IMG-LOGO

Biografía

Robert Duvall

Robert Duvall

89 años

Robert Duvall

Nació el 05 de Enero de 1931

Premios: 1 Oscar (más 1 nominaciones)

La bomba Duvall

16 Octubre 2008

Actor, director, guionista y productor, Robert Selden Duvall  (San Diego, 1931) es, quizás, uno de los mejores actores de su generación. Este californiano, a quien podemos equiparar con intérpretes de la talla de Dustin Hoffman, Robert De Niro o Anthony Hopkins, ya forma parte de la extensa historia del cine por derecho propio.

El joven Robert comenzó su carrera cinematográfica participando en la adaptación de la novela de Harper Lee, Matar a un ruiseñor, obra maestra en la que Duvall daba vida al personaje de Boo Radley; sin embargo aún tardaría diez años en darse a conocer. Fue en 1972, cuando Francis Ford Coppola le contrató para interpretar al “consiglieri” de Vito y Michael Corleone en las dos primeras entregas de El padrino.

Hijo de un almirante de la Armada estadounidense y de una actriz aficionada, Duvall dedicó los primeros años de su juventud al Ejército. Después de realizar el servicio militar y combatir en la Guerra de Corea, se matriculó en la Neighborhood Playhouse School of Theatre de Nueva York, donde inició sus estudios de interpretación. Poco a poco fue apareciendo en conocidas series televisivas, como Alfred Hitchcock presenta o Los intocables. En esta escuela entabló amistad con otros grandes nombres del cine norteamericano, como Dustin Hoffman o Gene Hackman; con el segundo trabajaría años después en La conversación y Geronimo, una leyenda.

Como actor, Duvall ha participado en más de sesenta películas, entre las que destacan La jauría humana, con Marlon Brando y Robert Redford; Llueve sobre mi corazón, su primer trabajo con Coppola; Apocalypse Now, por la que obtuvo un Globo de Oro al mejor actor de reparto y una nominación al Oscar por su papel de Kilgore, aquel coronel enamorado de la gasolina, que soltaba aquellas frases impagables “¿Hueles eso? ¿Lo hueles muchacho? Es napalm. Nada en el mundo huele así. ¡Qué delicia oler napalm por la mañana!”; y Gracias y favores, con la que ganó la estatuilla al mejor actor.

Además, ha dirigido cuatro largometrajes, entre los que destaca especialmente Camino al cielo, película por la que fue nominado al Oscar por segunda vez, que narra el crimen cometido por un predicador que, en su huida, decide instaurar una nueva iglesia en otro estado. Años después se puso al frente de Assassination Tango, un thriller en el que ahonda en una de sus pasiones, el tango argentino.

Famoso por interpretar papeles de marcado carácter, Robert Duvall ya puede presumir de tener una larga trayectoria tras de sí y afirma que de no haber sido actor, “habría sido vaquero”. Sus dos pasiones se fundieron en los westerns Open Range, de Kevin Costner, y, más recientemente, en Los protectores, donde daba vida precisamente a sendos cowboys.

En 2003 recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y dos años después obtuvo la Medalla Nacional de las Artes, uno de los reconocimientos más importantes que puede recibir un artista norteamericano.

Oscar
2015

Nominado a 1 premio

Oscar
1984

Ganador de 1 premio

Filmografía
Viudas

2018 | Widows

Chicago. Los cuatro criminales implicados en un audaz golpe, mueren carbonizados cuando se enfrentaban a la policía. Dos millones de dólares se han esfumado convirtiéndose en cenizas, y Jamal Manning, un gángster afroamericano que busca la honorabilidad postulándose a concejal de uno de los distritos más conflictivos de la ciudad, contaba con ellos para financiar su campaña, que le enfrenta a Jack Mulligan, hijo del concejal actual Tom, ambos pertenecientes a una saga familiar habitual en los círculos de poder municipales. Con uno de sus matones Jamal presiona a Veronica, viuda de Harry Rawlings, líder de la banda caída, para obtener su dinero. Junto a las otras tres viudas, y para escapar del lazo en que les dejaron atrapadas sus maridos muertos, retomarán los planes que había trazado Harry para ejecutar otro golpe que podría valerles cinco millones de dólares. Potente adaptación de la novela homónima de Lynda La Plante, que ya había sido adaptada como miniserie británica en 2002, de la mano de Geoffrey Sax. La nueva versión cuenta con la pluma de otra novelista con recientes y exitosas adaptaciones de su obra para cine y televisión, Gillian Flynn (Perdida, Heridas abiertas), que ha trabajado en el libreto con el director del film, Steve McQueen. Sorprende la solidez del guión, que depara muchas sorpresas inesperadas, perfectamente introducidas, y lo bien dibujados que están los personajes femeninos, esto sí que es empoderamiento de la mujer a través del thriller y el subgénero de las películas de robos, y no la convencional Ocean's 8. La película combina bien la intriga con los dramas personales, y los temas de fondo de la corrupción, el gangsterismo, la manipulación, las familias desestructuradas, las tragedias que a todos nos tocan en lo más hondo, a veces rompiéndonos el alma. Viola Davis, Michelle Rodriguez y Elizabeth Debicki encarnan muy bien lo que es la lucha por la supervivencia, y las tres tienen escenas de alto calado dramático. Aunque estamos ante uno de esos filmes que bien merecerían un premio a todo su reparto, están muy bien escogidos los actores para los roles de padre e hijo concejales, Robert Duvall y Colin Farrell, el cabecilla de los ladrones, Liam Neeson, el candidato negro Brian Tyree Henry, su hermano matón Daniel Kaluuya, la niñera peluquera reconvertida en conductora Cynthia Erivo, y aún podríamos citar a más, hasta las partes más pequeñas están tratadas con esmero.

7/10
En lucha incierta

2016 | In Dubious Battle

Adaptación de una novela de John Steinbeck, ambientada en los duros años de la Depresión, como su obra más célebre llevada mucho antes al cine, Las uvas de la ira. Sigue al activista político Mac McLeod, que tiene bajo su tutela a un pariente, Jim Nolan. Especialmente concienciados para luchar contra las injusticias de los grandes propietarios de tierras en California, se infiltran entre los recogedores de manzanas, a los que pagan un jornal miserable. Como saben mostrar humanidad y un rostro amable, Mac logra persuadir al carismático London para iniciar una huelga, donde sostener la posición resulta difícil por el juego sucio de los terratenientes y por la volubilidad de los trabajadores, que pueden cansarse en su lucha, pues sólo quieren paz y una vida mejor. La cinta dirigida por James Franco, que se reserva además el papel de Mac, tiene un indudable interés en el retrato de época y de los avances en el reconocimiento de los derechos de los trabajadores. Además, no ahorra atinadas críticas a las tácticas comunistas, donde el individuo es prescindible en aras del abstracto ente de la colectividad, lo que acaba pasando factura. En tal sentido el film intenta trazar la senda hacia el personalismo de Mac, mientras que Jim sigue el camino contrario, un cierto endurecimiento, lo que se nota especialmente en su interés romántico y de formar una familia, que se diluye en la lucha social. Esta idea, valiosa, no acaba de estar lograda, lo que no quita para que Franco y Nat Wolff hagan un buen trabajo actoral, arropado por un montón de estupendos actores, está fantástico Vincent D'Onofrio, y cumplen bien en sus cometidos Robert Duvall, Bryan Cranston, Sam Shepard, Selena Gomez… Y sin embargo, la película no es redonda. Tal vez el problema provenga de la fuente original, no es la novela más popular de Steinbeck, y tal vez también tenía problemas que en cualquier caso el desconocido y literario guionista Matt Rager –sólo ha escrito guiones a partir de escritores, William Faulkner además de Steinbeck, y únicamente para Franco– no logra solventar. La película pierde fuelle sobre todo en los últimos compases, con un desenlace un tanto pobretón.

5/10
Caballos salvajes

2015 | Wild Horses

La Texas Ranger Samantha Payne reabre el caso de una persona desaparecida 15 años atrás, descubriendo pistas que conectan la muerte de un joven del lugar con un rico patriarca, Scott Briggs. Samantha no se detendrá ante nada para descubrir la verdad, incluso si eso equivale a poner en peligro su propia vida. Con el regreso inesperado de su hijo Ben, Briggs ha de encontrar el modo de acallar para siempre a la ley, o hacer frente a la relación oculta entre Ben y el chico al que trató de silenciar años atrás.

El juez

2014 | The Judge

Hank Palmer es un abogado brillante de la gran ciudad. Experto en defender en los tribunales a poderosos corruptos, vende su talento a cambio de cuantiosos emolumentos. Para Hank lo legal es lo importante, la implicación emocional es absurda. Al borde del divorcio, parece que su única debilidad es el amor que siente por su pequeña hija. Cuando recibe la noticia de la muerte repentina de su madre, Hank viajará al pueblo de su infancia, en Indiana, y allí se reencontrará con una familia –padre y dos hermanos– a la que tiene olvidada. Aunque piensa estar allí sólo un par de días, tras el entierro se verá obligado a permanecer en el pueblo, pues su padre –prestigioso juez de la localidad por más de 40 años– ha resultado ser sospechoso de un asesinato. El director David Dobkin (El cambiazo) firma su mejor película, a años luz de las que había realizado hasta la fecha: un sólido drama acerca de la relaciones entre padres e hijos, los fantasmas del pasado y el sentido de la justicia. Seguramente tiene mucho que ver que esté detrás de la historia el guionista Nick Schenk, quien no había dado señales de vida desde su excelente libreto de Gran Torino. El juez presenta una galería de personajes excelentes, todos ellos muy elaborados y nada superficiales, aunque lógicamente se llevan la palma el abogado Hank Palmer y su padre Joseph, cuyas personalidades van adquiriendo cada vez más entidad conforme avanza la historia. Padre e hijo mantienen durante todo el film un intenso pulso, tanto en el modo de afrontar el caso en los tribunales, como sobre todo en lo que se refiere a su propia relación paterno-filial, emocionalmente afectada por años de distanciamiento y un pasado conflictivo que poco a poco se va revelando. Hay en el film temas de importancia, respecto a la educación de los hijos, el equilibrio entre exigencia y comprensión paterna (no siempre fácil) o la severidad a la hora de gestionar los traspiés, a veces serios, de jóvenes rebeldes y pendencieros. ¿Toda buena educación ha de perseguir el triunfo de los niños? ¿Todo en la vida es el éxito profesional? ¿A qué precio? En realidad, ¿qué es triunfar? El juez además ofrece una rica reflexión acerca de la diferencia entre justicia y legalidad. Porque la mera legalidad puede no tener nada que ver con la justicia, con el bien o el mal. En este sentido, Hank sería el positivista, pues para él las herramientas legales siempre son el camino. Para su padre, el juez Joseph Palmer, las cosas son distintas: emplear con eficacia las triquiñuelas jurídicas no equivale a impartir justicia. Los dos son brillantes, pero su visión del derecho es completamente opuesta. La película no sería la misma sin el reparto. A todas luces es formidable, con interpretaciones que alejan los clichés más ligeros. El actor Robert Downey Jr. completa uno de los mejores papeles de su carrera, un tipo con ese puntillo de sabelotodo que se le da tan bien, pero esta vez con mucha vulnerabilidad tras la pulcra fachada. Y el veterano Robert Duvall le da la réplica con una perfección tremenda (la escena del baño, aunque algo desagradable, es antológica). Ambos merecerían la nominación al Oscar. También están excelentes Vera Farmiga y Vincent D'Onofrio.

7/10
Una noche en el viejo México

2013 | A Night in Old Mexico

Red Bovie es un anciano cowboy texano al que han quitado su rancho, su destino más probable es una residencia de la tercera edad, algo que no encaja con su arrolladora personalidad. Tal circunstancia coincide con la llegada de su nieto Gallie, un joven al que no conocía, que siempre ha vivido en la gran ciudad, y cuyo atuendo de vaquero parece más propio de una tienda de disfraces que de un auténtico cowboy. Ambos emprenden un viaje en coche al viejo México, y en el camino recogen a dos tipos mal encarados, a los que acaban echando del vehículo aprovechando una parada, lo que hace que sin saberlo llevan una bolsa rebosante de dinero. Después de Pájaros de papel, Emilio Aragón ha emprendido, como tantos cineastas españoles, su particular aventura americana, rodando en inglés y con un reparto donde sobresalen el oscarizado Robert Duvall, y el protagonista de War Horse (Caballo de batalla) Jeremy Irvine. Aunque la idea de Una noche en el viejo México es simpática –abuelo y nieto estrechando lazos, transmitiendo veteranía el primero, ganando experiencia y venciendo la bisoñez y la ingenuidad el segundo, con el ‘macguffin’ de una trama de dinero del narco, un modelo que tuvo como maestro en el western a John Wayne– y se ha contado con William D. Wittliff, uno de los guionistas de la mítica El corcel negro y varias cintas con vaqueros, el director no puede evitar cierta blandura en su película, no hay espacio para escenas verdaderamente dramáticas o de cierto impacto, todo resulta más que previsible, también en lo relativo a la subtrama amorosa. Así pues es una cinta amable, de buena factura en su diseño de producción, y se disfruta de la interpretación de Duvall; pero nunca logra sorprender o emocionar.  

