IMG-LOGO

Biografía

James Marsden

James Marsden

46 años

James Marsden

Nació el 18 de Septiembre de 1973 en Stillwater, Oklahoma, EE.UU.

El hombre que fulmina con la mirada

19 Diciembre 2011

James Marsden parecía flor de un día, destinado al olvido tras un par de éxitos de cine adolescente y su trabajo como Cíclope en la saga de X-Men. Sin embargo, se lo está trabajando para seguir en el punto de mira de los directores hasta el punto de que se atreve a interpretar papeles del mismísimo Dustin Hoffman.

Nacido el 18 de septiembre de 1973, en Stillwater (Oklahoma), James Paul Marsden es hijo de un profesor universitario y una experta nutricionista. Empezó a estudiar periodismo en la Universidad del Estado de Oklahoma, pero antes de acabar sus estudios decidió que lo suyo era la interpretación. "Yo sabía que quería ser actor, pero mis amigos no me entendían. Todos ellos estaban concentrados en acabar sus carreras y a mí me veían como a un rarito. Por suerte mis padres me apoyaron, porque si no hubiese tenido éxito, seguiría viviendo con ellos", me explicó Marsden en una entrevista.

La apuesta no le salió mal, pues en 1992 le ficharon para la serie La niñera y algún que otro telefilm antes de debutar en el cine con la comedieta No Dessert, Dad, Till You Mow the Lawn, donde era uno de los hijos de un tipo que se pasaba el día trabajando. Su primera gran oportunidad le llegó como protagonista del film de terror adolescente Comportamiento perturbado, donde era un joven recién trasladado a un pueblecito que descubre que los otros jóvenes se comportan en su totalidad de forma excesivamente modélica. También iba dirigida al público más joven Rumores que matan donde su personaje decide con sus compañeros de piso hacer correr un bulo sobre una nueva estudiante y su novio, con consecuencias funestas.

En X-Men y sus secuelas, James Marsden interpretó su papel más recordado, Scott Summer, el alumno mutante más aventajado del profesor Xavier, capaz de fulminar literalmente con la mirada, pues lanzaba rayos con los ojos. Aunque su personaje era bastante secundario, y mera comparsa de los que tenían más peso en la trama, el film tuvo tanto éxito que le convirtió en una celebridad. Siguió adscrito al género superheroico con Superman Returns, donde fue Richard White, el chico que rivalizaba con Clark Kent para conquistar a Lois Lane. También tuvo una gran repercusión su trabajo como joven abogado en la serie Ally McBeal.

Casado en 2000, tras cinco años de noviazgo con la también actriz Lisa Linde, el matrimonio es padre de dos niños.

Apasionado de los musicales, aspira a protagonizar alguno en los escenarios. De momento encarnó a un presentador televisivo en Hairspray. También había canciones en Encantada. La historia de Giselle, donde interpretó a un príncipe de cuento. Apareció en títulos como 27 vestidos, Hop o Un funeral de muerte (versión americana) antes de emular al mismísimo Dustin Hoffman en Perros de Paja (Straw Dogs), dura cinta en la que interpretaba a un guionista enfrentado a los habitantes del pueblo natal de su esposa.

Filmografía
The Comeback Trail

2020 | The Comeback Trail

Max Barber (Robert de Niro) es un codicioso productor de cine de Hollywood de serie B. Tras el fracaso de su última producción, necesita encontrar un nuevo proyecto que le permita saldar su deuda con un jefe de la mafia local (Morgan Freeman). Decide emprender la producción de una película con escenas de acción de alto riesgo, con el fin de provocar la muerte de su actor protagonista y poder cobrar así el altísimo seguro, solucionando definitivamente sus problemas económicos. El actor elegido para desempeñar el papel protagonista es Duke Montana (Tommy Lee Jones), una vieja estrella deprimida con problemas con la bebida. En definitiva, el blanco perfecto para los planes de Max. Sin embargo, los días de rodaje van transcurriendo y Max no consigue su propósito, sometiendo a Duke a retos cada vez más peligrosos. Paradójicamente, mientras Duke va sobreviviendo escena tras escena, Max, inconscientemente, está rodando la mejor película de su carrera.

Mrs. America

2020 | Mrs. America | Serie TV

Serie planteada claramente como diatriba contra Phyllis Schlafly, activista conservadora de St. Louis. La acción comienza en 1972, cuando el poder legislativo de Estados Unidos aprueba la Enmienda de Igualdad de Derechos o Equal Rights Amendment (ERA). Schlafly, también madre de familia casada con un influyente abogado, llega a la conclusión de que este supuesto avance podría acabar perjudicando a las mujeres, y destruyendo a la familia tradicional. De ahí que se lance a elaborar una serie de boletines, y a impartir charlas exponiendo su punto de vista, para evitar que la mayor parte de estados ratifiquen la ERA, condición indispensable para que entre en vigor. Dahvi Waller (guionista en series como Mad Men) escribe y aparece acreditada como creadora de esta miniserie de 10 capítulos para Hulu, donde precisamente su trabajo quizás suponga el punto más débil. Sobre todo, se muestra claramente partidista, no se intenta entender el punto de vista de los republicanos. Se arremete contra Schlafly, a la que muestra como una pobre desgraciada contradictoria, que defiende que la mujer no está discriminada, pero que por ejemplo asiste a una reunión en la que le piden que sea la que tome notas, por ser la única mujer, o su esposo la obliga a mantener relaciones sexuales cuando ella está agotada. Se describe en cambio sin aristas a sus oponentes, representantes de la segunda ola del feminismo, como Gloria Steinem, fundadora de MS Magazine, la escritora Betty Friedan o Shirley Chisholm, primera afroamericana elegida para el Congreso. Se trata no obstante de una serie con cuidada reconstrucción de la época, y con una realización notoria, se llevan el mayr mérito Anna Boden y Ryan Fleck, en su proyecto inmediatamente posterior a Capitana Marvel, pues se han responsabilizado de cuatro de los diez capítulos. Resulta muy eficaz que los tramos en los que aparece Schlafly estén rodados en un estilo tradicional y más academicista, y los del resto de mujeres, cámara en mano, con un toque más moderno. También se han esforzado mucho los miembros del reparto, en especial Cate Blanchett, en el rol protagonista, pero también John Slattery (su marido), Rose Byrne (Steinem), Elizabeth Banks (la feminista Jill Ruckelshaus), o James Marsden (el diputado Phil Crane), todos ellos tan eficaces  que por momentos consiguen que no se note que sus personajes estén torpemente descritos sobre el papel.

5/10
Sonic: La película

2019 | Sonic the Hedgehog

Para escapar de unos malvados seres de su mundo, Sonic, erizo azul con el superpoder de correr a enorme velocidad, se ha refugiado en Green Hill, un pueblecito de la Tierra. Pero no puede llamar la atención, por lo que permanece en soledad, oculto en una cueva; en su desesperación observa desde la distancia a Tom Wachowski, el sheriff local, y a su esposa Maddie, que serían sus padres ideales, con cuidado para que no le descubran. Cuando Sonic provoca un accidente que deja sin luz a toda la zona, el gobierno sospecha de su existencia, por lo que envían al Dr. Robotnik, que tratará de capturarlo con ayuda de sus sofisticados drones. Salto al cine del personaje emblemático de los videojuegos de Sega, creado en 1991 para competir con Super Mario Bros. de Nintendo, la competencia. Puesto que este último dio lugar a un film de valor ínfimo, y no suele ser habitual que los grandes éxitos de las consolas propicien adaptaciones dignas, el proyecto no hacía augurar nada bueno, sobre todo desde que Paramount lanzó el primer tráiler, con un diseño del personaje muy poco atractivo, que fue muy criticado, sobre todo por los fans. En un caso sin muchos precedentes, la ‘major’ escuchó sus lamentos y decidió reelaborar al protagonista, pese a que el proceso acarreó grandes gastos. Quizás por las bajas expectativas, el conjunto sorprende para bien, pues el metraje pasa a toda pastilla. En primer lugar se ha logrado una convincente integración de los actores con el personaje, creado con animación CGI, y sus efectos visuales de última generación propician efectivas secuencias de carreras, y enfrentamientos con Robotnik y sus creaciones. Integra también mucho humor, muy blanco, dirigido al público familiar, referencias a películas famosas como Speed y personajes de la cultura popular como Flash, y muchos guiños para los ‘gamers’, como la sintonía original del juego, y alguna sorpresa post-créditos. El debutante realizador Jeff Fowler aprovecha que el guión se articula en torno a la necesidad de los seres vivos de relacionarse, y tener una familia, de modo que su relato de amistad entre humano y extraterrestre perseguido por el gobierno recuerda lejanamente a E.T., el extraterrestre. También se pone en solfa la tendencia actual de anteponer la carrera profesional a todo, hasta tal punto que se renuncia por completo a los seres cercanos. James Marsden (Wachowski) tiene química con el protagonista animado, se nota que tiene experiencia en este terreno con Hop, donde se hacía amigo de un conejo. A sus 58 años, Jim Carrey se ha olvidado de sus actuaciones contenidas, en títulos como El show de Truman, aquí muestra el lado más histriónico de La máscara y similares, pero su villano de cómic tiene su gracia.

