IMG-LOGO

Biografía

Len Cariou

Len Cariou

80 años

Len Cariou

Nació el 30 de Septiembre de 1939 en Winnipeg, Manitoba, Canadá
Filmografía
Bumblebee

2018 | Bumblebee

Michael Bay se toma vacaciones como director de la saga Transformers, lo que le sienta divinamente, porque la progresiva decadencia de los filmes basados en los juguetes de Hasbro era evidente para cualquiera con ojos en la cara. El nuevo film, que tiene detrás a Travis Knight, director de un film animado de culto, Kubo y las dos cuerdas mágicas, es muy disfrutable, palomitero puro, en la línea de las producciones de Steven Spielberg de los 80, de nuevo el Midas de Hollywood figura en los créditos como productor ejecutivo, y es de suponer que con más gusto que en las últimas entregas "transformeras". De hecho Bumblebee ha acertado con una trama bastante independiente de las anteriores escrita por la desconocida Christina Hodson, que incluso prescinde en su título de lo que se ha convertido, casi, en una palabra maldita: Transformers. Estados Unidos, los años de la presidencia de Ronald Reagan. Charlie, a punto de cumplir los 18 años, se siente a disgusto con el mundo. Añora a su padre, muerto de un infarto, con el que estaba estrechamente unido. Y no logra conectar con su padrastro, y tampoco con su madre y su hermano pequeño. Lo único que hace sus días más llevaderos es su pasión por la mecánica y los motores, que heredó de su progenitor. Precisamente por su cumpleaños logra que su tío Hank, que tiene una chatarrería con muchos coches de desguace, le deja quedarse con un Escarabajo Amarillo que se diría que nunca podrá arrancar. Contra pronóstico, ella lo logra, aunque lo más sorprendente es que se trata de un autobot, B-127, que durante la guerra desarrollada en el planeta Megatron con Optimus Prime y compañía en la resistencia, fue enviado a la Tierra. Allí, por diversos avatares, quedó desconectado y sin memoria, ahora es casi como un bebé que tiene que aprenderlo todo, y a la que Charlie bautiza como Bumblebee, o sea, Abejorro. Entretanto, malvados decepticons tratan de dar con el paradero de B-127, para ganar la guerra en su planeta. Hailee Steinfeld es perfecta por su aspecto para dar vida a esta adolescente desubicada, en un hogar desestructurado que recuerda a los de Spielberg, de hecho hay muchos guiños al cine de éste, desde el científico de John Ortiz que asegura que siempre quiso tener un encuentro con extraterrestres, a la entrañable relación que se desarrolla entre Charlie y Bumblebee, al más puro estilo E.T., el extraterrestre. El conato de romance con Memo tiene su gracia, y hay una buena combinación de acción y humor, con bastante equilibrio, se evitan afortunadamente los aburridos excesos de cacharrería. Por ejemplo Knight es consciente que son mucho más "cool" las transformaciones de automóviles y aviones en robots, que las peleas entre robots, de modo que como si fuera un mago, nos deja siempre boquiabiertos con las transformaciones del Escarabajo. Y se juega bien con el carácter tímido de Bumblebee, y su aprendizaje para comunicarse a través de las canciones, lo que sirve introducir temas de la época en que transcurre la acción, incluyendo bromas acerca de los gustos musicales. Hasta ocurrencias como el posible origen de internet, sorprenden para bien.

