IMG-LOGO

Biografía

Mark Gatiss

Mark Gatiss

53 años

Mark Gatiss

Nació el 17 de Octubre de 1966 en Sedgefield, Durham
Filmografía
El padre

2020 | The Father

La historia de Anthony, un hombre de casi 80 años que vive solo en su apartamento de Londres y quien rechaza cada una de las enfermeras que su hija, Anne, trata de imponerle. Sin embargo, tal necesidad es cada vez más acuciante para ella, ya que ha decidido trasladarse a París para vivir con un hombre que acaba de conocer. Pronto se hace evidente que la percepción de la realidad es cada vez más confusa para Anthony.

Drácula

2020 | Dracula | Serie TV

En un convento húngaro, la hermana Agatha interroga a Jonathan Harker, abogado británico que ha llegado hasta allí en un estado lamentable. Éste relata que dejó por unos días a su amada Mina con el fin de trasladarse a Transilvania, para ayudar en cuestiones de papeleo al Conde Drácula, que planea mudarse a Inglaterra. Pero éste le retiene en el castillo, donde irá perdiendo la salud poco a poco y descubrirá que otra persona también parece estar prisionera en su interior. Mark Gatiss y Steven Moffat triunfaron con Sherlock, memorable adaptación modernizada del personaje ideado por Arthur Conan Doyle. Ahora, escogen a otro de los más conocidos personajes creados a finales del siglo XIX, para otra serie producida por BBC, que sigue los mismos patrones, lo que quiere decir que parten del original literario pero introducen numerosas modificaciones, algunas muy originales, sobre todo que aquí la sangre de sus víctimas permite que el vampiro absorba los conocimientos de éste. Se han quedado con muchos elementos de las mejores versiones de la pantalla, por ejemplo con los colmillos llenos de sangre que lucía Christopher Lee en las películas producidas por la británica Hammer, el lado seductor y una apariencia muy similar a la de Frank Langella en Drácula (1979), de John Badham, el humor de El baile de los vampiros, de Roman Polanski, y la capacidad de rejuvenecimiento o el gusto por llevar gafas de sol, de Drácula, de Bram Stoker, dirigida por Francis Ford Coppola. Los responsables de la serie –culpables de la consagración de Benedict Cumberbatch– vuelven a apoyarse en actores de primera. El danés Claes Bang, que protagonizó The Square, logra no desmerecer frente a sus numerosos predecesores en la piel del vampiro transilvano, pues combina muy bien la apariencia aristocrática del personaje con su lado animal, y aporta ciertas gotas de sarcasmo que funcionan muy bien (Es usted un monstruo. Y usted abogado, nadie es perfecto). Junto a eficaces secundarios como John Heffernan (Espías desde el cielo), aquí como Harker, se corona como reina de la función Dolly Wells, hasta ahora vista en papeles muy secundarios como Woney, amiga de toda la vida en la saga de Bridget Jones, que borda a Sor Agatha, una monja sin fe y deslenguada. No acaba de funcionar la explicación de que el conde tema a los símbolos religiosos pese a su ateísmo –se ha tratado de adecuar al personaje a la moda de los tiempos que corren–. Funcionan mejor el primer capítulo, con fragmentos que provocan terror (sobre todo las partes de Harker explorando el castillo), y el segundo, que transcurre íntegramente a bordo del Demeter, el barco que ya en la novela de Stoker trasladaba al protagonista a Reino Unido, que el tercero y último, un tanto deslavazado. Pese a que parece una obra cerrada, no resultaría sorprendente que si triunfa se rueden más entregas.

6/10
Christopher Robin

2018 | Christopher Robin

Hace tiempo que Christopher Robin abandonó al oso Winnie the Pooh y al resto de amiguetes del Bosque de los Cien Acres, para estudiar en un internado. Concluida la Segunda Guerra Mundial, se ha convertido en un adulto gris, que ejerce como contable de Winslow, compañía de maletas en Londres. Durante un fin de semana debe elaborar un plan urgente para recortar gastos, lo que implica renunciar a salir de la gran ciudad, con Evelyn, su esposa, y Madeline, su hija. Una vez solo, un frasco de miel que se le cae provoca por arte de magia la visita del pequeño plantígrado de su infancia. En una filmografía de lo más variopinto, donde sobresalen la adaptación literaria Cometas en el cielo, el drama que le dio a conocer, Monster’s Ball, el film de zombies Guerra Mundial Z y el Bond Quantum of Solace, Marc Forster había integrado dos ejercicios metaliterarios de enorme interés sobre el valor de la imaginación, Más extraño que la ficción y Descubriendo Nunca Jamás. Ahora, completa una especie de trilogía añadiendo esta continuación de las peripecias de Winnie the Pooh, y el resto de personajes infantiles creados por A.A. Milne. Ha llegado al público meses después de Adiós, Christopher Robin, biopic de este escritor, centrado en la relación con su hijo, que inspiró al niño de sus libros. A diferencia del resto de revisiones de personajes clásicos de Walt Disney reconvertidos en personajes de imagen real, Christopher Robin no parece tener como ‘target’ al público familiar, como Maléfica, o La Bella y la Bestia. Entretendrá más o menos a los niños, pero se dirige más al público adulto, por su tono nostálgico, algo amargo en el arranque. También por el tema central del inteligente guión, coescrito por Tom McCarthy (Spotlight), que expone con frescura la necesidad de recuperar en la mediana edad lo que verdaderamente importa, sin dejar en segundo plano a la familia. Sin duda que Ewan McGregor ha sido una buena elección para el rol protagonista, pues no defrauda; tienen menos presencia pero no desentonan Hayley Atwell (la esposa) y Bronte Carmichael (la joven hija), aunque quienes cautivan por completo son los simpáticos Winnie, Tigger, Piglet y el resto de animales digitales, integrados mediante asombrosos efectos visuales, que pueden tomarse como metáfora de la inocencia perdida al dejar atrás la infancia. Su mezcla de elementos de Hook, Mary Poppins y el cine de Frank Capra va ganando en intensidad hasta desembocar en un emotivo desenlace.

