IMG-LOGO

Biografía

Lucas Black

Lucas Black

37 años

Lucas Black

Nació el 29 de Noviembre de 1982 en Speake, Alabama, EE.UU.
Filmografía
Fast & Furious 9

2021 | Fast & Furious 9

Dom Toretto (Vin Diesel) lleva una vida tranquila con Letty y su hijo, el pequeño Brian, pero saben que el peligro siempre acecha esa tranquilidad. Esta vez, esa amenaza obligará a Dom a enfrentarse a los pecados de su pasado si quiere salvar a aquellos que más quiere. El equipo se vuelve a reunir para impedir un complot a escala mundial, liderado por uno de los asesinos más peligrosos y mejor conductor a los que se han enfrentado; un hombre que además es el hermano desaparecido de Dom, Jakob.

Fast & Furious 7

2015 | Fast & Furious 7

A Toretto todo le va bien. Ha sido indultado por cooperar con la justicia y vive feliz con Letty, a la que había dado por muerta. Por su parte, Brian se ha convertido (¿quién lo iba a decir?) en un padre modélico, y hasta ha cambiado el coche de carreras por el monovolumen, por lo que su relación con Mia va viento en popa... Sus amiguetes Tej y Roman llevan una existencia a lo grande como auténticos playboys. Por desgracia, todo se va al traste con la entrada en escena de Deckard Shaw, un terrible psicópata que quiere liquidarles a todos porque les culpa de la muerte de su hermano. La séptima entrega de Fast and Furious ha hecho mucho ruido mediático, pues el actor Paul Walker fallecía trágicamente en accidente antes de finalizar el rodaje. Pero la colaboración de su hermano gemelo (con poco parecido físico a pesar de todo) y los sofisticados retoques digitales han posibilitado que se concluya la cinta, con el interés añadido de si se notará o no la ausencia del actor. Y lo cierto es que si no se conociera el terrible suceso, nadie se percataría demasiado. Logra resultar bastante emotiva la secuencia final, homenaje al fallecido actor y a su paso por la saga, casi el único trabajo por el que se le recuerda junto a Banderas de nuestros padres. Por lo demás, apenas se nota que el deseoso de adentrarse en nuevos caminos James Wan, especialista en filmes de terror como Saw y Expediente Warren, haya sustituido al responsable de las últimas entregas, Justin Lin, ocupado con la segunda temporada de True Detective y la nueva entrega de Star Trek. Y es que Fast & Furious 7 se parece mucho a la sexta parte, marcada por la sobredosis de secuencias de acción, que toman un cariz tan increíble que a menudo obligan a suspender la incredulidad, especialmente durante un doble salto en automóvil de una torre a otra de Abu Dabi... A pesar de todo, no decepcionará ni un ápice a los apasionados de la franquicia, pues ofrece coches envidiables, cuerpos danone, diálogos de pelis de matones, poses de tipos duros, elogios baratos de la amistad... Un Vin Diesel, resignado a que sólo da dinero en taquilla con esta saga, y el resto de habituales, que ya se conocen al dedillo a unos personajes que tampoco evolucionan en este capítulo especialmente, junto a la llegada de tipos duros como Jason Statham, y Kurt Russell a una franquicia donde ya estaban desde hace algún capítulo Dwayne Johnson y Gina Carano, da que pensar si Fast & Furious 7 no parece por momentos un sucedáneo de la reunión de superhéroes de acción vista en Los mercenarios.

5/10
NCIS: Nueva Orleans

2014 | NCIS: New Orleans | Serie TV

Nuevo drama sobre un equipo de agentes que investiga los crímenes en Nueva Orleans, una ciudad conocida por su música y su entretenimiento. 

Tierra prometida (Promised Land)