6/10
El justiciero

2018 | Death Wish

Paul Kersey es un cirujano de prestigio en Chicago, una ciudad que tiene los índices de criminalidad disparados. Precisamente, una noche en que está trabajando en el quirófano, es testigo de cómo llegan hasta allí su mujer y su hija malheridas, después de que hayan sido atacadas en su propia casa. Su mujer muere y su hija queda en coma. Durante días Kersey será incapaz de remontar anímicamente, también porque la policía no es capaz de seguir ninguna pista. Se le ocurrirá entonces adquirir un arma... Remake de la emblemática película setentera El justiciero de la ciudad, basada en la novela de Brian Garfield protagonizada por Charles Bronson, y cuyo éxito propició la creación de una saga que llegaría hasta los cinco títulos. Muchos pensarán que es innecesario, y con razón, este nuevo film que recupera al personaje original, Paul Kersey, ya que en el fondo no aporta nada relevante al planteamiento: un hombre que decide tomarse la justicia por su mano. Lógicamente hay algunos detalles que cambian –Kersey es ahora cirujano, no arquitecto; la acción tiene lugar en Chicago, no en Nueva York– junto a la razonable puesta al día de varios elementos, como el uso de internet para formarse en el uso de las armas, por ejemplo. Pero el resultado suena a ya visto. El director Eli Roth (Cabin Fever, Hostel) deja de un lado por primera vez el género del terror gore para contar otro tipo de historia, esta vez de acción y venganza, pero no se olvida del todo de su origen y ofrece algunos momentos especialmente sangrientos y desagradables, tortura incluida, que delatan su sello personal. El film, por lo demás, tiene un buen ritmo y se sigue como entretenimiento de pura evasión, más si cabe cuando al frente del reparto tenemos a un correcto Bruce Willis que vuelve a trabajar en una película de cierto presupuesto, tras algunos subproductos. Por lo demás, es una pena que no se le saque partido a Vincent D'Onofrio, cuyo papel de hermano carece por completo de importancia, algo que sí adquiere Elisabeth Shue en los pocos minutos que aparece en pantalla.

4/10
Spotlight

2015 | Spotlight

Concienzuda reconstrucción de la investigación periodística llevada a cabo por el equipo Spotlight del Boston Globe y premiada con el Pulitzer, acerca de los casos de pederastia perpetrados por sacerdotes de la diócesis de Boston, y manejados torpemente por la jerarquía, que quiso evitar el escándalo promoviendo acuerdos extrajudiciales y conformándose con cambiar de destino pastoral a los implicados. El film maneja material muy sensible, tanto para las víctimas y sus allegados, como para los fieles católicos. Y su mérito es hacer honor al título, poner el foco de luz en un punto, la profesionalidad con que se llevó a cabo la investigación, siendo rigurosos en la exposición de los hechos sin pretender convertir en superhéroes a los protagonistas, ni arrastrar por el lodo a los culpables, lo sucedido resulta suficientemente elocuente. No hay espacio para recrearse en los detalles sórdidos de los abusos –se dan las pinceladas justas–, ni para los trazos toscos de los encubridores, una tentación en la que habría resultado muy fácil caer. Ni siquiera se cae en el manido recurso de incluir pasajes de ceremonias religiosas que subrayen la posible doble moral. En tal sentido Spotlight se encuadra en la tradición de títulos modélicos en el subgénero del drama periodístico como Todos los hombres del presidente. Presenta un guión sólido, obra del propio director, Tom McCarthy, y de Josh Singer, que abordó el tema del WikiLeaks en El quinto poder. McCarthy no fuerza las cosas. El trabajo de los periodistas consiste en entrevistar a personas, llegar a fuentes que confirmen los hechos, manejar la documentación, cotejar datos. Un montaje dinámico, e incluso las carreras de Mike Rezendes para llegar al juzgado, no son óbice para que la narración sea en general tranquila y clarificadora, se evita una trama embarullada y difícil de seguir. Y se señala el background de estos chicos de la prensa, la condición judía de Martin Baron, recién incorporado editor del Globe, que impulsa la investigación, o la de católicos no practicantes de los componentes del equipo Spotlight. Sin ocultar sus errores, incluida la posible culpa en no haber abierto antes los ojos a los crímenes de los que eran víctimas los más débiles, los niños. Somos testigos del desequilibro psíquico, mayor o menor, de éstas ya adultos, e incluso de uno de sus depredadores. O las actitudes bienintencionadas pero erradas de no armar escándalo de los que sabían y callaban. Una cuestión importante que aborda el film es la quiebra de confianza que sufre la Iglesia por el modo en que maneja el caso. En tal sentido está lleno de fuerza un pasaje protagonizado por Mark Ruffalo –Rezendes–, en que confiesa haber abandonado la práctica religiosa, como tantos, en la juventud, pero que siempre había albergado la idea de regresar algún día, y cómo los hechos investigados han roto tal añoranza. Es la misma pena del breve plano de la piadosa Nana leyendo el Globe. De algún modo se señala lo fácilmente que se pueden quebrar ciertos lazos de vinculación a la Iglesia si éstos se encuentran ya debilitados, cuando se produce el escándalo. Como cabe imaginar, el cardenal Bernard Law queda malparado por su actitud encubridora. Aunque lo más discutible del film es la inclusión en off –una voz telefónica– de las opiniones de un ex cura casado psiquiatra, A.W. Richard Sipe, que achaca al celibato sacerdotal los crímenes sexuales ocurridos, una relación causa-efecto que parece bastante insostenible, o como mínimo, simplista. Spotlight es de esas películas que merecería un premio a su reparto al completo, los actores tienen la suerte de que sus personajes están muy bien trazados en el guión con unos pocos rasgos, y ellos hacen el resto. Con carácter, pero no arrogantes, están estupendos Mark Ruffalo, Michael Keaton, Brian d'Arcy James, Rachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery y Stanley Tucci, más otros secundarios desconocidos y harto eficaces.