6/10
Westworld (2ª temporada)

2018 | Westworld | Serie TV

Segunda temporada de la serie sugerida por la novela “Almas de metal” de Michael Crichton, y que desarrolla el matrimonio Jonathan Nolan-Lisa Joy. Arranca un tanto confusamente, a partir de esa suerte de revolución de los robots anfitriones del ambicioso parque temático Westworld, quienes en mayor o menor medida han adquirido una cierta autoconciencia,y no están dispuestos a actuar según los planes y relatos trazados por sus creadores, ingenieros y empresarios. Hay un deseo de asomarse al exterior, al mundo real, aunque no está claro en qué medida esto es el resultado de las ideas visionarias del desaparecido doctor Robert Ford, prototipo del científico que juega a ser Dios. Los primeros compases narrativos muestran los esfuerzos de la organización del parque para controlar el caos, mientras Dolores Abernathy y Maeve Millay intentan ser dueñas de su propio destino, la primera recordando confusamente que ya ha estado en ese mundo que llaman real, o la otra tratando de completar a su manera el relato con que fue programada. Bernard Lowe debe conjugar ese extraño doble rol de criatura y creador, también moviéndose en un mar de recuerdos confusos. Aunque la narración tiene algo de hipnótico, se plantean temas sugerentes –a la cuestión de la inteligencia artificial se suman ahora cuestiones como el transhumanismo y el deseo de inmortalidad acudiendo a la ciencia, otros reflejos de la deshumanización de la sociedad insatisfecha–, y se ha aligerado algo la abultada carga de violencia y sexo de la primera entrega, Westworld deja un poco de insatisfacción, por los muchos hilos narrativos que se lanzan, tan extraños y misteriosos que cuesta hacerse cargo de las motivaciones de los personajes. Nolan y Joy juegan con las limitaciones del ser humano, que se manifiestan en sus criaturas robóticas, y lo hacen con su confusión mental, la carencia de la totalidad de las respuestas, que tiene manifestaciones en sus recuerdos fragmentados; una idea que hace pensar en Memento, dirigida por Christopher Nolan a partir de un relato de su hermano, quien también participaba en el guión. La banda sonora de Ramin Djawadi, con nuevas variaciones, ayuda sobremanera a crear el particular “mood” de la serie.

6/10
Desvelando la verdad

2017 | Shock and Awe / The Truth Matters

Película basada en hechos reales, describe cómo la administración de George Bush Jr. se apoyó en la inteligencia que aseguraba la existencia de armas de destrucción masiva en Irak para invadir el país y derrocar a Saddam Hussein. La Casa Blanca contó con el apoyo de la Cámara de Representantes y del Senado, así como de la práctica totalidad de los medios de comunicación, no solo los conservadores como Fox, sino también los liberales como el New York Times. El film pone el foco en Jonathan Landay y Warren Strobel, reporteros investigadores de Knight Ridder, un conglomerado periodístico que servía sus artículos a periódicos de todo Estados Unidos, y que fue el único que desafió la versión oficial recurriendo a fuentes contrastadas para sus informaciones. Los periodistas contaron con el respaldo de su editor, John Walcott, y con la colaboración del veterano corresponsal de guerra Joe Galloway, cuya experiencia en Vietnam dio pie a un libro y a la película Cuando éramos soldados, algo que se menciona en Desvelando la verdad. Rob Reiner vivió su etapa dorada como director en los 80 y lo 90, cuando dirigió títulos tan valiosos como La princesa prometida, Cuenta conmigo, Misery y Algunos hombres buenos. Luego siguió con una carrera algo irregular, de filmes simplemente correctos en el mejor de los casos. En 2017 colaboró con el debutante guionista Joey Hartstone y con el actor Woody Harrelson en A la sombra de Kennedy, que retrataba al presidente Lyndon B. Johnson. De nuevo se repite aquí esta triple colaboración en un film de tintes políticos, bien realizado, que ilustra lo ocurrido, aunque al mismo tiempo resulta un tanto anodino. El film pone el acento en cómo la Casa Blanca se movió por una estrategia geopolítica tras el 11-S muy específica, que pretendía primordialmente trasladar el modelo de las democracias occidentales a Oriente Medio. Tal idea cegó a los dirigentes, capaces de autoconvencerse de lo que fuera para no respetar la soberanía de un país y derrocar a un cruel dictador. Con un resultado trágico en muertos de la población civil y de las tropas estadounidenses; esto último se subraya con el personaje del joven afroamericano que se alista para servir a su país y queda anclado en una silla de ruedas. El film procura ser equilibrado en su denuncia, y combina bien la parte dramatizada de actores –eficaces Harrelson, James Marsden, el propio Reiner, Tommy Lee Jones...– con abundante material documental, bien integrado en la narración, de las declaraciones de los políticos: Bush, Rumsfeld, Wolfowitz, Rice...

6/10
Westworld

2016 | Westworld | Serie TV

Más de 40 años después de Almas de metal, donde Michael Crichton llevaba a la gran pantalla su novela sobre un parque temático que permitía viajar al lejano Oeste, con robots que convertián la experiencia en inolvidable, llega esta serie que expande la idea incorporando avances tecnológicos, y ofreciendo una visión más pesimista acerca de la naturaleza humana y la facilidad con que se deja llevar las personas por los instintos más bajos. Detrás está Jonathan Nolan, quien ya advertía acerca de los dilemas morales que plantean las nuevas tecnologías en Vigilados: Person of Interest, y que ya despegado definitivamente de su hermano Christopher ha creado la nueva serie con su esposa Lisa Joy. Entre los productores no sorprende encontrar el nombre de J.J. Abrams, no en vano su compañía se llama Bad Robot. La trama imagina un futuro en que una compañía ofrece la posibilidad de visitar el lejano Oeste en Westworld, un parque temático con un marco paisajístico amplísimo, y numerosísimos personajes encarnados por robots de ultimísima generación, cada uno de los cuales ofrece al visitante la posibilidad de vivir una gran historia. Aunque acuden familias, son más frecuentes tipos que desean vivir experiencias fuertes de sexo y violencia, acostándose con prostitutas o violando a damiselas, o descerrajando tiros sin ton ni son no sólo a facinerosos, sino a todo el que te caiga mal o te aburra. Los ingenieros que están detrás del invento, el doctor Robert Ford y Bernard Lowe, detectan anomalías en los robots, que no acaban de subsanarse en sucesivos reseteados, parece que los distintos personajes, una chica y su padre, la madame del prostíbulo, etcétera, están desarrollando la capacidad de soñar, unas reverberaciones que podrían aproximarles a los humanos. Tras los dos primeros episodios, hay que destacar el enorme esfuerzo de producción, los planteamientos un poco a los Blade Runner con sus replicantes más humanos que los humanos, y algunos dilemas y cuestiones morales, de los límites de la ciencia, la ambición, la depravación en que pueden hundirse las personas, de indudable interés. Pero resulta agotadora la insistencia sexual y sanguinolenta, con excesos que siguen la estela del hiperrealismo hasta el paroxismo.

6/10
Un accidente llamado amor

2015 | Accidental Love

Negocios con resaca

2015 | Unfinished Business

Dan decide abandonar su empresa cuando le notifican que le bajarán el sueldo. Su intención es montar la suya propia y hacer sombra así a los negocios de su antigua jefa. Formará tándem entonces con dos socios, a cual más incompetente: el maduro Timothy, que sólo piensa en divorciarse para poder acostarse con más mujeres, y el joven Mike, un chico con pocas neuronas, incapaz de hacer la o con un canuto. Juntos intentarán cerrar un importante acuerdo de negocios en Europa. El desfase será total. Patochada norteamericana que incide en el tipo de bobería soez que desgraciadamente ha ido haciéndose un hueco en el género de la comedia estadounidense. El planteamiento inicial prometía más, pero el guión sólo avanza a través de la acumulación de escenas de ínfimo calado y dudoso gusto. Tampoco funciona bien el equilibrio, digamos, emocional, pues al personaje principal, un tipo normal que quiere sacar adelante a su familia, se le suman dos socios tan ridículos y a veces tan patéticos que verdaderamente producen desconcierto y anulan cualquier tipo de seriedad y verosimilitud al conjunto. Al correcto pero sosito Vince Vaughn –que repite con el director Ken Scott tras ¡Menudo fenómeno!– acompaña una desaprovechadísima Sienna Miller, protagonista de un hilo narrativo principal pero al que incomprensiblemente se deja morir. En cuanto al veterano Tom Wilkinson y al joven Dave Franco, sólo cabe decir que sus papeles no se cuentan precisamente entre los más memorables de su filmografía... En definitiva, apenas se salva algo en Negocios con resaca y algunas groserías son llamativamente repulsivas, como las escena de los penes, absolutamente inenarrable.

