IMG-LOGO

Biografía

Marco Bellocchio

Marco Bellocchio

80 años

Marco Bellocchio

Nació el 09 de Noviembre de 1939 en Piacenza, Emilia-Romagna, Italia
Filmografía
El traidor

2019 | Il traditore

Meticulosa reconstrucción de la trayectoria de Tommaso Buscetta, auténtico miembro de la mafia siciliana, que decide en los 80 abandonar su carrera criminal y establecerse con su familia en Brasil. El asesinato de varios miembros de su familia a manos de “la cosa nostra”, que no aceptan que Tommaso haya roto con la organización y se encuentre en paradero desconocido, van a resultar determinantes para que resuelva colaborar con la justicia italiana, tras ser detenido en Brasil y extraditado. La ruptura por primera vez de la no escrita “ley del silencio” mafiosa, le lleva a estrechar lazos con el juez instructor, Giovanni Falcone, aunque siempre asegurará que él no es un “arrepentido”, sino que considera que son sus antiguos socios los que se han corrompido, dejando atrás el código de honor que imperaba en los inicios, por ejemplo traficando con heroína. El octogenario Marco Bellocchio, especializado en historias inspirados por hechos reales de la historia reciente con componente político –Vincere, Buenos días, noche– logra imprimir a la narración un ritmo dinámico, en que la fascinación por el personaje protagonista no le ciega, hay un esfuerzo por entregar un dibujo objetivo del “traidor”, un “Judas” para sus antiguos compinches, de lo que es ilustrativo uno de los planos finales, en que se recuerda una de sus acciones criminales, ejecutada a sangre fría. También hay contención a la hora de recrear la comparecencia en sede judicial de quien fuera primer ministro, Giulio Andreotti, a quien Buscetta incrimina en la actividad de la mafia, aunque será siempre de modo indirecto. Pierfrancesco Favino encarna bien al protagonista, tiene mérito ese rostro que a veces parece inexpresivo, pero que en realidad está expresando muchas cosas, desde el miedo a que le maten en cualquier momento, al dolor, manifestado cuando escucha el modo en que se produjo el asesinato de sus hijos. Los años y escenarios narrativos avanzan y cambian suavemente, con acierto. Y se da con el tono justo para escenificar los juicios, en que los mafiosos tras mamparas de cristal montan un grotesco circo, hasta dar al conjunto un aire surrealista, que muestra adónde conduce la inmoralidad y el abandono de los principios básicos. Hay momentos visualmente potentes –el atentado a Falcone–, otros en cambio podían haberse omitido, la escena de la prostituta en prisión, que nada aporta.

7/10
Felices sueños

2016 | Fai bei sogni

Turín, 1969. Massimo vive una infancia idílica unido sobre todo a su madre. Pero una noche se despierta con un grito… Algo ha sucedido, aunque no le explican bien de qué se trata. Nadie le desvela qué ha sido de su progenitora, hasta que su severo progenitor le lleva a ver a un sacerdote que al fin le aclara que “ha decidido irse al cielo”. La explicación no le convence. 30 años después, se ha convertido en un prestigioso corresponsal de guerra que cada día observa todo tipo de horrores en conflictos como el de Sarajevo, pero aún está marcado por la incomprensible pérdida familiar… Enfrentarse a la venta de la residencia familiar revivirá el pasado. Pese que a sus 77 años supera la edad de ilustres compatriotas que han optado por el retiro, como Bernardo Bertolucci, el realizador italiano Marco Bellocchio muestra su buen hacer con la adaptación de “Me deseó dulces sueños”, novela autobiográfica de Massimo Gramellini, de enorme éxito en su país. Ha escogido a un reparto de primera, encabezado por Valerio Mastandrea, conocido sobre todo por dar vida a un hijo muy distinto, que renegaba de su madre, en La prima cosa bella, y que tiene al lado a intérpretes tan solventes como la francesa Bérénice Bejo, ideal como doctora que ayuda al protagonista con sus crisis de ansiedad. Recupera como no podía ser de otra manera a su actor fetiche, Roberto Herlitzka, sublime como sacerdote que ofrece una notable lección filosófica al personaje central, en uno de los momentos más logrados. El veterano realizador ofrece una lección de cine en su puesta en escena, en principio clásica, pero fresca, marcada por un tono lírico y melancólico, una sugerente fotografía de Daniele Ciprì que subraya los elementos nostálgicos, y un montaje que para mostrar las partes del pasado que explican el presente se apoya en flashbacks muy bien enlazados mediante paralelismos temáticos y visuales. Duro drama en torno a la dificultad de superar el dolor, por otro lado también muestra que las tragedias pueden tener un lado positivo (magnífico el segmento en el que el protagonista triunfa en el periodismo con una carta sobre el amor maternofilial). Describe también la rebeldía de quien no pudiendo aceptar lo ocurrido llega a inventarse una figura demoníaca imaginaria a la que jura lealtad. Consciente de que a su avanzada edad no se puede determinar si rodará más, el cineasta parece que quiere cerrar una filmografía que comenzó con un film que en varios elementos parece el extremo opuesto. Felices sueños tiene puntos en común con su ópera prima, la durísima e impactante Las manos en los bolsillos, de 1965, también sobre una familia burguesa desestructurada. Pero allí la despreocupación de la madre devenía en asesinato.