5/10
Jack Reacher

2012 | Jack Reacher

Lee Child (pseudónimo del británico Jim Grant) creó a su personaje Jack Reacher en su novela "The Killing Floor", de 1997. Desde entonces lo ha recuperado en numerosas secuelas y precuelas que han llegado a convertirse en superventas. No resulta extraño que se hayan llevado sus peripecias a la pantalla, en un film que apenas oculta una evidente voluntad de dar pie a una franquicia, que versiona en concreto "Un disparo", uno de los libros más populares. Un francotirador dispara a sangre fría a los transeúntes. Con seis disparos, acaba con la vida de cinco personas. Ha dejado evidencias tan claras que la policía le atrapa enseguida, pero durante el interrogatorio se limita a escribir una nota en la que pide que traigan a un tal Jack Reacher. Éste resulta ser un críptico individuo, antiguo oficial de la policía militar que mora casi sin dejar rastro por territorio desconocido. Cuando de improviso aparece le presta ayuda a Helen, joven idealista que actúa como abogada defensora del reo, pese a que paradójicamente su padre, Alex Rodin, el Fiscal del Distrito, ejerce la acusación. Jack Reacher supone el segundo largometraje como realizador de Christopher McQuarrie, reputado libretista oscarizado por Sospechosos habituales. Llega a las pantallas doce años después de Secuestro infernal, su ópera prima. McQuarrie ha cuidado al máximo los diálogos, y maneja muy bien la historia, dosificando la intriga, y ofreciendo las suficientes dosis de espectacularidad, con momentos logrados, como la persecución de coches y el climax final. De fondo, una cuestión moral de gran interés tratada en numerosas ocasiones: el hombre que tras comprobar que el sistema judicial está lleno de lagunas, decide buscarse la justicia por su cuenta. Al estar emparentada la trama con títulos como Harry el sucio, puede dar lugar al rechazo por parte de algunos espectadores, pero a todos les dará que pensar. En Jack Reacher sorprende la cuidada descripción de todos los personajes, incluidos diversos secundarios. Así se puede comprobar por ejemplo en el caso de Sandy (la poco conocida Alexia Fast), una jovencísima muchacha que a pesar de su inteligencia ha sido presionada para ayudar al bando equivocado, pintada en tres dimensiones aunque aparece en pocas secuencias. En general McQuarrie tiene a su favor una elección excelente del reparto, con buenos trabajos de Rosamund Pike (la letrada brillante y utópica), Richard Jenkins (el fiscal que parece mantener una cruzada para enviar a sus acusados a la cámara de gas) y el veterano Robert Duvall (un ex militar reconvertido en dueño de una tienda de armas). Sorprenden un par de elecciones del reparto. Por un lado, McQuarrie ha reclutado al legendario realizador alemán Werner Herzog para interpretar a un siniestro individuo, labor que logra a la perfección. Por otro lado, el también productor Tom Cruise encarna al protagonista, descrito en los libros como una mala bestia de dos metros y 110 kilos, lo que le aleja radicalmente de la imagen que ofrece el protagonista de Top Gun. Ídolos del aire. En su línea, éste no desentona, pero tampoco le saca partido a un personaje taciturno, supuestamente apartado de la sociedad, que le habría ido mejor a otros actores.

7/10
Jayne Mansfield's Car

2012 | Jayne Mansfield's Car

Hemingway & Gellhorn

2012 | Hemingway & Gellhorn

Una tv-movie de HBO centrada en los amores de la corresponsal de guerra Martha Gellhorn con el escritor Ernest Hemingway. Con la columna vertebral de una entrevista a una envejecida Gellhorn, se nos describe el romance de la pareja desde que se conocen en Cuba, en el Sloppy Joes de Cabo Hueso, pasando por la cobertura de los dos de la guerra civil española en Madrid, donde ayudan en el rodaje de un documental, o su viaje a China donde se entrevistan con Chiang Kai-shek, pero también con los líderes comunistas. Por supuesto se muestra la apasionada relación y los desencuentros. Philip Kaufman sigue demostrando que es un director bluff, parecía “elegido para la gloria”, pero luego su carrera se ha deshinchado con títulos de escaso interés. Ya ni logra “epatar” con sus excesos eróticos –aquí también los incluye–, que dieron pie a La insoportable levedad del ser y Henry & June. Hemingway & Gellhorn adolece de varios problemas. Está la sensación de que se nos ofrecen viñetas infantiloides, no un relato bien vertebrado, al guión le falta solidez de Jerry Stahl y Barbara Turner. Sobre la guerra civil, no hay un esfuerzo serio por describirla, sólo frases tipo “vamos a ir por esos hijos de puta fascistas”; además la decisión de incluir metraje documental en sepia e insertar a los protagonistas o rodar planos ad hoc, es muy artificiosa, te saca de la película. Falta genuina emoción y sobran tópicos y sentimentalismo barato, véase a Gellhorn-Nicole Kidman sufriendo por los niños de la guerra, o a Hemingway-Clive Owen jugando a la ruleta rusa con un general ruso, un Robert Duvall no acreditado bastante patético. En general resulta difícil creerse a los personajes, Owen con mostacho recuerda más a Groucho Marx que al escritor al que se supone que interpreta. Podía haberse logrado más complejidad al pintar la relación amorosa, o cómo Hemingway termina pegándose un tiro. Pero nada de eso. Dos mujeres de Hemingway, Pauline Pfeiffer y Mary Welsh, son pura caricatura, la primera una especie de histérica beatorra católica, la otra poco más que una enfermera. Quedaría Gellhorn, que evidentemente es la mejor dibujada y sale medianamente bien parada, aunque frases como “no quiero ser una nota a pie de página en la biografía de un escritor” tampoco es que ayuden.

3/10
Seven Days in Utopia

2011 | Seven Days in Utopia

The Road (La carretera)

2009 | The Road

Cine de altura, inolvidable, brutal. Por su sencilla historia, por su hondura antropológica, por su impactante puesta en escena. Ha tenido suerte el escritor Cormac McCarthy en las dos últimas adaptaciones de sus libros. Si el chasco fue monumental en 2000 cuando Billy Bob Thornton rodó la discreta Todos los caballos bellos a partir de una novela extraordinaria, hay que reconocer la gran maestría con que los hermanos Coen filmaron No es país para viejos y también ahora la impresionante simbiosis conceptual que ha logrado el director John Hillcoat al convertir en imágenes la novela The Road, ganadora del Premio Pulitzer en 2007. Un gran cataclismo ha asolado el planeta. Un padre y su hijo arrastran sus enseres en un carrito de la compra a través de un paisaje siniestro, desértico, oscuro, muerto, plagado de piedras y de troncos desnudos de árboles podridos, un lugar inhóspito que suponemos que un día fue un bosque lleno de colorido, donde miles de animales vivían en libertad y llenaban el aire con sus trinos y sus variados sonidos. Antes era un lugar normal, como tantos otros. Ahora no queda nada. Padre e hijo arrastran sus cuerpos, envueltos prácticamente en harapos. Viajan hacia el sur, hacia donde se supone que está el mar. En su camino sobreviven sin comida, ingiriendo de cuando en cuando algún insecto insignificante que aún existe, un trozo de miga de pan que han recolectado en unas ruinas... Por el camino, lleno de casas y ciudades deshabitadas, hay muchos peligros. El mayor de todos está en el acecho de “malos”, hombres que se han convertido en caníbales, pero también es inmisericorde el frío húmedo que cala hasta los huesos, el hambre insoportable, la enfermedad, la tentación del suicidio. También hay algunos encuentros con vagabundos. Y entretanto el padre lucha por no desmoronarse e insufla esperanza a su hijo, aunque también guarda en su poder una pistola con dos balas. Quién sabe si tendrá que utilizarla. Un relato sencillo. Un viaje. Una odisea con destino incierto. Una increíble fábula sobre la dignidad humana. Sobre la lucha entre el bien y el mal en el mundo y en el corazón del hombre. Eso es The Road. Eso es también la vida, podría decirse. Y, aún así, quizá alguien opine que el guión es pobre, que en la trama apenas suceden cosas y que el periplo interminable de los protagonistas suena a repetitivo, a poco inspirado. Es posible. Sí. Pero también es cierto que el sentido del film es tan poderoso y está tan perfectamente resuelto en pantalla que convierte en mínimos detalles esas posibles deficiencias. Sólo el planteamiento le deja al espectador anonadado, sobrecogido. Es la supervivencia en medio del horror. El impacto es mayor gracias al trabajo estelar de Viggo Mortensen, escalofriante, que está muy bien secundado por el pequeño Kodi Smit-McPhee y por un elenco de grandes actores –Charlize Theron, Robert Duvall, Guy Pearce– que apenas cuentan con unos breves minutos en pantalla. Asombroso resulta el paisaje infernal que John Hillcoat ofrece en el film. Los que han visto su película La propuesta ya saben el talento que tiene este director para colocar la agresividad del ambiente en primer plano, y al igual que en ese film, en The Road también la música atmosférica de Nick Cave y Warren Ellis parece salir de la tierra, de su transpiración. Pero aquí es especialmente terrorífico el mundo que describen las imágenes, un universo irrespirable que parece sacado del apocalipsis, donde no hay luz que pueda irradiar esperanza. Con esa fotografía gris, del color de la ceniza y de la muerte, el maestro español Javier Aguirresarobe logra que el corazón del espectador quede inmerso en el horror. Es el color de la desesperación, del miedo, de la tristeza. Y sin embargo, sin embargo... Y sin embargo, ¡oh paradoja del arte y de la belleza!, hay pocas historias tan optimistas como la concebida por Cormac McCarthy y ofrecida por Hillcoat con absoluta fidelidad al original. La película rebosa amor. El amor de un padre por un hijo, el amor de un hijo por un padre. El amor al bien y a la conciencia moral –ese eterno “fuego” que llevan en sus corazones– y a la postre el amor hacia el ser humano, la inmortal esperanza de que donde hay un hombre no está todo perdido. “Si fuera Dios habría creado este mismo mundo, no uno diferente”, dice el padre en un momento trágico del film. Al final, el verdadero amor puede con todo.

8/10
El último gran día

2009 | Get Low

Get Low bebe del folklore sureño. Cuenta la historia de un excéntrico anciano, que vive solo en su propiedad, y sobre el que circulan mil anécdotas turbias, ninguna seriamente contrastada. Felix Bush ha tenido la extraña ocurrencia de organizar su propio funeral en vida. Intuyendo que le queda poco tiempo en este mundo, organizará una gran fiesta en la que desea que los asistentes cuenten historias sobre él, con la secreta esperanza de que salgan a la luz los hechos terribles de los que se siente culpable, y que le han torturado durante más de cuarenta años. Pero en realidad, nadie parece saber nada cierto sobre él.El film con el que debuta en la dirección Aaron Schneider -antes ganó el Oscar por el corto Two Soldiers, y se ha curtido como director de fotografía y en series de televisión- es un magnífico ejemplo de sensibilidad y buen hacer. Una historia sobre la necesidad del perdón y de purgar las propias culpas, traspasada por el amor. Suena un poco a tragedia, pero lo cierto es que toda la narración está impregnada por dosis de buen humor, provocadas por el carácter imprevisible y cortante de Bush -inmenso Robert Duvall, interpretación memorable-, y por los deseos de ganar dinero del dueño de la funeraria -un papel cortado a la medida de Bill Murray, divertido e inteligentemente contenido-; hay una buena ristra de personajes secundarios: Mattie, la mujer que estuvo enamorada de Bush -Sissy Spacek-, el empleado de la funeraria cuya mirada es un poco la del espectador -Lucas Black-, los dos pastores, el tipo con ganas de bronca, el locutor de radio... Punteada con una estupenda banda sonora, con adecuados rasgueos de guitarra, esta fábula es un auténtico regalo, un milagro de emoción clásica, narración de magníficas hechuras, con tipos humanos que se hacen querer.

7/10
Corazón rebelde

2009 | Crazy Heart

Bad Blake es un cantante de country cincuentón, que fue toda una celebridad, pero que ahora, sobre todo por culpa del alcohol, se limita a actuar en antros de medio pelo, a lo largo y ancho de Estados Unidos. Nuestro hombre está todo el día pegado a la botella de whisky, y no ha conseguido echar raíces, cuatro matrimonios de breve duración dan fe de ello. Durante una de sus actuaciones en Santa Fe, una joven periodista y madre soltera, Jean Craddock, pide entrevistarle. Él al principio sólo piensa en hacer un favor al tipo que ha pedido que la atienda, pero pronto surge una atracción que es también añoranza por las cosas buenas de la vida, que ha dejado pasar de largo en su largo camino como cantante. Emotivo film escrito, dirigido y producido por Scott Cooper, actor más bien desconocido. Adapta una novela de Thomas Cobb, y al parecer logró encandilar al mismísimo Robert Duvall, con quien coincidió en el plató de Get Low, para que la produjera; incluso el mítico actor se reserva un pequeñó papel como el mejor amigo de Bad, la voz de su conciencia por así decir; sin duda que a Duvall le vino a la cabeza Gracias y favores, la película que le dio el Oscar, a la hora de involucrarse en este film. Cooper rueda con exquisito clasicismo para pintar la vida de todo un cowboy, el clásico texano independiente, un papel el de Bad que Jeff Bridges borda, su composición está llena de matices. Inteligentemente Cooper despliega, con formato de ‘road-movie’ marcado por el manager, que le señala telefónicamente adónde le toca viajar, los temas sobre los que se articula la película: el alcoholismo de Bad, los celos porque Tommy, un joven cantante country, sea la estrella del momento, en su detrimento; los encuentros con la buena gente del medio oeste; y por supuesto, la aparición de Jean –tiene un enorme mérito la interpretación de Maggie Gyllenhaal, que aguanta bien al ‘gigante’ que tiene ante ella, actor y personaje–, detonante de una posible redención, que pasa por el reconocimiento de un pasado con muchos puntos negros y el consiguiente sacrificio de volver a empezar. Todos estos temas son tratados con honestidad, si soluciones facilonas, con enorme talento, más aún si se tiene en cuenta que Cooper es un novato en las lides de dirigir películas. En un film como el que nos ocupa juegan papel esencial las canciones. Más cuando Bad, que las compone, ha sabido plasmar en ellas con desgarrador lirismo sus problemas personales, a modo de exorcismo. El nivel logrado por T-Bone Burnett y el fallecido Stephen Bruton es formidable, sus temas dan el tono requerido por la película. Hay momentos muy emotivos donde la música contribuye de modo decisivo, como el concierto en que el telonero Bad comparte escenario con Tommy, o esa canción que le define tan bien, “es extraño lo parecido que es caer y volar, durante un rato”.

