo boxeador, al que todo el mundo llama “Campeón”. Pues el tipo resulta ser Robert Satterfield, un púgil que estuvo en un tris de convertirse en alguien importante, y que combatió con nombres míticos como Rocky Marciano o Jake La Motta. Se trata del tema perfecto para un artículo que podría ayudar a rencauzar la vida profesional y familiar de Erik. Interesante y emotivo drama basado en hechos reales, con muchos puntos de interés, rodado con pulso firme por Rod Lurie (Candidata al poder, Sra. Presidenta)… Ojalá se pudiera decir esto de más películas. Porque no diremos que éste sea un film que reinvente el Séptimo Arte o aporte grandes novedades en modos de narrar… Pero sin embargo su trama atrapa, porque está desarrollada con oficio, y presenta personajes muy humanos, y problemas entendibles por cualquier hijo de vecino. Por un lado se plantea la cuestión de la tarea periodística, con la ética que obliga a comprobar todos los extremos de una historia, y a no olvidar nunca que cualquier artículo trata de personas de carne y hueso, no de papel. También se bucea en la ambición profesional, que puede nublar y llevar directamente al abismo. Sin hacer sangre, pero con contundencia, resulta muy interesante la mirada a los distintos profesionales del periodismo: por supuesto Josh Harnett, como el protagonista, pero también su veterano editor, un magnífico Alan Alda, o la productora televisiva de Showtime, la “mujer desesesperada” Teri Hatcher, que atrapa la frivolidad de la pequeña pantalla y el tratamiento efímero de la noticia. Una habilidad del guión de Michael Bortman y Allison Burnett, que adaptan un artículo de J.R. Moehringer, es su cohesión interna, que relaciona las subtramas porque comparten los “grandes temas”. Así, tenemos la gloria perdida del Campeón –genial Samuel L. Jackson, en uno de los mejores papeles de su carrera, el actor está de Oscar–, mientras Erik trata de conquistar la suya. Y está toda la cuestión familiar, el fracaso matrimonial y la relación padre-hijo, que resuena a varios niveles.

7/10
Sra. Presidenta

2005 | Commander in Chief | Serie TV

Por primera vez en la historia, una mujer llega a la presidencia de los Estados Unidos. Bien es cierto que ello ocurre cuando el presidente muere repentinamente, tras sufrir un colapso en el Despacho Oval. La vicepresidenta Mackenzie Allen se ve inesperadamente aupada al cargo. Aunque las trabas surgen desde el primer momento, pues inicialmente le sugieren que dimita, y así le sucederá el más experimentado Nathan Templeton, jefe de la Cámara de Representantes. Ella está a punto de hacerlo, pero cuando observa la actitud de Templeton en cuestiones como el papel de la mujer y la relación con el islam, cambiará de idea. Lo que no agrada nada al personal de la Casa Blanca, cuyos cargos principales presentan en bloque su dimisión. Rod Lurie está detrás de lo que podríamos denominar versión femenina de El ala oeste de la Casa Blanca. El cineasta no es novato en pintar los entresijos del poder estadounidense, pues en Candidata al poder ya pintaba a una senadora encarnada por Joan Allen, que aspiraba a la vicepresidencia. Aquí pinta las diversas crisis a que se enfrenta en su mandato, como la posible ejecución de una mujer en Nigeria. Aunque el mayor escándalo se produce con la salida a la luz de que un presidente muribundo le pidió que renunciara al cargo.

5/10
Sospechoso cero

2004 | Suspect Zero

Thomas, un curtido agente del FBI, investiga una serie de asesinatos perpetrados por un ‘serial killer’, que va dejando extrañas pistas. Lo curioso es que ninguno de los muertos parece un angelito precisamente. ¿Es quizá el criminal una especie de justiciero vengador que va por libre? Cualquiera sabe, pero entre que Thomas tiene un extraño don, que no quiere reconocer, y el hecho de que se ve obligado a trabajar con una antigua novio, el tipo no anda muy contento que digamos. Este film con ribetes parapsicológicos quiere ir en la línea de Seven y compañía, y aunque querer no siempre es poder, al menos cuenta con un reparto apañadito, donde destacan Ben Kingsley y Carrie-Anne Moss.