7/10
La favorita

2018 | The Favourite

Siglo XVIII. Inglaterra está en guerra con Francia y hay tiranteces en el parlamento británico debido a la estrategia a seguir. Pero lejos del campo de batalla, en la corte de la reina Ana, se va a librar una guerra diferente cuando llega una nueva doncella, Abigail, recomendada por su tía Lady Sarah, la mejor amiga y favorita de la reina. Poco a poco, la chica se hará valer entre los sirvientes y jugará implacablemente sus cartas para ascender meteóricamente en su posición en la corte. Quinta película como director del griego Yorgos Lanthimos, un cineasta cuyo prestigio ha ido siempre al alimón de sus historias singularmente retorcidas, que indagan en los comportamientos insanos de los seres humanos. Su cine provoca atracción y rechazo a un tiempo. No deja indiferente y eso también lo sitúa como director incómodo, distinto, que le hace carne de cañón de festivales y galardones. La favorita, por ejemplo, logró el Premio Especial del Jurado del Festival de Venecia. Presenta Lanthimos la típica corte europea del siglo XVIII, en donde la elegancia manierista de cada estancia del palacio, con sus muebles suntuosos, sus coloridas telas, está en connivencia con el falso formalismo de las personas y una amplia galería de bajezas humanas. La gente de la corte se mueve por intereses exclusivos, conspiran y trapichean como mejor pueden para obtener el rédito deseado. Si para ello han de engañar, seducir, envenenar y confabularse con otros interesados, bienvenido sea. Servil apariencia exterior y podredumbre interior. Película esencialmente femenina, con lesbianismo a tres bandas, están magníficamente perfiladas las tres protagonistas. Destacan la rivalidad entre Lady Sarah (Rachel Weisz) y la recién llegada Abigail (Emma Stone), en una relación que va cambiando poco a poco hasta convertirse en una acendrada guerra por obtener los favoritismos de la reina. Se muestra con credibilidad la evolución de sus intereses, así como la agudizada vulnerabilidad y soledad de la monarca, triste marioneta al vaivén de las mentes manipuladoras de sus compañeras, también en el plano político. El trío de actrices es perfecto, aunque quizá la mayor sorpresa estriba en el trabajo de la menos mediática Olivia Colman, que logra aunar en la reina una rica colección de estados de ánimo. No sería raro que le llovieran premios. Formalmente Lanthimos es fiel a su cine y aquí también ofrece variadas escenas bizarras y morbosas, que acrecientan su fealdad gracias a la ambientación recargada, con interiores muy opresivos, aun cuando se utiliza con oficio la profundidad de campo y un potente uso de la luz. En este significativo aspecto visual, Lanthimos sabe jugar con angulaciones forzadas y demuestra una gran eficacia en el uso de otros aspectos formales como la velocidad de la imagen o la música de cámara, con esa incesante cuerda de fondo, recurso sonoro perfecto para provocar inquietud.

6/10
Sherlock (4ª temporada)

2017 | Sherlock | Serie TV

Tras la sorprendente y momentánea incursión de Sherlock y Watson en la época victoriana, en el especial navideño de La novia abominable, ambos retornan a la época actual con los tres episodios que constituyen la cuarta temporada de la serie, y donde se combinan los casos misteriosos a resolver, con la posible sombra tras ellos del inmortal enemigo Moriarty, y la vida hogareña del doctor, que va a ser padre de una niña. La nueva tanda de episodios de la serie creada por Mark Gatiss y Steven Moffat a partir de los personajes y obra de Conan Doyle mantienen el buen nivel, con un ritmo trepidante donde están presentes las nuevas tecnologías –Sherlock es un auténtico adicto al móvil, resolviendo casos on line de modo asombroso–, y esa intuición que va a la velocidad del rayo del genial detective. La moderna combinación de intriga y humor contenido funciona, en el primer episodio, a cuento de unos misteriosos bustos de escayola de la que fuera primera ministro británica, Margaret Thatcher. También hay opción para la sorpresa al final del primer episodio, un inesperada giro dramático que no es cuestión de desvelar, y que pone a prueba la amistad de Sherlock y Watson, por tanto también la capacidad interpretativa de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman para hacernos creer el modo en que evolucionan sus personajes.