7/10
Prisioneros

2013 | Prisoners

Tras la comida del día de Acción de Gracias, la hijita de Keller sale con una amiguita a dar una vuelta en bici y no vuelven. Comienza una búsqueda angustiosa, pero no dan con el paradero de las crías. Alex, un débil mental que vive en una caravana, se convierte en sospechoso de las desapariciones, pero el detective de la policía Loki no tiene pruebas contra él y debe dejarlo libre. El tiempo pasa y los padres de una y otra niña empiezan a caer por el pozo de la desesperación, un descenso a los infiernos que saca de ellos lo peor: el desánimo, la depresión y la tentación de actuar por cuenta propia, ante lo que se considera inoperancia policial. Podía ser un thriller convencional, un telefilm de esos que sirven de relleno para la sobremesa de una parrilla televisiva. Porque los elementos del sólido guión de Aaron Guzikowski -autor del libreto de Contraband- resultan bastante manidos. Pero el canadiense Denis Villeneuve, en su primera incursión hollywoodiense, sabe llevar la historia a sus intereses confesos de estudiar la naturaleza humana y crear atmósferas, y ello sin renunciar a entregar una película comercial de auténtica intriga, con un final memorable. De modo que con trazos impresionistas, bien respaldado por la fotografía de Roger Deakins, va dando pistas de cómo son los personajes y lo que los mueve, piezas de un puzzle que exigen al espectador que componga la imagen completa, el cineasta no le va a hacer ese trabajo. Así que hay espacio para la sorpresa y los quiebros inesperados, y el efecto de tener al espectador al borde del asiento en todo momento. Gran parte del interés de la cinta estriba en la humanidad de los personajes -que tienen defectos y distan mucho de la perfección-, y en los variados rostros que puede tomar el mal. La idea es que Hugh Jackman y compañía -excelente reparto, muy convincente- pueden ver puesta a prueba su fe y venirse abajo ante una situación límite, hasta una quiebra de sus principios morales, donde se dejen llevar por el individualismo que tanto rige en la sociedad actual, en vez de confiar en los profesionales y en el sistema.