7/10
Bella addormentata

2012 | Bella addormentata

En el año 2009, el caso de Eluana Englaro, en coma desde 1992, provocó una auténtica conmoción en la opinión pública italiana. Su padre había pedido reiteradamente que le retiraran la alimentación e hidratación para llevarla de este modo a la muerte, y tras varios rechazos se acabó aceptando su reclamación el 9 de febrero, en medio de una tormenta política en las cámaras de representantes, en la calle y en los medios. Estos hechos han inspirado a Marco Bellocchio para contar varias historias entrelazadas, que tendrían el telón de fondo del caso Englaro: 1) Un senador debe decidir si votar con su partido la ley que obligue expresamente a alimentar a un paciente en coma, o votar en conciencia, impelido por una dolorosa experiencia personal; 2) Su hija, activista pro vida y anti eutanasia, se enamora de un tipo del bando contrario; 3) Una actriz católica a machamartillo abandonó su carrera para cuidar a su hija en coma, rodeada de monjas que rezan rosarios a pleno pulmón, un marido pasivo para no airarla, y los reproches del hijo actor que piensa que habría que dejar morir a su hermana; 4) Un médico cuida en un hospital a una adicta a la heroína que desea suicidarse. A priori la película de Bellocchio resulta muy prometedora. Además, el cineasta tiene oficio y rueda con empaque. El problema es que quiere jugar a ser objetivo y equilibrado sin conseguirlo. En realidad se le nota demasiado su "background" laico y su punto de vista de que cada cual haga lo que vea, de modo que los personajes católicos son absolutamente grotescos, en tal sentido funcionaba mejor, aun con claras pegas, su mirada al mundo católico, dentro de su perspectiva no creyente, en La sonrisa de mi madre. Quizá lo más increíble, es ver a la católica hija del senador irse a la cama con un tipo al que acaba de conocer, y con el que en principio no tiene nada en común, o el concierto de piano que la beatorra mamá prepara a su hija durmiente, un auténtico delirio. El resultado es un film que difícilmente contentará a partidarios o contrarios a la eutanasia, y que desde el punto de vista estrictamente dramático resulta desequilibrado y en algunos pasajes demasiado obvio. Tiene interés, sí, pero es fallido. Y para dar excusas y eximentes a la hora de matar "por amor", hay que decir que Michael Haneke con Amor es netamente superior al esfuerzo de Bellocchio -curiosamente Isabelle Huppert está presente en ambos filmes-, el austríaco sí sabe guardar la necesaria distancia.

5/10
Vincere

2009 | Vincere

Una mirada a un episodio poco conocido de la vida de Benito Mussolini, la relación sentimental de juventud con su amante Ida Dalser, con la que tiene un hijo, Benito Albino, y con la que contrae matrimonio. Y las penalidades de Ida cuando el líder fascista la repudia junto a su hijo, y trata de echar tierra sobre cualquier vestigio que pueda dar idea de que ha existido esa unión, su única esposa legítima será Rachele Guidi.El veterano cineasta italiano Marco Bellocchio ofrece el punto de vista de Ida, una mujer independiente, que cae rendida a los pies del joven socialista exaltado Benito Mussolini, al que se entrega sin reservas, para luego ver cómo es relegada con su hijo en favor de otra mujer y otra familia. El dibujo del que primero es director del diario Avanti y luego Il Diario dil Popolo, pacifista y luego intervencionista en la Primera Guerra Mundial, líder de los Camisas Negras y el fascismo, y el presidente del gobierno más joven de Italia, es el de un animal sin sentimientos, un monstruo sin fisuras, en el que no hay un ápice de humanidad. Contrasta este modo monolítico de pintar a Mussolini con el que entregaba de Adolf Hitler el alemán Oliver Hirschbiegel en El hundimiento, ahí en el 'monstruo' se reconocía a la persona. Falta pues humanidad, por ejemplo en la presunta historia de amor, pura pasión de alcoba, donde brilla por su ausencia la ternura y el cariño, y domina lo animalesco. Cuesta creer que alguien, él o ella, haya estado enamorado en algún momento. No se entiende la increíble crueldad de Mussolini y la insistencia de ella por lograr reconocimiento público se diría testarudez poco inteligente; realmente no hay un esfuerzo de comprensión de tales actitudes, se dan por sentadas y se ofrecen tal cual, y que cada uno piense lo que quiera. De modo que aunque resulta destacable el trabajo de los dos actores principales, Giovanna Mezzogiorno y Filippo Timi, tiene también mucho de forzado. Hay además una decisión bien consciente de trazar una narración de tipo impresionista en el sentido de entregar como flashes de los hechos, más que entrar en detalles prolijos, incluso ocultando información para entregarla sólo en el momento en que puede resultar más impactante. Pero curiosamente, la aproximación estética es de tipo expresionista, opta por una fotografía de colores muy apagados, con fuertes contrastes, próxima al blanco y negro, lo que ayuda a combinar el material rodado con auténtico metraje de la época; y quizá a subrayar la idea de que estamos asistiendo a una especie de película de terror, con siniestros lugares de reclusión, locos y loqueros, y monjas guardianas. Aunque el 'tempo' narrativo es parsimonioso en exceso, Bellocchio tiene algunas buenas ideas de guión, como el aprovechamiento del parecido padre-hijo, encarnados por el mismo actor. O ese desafío blasfemo a Dios -que le mate en cinco minutos si existe, le reta al principio del film-, que viene a recordar que la medida del tiempo del Padre eterno es muy distinta a la de los hombres.