6/10
Against the Law

2017 | Against the Law

TV Movie que mezcla ficción y documental y que se basa en la novela homónima y autobiográfica del periodista Peter Wildeblood, quien en 1954 fue condenado a 18 meses de prisión por haber participado en una fiesta con otros tres hombres. Al salir de la cárcel, Wildeblood fue un firme defensor de los derechos de la comunidad gay y su testimonio fue clave para que el parlamento británico aprobase la Ley de 1967.

Gunpowder

2017 | Gunpowder | Serie TV

Interesante miniserie histórica, con la que debutan en la escritura de guiones dos actores, Kit Harington y Daniel West, que también se reservan sendos papeles. En concreto Harington, célebre por ser Jon Snow en Juego de tronos, asume el personaje protagonista de Robert Catesby, principal líder de la llamada Conspiración de la Pólvora, que pretendía la voladura de la Cámara de los Lores el 5 de noviembre de 1605, llevándose por delante a rey Jacobo I y a los principales dignatarios del gobierno y el parlamento. Aunque con algunas licencias relativas a los puntos en los que hay espacio para la especulación -por ejemplo, se atribuye al español Juan Fernández de Velasco, condestable de Castilla, haber informado de rumores sobre el complot, para facilitar un acuerdo de Felipe III con el monarca inglés en otras cuestiones-, se ciñe a los datos históricos. De modo que se da cuenta de la persecución que vienen sufriendo los católicos desde el reinado de Isabel I, que no se suaviza tras la subida al trono de Jacobo I, lo que da alas a las conspiraciones, una de ellas la de la pólvora, urdida por Robert Catesby, junto a Thomas Wintour, Thomas Hardy y John Wright, a los que se sumaría el célebre Guy Fawkes –el cómic de Alan Moore y la película de las Wachowski V de Vendetta, junto a la máscara de los antisistema Anonymous han alimentado la leyenda–, interpretado por Tom Cullen. Otros personajes históricos que se asoman son el superior de los jesuitas, el padre Henry Garnet –encarnado por Peter Mullan–, y el ministro del rey Robert Cecil –Mark Gatiss–. Y también el condestable al que da vida el español Pedro Casablanc. La serie es dinámica y está bien ambientada. Y se da presencia a algún personaje femenino, aunque históricamente no hayan sido relevantes, como Anne Vaux, prima de Catesby, interpretada por Liv Tyler. En lo relativo a la violencia, se cargan las tintas con escenas muy gráficas sobre las torturas, desmembramientos y mutilaciones, aunque eran prácticas comunes, y es auténtico que los conspiradores las sufrieron. Dirige los tres episodios de la serie J Blakeson, conocido sobre todo por La quinta ola.

6/10
Absolutamente fabulosas

2016 | Absolutely Fabulous: The Movie

La serie de BBC Absolutamente fabulosas obtuvo un enorme éxito a principios de los 90 en Gran Bretaña, donde causó cierto impacto que tuviera como protagonistas a dos mujeres maduras, sin pelos en la lengua (son capaces de decir auténticas salvajadas, siempre acompañadas de un “querida”), obsesionadas con el sexo y la moda, y adictas al tabaco y el alcohol. La versión fílmica recupera a las dos actrices principales, Joanna Lumley y Jennifer Saunders, también creadora de la ficción audiovisual que aquí ejerce como guionista. De nuevo interpretan a la relaciones públicas Edina Monsoon (Saunders), y a su mejor amiga, la transexual editora de revistas fashion Patsy Stone (Lumley). La primera intenta convertirse en representante de la supermodelo Kate Moss, pero cuando intenta conversar con ella en una fiesta, acaba empujándola desde la barandilla al río Támesis. Odiada por los medios de comunicación y las redes sociales, no tiene más remedio que irse lejos, al sur de Francia, junto a Patsy… Como cabe esperar, no se puede calificar precisamente esta película de comedia sofisticada. Priman los chistes básicos y groseros, junto a otros ininteligibles para quien no sea británico o incondicional del original televisivo. De interpretaciones exageradas, acompañan a Lumley y Saunders su habitual comparsa de secundarios catódicos, y diversos famosos al estilo Torrente. No sólo la citada Moss se interpreta a sí misma, sino que también aparecen interpretándose a sí mismos la cantante y presentadora Emma Bunton, los diseñadores Stella McCartney y Jean-Paul Gaultier, y actores como Gwendoline Christie (Juego de tronos), Jon Hamm (Mad Men), y la veterana Joan Collins, la única cuya aparición tiene cierta gracia. Por lo demás, enervará a la mayor parte del público, por las situaciones disparatadas pero poco ingeniosas, y la simpleza del argumento, defectos que no puede remontar la realizadora Mandie Fletcher, autora de algunos capítulos de la serie. Todo esto da al traste con el único valor de Absolutamente fabulosas: su denuncia de la vacuidad y los excesos del mundo de las relaciones públicas y el famoseo.