5/10
Ray

2004 | Ray

Si hay un género capaz de evidenciar las debilidades del cine a la hora de ahondar en las interioridades del ser humano, ése es el llamado biopic, historias que pretenden abarcar y hacer balance de lo que ha sido la vida de una persona real. El mayor elogio que cabe hacer de Ray es que nos lleva extraordinariamente cerca de Ray Charles Robinson (1930-2004), leyenda musical que aunó estilos tan variados como el jazz, el rythhm & blues, el gospel, el rock & roll e incluso el country. Taylor Hackford (director de Noches de sol y Prueba de vida, y productor de Cuando éramos reyes) evita entregar una serie de retazos biográficos, cosidos con más o menos esmero, gracias al sólido guión de James L. White. La historia arranca con el viaje en autobús que lleva al joven ciego negro Ray desde Florida al ambiente jazzístico de Seattle. Trama líneal ascendente de corte clásico, ayuda a conocer la limitación física del protagonista, su incipiente genio musical, las gentes de su entorno, los primeros éxitos, y la relación con la discográfica Atlantic Records, sorprendentemente humana. Los logros en su carrera artística vienen entreverados con una agitada vida personal, donde la presencia de una esposa que le quiere, Della Bea, no impide las relaciones amorosas con otras mujeres, algunas prolongadas en el tiempo, o la caída en la drogadicción. Pero lo que imprime hondura emocional a la narración de la lucha profesional y familiar de Ray son los flash-backs, que retrotraen a su infancia, Arcadia feliz pero también época de traumas: importancia esencial, en estas escenas y en otras oníricas, reviste la maravillosa figura materna de Aretha Robinson. Antes de su muerte, el propio Ray Charles dio luz verde al film. Lo que no significa que se caiga en la pura hagiografía, pues se aborda su descenso a los infiernos con sinceridad, no reñida con la elegancia. Pero sobre todo se intenta contar una historia de superación, gracias a los apoyos adecuados; la realización, una vez más, del sueño americano, con actos que redimen, como el significarse en la lucha por la igualdad racial. Jamie Foxx hace una gran caracterización del genial músico, a lo largo de todo el metraje. Y los demás actores, sin duda secundarios, están a su altura, con mención especial para la desconocida Sharon Warren, que compone una madre inolvidable.

7/10
La mancha humana

2003 | The Human Stain

El profesor Coleman Silk tiene un gran prestigio en la universidad. Está a punto de jubilarse, sin embargo su carrera académica termina de un modo inesperado: enfrentándose a unas falsas acusaciones de racismo. Tras el improvisto varapalo, Coleman conoce a Faunia, una mujer mucho más joven que él, con la que comienza a vivir una aventura erótica que va a traerle severos problemas. El más importante tiene que ver con su propia identidad, con la sinceridad de su vida y con un secreto del pasado que atormenta su memoria una y otra vez. Junto a ello, deberá enfrentarse a la violencia del ex marido de Faunia. El reputado director Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto) adapta una novela de Philip Roth, prestigioso novelista estadounidense, propenso a narrar con desesperanza los sinsabores de la sociedad norteamericana. La película es una indagación acerca del sufrimiento que supone vivir en la mentira y cómo ésta acaba sin duda revolviéndose contra uno mismo. Benton rueda con estilo correcto, límpido en las escenas ambientadas en 1998, pero vertiendo una fotografía más calida cuando rescata momentos del pasado. Pero quizá lo que provoque extrañeza sean los personajes y sus vivencias: los postulados del secreto de Coleman pueden resultar fácilmente rebuscados y la expansión erótica entre él y Faunia, una mujer claramente desequilibrada, padece de falta de credibilidad. Si esto no es suficiente para alejar al espectador de sus problemáticas, se debe exclusivamente a la labor de los actores, unos Anthony Hopkins y Nicole Kidman que demuestran su talento también en proyectos desiguales, y que están estupendamente secundados por Gary Sinise, como el biógrafo de Coleman, y por Ed Harris como el violento ex marido.