5/10
Sorelle mai

2006 | Sorelle mai

Buenos días, noche

2003 | Buongiorno, notte

Minuciosa reconstrucción del secuestro y asesinato del líder de la Democracia Cristiana y ex primer ministro italiano Aldo Moro, a manos de las Brigadas Rojas, en 1978. El film de Marco Bellocchio recrea los hechos desnudos, sin concesiones a los convencionalismos del cine de acción y de secuestros, ni ofreciendo excusas ‘revolucionarias’ a tan delenazbles hechos. El cineasta se esfuerza en describir con encomiable sobriedad la vida cotidiana de los secuestradores, que tienen oculto en un piso a su víctima. En sus coloquios acerca de los ideales marxistas y la praxis revolucionaria sobresale, de modo inevitable, la injusticia de retener contra su voluntad a una persona de ideas diferentes. Hay más atención a los secuestradores que al secuestrado, pero también se dibuja de modo emotivo a éste, incidiendo en su fe católica, y en las cartas llenas de amor que escribe a su familia. Ayuda al aire documental del film, la sensación de estar contemplando los hechos reales, el uso de un reparto de actores poco conocidos.

6/10
La sonrisa de mi madre

2002 | L´ora di religione

El ateísmo del pintor italiano Ernesto Picciafuocco, sufre un shock cuando se entera de que la Iglesia quiere declarar santa a su madre. Protagonismo de Sergio Castellitto (No te muevas).

6/10
Addio del passato

2002 | Addio del passato

Documental que homenajea a Giuseppe Verdi en su centenario en Piacenza especialmente. Marco Bellocchio combina interpretaciones de distintos fragmentos de La Traviata, a veces ofreciendo inspirados duetos, al ofrecer el canto de una quinceañera aspirante a soprano, el de una profesional, o el que tiene lugar en una taberna. No faltan las explicaciones del experto al piano, o de otras personas, con el deseo de que espectador aprenda a degustar al genial músico un poquito mejor.

6/10
La Balia

1999 | La Balia

Italia a principios del siglo XX. El caos social campa por las calles: éxodo rural a las ciudades, miseria, paro... En medio de la represión, un grupo de intelectuales se interroga por las causas que conducen a tanta injusticia. Y se fijan en una mujer analfabeta a la que tratan de ayudar. Film de ritmo pausado, con buen dibujo de los personajes. El veterano director italiano Marco Bellocchio hace un buen dibujo de la época, y encaja bien la particular historia de amor. Valeria Bruni Tedeschi, que trabajó con Claude Chabrol en En el corazón de la mentira, hace una buena composición de la mujer que no sabe leer.

4/10
El príncipe de Homburg

1997 | Il Principe di Homburg

Un joven general desobedece las órdenes recibidas y manda a sus hombres a la batalla antes de tiempo. Como consecuencia de esta acción es condenado a muerte, a pesar de haber ganado la batalla. A partir de ese momento las horas pasan lentamente y, al final le ofrecerán una fórmula para no ser ejecutado. Cuidada recreación de época basada en la obra de Heinrich Von Kleist. El realizador Marco Bellocchio puso especial atención a la ambientación y a las actuaciones del reparto, del que sobresale la joven Andrea Di Stefano.

4/10
La condena (1991)

1991 | La condanna

Una mujer acude a una visita guiada a un museo. Consigue quedarse después del cierre para admirar los cuadros a solas. Mientras contempla una obra renacentista descubre que no está sola. Un hombre le explica que es arquitecto y acaba seduciéndola. Polémica cinta de Marco Bellocchio, acusada en su momento por grupos feministas de apología de la violación, lo que no está del todo claro en el relato. Aún así se trata de un film premioso y excesivamente artificial, con correctas interpretaciones. Obtuvo el Oso de Plata en Berlín ex aequo con Norte Ultra Sur, de Ricky Tognazzi.