4/10
Negación

2016 | Denial

1996. La historiadora estadounidense Deborah Lipstadt, profesora de la Universidad de Emory y especializada en el holocausto judío en la II Guerra Mundial, es denunciada por difamación por el historiador británico David Irving. En sus escritos Lipstadt ha tachado a Irving de mentiroso, pues en sus trabajos éste niega el exterminio de judíos en Auschwitz. Lipstadt se sentará en el banquillo de los acusados en la corte londinense, pero tanto ella como sus abogados saben que el juicio va mucho más allá de un asunto personal de difamación e injurias. Más que defender a una persona, saben que está en juego la defensa de la realidad del Holocausto. El veterano director Mick Jackson (El guardaespaldas) narra los hechos que tuvieron lugar en torno al juicio entre ambos historiadores, a partir del propio libro de Deborah Lipstadt. El caso levantó mucha polvareda mediática, pero el guión de David Hare (Las horas, El lector) procura ceñirse únicamente y someramente a las relaciones de Lipstadt con sus abogados británicos y a sus intervenciones en la sala judicial. Se muestra con eficacia la magnitud de ese juicio, el nerviosismo que genera, pues una sentencia a favor del demandante (Irving), parecería justificar la aceptabilidad de la postura negacionista. En este sentido la película es clara y evita confusiones, lo cual se acentúa con una narración muy clásica desde el punto de vista visual. La trama de Negación puede parecer excesivamente leve, pero el resultado es muy interesante. Es cierto que apenas hay giros argumentales o grandes intervenciones en el estrado que deslumbren a la concurrencia. Todo se desarrolla de modo convencional, lo cual no significa rutinario, porque lo que se cuenta se ajusta a la realidad, de ahí su fuerza. En este sentido hay que agradecer pequeños detalles enriquecedores. Se muestra bien el estupor de la historiadora al saber que en el derecho británico es el demandado el que ha de probar su inocencia ante una acusación, algo que hiere su orgullo americano. A eso se suman las estrategias de su equipo de abogados, con las que ella no está de acuerdo, sus desencuentro con la comunidad judía británica, etc. Esas asperezas dan lugar a un convincente arco del personaje de Lipstadt, que Rachel Weisz interpreta con oficio. Pero en un film judicial de estas características todo el reparto debe estar perfecto y felizmente así ocurre, gracias a Tom Wilkinson en la piel del abogado Richard Rampton, y a un estupendo Timothy Spall en el difícil y poco honorable papel de Irving. Sus miradas, sus gestos, sus dudas y su credibilidad transmiten la importancia que tuvieron aquellos hechos.

6/10
Wolf Hall

2015 | Wolf Hall | Serie TV

Espléndida serie de la BBC, que describe algunos de los acontecimientos decisivos del reinado de Enrique VIII en Inglaterra desde un punto de vista inusual en cine y televisión, el de Thomas Cromwell, que llegó a ser consejero principal del rey pese a sus orígenes humildes, y que jugó un papel esencial en cuestiones como la supremacía de la Iglesia de Inglaterra, y en los ascensos y caídas de las nuevas reinas Ana Bolena y Juana de Seymour. El film se basa principalmente en las dos populares novelas dedicadas al tema por Hilary Mantel. Con un sólido guión de Peter Straughan y una buena dirección de Peter Kosminsky, nos encontramos con Cromwell como secretario y hombre de confianza del cardenal Wolsey, a quien guardará fidelidad incluso cuando caiga en desgracia porque Ana Bolena considera que no se esfuerza demasiado a la hora de lograr la nulidad del matrimonio del rey con Catalina de Aragón. El protagonista es pintado con matices, que Mark Rylance plasma en una interpretación sobresaliente: hombre reflexivo, inteligente y agudo, que dice las palabras justas, con cierta rectitud pero a la vez sinuoso, y al que pesan sus orígenes oscuros –era hijo de un simple herrero–, que le reprochan los grandes hombres de la corte de alta cuna. Cuestiones como la muerte de su esposa y dos hijas por unas fiebres, o la cercanía a Wolsey, muestran su lado más humano; pero también se muestra como alguien implacable en línea maquiavélica –hacia Tomás Moro, que no es pintado con demasiada simpatía, presta respeto, pero le reprocha que use la tortura para arrancar confesiones en causas con la justicia–, lo que se acentúa con el paso de los años junto a Enrique VIII y su deseo de que paguen los que posibilitaron la caída de Wolsey. Seguramente uno de los grandes aciertos de esta serie es su contención –no se cae en los excesos de glamurosas intrigas palaciegas como las que se mostraban en Los Tudor–, y su intento por comprender el contexto social, político y religioso, por ejemplo en relación a la cuestión matrimonial y a la de los monasterios. Además sabe cuidar a todos los personajes sin fáciles simplificaciones, no se juzga ni caricaturiza a nadie, todos son de carne y hueso, y se pueden apreciar virtudes y defectos, ya sea en el rey y las reinas, los cortesanos, Moro, Norfolk, etc. Y se insinúan lazos que se estrechan –Enrique VIII es una suerte de padre para Cromwell, como antes, en mayor medida, lo había sido Wolsey; los amores imposibles de Cromwell una vez enviuda–, y sutiles conspiraciones en las luchas por el poder, donde no es fácil distinguir la verdad de las falsas acusaciones. El reparto podría decirse que es casi inmejorable. Aparte del citado Rylance, Damian Lewis compone un muy creíble  Enrique VIII, y lo mismo hace Claire Foy con Ana Bolena, estos componen el terceto principal de la serie, donde también se pueden mencionar las interpretaciones de actores conocidos como Jonathan Pryce, Mathieu Amalric, Joanne Whalley, Anton Lesser, Kate Phillips y Tom Holland, el chaval de Lo imposible.