2013 | Promised Land

McKinley, un pequeño pueblo de Pensilvania. Tierras verdes, pastos frescos, casitas y granjas desperdigadas a lo largo y ancho de un bucólico panorama. Hasta allí llegan Steve y Sue, trabajadores de Global Crosspower Solutions, una enorme compañía energética que desea extraer gas en aquellas tierras. Steve es un experto vendedor, conoce la psicología de las personas, y sabe usar los argumentos precisos para convencer. Su misión es comprar acres de terreno a sus diversos propietarios con la promesa de llevarse un porcentaje de las ganancias de la empresa. Económicamente muchos lugareños ven rentable la llegada del gas a su pueblo, pues traería dinero y prosperidad; otros, sin embargo, comprenden que si ceden su terruño –tal como es–, desaparecerá para siempre. La llegada de un activo ecologista pondrá las cosas aún más difíciles a Steve y Sue. Gus Van Sant, uno de los grandes adalides del cine independiente estadounidense, filma la que es sin duda su película más clásica, más convencional incluso, tanto desde el punto de vista del planteamiento como del estilo formal. Tierra prometida (Promised Land) responde al viejo tema de la propiedad de la tierra, tan característico de la colonización del medio oeste norteamericano, cuando unos pocos acres de terreno se convertían en el tesoro más preciado de cualquier pionero. Ahora, sin embargo, en pleno siglo XXI, el dinero y la generación de la riqueza funcionan de modo distinto y los rendimientos que antaño daban de comer a las familias pueden ya ser insuficientes para el mundo moderno. La vida del campo está en extinción, sobrevivir es una hazaña. Y aquí es justo donde entran los usos capitalistas de las grandes corporaciones industriales, empresas que operan a miles de kilómetros pero que tienen el poder de acabar de un plumazo con la tradición y el trabajo de generaciones rurales. El guión de Tierra prometida (Promised Land) está escrito por Matt Damon –en colaboración con John Krasinski–, quien ganó el Oscar al mejor guión en 1997 precisamente con otro libreto propio que dirigió también Gus Van Sant, El indomable Will Hunting. En este caso los dos guionistas –que se reservan también los papeles principales– plantean la cuestión de la tierra, de la propiedad, del futuro del campo, etc., de modo realista, pues el quid de la cuestión es que, por mucho que uno lo niegue, el mundo ha cambiado. En este sentido, el film no intenta dar gato por liebre. Sin embargo, este “no vender la moto” es compatible con que Van Sant descuide un poquito la mesura a la hora de retratar el pueblo en cuestión, un lugar tan absolutamente idílico que la más mínima injerencia industrial resultaría un crimen hasta para el más urbanita. A nadie se les escapa que no todos los pueblos son así... Tampoco resultan muy sutiles, aunque sean muy reales, las manipulaciones y mentiras que pergeñan las empresas cuando lo único que importa es el dinero. De cualquier forma, el guión interesa y en general Tierra prometida (Promised Land) ofrece una valiosa visión del trabajo, de la herencia familiar, del cuidado de la naturaleza, valores que no se pueden comprar porque no tienen precio. Queda entonces la libertad del hombre para decidir si el dinero es la única razón de sus decisiones. Dentro del clásico planteamiento, muy ceñido a posturas y decisiones personales de los personajes, el trabajo de los actores es ajustado, verosímil, especialmente el doble enfrentamiento –en el trabajo y en el amor–, entre Matt Damon y John Krasinski, así como su relación laboral con la estupenda Frances McDormand. Pero hay también un gran acierto al prestar atención a los personajes secundarios, con mención especial para el veterano Hal Holbrook y la risueña Rosemarie DeWitt. Por lo demás Tierra prometida (Promised Land) desprende una sencillez en la historia y en la planificación que recuerda al último Clint Eastwood, mientras que el desarrollo de la trama es sobrio y sereno, agradablemente predecible.

6/10
42

2013 | 42

Recién terminada la Segunda Guerra Mundial, Jackie Robinson es un afroamericano que ha combatido con valor, y cuyas habilidades para el béisbol ha podido mostrar únicamente, y no sin dificultades, en la universidad, pues la liga profesional está dominada en exclusiva por los blancos. Hasta que Branch Rickey, en un audaz movimiento que despierta una encendida animadversión racista en determinados sectores de la opinión pública, requiere sus servicios para los Dodgers de Brooklyn. Robinson, que se hará famoso por llevar en su camiseta el número 42, hará historia como jugador, no sólo por sus asombrosas aptitudes, sino por ser el primero de muchos deportistas negros que van a descollar en el béisbol, y ello aguantando mil y una provocaciones. El guionista y director Brian Helgeland entrega una estupenda muestra del subgénero del drama deportivo, a partir de una historia real muy conocida en Estados Unidos, que aúna los aspectos del terreno de juego, servidos en emocionantes escena de los partidos, con la cuestión racial. En el valioso contenido antropológico de la trama, el film tiene más de un punto en común con The Blindside (Un sueño posible), que transcurre en el mundo del fútbol americano. Quien ha firmado libretos de corte heroico como los de Destino de caballero y Robin Hood, sabe insuflar aire épico a la gesta de Jackie Robinson, que también lo es del dueño de los Dodgers, Branch Rickey. A la hora de sobreponerse a las dificultades brilla la fe metodista compartida por ambos hombres, el apoyo de su esposa Rachel en el caso de Jackie, y la puesta en ejercicio de una serie de virtudes muy necesarias como son la paciencia y la no-respuesta a la provocación. En el aspecto actoral, a una pléyade de secundarios poco conocidos que funcionan a la perfección, y al protagonista Chadwick Boseman, hay que sumar el buen trabajo de Harrison Ford, en la mejor interpretación que ha brindado en años de penosa sequía, con papeles indignos de su carisma.