5/10
El diablo en el cuerpo

1986 | Diavolo in corpo

Giulia Dozza conoce a Andrea, con quien inicia una relación a pesar de que ella tiene como novio a un presunto terrorista procesado por su posible pertenencia a las Brigadas Rojas. Melodrama de Marco Bellocchio muy polémico en su día por sus explícitas secuencias de sexo.

4/10
Enrico IV

1984 | Enrico IV

Durante una fiesta medieval, en la que todos los asistentes se disfrazan, un tipo se viste como el rey Enrico IV. Al caerse del caballo, se golpea en la cabeza, lo que le causa una grave lesión. Además, se vuelve loco y piensa que en realidad es el rey Enrico IV. Marcello Mastroianni ofrece una cuidada interpretación de un personaje complejo, por su demencia, en esta lograda adaptación del texto teatral de Luigi Pirandello.

5/10
Vacanze in Val Trebbia

1980 | Vacanze in Val Trebbia

Marco Bellocchio y su familia acuden de veraneo a su terruño natal en Bobbio, en el valle Trebbia. Asistimos a fiestas locales y eventos de descanso, como el baño en el río. Y también somos testigos de sus curiosas ensoñaciones de tipo surrealista, como una especie de crucificado, Jesús, mientras unos tipos juegan a las cartas a sus pies. De hecho, hay más imágenes de este tipo, a lo Fellini, como la de un grupo de seminaristas que pasea junto al río mientras un joven se baña desnudo.

5/10
Salto en el vacío

1980 | Salto nel vuoto

Mauro, honorable juez, vive con su hermana, con la que está muy unido. Cuando ella empieza a verse con otro muchacho, Mauro no puede evitar sentir grandes celos. Interesante aunque duro film sobre la locura. El italiano Marco Bellocchio mantiene la elegancia en los puntos más escabrosos del relato y dirige con gran eficacia a los actores, pero en esta ocasión el ritmo es demasiado lento.

6/10
Marcha triunfal

1976 | Marcia trionfale

Paolo Passeri, un joven recluta, se traslada al cuartel, donde será víctima de abusos y vejaciones. Aún así se esfuerza para llegar a ser un buen soldado. El realizador italiano Marco Bellocchio critica duramente la vida militar en este drama, que trata temas como la envidia, la violencia y la injusticia. Sin llegar a la altura de los mejores trabajos del realizador, tiene puntos de interés.

6/10
Noticias de una violación en primera página

1972 | Sbatti il mostro in prima pagina

La acción transcurre en 1972 en Milán. El periodista novato Roveda se une al veterano Lauri para seguir la noticia del asesinato y violación de Maria Grazia, la hija quinceañera de un profesor, a pocos días para las elecciones generales. Bizanti, redactor jefe, también realiza investigaciones por su cuenta. Uno de los grandes títulos de Marco Bellocchio, que rueda un film en tono de thriller con grandes dosis de denuncia política de la situación del momento. Gran trabajo de Gian Maria Volonté como periodista.

6/10
En el nombre del padre (1971)

1971 | Nel nome del padre

Film transgresor típico de la contracultura de la época, que transcurre en un internado para chicos bien con problemas en casa, donde la llegada de Transeunti provoca una rebelión de esa clase burguesa contra los curas que regentan el lugar. Un trabajo poderoso del italiano Marco Bellocchio, pero también con momentos grotescos y una mirada irreverente y poco amable hacia la religión, que puede emparentarse con facilidad con algunas películas de Luis Buñuel y Federico Fellini.

5/10
China está cerca

1967 | La Cina è vicina

La acción se desarrolla en la localidad italiana de Imola. Vittorio se presenta a las elecciones administrativas por el Partido Socialista Italiano, mientras que su hermana Elena se ha quedado embarazada de un joven activista. El realizador Marco Bellocchio retrata la sociedad de su país de la época, los años 60, en este drama con momentos emotivos. Obtuvo el Premio Especial del Jurado y el premio de FIPRESCI en el Festival de Venecia.

6/10
Las manos en los bolsillos

1965 | I pugni in tasca

Agobiante película de Marco Bellocchio, sobre una familia con abundantes taras físicas y psíquicas. La madre es ciega, tres de los hermanos tienen síntomas epilépticos, sólo el hermano mayor parece sano y enamorado. Precisamente uno de sus hermanos, bastante paranoico, traza el alucinante plan de ir provocando la muerte de sus familiares para que el único con salud pueda quedar libre de compromisos familiares y casarse. El cineasta italiano entrega un film iconoclasta, que parece atacar a la familia –su unidad estalla en pedazos– y la religión –la madre está obsesionada con sus creencias– para crear una atmósfera más oscura si cabe, y crear complicidades del espectador con los planes de asesinato. Lou Castel realiza una inquietante interpretación.