7/10
Sherlock (3ª temporada)

2014 | Sherlock | Serie TV

Tercera temporada de la excelente serie de la BBC sobre los personajes creados por sir Arthur Conan Doyle y trasladados a los inicios del siglo XXI, de nuevo enfrentados a casos intrigantes y al inmortal enemigo y némesis de Sherlock Holmes, Moriarty. La acción arranca tras el suicidio de un Sherlock Holmes afectado por la presión mediática en un difícil caso, y un doctor John Watson que ha pasado dos años hecho fosfatina, aunque está a punto de rehacer su vida con una mujer a la que ama, la encantadora Mary. Pero lo cierto es que Sherlock no murió, sino que con ayuda de su hermano Mycroft fingió su muerte, y ahora va a volver para una importante amenaza terrorista que se cierne sobre Londres en torno a la famosa fecha del “Remember, remember...” de Guy Fawkes, el 5 de noviembre. De nuevo queda claro que esta ficción televisiva es de lo mejor que ha surgido en los últimos años. El ritmo es trepidante, y la complicidad entre los personajes perfecta, con la mezcla perfecta de emoción, humor e ironía. Surgen nuevas ideas, como la de la novia de Watson y la aparición de unos anodinos padres de Sherlock, manteniendo las constantes de la excelente química entre la mente cerebral del detective y la emotividad a flor de piel de su amigo el doctor. El montaje es muy inteligente y moderno, bien apoyado en la música inquietante y la fotografía tenebrista, y el primer episodio juega con eficacia a diversas versiones de como Sherlock pudo salvar la vida cuando cayó del vacío. Benedict Cumberbatch y Martin Freeman se han hecho con sus personajes, a los que encarnan con gran naturalidad, bien respaldados por secundarios como Una Stubbs, la señora Hudson, o Mark Gatiss, además de guionista, es el hermano de Sherlock, además de la recién llegada Amanda Abbington, eficaz amor de Watson.

7/10
Sherlock (2ª temporada)

2012 | Sherlock | Serie TV

Convertir las aventuras literarias del estrafalario y brillante Sherlock Holmes en un thriller cargado de acción y humor ambientado en el Londres del siglo XXI, era un proyecto arriesgado que quizás sólo podría haber llevado a buen puerto la BBC . La prestigiosa productora británica sorprendió en 2011 con la primera temporada de Sherlock, una serie de tan solo tres capítulos, de 90 minutos de duración cada uno. Aquella narraba los inicios de una amistad, la del doctor Watson y la del detective Sherlock Holmes, dos desconocidos que de manera fortuita acababan compartiendo piso y aventuras. Tras el aplauso de público y crítica, la segunda entrega era una cuestión de tiempo. En la segunda temporada se mantienen el buen nivel de los guiones, el interés de las tramas y la riqueza de unos personajes al alza. De nuevo la fórmula se repite con éxito, tres episodios en los que unos supertecnológicos Holmes y Watson investigan complicados y enrevesados casos, que sólo la tenacidad y la perspicacia del detective, con la ayuda de su (a veces) inocente colaborador (a quien da vida un genial Martin Freeman), pueden resolver. La acción nunca se detiene, corre a la misma velocidad con la que piensa Holmes (brillantemente interpretado por Benedict Cumberbatch, al que se ha visto en El topo). Éste con tan solo mirar a una persona, ver cómo se mueve y va vestida es capaz de descubrir su personalidad y hasta sus más recónditos secretos. A lo largo de los nuevos episodios correrán mil y un peligros intentando descubrir quién chantajea a la mismísima Isabel II, o averiguando si en realidad existe el “sabueso de Baskerville”. Inspirados en la obra de Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock es un producto fresco, cargado de ironía, arriesgado y con unos personajes tan complejos que siempre sorprenden. Las tramas están muy elaboradas y los giros argumentales abundan en todos y cada uno de los capítulos. En esta segunda temporada a los intérpretes protagonistas se les ha unido la compañía de conocidos actores británicos, como Lara Pulver (Spooks) y Russell Tovey (Being Human), ambos con papeles muy relevantes que vienen a aumentar la calidad de una serie que con sólo una temporada consiguió 25 premios, entre ellos el BAFTA al mejor drama y al mejor actor secundario para Freeman. Casi nada.