8/10
Blue Bloods (2ª temporada)

2011 | Blue Bloods | Serie TV

Durante años el “mandamás” de la policía de Nueva York ha sido un miembro de la familia Reagan. Primero fue el abuelo, ahora es Frank Reagan, el padre, y seguramente después lo sea alguno de sus tres hijos, dos chicos y una chica también entregados en cuerpo y alma a salvaguardar la Gran Manzana de los delincuentes y criminales que ejercen en ella. A pesar de pertenecer todos a la misma familia y quererse con locura, las reuniones familiares de los Reagan suelen estar marcadas por el trabajo. Los problemas que surgen en comisaría se llevan a casa y viceversa, lo cotidiano se mezcla con lo más arriesgado de la profesión. Sentimientos, emociones y motivaciones van hilando un drama policíaco diferente, donde tan importante como las cuestiones laborales son las relaciones con los compañeros, las vividas en el hogar y una trama general que está siempre presente: la lucha del bien contra el mal, lo correcto contra lo incorrecto. Estamos ante una serie policiaca más, sí, pero con un claro matiz, sobresale entre la multitud de productos similares por su excelente acabado. Para empezar todas las tramas fluyen con cierta naturalidad, algo que no siempre es lo habitual. Las investigaciones son las que podemos imaginar en un escenario real, la convivencia entre los compañeros son normales, no hay líos por todas partes ni continuas rencillas del pasado, por el contrario la tónica es mostrar  la vida de una familia de policías lo más creíble posible. Se apoya para ello en el buen hacer de actores de la talla de Len Cariou  (Daños y perjuicios) y sobre todo Tom Selleck (Tres hombres y un bebé) investido de comisario Reagan, que ha aprendido de su padre todo lo que sabe y pretende hacer de sus hijos tres excepcionales servidores de la ley, cada uno a su manera. Ayuda a aumentar el realismo la atmósfera de la oficina y también la que emerge cuando la familia al completo, con esposas, hijos y abuelos, se reúne a la mesa para compartir comida y problemas. No todo encaja en la serie y quizá falte algo de equilibrio y ponderación a la hora de mostrarnos el carácter de los personajes. A veces se nos hace difícil digerir una excesiva demostración de orgullo por pertenecer a la policía neoyorquina: “recupérese pronto, vuelva a patrullar y haga que nos sintamos orgullosos”, le dice en una ocasión el comisario Reagan a un agente gravemente herido. Salvando este aspecto, nada sorprendente por otro lado conociendo el patriotismo americano a la hora de exaltar los cuerpos de seguridad del Estado, se trata de un producto, nunca mejor dicho, bien armado y correcto que ofrece algo nuevo a los amantes del género.

6/10
Daños y perjuicios (3ª temporada)

2010 | Damages | Serie TV

La abogada Patty Hewes trabaja en un nuevo caso. Ha sido designada por el gobierno para recuperar mil millones de dólares, procedentes de una estafa piramidal organizada por la poderosa familia Tobin. Hewes tendrá que enfrentarse a varios de sus más importantes miembros y a Leonard Winstone, el abogado del clan. Mientras, Ellen Parsons, harta ya de Patty, ha comenzado a trabajar para el fiscal del distrito. La tercera temporada de la serie de picapleitos de alto postín creada por el trío Todd A. Kessler, Glen Kessler y Aaron Zelman, profundiza en asuntos como los secretos que unen al personaje de Glenn Close con el de Rose Byrne, y en los problemas del flamante nuevo socio de Patty, Tom Shayes. Además, se incorpora Campbell Scott, como primogénito de la familia Tobin, Martin Short, que encarna a su consejero, y Lily Tomlin, la matriarca. La idea es crear una trama que parte de la más rabiosa actualidad, pues se basa en las miserables estafas que dieron pie a la crisis económica de 2008, donde los nuevos criminales son elegante gente de Wall Street, aunque también cuentan con sus matones. Y juega con flash-forwards y flash-backs alrededor del modo en que el coche de Patty es embestido por un desconocido, y la investigación por la muerte de alguen muy ligado a Patty y Ellen. Hay ideas ingeniosas como la de recuperar al personaje de Frobisher (Ted Danson) de la primera temporada, que se cree redimido de los crímenes del pasado por su nueva conciencia ecológica, y plantear que un famoso actor desea protagonizar su vida en el cine.