6/10
El traidor

2019 | Il traditore

Meticulosa reconstrucción de la trayectoria de Tommaso Buscetta, auténtico miembro de la mafia siciliana, que decide en los 80 abandonar su carrera criminal y establecerse con su familia en Brasil. El asesinato de varios miembros de su familia a manos de “la cosa nostra”, que no aceptan que Tommaso haya roto con la organización y se encuentre en paradero desconocido, van a resultar determinantes para que resuelva colaborar con la justicia italiana, tras ser detenido en Brasil y extraditado. La ruptura por primera vez de la no escrita “ley del silencio” mafiosa, le lleva a estrechar lazos con el juez instructor, Giovanni Falcone, aunque siempre asegurará que él no es un “arrepentido”, sino que considera que son sus antiguos socios los que se han corrompido, dejando atrás el código de honor que imperaba en los inicios, por ejemplo traficando con heroína. El octogenario Marco Bellocchio, especializado en historias inspirados por hechos reales de la historia reciente con componente político –Vincere, Buenos días, noche– logra imprimir a la narración un ritmo dinámico, en que la fascinación por el personaje protagonista no le ciega, hay un esfuerzo por entregar un dibujo objetivo del “traidor”, un “Judas” para sus antiguos compinches, de lo que es ilustrativo uno de los planos finales, en que se recuerda una de sus acciones criminales, ejecutada a sangre fría. También hay contención a la hora de recrear la comparecencia en sede judicial de quien fuera primer ministro, Giulio Andreotti, a quien Buscetta incrimina en la actividad de la mafia, aunque será siempre de modo indirecto. Pierfrancesco Favino encarna bien al protagonista, tiene mérito ese rostro que a veces parece inexpresivo, pero que en realidad está expresando muchas cosas, desde el miedo a que le maten en cualquier momento, al dolor, manifestado cuando escucha el modo en que se produjo el asesinato de sus hijos. Los años y escenarios narrativos avanzan y cambian suavemente, con acierto. Y se da con el tono justo para escenificar los juicios, en que los mafiosos tras mamparas de cristal montan un grotesco circo, hasta dar al conjunto un aire surrealista, que muestra adónde conduce la inmoralidad y el abandono de los principios básicos. Hay momentos visualmente potentes –el atentado a Falcone–, otros en cambio podían haberse omitido, la escena de la prostituta en prisión, que nada aporta.

7/10
Felices sueños

2016 | Fai bei sogni

Turín, 1969. Massimo vive una infancia idílica unido sobre todo a su madre. Pero una noche se despierta con un grito… Algo ha sucedido, aunque no le explican bien de qué se trata. Nadie le desvela qué ha sido de su progenitora, hasta que su severo progenitor le lleva a ver a un sacerdote que al fin le aclara que “ha decidido irse al cielo”. La explicación no le convence. 30 años después, se ha convertido en un prestigioso corresponsal de guerra que cada día observa todo tipo de horrores en conflictos como el de Sarajevo, pero aún está marcado por la incomprensible pérdida familiar… Enfrentarse a la venta de la residencia familiar revivirá el pasado. Pese que a sus 77 años supera la edad de ilustres compatriotas que han optado por el retiro, como Bernardo Bertolucci, el realizador italiano Marco Bellocchio muestra su buen hacer con la adaptación de “Me deseó dulces sueños”, novela autobiográfica de Massimo Gramellini, de enorme éxito en su país. Ha escogido a un reparto de primera, encabezado por Valerio Mastandrea, conocido sobre todo por dar vida a un hijo muy distinto, que renegaba de su madre, en La prima cosa bella, y que tiene al lado a intérpretes tan solventes como la francesa Bérénice Bejo, ideal como doctora que ayuda al protagonista con sus crisis de ansiedad. Recupera como no podía ser de otra manera a su actor fetiche, Roberto Herlitzka, sublime como sacerdote que ofrece una notable lección filosófica al personaje central, en uno de los momentos más logrados. El veterano realizador ofrece una lección de cine en su puesta en escena, en principio clásica, pero fresca, marcada por un tono lírico y melancólico, una sugerente fotografía de Daniele Ciprì que subraya los elementos nostálgicos, y un montaje que para mostrar las partes del pasado que explican el presente se apoya en flashbacks muy bien enlazados mediante paralelismos temáticos y visuales. Duro drama en torno a la dificultad de superar el dolor, por otro lado también muestra que las tragedias pueden tener un lado positivo (magnífico el segmento en el que el protagonista triunfa en el periodismo con una carta sobre el amor maternofilial). Describe también la rebeldía de quien no pudiendo aceptar lo ocurrido llega a inventarse una figura demoníaca imaginaria a la que jura lealtad. Consciente de que a su avanzada edad no se puede determinar si rodará más, el cineasta parece que quiere cerrar una filmografía que comenzó con un film que en varios elementos parece el extremo opuesto. Felices sueños tiene puntos en común con su ópera prima, la durísima e impactante Las manos en los bolsillos, de 1965, también sobre una familia burguesa desestructurada. Pero allí la despreocupación de la madre devenía en asesinato.