2/10
The D Train

2015 | The D Train

Dan Landsman (Jack Black), casado y con un hijo adolescente, nunca fue muy popular en el instituto. Y ahora, como miembro del comité de organización de la fiesta del 20 aniversario de la promoción, tampoco le hacen mucho caso sus compañeros. Para lograr que la fiesta sea un éxito se le ocurrirá sin embargo una idea original: traerse a Oliver Lawless (James Marsden), quien fuera el chico más popular del curso, que ahora ha hecho carrera como actor en Hollywood. Según Dan, Oliver será la clave para que todo el mundo acuda a la reunión. Y, engañando a su jefe Bill (Jeffrey Tambor) como si de un viaje de negocios se tratará, Dan vuela hasta Los Ángeles para convencer a Oliver para que se apunte al festejo. Los guionistas Andrew Mogel y Jarrad Paul, responsables de la muy superior Di que sí, debutan también en la dirección con esta gamberra comedia dramática, bastante singular respecto al tono que adopta. Bajo los numerosísimos gags groseros y escatológicos, diseñados para quitar hierro al asunto (y en donde quedan patentes la hipersexualización que supone la ideología de género, y la carente educación paternofilial de la familia protagonista), se esconde una base dramática que saca a la luz frustraciones y traumas propios de la modernidad. Puede leerse así la película como una parábola sobre la falsedad de las apariencias y de la fama, con una clara moraleja acerca de lo peligroso de crearse expectativas y de ver estúpidamente el éxito en lo que realmente no tiene el más mínimo valor. Todo ello puede emerger a propósito de la insatisfacción que puede sobrevenir en ciertas épocas de la vida. Pero, aun con ese fondo tan enjundioso como peliculero, The D Train resulta muy poco atractiva y ratos pesadita, un cúmulo de situaciones vergonzantes, con personajes adultos muy patéticos, incapaces de avanzar y de ver las cosas con un mínimo de raciocinio. Jack Black se esfuerza por hacer amable al protagonista, con una de sus típicas sobreactuaciones, pero ni siquiera hay alguna escena del film que merezca realmente la pena.

3/10
Territorio Grizzly

2015 | Into the Grizzly Maze

Lo mejor de mí

2014 | The Best of Me

Dawson Cole está a punto de perder la vida en un acto heroico, pues salvó a dos compañeros durante un accidente en la plataforma petrolífera en la que trabaja en Louisiana. Después de que el médico le informe de que sigue en este mundo de milagro, le notifican por teléfono el fallecimiento de su antiguo amigo Tuck Hostetler. Muy lejos de allí, Amanda Collier, madre de familia de buena posición, también recibe la terrible noticia. Ambos viajarán a Oriental, la pequeña ciudad de Carolina del Norte donde más de veinte años atrás se enamoraron... Nicholas Sparks, el Stephen King de la novela romántica, acumula una legión de seguidores en todo el mundo. Éstos le alzan al número 1 de las listas de ventas cada vez que publica, lo que suele suceder a ritmo de un libro o dos por año. Tampoco resulta tan meritorio, pues los apasionados reconocerán las numerosas similitudes entre la trama y los personajes de Lo mejor de mí y su primer trabajo editado, El diario de Noa, que dio lugar al film más popular, de esperpéntico título en español, pues el personaje se llamaba Noah. También aquí se desarrollan conquistas amorosas en dos tiempos, y de la misma manera chica de familia acomodada se fija en chico pobretón pero honrado y trabajador. Y en momentos como aquél en el que uno de los progenitores trata de separarles, se tiene la impresión de que el autor se ha limitado a cambiar los nombres de los protagonistas y poco más (para colmo de males, aquélla tampoco era muy original, pues fusilaba Tomates verdes fritos). Pero aquí no están Rachel McAdams y Ryan Gosling, que funcionaban muy bien en pantalla. Sus sustitutos, un soso James Marsden (que ya estaba en el título de Nick Cassavetes) y la más resultona Michelle Monaghan, destilan escasa química entre ellos, al igual que sus réplicas juveniles, Luke Bracey y Liana Liberato (aquí mejor él que ella). Por supuesto, en Lo mejor de mí, se presenta el amor de forma edulcorada, como una fuerza capaz de superar todo tipo de problemas, aunque lo que en apariencia iba a ser un sentimiento puro a lo Romeo y Julieta, en realidad siempre conduce al sexo. El otras veces eficaz Michael Hoffman (El club de los emperadores) poco puede hacer desde su puesto de realizador para que cuelen los acartonados diálogos y unos giros previsibles, folletinescos y en ocasiones hasta ridículos. Si a alguien el final le parece increíble e hilarante, que lea el del libro, que le supera con creces. Eso sí, incluso siendo de lo menos apasionante de la factoría Sparks, cumplirá su función de apaciguar el mono de azúcar de los incondicionales, que por supuesto no echarán en falta los bonitos atardeceres y las cartas lacrimógenas leídas en off.

4/10
El loft

2014 | The Loft

Cinco hombres, yupis de dinero, comparten un lujoso loft con la intención exclusiva de que les sirva de lugar para sus encuentros sexuales a espaldas de sus esposas. La idea parece perfecta para que no surjan problemas, hasta que una mañana aparece en la cama el cadáver ensangrentado de una joven. Concebido cómo una intriga al estilo Agatha Christie, en la que unos cuantos personajes reunidos intentan descubrir qué ha sucedido, el film (un remake del film de 2008 dirigido por el mismo director, Erik Van Looy), urdido como si de una obra de teatro se tratara, nos lleva de adelante a atrás y de atrás a adelante en continuos saltos de tiempo para ensamblar la historia a modo de puzzle y comprender todos los elementos que han jugado un importante papel en la situación. El entretenido guión contiene pasajes sórdidos y retrata a personas sin escrúpulos que viven para el placer, con comportamientos irresponsables y donde la amistad y la traición no se contraponen. Los diferentes caracteres (el seductor, el graciosillo, el violento, el cerebral, el de buen corazón) están perfectamente descritos, a lo que hay que añadir una meritoria interpretación del reparto, lleno de rostros conocidos, en donde destacan James Marsden, Karl Urban, Wentworth Miller y Rachael Taylor.

4/10
Welcome to Me

2014 | Welcome to Me

Vaya resaca

2014 | Walk of Shame

El mismo día que su novia le abandona, a la periodista Meghan le comunican que no ha sido la elegida como presentadora de un programa de noticias a la que ella aspiraba. Decidirá entonces irse de marcha con sus amigas Rose y Denise. Al final acabará en la casa de un desconocido, pero lo más difícil será regresar a casa. Comedieta a ratos divertida que se apoya íntegramente en las dotes de actriz y comediante de la guapa Elizabeth Banks (Los juegos del hambre). Durante todo el metraje vamos siguiendo sus peripecias por la ciudad de Los Ángeles, en donde irá sumando una calamidad tras otra. La reportera parece atraer la mala suerte como si fuera un maleficio. Aunque el guión es muy ligerito, entretiene, y algún gag con la amiga tonta tiene bastante gracia.

4/10
Anchorman 2: The Legend Continues

2013 | Anchorman 2: The Legend Continues

El mayordomo

2013 | The Butler

La historia de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos, a través de los ojos de Cecil Gaines, que trabajó como mayordomo en la Casa Blanca, desde los días de la presidencia de Eisenhower hasta los de Reagan. El film, a modo de película río, arranca con la niñez de Cecil y el asesinato de su padre, que cultivaba campos de algodón. Una serie de carambolas propician la dedicación profesional de Cecil en ambientes refinados, lo que le empuja a ser considerado para un puesto que le lleva a servir a siete presidentes. Un sueldo razonable –aunque inferior al que perciben sus iguales blancos– le permite sacar adelante a su familia, aunque deberá afrontar el alcoholismo de su esposa Gloria, el activismo político, que no entiende, de su hijo Louis, y la decisión del otro, Charlie, por ir a luchar a Vietnam. Lee Daniels, director de cintas duras como Shadowboxer, Precious y El chico del periódico (The Paperboy) entrega sin duda la que es su película más comercial y digerible por el gran público, basada en un caso real relatado en un artículo periodístico de Will Haygood. Firma el guión de la cinta Danny Strong, autor de los libretos de las “tv-movies” políticas Game Change y Recuento. El mayordomo es una cinta agradable de ver, con un reparto casi siempre acertado, donde se llevan la mejor parte interpretativa Forest Whitaker (Celil), Oprah Winfrey (su esposa Gloria) y David Oyelowo (el hijo de ambos, Charlie). De hecho son sus conflictos dramáticos los que mejor funcionan: el padre que ha conocido un estado de las cosas y desea lo mejor para su familia, confiando en el sistema, aunque acabará cuestionándose las cosas, al estilo de lo que hacía Anthony Hopkins en Lo que queda del día; la madre que padece ciertas desconsideraciones de su esposo –nunca ha movido un dedo para enseñarle la Casa Blanca–, mantiene la unidad familiar como puede y es tentada por consuelos que mitiguen las ausencias de Cecil; y el empuje generacional del hijo que pelea por el cambio, aunque pueda preguntarse acerca de si el precio del distanciamiento de su padre no es demasiado alto. Algo más ambigua es la consideración que merece la dedicación profesional de servir como mayordomo, pues aunque se inserta una acertada reflexión de Martin Luther King sobre la ética del trabajo, no deja de presentarse como un trabajo de segunda fila, tal vez porque en este caso su desempeño va unido a las consideraciones raciales. Cuando se quiere hacer un gran fresco histórico, el devenir de los Estados Unidos en la última mitad de siglo, se corre el riesgo de la simplificación y el academicismo, que no acaba de sortear con éxito Daniels. De hecho los presidentes que desfilan por la pantalla son pobres esbozos sin alma, especialmente ridículo resulta Nixon, al que John Cusack no logra insufla el necesario carácter, más allá de que se quiera ofrecer de él una descripción decididamente poco partidaria. Y el colofón con Obama, aunque razonable, resulta algo previsible y carente de la necesaria emoción.