6/10
Blue Bloods

2010 | Blue Bloods | Serie TV

Drama en torno a la familia Reagan, volcada en la actividad policial en Nueva York. Frank Reagan, el patriarca, ejerce como jefe de policía, como antaño su padre. Su hijo Joe ha muerto en acto de servicio, aunque tiene otros tres hijos. Danny es un experimentado detective capaz de usar tácticas sucias con tal de cerrar sus casos. Por su parte, Erin ejerce como fiscal, y Jamie, el hermano menor, es invitado a formar parte de un equipo clandestino del que su progenitor no sabe nada. Creada por Mitchell Burgess y Robin Green, dos de los guionistas de Los Soprano, la serie obtuvo éxito de público y crítica tras su estreno en Estados Unidos. Cuenta con rostros conocidos como el veterano Tom Selleck y la atractiva Bridget Moynahan.

6/10
Hacia la tormenta

2009 | Into the Storm

Acercamiento a la figura de Winston Churchill en el momento quizá más crítico de la historia de Europa, en los cinco años de la Segunda Guerra Mundial. Gracias a su carisma, su inteligencia y su mano de hierro a la hora de gobernar su país y sus fuerzas militares contra de Hitler y la ideología nazi, Churchill fue quizá el político más decisivo durante los años del conflicto. Sin embargo, hay oscuridades en su vida, ¿por qué, si no, dejó tan pronto de contar con el apoyo de su país? Cuidado telefilm que bucea con hondura en la legendaria figura de Churchill, maravillosamente interpretado por un Brendan Gleeson (Calvary) muy reconcentrado, a quien acompañada un reparto correcto. Dirige el irlandés Thaddeus O'Sullivan (Criminal y decente), con guión del televisivo Hugh Whitemore.

6/10
1408

2007 | 1408

El sueco Mikael Håfström (Drowning Ghost, Sin control) ha paladeado las mieles del éxito en Estados Unidos con esta adaptación del relato homónimo de Stephen King, incluido en el libro ‘Todo es eventual’. Al parecer, el famoso escritor ha avalado el film, dando el visto bueno al montaje final. Mike Enslin, escritor especializado en divulgar temas sobrenaturales, está elaborando un libro sobre hoteles embrujados. Su periplo le lleva a la habitación 1408 del Hotel Dolphin, un lugar donde se suicidaron cuatro inquilinos. El director del establecimiento insiste en que Enslin no pase la noche en la 1408, porque en su interior ocurren sucesos inexplicables, y teme por su vida. Enslin insiste y acaba obteniendo las llaves... A pesar de su asumida intrascendencia, introduce algún elemento de entidad, como el conflicto del personaje central, traumatizado por la muerte de su hija, suceso que provocó el distanciamiento con su esposa. Esto permite que el espectador sienta simpatía por él, lo que se ve subrayado porque esté interpretado por John Cusack, un actor que siempre resulta muy cercano. El protagonista de Alta fidelidad sostiene casi toda la película, en la que está solo y encerrado la mayor parte del tiempo. No desentonan en papeles mucho más secundarios Samuel L. Jackson –el dueño del hotel– y Mary McCormack –la esposa separada–. Aunque abusa de los sustos fáciles para dar miedo al espectador, Hâfström acierta al prescindir de elementos excesivamente truculentos y tomar el camino del terror más psicológico. Aunque toda la película transcurre en la misma habitación, contiene los suficientes elementos de suspense para mantener la intriga.