7/10
Bella addormentata

2012 | Bella addormentata

En el año 2009, el caso de Eluana Englaro, en coma desde 1992, provocó una auténtica conmoción en la opinión pública italiana. Su padre había pedido reiteradamente que le retiraran la alimentación e hidratación para llevarla de este modo a la muerte, y tras varios rechazos se acabó aceptando su reclamación el 9 de febrero, en medio de una tormenta política en las cámaras de representantes, en la calle y en los medios. Estos hechos han inspirado a Marco Bellocchio para contar varias historias entrelazadas, que tendrían el telón de fondo del caso Englaro: 1) Un senador debe decidir si votar con su partido la ley que obligue expresamente a alimentar a un paciente en coma, o votar en conciencia, impelido por una dolorosa experiencia personal; 2) Su hija, activista pro vida y anti eutanasia, se enamora de un tipo del bando contrario; 3) Una actriz católica a machamartillo abandonó su carrera para cuidar a su hija en coma, rodeada de monjas que rezan rosarios a pleno pulmón, un marido pasivo para no airarla, y los reproches del hijo actor que piensa que habría que dejar morir a su hermana; 4) Un médico cuida en un hospital a una adicta a la heroína que desea suicidarse. A priori la película de Bellocchio resulta muy prometedora. Además, el cineasta tiene oficio y rueda con empaque. El problema es que quiere jugar a ser objetivo y equilibrado sin conseguirlo. En realidad se le nota demasiado su "background" laico y su punto de vista de que cada cual haga lo que vea, de modo que los personajes católicos son absolutamente grotescos, en tal sentido funcionaba mejor, aun con claras pegas, su mirada al mundo católico, dentro de su perspectiva no creyente, en La sonrisa de mi madre. Quizá lo más increíble, es ver a la católica hija del senador irse a la cama con un tipo al que acaba de conocer, y con el que en principio no tiene nada en común, o el concierto de piano que la beatorra mamá prepara a su hija durmiente, un auténtico delirio. El resultado es un film que difícilmente contentará a partidarios o contrarios a la eutanasia, y que desde el punto de vista estrictamente dramático resulta desequilibrado y en algunos pasajes demasiado obvio. Tiene interés, sí, pero es fallido. Y para dar excusas y eximentes a la hora de matar "por amor", hay que decir que Michael Haneke con Amor es netamente superior al esfuerzo de Bellocchio -curiosamente Isabelle Huppert está presente en ambos filmes-, el austríaco sí sabe guardar la necesaria distancia.

5/10
Vincere

2009 | Vincere

Una mirada a un episodio poco conocido de la vida de Benito Mussolini, la relación sentimental de juventud con su amante Ida Dalser, con la que tiene un hijo, Benito Albino, y con la que contrae matrimonio. Y las penalidades de Ida cuando el líder fascista la repudia junto a su hijo, y trata de echar tierra sobre cualquier vestigio que pueda dar idea de que ha existido esa unión, su única esposa legítima será Rachele Guidi.El veterano cineasta italiano Marco Bellocchio ofrece el punto de vista de Ida, una mujer independiente, que cae rendida a los pies del joven socialista exaltado Benito Mussolini, al que se entrega sin reservas, para luego ver cómo es relegada con su hijo en favor de otra mujer y otra familia. El dibujo del que primero es director del diario Avanti y luego Il Diario dil Popolo, pacifista y luego intervencionista en la Primera Guerra Mundial, líder de los Camisas Negras y el fascismo, y el presidente del gobierno más joven de Italia, es el de un animal sin sentimientos, un monstruo sin fisuras, en el que no hay un ápice de humanidad. Contrasta este modo monolítico de pintar a Mussolini con el que entregaba de Adolf Hitler el alemán Oliver Hirschbiegel en El hundimiento, ahí en el 'monstruo' se reconocía a la persona. Falta pues humanidad, por ejemplo en la presunta historia de amor, pura pasión de alcoba, donde brilla por su ausencia la ternura y el cariño, y domina lo animalesco. Cuesta creer que alguien, él o ella, haya estado enamorado en algún momento. No se entiende la increíble crueldad de Mussolini y la insistencia de ella por lograr reconocimiento público se diría testarudez poco inteligente; realmente no hay un esfuerzo de comprensión de tales actitudes, se dan por sentadas y se ofrecen tal cual, y que cada uno piense lo que quiera. De modo que aunque resulta destacable el trabajo de los dos actores principales, Giovanna Mezzogiorno y Filippo Timi, tiene también mucho de forzado. Hay además una decisión bien consciente de trazar una narración de tipo impresionista en el sentido de entregar como flashes de los hechos, más que entrar en detalles prolijos, incluso ocultando información para entregarla sólo en el momento en que puede resultar más impactante. Pero curiosamente, la aproximación estética es de tipo expresionista, opta por una fotografía de colores muy apagados, con fuertes contrastes, próxima al blanco y negro, lo que ayuda a combinar el material rodado con auténtico metraje de la época; y quizá a subrayar la idea de que estamos asistiendo a una especie de película de terror, con siniestros lugares de reclusión, locos y loqueros, y monjas guardianas. Aunque el 'tempo' narrativo es parsimonioso en exceso, Bellocchio tiene algunas buenas ideas de guión, como el aprovechamiento del parecido padre-hijo, encarnados por el mismo actor. O ese desafío blasfemo a Dios -que le mate en cinco minutos si existe, le reta al principio del film-, que viene a recordar que la medida del tiempo del Padre eterno es muy distinta a la de los hombres.