7/10
Como en casa en ningún sitio

2008 | Four Christmases

Película navideña supuestamente transgresora y novedosa, aunque lo cierto es que ni lo uno ni lo otro. Sigue a Brad y Kate, una pareja con alergia al compromiso, que se ha fabricado una “felicidad” completamente artificial, consistente en ir sólo a lo suyo. Piedra clave de su organizada vida es eludir en Navidad las reuniones familiares. Este año piensan irse a las islas Fidji... pero hete aquí que una espesa niebla obliga a cancelar su vuelo, y una inoportuna entrevista en la televisión nacional permite que sus familias sepan que van a estar en casa; luego pueden ir a pasarlas con ellos. Lo que obliga a cuatro reuniones familiares (las cuatro navidades del título original), pues tanto los padres de Brad como los de Kate están divorciados. Los encuentros hacen que uno y otra descubran inesperados secretos no contados por vergüenza; y les harán replantearse su idea del amor, la familia y la felicidad. En Una Navidad de locos, basada en un texto de Grisham, ya se planteaba la idea argumental de “pasar” de la Navidad. Aquí se repite la idea, con resultados desiguales, falta el ‘timing’ necesario en una comedia de no parar quieto un momento, se nota que el director Seth Gordon es un novato; por no hablar de un desenlace bastante torpe y facilón. Hay momentos graciosos, como la intervención en un Nacimiento viviente, pero también otros agotadores, como los perpetrados por los pelmas hermanos de Brad, o simplemente zafios, como el “ocurrente” arranque del film. La pareja protagonista es la mar de solvente, y resulta ingeniosa la idea de enfrentar al grandullón de Vince Vaughn con la canija de Reese Witherspoon. Y siempre resulta grato en ver a actores de la talla de Robert Duvall, Sissy Spacek y Jon Voight, aunque entristezca el poco partido que se les saca, especialmente a Spacek.

4/10
Lucky You

2007 | Lucky You

Curtis Hanson es de esos directores que no aparecen en las portadas de las revistas ni tienen la aureola de los grandes genios rondándole encima de la cabeza. Sin embargo, cuenta con un puñado de películas muy logradas, desde la cúspide de L.A. Confidential hasta las altas cotas alcanzadas con Jóvenes prodigiosos o En sus zapatos. Pero en este caso, el director de Nevada se desliza un poquito por la ladera para dirigir una comedia romántica algo convencional, ambientada en el mundo del juego en la ciudad de Las Vegas. Huck es un tipo que vive al día, pidiendo dinero prestado, haciendo apuestas de todo tipo y empeñando objetos propios o de los demás. La razón de ese desorden económico es que Huck se dedica profesionalmente a jugar al póquer. No lo hace nada mal; es más, es uno de los mejores jugadores del mundo, pero hasta el más experto pierde si juega sin ton ni son. Y si además te dejas llevar por impulsos y no por la razón, toda tu vida puede irse al garete. Eso es un poco lo que le pasa a Huck. Y entre los obstáculos que no es capaz de superar el más importante es la tensión que le genera su padre –dos veces campeón del mundo de póquer–, a quien Huck no perdona el distanciamiento de su madre hace años. Pero, en fin, todo puede cambiar, si aparece una chica con la carita traviesa de Drew Barrymore. El guión de Eric Roth tiene todo lo que se puede esperar del film –juego, amor, incomprensiones paternofiliales, suspense–, aunque quizá hubiera venido bien desarrollar algo más el conato de trama peligrosa con los prestamistas. El plato fuerte, al margen del predecible acaramelamiento de Huck con respecto a la dulce Billie, son los continuos “tête à tête” del protagonista con el veterano Robert Duvall, siempre en su sitio. Sin embargo, en general el film adolece de falta de tensión y ni siquiera las variadas secuencias de partidas de póquer generan la excitación requerida: es complicado cuando parece que a los propios jugadores les da igual perder diez dólares que cinco mil. Deben de ser gafes del oficio. Por lo demás, bueno, la película tiene su aquél por momentos y está elegantemente rodada.

5/10
La noche es nuestra

2007 | We Own the Night

Finales de los 80. Los Grusinsky conforma una familia con amplia tradición profesional en la policía. Actualmente Burt es uno de los veteranos jefes de la policía neoyorquina, y su hijo Joseph ha sido promovido como capitoste de una unidad antidroga. Pero todo clan tiene una “oveja negra”, y Bobby, el otro hijo de Burt, no ha seguido los pasos de servir en las fuerzas del orden. Él está al frente de una importante discoteca, y aunque nada en su trabajo es ilegal, su garito es frecuentado por mafiosos rusos dedicados al narcotráfico, y su mercancía circula por allí. Cuando Joseph le pide que le eche un cable, a modo de confidente, Bobby, que se ha cambiado el apellido para que nadie le relacione con la pasma, rehúsa. Los remordimientos vendrán cuando su hermano es tiroteado. A partir de ese momento colabora con la policía, lo que pone en peligro a su novia, y la misma existencia de esa relación. James Gray demuestra gran coherencia temática en su breve filmografía de tres títulos –los otros son Cuestión de sangre y La otra cara del crimen–, al orquestar intensos dramas alrededor del mundo policial y criminal. Aquí entrega una película muy en la línea de los títulos que dominaron los 70, como French Connection (Contra el imperio de la droga), Serpico y compañía, en consonancia con otro film reciente, American Gangster. No inventa la pólvora, y a veces el ritmo narrativo resulta un tanto cansino (véase la concesión erótica del arranque), pero dibuja bien los lazos familiares, donde se encuentran en tensión el cariño y el resentimiento. El reparto es excelente, aunque domina la función Joaquin Phoenix, con el personaje mejor dibujado en la trama. Entre los momentos trepidantes destacan la visita al laboratorio de droga, la emboscada en la autopista y el clímax en el campo de trigo.

6/10
Los protectores

2006 | Broken Trail

Dos cowboys del viejo Oeste, el viejo Print Ritter y su sobrino Tom Harte, deben entregar a un cliente una manada de caballos mustang. Pero en el camino se encuentran a cinco jóvenes chinas traídas a EE.UU. para prostituirlas y a su horrible ‘dueño’. Nobleza obliga, y Print y Tom deciden liberar a las mujeres y escoltarlas. No saben en el lío en que se han metido. Notable western de Walter Hill, un director enamorado del género, como prueban Forajidos de leyenda, o la serie televisiva Deadwood. Aquí introduce el elemento exótico de las mujeres chinas, pero todo desprende un agradable aroma de clasicismo, empezando por Robert Duvall (que abordó el género recientemente en Open Range), con frases como “No hablemos de dinero para medir la riqueza” que harían palidecer de envidia al mismísimo John Wayne. El veterano actor compone a la perfección a un vaquero crepuscular, ante cuya puerta podría llamar el amor de su vida, una contenida Greta Scacchi. Les acompaña en el film un excelente y sobrio Thomas Haden Church, que se dio a conocer en Entre copas.

6/10
Gracias por fumar

2005 | Thank You for Smoking

Inteligente comedia, trufada de cinismo, pero en cuyo fondo late la invitación al espectador a hacerse responsable de sus propias actuaciones, sin esperar a que ‘papá estado’ u otras instituciones decidan por él. La excusa para ello es la industria tabaquera, que tiene en Nick Naylor un excelente relaciones públicas, capaz de llevarse el gato al agua en cualquier debate, entrevista o análisis acerca de los efectos perniciosos de fumar. Nick luce una perpetua sonrisa, y sus argumentaciones suelen ser impecables, porque no niegan los problemas inherentes al tabaco. Además, le encanta departir con otros colegas, a los que toca lavar la imagen de la industria armamentística, o la del alcohol. Divorciado, Nick se esfuerza en impartir lecciones para la vida a su hijo adolescente. Y aunque de planteamientos morales muy limitados, una serie de peripecias que implican a una periodista, a unos activistas antitabaco y a un senador, le harán madurar, siquiera un poquito. El film de Jason Reitman, cuya carrera hasta el momento se había desarrollado en el mundo del cortometraje, hay que enmarcarlo en sus justos términos. No intenta pintar el mundo real, tal y como es, sino que, con trazos asumidamente gruesos, habla de una sociedad excesivamente mediatizada, y por tanto, aborregada. Su divertida ironía recuerda a filmes como La cortina de humo, donde las situaciones hilarantes daban qué pensar. La cita de James Stewart y su Caballero sin espada cuando Nick va a declarar a una comisión del Senado, no es en absoluto casual. Si el film de Frank Capra es la quintaesencia del idealismo, a la hora de gritar bien alto que se hace necesario un cambio del estado de las cosas, Reitman ha preparado una película en la misma dirección, pero ajustada a los tiempos cínicos que corren.

8/10
Un entrenador genial

2005 | Kicking & Screaming

Phil y su progenitor Buck, ambos padres de familia, no pueden ser más diferentes. Phil es, ante todo, un hombre dedicado a su hogar. Mientras que Buck concibe su entorno como un ambiente competitivo, en el que lo importante, más que participar, es ganar. Phil ha aceptado entrenar el equipo de fútbol infantil de su hijo de 10 años; lo que no puede imaginar es que en el mismo campeonato juega un equipo de chavales, favorito para el triunfo, entrenado por… ¡Buck! Comedia familiar, que se toma más en serio que la media. Will Ferrell sigue probando sus dotes para hacer reír, y Robert siempre es una garantía de buen hacer. Pero quien destaca en el campo del humor, por encima de los dos actores citados, y los críos, es Mike Dikta, que tiene algunos de los mejores gags.

5/10
El secreto de los McCann

2003 | Secondhand Lions

Walter va a pasar el verano lejos de su frívola madre en una finca pérdida de Texas. Allí viven sus excéntricos tíos, dos viejos hermanos cascarrabias de los cuales se cuentan numerosas leyendas, entre ellas que en su juventud fueron atracadores de bancos, asesinos a sueldo o criminales de guerra. Al principio, Walter se siente rechazado, pero no tarda en ver el lado bueno de sus tíos, al tiempo que descubre la vieja fotografía de una exótica mujer… Poco a poco la convivencia entre los tres se convierte en una especie de novela narrada, un mundo de aventuras orientales llenas de amor y honor, que, sean verdaderas o no, ayudarán al joven a descubrir su lugar en el mundo y a tomar partido en el mundo de los adultos. El director y guionista Tim McCannlies muestra con acierto el mundo impresionable de la imaginación infantil y hay que agradecer que haya podido contar con dos pesos pesados como Duvall y Caine para hacer creíble esta especie de cuento de hadas en plenos años sesenta. Una original comedia nostálgica para toda la familia, con algunos momentos muy divertidos, como los de la pelea en el bar o el recibimiento de los McCann a los visitantes.

5/10
Dioses y generales

2003 | Gods and Generals

El histórico episodio de la Guerra Civil Americana contado desde la perspectiva del protagonista, general Thomas Jackson, interpretado por Sthepen Lang. El espíritu de unos hombres que lucharon por su país y sus principios patrióticos son lo que identifican el tono de la película. Por otro lado, las escenas de batallas repletas de figurantes y las luchas valerosas cuerpo a cuerpo es lo más destacado de la cinta. Ronald F. Maxwell se basa en un libro de Jeff Shaara. Tras Gettysburg (1993), miniserie que contaba una de las batallas más sanguinarias de esta guerra, el director quiso volver a llevar la historia a la pantalla en esta superproducción, con un gran plantel de estrellas, donde, a parte de Lang, destaca Robert Duvall, Jeff Daniels, Keith Allison o Mira Sorvino.

7/10
Open Range

2003 | Open Range

Cuatro hombres transportan ganado por la ancha pradera. Su relación se basa en la confianza, como aprende Button, el más joven, de origen mexicano, casi sacado del arroyo, e incorporado al grupo del que forman parte Mose, grandullón con aspecto de oso, que mantiene un trato entre paterno y fraternal con Button; Boss, que está al mando, hombre sabio y moral; y White, tipo duro y taciturno, leal, que esconde un pasado dejado atrás gracias al ejemplo de Boss. En un viaje que no debería ser problemático, se topan con la intransigencia de un ganadero que no admite su presencia, y que piensa emplear a un sheriff corrupto para acabar con ellos y robarles el ganado. Se plantea entonces el dilema de entregar o no sus reses para salvar la vida. Pero por una cuestión de principios (hay situaciones en la vida en que no se puede ceder), defenderán su posición, aunque resulte suicida. Kevin Costner vuelve al western. Como director y como actor. Quizá no con la originalidad que exhibió en Bailando con lobos, pero sí con idéntico sentido de la épica y del clasicismo. Grandes espacios, la frontera entre el salvaje oeste y la pujante civilización, música vibrante, hermosos parajes… Todo ese paisaje mítico que construyeron directores como John Ford, Howard Hawks, Georges Stevens y Fred Zinnemann, citados profusamente en el film (Centauros del desierto y Raíces profundas en el secreto anhelo de un hogar, Río Rojo en el transporte del ganado, Río Bravo con la cárcel del sheriff, Solo ante el peligro en la actitud de los habitantes del pueblo…), asoma en todo su esplendor. Pero Costner lo presenta con personalidad propia, dándole nuevas vueltas de tuerca, sin caer en el mimetismo. Y hace una apuesta por la opción de responder con medios proporcionados a la injusticia del otro, junto a una negación radical de la venganza. Se aleja aquí de modelos recientes como Sin perdón; esa ausencia de cinismo puede chirriar en los tiempos que corren, pero resulta una bocanada de aire fresco muy necesaria. El film aprovecha las posibilidades técnicas actuales para presentar las escenas de tiroteos con realismo inusitado, que evitan al tiempo el regodeo en la violencia. Por otra parte, Costner sabe crear personajes de entidad: por ejemplo, Robert Duvall es perfecto para el hombre cuya sabiduría se acrecienta con los años. Incluso los pequeños personajes tienen su atractivo, como el tipo que les guarda los caballos, que se diría un homenaje a los que encarnó el inolvidable Walter Brennan.

7/10
Assassination Tango

2002 | Assassination Tango

Anderson es un asesino a sueldo que debe viajar a Argentina para su próximo 'trabajito'. En el país del tango, Anderson se verá pronto seducido por una encantadora joven llamada Manuela y por el sensual baile que ella le hace conocer. Pero los negocios son los negocios, y Anderson no puede olvidar el motivo de su viaje. Cuarta película de Robert Duvall como director, en la que también escribe y protagoniza. El actor se dejó llevar demasiado por la música tango, y los bailes, toda una delicia para los ojos, están presentes en gran parte de la historia, distrayendo un poco la parte de acción o thriller.

