IMG-LOGO

Biografía

Luc Montpellier

Luc Montpellier

Luc Montpellier

Filmografía
Historias del Bucle

2020 | Tales from the Loop | Serie TV

Singular serie de ciencia ficción, creada por Nathaniel Halpern, que ha participado en otras ficciones televisivas como Legión y Outcast. Parte del planteamiento puede hacer pensar en Interstellar, aunque estaba mas lograda la película de Christopher Nolan. La acción transcurre en la pequeña población de Mercer, en cuyo subsuelo trabaja un buen puñado de gente en las instalaciones de “El Bucle”, un experimento comandado por Russ, que permite explorar los misterios más insondables del universo. Todos los capítulos están interconectados, aunque cobran más protagonismo unos y otros personajes, ofreciendo narraciones paradójicas que invitan a preguntarse sobre la propia identidad y el sentido de la vida. Así, a una niña puede ocurrirle que su madre desaparezca de la noche a la mañana, sin dejar rastro, lo que le lleva a una búsqueda angustiosa que concluye con un sorprendente descubrimiento sobre sí misma. Dos buenos amigos pueden encontrar en el bosque una extraña esfera a modo de batiscafo, que les permite intercambiarse, estar uno dentro del cuerpo del otro, lo que les lleva a vivir temporalmente una vida ajena, que no conocían tanto como pensaban. El tiempo puede detenerse y posibilitar una historia de amor, pero que tal vez se quede en simple gratificación, dejando un regusto de amargura. Las ciencias adelantan que es una barbaridad, pero les resulta imposible evitar y explicar la muerte, y deben limitarse a reconocer la frágil condición mortal del ser humano. Hay que reconocer que los guiones de Halpern, basados en la obra con pinturas digitales de Simon Stålenhag, resultan inquietantes y sugerentes. Y los distintos directores –algunos tan prestigiosos como Mark Romanek, Jodie Foster y Andrew Stanton– saben imprimirles, con un tempo muy medido y magnífica puesta en escena, con impecable diseño visual, la atmósfera perfecta, algo a lo que ayuda, y mucho, el tema musical compuesto para la ocasión por Philip Glass, y el resto de la partitura de Paul Leonard-Morgan, a veces con reminiscencias de lo que compuso Max Richter para The Leftovers. El reparto cuenta con buenos trabajos de Jonathan Pryce –de moda por haber interpretado al Papa Francisco en Los dos papas- y Rebecca Hall como la madre que constata que un sueño recurrente puede ser algo más que un sueño. Entre los recién llegados destaca por su presencia en todos los capítulos el joven Daniel Zolghadri, que se diría abonado a la ciencia ficción, ya que apareció en Ready Player One y Fahrenheit 451. Como reproche, cabe tal vez pensar que lo que se nos cuenta tiene menos trascendencia de lo que aparenta. El tono puede ser solemne y reconcentrado, y sin duda late un humanismo de fondo, pero quizá apenas se arañan las grandes cuestiones que interesan al hombre, sobre todo en comparación con los grandes clásicos de la ciencia ficción.

6/10
Juanita

2019 | Juanita

Una mujer afroamericana, Juanita, trabaja como celadora en un hospital. De familia desestructurada, tiene un hijo en la cárcel, una hija de 19 años, madre soltera con un bebé, que la ha hecho por tanto abuela, y un hijastro, ninguno de los cuales da un palo al agua. Tras morir una de las mujeres a las que atendía en el trabajo decide tomarse un período sabático para reencontrase a sí misma. Y emprende un viaje en autobús, donde conoce a variopintos personajes. Bizarra película, de aire “indie”, que adapta una novela de la desconocida Sheila Williams, quien concede el protagonismo absoluto a una competente actriz, Alfre Woodard. Con el recurso de dirigirse continuamente a cámara, para quejarse de su triste vida al espectador con tono vitriólico, y con ridículas fantasías romántico-sensuales en torno al protagonista de un culebrón, acaba resultando cargante. El viaje iniciático está lejos de ser revelador, y como retrato de mujer en crisis, tampoco resulta demasiado convincente por el extraño tono escogido por el director curtido en episodios de series televisivas Clark Johnson.