5/10
Sorelle mai

2006 | Sorelle mai

Buenos días, noche

2003 | Buongiorno, notte

Minuciosa reconstrucción del secuestro y asesinato del líder de la Democracia Cristiana y ex primer ministro italiano Aldo Moro, a manos de las Brigadas Rojas, en 1978. El film de Marco Bellocchio recrea los hechos desnudos, sin concesiones a los convencionalismos del cine de acción y de secuestros, ni ofreciendo excusas ‘revolucionarias’ a tan delenazbles hechos. El cineasta se esfuerza en describir con encomiable sobriedad la vida cotidiana de los secuestradores, que tienen oculto en un piso a su víctima. En sus coloquios acerca de los ideales marxistas y la praxis revolucionaria sobresale, de modo inevitable, la injusticia de retener contra su voluntad a una persona de ideas diferentes. Hay más atención a los secuestradores que al secuestrado, pero también se dibuja de modo emotivo a éste, incidiendo en su fe católica, y en las cartas llenas de amor que escribe a su familia. Ayuda al aire documental del film, la sensación de estar contemplando los hechos reales, el uso de un reparto de actores poco conocidos.

6/10
La sonrisa de mi madre

2002 | L´ora di religione

El ateísmo del pintor italiano Ernesto Picciafuocco, sufre un shock cuando se entera de que la Iglesia quiere declarar santa a su madre. Protagonismo de Sergio Castellitto (No te muevas).

6/10
Addio del passato

2002 | Addio del passato

Documental que homenajea a Giuseppe Verdi en su centenario en Piacenza especialmente. Marco Bellocchio combina interpretaciones de distintos fragmentos de La Traviata, a veces ofreciendo inspirados duetos, al ofrecer el canto de una quinceañera aspirante a soprano, el de una profesional, o el que tiene lugar en una taberna. No faltan las explicaciones del experto al piano, o de otras personas, con el deseo de que espectador aprenda a degustar al genial músico un poquito mejor.

6/10
La Balia

1999 | La Balia

Italia a principios del siglo XX. El caos social campa por las calles: éxodo rural a las ciudades, miseria, paro... En medio de la represión, un grupo de intelectuales se interroga por las causas que conducen a tanta injusticia. Y se fijan en una mujer analfabeta a la que tratan de ayudar. Film de ritmo pausado, con buen dibujo de los personajes. El veterano director italiano Marco Bellocchio hace un buen dibujo de la época, y encaja bien la particular historia de amor. Valeria Bruni Tedeschi, que trabajó con Claude Chabrol en En el corazón de la mentira, hace una buena composición de la mujer que no sabe leer.

4/10
El príncipe de Homburg

1997 | Il Principe di Homburg

Un joven general desobedece las órdenes recibidas y manda a sus hombres a la batalla antes de tiempo. Como consecuencia de esta acción es condenado a muerte, a pesar de haber ganado la batalla. A partir de ese momento las horas pasan lentamente y, al final le ofrecerán una fórmula para no ser ejecutado. Cuidada recreación de época basada en la obra de Heinrich Von Kleist. El realizador Marco Bellocchio puso especial atención a la ambientación y a las actuaciones del reparto, del que sobresale la joven Andrea Di Stefano.

4/10
La condena (1991)

1991 | La condanna

Una mujer acude a una visita guiada a un museo. Consigue quedarse después del cierre para admirar los cuadros a solas. Mientras contempla una obra renacentista descubre que no está sola. Un hombre le explica que es arquitecto y acaba seduciéndola. Polémica cinta de Marco Bellocchio, acusada en su momento por grupos feministas de apología de la violación, lo que no está del todo claro en el relato. Aún así se trata de un film premioso y excesivamente artificial, con correctas interpretaciones. Obtuvo el Oso de Plata en Berlín ex aequo con Norte Ultra Sur, de Ricky Tognazzi.