4/10
John Q

2002 | John Q

Un padre de familia. Trabajador honrado donde los haya. Cuando su pequeño sufre un desvanecimiento, lo lleva corriendo al hospital. Está tranquilo, pues su seguro debería cubrir cualquier eventualidad. Debería. Porque los burócratas del centro médico se agarran a la cláusula de turno, para decir que el urgente trasplante de corazón que necesita su hijo, debe pagarlo de su bolsillo. John hace lo posible para reunir el dinero, pero cuando la cosa se pone cuesta arriba, adopta una dramática decisión: ocupa un ala del hospital, toma a varias personas como rehenes, y exige la inmediata intervención médica que necesita su hijo. Nick Cassavetes (Volver a vivir, Atrapada entre dos hombres), acostumbrado al drama y a la composición de personajes, insufla cierta credibilidad a lo que podía ser un puro producto de acción, mamporros y lágrimas. Y describe y critica, sin pelos en la lengua, un sistema de seguros médicos en Estados Unidos que muchas veces da lugar a palmarias injusticias (vamos, para que luego nos quejemos de la Seguridad Social…); aunque quizá se la va la mano un tanto a la hora de plantear la dramática decisión de John Q, con el circo policial y mediático que se organiza en torno al hospital. De todos modos tiene la suerte de contar con el recién oscarizado Denzel Washington, que encarna a la perfección al hombre corriente desbordado por los acontecimientos injustos.

6/10
Camino hacia la gloria

2000 | A Shot at Glory

El entrenador de un equipo de fútbol escocés que atraviesa una mala racha, ficha a una vieja gloria con problemas con el alcohol. Combina elementos del cine deportivo con un amable retrato de costumbres del entorno rural escocés. 

5/10
60 segundos

2000 | Gone In Sixty Seconds

Sesenta segundos. Ése es el tiempo que invierte Memphis en robar un coche. Pero eso lo dejó hace tiempo. Ahora lleva una vida honrada. Lo malo es que su hermanito es un trasto, y ha decidido seguir sus pasos. Y como su último golpe salió mal, el clásico mafioso con mala leche exige que en tres días, tres, le entregue 50 coches ni más ni menos. Si no, lo pagará con su vida. Ante tal chantaje, Memphis reúne a su antiguo equipo y se pone manos a la obra de robar vehículos. “Robar 50 coches en una sola noche. Pensé que era una idea genial.” Así habla el guionista del film, Scott Rosenberg (Beautiful Girls). Y Nicolas Cage, el protagonista, tampoco se corta: “La película tiene un hilo conductor muy sólido.” No sabemos si ambos exageran un pelín. El caso es que Rosenberg y el director Dominic Sena sirven una historia de acción con múltiples persecuciones automovilísticas, de la que disfrutarán seguro los amantes de la velocidad.

5/10
El 6º día

2000 | The 6th Day

Un futuro indeterminado pero próximo. La clonación es una realidad, y sólo la Ley del Sexto Día (en referencia al pasaje del génesis que narra la creación del hombre el día sexto) impide que se aplique a seres humanos. Adam, un experimentado piloto, se encuentra un día al regresar a casa que... alguien con su mismo rostro y corpulencia ha usurpado su lugar. A partir de ahí se ve acosado por una panda de asesinos –clónicos, por supuesto–, que no desean ver expuesto a la luz pública el maquiavélico plan que ha urdido su jefe, un empresario de nuevas tecnologías con un aire a Bill Gates. Film entretenido, mientras a uno no le dé por buscar en él grandes ideas sobre qué es el hombre, de dónde venimos y adónde vamos, y tal. Lo que se hace, con hábil sentido de la oportunidad, es tomar un tema que ha generado un enorme debate, el de la clonación. Y servir una película de acción a la mayor gloria de su protagonista, Arnold Schwarzenegger, que reparte mamporros a diestro y siniestro. La historia permite algún ingenioso gag, como la divertidísima muñeca Cindy.

5/10
Conflicto de intereses

1998 | The Gingerbread Man

Rick Magruder es un prestigioso abogado que lleva una vida tranquila en un pequeño pueblo llamado Savannah. Se enamora de una preciosa camarera, Mallory, con la que mantiene una apasionada relación. Sin embargo, Mallory vive atemorizada por su tirano padre, Dixon Doss, un pastor fundamentalista. Para ayudarla, Rick alega que el padre padece una enajenación mental y lo encierran en un hospital psiquiátrico. Sin embargo, en poco tiempo consigue escapar y perseguirá a su hija, por lo que el abogado tiene que ayudarle. Como otros grandes cineastas (entre ellos Sydney Pollack y Francis Ford Coppola) el prestigioso realizador Robert Altman filmó en los años 90 un filme basado en un guión original del popularísimo escritor John Grisham, cuyos libros tienen en común que están protagonizados por jóvenes e intrépidos abogados. Altman saltó a la fama tras el éxito del filme M.A.S.H. en el año 1970, pero después desarrolló su carrera en el cine al margen del Hollywood con títulos como Nashville. A partir de principios de los 90, desarrollo una segunda edad de oro con el éxito de filmes como El juego de Hollywood, Vidas cruzadas o Prêt-à-Porter. Este es el trabajo más convencional del realizador, inscrito en el más puro estilo norteamericano. El reparto es absolutamente lujoso, e incluye nombres como el director y actor Kenneth Branagh (Henry V), Daryl Hannah (Blade Runner), Tom Berenger (Platoon, El sendero de la traición) y Robert Duvall, uno de los mejores actores de Hollywood, con títulos como El padrino.

5/10
Deep Impact

1998 | Deep Impact

Un joven aficionado a la astronomía descubre con su telescopio la existencia de un enorme cometa que se dirige hacia la Tierra. Aunque las autoridades tratan de evitar que cunda el pánico manteniendo la noticia en secreto, una intrépida periodista descubre la verdad. El presidente de Estados Unidos no tiene más remedio que explicar los hechos: la única esperanza para la humanidad estriba en una misión espacial tripulada, que tratará de romper el meteorito en pedazos más pequeños y desviar su fatal trayectoria. La película se inscrible plenamente en el género catastrofista. Como otros títulos de este tipo, hay un reparto coral (rostros tan conocidos como los de Robert Duvall, Vanessa Redgrave, Morgan Freeman, Maximilian Schell, Elijah Wood...) que sirve para presentar diversos dramas humanos. El film, aunque es en primerísimo término un gran entretenimiento, no deja de plantear al espectador una pregunta inquietante: ¿qué haría si supiera que hoy es el último día de mi vida, que la muerte me está esperando? Esta nueva producción de Spielberg, sin descuidar el argumento, apuesta, como es lógico, por unos vistosos efectos especiales. Estos se hacen sobresalientes en el último tramo de la película, cuando el meteorito se acerca a la Tierra.

6/10
Acción civil

1998 | A Civil Action

Jan Schlichtmann es un cínico abogado, dispuesto a pisotear a quien sea para ganar los casos que lleva entre manos. Con otros tres socios regenta un prestigioso bufete. Un día llega lo que parece un caso más: un grupo de padres busca pleitear contra dos empresas responsables de la contaminación de un río, lo que ha tenido terribles consecuencias –nada más ni nada menos que leucemia– para sus hijos. Lo que empieza como rutina abordada con el cinismo habitual ("Nunca hay que desestimar el valor dramático de varios niños muertos", asegura) acaba involucrando personalmente a Jan. ¿Recuperara la humanidad que había extraviado? Impactante drama judicial basado en hechos reales y producido por Robert Redford. Steven Zaillian (director de En busca de Bobby Fischer y guionista de La lista de Schindler) cuenta con sobriedad los detalles del caso. Tiene la fortuna de contar con un estupendo John Travolta, un sobresaliente Robert Duvall, y unos eficaces William H. Macy y Sydney Pollack. La formidable fotografía tenebrista se debe al legendario Conrad L. Hall, que fue candidato al Oscar.

5/10
Camino al cielo

1997 | The Apostle

A Sonny Dewey, un predicador pentecostalista tejano, se le hunde el mundo cuando descubre que su esposa le es infiel. En un momento de ira golpea a su oponente, con tan mala fortuna que queda en coma. En su huida encuentra refugio en una pequeña comunidad sureña; y bajo el pseudónimo de E.F. el apóstol, funda su propia iglesia. Allí experimenta la satisfacción de acercar a Dios a un nutrido grupo de gente sencilla, primero negros, luego también blancos. Robert Duvall escribe, dirige, protagoniza y produce, con un aire cercano a Gracias y favores de Bruce Beresford, una película arriesgada. ¿Seguir el día a día de un predicador protestante? ¿Qué locura de film es éste? Sin duda que lo es, y bien lo debe saber Duvall, que ha puesto dinero de su bolsillo. Sin embargo logra componer un personaje memorable (Duvall fue candidato al Oscar al mejor actor), en el que quedan patentes virtudes y defectos.

7/10
La caza de Eichmann

1996 | The Man Who Captured Eichmann

En 1960, el servicio secreto israelí, descubre que el ex teniente coronel Adolf Eichmann fue una de las figuras claves involucradas en el Holocausto nazi, y que ahora vive con el nombre de Ricardo Clement, instalado en Argentina. Las autoridades intentarán investigar el pasado de este hombre y las razones que le llevaron a participar en tal terrible exterminio. William A Graham lleva a la pantalla con gran exactitud el libro de Peter Z. Malkin y Harry Stein, que cuenta las investigaciones que lleva a cabo el servicio israelí para dar con Eichmann, un criminal nazi. Robert Duvall, quien fue nominado al Emmy por esta película, compone un personaje lleno de detalles y expresividad.

5/10
Un asunto de familia

1996 | A Family Thing

Billy Bob Thornton y Tom Epperson, los guionistas de la magnífica Un paso en falso (Carl Franklin, 1992), han desarrollado para Robert Duvall –que ejerce de actor y productor– un drama familiar, a caballo entre Arkansas y Chicago, que presenta no pocos puntos de interés. Se centra en el asombroso descubrimiento que Earl, un sexagenario hombre de campo, hace al fallecer su madre. Ella no era tal –el padre lo confirma–, sino que su verdadera madre tenía la piel negra. Movido por un desconocido resorte, Earl marcha a conocer a Ray, su hermanastro de color. Tras un primer encuentro no muy feliz, el buen hacer de la tía T. irá acercando a los dos hermanos. La trama recuerda a Secretos y mentiras de Mike Leigh, aunque el marco sea muy distinto: el Sur de los Estados Unidos. La historia, con un guión bien pulido y una correcta realización, señala como las diferencias familiares, hasta las más inesperadas, pueden ser superadas cuando hay amor y deseos de buscar lo que une. Robert Duvall y James Earl Jones ofrecen un magnífico recital interpretativo.

5/10
Phenomenon

1996 | Phenomenon

George, un mecánico no muy espabilado, ve una noche una misteriosa luz que le transforma en un genio. Pero lo que de verdad desea él es el cariño de sus semejantes, y sobre todo de Lace, de quien se ha enamorado. Phenomenon es una curiosa mezcolanza. Drama, comedia romántica, magia, ecologismo... John Turteltaub salta de un tema a otro, causando a veces desconcierto. No consigue el director la solidez de Mientras dormías. Pese al cuidado de los aspectos visuales –magnífica la coordinación de fotografía y dirección artística– flojea la historia. Aunque grata de ver, y con aciertos parciales, se desarrolla de modo errático hasta llegar a un callejón sin salida, del que se sale de modo muy artificioso. John Travolta encarna bien a su personaje, pero se desaprovechan secundarios de la talla de Robert Duvall y Forest Whitaker.

5/10
El otro lado de la vida

1996 | Sling Blade

Karl Childers, retrasado mental, ha estado 25 años en un manicomio por el asesinato de su madre y su amante cuando era niño. Los médicos le creen curado del traumático suceso y le dejan libre. Aunque no tiene dónde ir, su sencillez y bondad le ayudan a encontrar trabajo y a trabar amistad con un chaval. Fue la película sorpresa de la academia en 1997, hasta el punto de arrebatar el Oscar al mejor guión a El paciente inglés. El hasta entonces desconocido Billy Bob Thornton (director, guionista y protagonista) consigue lo que parece imposible: equilibrio entre drama y humor, ternura y horror.

7/10
La letra escarlata (1995)

1995 | The Scarlet Letter

Inspirada en el relato de Hawtothorne narra la historia de Hester Prynne (Demi Moore) que a finales del siglo XVII viaja a un pequeño pueblo de Boston con el objeto de hacerse cargo de una casa y unas tierras, con el fin de tenerlo todo preparado para cuando regrese su marido. Su belleza, sus ideas liberales, pronto le llevan a ser objeto de murmuración en el pueblo. Creyendo que su marido ha muerto, y atraída por el pastor protestante, mantiente relaciones con él, quedándose embarazada. Acusada de adulterio, será castigada a llevar durante toda la vida la letra A "de adultera" en el pecho, y es que en el antiguo Boston no se andaban con chiquitas. Roland Joffé (La Misión, Los gritos del silencio, La ciudad de la alegría) dirige este melodrama romántico, en el que señala los excesos en los que puede caer un excesivo puritanismo. Si bien hay que tener en cuenta que el film carga las tintas. Hay que destacar que la célebre Demi Moore se ve bien acompañada por Gary Oldman y por un siempre eficiente secundario Robert Duvall.