4/10
Counterpart

2018 | Counterpart | Serie TV

Puede que el muro de Berlín cayera en 1989, pero existe otro elemento, una puerta, en esa ciudad, que separa dos mundos parecidos pero diferentes. Howard Silk es empleado de Naciones Unidas, que trabaja en una extraña organización que gestiona el muy restringido tránsito entre esos dos mundos con personas idénticas, pero que a partir de cierto momento empezaron a seguir trayectorias diversas. A pesar de su dedicación profesional durante 30 años en comunicación y sus deseos de promocionarse, nunca ha pasado de ser un gris funcionario. Para colmo de males, su querida esposa Emily fue atropellada hace unas semanas y está en coma. Cuando por enésima vez su superior le ha negado el anhelado ascenso, algo ocurre. Una mujer ha llegado desde el otro lado, y para atraparla cuentan con la ayuda de alguien muy especial, que exige de modo indispensable la colaboración de Howard. Fantástica serie de intriga fantástica, al menos en su prometedor primer episodio, que dirige Morten Tyldum, que antes entregó con buen pulso The Imitation Game (Descifrando Enigma). Está creada por Justin Marks, cuyo principal logro hasta la fecha es el guión de una notable versión de El libro de la selva. Está muy lograda la enigmática atmósfera que envuelve la narración, en la que desconocemos algunas de las piezas para entender el mundo desdoblado, la entrega de información está convenientemente dosificada. E interesa esa organización, en la que parecen importar poco las personas, lo que cuenta es mantener el orden, cierto status quo. De ahí que el protagonista, J.K. Simmons, haga un extraordinario trabajo, primero como hombre aplastado por el sistema, que debe conformarse con lo que le dejan hacer, y luego, sorprendentemente, como alguien resuelto y dinámico. De este modo se explora una idea muy sugestiva, el modo en que forjamos nuestro destino con las acciones y decisiones que tomamos, y los corsés, externos o internos, que nos ponemos o nos ponen, y que nos paralizan.

7/10
Battle Creek

2015 | Battle Creek | Serie TV

Dos exitosos creadores de series, Vince Gilligan (Breaking Bad) y David Shore (House), aúnan fuerzas en este trabajo común para la CBS, donde la huella de ambos es reconocible. Pinta las tribulaciones de un grupo de policías en Battle Creek, estado de Michigan, que deben combatir el crimen con muy escasos medios, sus equipos de videovigilancia y escucha no funcionan en ocasiones, lo que da pie a situaciones casi de vodevil, aunque con el agravante de que hay vidas en juego, lo que por supuesto no hace ninguna gracia al detective Russ Agnew. El FBI decide enviar desde Detroit a un flamante agente algo insoportable por su perfeccionismo en el día a día, Milt Chamberlain. Aunque son como el agua y el aceite, Russ y Milt harán buen equipo, aunque la fotogenia y simpatía de uno atrae la atención mediática, frente al aire más desaliñado y brusco del otro. La idea es buena, y aun con los rasgos peculiares de sus autores, ironía a la hora de pintar el mundo criminal, se ajusta al clásico esquema de las series policíacas, con casos autoconclusivos en cada episodio mientras ahondamos en la personalidad de los protagonistas. Quizá a Josh Duhamel y Dean Winters les falta un punto de carisma, pero las situaciones algo surrealistas a la hora de resolver crímenes dan al conjunto un toque original, se arriesga un poco, lo que siempre es de agradecer en productos televisivos que deben realizarse a gran velocidad.

6/10
Take This Waltz

2011 | Take This Waltz

Margot (Michelle Williams) vive un matrimonio donde la ilusión se ha enfriado, a pesar de sus esfuerzos por alimentar la pasión y las bromas con su marido (Seth Rogen), que escribe libros para cocinar el pollo. En cambio ha conocido en un viaje a un tipo que le hace cierto tilín, y que resulta ser su vecino. ¿Pero basta el aliciente de la novedad para romper un compromiso y lanzarse a una otra aventura? Cinco años después de Lejos de ella, la actriz canadiense Sarah Polley vuelve a entregar un drama algo deprimente en torno a las relaciones de pareja, aunque al menos se le agradece cierta honradez intelectual. Polley maneja bastante subtexto en su film -las novedades que no se detectan, la cocina única y exclusivamente con pollo, el alcoholismo de la cuñada, la letra de las canciones que suenan a lo largo del metraje...- que sirve para poner en sus justas dimensiones el dilema al que se enfrenta Margot. A veces la lucidez viene de quien no se espera, y la borracha que acusa "no se tapa un vacío con otro vacío" puede sonar desesperanzada, pero señala cómo a veces las cosas que se tienen, con lo bueno que hay en ellas, se echan a perder por dejarse guiar por la frivolidad y el puro sentimiento. Choca en la película lo impúdico, cierta escenas de desnudos que no vienen a cuento de nada, a no ser por la idea de querer mostrar a los personajes tal como son, sin tapujos. Curiosamente, los personajes son un poquito unidimensionales, especialmente el marido y el nuevo interés amoroso. La cinta va en la línea del cine independiente americano y de las películas de Isabel Coixet, como las que Polley hizo para la catalana, Mi vida sin mí y La vida secreta de las palabras, aunque con un empaque visual más aseadito, y quizá con menos de sustancia, aunque el tema propuesto sea de enorme interés.