5/10
El diablo en el cuerpo

1986 | Diavolo in corpo

Giulia Dozza conoce a Andrea, con quien inicia una relación a pesar de que ella tiene como novio a un presunto terrorista procesado por su posible pertenencia a las Brigadas Rojas. Melodrama de Marco Bellocchio muy polémico en su día por sus explícitas secuencias de sexo.

4/10
Enrico IV

1984 | Enrico IV

Durante una fiesta medieval, en la que todos los asistentes se disfrazan, un tipo se viste como el rey Enrico IV. Al caerse del caballo, se golpea en la cabeza, lo que le causa una grave lesión. Además, se vuelve loco y piensa que en realidad es el rey Enrico IV. Marcello Mastroianni ofrece una cuidada interpretación de un personaje complejo, por su demencia, en esta lograda adaptación del texto teatral de Luigi Pirandello.

5/10
Vacanze in Val Trebbia

1980 | Vacanze in Val Trebbia

Marco Bellocchio y su familia acuden de veraneo a su terruño natal en Bobbio, en el valle Trebbia. Asistimos a fiestas locales y eventos de descanso, como el baño en el río. Y también somos testigos de sus curiosas ensoñaciones de tipo surrealista, como una especie de crucificado, Jesús, mientras unos tipos juegan a las cartas a sus pies. De hecho, hay más imágenes de este tipo, a lo Fellini, como la de un grupo de seminaristas que pasea junto al río mientras un joven se baña desnudo.

5/10
Salto en el vacío

1980 | Salto nel vuoto

Mauro, honorable juez, vive con su hermana, con la que está muy unido. Cuando ella empieza a verse con otro muchacho, Mauro no puede evitar sentir grandes celos. Interesante aunque duro film sobre la locura. El italiano Marco Bellocchio mantiene la elegancia en los puntos más escabrosos del relato y dirige con gran eficacia a los actores, pero en esta ocasión el ritmo es demasiado lento.

6/10
Marcha triunfal

1976 | Marcia trionfale

Paolo Passeri, un joven recluta, se traslada al cuartel, donde será víctima de abusos y vejaciones. Aún así se esfuerza para llegar a ser un buen soldado. El realizador italiano Marco Bellocchio critica duramente la vida militar en este drama, que trata temas como la envidia, la violencia y la injusticia. Sin llegar a la altura de los mejores trabajos del realizador, tiene puntos de interés.

6/10
En el nombre del padre (1971)

1971 | Nel nome del padre

Film transgresor típico de la contracultura de la época, que transcurre en un internado para chicos bien con problemas en casa, donde la llegada de Transeunti provoca una rebelión de esa clase burguesa contra los curas que regentan el lugar. Un trabajo poderoso del italiano Marco Bellocchio, pero también con momentos grotescos y una mirada irreverente y poco amable hacia la religión, que puede emparentarse con facilidad con algunas películas de Luis Buñuel y Federico Fellini.

5/10
China está cerca

1967 | La Cina è vicina

La acción se desarrolla en la localidad italiana de Imola. Vittorio se presenta a las elecciones administrativas por el Partido Socialista Italiano, mientras que su hermana Elena se ha quedado embarazada de un joven activista. El realizador Marco Bellocchio retrata la sociedad de su país de la época, los años 60, en este drama con momentos emotivos. Obtuvo el Premio Especial del Jurado y el premio de FIPRESCI en el Festival de Venecia.

6/10
Las manos en los bolsillos

1965 | I pugni in tasca

Agobiante película de Marco Bellocchio, sobre una familia con abundantes taras físicas y psíquicas. La madre es ciega, tres de los hermanos tienen síntomas epilépticos, sólo el hermano mayor parece sano y enamorado. Precisamente uno de sus hermanos, bastante paranoico, traza el alucinante plan de ir provocando la muerte de sus familiares para que el único con salud pueda quedar libre de compromisos familiares y casarse. El cineasta italiano entrega un film iconoclasta, que parece atacar a la familia –su unidad estalla en pedazos– y la religión –la madre está obsesionada con sus creencias– para crear una atmósfera más oscura si cabe, y crear complicidades del espectador con los planes de asesinato. Lou Castel realiza una inquietante interpretación.

6/10
Vacanze in Val Trebbia

1980 | Vacanze in Val Trebbia

Marco Bellocchio y su familia acuden de veraneo a su terruño natal en Bobbio, en el valle Trebbia. Asistimos a fiestas locales y eventos de descanso, como el baño en el río. Y también somos testigos de sus curiosas ensoñaciones de tipo surrealista, como una especie de crucificado, Jesús, mientras unos tipos juegan a las cartas a sus pies. De hecho, hay más imágenes de este tipo, a lo Fellini, como la de un grupo de seminaristas que pasea junto al río mientras un joven se baña desnudo.

5/10

Últimos tráilers y vídeos