4/10
Algo de que hablar

1995 | Something to Talk About

El sueco Lasse Hallström parece que se encuentra a gusto haciendo películas en Estados Unidos. Así lo demuestran sus filmes Querido intruso y ¿A quién ama Gilbert Grape?. Sus temas típicos —descripción de familias algo excéntricas y con problemas— están presentes en el guión escrito por Callie Khouri, ganadora de un Oscar por su trabajo en Thelma y Louise. Problemas domésticos, cotidianos, de la vida misma, son abordados por Hallström, aunque quizá con mayor realismo que en otras ocasiones. La infidelidad conyugal, presentada como algo que no sucede de repente, y las consecuencias de la falta de diálogo entre padres e hijos, son los desencandenantes de algunos de los momentos más intensos del film. Grace (Julia Roberts) es una mujer joven, a lo que parece felizmente casada, que tiene una niña pequeña. Su vida discurre plácida en una pequeña población del Sur de los Estados Unidos, donde compatibiliza su trabajo en un negocio familiar de cría de caballos con sus obligaciones domésticas. Hasta que descubre que su marido le engaña. Este hecho desata una crisis que afecta a toda la familia de Grace. Hay una historia bien trabada, y humor y ternura en el tratamiento, aunque se eche en falta algo más de profundidad, de honestidad. Resulta una consideración algo estrecha, por ejemplo, reducir el funcionamiento de un matrimonio al de sus relaciones íntimas. También le pesa algo al guión su vena feminista, pues trata de presentar, dentro de las tres mujeres adultas del relato —la madre y dos hijas— a Emma Rae, la hermana de Grace, como la más madura y realizada; cuando lo cierto es que se trata de la menos dibujada, y la única que no ha llegado a comprometerse en nada concreto en la vida. Resulta curioso ver un relato típicamente sureño firmado por un sueco. Pero el hecho es que Hallström bucea con seguridad en la vida provinciana que retrata. Así lo hace en las reuniones de una asociación de mujeres para obras de caridad. La excelente fotografía de Sven Nykvist, con muchos tonos azules y grises, ayuda al espectador a introducirse en la vida corriente, vulgar si se quiere, de los personajes. Un estupendo reparto, encabezado por una Julia Roberts en alza, y apoyado por secundarios de lujo como Robert Duvall, Gena Rowlands y Dennis Quaid, hacen a la película, si no apasionante, sí bastante grata de ver.

6/10
Camino de la fortuna

1995 | The Stars Fell on Henrietta

El señor Cox arriba al pequeño pueblo de Henrietta. Nada más llegar se convence de que el lugar es un yacimiento petrolífero, por lo que inicia una campaña para movilizar al pueblo para que todos trabajen para hacerse con el petróleo. En pleno auge petrolífero, los problemas de todo tipo se sucederán. El oro negro en tierras norteamericanas ha inspirado a un sinfín de interesantes títulos. Entre ellos, destacan por encima de todos las oscarizadas Gigante y Pozos de ambición.

4/10
The Paper. Detrás de la noticia

1994 | The Paper

Interesante y audaz película que indaga con atrevimiento en la ética de la profesión periodística. Narra 24 horas en un periódico sensacionalista llamado "New York Sun". Hay de todo en un día de ese diario, pero sobre todo mucha prisa, horarios extenuantes, enfados, decisiones inamovibles y, cómo no, una gran disparidad de criterios. El diario es llevado con mano férrea por Alicia Clark (Glenn Close), su Redactora Jefe. Todo comienza cuando el periódico descubre la verdad sobre una historia: dos chicos inocentes son acusados de asesinato. Pero en un periódico lo más importante y prioritario son las ventas, el dinero... En una carrera contrarreloj deberán decidir qué harán con la noticia. ¿La verdad está antes que la marcha del periódico? Esta es la clave de esta película que cuenta con el ritmo frenético propio de las redacciones periodísticas. Con unas estupendas interpretaciones de todos los actores, Ron Howard (Un horizonte muy lejano, Llamaradas, Willow) firma una historia de gran calado humano y verdaderamente actual.

6/10
Un día de furia

1993 | Falling Down

Película muy representativa de los efectos extremos del estrés en la gran ciudad. El film sigue la pista a D-Fens, un tipo de pinta anodina, que está a punto de estallar. El día empieza fatal en Los Ángeles, con calor y un increíble atasco. Las frustraciones familiares y profesionales, a flor de piel, ocultan una ira que va a salir a la superficie cuando se suceden los obstáculos para reunirse con su hijita el día de su cumpleaños. El caos que desata D-Fens obliga a intervenir a un veterano policía, en su último día en activo antes de la jubilación. Joel Schumacher maneja bien una historia con la que empatizará cualquier habitante de una urbe que haya tenido un mal día (¿y quién no lo ha tenido?). La espiral de agresividad del protagonista, aunque tal vez de trazos exagerados, se puede entender. Michael Douglas compone muy bien a su personaje, que tiene como antagonista a un magnífico Robert Duvall, que sería como la otra cara de la moneda del modo en que se pueden asumir las contrariedades y disgustos.

7/10
Geronimo, una leyenda

1993 | Geronimo: An American Legend

La llegada del hombre blanco a las tierras salvajes del Oeste supuso el comienzo de un largo declive para el orgulloso pueblo de los indios apaches. Se libraron sangrientas batallas, en las que siempre salió triunfante el hombre blanco. Ahora un hombre ha devuelto la esperanza a su pueblo: Geronimo, el gran jefe de los apaches. Él deberá librar la última batalla. Walter Hill, especialista en el cine de acción, dirige este crepuscular western, en el que somos testigos de hechos históricos, hoy considerados legendarios. El film cuenta con unos magníficos escenarios naturales, resaltados por una cuidada fotografía, sin que ello vaya en menoscabo de la elaborada construcción de los personajes. Éstos están interpretados por algunos autenticos "pesos pesados" del mundo del cine, como Robert Duvall y Gene Hackman.

6/10
Vaya par de amigos

1993 | Wrestling Ernest Hemingway

Walter y Frank son dos ancianos que se conocen en un parque de Florida. Se puede decir que en común sólo tienen la edad, pues las formas de ser de ambos tienen muy poquito que ver; uno es un mujeriego empedernido, preocupado por la forma física y que presume de haber peleado con Ernest Hemingway: el otro, de origen cubano, es un tipo solitario al que le gusta platónicamente una camarera. Sin embargo, hay algo que une a estos dos carcas quejosos: el miedo a la soledad. Así que comienzan una relación de amistad marcada por más de una discusión. Robert Duvall y Richard Harris componen a la perfección a la pareja de gruñones tan necesitados de amistad, y con algo parecido a un amor otoñal. El film tiene un buen reparto, pero Randa Haines no acaba de dar con las deseables emociones a pesar del tono nostálgico y amable, el resultado no pasa de correcto.

5/10
La pandilla

1992 | Newsies

Simpático musical ambientado en el mundo de tintes dickensianos, con niños pobres, voceadores de periódicos. Joseph Pulitzer y William Randolph Hearst han tomado la decisión de aumentar el precio de los diarios, lo que va a dificultar aún más la tarea de los chicos de venderlos. Por lo que deciden organizarse sindicalmente y montar una huelga.Kenny Ortega, que coreografió Dirty Dancing, repite la tarea, además de dirigir, lo que da pie a números tan vistosos como "Carrying the Banner". Protagoniza la cinta Christian Bale, que después de destacar como niño actor en Enrique V (1989) y El imperio del sol, fue llevando bien, con títulos como éste, el camino de la adolescencia.

6/10
Stalin

1992 | Stalin

Producción televisiva donde Robert Duvall encarna al líder soviético Josef Stalin. A pesar de no ser un trabajo cinematográfico, se trata de una producción muy cuidada donde destacan especialmente Duvall y Julia Ormond, como la mujer del dictador.

5/10
La peste

1992 | La peste

En la ciudad de Orán se declara la peste por lo que sus ciudadanos han de vivir en cuarentena. Las reacciones de cada uno ante esta situación serán diferentes. Desde el médico ateo que se siente impotente y sin respuesta, hasta el sacerdote católico que duda de su fe. Luis Puenzo rodó esta película basada en la inmortal novela de Albert Camus, pero a la cinta se le ha criticado su falta de sentido, y el guión cojo y de excesiva duración, donde sólo muestra una serie de escenas independientes sin unión alguna. Una verdadera pena. De todos modos, se agradece ver los rostros tan conocidos como los de Robert Duvall, Sandrine Bonnaire o William Hurt.

4/10
El precio de la ambición

1991 | Rambling Rose

Buddy es ya un hombre cuando regresa a la casa donde creció. La llegada le trae nostálgicos recuerdos y sobre todo le viene a la memoria su primer amor. Él tenía sólo 12 años cuando en el verano de 1935 conoció a Rose, una joven asistenta que ayudaba en las tareas del hogar. La muchacha no encajó bien en la familia pues sus ademanes coquetos y descarados chocaban con la moralista y recatada educación de la familia. Film independiente con un escelente guión y un ritmo adecuado, donde también sobresalen las interpretaciones. Destaca Laura Dern, que consiguió una nominación a los Oscar como mejor actriz, al igual que su madre Diane Ladd, en la categoría de actriz secundaria. Fue la primera vez que madre e hija eran nominadas a la estatuilla por una misma película.

5/10
Convicts

1991 | Convicts

Horace es un chico que acude a trabajar a la granja de Soll para ganar el suficiente dinero y así poder comprar una lápida para su padre. La pega es que Soll es muy mayor al tiempo que muy estricto, y sus continuos achaques repercuten negativamente en el muchacho, quien empieza a pensar que nunca le va a pagar. Al estupendo Robert Duvall le da la réplica un jovencísimo Lukas Haas, quien cuando rodó este título tenía 15 años.

4/10
Días de trueno

1990 | Days of Thunder

Tom Cruise interpreta a Cole Trickle, un joven tan ambicioso como temerario, que consigue saciar sus ansias de adrenalina pilotando un bólido. Robert Duvall interpreta a Harry, su amigo y manager, además de protector. Él sabe estimular a la joven promesa, para mostrarle el camino hacia el triunfo. Ambos cuentan con un equipo competente, lo que les permite conseguir enseguida algunas victorias. En el animado mundo de las carreras, el temperamental Cole descubrirá la amistad y, sobre todo, el amor, que se presentará en la figura de la dulce Claire, interpretada por Nicole Kidman. Una película espectacular que cuenta con una explosiva pareja protagonista. Las abundantes escenas de carreras son muy brillantes, y ponen la tensión en su punto más alto. Más de sesenta coches quedaron destrozados durante el rodaje, y Tom Cruise consiguió durante el rodaje de una escena, el récord de velocidad conseguido por un piloto no profesional. Emocionante y muy entretenida.

4/10
El cuento de la doncella

1990 | The Handmaid's Tale

En un mundo futuro, en una América ficticia, la polución ha provocado que la mayoría de las mujeres sean estériles. De ahí que las autoridades recaben información sobre las que están capacitadas para tener hijos y las recluyan en centros de adoctrinamiento, donde se encuentran prisioneras a la espera de ser fertilizadas. Además, las leyes para con las mujeres son bastante estrictas e incluso pueden ser ahorcadas si mantienen relaciones sexuales. Una fábula donde tienen cabida distintas interpretaciones sociales, culturales, políticas y religiosas, según la novela de Margaret Atwood. Lo malo es que el guión de Harold Pinter es demasiado farragoso para resultar entretenido, y ni siquiera su estupendo reparto coral –Faye Dunaway, Robert Duvall, Aidan Quinn, Elizabeth McGovern y, especialmente Natasha Richardson– acabó por interesar a los espectadores.

5/10
Bajo otra bandera

1990 | A Show of Force

Thriller político, con reportera de investigación, en torno a una historia de asesinato en el Puerto Rico de 1978 con motivo de sus relaciones con los Estados Unidos. Magnífico reparto.

4/10
Paloma solitaria

1989 | Lonesome Dove | Serie TV

Augustus y Woodrow son dos tejanos que deciden instalarse en Montana, y para ello inician un viaje desde al sur hasta el norte, mientras conducen una extensa manada de reses. El camino no estará libre de aventuras, amistad y el amor de alguna mujer. La serie estaba dividida en cuatro capítulos y contaba con el protagonismo de Robert Duvall y Tommy Lee Jones, dos actores como la copa de un pino, que aprueban con nota su papel. El director Simon Wincer se basó en el libro de Larry McMurty para rodar este magnífico western donde también destacan Danny Glover, Diane Lane o Anjelica Huston. La serie ganó varios premios Emmy en 1989.

6/10
Colors (Colores de guerra)

1988 | Colors

En la agitada ciudad de Los Angeles ha comenzado una guerra de bandas. La violencia aumenta cuando se trata de apoderarse del millonario negocio de la droga. Los enfrentamientos callejeros ya se han saldado con varias muertes. Los Crips y los Bloods son las bandas más salvajes. Para tratar de poner cerco a esta sangrienta oleada, la policía ha organizado un grupo especial contra los narcotraficantes. El experto Bob Hodges (Robert Duvall) y el novato Dan MacGavin (Sean Penn) forman parte de una de las patrullas. Ambos tienen caracteres muy distintos, pero están obligados a entenderse. Su trabajo se amontona cuando un miembro de los Blood aparece acribillado a balazos. Las investigaciones de Hodges y MacGavin les ponen tras la pista del peligroso asesino. Con la intención de protegerse, el asesino azuza a un grupo de chicanos, que entran en la guerra. Una eficaz película de acción policíaca, que hace una incursión en la violencia callejera sin caer en demasiados tópicos. La pareja protagonista se complementa a la perfección. Sean Penn despunta como uno de los actores más sólidos de su generación.

8/10
El buque-faro

1986 | The Lightship

El polaco Jerzy Skolimowski rodó esta curiosa y claustrofóbica película en Estados Unidos. Transcurre a bordo del buque faro del título, donde la tripulación -en la que se incluyen el capitán y su hijo adolescente, que ha subido a bordo de modo ocasional- soporta como puede la rutina propia de su trabajo. Aunque pronto van a tener con qué estar entretenidos, pues tres criminales en fuga son recogidos por la embarcación y tratarán de hacer imperar su peculiar ley. Es cierto que la película es algo morosa en su desarrollo, pero merece la pena verla por el duelo interpretativo entre Klaus Maria Brandauer y Robert Duvall, capitán y gángster respectivamente.

5/10
The Stone Boy

1984 | The Stone Boy

Durante una familiar jornada de caza, un chaval mata accidentalmente a su hermano adolescente. Como es de imaginar, la trama afectará profundamente a todo el clan, es duro pasar página, sobreponerse a tan terrible tragedia.Dirigida por Christopher Cain, que cuatro años después entregaría Arma joven, el film se sigue con interés, y es de los que invita a derramar abundantes lágrimas. En el reparto se dejan ver Robert Duvall y Glenn Close, como los padres de la víctima y del homicida involuntario.