7/10
Miss Marple

2004 | Agatha Christie's Marple | Serie TV

Dolly Bantry acude a su antigua amiga, la señorita Marple, para hacerle partícipe de un macabro y extraño hallazgo: el cuerpo sin vida de una mujer rubia, desconocida, en la biblioteca de su casa, Gossington Hall. Así comienza "Un cadáver en la biblioteca", el primer capítulo de la primera temporada de la serie "Miss Marple" basada en las novelas del célebre personaje de Agatha Christie, una especie de aguda detective que emula en femenino al belga Poirot, que también contó con una serie británica de éxito. De modo similar aquí se llevan a la pantalla las diferentes novelas de intriga de Miss Marple, normalmente una por capítulo, protagonizadas por Geraldine McEwan (12 capítulos) y Julia McKenzie (11 capítulos). Completan esta temporada "Muerte en la vicaría", en la que se narra el caso de la extraña muerte del coronel Protheroe, del cual se declaran culpables su viuda y su amante; "El tren de las 4:50 de Paddington", en donde Marple investiga a la familia Crackenthorpe, pues piensa que en su propiedad se esconde un cadáver; y "Un asesinato anunciado", que sigue el caso de un asesinto en la casa de Letitia Blacklock, a donde han acudido unos aldeanos por invitación de un periódico.

6/10
Drácula

2020 | Dracula | Serie TV

En un convento húngaro, la hermana Agatha interroga a Jonathan Harker, abogado británico que ha llegado hasta allí en un estado lamentable. Éste relata que dejó por unos días a su amada Mina con el fin de trasladarse a Transilvania, para ayudar en cuestiones de papeleo al Conde Drácula, que planea mudarse a Inglaterra. Pero éste le retiene en el castillo, donde irá perdiendo la salud poco a poco y descubrirá que otra persona también parece estar prisionera en su interior. Mark Gatiss y Steven Moffat triunfaron con Sherlock, memorable adaptación modernizada del personaje ideado por Arthur Conan Doyle. Ahora, escogen a otro de los más conocidos personajes creados a finales del siglo XIX, para otra serie producida por BBC, que sigue los mismos patrones, lo que quiere decir que parten del original literario pero introducen numerosas modificaciones, algunas muy originales, sobre todo que aquí la sangre de sus víctimas permite que el vampiro absorba los conocimientos de éste. Se han quedado con muchos elementos de las mejores versiones de la pantalla, por ejemplo con los colmillos llenos de sangre que lucía Christopher Lee en las películas producidas por la británica Hammer, el lado seductor y una apariencia muy similar a la de Frank Langella en Drácula (1979), de John Badham, el humor de El baile de los vampiros, de Roman Polanski, y la capacidad de rejuvenecimiento o el gusto por llevar gafas de sol, de Drácula, de Bram Stoker, dirigida por Francis Ford Coppola. Los responsables de la serie –culpables de la consagración de Benedict Cumberbatch– vuelven a apoyarse en actores de primera. El danés Claes Bang, que protagonizó The Square, logra no desmerecer frente a sus numerosos predecesores en la piel del vampiro transilvano, pues combina muy bien la apariencia aristocrática del personaje con su lado animal, y aporta ciertas gotas de sarcasmo que funcionan muy bien (Es usted un monstruo. Y usted abogado, nadie es perfecto). Junto a eficaces secundarios como John Heffernan (Espías desde el cielo), aquí como Harker, se corona como reina de la función Dolly Wells, hasta ahora vista en papeles muy secundarios como Woney, amiga de toda la vida en la saga de Bridget Jones, que borda a Sor Agatha, una monja sin fe y deslenguada. No acaba de funcionar la explicación de que el conde tema a los símbolos religiosos pese a su ateísmo –se ha tratado de adecuar al personaje a la moda de los tiempos que corren–. Funcionan mejor el primer capítulo, con fragmentos que provocan terror (sobre todo las partes de Harker explorando el castillo), y el segundo, que transcurre íntegramente a bordo del Demeter, el barco que ya en la novela de Stoker trasladaba al protagonista a Reino Unido, que el tercero y último, un tanto deslavazado. Pese a que parece una obra cerrada, no resultaría sorprendente que si triunfa se rueden más entregas.

6/10
Sherlock (4ª temporada)

2017 | Sherlock | Serie TV

Tras la sorprendente y momentánea incursión de Sherlock y Watson en la época victoriana, en el especial navideño de La novia abominable, ambos retornan a la época actual con los tres episodios que constituyen la cuarta temporada de la serie, y donde se combinan los casos misteriosos a resolver, con la posible sombra tras ellos del inmortal enemigo Moriarty, y la vida hogareña del doctor, que va a ser padre de una niña. La nueva tanda de episodios de la serie creada por Mark Gatiss y Steven Moffat a partir de los personajes y obra de Conan Doyle mantienen el buen nivel, con un ritmo trepidante donde están presentes las nuevas tecnologías –Sherlock es un auténtico adicto al móvil, resolviendo casos on line de modo asombroso–, y esa intuición que va a la velocidad del rayo del genial detective. La moderna combinación de intriga y humor contenido funciona, en el primer episodio, a cuento de unos misteriosos bustos de escayola de la que fuera primera ministro británica, Margaret Thatcher. También hay opción para la sorpresa al final del primer episodio, un inesperada giro dramático que no es cuestión de desvelar, y que pone a prueba la amistad de Sherlock y Watson, por tanto también la capacidad interpretativa de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman para hacernos creer el modo en que evolucionan sus personajes.