6/10
Seven Days in Utopia

2011 | Seven Days in Utopia

Legión

2010 | Legion

El arcángel Miguel se arranca las alas, y baja al mundo dispuesto a apostar por el hombre, pues la paciencia de Dios se ha agotado y se acerca el apocalipsis. La única esperanza para la humanidad reside en Charlie, una joven embarazada de ocho meses, cuyo hijo podría salvar al mundo. Ella trabaja de camarera en una cafetería de carretera de mala muerte, donde concluyen varios personajes, que se verán cercados por fuerzas sobrenaturales que lidera el arcángel Gabriel. Ejercicio de "teología ficción", donde abunda más la ficción que la teología. O sea, no cabe tomarse demasiado en serio este "tebeo" que se inspira en la tradición judeocristiana para ofrecer un espectáculo fantaterrorífico y mamporrero bastante irregular. Que sepamos, los ángeles que van contra Dios son ángeles caídos o demonios, pero en esta delirante propuesta de Scott Stewart y Peter Schink los seres angélicos pueden ser más sabios que su creador. En fin, si dejamos la lógica argumental aparte -¿qué tiene de especial el bebé que ha de salvar al hombre?, ¿quién ha decidido que sea especial?-, hay algunos pasajes bien rodados, entre los que destacan el de la viejecita del tacataca, o el de la pelea de los dos arcángeles, bastante espectacular.

4/10
El último gran día

2009 | Get Low

Get Low bebe del folklore sureño. Cuenta la historia de un excéntrico anciano, que vive solo en su propiedad, y sobre el que circulan mil anécdotas turbias, ninguna seriamente contrastada. Felix Bush ha tenido la extraña ocurrencia de organizar su propio funeral en vida. Intuyendo que le queda poco tiempo en este mundo, organizará una gran fiesta en la que desea que los asistentes cuenten historias sobre él, con la secreta esperanza de que salgan a la luz los hechos terribles de los que se siente culpable, y que le han torturado durante más de cuarenta años. Pero en realidad, nadie parece saber nada cierto sobre él.El film con el que debuta en la dirección Aaron Schneider -antes ganó el Oscar por el corto Two Soldiers, y se ha curtido como director de fotografía y en series de televisión- es un magnífico ejemplo de sensibilidad y buen hacer. Una historia sobre la necesidad del perdón y de purgar las propias culpas, traspasada por el amor. Suena un poco a tragedia, pero lo cierto es que toda la narración está impregnada por dosis de buen humor, provocadas por el carácter imprevisible y cortante de Bush -inmenso Robert Duvall, interpretación memorable-, y por los deseos de ganar dinero del dueño de la funeraria -un papel cortado a la medida de Bill Murray, divertido e inteligentemente contenido-; hay una buena ristra de personajes secundarios: Mattie, la mujer que estuvo enamorada de Bush -Sissy Spacek-, el empleado de la funeraria cuya mirada es un poco la del espectador -Lucas Black-, los dos pastores, el tipo con ganas de bronca, el locutor de radio... Punteada con una estupenda banda sonora, con adecuados rasgueos de guitarra, esta fábula es un auténtico regalo, un milagro de emoción clásica, narración de magníficas hechuras, con tipos humanos que se hacen querer.