5/10
El mejor

1984 | The Natural

Roy Hobbs (Robert Redford) es un estupendo jugador de béisbol. Lleva toda su vida preparándose para ser una estrella, el número uno indiscutible de este deporte. Nació en un pueblo, y la vida de la gran ciudad le viene un poco grande. Desde que era pequeño, destacó en su pueblo por su enorme talento con el bate. Sólo falta que alguien se fije en él para que se decida a dar el salto. Max Mercy (Robert Duvall) es un vivaracho periodista deportivo que está cubriendo un partido regional, en el que participa Roy. Max se queda boquiabierto ante la exhibición de Roy. Enseguida se conocen. Max le asegura que si le ve alguien de un equipo grande, puede llegar a triunfar. Roy ve el camino para cumplir su sueño y acompaña a Max a la gran ciudad. Allí ficha por un equipo modesto y empieza a destacar enseguida. Pero en el momento más dulce de su carrera, cuando se ha convertido en la auténtica sensación de la liga de béisbol, conoce a una mujer que le llevará a la perdición. Emocionante drama deportivo, con algún punto de thriller, que cuenta la vida de un honesto jugador de béisbol, que debe enfrentarse a los hombres envidiosos y llenos de poder que le rodean. Narrada con mucha emotividad, alcanza tenues momentos trágicos que conducen a una apoteosis final cargada de un efecto moralizante. Buenas interpretaciones de Redford, Close y Duvall. La historia está llevada con tal pericia por Barry Levinson (Rain Man) que entretiene desde el principio hasta el final.

6/10
Gracias y favores

1983 | Tender Mercies

Mac Sledge es un cantante de country que arrastra un matrimonio roto y graves problemas con el alcohol. El encuentro con Rosa Lee, una viuda con un hijo que regenta un motel, le hará creer de nuevo en el amor, e intentar rehacer su vida. Robert Duvall, que obtuvo un Oscar por su fabuloso trabajo, compuso y cantó dos de los temas que salen en el film. El otro premio fue para Horton Foote con el guión original. Dirige Bruce Beresford (Paseando a miss Daisy, Condenada, Evelyn).

6/10
La historia de Terry Fox

1983 | The Terry Fox Story

Película de interés humano, basada en hechos reales. Cuenta la historia de Terry Fox, al que amputan una pierna por el cáncer que padece. Convencido de que debe hacer algo importante para respaldar las investigaciones contra la mortal enfermedad, decide correr el que será conocido como “maratón de la esperanza”, a pesar de contar con una sola pierna, un recorrido por todo Canadá, en el que seguramente se inspiró Forrest Gump, con el que pretende concienciar a la opinión pública. Historia de superación personal al estilo Rocky, destaca la intepretación de Robert Duvall como el publicista del protagonista.

5/10
Confesiones verdaderas

1981 | True Confessions

Robert De Niro interpreta a un monseñor completamente entregado a la iglesia católica. Es una gran promesa y él está encantado, pues es feliz sirviendo al Señor. Sólo hay algo que compite con su amor a la religión y es el amor que siente por su familia. Así que cuando su hermano (Robert Duvall) le pide ayuda para resolver un asesinato, no lo duda. El principal sospechoso es un importante benefactor de la iglesia, por lo que la colaboración del monseñor es crucial. Lo que no sabe es que la investigación policial lo acabará poniendo entre la espada y la pared, pues descubrirá una serie de cosas que lo obligarán a tomar decisiones muy difíciles. La pareja de "Roberts" que protagoniza la cinta hace que todo lo demás quede en segundo plano. Simplemente por ver trabajar juntos a Duvall y De Niro ya compensa con creces su visualización. El grado de compenetración que alcanzan ambos actores hace que pasen perfectamente por hermanos.

6/10
The Pursuit of D.B. Cooper

1981 | The Pursuit of D.B. Cooper

Película basada en un espectacular hecho real, el secuestro de un jet por parte del D.B. Cooper del título y su huída lanzándose desde el aparato en paracaídas. La película se centra en el clásico juego del ratón y el gato, donde el ratón Cooper está encarnado por Treat Williams, y el gato polizonte, inasequible al desaliento, por Robert Duvall. La trama es superatractiva, pero desgraciadamente Roger Spottiswoode la sirve con desgana, y el resultado deja insatisfecho.

3/10
El Gran Santini

1979 | The Great Santini

Bull Meechum, apodado 'Gran Santini', es un piloto del ejército que emplea con su familia la misma dureza y disciplina que usa con sus soldados. Su hijo Ben no está de acuerdo en seguir las insufribles normas de su tiránico padre y se rebela contra él. Robert Duvall (Camino al cielo) interpreta al patriarca en este drama con el que fue nominado a los Oscar como mejor actor. El personaje está basado en una novela de Pat Conroy, el cual se inspiró en su propio padre. Entre el reparto, aparte de Duvall, aparece Blythe Danner, madre de Gwyneth Paltrow.

5/10
Ike

1979 | Ike | Serie TV

Dwight D. Eisenhower fue el general que estuvo al mando de las tropas americanas durante la Segunda Guerra Mundial. Llevó a cabo la planificación para el desembarco de estadounidenses y británicos en el norte de África, y tras este éxito, se puso a la cabeza de los aliados en el Desembarco de Normandía el 4 de junio de 1944. Su puesto, le acercaba cada vez más a la política y acabada la guerra fue nombrado jefe del Estado Mayor. En 1951, Eisenhower participó en las elecciones por parte del partido republicano y llegó a ser presidente de los Estados Unidos en 1952. Se casó con Mary, con la que tuvo dos hijos, pero tuvo muy buena relación con su secretaria y chófer particular, Kay Summersby, amistad que poco a poco tornó en amor. Esta interesante miniserie recrea la parte bélica en Europa, y la política y sentimental de la vida de Eisenhower. Robert Duvall encarna a la perfección al que fuera presidente de Estados Unidos, y Lee Remick a Kay.

6/10
Apocalypse Now

1979 | Apocalypse Now

Tres años de rodaje, un tifón, la hipoteca de sus propiedades, la sustitución del protagonista Harvey Keitel por Martin Sheen, el infarto de éste, una crisis matrimonial finalmente resuelta… No es fácil distinguir las dificultades reales del rodaje de Apocalypse Now con la leyenda que le confirió aura de título maldito. Se dijo que un desequilibrado robó material rodado y lo devolvía “por entregas”, en forma de trocitos calcinados; Peter Biskind afirmó que los cadáveres del refugio de Kurtz, procedentes en teoría del instituto anatómico forense, eran en realidad cuerpos de tumbas profanadas. Eleanor Coppola, esposa de Francis, escribió en su diario: “Es horrible advertir que alguien a quien amas se adentra en el centro de sí mismo y se enfrenta a sus temores, temor al fracaso, a la muerte, a volverse loco. Hasta ahora no había podido aceptar que el hombre al que amo, mi marido, el padre de mis hijos, pudiera mentir, traicionar y ser cruel con la gente a la que quiere.” Se producía un inquietante paralelismo entre Coppola y los personajes principales de Apocalypse Now. La idea del film surgió de John Milius, al que ayudó George Lucas en un primer tratamiento. Pero cuando Coppola asumió la historia, le dio un vuelco decisivo: no sería un título bélico al uso, sino una meditación sobre la degradación del espíritu humano. Tomar como columna vertebral “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad, ayudó a dar carta de naturaleza a estas intenciones. En el libro de Conrad, el protagonista inicia un largo viaje a un África ignota, para aclarar el modo en que Kurtz explota una mina de diamantes. La búsqueda, el encuentro, el intento de comprender las motivaciones del otro, serían los mimbres con que Coppola confeccionaría su personal cesto acerca de las luces y sombras del espíritu humano. Resulta reduccionista decir que Apocalypse Now es una película sobre Vietnam. Va más allá: podría ser cualquier guerra, y podría no hablar de guerra alguna. Habla de actos humanos y sus consecuencias. De la posibilidad de hacer el bien y el mal. De las dudas y la tendencia a juzgar al otro. Coppola lo explicó con claridad: “Quería hacer un film sobre las grandes cuestiones planteadas por esta guerra (…), cuestiones vastas, filosóficas. Como el concepto de moral, del bien y del mal, que uno encuentra cada vez que trata un tema donde hay gente que cree ser muy buena, muy moral, y que hacen cosas que parece que están muy mal.” Algunos comentaristas tacharon los diálogos de ampulosos. Son los mismos que prefieren el mensaje directo del ataque de los helicópteros al son de “La Cabalgata de las Walkirias” (magnífica, sin duda) al esfuerzo intelectual que exige el discurso lúcido e incoherente (se da esta paradoja) de un coronel Kurtz envuelto en la negrura de las sombras (como don Vito Corleone en El padrino). Las reflexiones de Willard, servidas con voz en off, en que se interroga sobre su misión, acabar con Kurtz (“No podía creer que quisieran enterrar a este hombre; casi mil condecoraciones”, “Ese hombre tiene la mente clara, pero el alma deshecha”); o los intentos de Kurtz de expresar el estado de su alma, las dudas que le acometen… son esfuerzos notables por descender al abismo en que puede caer el hombre. 

8/10
La saga de los Hardeman

1978 | The Betsy

Drama que explora la vida de una familia adinerada llamada Hardeman. El patriarca de la familia, Loren Hardeman (Laurence Olivier), es el dueño de una empresa automovilística y su sueño es fabricar un coche único, especial, que tenga por ejemplo una autonomía de muchos kilómetros con muy poca gasolina. Y pretende llamarle 'Betsy', en honor a su biznieta. Para conseguir ese vehículo contrata a un corredor experto. Pero su hijo no está de acuerdo. Adaptación de la novela de Harold Robbins, que explora la podredumbre de una familia, con su alta carga de erotismo y degradación moral, a cargo del director Daniel Petrie, quien poco más tarde rodaría Distrito Apache. Este film sobresale ante todo por su espléndido reparto, con varios nombres conocidos.

3/10
Ha llegado el águila

1976 | The Eagle Has Landed

En plena Segunda Guerra Mundial, el coronel alemán Radl junto a otros paracaidistas planean secuestrar al ministro Winston Churchill, que se dirige a un pueblecito de Inglaterra para tomarse unas vacaciones. Interesante y atípica cinta bélica cuyo interés no decae en ningún momento, gracias, en parte, al trabajo de los protagonistas Michael Caine, Donald Sutherland y Robert Duvall, entre otros. Buena ambientación y preciosa fotografía de Anthony B. Richmond, donde destacan los hermosos paisajes aéreos en el arranque de la película. Fue el último film de John Sturges (Duelo de titanes, Cuando hierve la sangre).

5/10
Elemental, Dr. Freud

1976 | The Seven-Per-Cent Solution

Desmitificador y heterodoxo film sobre la figura de Sherlock Homes, en la que el detective, totalmente paranoico, acude a visitar al célebre psicoanalista vienés Sigmound Freud para que le trate de su dependencia a la cocaína (cuya pureza es una "Solución al siete por ciento", que no es otra cosa que el título original del film). Antes de estar curado, Holmes debe hacer frente a un complejo caso en el que está involucrada una conocida actriz también aficionada a las drogas. Basado en una novela de Nicholas Meyer (después un más que notable director, con títulos como Los pasajeros del tiempo) que él mismo se encargó de escribir para el cine. Tanto dicho guión adaptado como el vestuario de Alan Barrett fueron candidatos al Oscar. Cuenta con una elaborada banda sonora de John Addison que capta a la perfección los comportamientos y descripciones de los personajes.

7/10
Network. Un mundo implacable

1976 | Network

Radiografía putrefacta del mundo televisivo: los escrúpulos no existen. Un veterano presentador de televisión va a ser sustituido por disminuir sus niveles de audiencia, pero avisa de que antes de verse en la calle se suicidará ante las cámaras. Mientras los telespectadores esperan, sus compañeros intentarán sacar tajada. Sidney Lumet hace un destructivo e implacable retrato del mundo sin agallas que campea por los platós televisivos. Un puñado de interpretaciones magníficas hacen el resto para mostrar las ambiciones de un sistema podrido.

7/10
Los aristócratas del crimen

1975 | The Killer Elite

Un agente de la CIA busca al traidor que le hirió en una misión. Violenta cinta de espías del director de Grupo salvaje, que esta vez se basa en una novela de un tal Robert Rostand.

4/10
Fuga suicida

1975 | Breakout

Espectacular película de acción protagonizada por el experto Charles Bronson. Debido a una estratagema de su abuelo, Jay Wagner (Robert Duvall) se ve incriminado en un caso de asesinato y es condenado a permanecer veintiocho años en una cárcel de gran seguridad. La mujer de Wagner (Jill Ireland) contratará a Nick Colton (Bronson) para que ayude a Jay a escapar de la prisión. Pero tras una tentativa fallida, debido a un soplo, Nick decidirá de ahí en adelante actuar en secreto. Para liberar a Wagner tendrá que llevar a cabo las más increíbles proezas. Película de acción trepidante y que cuenta con un reparto de lujo, entre ellos Robert Duvall (El padrino) y algunas breves apariciones del gran director John Huston, una auténtica leyenda de Hollywood. La música de Jerry Goldsmith es el condimento perfecto de las secuencias más apasionantes.

4/10
El padrino II

1974 | The Godfather: Part II

Una segunda parte que rompe el tópico de segundas partes nunca fueron buenas. Es cuestionable si es mejor o peor que la genial primera parte pero, como poco, se queda a la misma altura. Cuenta la vida del niño Vito Corleone, el futuro padrino interpretado en la primera parte por Marlon Brando. A los nueve años, Vito Corleone presencia en su Sicilia natal cómo un capo de la mafia local asesina a su padre, a su madre y a su hermano. Él debe emigrar a Estados Unidos, donde dieciséis años después ya es el padrino de una importante familia. Hasta aquí, el personaje es interpretado por Robert De Niro. Cuando muere, le sucede su hijo Michael (Al Pacino), que trata de legalizar los negocios mafiosos de su familia para convertirlos en una empresa respetable. Una secuela formidable. El relato de la ascensión de Vito y el de la venganza de Michael, se combinan de forma muy atractiva en el audaz guión, firmado de nuevo por Coppola y Puzo. Es menos espectacular que la anterior, pero el ritmo narrativo es también impresionante. La actuación de Robert De Niro es brillantísima, y ganó un Oscar al mejor secundario. Al Pacino, Robert Duvall y Diane Keaton están sensacionales. La música, de Nino Rota, inigualable.