6/10
Sherlock: La novia abominable

2016 | Sherlock: The Abominable Bride | Serie TV

Entretanto llegaba la 4ª temporada de Sherlock, se estrenó este episodio independiente algo juguetón, pues nos encontramos a los protagonistas, no en la habitual época actual, sino en la victoriana donde les imaginó Arthur Conan Doyle, lo que acaba teniendo, cómo no, una explicación, todo lo disparatada que se quiera, pero que se acepta como una pequeña broma para los fans, y permite ver dos universos paralelos y alternativos. El caso que deben resolver Holmes y Watson tiene que ver con una novia suicida, que de modo fantasmal se aparece a su viudo con aviesas intenciones, hecho intrigante que el racional detective se niega a aceptar. No es de los mejores capítulos protagonizados por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, pero se deja ver.

6/10
Sherlock (3ª temporada)

2014 | Sherlock | Serie TV

Tercera temporada de la excelente serie de la BBC sobre los personajes creados por sir Arthur Conan Doyle y trasladados a los inicios del siglo XXI, de nuevo enfrentados a casos intrigantes y al inmortal enemigo y némesis de Sherlock Holmes, Moriarty. La acción arranca tras el suicidio de un Sherlock Holmes afectado por la presión mediática en un difícil caso, y un doctor John Watson que ha pasado dos años hecho fosfatina, aunque está a punto de rehacer su vida con una mujer a la que ama, la encantadora Mary. Pero lo cierto es que Sherlock no murió, sino que con ayuda de su hermano Mycroft fingió su muerte, y ahora va a volver para una importante amenaza terrorista que se cierne sobre Londres en torno a la famosa fecha del “Remember, remember...” de Guy Fawkes, el 5 de noviembre. De nuevo queda claro que esta ficción televisiva es de lo mejor que ha surgido en los últimos años. El ritmo es trepidante, y la complicidad entre los personajes perfecta, con la mezcla perfecta de emoción, humor e ironía. Surgen nuevas ideas, como la de la novia de Watson y la aparición de unos anodinos padres de Sherlock, manteniendo las constantes de la excelente química entre la mente cerebral del detective y la emotividad a flor de piel de su amigo el doctor. El montaje es muy inteligente y moderno, bien apoyado en la música inquietante y la fotografía tenebrista, y el primer episodio juega con eficacia a diversas versiones de como Sherlock pudo salvar la vida cuando cayó del vacío. Benedict Cumberbatch y Martin Freeman se han hecho con sus personajes, a los que encarnan con gran naturalidad, bien respaldados por secundarios como Una Stubbs, la señora Hudson, o Mark Gatiss, además de guionista, es el hermano de Sherlock, además de la recién llegada Amanda Abbington, eficaz amor de Watson.

7/10
Poirot (13ª temporada)

2013 | Agatha Christie: Poirot

Última temporada de la célebre serie británica que tiene como protagonista al más carismático personaje de las novelas de misterio de la gran Agatha Christie, el inigualable Hércules Poirot (David Suchet). Reúne un total de cinco capítulos. En "Los elefantes pueden recordar", una mujer se convierte en detective aficionada cuando su sobrina le pide que investigue la muerte de sus padres; en "Los cuatro grandes", Poirot pide ayuda a unos amigos para enfrentarse a un grupo de disidentes peligrosos en los prolegómenos de la guerra; en "El templete de Nasse House", una niña que interpreta una escena de asesinato en una fiesta en Devon, es realmente asesinada; En "Los trabajos de Hércules", Poirot marcha a los Alpes suizos en busca de un ladrón de arte; y en "Telón", Poirot, enfermo y debilitado, regresa al lugar donde resolvió su primer caso treinta años atrás y deberá evitar que un asesino en serie vuelva a actuar.

6/10
Sherlock (2ª temporada)