4/10
Matrix Reloaded

2003 | Matrix Reloaded

La espera de la segunda parte de Matrix se hizo larga, desde el primer impacto sufrido allá por 1999. Pero, ¡feliz tardanza!, ya que los avispados Andy y Larry Wachowski ofrecen aquí una traca de vueltas y revueltas en la historia, acción a raudales, nuevos y sugerentes personajes, tecno-filosofía ecléctica de alta confusión y clones de ese maniquí con gafas que decía que los seres humanos éramos “una enfermedad, un cáncer de este planeta, una plaga, y nosotros somos la cura” (al tipo debió de gustarle su frase porque ahora se reproduce más que las pecas en verano). Pero no va a ser tan fácil atrapar a Neo, un Elegido que todavía mantiene dudas acerca de su destino, pero que ha perfeccionado tanto sus poderes que ahora se siente como pato en el agua repartiendo estopa a los elegantes agentes (pregunta filosófica: ¿por qué los malos van siempre hechos un pincel?­­). Pero hablemos de la historia. Sión, la única ciudad libre del planeta, situada a muchos kilómetros de la superficie, está amenazada. Las máquinas la han detectado y 250.000 “calamares” se acercan a ella a velocidad vertiginosa. Ante esa perspectiva, Morpheo, convertido ya en una especie de gurú espiritual, acallará a las masas prometiéndoles la victoria: ¿Y si la profecía fuera cierta y mañana terminara la guerra? Para ello, como siempre, habrá que contar con Neo, quien tendrá que llegar hasta el “El arquitecto”, el individuo que ha creado y controla matrix. La película es a todas luces espectacular. Reúne secuencias de acción tan excesivas y apabullantes que dejan a su antecesora en paños menores, y entre ellas los quince minutos de persecución en la autopista y la superpelea de Neo enfrentándose a 100 agentes Smith son algo nunca visto. Hay además ideas asombrosas, como el pasillo creado en matrix, el cual, además de un golpetazo en la retina del espectador, supone un hallazgo extraordinario para explicar en imágenes la realidad virtual. Por el contrario, es posible que los más críticos no queden del todo conformes con una ciudad de Sión, que había levantado demasiadas expectativas y quizá no alcance el nivel esperado, y es que una extraña orgía a cámara lenta le birla indudablemente parte de su aureola épica y la asemeja demasiado a una discoteca delirante. Por último, un aviso para navegantes: conviene agilizar al máximo nuestras conexiones neuronales para captar al vuelo el sentido de frases del tipo: “No viniste aquí para tomar la decisión. Ya la habías tomado. Estás aquí para tratar de entender por qué la tomaste”. Y eso sólo por poner un ejemplo, porque para comernos el tarro nada como el sorprendente desenlace, que, ¡oh desolación!, hará que nos preguntemos de nuevo: ¿Pero qué es Matrix?

6/10
Daño colateral

2002 | Collateral Damage

Los sucesos del 11 de septiembre obligaron a retrasar el estreno de este film de Andrew Davis (El fugitivo), donde la esposa y el hijo de un bombero mueren en una acción terrorista. Se supone que El Lobo, un guerrilero colombiano, es el responsable del atentado y sus “daños colaterales”. Así que para allá va Arnold Schwarzenegger en busca de venganza. Para incondicionales de las películas de acción al más clásico estilo hollywoodiense.

4/10
Pumpkin

2002 | Pumpkin

Carolyn es la chica más popular del instituto, con lo que eso conlleva... Es bastante fría y superficial, pero algo está a punto de cambiar. Está decidida a que su hermandad, con ella al frente, gane un premio estatal. Para quedar bien con el jurado propone que una de sus chicas ayude a entrenar a los atletas discapacitados para un torneo deportivo. Carolyn se queda horrorizada cuando sale elegida para ser la encargada de tratar con estos chicos. En su nueva tarea conoce a un adolescentes en silla de ruedas, la mejor persona con la que se ha cruzado hasta la fecha. Aunque pueda parecer la típica película de instituto, la originalidad de Pumpkin reside en el hecho de introducir en el argumento a chicos con alguna minusvalía. Esto posibilita que la moraleja de la cinta sea de lo más enriquecedora gracias a los valores tan importantes que transmite la historia de la frívola Carolyn. Francis Ford Coppola es el productor ejecutivo de esta película independiente.