7/10
A todo gas. Tokyo Race

2006 | The Fast and the Furious: Tokyo Drift

Esta tercera parte de A todo gas trae más de lo mismo: adrenalina pura envuelta en una trama de competencias más allá del asfalto. Pero en este caso la acción se sitúa en Tokio, ciudad agobiante y recubierta de tubos de neón. Hasta allí va a parar Sean Boswell, un americano imberbe más chulo que un ocho violeta, como único recurso para eludir la cárcel. El jovenzuelo en cuestión es un pirao de los coches y entra en contacto con la “crême de la crême” del lugar: maleantes, chulitos, yakuzas y tipas monas. Y lo demás es aprender la técnica del "drift", un tipo de conducción sin la cual en las carreras niponas no eres nada. El joven director Justin Lin no sale mal parado en esta secuela. Las carreras quitan el hipo materialmente y son más espectaculares que en las entregas precedentes. Hay, cómo no, una severa lucha por el territorio y por la chica buena del malo malísimo, así como una llamada muy "teen" a la irresponsabilidad: lo importante es hacer lo que realmente quieres sin mirar atrás ni al futuro (y tal y tal). Es cierto que le falta algo de carisma al protagonista, el semidesconocido Lucas Black (Cold Mountain, Jarhead), quien palidece ante sus eminentes predecesores, pero en un film como éste eso no tiene ni la más mínima importancia. 

4/10
Deepwater

2005 | Deepwater

Cine negro de bajo presupuesto, al que vale la pena echar un vistazo. El film cuenta cómo un joven desorientado, en proceso de rehabilitación, auxilia a un tipo adinerado, que ha sufrido un accidente de coche. Quizá sea la ocasión de enderezar definitivamente su vida, aunque su agradecido benefactor podría tener un rostro distinto al que aparenta. Peter Coyote ofrece un magnífico trabajo como el ambiguo millonario, mientras el joven Lucas Black sigue labrándose, pasito a pasito, una filmografía bastante presentable.

5/10
Jarhead

2005 | Jarhead

Primera Guerra del Golfo. Anthony Swofford –en cuyo libro homónimo se basa el film– es un marine del ejército estadounidense, que acude a liberar Kuwait, país recién invadido por el Irak de Sadam Hussein. Es la época previa a la Operación Tormenta del Desierto, donde dominan la inactividad y el tedio. Los soldados deben soportar un calor infernal, y la arena que se mete hasta en las orejas. Ellos desean luchar, pero el momento de pegar tiros nunca llega. De modo que se dedican a matar el tiempo, pensando en obscenidades, o gastando bromas pesadas, mientras soportan a un sargento de mano dura. El film de Sam Mendes (American Beauty, Camino a la perdición) es deudor de toda una tradición cinematográfica relativa a Vietnam –incluida la cita explícita a Apocalypse Now, título de cabecera de los marines, y a El cazador–, muy crítica con la actuación de EE.UU. fuera de su país. Y en tal sentido, poco aporta Jarhead con respecto a sus predecesores. Si acaso la mirada cínica de Mendes a los lazos afectivos y familiares, que en la línea de American Beauty, se revelan tenues. La chacota a cuento de las infidelidades de novias y esposas que han quedado en casa supera lo razonable, y se compensa poco con el ejemplo de algún militar razonablemente satisfecho en el campo familiar: sólo uno hispano de presencia fugaz parece más o menos equilibrado. Los demás son `cabezas huecas', que no saben por qué están en Irak, ni tampoco parece importarles. Esa consideración del vacío de la mayoría de los combatientes según Swofford, no va más allá: no se entra a la cuestión política, ni tampoco a cómo se podría motivar a esos soldados, hacerlos más personas. Visualmente, la película tiene algunos momentos hermosos, y pasajes surrealistas como el partido de fútbol americano jugado con máscaras antigás. Y el reparto cumple, sin exagerar. Jake Gyllenhaal no logra hacer comprensible –tal vez por culpa del guión– el par de momentos en que se `se le va la olla'.

5/10
Friday Night Lights

2004 | Friday Night Lights

Película basada en hechos reales, descritos con un vibrante estilo documental, que contribuye a acentuar el verismo de lo narrado. Sigue la pista en el año 1988 a los Panteras, un equipo de instituto de fútbol americano de la pequeña ciudad texana de Odessa, que aspiran a descollar en el campeonato interestatal. Los chicos son de extracción social humilde, y saben que la oportunidad de alcanzar la gloria deportiva es única: o la aprovechan ahora, o lo sentirán el resto de su vida. Mientras el entrenador Gaines trata de mentalizar a los jugadores, vemos los problemas de algunos de ellos: la presión de un padre alcohólico, que en su juventud ganó el campeonato; una lesión inesperada de un joven negro; el momento inaplazable de dejar a la madre enferma para ir a estudiar a otro lugar… Peter Berg da otra vuelta de tuerca al subgénero de cine deportivo al acentuar el realismo del film, sin por ello perder un ápice del tono épico que suele acompañar a este tipo de historias. Frases de un estupendo Billy Bob Thornton, asegurando que “la perfección es poder mirar a tus amigos a los ojos y saber que hiciste todo lo posible para no defraudarles”, enardecerán al espectador amante de las películas sobre la capacidad de superación.