5/10
Cairo Time

2009 | Cairo Time

La norteamericana Juliette, mujer en la cincuentena, viaja a El Cairo para pasar unos días de vacaciones con Mark, su marido, que trabaja en la ONU. Sin embargo, en el aeropuerto recibe la noticia de que Mark se encuentra en Gaza y de que no se sabe cuándo podrá regresar. Tareq, antiguo colaborador de su marido y ahora dueño de un café, tiene la amabilidad de recogerla en el aeropuerto y dejarla en el hotel. Con el paso de las horas Juliette se irá encontrando muy sola y a lo largo de los días casi su única compañía será la de Tareq, que le dedicará tiempo para enseñarle la ciudad. Película delicada y pequeña, que poco a poco se disfruta con gran regocijo. Cairo Time está dirigida y escrita por la canadiense Ruba Nadda (1972), que obtuvo un buen reconocimiento con su anterior film, Sabah. Aquí ofrece lo que ella define como un “lánguido y sereno romance”, y eso es justamente: un film lleno de sutileza, con un tempo tranquilo, unos personajes normales pero atractivos, y un guión sencillamente real, que no busca sorprender ni fabricar excesos imposibles. La narración se desarrolla con lento esmero, apoyada en una luminosa fotografía y en las evocadoras notas pianísticas de la banda sonora compuesta por Niall Byrne. A excepción de algunas alusiones con respecto al choque de civilizaciones (esas distintas reacciones ante la carta de amor) y a la diferente mentalidad y modo de comportarse entre hombres y mujeres, a decir verdad la historia en sí va poco más allá de las miradas, silencios y diálogos entre los personajes con los que se encuentra la protagonista, en especial con Tareq, y también del descubrimiento de El Cairo. Porque la capital de Egipto se ofrece aquí con un agradable costumbrismo: hay una efervescencia objetiva en las calles, con ese continuo movimiento aturdidor tan característico de las ciudades orientales, pero también existe la contemplación subjetiva de Juliette, que mira y observa ensimismada en su interior. Resalta asimismo la templada sensibilidad de la Nadda ante una historia que fácilmente se le podría haber ido de las manos. Todo es leve en la forma, contenido, como debe ser, lo cual no significa que el resultado no tenga una enorme fuerza. Su sabiduría tras la cámara se revela espléndida en la secuencia clave que comienza en el hotel... para cambiar de improviso a un plano exterior lleno de significado. No hace falta más. La excelente Patricia Clarkson ofrece una interpretación a su altura, natural y tierna, que transmite intensos sentimientos con su sonrisa, su mirada compasiva o cariñosa, su llanto tenue. Cairo Time ganó el premio a la mejor película en el Festival de Toronto.

6/10
Aritmética emocional

2007 | Emotional Arithmetic

El holocausto y sus consecuencias han dado pie casi a todo un subgénero cinematográfico. A él pertenece esta película canadiense de Paolo Barzman, un director bregado sobre todo en televisión, en series como Cazatesoros y La zona muerta. Aquí adapta una novela de Matt Cohen, donde Melanie, una mujer judía que vive en una granja en el campo con su marido, profesor universitario jubilado, recibe una noticia inesperada. Jakob, el hombre que la salvó a ella y a Christopher en 1945, cuando ambos eran niños, en el campo de paso de Darcy, en Francia, está vivo. No acabó en Auschwitz, pero sí en el gulag soviético. Conmovida, Melanie acoge en su casa al ahora anciano Jakob, a quien acompaña, por sorpresa, Christopher. Estamos ante una de esas historias de tipos traumatizados, que se sostiene gracias a un reparto excepcional (Susan Sarandon, Christopher Plummer, Gabriel Byrne, Max von Sydow), que ayuda a hacer creíble lo que resulta bastante inverosímil. No hay mucha habilidad en la introducción de breves flash-backs en blanco y negro de la época del campo; tampoco se entiende esa especie de historia de amor frustrado entre Melanie y Christopher, y los elementos de locura –se quiere presentar cómo el dolor ha afectado a los personajes– tienen un punto disparatado que no está bien hilado en la trama. Suenan pretenciosas las palabras, repetidas en dos ocasiones –“Si me preguntas si creo en Dios, debo preguntarte ‘¿Cree Dios en mí?’”–, y a las que dan ganas de apostillar, “¿debería?”. Quizá lo más sugerente es el momento en que se descorre levemente el velo de cinismo del marido, para señalar el sufrimiento de las personas que parecen no tener derecho a sufrir, al compararse con las que han sufrido horrores del calibre del holocausto y el gulag.