6/10
2 Guns

2013 | 2 Guns

Bobby y Stig son compañeros de fechorías desde hace unos meses. Son buenos, en lo que hacen. Así, han preparado meticulosamente el atraco a un pequeño banco cerca de la frontera con México. Su objetivo es robar el dinero del cartel de la droga con el que están asociados, ya que previamente les han negado un negocio y quieren darles una lección. Pero resulta que en el banco hay mucho más dinero del que pensaban (más de 43 millones de dólares) y que ese dinero no es de los traficantes. Aquí nada es lo que parece, ni siquiera Bobby y Stig son precisamente criminales corrientes... Vehículo de acción a mansalva para el absoluto lucimiento de Denzel Washington y Mark Wahlberg, que se lo pasan pipa con sus personajes, unos tipos bien perfilados, cortados por el mismo patrón, prestos a demostrar al otro quién es el amo en todo. Lo mejor del 2 Guns es por eso el proceso de tira y afloja entre ellos y los montones de socarronería y humor que despiden sus personajes, aun en medio de trifulcas sangrientas que espantarían al mismísimo Chuck Norris. El guión de Blake Masters, inspirado en los cómics de Steven Grant, está además bien estructurado, de modo que los diferentes elementos en liza –los protas, los narcos, la DEA, los militares, la CIA– están equilibradamente tratados, presentes lo justo en la historia. Detrás de las cámaras se sitúa el islandés Baltasar Kormákur, quien debutó en Hollywood con la interesante Verdades ocultas y triunfó con Mark Wahlberg en Contraband, remake por cierto de un estupendo film islandés protagonizado por él mismo (Reykjavik-Rotterdam). El tipo demuestra en esta suerte de “buddy movie” moderna su pericia en las escenas de acción y en la dirección de actores, pero arriesga mucho con el tono de farsa criminal que domina toda la cinta. Porque Kormákur camina por el filo de la navaja, entre la violencia y la comedia, con excesos por ambos lados que podrían haber dado al traste con todo, al estilo de filmes como Noche y día, El equipo A o la última aventura de John McClane, por poner ejemplos bien conocidos. Y si el film, sin ser nada del otro mundo, sale más o menos airoso de este peligro es sin duda por el plantel de sólidos actores y su bien enroscada trama criminal, donde todos se persiguen sin respiro como el perro y el gato, y el ratón puestos al caso. Entre los secundarios destacan unos estupendos Edward James Olmos y Bill Paxton.

5/10
As Cool as I Am

2013 | As Cool as I Am

Una inteligente adolescente intenta crecer de forma normal en un pequeño pueblo pese a sus egocéntricos padres, que la tuvieron cuando tenían su edad y se han resistido a aceptar que les ha llegado la madurez. Visión ligera de un típico argumento televisivo en el que una joven es más responsable que sus padres. Claire Danes y James Marsden dan vida a los protagonistas y aumentan la expectativas de este film, cuyo contenido no está finalmente al nivel de lo esperado.

5/10
Despedida de soltera

2012 | Bachelorette

Cuatro amigas del instituto se reencuentran en Nueva York con motivo de la boda de una de ellas. La agraciada es Becky, una chica rolliza de gran corazón. Su gran amiga es Regan, que esconde su frustración vital detrás de una máscara de mujer fuerte y segura. Luego están Gena, que va de cama en cama porque no ha podido superar el abandono de su antiguo novio, al que verá de nuevo en la boda; y por último Katie, chica pizpireta y desequilibrada que desea sentar la cabeza con un novio formal. Durante la noche antes de la boda armarán una buena, también n compañía de los amigos del novio. Las películas de bodas bien pueden ser consideradas un subgénero dentro de las comedias. Las hay por montañas, en sus dos versiones: las del puntillo romántico o directamente las que se centran en las orgías y locuras previas a la boda. Despedida de soltera, lamentable debut de Leslye Headland, se ubica más dentro de este último saco, en alza después de Resacón en Las Vegas. Pero aquí el resultado es una calamidad, no hay gracia en un guión sin chispa, lleno de lugares comunes, con personajes más tontos que Abundio, y cuyo humor únicamente se apoya en los continuos diálogos groseros y escatológicos, con abundante vocabulario procaz, del estilo pene, vagina, mamada, semen y otras lindezas. Verdaderamente hay poco que resaltar del film. Una verdadera pena, porque cuenta con un elenco más que sólido, donde destaca el trío formado por Kirsten Dunst (Melancolía), Isla Fisher (Confesiones de una compradora compulsiva) y Lizzy Caplan (Monstruoso).

2/10
Un amigo para Frank

2012 | Robot & Frank

Futuro no tan lejano. Frank es un anciano que vive solo en medio del campo, sus hijos adultos no pueden ocuparse tanto de él como quisieran. De modo que le compran un robot, auténtico asistente del hogar, que puede ocuparse de todo tipo de tareas: limpieza, cocina, acompañamiento... Frank se resiste a aceptar esa ayuda artificial, pero va a descubrir en este regalo no solicitado una inesperada compañía, que hasta le rejuvenece en la recuperación de un antiguo “oficio” por el que nunca le pillaron: el de ladrón. Con la ventaja de que el robot no se cuestiona si lo que hace está bien o mal... Original cinta de ciencia ficción, muy creíble y con aire retro que hace pensar un poco en la española Eva. Detrás están dos desconocidos, el debutante director Jake Schreier y su guionista Christopher D. Ford. Aborda con humanidad, buen tino y pocas complicaciones de guión el tema de la vejez y las limitaciones que lleva consigo, incluido cierto complejo de culpa de las familias, que cada vez disponen de menos tiempo para atender a sus mayores. Frank Langella (El desafío. Frost contra Nixon) hace una gran interpretación.

6/10
Perros de paja (Straw Dogs)

2011 | Straw Dogs

Revisión de la novela "The Siege of Trencher's Farm", de Gordon Williams, que ya dio lugar a una de las películas más conocidas y duras de Sam Peckinpah. Toma el testigo como realizador Rod Lurie, responsable de La última fortaleza y Candidata al poder. El principal cambio con respecto al film precedente es el escenario donde transcurre la acción, ya que se sustituye Gran Bretaña por el sur estadounidense, con sus jugadores de fútbol americano, entrenadores, música country, etc. El protagonista pasa de ser astrofísico a guionista de cine, aunque sigue llamándose David Sumner. Se mantiene en líneas generales el mismo esquema, pues Sumner se traslada con su mujer, Amy, actriz que ha aparecido en una conocida serie televisiva, al pueblo natal de ésta tras la muerte de su padre. Los Sumner pretenden quedarse allí una temporada mientras arreglan la casa familiar, tarea para la que han contratado a Charlie, un ex novio de Amy, al frente de un pequeño equipo. Pero el reservado guionista, necesitado de soledad para trabajar en un guión sobre una película acerca de la batalla de Stalingrado, no acaba de encajar con unos vecinos que piensan que les mira por encima del hombro. Además, Charlie sigue sintiéndose atraído por Amy... Todo esto, más la desaparición de la hija del entrenador, desencadenará la tragedia... Peckinpah era más hábil para utilizar el fuera de campo de cara a contar cómo la tensión iba en aumento, hasta que explotaba la violencia. De esa forma, su relato se hacía más fluido y creíble. También se apoyaba bastante el film en la elaborada construcción del personaje central que realizaba Dustin Hoffman, genial como intelectual poco agraciado físicamente que parece sentirte acomplejado por su carácter débil e impotente para proteger lo suyo. Aunque James Marsden hace lo que puede, obviamente no es lo mismo. En la nueva cinta quedan numerosos cabos sueltos. De repente, los carpinteros resulta que han ahorcado brutalmente al gato. ¿Son trabajadores o una panda de psicópatas? No se entiende por qué los protagonistas ante la marcada hostilidad que sufren en el lugar siguen permaneciendo allí. Y luego, de repente, una trama secundaria desencadena un auténtico baño de sangre por pura casualidad, y el personaje de Marsden pasa de ser un inútil que no sabe ni ponerle el seguro a la escopeta, a comportarse como un Terminator. Por lo demás, Kate Bosworth (Superman Returns) sin ser Susan George realiza un trabajo aceptable, el joven Alexander Skarsgård da el tipo, y la factura técnica es correcta.