4/10
Titus

1999 | Titus

William Shakespeare es sin duda uno de los autores más adaptados a la gran pantalla. Sus obras son famosas en el mundo entero gracias a su objetiva y certerísima disección de las pasiones humanas. Pero entre ellas hay también algunas historias que no han adquirido el peso de sus hermanas mayores, y tal es el caso de Tito Andrónico, un drama donde la violencia y la venganza son las protagonistas. El mejor general romano, Titus Andronicus, regresa victorioso de la guerra contra los bárbaros. Con él trae prisionera a la reina de los godos, Tamora, a tres de sus hijos y al moro Aarón. Para seguir con el ritual de la victoria, Titus lleva a cabo el sacrificio de uno de los hijos de Tamora, pese a las súplicas de ésta. Pero cuando el caprichoso Saturninus es nombrado nuevo emperador del imperio y concede la libertad a la reina cautiva, ésta pergeñará una atroz venganza contra el prestigioso general. Que la película no está al alcance de todos los paladares lo explica el hecho de que se estrenara en nuestro país con cinco años de retraso. La directora Julie Taymor, más tarde encumbrada gracias a Frida, despliega un espectáculo visualmente impactante, entre barroco y kitsch, y excesivo también en la explicitud de la violencia y del hedonismo que domina el imperio. La puesta en escena es enormemente audaz al mezclar pasado y presente dando lugar a arriesgados anacronismos narrativos (el niño del inicio, los automóviles, la estética nazi, los discursos con micrófono, guerreros tipo Mad Max…). La sorpresa de esas imágenes y cierto tono teatral dota a la historia de un aire irreal y fantasioso, aunque lleno de vigor, donde el aspecto formal acaba por llevarse el gato al agua. Y la bella Jessica Lange y el sufriente Anthony Hopkins mantienen un duelo tan brillante como sobrecogedor.

6/10
Desde que os fuisteis

1998 | Since You’ve Been Gone

Un grupo de antiguos compañeros de instituto se reúne a cenar con motivo del 10º aniversario de su graduación. La nostalgia se combina con su situación actual: algunos se han casado, pero otros esperan encontrar esa noche a su media naranja. Un ritmo ágil y varias situaciones humorísticas con algo de mala leche dan una película interesante. Dirige y protagoniza David Schwimmer, ya conocido por la exitosa serie Friends.

4/10
La marcha del millón de hombres

1996 | Get on the Bus

Veinte hombres, muy diferentes entre sí, pero con algo en común –el color de su piel–, viajan a lo largo del país desde los Angeles hasta Washington D. C., con la idea de formar parte de la Marcha del Millón de hombres, una manifestación por la igualdad racial. Al principio todos ellos son unos desconocidos, pero cuando vuelvan, tras haber vivido las más diversas vicisitudes, serán hermanos para siempre. Spike Lee dirige este film, que nos hace tomar conciencia de la lucha que hay que librar para la consecución, reconocimiento y mantenimiento de los derechos civiles. El film interesa desde el principio, y conmueve gracias a una gran interpretación coral, con una cuidadosa elaboración de los personajes.

5/10
Clockers (camellos)

1995 | Clockers

Dos hermanos muy distintos viven en el barrio neoyorquino de Brooklyn. Victor es el mayor, un padre de familia que se gana la vida con dos trabajos. Strike, el pequeño, es un traficante de drogas. Tras ser acusado Strike de asesinato, Victor se declara autor del crimen y es encarcelado. El veterano policía Rocco Klein investigará el caso, convencido de que Victor es inocente. Tras haber sido el cineasta negro más reivindicativo, Spike Lee (Haz lo que debas, Cuanto más, mejor) aborda este thriller en el que continúa reflexionando sobre la realidad social de los Estados Unidos. Junto con su actor fetiche, John Turturro (Haz lo que debas) el reparto está encabezado por el prestigioso Harvey Keitel (El piano).

5/10
Ciudadano Bob Roberts

1992 | Bob Roberts

Debut en la dirección del actor Tim Robbins, que hace una acendrada crítica del tantas veces circense mundo de la política. Para ello sigue la campaña del ciudadano Bob Roberts del título, un tipo que se presenta al Senado por el partido republicano, y que originalmente era cantante de canciones folclóricas, que se integran en la banda sonora del film.   La película no es ciertamente original, sigue la estele de los populistas protagonistas de Un rostro en la multitud y El candidato, que se llevan a la gente de calle, pero que realmente no tienen un programa nítido para mejorar las cosas en la sociedad. Robbins no sólo dirige, sino que firma el guión, protagoniza, y compone él mismo las canciones de su personaje. Ha contado con la intervención de muchos actores conocidos para pequeños papeles, en el fondo, cameos.

5/10
A la caza del lobo rojo

1989 | The Package

El sargento Gallagher recibe una difícil misión: custodiar a un soldado desde Alemania hasta los Estados Unidos, donde será juzgado por un tribunal militar. Todo se complica cuando, al llegar a suelo americano, el prisionero huye. El protagonista se verá envuelto en oscuros asuntos políticos.  No recibió muy buena acogida en su momento, aunque la carga de acción y la dosis de intriga del film consiguen que el resultado sea entretenido. El reparto, encabezado por Gene Hackman (Sin Perdón), Joanna Cassidy (Blade Runner) y Tommy Lee Jones (Lincoln) hace un buen trabajo.

5/10

Últimos tráilers y vídeos