5/10
Todos los caballos bellos

2000 | All The Pretty Horses

John y Lacey son dos amigos inseparables que viven en Texas. Pero sienten la llamada de la aventura, y parten hacia la frontera, rumbo a Méjico. Tras diversas peripecias (conocen, por ejemplo, al adolescente Jimmy) encuentran trabajo en un rancho como vaqueros. Pero John encuentra algo más: la guapa hija del patrón, que le hace bastante tilín. Ted Tally, el guionista de El silencio de los corderos, adapta una larga novela del gran escritor Cormac McCarthy. Bonita fotografía, amplios horizontes... y el amor y la amistad. Aunque no logra captar la hondura ni la excelencia de la obra literaria, destacan los trabajos de Henry Thomas, el niño de E.T., el extraterrestre, y del semidesconocido y sorprendente Lucas Black. Penélope Cruz dio un paso más en su conquista de Hollywood.

5/10
Locos en Alabama

1999 | Crazy in Alabama

Verano de 1965. Estado sureño de Alabama. Entorno rústico. Un chaval llamado Peejoe va a madurar gracias al comportamiento de su excéntrica tía Lucille. Ésta, madre de una numerosa prole, sufre los malos tratos de su marido. Harta de él, le mata, y se marcha rumbo a Hollywood decidida a convertirse en actriz. En su equipaje, dentro de una sombrerera, lleva... ¡la cabeza de su marido! Pese al mencionado toque de humor negro, este film, adaptación de una novela de Mark Childress (el mismo novelista firma el guión), tiene importantes componentes dramáticos, y una emotiva crítica a las discriminaciones, ya sea por motivos raciales o de sexo. La película se erige así en un interesante documento sobre la era de la lucha por los derechos civiles. Quizá el mayor mérito del debutante director Antonio Banderas sea combina elementos tan dispares como drama y comedia, sin que el conjunto parezca forzado.

6/10
Expediente X: La película

1998 | The X-Files. Fight the Future

El departamento de expedientes X (casos inexplicables con posible intervención extraterrestre) del FBI ha sido clausurado. Los agentes Fox Mulder y Dana Scully han sido destinados a la división antiterrorista. La misteriosa explosión de un rascacielos federal, y el extraño caso de contagio de un niño por un virus, hacen que los dos agentes se enfrenten de nuevo a un expediente X. Se trata de un caso que podría estar relacionado con la llegada a la Tierra, hace varios miles de años, de una criatura de otro mundo. Expediente X: La película tiene todos los ingredientes para agradar a los seguidores de la serie de televisión; y también la capacidad de enganchar al espectador que no conozcan las andanzas de los dos agentes del FBI. Recorre toda la trama una atmósfera de intriga y conspiración que atrapa irremediablemente. ¿Qué objetivos persigue el Sindicato, una secretísima organización internacional? ¿Qué experimentos se realizan en un misterioso campo de maíz (vibrante homenaje a Con la muerte en los talones de Alfred Hitchcock), o en la granja del desierto de Túnez? ¿Qué ocurrió en la Antártida? Misterio tras misterio, la pareja protagonista trata de arrojar algo de luz al caso. Para ello arriesgan sus vidas y sus carreras.