4/10
Hop

2011 | Hop

Tim Hill fue el responsable de Alvin y las ardillas, mezcla de imagen real con personajes animados relacionados con la música. También quiere triunfar en este campo el aspirante a batería que protagoniza esta cinta, para la que ha contado como productor con Christopher Meledandri, que hizo lo propio con Gru. Mi villano favorito, y cuya huella queda patente en la aparición de unos pollos amarillos que recuerdan a los secuaces del protagonista de aquella cinta. Fred es un joven que se resiste a abandonar la casa paterna. Aunque acude regularmente a entrevistas de trabajo, siempre encuentra excusas para no quedarse con ninguno. Después de que sus padres le lancen un ultimátum, está a punto de acudir a una entrevista de trabajo en una empresa de videojuegos, pero antes atropella accidentalmente al hijo del Conejo de Pascua, un joven que ha dejado su hogar, porque aspira a ser percusionista en un conjunto musical en vez de seguir los pasos de su padre y relevarle en el cargo, como éste espera. Técnicamente impecable, la integración de los múltiples personajes animados con los humanos es asombrosa. Además, los personajes son atractivos y el protagonista es bastante expresivo. Desentonan un poco los humanos, pues sus interpretaciones son excesivamente histriónicas, sobre todo la del protagonista, James Marsden, conocido por su papel de Cíclope en X-Men. Por suerte, el guión tiene hallazgos divertidos, por lo que se sigue con interés. Aunque su tratamiento de las relaciones paternofiliales no pasa de la mera caricatura, critica a los jóvenes con complejo de Peter Pan que se resisten a asumir sus responsabilidades, lanza una pequeña reflexión sobre la necesidad de madurar y abrirse camino en la vida abandonando el nido, y su visión de las relaciones familiares es positiva.

5/10
Un funeral de muerte

2010 | Death at a funeral

El veterano director Frank Oz regresó en 2007 a su Gran Bretaña natal, tras años trabajando en Estados Unidos, para dirigir Un funeral de muerte, una comedia muy negra, pero divertida. Tres años después, el cómico Chris Rock ha producido un remake con un reparto mayoritariamente afroamericano, pensado para el público de Estados Unidos. Allí se estrenó la versión anterior, que desató excelentes críticas, pero apenas llamó la atención del público. Rock contrató al mismo guionista, Dean Craig, que ha mantenido básicamente la mismas secuencias, con algunos cambios menores. Su principal labor ha consistido en reelaborar los diálogos –pensados para personajes muy británicos– para que suenen naturales en estadounidenses. El propio Rock interpreta a Aaron, que tras la muerte de su padre se ha encargado de organizar el funeral, y tiene que leer el panegírico, a pesar de que todo el mundo espera que lo haga su hermano Ryan (Martin Lawrence), novelista de éxito. Pero se acumulan los despropósitos, porque los empleados de la funeraria llevan un cadáver equivocado, mientras que Elaine le ha dado a su novio Oscar lo que ella cree que es un valium, pero que resulta ser una potente droga alucinógena. Además, aparece en el lugar un enano misterioso que guarda un secreto del fallecido. Resulta curioso que Neil Labute (En compañía de hombres), guionista, dramaturgo y cineasta que estaba considerado a finales de los 90 adalid del cine independiente, haya acabado dirigiendo remakes con Chris Rock y Martin Lawrence. El director parece haber perdido su talento, y es incapaz de manejar los resortes cómicos que en manos de Frank Oz funcionaban como piezas de relojería. Además se recrea en detalles escabrosos, ya presentes en el film original, pero que aquí resultan agotadores. Por último, el reparto no es el más adecuado. Algunos actores, como Rock, Lawrence y especialmente Tracy Morgan (Rockefeller Plaza) se exceden en paroxismo, mientras que otros, como Danny Glover –el tío anciano y paralítico–, simplemente están mal elegidos. Se salva, eso sí, Peter Dinklage, el enano del film original que repite con el mismo personaje.

4/10
The Box

2009 | The Box

Tercer largometraje de Richard Kelly, considerado un director de culto por los amantes de las excentricidades cinematográficas desde que rodó Donnie Darko, en 2001. Desde entonces sólo ha dirigido la poco difundida Southland Tales, y escribió el guión de Domino, para Tony Scott. Esta vez, Kelly –también guionista– ha tomado como punto de partida el cuento corto “Botón, botón”, del maestro del género fantástico Richard Matheson, si bien su trama está muy alargada y reinterpretada. Norma (profesora) y su marido Arthur (ingeniero de la NASA), son un matrimonio normal, padres de un niño, que un día oyen sonar el timbre de su vivienda unifamiliar. Al abrir la puerta, no hay nadie, pero les aguarda una misteriosa caja que alguien les ha dejado. Contiene un artefacto que no se sabe muy bien qué es, y anuncia la visita inminente de un tal Arlington Steward. Éste se presenta a la hora señalada, habla con Norma y le explica que si pulsa el botón de tan curioso aparato ocurrirán dos cosas: alguien a quien no conoce morirá, y ella recibirá un millón de dólares. Lógicamente, a Norma y a su marido les aterra acabar con la vida de un ser humano, pero el millón de dólares les ayudaría a pagar deudas... Como en su cine anterior, Kelly sigue fiel a su estilo, claramente deudor de David Lynch. Y es que logra momentos inquietantes con un tono surrealista similar al del director de Terciopelo azul, la secuencia del amenazador alumno que quiere ver el pie lesionado de su profesora. Varios elementos están descaradamente tomados de Carretera perdida, como la conversación terrorífica telefónica de Cameron Díaz con Frank Langella, o el paquete misterioso que los protagonistas reciben en su casa. Pero estos fragmentos de impacto no son suficientes para sostener una trama que acaba siendo demasiado críptica y poco creíble pues, ¿cómo puede aceptar el espectador que los protagonistas tienen problemas económicos –por eso se ven obligados a pulsar el botón– si viven en una casa de lujo y conducen un coche carísimo? El reparto es desigual. Mientras que Frank Langella mantiene su nivel habitual como el escalofriante y carismático Arlington Steward, la especialista en comedias románticas Cameron Díaz no acaba de resultar creíble en un thriller, y tanto ella como el otro actor principal, James Marsden, se limitan a poner una cara de circunstancias muy seria que no resulta convincente. Todos estos defectos diluyen sus críticas –procedentes del cuento de Matheson– al egoísmo humano y a la insolidaridad, pues el dilema moral al que se enfrentan los protagonistas va perdiendo interés conforme el espectador se distancia de los hechos que suceden en la pantalla.

4/10
27 vestidos

2008 | 27 Dresses

Agradable comedia romántica que concede por primera vez el protagonismo absoluto en cine a la televisiva Katherine Heigl (Anatomía de Grey), que ya se había hecho notar por su buen hacer en Lío embarazoso. Tras la trama se reconoce la mano de la guionista de El diablo viste de Prada, Aline Brosh McKenna, prácticamente en cada fotograma. La trama se centra en Jane, perpetua dama de honor en las bodas de sus amigas, en las que pone todo su empeño para que el día de esos enlaces sea perfecto. De hecho, ha cumplido esta función en 27 ocasiones, incluidas dos bodas simultáneas, donde tenía que ir de un lado para otro, cambiar de vestido, etc. Precisamente allí le conoce un periodista de sociedad, que cree tener ante él un tema perfecto para un artículo. Entretanto Jane, enamorada de su jefe sin atreverse a confesar su amor, se va a llevar el chasco de que su hermana pequeña le encandila en un santiamén, hasta el punto de que conciertan su boda. Y claro, a Jane le va a tocar la penosa tarea de que todo salga a las mil maravillas. Es fácil reconocer en el personaje de James Marsden, el periodista que acaba arrepintiéndose de utilizar a Jane para sus propósitos, la huella de Frank Capra. Sin embargo a McKenna y a la directora Anne Fletcher les cuesta redondear su trama. Por un lado, porque no está bien explicada la tendencia de Jane de tratar de complacer a todo el mundo, que no se sabe si es virtud (generosidad) o debilidad (pusilanimidad); tal vez se intenta señalar, como hacían los filósofos clásicos, que la cosa debe colocarse en el justo medio, pero las cineastas no logran explicitarlo, e incluso acuden a explicaciones rocambolescas de su comportamiento tipo "como la madre de Jane murió siendo ella una niña, asumió el papel materno para cuidar de su hermanita, y por extensión de todo aquel por el que sentía un poquito de afecto". De todos modos estos defectos se perdonan más fácilmente en una comedia romántica, donde están bien planteadasy con cierta elegancia las situaciones de enredo, con algunos momentos divertidos, y buenos personajes secundarios (el jefe, la hermana, la amiga, el padre, el taxista...). Mientras que Heigl demuestra tener ese algo que necesita una intérprete para sostener una película. Entrevista con Katherine Heigl

6/10
Sex Drive

2008 | Sex Drive

Otra cinta de adolescentes obsesionados con el sexo en la línea de American Pie. Como los protagonistas de aquel film, Ian Lafferty también está traumatizado porque va a ir a la universidad siendo virgen. Se propone evitarlo recorriendo medio territorio estadounidense, de Chicago a Knoxville, en el coche que le roba a su hermano, para acostarse con una chica a la que ha conocido por internet y que le ha prometido liarse con él, si acude a visitarla. En el viaje Ian estará acompañado por Lance, otro ‘salido’ con más seguridad que él con las mujeres, y por Felicia, su inseparable amiga desde la infancia, de la que está secretamente enamorado. A los responsables de esta comedieta les viene al pelo que su público potencial sean adolescentes que desconocen por completo sus predecesoras, por lo que no dudan en ofrecer más de lo mismo, hasta el punto de que el gag inicial es clavado al que abría la citada American Pie, cuando no fusilan Viaje de pirados. Por lo demás, se recrea en la vulgaridad, con una imagen paupérrima de la adolescencia, y guarda pocas sorpresas. Se salvan parcialmente las apariciones de Seth Green (Buffy, la cazavampiros) como ‘amish’ apasionado de la mecánica.