10/10
La conversación

1974 | The Conversation

Gene Hackman interpreta a un laborioso especialista en escuchas, que comete el gran error de involucrarse personalmente en una peligrosa conversación. De esta manera, se ve metido en un turbio asunto en el que se mezcla un caso de homicidio y una serie de intrigas de poder. Se trata de una de las mejores películas rodadas durante los años setenta. Coppola había sorprendido a Hollywood con El padrino (1972), que le convierte en el realizador más importante de su generación y provoca que cambie su, hasta entonces, escasa suerte. La conversación, además de dirigida, está escrita y producida por el propio Coppola. Ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes. Una película muy brillante, con un guión inquietante que profundiza en el dilema ético que se plantea para Gene Hackman sobre la responsabilidad personal en el ejercicio del trabajo profesional. La interpretación de Hackman es soberbia. Película indispensable para cualquiera que disfrute con el buen cine.

8/10
The Outfit

1973 | The Outfit

Macklin es un ladrón y ex convicto que, tras salir de la cárcel, decide vengar la muerte de su hermano a manos de unos hombres que parecen trabajar para una siniestra sociedad. Junto a su hermano, Macklin había robado un banco, pero ignoraban que era propiedad de esa organización mafiosa. Interesante incursión en el mundo criminal del hampa, con un justiciero y más que competente Robert Duvall (Open Range). Dirige con eficiencia John Flynn (El expreso de Corea).

6/10
Fría como un diamante

1973 | Lady Ice

Andy Hammon, detective de una compañía aseguradora, investiga a Paula Booth, una joven atractiva, sospechosa de haber robado joyas con su padre. Pero durante el transcurso de la investigación no puede evitar enamorarse de ella. Uno de los grandes éxitos de Jennifer O'Neill, a pesar de que se trata de una convencional cinta de ladrones, que no acaba de estar bien desarrollada. Al menos cuenta con actores tan solventes como Donald Sutherland y Robert Duvall, que otorgan algo de credibilidad. Dirige Tom Gries, que desarrolló casi toda su carrera en la pequeña pantalla.

4/10
Tras la huella del delito

1973 | Badge 373

El policía Eddie Ryan está obsesionado con la muerte de un compañero suyo a manos de una banda de narcotraficantes. Sus métodos expeditivos y su eficaz lucha contra la criminalidad se pondrán ahora al servicio de un solo objetivo: la venganza. El siempre convincente Robert Duvall (Gracias y favores), se pone en la piel de un policía con malos humos, en este thriller violento de sabor clásico, del estilo a los que proliferaron en los años 70, como French Connection (Contra el imperio de la droga). Dirige Howard W. Koch, quien fue presidente de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood (AMPAS), desde 1977 hasta 1979.

5/10
Tomorrow

1972 | Tomorrow

Jackson Fentry es un solitario granjero de Mississippi vive una vida despreocupada, tranquila, lenta, lo cual encaja perfectamente con su personalidad taciturna y de pocas palabras. Pero la vida de Jackson dará un vuelco cuando se encuentre con Sarah, una mujer embarazada que ha sido abandonada por su marido. Jackson la cuidará con dedicación hasta que ella tiene a su hijo... Y se enamorarán. Pero el futuro no será tan halagüeño. Dura y notable película escrita por el extraordinario guionista Horton Foote (Matar a un ruiseñor), a partir de una obra de teatro propia, aunque sobre una idea original del gran William Faulkner. El film tiene, por tanto, mucho del desolado universo faulkneriano, duro, agreste, implacable, en donde la pobreza y las dificultades se ciernen sin remedio sobre los habitantes sureños. El actor Robert Duvall está excelente en su composición, el mismo año en que encarnó al mítico 'consilieri' de El padrino. Se trata de la última película dirigida por Joseph Anthony, que sobre todo trabajó de actor de reparto en numerosísimas series de televisión de los años 50 y 60.

7/10
Sin ley ni esperanza

1972 | The Great Northfield Minnesota Raid

El estado de Illinois ha anunciado una amnistía de la que podrían beneficiarse el atracador de bancos Jesse James y sus hombres. Algo que no hace ninguna gracia al famoso detective Pinkerton. Cole Younger es partidario de aprovechar la oportunidad para iniciar una nueva vida, pero Jesse no comparte su opinión. Cuando Cole resulta herido en un tiroteo, Jesse toma la iniciativa y se va con casi toda la banda con idea de asaltar un banco en Northfield, Minnessota. Entretanto Cole se repone, y con los hombres que han quedado atrás intenta adelantarse a Jesse para hacerle recapacitar. Sin embargo… Western crepuscular escrito y dirigido por Philip Kaufman, que empezó a llamar la atención con este cínico film de estupendo reparto. En efecto, ningún personaje presenta principios sólidos, ya sean los bandidos (se desmitifica completamente a Jesse James, un completo energúmeno que parece no haberse enterado de que la guerra de secesión ya terminó; sólo Cole Younger parece decidido a dejar su vida de forajido, aunque por puro pragmatismo), ya los hombres de la ley (Pinkerton quieren que los bandidos paguen, a toda costa), o los banqueros (que juegan y engañan con los depósitos de los clientes). El resultado es estiloso, con buenas escenas de acción, violentas eso sí, y otras nostálgicas de una vida tranquila, apoyadas en un inspirado uso de la música y de una canción.

6/10
Joe Kidd

1972 | Joe Kidd

Frank Harlam es un rico burgués que, harto de que una banda de mexicanos cometa fechorías, decide contratar al implacable pistolero Joe Kidd para que los aniquile. Western de John Sturges (Los siete magníficos) con un guión de Elmore Leonard algo cogido por los pelos. Se agradece la presencia de Robert Duvall y Clint Eastwood, mano a mano delante de la cámara.

4/10
El padrino

1972 | The Godfather

Una película épica basada en la novela de Mario Puzo, guionista de la película junto a Coppola. Cuenta la vida de la familia Corleone, que ha ascendido en la sociedad norteamericana de principios de siglo gracias a la ambición y a las agallas de su patriarca, Don Corleone (Marlon Brando). Don Corleone es uno de los jefes de las familias neoyorquinas, que ejerce un enorme poder, que llega incluso hasta las altas esferas políticas. En un mundo de corrupción, Don Corleone es también el principal defensor del viejo orden moral de la mafia. Pero las nuevas generaciones no están dispuestas a acatar sus métodos, y el padrino no tiene fuerzas para imponerse. Un impresionante retrato que sobre la mafia siciliana en Estados Unidos. En el año de su estreno fue un gran éxito en taquilla. Logra la atención del espectador en todo momento, gracias a la maestría en la dirección de Coppola, y nunca resulta aburrido aunque se vuelva a ver de modo habitual. Oscar a la mejor película, al mejor guión, y al mejor actor para Marlon Brando, que se negó a recoger como protesta contra el trato dado por el gobierno a los indios norteamericanos. La historia se cuenta de manera contundente y ágil, a pesar de que está llena de dobleces. En el reparto aparecen con fuerza algunas brillantes caras nuevas, como la de Al Pacino, James Caan o Diane Keaton. La música de Nino Rota es inolvidable. Imprescindible y genial.

9/10
THX 1138

1971 | THX 1138

En el siglo XXV, THX 1138 se da cuenta de que el mundo en que vive no es tan perfecto como le han intentado hacer creer, y decide escapar. En su primer largometraje, George Lucas, creador de La guerra de las galaxias, describe una sociedad futurista oscura, del estilo de '1984', la novela de George Orwell.

6/10
En nombre de la ley

1970 | Lawman

Primera de las dos películas que Lancaster rodó con el director Michael Winner, antes de Scorpio (1973). En esta ocasión se trata de un sangriento western en el que un sheriff ha de hacer justicia contra un grupo de hombres que, tras una borrachera, han asesinado a un anciano. Pero un potentado del lugar se opone a la detención. Hay que recordar que el comienzo de los 70 fue una época especialmente lúcida para justicieros que se saltaban la ley, como Clint Eastwood en Harry el sucio (1971) y Charles Bronson en El justiciero de la ciudad (1974), también de Michael Winner. El film contiene poderosas imágenes de acción, así como un competente trío de “hombres duros” en el reparto: Burt Lancaster, Robert Ryan y Lee J. Cobb.

6/10
M.A.S.H. (1970)

1970 | M.A.S.H.

Exitoso debut como director de películas de serie A de Robert Altman (antes había hecho un par de películas de muy bajo presupuesto que apenas fueron distribuidas como La vida de James Dean y decenas de episodios de televisión de series como Bonanza). Ganó la Palma de Oro en Cannes en el año 1970. Con una estética muy de los años 70, un poco anticuada, y un sentido del humor bastante personal, el realizador hizo una sátira antibélica a través de unos médicos juerguistas que toman una posición cínica ante la tragedia de la guerra de Corea. En lugar de quejarse o lamentarse por su trágica situación, se lo toman todo en clave de humor o intentan jugar una partida de golf. El filme anticipa la línea realista que se va a dar durante toda la década, en la que se van a hacer filmes de guerra que, a diferencia de los que se hicieron en años anteriores, no resaltan el lado heroico, sino que tratan los conflictos en toda su crudeza. Se da la paradoja de que el realizador Robert Altman se convirtió el mismo año, primero en un realizador de gran fama, por el éxito de este filme, y poco después en un apestado por el fracaso de su siguiente trabajo, El volar es para los pájaros, la historia de un niño que siempre había soñado con volar. A partir de ese momento se mantuvo al margen de la industria, obteniendo sólo éxitos relativos con filmes como Nashville. En los años 90 comienza a obtener un efusivo éxito de público tras volver a obtener la Palma de Oro con El juego de Hollywood. Vendría entonces su mejor etapa con títulos como Vidas cruzadas o Cookie's fortune. La gran popularidad de M.A.S.H. en su época puso de moda a los dos intérpretes principales, Elliott Gould y el magistral Donald Sutherland, y además, se hizo posteriormente una serie de televisión, con el mismo título, que se mantuvo varios años en antena, protagonizada por Alan Alda. La película obtuvo el oscar al mejor guión.

6/10
Llueve sobre mi corazón

1969 | The Rain People

Quizá la primera película importante de Francis Ford Coppola, ensayo intimista acerca de la responsabilidad humana. El film se centra en un personaje femenino casado, Natalie (Shirley Knight), a la que acomete un ataque de pánico cuando descubre que está embarazada. Sin motivo aparente abandona el hogar dejando una nota a su esposo, y tras despedirse de su madre, emprende en la carretera una huida hacia ninguna parte, en la que se topará con varios personajes, que le ayudarán a madurar. Entre otros destacan un ex jugador de fútbol americano, al que una lesión cerebral alejó del campo, y un policía que tratará de violarla. Coppola dibuja con tino la confusión de Natalie y sus devaneos amorosos ocasionales, apuntando que la elusión de sus responsabilidades no impide la aparición de otras nuevas, como la de cuidar del ex jugador, con importantes taras psíquicas. Coppola pudo rodar con gran libertad creativa, y le acompañaron en su aventura algunos de los que luego serían colaboradores habituales. Allí estaba George Lucas, los actores Robert Duvall y James Caan, el ingeniero de sonido Walter Murch, y el montador Barry Malkin. Se trataba de la semilla de lo que era en ese momento su gran sueño: la creación de un estudio, Zoetrope, donde los cineastas tendrían libertad y medios para acometer sus proyectos.

6/10
Valor de ley

1969 | True Grit

Cuando la Academia decidió premiar justamente a John Wayne con un Oscar por su papel protagonista en este film, después de ser ignorado durante años, el actor declaró que debería de haberse puesto un parche "mucho antes". En la película, con guión basado en la novela de Charles Portis, Wayne es Rooster Cogburn, un sheriff que decide ayudar a una jovencita de clase alta a encontrar a los asesinos de su padre. Gran reparto y sólida dirección de uno de los especialistas del género. 

7/10
El detective

1968 | The Detective

El duro detective Joe Leland investiga el asesinato del hijo de un político. Si encuentra al verdadero culpable, Leland conseguirá que dejen en libertad al compañero de habitación de la víctima, injustamente condenado por este espinoso asunto. Frank Sinatra había interpretado a sendos detectives en Hampa dorada y La mujer de cemento, ambas dirigidas por Gordon Douglas. En esta ocasión, el director volvió a contar con él para un film de tono más realista.

6/10
Bullitt

1968 | Bullitt

Johnny Ross es un criminal perseguido por un sindicato mafioso al que ha defraudado elevadas cantidades de dinero. Acosado por sus perseguidores pacta con Walter Chalmers, un político ambicioso. A cambio de su protección promete testificar. Walter encomendará la protección de este testigo al detective Frank Bullitt que pese a sus esfuerzos no puede impedir su asesinato. Bullitt se verá implicado en una oscura trama convirtiéndose él mismo en el siguiente objetivo de los pistoleros mafiosos. Aunque se resiente demasiado de su estética sesentera, se trata de un entretenido thriller policiaco dirigido por Peter Yates, que cuenta con apañadas escenas de acción. Especialmente impresionantes son las persecuciones automovilísticas por las calles de San Francisco, que sin duda pesaron en la Academia a la hora de otorgar al film el Oscar al mejor montaje (Frank Keller). Steve McQueen da vida a Bullitt –un personaje que influyó tres años más tarde en el Harry el sucio de Clint Eastwood–, que está acompañado por una guapísima y excelente Jacqueline Bisset.