5/10
Banderas de nuestros padres

2006 | Flags of Our Fathers

Primera parte del díptico ofrecido por Clint Eastwood sobre la Guerra del Pacífico, que se completa con Cartas desde Iwo Jima, rodada también en 2006. La producción es de Steven Spielberg, muy interesado con todo lo que tiene que ver con la Segunda Guerra Mundial, como demostró con Salvar al soldado Ryan, La lista de Schindler, El imperio del sol y la serie televisiva Hermanos de sangre. Los guionistas Paul Haggis y William Broyles Jr. adaptan el libro escrito por James Bradley y Ron Powers, el primero de ellos hijo de uno de los veteranos que participó en la toma estadounidense de la isla de Iwo Jima. Y lo hacen con una estructura ingeniosa, donde alrededor de la célebre foto de los soldados americanos plantando la bandera, se alternan los pasajes actuales de un investigador que recaba información sobra esa imagen, con otros de los preparativos bélicos que culminarán con la conquista de Iwo Jima, más aquéllos en que los supuestos supervivientes de la histórica foto participan en una gira patriótica por su país para vender bonos de guerra. Eastwood sigue demostrando una increíble energía creativa a sus 76 años. Marcado por ese tono desesperanzado que recorre toda su filmografía, aquí aborda el horror de la guerra, y cuestiona la noción de héroe y la manipulación mediática, tomando pie del hecho de que la famosa foto en que se planta la bandera no se corresponde con el momento en que realmente se hincó en tierra por primera vez. Lo que lleva a unos errores de identidad acerca de quién está o no en la foto, que sirven para poner sobre el tapete la idea de heroísmo, tan frecuentemente manoseada y magnificada; no niega Eastwood los comportamientos heroicos, pero los concibe como parte de la cotidianeidad, pueden surgir inesperadamente, y no tienen por qué tener continuidad. El film se fija sobre todo en los soldados relacionados con las dos banderas, lo que sirve para atrapar una realidad poliédrica y compleja, que muestra personalidades muy diversas, y para abordar el problema del racismo. A tal respecto, y aunque todos los actores están sobresalientes, descolla Adam Beach encarnando a un soldado de origen navajo.

8/10
La ventana secreta

2004 | Secret Window

Al guionista (Parque Jurásico, Atrapado por su pasado, Spider-Man, Misión imposible) y director (El último escalón, El efecto dominó) David Koepp le pega adaptar una novela de Stephen King. Si acaso, extraña que no se haya puesto manos a la obra antes. Aquí parte de un material muy ‘King’, truculento, cómo no, que bascula entre el terror y el thriller: escritor deprimido, retirado en una casita solitaria, próxima a un villorrio con el clásico sheriff provinciano; no ha superado la infidelidad de su esposa, que le ha dejado por otro hombre; y para colmo de males, se presenta en su casa un paleto psicótico de Ohio, que le acusa de haberle plagiado una historia. Koepp maneja una historia algo complicada, al menos a la hora de plasmarla en imágenes, y hay que reconocerle el esfuerzo por ser muy visual, singularmente en el plano inicial y en el sorprendente final, alejado hasta cierto punto del tópico. Pero no acierta del todo a la hora de dar pistas sobre ese algo extraño que le pasa al escritor. El reparto está bien, sobre todo Johnny Depp, que lleva todo el peso de la narración, y que ha entendido a la perfección el esfuerzo del director por recrear la atmósfera en la que se mueve un novelista en horas bajas. No obstante domina una sensación de trama demasiado alargada, de que a la postre el film se reduce a un simple ‘cuento asombroso’. Al fin y al cabo se basa en una historia breve de King, "Secret Window, Secret Garden".

6/10
A propósito de Schmidt

2002 | About Schmidt

Warren Schmidt. Acaba de jubilarse de un importante puesto ejecutivo en su empresa. ¿Qué puede hacer ahora? Si se le ocurre dejarse caer por su antiguo trabajo, el jovenzuelo sustituto de turno le mirará con una cara cuyo significado bascula entre “qué pesado, ¿qué querrá éste ahora?” y “este viejito me viene ahora, ¡a mí!, a dar lecciones, ¿qué se habrá creído?”. Su esposa viene con ideas “geniales” como la comprar una caravana y recorrer a lo largo y a lo ancho los Estados Unidos. A punto de hacer ese viaje, la mujer muere: entonces Schmidt se entera de que tenía una aventura con su mejor amigo. Tal revelación le hace caer en un terrible abandono: su vida carece de alicientes, los afectos que creía auténticos le han fallado. Por si fuera poco, su hija está a punto de casarse con quien considera un perfecto imbécil. Así las cosas, el único lazo que le permite estar conectado al mundo es Ndugu Umbo, un niño africano al que ha apadrinado. Si uno lee el párrafo anterior, la conclusión que saca es que el film que nos ocupa es una auténtica tragedia. Y sin duda que en parte lo es. No obstante lo que nos entrega Alexander Payne, director de la interesante y también despiadada Election (1999), es una comedia llena de humor negro, una sátira tremenda sobre lo que puede ser una vida desprovista de significado. Ante tal situación, Payne nos pone en la tesitura de reír, por no llorar. Vemos a un hombre patético (genial Jack Nicholson, que evita caer en el histrionismo), que ha “visto” discurrir su existencia, pero que no la ha “mirado”, no la ha “vivido”, en el sentido más radical de la palabra. Sobre esto el director y coguionista –usando como hilo conductor las cartas que Schmidt escribe a su ahijado– nos regala situaciones muy divertidas, a la vez que nos hace reflexionar sobre la necesidad de contar con asideros capaces de dar sentido a la vida.