2/10
Hairspray

2007 | Hairspray

En 1988, el casi siempre impresentable John Waters rodó una película titulada Hairspray (o sea, 'laca'), que consiguió hacer bastantes adeptos, acerca de una adolescente de Baltimore de los años 60, que sueña con acudir al Corny Collins Show, un programa de baile de la televisión local. La historia de Tracy Tumblad, que superaba las dificultades de su figura rechonchita para triunfar meneando el esqueleto, se trenzaba con una lucha más importante, la de la integración racial. Una historia así, simple y de buenas intenciones, era carne de cañón de musical de Broadway, y en efecto, en 2002, llegó la versión escénica, con música y libreto de Marc Shaiman y Scott Wittman. Han bastado 5 años para que ahora tengamos la correspondiente película, donde John Travolta da el salto de la brillantina (Grease) a la laca, con el papel de la madre de Tracy. ¿Es ésta una gran película? La respuesta es 'no'. Evidentemente las canciones son agradables, muy sesenteras, y la cosa se deja ver. Pero Adam Shankman (Se montó la gorda, Un canguro superduro, Doce fuera de casa) es un director discretito, incapaz de trascender la escasa estructura dramática para ofrecer algo memorable. Así, nos entrega un "pastelito" de buenos y malos, donde da un poco de pena ver a Michelle Pfeiffer en plan seductora "madrastra" ejecutiva de una cadena televisiva; la causa racial queda como excusa para decir 'qué fetenes somos' –resulta difícil imaginar a un Spike Lee, pongamos por caso, filmando en esta dirección– y las puyas al puritanismo –la "beatorra" encarnada por Allison Janney, la CJ de El ala oeste de la Casa Blanca– resultan impropias de un musical de estas características. Quizá lo mejor es el descubrimiento de la jovencita Nikki Blonsky, una encantadora protagonista; y sin duda tiene mérito Travolta convertido en oronda mujer y esforzándose por bailar con ritmo, aunque alguien debería explicarnos alguna vez por qué tanto empeño en complicadas tareas de maquillaje, cuando seguro que hay ahí afuera alguna señora gruesa encantadísima de hacer el papel de madre de Tracy.

5/10
Encantada. La historia de Giselle

2007 | Enchanted

Giselle es una jovencita que forma parte del mundo fantástico de los dibujos animados. Su vida es, tal y como se dice, “de cuento”, vive feliz con los animalitos del bosque, canta con preciosa voz los anhelos de su corazón y espera casarse con el príncipe Edward. Sin embargo, la malvada reina no quiere perder su trono y con malas artes destierra a la prometida de su hijo al mundo real. Y ahí, en pleno corazón de Manhattan aparece Giselle, convertida en un ser de carne y hueso y por supuesto más perdida que carracuca. Y es que en Nueva York la vida no es precisamente “encantadora”, los problemas surgen por doquier y nada se arregla con un simple sortilegio. Y las cosas se ponen aún más complicadas cuando recibe ayuda de un tal Robert, un atractivo abogado, divorciado y con una hija pequeña. Disney apuesta por este entrañable cuento para toda la familia ante la proximidad de las fiestas navideñas. Y si apuntaban al éxito, el tiro les ha salido excelentemente dirigido. Uno cree estar viendo una película de dibujos animados muy clásicos y, de repente, zas, se encuentra en pleno Broadway con la 42. Pero es que la historia atrapa, es original, tiene momentos divertidos y enternecedores, y el equilibrio entre fantasía y realidad es sencillamente magnífico, de modo que el resultado no es ni pueril para espantar a los adultos ni por supuesto demasiado serio para no engatusar a los más jóvenes. El guión de Bill Kelly introduce con discreción y tino diversos elementos de cuentos clásicos, como “Blancanieves y los siete enanitos”, “La bella durmiente” o “La Cenicienta”, y traslada personajes imaginarios al mundo real con simpática destreza (y nada menos que a través de la alcantarilla de Times Square). En este sentido resultan excelentes los efectos especiales, sobre todo en las apariciones de la simpática ardilla Pip y de los demás animales, y hay que hacer mención a las canciones del film, alguna interpretada con llamativas coreografías, como la extraordinaria “That's How You Know”, cantada y bailada en pleno Central Park. Se nota, en fin, que Kevin Lima (Tarzán), especialista en comedias infantiles, se siente cómodo con esta bella fábula sobre el amor, pues mima las imágenes (las transiciones con el libro son excelentes), introduce con soltura preciosos detalles llenos de sentido y, ante todo, tiene la suerte de contar con un reparto extraordinario para que el experimento no se le vaya de las manos. De todas maneras, es la bella pelirroja Amy Adams, nominada al Oscar por Junebug, la que brilla con luz propia a lo largo de todo el film. Tiene un no sé qué de ingenuidad y un gesto risueño de frescura tan desbordante que es imposible no caer presa de su hechizo.

6/10
Superman Returns

2006 | Superman Returns

Volver a resucitar en la pantalla al superhéroe de DC cómics ha sido muy complicado y ha llevado años, con el consiguiente “baile” de nombres del equipo técnico y artístico, que ha sido numerosísimo. Al final, Bryan Singer dio calabazas a la tercera entrega de X-Men (había dirigido las otras dos) y se metió de lleno en el regreso del hombre de Crypton. El reto no ha sido fácil, pero Singer ha resuelto la papeleta con gran suficiencia. Superman regresa tras una larga ausencia en el espacio, a donde marchó con la esperanza de hallar alguna señal de vida entre los restos de su antiguo planeta. Pero a su llegada, las cosas han cambiado mucho por aquí: la reportera Lois Lane se ha casado con el hijo del jefe del Daily Planet, se ha hecho famosa gracias a un artículo contra Superman y además se ha convertido en madre. Entretanto, Lex Luthor salido de la cárcel y trama liderar un nuevo orden mundial gracias precisamente a la tecnología alienígena que Superman dejó en la Tierra. En fin que nadie parece echar de menos al superhéroe de la capa roja, y mucho menos a Clark Kent. El gran mérito del film es que entretiene de veras. Los efectos especiales son tan perfectos que casi no lo parecen y hay un par de secuencias de acción muy logradas. Pero Singer ha puesto el énfasis en la trama, enriquecida con estudiados gags humorísticos muy eficaces y variados elementos dramáticos que aportan cierto tono oscuro al conjunto. No en vano, el director neoyorquino ha confesado la influencia de Batman Begins en su film. Efectivamente, el enfoque, aunque más tamizado que en la película de Nolan, es también algo crepuscular. Así, la misión salvadora de Superman –a veces muy acentuada- se equilibra con sentimientos y limitaciones más terrenas, a la vez que los humanos son llamados a un particular heroísmo en su lucha contra el mal. El reparto está correcto, aunque Brandon Routh y Kate Bosworth para nada hacen olvidar a la pareja Christopher Reeve-Margot Kidder. Y aunque entre los secundarios brille el carisma de Kevin Spacey, es una pena que la presencia de Parker Posey y Eva Marie Saint sea casi meramente anecdótica.

7/10
Entre la décima con Wolf

2006 | 10th & Wolf

Film inspirado en la vida del agente del FBI Joseph D. Pistone, conocido como Donnie Brasco. El sargento de marina Tommy San­tero llega a su antiguo barrio con la seguridad de que la relación de la mafia con su familia ha quedado atrás. Sin embargo, una vez en sus calles, un traficante sicialiano decide amenazar a la familia de To­m­my. Éste no sabe qué hacer: si mantenerse al margen de las acciones mafiosas o volver a las andadas para impedir que su familia sufra las consecuencias. La película, escrita por Bobby Moresco (Crash) cuenta con un reparto de lujo, con James Marsden, Giovanni Ri­bisi, Piper Perabo y Dennis Hopper.