6/10
Fantasmas del pasado

1996 | Ghost from the Past

Un prestigioso abogado blanco de Mississippi se juega su carrera cuando reabre, después de treinta años, el caso del asesinato de un líder negro a manos de un racista fanático, ahora septuagenario. En 1963 el racista Byron asesinó a Medgar Evers, un activista caracterizado por haber llevado a cabo una intensa lucha en favor de los derechos civiles. Cometió el delito a sangre fría, ante los ojos de su mujer y sus hijos, delante de su casa. Tras dos juicios amañanados, cuyo jurado estaba compuesto exclusivamente por blancos, el asesino salió absuelto. Treinta años después, la esposa de la víctima continúa buscando pruebas, lo que le permitiría reabrir el juicio. Su desesperada abnegación le lleva a contactar con un joven pero inteligente ayudante de fiscal, casado con la hija del juez que llevó el caso. Ambos se unen para esclarecer la verdad, pero tienen en contra un sistema lleno de corrupción, lo que dificultará su tarea. Rob Reiner resuelve este alegato contra el racismo, basado en un hecho real, con hondura psicológica y una férrea dirección de actores. El reparto está compuesto por grandes nombres. Entre todos ellos destaca James Woods (Érase una vez en América, Contact) en el papel del asesino, con el que demuestra su versatilidad. Junto a él Alec Baldwin (La caza del octubre rojo, Malice) realiza una correcta interpretación del ayudante del fiscal, mientras que Woopy Goldberg, conocida sobre todo por comedias como Ghost, pero que también había interpretado dramas como El color púrpura, realiza una buena composición del personaje de la mujer de la víctima. El filme consiguió dos nominaciones a los oscars y una a los globos de oro.

4/10
El otro lado de la vida

1996 | Sling Blade

Karl Childers, retrasado mental, ha estado 25 años en un manicomio por el asesinato de su madre y su amante cuando era niño. Los médicos le creen curado del traumático suceso y le dejan libre. Aunque no tiene dónde ir, su sencillez y bondad le ayudan a encontrar trabajo y a trabar amistad con un chaval. Fue la película sorpresa de la academia en 1997, hasta el punto de arrebatar el Oscar al mejor guión a El paciente inglés. El hasta entonces desconocido Billy Bob Thornton (director, guionista y protagonista) consigue lo que parece imposible: equilibrio entre drama y humor, ternura y horror.

7/10
The War (La guerra)

1994 | The War

La familia Simmons vive de modo precario en el Sur de los Estados Unidos. Stephen (Kevin Costner), el padre, arrastra las secuelas que dejó en su psique la Guerra de Vietnam, lo que le dificulta encontrar empleo. El proceso de maduración de los hijos, Stu (Elijah Wood) y Lidia (Lexi Randall) se ha acelerado por esta situación, y por sus constantes peleas con los Lipnicki, hijos de un chatarrero. Pese a todo los dos chicos, con la ayuda de sus amigos de pandilla, se empeñan con ilusión en construir un refugio en la copa de un gran árbol; una meta que les hace olvidar los momentos amargos de su existencia, siquiera sea momentáneamente, a la vez que mantiene en ellos la conexión con la magia propia de la infancia. Jon Avnet, director de la magnífica Tomates verdes fritos, vuelve a sumergirse en una historia sureña rica y llena de interés humano, en la que se mezclan los momentos divertidos –los más propiamente infantiles– con los dramáticos. Tiene como materia prima un guión de Kathy McWorter, a quien hay que reconocer que sabe tratar el manido tema de la guerra de Vietnam de manera diferente, al establecer un paralelismo entre la experiencia de Stephen en el sudeste asiático y las peleas que los Simmons han de librar cada día en casa, en su propio país. Incomprensión, paro, discriminación por enfermedad, racismo, accidentes, muerte, son los enemigos de la guerra que acontece en casa. Estos problemas son observados con mirada perpleja por unos chicos, sobre todo Stu, que están despertando sin saberlo a la adolescencia. La película es ambiciosa, y preciso es reconocer que a veces Avnet pierde el norte. El entretenimiento excesivo en determinados pasajes, un querer abarcar demasiado, dan como resultado un film algo deslavazado, que puede desorientar al espectador, que quizá no adivine a dónde, exactamente, le quiere llevar el director. Un poquito más de orden y claridad de ideas habrían mejorado una película, a pesar de todo destacable. Bien fotografíada, con una hermosa banda sonora de Thomas Newman, el film goza además de un ajustado reparto encabezado por el veterano actor infantil Elijah Wood, la desconocida niña Lexi Randall y el carismático Kevin Costner. Pero el balance de La Guerra es positivo, sobre todo, por su apuesta a favor de la hondura. Especialmente atractivo resulta el tratamiento de las relaciones humanas: entre padre y Stu, que muestra los esfuerzos del primero por educar y ganarse la confianza del hijo; entre hermanos, amigos, adversarios... La generosidad que lleva a estar dispuesto a arriesgar la vida por el amigo está muy presente en la historia. También, olvidando falsos pudores, Avnet trata con acierto la muerte y la tentación subsiguiente de rebelarse contra Dios.

5/10

Últimos tráilers y vídeos