4/10
Último asalto

2007 | Poor Boy's Game

El racismo impregna cada fotograma de este violento film. Donnie ha pasado nueve años de su vida en la cárcel por golpear brutalmente a un negro y dejarle minusválido. Cuando sale en libertad y vuelve a su barrio, la comunidad negra le espera para vengarse, especialmente el padre del chico al que dejó impedido. Para ello se les ocurre desafiar a Donnie a un combate de boxeo en donde se buscará el derramamiento de sangre. El film contiene secuencias impactantes y ofrece una reflexión acerca del sinsentido de la violencia y de la venganza. Des­taca el papel del veterano Danny Glover.

4/10
Lejos de ella

2006 | Away from Her

La actriz canadiense Sarah Polley (La vida secreta de las palabras) debuta tras las cámaras en este largometraje, cuyo guión, también escrito por ella, adapta un relato corto de la novelista Alice Munro. Después de más de cuarenta años de matrimonio y de amorosa vida en común, Grant y Fiona deciden que ella ingrese en una residencia, debido a su enfermedad de Alzheimer. Pese a la enorme resistencia a llevarla allí, Grant acata la decisión de su mujer. Día a día irá a visitarla, y será testigo de cómo se distancia de él y establece nuevas relaciones. Drama duro, sobrio y un poquito deprimente. Se puede ver la influencia que han ejercido sobre Polley cineastas como Atom Egoyan o Isabel Coixet, con sus películas El dulce porvenir y Mi vida sin mí, interpretadas por ella. Aunque, a decir verdad, no se sabe si fue antes el huevo o la gallina, es decir, ¿es ese tipo de cine el que ha influido en Sarah Polley o más bien es la propia actriz la que siempre ha preferido esas historias dolientes, en donde el destino parece jugar con nuestras vidas, y en donde sólo brilla una esperanza leve, simplemente humana? De cualquier modo, al igual que en esos filmes, en Lejos de ella Sarah Polley ofrece una sencilla trama para hablar pausadamente de la muerte, de intentar ser feliz con el dolor de la separación y con la pena de la ausencia. Sin embargo, se echa de menos algo de la historia "anterior" del matrimonio, pues sólo se incoan ciertos episodios, y también cabe preguntarse por qué no hay hijos en un matrimonio tan unido... El ritmo lento, la estructura simple, el buscado acento lírico y la ambientación de la historia en los parajes nevados de Ontario no hacen sino acentuar la atmósfera de desolación que reina en el corazón de los personajes. Por lo demás, tanto Julie Christie como el desconocido Gordon Pinsent bordan su trabajo.

5/10
Una pija en apuros

2005 | Confessions of a Sociopathic Social Climber

La pizpireta Jennifer Love Hewitt –una actriz muy expresiva que adquirió renombre gracias a películas de terror adolescente, como Sé lo que hicisteis el último verano, o comedias simpáticas al estilo Las seductoras– se mete en la piel de una auténtica pija caída en desgracia en esta discreta producción televisiva, basada en una novela de Adele Lang. Pero Katya Livingston no está dispuesta a convertirse en una "fashion-victim" del sistema e intentará arruinar la fiesta a la que no ha sido invitada. De paso, claro está, el amor llamará a su puerta.

3/10
Sabah

2005 | Sabah

Sabah (Arsinée Khanjian) es una mujer canadiense, guapa e inteligente, que pertenece a la comunidad musulmana. A punto de entrar en la cuarentena, percibe que su carácter independiente y su vehemencia se han apaciguado tras veinte años de entrega a su familia: un entorno lleno de afecto pero también muy absorbente. Buscando alguna forma de liberarse, compra en secreto un traje de baño y acude a una piscina donde conoce a Stephen (Shawn Doyle), un hombre atractivo y comprensivo que no es musulmán. Entre ambos se desencadena una atracción mutua y Sabah empieza a actuar clandestinamente, como una adolescente.

The Saddest Music in the World

2003 | The Saddest Music in the World

Extraña historia sobre una mujer llamada Lady Helen Port-Huntley, que decide organizar un concurso para descubrir la música más triste del mundo. La ocasión servirá para conocer a los más peculiares y excéntricos personajes. Se trata de una anacrónica y algo libre adaptación de una novela de Kazuo Ishiguro, autor responsable de "Los restos del día". Protagoniza Isabella Rossellini y dirige Guy Maddin.

4/10

Últimos tráilers y vídeos