4/10
The Alibi (La coartada)

2006 | The Alibi

Ray Elliott tiene un trabajo un poco especial. Se dedica a servir como coartada para sus clientes, cuando éstos mantienen relaciones extraconyugales. El tipo es especialista en inventarse todo tipo de historias para justificarles de cara a sus esposas. Mientras ejerce su extraña profesión, Ray se enamora de una mujer. Comedia que parodia los tópicos del cine negro, cortada a la medida de Steve Coogan. Le acompañan actores con oficio como son Sam Elliott o Rebecca Romijn.

4/10
X-Men 3: La decisión final

2006 | X-Men: The Last Stand

En esta ocasión, Warren Worthington II, heredero de un imperio financiero, descubre que su hijo, Warren Worthington III, oculta un temible secreto. Resulta que el chico desarrolla unas alas similares a las de los ángeles. Pasa el tiempo, y los laboratorios farmacéuticos que pertenecen a los Worthington logran encontrar un remedio para eliminar las mutaciones genéticas. Una simple inyección convierte a un mutante en un hombre normal. El temible Magneto desconfía de las supuestas buenas intenciones de los inventores del remedio. Convencido de que los mutantes deben enfrentarse a la humanidad, Magneto piensa que es una ofensa que traten de despojar a los suyos de sus habilidades excepcionales. Por esta razón, Magneto reúne a un ejército para destruir a los inventores de la inyección, aunque topa con la oposición de los X-Men, los pupilos de Xavier, que sueñan con la convivencia pacífica entre hombres y mutantes. Al mismo tiempo, los X-Men investigan la extraña reaparición de Jean Grey, una de sus más veteranas componentes, que supuestamente murió ahogada para salvar a sus compañeros. Tercera entrega de las aventuras del profesor Xavier y sus alumnos mutantes. Brett Ratner toma el relevo, después de que el director de las anteriores, Bryan Singer, abandonara el proyecto con el fin de dirigir Superman Returns, otra película de superhéroes muy distinta. Aunque se toma muchas libertades con respecto al cómic original, Ratner realiza una digna secuela, con espectaculares enfrentamientos entre ambos bandos de mutantes, como la que transcurre en un puente, aquellas en las que Jean Grey demuestra su poder telekinético o el ataque del temible Juggernaut. Tanta acción aparece convenientemente aderezada por temas de cierto calado, que ya aparecían en las anteriores entregas de la saga, como son la discriminación, los prejuicios sociales y la falta de ética en las innovaciones científicas. El desenlace parece dar a entender que se trata del colofón final a la saga de los mutantes, aunque es necesario ver la película hasta después de los títulos de crédito, para descubrir una sorpresa final.

7/10
The 24 Day

2004 | The 24 Day

Dan, un homosexual, intima en un bar con otro hombre, Tom, y acaba en su apartamento. Pero una vez allí, recuerda que estuvo con él cinco años atrás, y Tom resulta ser un psicópata que ata a Dan para sacarle sangre. Resulta que Tom cree que Dan es seropositivo y le transmitió el virus del sida, por lo que si las pruebas lo confirman, le asesinará. A pesar de su temática sórdida y escandalosa, este intrigante thriller del estilo de Misery está protagonizado por dos actores que empiezan a sonar: James Marsden (X-Men, El diario de Noah) y Scott Speedman  (xXx 2).

4/10
En la cumbre

2004 | Heights

Cinco personajes, veinticuatro horas, la Gran Manzana neoyorquina. Ellos son Isabel y Jonathan, joven pareja a punto de casarse; Diana, madre de la novia y célebre actriz; Alec, aspirante a actor; y Peter, que prepara un reportaje sobre una exposición fotográfica. Todos están conectados: unos lazos son visibles desde el principio, otros se descubren más tarde. Adaptación de la obra teatral de Amy Fox por ella misma, producida por la compañía de James Ivory, donde el desconocido Chris Terrio cuenta con un gran reparto. Es de esas películas de aire independiente y `casual', que aborda las perplejidades afectivas actuales, también de índole homosexual. La escena de arranque, el ensayo de Macbeth en un teatro, supone toda una declaración de intenciones: en efecto, Diana recrimina a sus alumnos de la escuela de interpretación la poca pasión que ponen, que relaciona con las estrechas miras de nuestro tiempo. Y es que los vaivenes de los personajes, sus sentimientos no expresados, tienen mucho que ver con esa situación de almas empequeñecidas. Los dilemas son los de siempre, pero se diría que los recursos para afrontarlos se han agotado, o se desconocen.

6/10
El diario de Noa

2004 | The Notebook

Las novelas de Nicholas Sparks, romántico a machamartillo, han sido adaptadas antes al cine en dos ocasiones. Mensaje en una botella, de Luis Mandoki, describe el hallazgo en el mar de una botella con un mensaje, que un viudo dirige a su mujer recién fallecida; y Un paseo para recordar, de Adam Shankman, se centra en el casto amor juvenil entre un joven algo gamberro y la hija de un pastor protestante, aquejada de una enfermedad. En los tres filmes domina el amor humano, entendido como fuerza poderosa capaz de superar los obstáculos que impiden su plena realización. Pero El diario de Noa, dirigida por Nick Cassavettes (mejor director que los otros dos citados), confunde el afecto del noviazgo con pasión y sentimientos intensos, que deben ser satisfechos en la cama. La trama arranca en una residencia de ancianos, donde una mujer aquejada del mal de Alzheimer recibe la visita de un hombre que le lee el diario de Noa, donde se consigna el apasionado amor juvenil de éste por Allie. Al estilo de Tomates verdes fritos, se alternan las vicisitudes de este amor desgraciado (diferente posición social de los jóvenes, oposición de los padres de ella, separación, guerra…), con escenas de los dos ancianos, en que se alimenta la expectación sobre cómo acabará todo. Cassavettes adopta un aire de folletín, con una sublimación del amor algo empalagosa. Eso sí, lo reviste de una bonita fotografía, una impecable ambientación, y unos buenos actores, tanto los veteranos (Garner, Rowlands) como los jóvenes (Gosling, McAdams).

5/10
X-Men 2

2003 | X2

Los mutantes están más perseguidos que nunca. Vistos como bichos raros, y después de un asalto sufrido en la Casa Blanca, el presidente ordena actuar contra ellos para lograr su control. Lo que no sabe es que el ataque de ese mutante anónimo fue coordinado en realidad por uno de sus asesores militares, William Stryker, con el fin de poder actuar de modo contundente contra los mutantes, a los que odia por razones muy personales. De modo que la Escuela de Jóvenes con Talento va a ser asaltada por el ejército, al tiempo que Stryker obliga al profesor Xavier a utilizar el Cerebro, para convocar a todos los mutantes y aniquilarlos. Las amenazas hacen extraños compañeros de cama, de modo que los pupilos del profesor van a colaborar con Magneto a la hora de enfrentarse a la actual amenaza. Una de las peculiaridades de esta nueva entrega de las andanzas de los X-Men es su intenso carácter coral. Hay muchísimos personajes, y todos tienen más o menos peso específico. Entre los viejos conocidos del primer film, podemos ver a Lobezno, que quizá averigüe al fin su origen, relacionado con un experimento militar con un metal llamado adiamanto (y conozca a su alter ego, la Dama Mortal); y a Tormenta, que gracias al Rondador va a descubrir que existen poderes más fuertes que la ira para luchar contra los enemigos. También repiten el profesor Xavier, Pícara (¿podrá controlar sus talentos para poder amar al Hombre de Hielo?), Cíclope, Jean Grey (con sus poderes telepáticos cada vez más descontrolados), Mística, Magneto… Y se suman personajes nuevos como Pyros, un joven que maneja el fuego como nadie, pero que parece verse atraído por el lado oscuro de los poderes mutantes, al más puro estilo Anakin Skywalker (casi se diría que este jovencito está cortado por el mismo patrón); y Rondador Nocturno, del que hablamos en otro sitio. Aunque Bryan Singer y su equipo de guionistas han echado el resto en no entregar una historia simplona, y en dar matices a los múltiples personajes, esto no es obstáculo para dejar boquiabierto en el capítulo de los efectos especiales. Además del asalto a la Casa Blanca, tenemos la liberación de Magneto de su prisión de plástico, la presa hecha añicos, la pelea de Lobezno y la Dama Mortal, las metamorfosis de Mística, el asalto de la Escuela de Genios… Vamos, que la acción no decae en ningún momento.

7/10
Interstate 60

2002 | Interstate 60: Episodes of the Road

Cuando se plantea qué camino seguir en la vida, Neal recibe de un misterioso personaje la oportunidad de recorrer una autopista con diversos destinos. En cada uno de ellos podrá ver cómo sería su vida, según hubiera tomado tal o cual decisión. Bob Gale, guionista habitual de Robert Zemeckis, con quien escribió la trilogía de Regreso al futuro, y cuyos dos actores principales interpretan aquí pequeños papeles, está tras la cámara.