7/10
Cuenta atrás (1968)

1968 | Countdown

Basada en la novela 'The Pilgrim Project', de Hank Searls, todo comienza cuando la NASA decide enviar urgentemente una misión a la Luna, debido a que los soviéticos amenazan con adelantarles en esta importante carrera espacial. Para ello deben elegir a un astronauta que, con una sola cápsula, alunice. Película rodada un año antes de que realmente el hombre pusiera por primera vez el pie en la Luna. Está rodada en plena guerra fría, y cuenta de modo pormenorizado los preparativos de la misión, lo que a veces convierte la narración en tediosa. La parte dramática se sustenta en la rivalidad entre dos astronautas, inicialmente buenos amigos, y en los reparos de la esposa de uno de ellos a su arriesgada misión. Destaca el buen reparto, con Robert Duvall y James Caan al frente, que después volverían a unirse en El padrino. Su filmación fue bastante polémica ya que director y productor (el poderoso Jack Warner) discutieron sobre el montaje final y los diálogos de los personajes. Tanto llegó la sangre al río que Warner despidió a Altman unos días antes del final del rodaje, siendo acabada la película por William Conrad. Con todos estos problemas, la película no tuvo ninguna aceptación popular, y se nota que el final es demasiado brusco.

4/10
El crimen como meta

1967 | Cosa Nostra, Arch Enemy of the FBI

Interesante aunque fallido telefilm que quiere contar al estilo de un documental, una investigación policial llevada a cabo por el FBI sobre el mundo de la mafia y el crimen organizado. Entre el reparto hay varias caras conocidas, como Robert Duvall, Walter Pidgeon o Telly Savalas, y gracias a ellos no se viene abajo el tinglado.

5/10
La jauría humana

1966 | The Chase

¿La mejor película de Arthur Penn? Quizá, con permiso de títulos tan destacados como El milagro de Anna Sullivan y Bonnie and Clyde. El film, hijo de su época, los turbulentos años 60, se basa en una novela de Horton Foote, convertida en guión por la siempre eficaz Lillian Hellman. Historia sureña, como casi todas las escritas por Foote, arranca con la fuga de prisión de Bubber Reeves (Robert Redford), hecho que conmociona los cimientos de un pueblecito texano cuya aparente paz es pura fachada. Anna (Jane Fonda), la esposa de Bubber, anda liada con el hijo de un magnate local. Un banquero (Robert Duvall) anda preocupado con los posibles sentimientos vengativos de Bubber, mientras, pobre diablo, no es consciente de que su esposa le engaña con otro. Y a todas éstas el sheriff local (Marlon Brando) debe procurar mantener el orden, lo que no es sencillo, pues uno de los caciques locales lo considera una marioneta manejable a su antojo, hasta el punto de que no puede dejar de decirse a sí mismo "Algo habré hecho mal para que todo el mundo piense que puede comprarme". Es éste uno de esos filmes que podemos definir como ‘psicoviolentos’. Aunque se da también ciertamente una violencia ‘directa’ (la paliza que recibe Brando, al más puro estilo Peckinpah), está presente además otro tipo de violencia soterrada, de modo que una interminable tensión recorre cada minuto del metraje. Los personajes –increíble el estelar reparto, donde además de los citados Redford, Fonda, Brando, Duvall, podemos ver a Angie Dickinson, James Fox, Miriam Hopkins, E.G. Marshall...– llevan a cuestas un montón de pasiones desatadas, que son incapaces de mantener a raya, a pesar del esfuerzo por mantener las apariencias. Lujuria, avaricia, prejuicios raciales y de clase, laten a lo largo de toda la trama. Producida por Sam Spiegel, que acababa de hacer lo propio con Lawrence de Arabia, el film cuenta con una de las más inspiradas bandas sonoras compuestas por el gran John Barry.

7/10
Pesadilla bajo el sol

1965 | Nightmare in the Sun

Un hombre viaja haciendo autostop por el desierto. Le para una bella mujer con la que inicia un idilio, pero ésta resulta estar casada. Bienintencionado film de género negro que trata de homenajear a clásicos como El cartero siempre llama dos veces. Destaca el trabajo como secundario de Robert Duvall en su primera etapa.

4/10
El capitán Newman

1963 | M.D. Captain Newman

Drama intimista sobre el mencionado capitán de su título que, en 1944, dirige el centro de psiquiatría de un hospital militar. Sus relaciones con los pacientes así como su propia vida personal y los métodos que emplea para resolver los traumas que le plantean forman la base de una película nada convencional para una gran estrella como Gregory Peck. Fue él quien se interesó por la novela de Leo Rosten tomándose muy en serio su papel. Tanto que acudió a terapias de doctores reales de California y leyó mucho material sobre enfermedades mentales. Su rodaje tuvo lugar en los Estudios Universal, recibiendo los productores la ayuda del ejército de los Estados Unidos que les dejó filmar en sus instalaciones del desierto de Arizona.

6/10
El fugitivo (1963)

1963 | The Fugitive | Serie TV

Una de las series míticas de la televisión estadounidense, que se exportó a todo el mundo. Emitida en EE.UU. entre 1963 y 1967, sería objeto de un remake cinematográfico protagonizado por Harrison Ford treinta años después. La serie pivota sobre la premisa del asesinato de la esposa del doctor Richard Kimble en enigmáticas circunstancias. Todas las pruebas apuntan a la culpabilidad de Kimble, que se ve obligado a emprender la huida, pisados sus talones muy de cerca por su implacable perseguidor, el 'perro de presa' Philip Gerard, teniente de la policía. La idea, por supuesto, es jugar con la bondad del protagonista, que debe averiguar la verdad, mientras ayuda a la gente que se va encontrando en su camino, en contraposición a su antagonista, un tipo honrado pero que está en el error. En esta serie se bregaron directores luego famosos como Richard Donner o Sydney Pollack. También contó con ilustres figuras invitadas, entonces no muy famosas, como Robert Duvall.

7/10
Matar a un ruiseñor

1962 | To Kill A Mockingbird

Dijo Kubrick que prefería adaptar libros de baja calidad, para que la gente no saliera del cine diciendo que “el libro era mucho mejor”. No pensó lo mismo el productor Alan J. Pakula cuando descubrió el libro 'Matar a un ruiseñor', de Harper Lee, al poco tiempo de su publicación, y se dio cuenta de que era un excelente material que podría dar lugar a una gran película. La autora recuperaba en tono nostálgico episodios de su infancia, y de su amigo el escritor Truman Capote. Pakula y el director Robert Mulligan tuvieron la suerte de llegar a un acuerdo con la escritora justo antes de que ésta ganara el premio Pulitzer, lo que habría encarecido el precio. Pakula encargó el guión al dramaturgo Horton Foote, autor de 'The Chase', obra en que se basó La jauría humana. Cuando Pakula llevó el guión a los ejecutivos de Universal, éstos no parecían excesivamente convencidos. Por suerte, el hábil productor había conseguido que le llegara una copia del guión a Gregory Peck. Éste se sentía tan identificado con el personaje, que los estudios dieron luz verde al proyecto. Entre los miembros del reparto destaca la presencia de Robert Duvall, que debutaba en la gran pantalla. El equipo de producción organizó un casting en diferentes pueblos del sur, para encontrar a unos niños similares a los de la novela. Entre miles de candidatos seleccionaron al joven Phillip Alford (Jem), y a la niña Mary Badham (Scout), hermana de John Badham, el director de Juegos de guerra. Ambos conectaron a la perfección con Gregory Peck, lo que explica que en la pantalla éste parezca realmente un padre que se toma tiempo e interés por educar a sus hijos. “Cuando yo iba creciendo, me acordaba de las lecciones sobre la vida que me daba Gregory Peck en la película”, recordaba años después Mary Badham, que iba regularmente a jugar con los hijos de los Peck a su casa. Frente a tantos autores que se desentienden de las adaptaciones de sus obras al cine, Harper Lee estaba tan entusiasmada que decidió pasarse por el rodaje. Al propio Gregory Peck le gustaba rememorar el encuentro: “Me fijé en que la autora estaba detrás de la cámara, mirándonos actuar. Creí haber visto un brillo en sus mejillas. Me sentí satisfecho, porque parecía emocionada. Al acabar la toma, me acerqué a ella y le dije que me parecía que sus mejillas brillaban. Me dijo, entre lágrimas, que le estaba trayendo muy buenos recuerdos: ‘Es que tienes la misma barriguita que mi padre’, me explicó la escritora. Cuando vio la película montada, Harper Lee estaba tan contenta que le regaló a Gregory Peck un reloj que había pertenecido a su padre. “Me recuerdas tanto a él que quiero que lo tengas tú”, le dijo. El regalo tiene más valor, si cabe, porque según se deduce del libro y de la película, era el único objeto de valor que poseía su padre. Gregory Peck lo llevaba en el momento en que recibía de manos de la actriz Sophia Loren -su compañera en Arabesco-, el único Oscar de toda su carrera. El filme triunfaba asímismo en la categoría de guión adaptado. Gregory Peck siempre dijo que se trataba de su película favorita. El actor encarnó como nadie en la pantalla la figura paterna idealizada que todo el mundo tiene en la memoria. Enseña a sus hijos con cariño y con su propio ejemplo valiosas lecciones sobre la integridad humana, el sentido del deber, la justicia, la familia, y la importancia de vivir en comunidad y de aportar algo a la misma. Sus niños aprecian el esfuerzo, pero sólo con el paso del tiempo entenderán el verdadero legado de su padre.

8/10
Marcado por el odio

1956 | Somebody Up There Likes Me

Rocky, humilde joven neoyorquino, lidera una banda de delincuentes. Un manager de poca monta, decide hacerse cargo de él, para convertirle en campeón de boxeo. Primer papel protagonista en cine de Paul Newman, tras debutar como secundario en El cáliz de plata. El director Robert Wise, autor de otro excelente drama pugilístico, Nadie puede vencerme, adapta la autobiografía del campeón Rocky Graziano. Obtuvo dos Oscar, en las categorías de mejor fotografía y dirección artística.

7/10
Caballos salvajes

2015 | Wild Horses

La Texas Ranger Samantha Payne reabre el caso de una persona desaparecida 15 años atrás, descubriendo pistas que conectan la muerte de un joven del lugar con un rico patriarca, Scott Briggs. Samantha no se detendrá ante nada para descubrir la verdad, incluso si eso equivale a poner en peligro su propia vida. Con el regreso inesperado de su hijo Ben, Briggs ha de encontrar el modo de acallar para siempre a la ley, o hacer frente a la relación oculta entre Ben y el chico al que trató de silenciar años atrás.

Assassination Tango

2002 | Assassination Tango

Anderson es un asesino a sueldo que debe viajar a Argentina para su próximo 'trabajito'. En el país del tango, Anderson se verá pronto seducido por una encantadora joven llamada Manuela y por el sensual baile que ella le hace conocer. Pero los negocios son los negocios, y Anderson no puede olvidar el motivo de su viaje. Cuarta película de Robert Duvall como director, en la que también escribe y protagoniza. El actor se dejó llevar demasiado por la música tango, y los bailes, toda una delicia para los ojos, están presentes en gran parte de la historia, distrayendo un poco la parte de acción o thriller.

4/10
Camino al cielo

1997 | The Apostle

A Sonny Dewey, un predicador pentecostalista tejano, se le hunde el mundo cuando descubre que su esposa le es infiel. En un momento de ira golpea a su oponente, con tan mala fortuna que queda en coma. En su huida encuentra refugio en una pequeña comunidad sureña; y bajo el pseudónimo de E.F. el apóstol, funda su propia iglesia. Allí experimenta la satisfacción de acercar a Dios a un nutrido grupo de gente sencilla, primero negros, luego también blancos. Robert Duvall escribe, dirige, protagoniza y produce, con un aire cercano a Gracias y favores de Bruce Beresford, una película arriesgada. ¿Seguir el día a día de un predicador protestante? ¿Qué locura de film es éste? Sin duda que lo es, y bien lo debe saber Duvall, que ha puesto dinero de su bolsillo. Sin embargo logra componer un personaje memorable (Duvall fue candidato al Oscar al mejor actor), en el que quedan patentes virtudes y defectos.

7/10
Caballos salvajes

2015 | Wild Horses

La Texas Ranger Samantha Payne reabre el caso de una persona desaparecida 15 años atrás, descubriendo pistas que conectan la muerte de un joven del lugar con un rico patriarca, Scott Briggs. Samantha no se detendrá ante nada para descubrir la verdad, incluso si eso equivale a poner en peligro su propia vida. Con el regreso inesperado de su hijo Ben, Briggs ha de encontrar el modo de acallar para siempre a la ley, o hacer frente a la relación oculta entre Ben y el chico al que trató de silenciar años atrás.

Assassination Tango

2002 | Assassination Tango

Anderson es un asesino a sueldo que debe viajar a Argentina para su próximo 'trabajito'. En el país del tango, Anderson se verá pronto seducido por una encantadora joven llamada Manuela y por el sensual baile que ella le hace conocer. Pero los negocios son los negocios, y Anderson no puede olvidar el motivo de su viaje. Cuarta película de Robert Duvall como director, en la que también escribe y protagoniza. El actor se dejó llevar demasiado por la música tango, y los bailes, toda una delicia para los ojos, están presentes en gran parte de la historia, distrayendo un poco la parte de acción o thriller.

4/10
Camino al cielo

1997 | The Apostle

A Sonny Dewey, un predicador pentecostalista tejano, se le hunde el mundo cuando descubre que su esposa le es infiel. En un momento de ira golpea a su oponente, con tan mala fortuna que queda en coma. En su huida encuentra refugio en una pequeña comunidad sureña; y bajo el pseudónimo de E.F. el apóstol, funda su propia iglesia. Allí experimenta la satisfacción de acercar a Dios a un nutrido grupo de gente sencilla, primero negros, luego también blancos. Robert Duvall escribe, dirige, protagoniza y produce, con un aire cercano a Gracias y favores de Bruce Beresford, una película arriesgada. ¿Seguir el día a día de un predicador protestante? ¿Qué locura de film es éste? Sin duda que lo es, y bien lo debe saber Duvall, que ha puesto dinero de su bolsillo. Sin embargo logra componer un personaje memorable (Duvall fue candidato al Oscar al mejor actor), en el que quedan patentes virtudes y defectos.

7/10

Últimos tráilers y vídeos