6/10
Trece días

2000 | Thirteen Days

16 de octubre de 1962. La Casa Blanca recibe información fidedigna acerca de la instalación de rampas lanzamisiles en Cuba. Durante trece días, las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética se convierten en un tenso “tira y afloja”. ¿Habrá guerra nuclear? A septiembre de 2001, obviamente, sabemos que la respuesta es “no”. Por tanto, el interés de Trece días no reside tanto en saber cómo termina lo que se cuenta, sino en conocer los entresijos del entorno del presidente John F. Kennedy: las discusiones entre “halcones” y “palomas”, los dilemas morales planteados a la hora de dar una respuesta adecuada a la provocación rusa, las decisiones que se toman cuando el contrario “mueve ficha”. En su guión, David Self se ha inclinado por: 1) inventar lo menos posible; y 2) quedarse con el punto de vista americano, de modo que el pensamiento soviético lo hemos de adivinar, como Kennedy y compañía. Así las cosas, Roger Donaldson orquesta un film “lección de historia”, donde se narran con detalle los acontecimientos de los “trece días”, siguiendo el esquema de otro título con “trece”, Apolo 13. Como ocurría en este film, Donaldson atrapa y crea suspense, a pesar de que conozcamos cómo va a discurrir todo. Además muestra el lado humano de los personajes, hasta el punto de que participamos de sus dudas y temores. Era inevitable contar con la estrella de turno, y gracias a Kevin Costner es el escogido protagonista, en el papel de un asesor presidencial, y productor.

6/10
Decisión crítica

1996 | Executive Decision

Un temible grupo terrorista ha secuestrado un boing 747 con 400 pasajeros a bordo. Lo han cargado con un gas letal, capaz de acabar con cualquier forma de vida de la Costa Este de Estados Unidos. Su destino es Washington. Un equipo de hombres de élite, dirigido por el Coronel Austin Travis (Steven Seagal) y David Grant (Kurt Russell), deberán abordar el avión a ocho mil pies de altura, sin que los terroristas se den cuenta. Es la única manera de desactivar la bomba que controla el cargamento de gas letal, y hacerse con los mandos del avión. Una película de acción trepidante, con alguna llamativa sorpresa (los fans de Seagal pueden quedar chafados muy pronto) y en la que las cosas se complican cada vez más para Kurt Russell. Como dice el título, cualquier movimiento y decisión pueden ser críticos, porque a pesar de los 400 pasajeros, el Pentágono no dudará en eliminar el avión antes de que llegue a Washington. La tensión está dosificada sabiamente y Russell interpreta con gran convicción al héroe. Destaca la presencia de la azafata Halle Berry, en uno de sus más interesantes papeles, mucho antes de ser reconocida como estrella.