6/10
Ingenuas y peligrosas

2001 | Sugar & Spice

Chicas monas, animadoras del equipo de fútbol del instituto. Sus amores y desamores, concebidos para provocar la risa, y hasta alguna que otra lágrima. A modo de ejemplo, destaquemos el prematuro embarazo de una de ellas y su “feliz” matrimonio. El guión de Mandy Nelson tiene el acierto de apostar por la ironía y el disparate. De modo que cabe divertirse con estas muchachitas histéricas, obsesionadas por su aspecto físico, con un cerebro bajo mínimos y de una ingenuidad y falta de madurez sorprendentes. Y sin embargo, remache a la citada ironía, se cumplirá en ellas el sueño americano. Entre las mozas actrices podemos ver a Mena Suvari, la jovencita animadora que despertaba la líbido de Kevin Spacey en American Beauty.

3/10
Ally McBeal (5ª temporada)

2001 | Ally McBeal (5ª Season) | Serie TV

Ally McBeal contrata a Jenny, una nueva abogada para su bufete. Pero ésta resulta ser la ex novia de Glenn, otro recién llegado a la empresa, del que Ally se ha enamorado. Mientras tanto, Lynn es elegida juez, y tras fallar a favor de una cadena de televisión, la contratan para presentar un programa. Última temporada de la conocida serie televisiva sobre la inestable abogada y sus compañeros de fatigas. Inesperadamente, dejo de emitirse, pues los índices de audiencia bajaron, y los protagonistas anhelaban otros proyectos.

4/10
X-Men 1.5

2000 | X-Men 1.5

Versión extendida con seis escenas inéditas de las aventuras del grupo de héroes mutantes que lidera el proferor X. Los numerosos fans de los superhéroes pueden revisar el film original mejor que nunca, en un nuevo montaje que añade más detalles sobre los personajes. Curiosamente, el director de Sospechosos habituales reconoce no haber leído hasta la preparación del rodaje los cómics, que desde su creación en 1963 se convirtieron en los más vendidos en Estados Unidos. Como es bien sabido, Lobezno, Tormenta y compañía son mutantes, discriminados por sus extraños poderes. Para que aprendan a utilitzarlos, el profesor X ha fundado la Escuela de jóvenes talentos, pero su némesis, el poderoso Magneto, ha reclutado otro grupo alternativo para combatir a la humanidad.

6/10
Rumores que matan

2000 | Gossip

Entretenido film ambientado en el mundo universitario, que pone sobre el tapete una cuestión cada vez más de moda debido al auge de los medios de comunicación: los rumores. Cathy, Derrick y Travis comparten un lujoso piso en el Soho neoyoquino. Dejándose llevar por un juego adolescente –pero en el que también se ocultan otras intenciones– deciden hacer correr un bulo sobre lo ocurrido durante una noche entre Naomi, una nueva y guapa estudiante, y su novio Beau. Pero lo que comienza siendo un divertimento para los tres amigos puede tener consecuencias funestas cuando Beau es acusado de violación por Naomi. La película no deja de ser una historieta universitaria, con aires fábula moral, destinada al público joven. Sin embargo, plantea el interesante tema del derecho a la intimidad y a la buena fama, y del peligro que hay hoy en día de confundir lo que opina la mayoría con la verdad. Si hay algo que desgraciadamente comprobamos cada día es que la calumnia es un mal mezquino que además de destruir el buen nombre de las personas puede traer otras graves consecuencias. El film tiene un reparto apañado, con Lena Headey (300) y James Marsden (X-Men) como puntas de lanza.

5/10
X-Men

2000 | X-Men

En un mundo cada vez más revuelto, las personas un poquito diferentes, que se distinguen lo más mínimo de la aborregada masa, producen un creciente rechazo. Es lo que les sucede a los mutantes, personas que han nacido con alguna distinción genética que manifiesta en la adolescencia en forma de superpoderes. El senador Kelly de los EE.UU encabeza un movimiento que pretende limitar la libertad de los mutantes. Un atropello que combate con medios pacíficos el profesor Xavier, que guía a los mutantes “despistados” desde su escuela de jóvenes superdotados. Un punto de vista distinto tiene Magneto, que cree que la coexistencia con la gente normal resulta imposible. Hasta el punto de pretender que los mutantes dominen el planeta. Bryan Singer, que confiesa no ser un superfan de los cómics de X-Men, logra sin embargo una buena traslación de las historietas a la pantalla. El director de Sospechosos habituales y Verano de corrupción asegura que en la peli “hay temas políticos y sociológicos”, y que “trata de lo difícil que es encontrar un punto de tolerancia mutuamente beneficioso para todos los involucrados en determinado tema”. Aunque, honrado que es el hombre, reconoce también que es “una película de golpes y puñetazos”. En efecto, no faltan las buenas peleas entre héroes y villanos, servidas con buenos efectos especiales. Puestos a destacar un par de escenas, nos quedamos con el inicio (¡en un campo de concentración!) y el final (una prisión la mar de sicodélica).

7/10
Comportamiento perturbado

1998 | Disturbing Behavior

Steve llega con su familia a vivir a un nuevo pueblo, Cradley Bay, procedente de Chicago. Allí entra en contacto con dos nuevos amigos, Gavin y Rachel. Sin embargo, algo raro ocurre en ese instituto: hay un grupo de alumnos que se comportan de modo inquietante, como si estuvieran robotizados, y que tienen unas tendencias violentas muy acusadas. Thriller de terror de instituto, medianamente entretenido, que cuenta con un reparto atractivo. La historia es simple y el guión está poco trabajado, pero la cosa podría haber sido peor.

4/10
Al filo de la inocencia

1997 | On The Edge Of Innocence

Zoe (Kellie Martin) es una joven que se dedica a huir de los problemas que le salen continuamente al paso. De esta manera se encuentra con Jake (James Marsden), un ratero de poca monta al que persigue la policía. La atracción surge entre ellos enseguida. Ambos se sienten incomprendidos por su familia y por el resto de la sociedad, así que deciden enfrentarse a la vida juntos. Pero desafiar las normas del sistema conlleva un montón de riesgos y de inconveniencias. En su particular viaje tendrán que madurar y buscar el cariño y la comprensión mutua. Son capaces de superar cualquier adversidad gracias a su amor. Un drama frívolo, adecuado para adolescentes sin mucho criterio cinematográfico. Trata de profundizar, sin mucha audacia, en los problemas y la confusión característica de la difícil edad en la que cada persona busca su sitio en la vida.

4/10
Bella Mafia

1997 | Bella Mafia

Miniserie de televisión emitida en España por Tele 5, que fue dividida en dos partes. Parte de una novela de Lynda La Plante, guionista de los primeros capítulos de la magnífica miniserie policiaca inglesa El principal sospechoso (1991-1993), con Helen Mirren de protagonista. Bella Mafia transcurre en Sicilia, cuando el capo Don Luciano comienza a tener problemas al rehusar traficar con las drogas de Carolla, un mafioso americano. En represalia, éste asesina a su hijo. Lo que no sabe Carolla es que el niño que cogió en adopción es, en realidad, un nieto secreto de Don Luciano. Una venganza sobre lo sucedido tendrá lugar al cabo de los años.  Aclamado producto con un reparto de lujo que incluye a Vanessa Redgrave, Franco Nero, Dennis Farina, Nastassja Kinski y Jennifer Tilly.

6/10
La niñera

1993 | The Nanny | Serie TV

Tras ser despedida de una tienda, Fran Fine encuentra trabajo como niñera, al servicio de un productor de Broadway. Así arranca una divertida y célebre telecomedia estadounidense de los 90, protagonizada por la pizpireta Fran Drescher (La novia del presidente).

5/10
Dead to Me

2019 | Dead to Me | Serie TV

La sarcástica Jen está convencida de que la muerte de su marido, atropellado de madrugada junto a su casa en extrañas circunstancias, no fue casual. Obsesionada por encontrar al culpable, se siente incapaz de superar sus problemas económicos y sacar adelante a sus hijos, por lo que al final acaba acudiendo a una terapia grupal, en busca de consuelo. Allí conocerá a Judy, con la que surge una gran amistad, y que le ayudará a resolver el misterio. Serie creada por Liz Feldman, guionista en títulos como Dos chicas sin blanca, que en su arranque consigue enganchar, pese a su falta de originalidad; recuerda en especial a Mujeres desesperadas, por sus toques de humor negro, sus protagonistas femeninas, y su visión sarcástica de la vida en un barrio residencial de clase alta. También porque pivota toda la trama en torno a un misterio. Después pierde fuelle, sobre todo porque el misterio no está bien desarrollado, con giros predecibles o que no están bien resueltos, y sus reivindicaciones feministas en plena era del #MeToo resultan un tanto simplonas y evidentes. Además, los personajes masculinos, como los interpretados por James Marsden (Westworld) y el veteranísimo Edward Asner (Lou Grant) están muy descuidados. Tiene a su favor el excelente trabajo de la habitualmente infravalorada Christina Applegate (inolvidable hija ‘tontita’ de Matrimonio con hijos) y Linda Cardellini, en alza tras su excelente labor en Green Book, y que después ha aparecido en La llorona y brevemente en Vengadores: Engdame. Conectan tan bien en pantalla que da gusto verlas, y hacen olvidar cualquier defecto de la serie.

5/10

Últimos tráilers y vídeos