6/10
Nunca hables con extraños

1995 | Never Talk to Strangers

La psiquiatra Sarah Taylor (Rebecca De Mornay) debe dictaminar si uno de sus pacientes, acusado de asesinato, sufre un desdoblamiento múltiple de personalidad. El caso coincide con la aparición en su vida de Tony Ramírez (Antonio Banderas), un guapo latino con el que entabla un romance. Poco después la doctora comienza a recibir anónimos amenazantes y avisos violentos que la hacen temer por su vida; los primeros indicios parecen señalar que Tony está detrás de todo. Un thriller más, que no contentará ni a los incondicionales del género. Todos los tópicos están reunidos, pero ni un átomo de inteligencia asoma en el resultado final. Violencia efectista, sustos fáciles, sexo de papel couché, son los pobres recursos que maneja, con torpeza, el director. El canadiense Peter Hall, procede del mundo del teatro; nadie lo diría a tenor de los personajes de su película, absolutamente planos. La relaciones entre ellos no tienen mayor relieve: el modo en que se conocen los protagonistas —una ridícula conversación sobre vinos en un supermercado— o su primera noche juntos, son de vergüenza ajena. La pirueta argumental final con que termina cerrándose la película es una completa burla a la inteligencia del espectador.

2/10
Getting In

1994 | Getting In

Gabriel Higgs desea entrar en la universidad 'John Hopkins' para estudiar Medicina. Sin embargo, no lo logra, puesto que ha quedado en sexto lugar en la lista de candidatos. Para hacerse con el puesto deberá, pues, persuadir a las cinco personas que hay delante de él para que se retiren. Y lo intentará por todos los medios, incluso los poco éticos. Discreto telefilm juvenil, con aire de thriller y toque de comedia, que supuso el debut en el cine de Doug Liman, un director que años después despuntaría con películas como El caso Bourne o Jumper. Entre los rostros que aparecen en el film podemos reconocer a unos jovencitos Matthew Perry (Friends) y Calista Flockhart (Ally McBeal).

4/10
El lobo de mar (1993)

1993 | The Sea Wolf

Un ferry zozobra en las brumosas aguas de San Francisco. Los dos supervivientes, Humphrey (Christopher Reeve) y la atractiva artista Flaxen (Catherine Mary Stewart) son rescatados por el buque Ghost. El capitán es un hombre duro y misterioso, que les explica que se dedican a la caza de focas y, con este fin, se dirigen hacia una colonia de estos animales. Sin embargo, una vez que llegan hasta su destino, descubren con sorpresa que se encuentra completamente vacío. El capitán no duda en poner rumbo hacia el barco que él sospecha que ha saqueado su botín de animales. Se trata del barco que capitanea su eterno rival, que no es otro que su propio hermano. En su obsesión por darle caza, el capitán se revela como un déspota, carente de cualquier atisbo de compasión hacia sus hombres. Estos organizan un motín a bordo, pero fracasa, por lo que Humphrey y Flaxen intentan huir en una balsa. Por desgracia, la corriente no les dirige hacia la costa. Buena adaptación de la novela homónima del escritor inglés Jack London, uno de los hitos del género de aventuras. El realizador Michael Anderson supo llevar fielmente a la pantalla el texto con toda su tensión dramática. El veterano Charles Bronson (Los siete magníficos, La gran evasión) encarna a la perfección al fanático capitán del buque. Junto a él, Reeve, famoso por su interpretación de Superman, hace un estimable trabajo.

4/10
Las cuatro estaciones

1981 | The Four Seasons

Película que explora el mundo de las relaciones sentimentales en el matrimonio y entre parejas de amigos. Alan Alda, director y guionista de la cinta, demuestra un conocimiento de la naturaleza humana y nos regala esta comedia que ofrece una visión agridulce ante la vida de los matrimonios, sobre todo cuando el divorcio afecta a los cónyuges. La amistad entre las parejas se ve entonces ensombrecida por sentimientos encontrados y sin embargo siempre sobrevive el amor, aunque, al igual que las diferentes estaciones del año, se vea envuelto en tormentas y días de sol, dependiendo del estado anímico de los protagonistas. Alan Alda y Carol Burnett realizan unas buenas interpretaciones en esta comedia intimista, con música de fondo de Antonio Vivaldi.

6/10
Pequeña música nocturna

1977 | A Little Night Music

Musical inspirado en la película Sonrisas de una noche de verano, de Ingmar Bergman.

Últimos tráilers y vídeos