2012 | Sherlock | Serie TV

Convertir las aventuras literarias del estrafalario y brillante Sherlock Holmes en un thriller cargado de acción y humor ambientado en el Londres del siglo XXI, era un proyecto arriesgado que quizás sólo podría haber llevado a buen puerto la BBC . La prestigiosa productora británica sorprendió en 2011 con la primera temporada de Sherlock, una serie de tan solo tres capítulos, de 90 minutos de duración cada uno. Aquella narraba los inicios de una amistad, la del doctor Watson y la del detective Sherlock Holmes, dos desconocidos que de manera fortuita acababan compartiendo piso y aventuras. Tras el aplauso de público y crítica, la segunda entrega era una cuestión de tiempo. En la segunda temporada se mantienen el buen nivel de los guiones, el interés de las tramas y la riqueza de unos personajes al alza. De nuevo la fórmula se repite con éxito, tres episodios en los que unos supertecnológicos Holmes y Watson investigan complicados y enrevesados casos, que sólo la tenacidad y la perspicacia del detective, con la ayuda de su (a veces) inocente colaborador (a quien da vida un genial Martin Freeman), pueden resolver. La acción nunca se detiene, corre a la misma velocidad con la que piensa Holmes (brillantemente interpretado por Benedict Cumberbatch, al que se ha visto en El topo). Éste con tan solo mirar a una persona, ver cómo se mueve y va vestida es capaz de descubrir su personalidad y hasta sus más recónditos secretos. A lo largo de los nuevos episodios correrán mil y un peligros intentando descubrir quién chantajea a la mismísima Isabel II, o averiguando si en realidad existe el “sabueso de Baskerville”. Inspirados en la obra de Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock es un producto fresco, cargado de ironía, arriesgado y con unos personajes tan complejos que siempre sorprenden. Las tramas están muy elaboradas y los giros argumentales abundan en todos y cada uno de los capítulos. En esta segunda temporada a los intérpretes protagonistas se les ha unido la compañía de conocidos actores británicos, como Lara Pulver (Spooks) y Russell Tovey (Being Human), ambos con papeles muy relevantes que vienen a aumentar la calidad de una serie que con sólo una temporada consiguió 25 premios, entre ellos el BAFTA al mejor drama y al mejor actor secundario para Freeman. Casi nada.

7/10
Sherlock

2010 | Sherlock | Serie TV

Watson es un bloguero y veterano médico del ejército que se ha quedado cojo tras pasar por la Guerra de Afganistán, y cuya vida carece de rumbo. Necesitado de un lugar donde vivir, un amigo le presenta a un curioso personaje con el que podría compartir piso: Sherlock Holmes. Éste es una especie de “friqui” dotado de un prodigioso talento para la deducción, que es capaz de adivinar que Watson ha estado en el ejército, busca piso y no es hijo único con sólo echarle una mirada... Asombrado ante la agilidad mental de su nuevo amigo, Watson le echará una mano cuando el inspector Lestrade, de Scottland Yard le pida ayuda para esclarecer una serie de aparentes suicidios relacionados entre sí. BBC conmemora el 80 aniversario de la muerte de sir Arthur Conan Doyle con una miniserie de tres episodios –posiblemente habrá más– que adapta a los tiempos actuales a su personaje más conocido, Sherlock Holmes, sin duda una de las creaciones literarias más llevadas a la pantalla. La serie tiene como creadores y guionistas a Mark Gatiss y Steven Moffat, conocidos por la versión moderna de Doctor Who, aunque el segundo también actualizó otro personaje clásico en la serie Jekyll, y es uno de los guionistas de Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio, de Steven Spielberg. La serie logra conjugar elementos de comedia con un tono típico de thriller, y cuenta con una atmósfera sombría y un montaje dinámico. Incorpora muy bien la presencia de las nuevas tecnologías, como los teléfonos móviles, en tramas muy acordes con las obras originales de Conan Doyle. Además, acierta con los protagonistas, Martin Freeman (futuro protagonista de “The Hobbit”) como un Watson lacónico y melancólico, y Benedict Cumberbatch, que encarna a un Sherlock tan superdotado como estrafalario. El primer episodio “Estudio en rosa”, homenajea a “Estudio en Escarlata”, la primera novela del personaje.

7/10
Poirot (12ª temporada)

2010 | Agatha Christie: Poirot

Penúltima temporada de esta estupenda serie británica que tiene como protagonista a Hércules Poirot (magnífico David Suchet), el célebre personaje de Agatha Christie capaz de resolver todo tipo de intrincados casos criminales. En esta ocasión se reúnen cuatro episodios que adaptan las correspondientes novelas de la escritora británica. Entre ellas destaca "Asesinato en el Orient Express", uno de sus trabajos más conocidos, donde se da cita además de un elenco de actores extraordinarios, como Jessica Chastain o David Morrissey. Los otros tres episodios que completan la temporada son "Tragedia en tres actos", donde se investiga la extraña muerte de un vicario durante un cóctel; "Las manzanas", que cuenta el caso de una niña que aparece ahogada en un cubo de manzanas, la cual decía que había sido testigo de un asesinato; y "Los relojes", que habla del caso de un cadáver rodeado de cuatro relojes.

6/10
Poirot (11ª temporada)

2008 | Agatha Christie: Poirot

Cuatro episodios de los casos de Hércules Poirot, basados en las correspondientes novelas de misterio de Agatha Christie, con su personaje principal a la cabez, Hércules Poirot, interpretado magníficamente por David Suchet. Se reúnen aquí "La señora McGinty ha muerto" (el detective cuenta con un par de fotografías para descubrir al responsable del crimen de una mujer); "Un gato en el palomar" (en una escuela de señoritas el staff es asesinado y Poirot tendrá que desentrañar los hechos, en donde tienen que ver una revolución extranjera, un tesoro de rubíes y una princesa); "Tercera muchacha" (una mujer algo desequilibrada confiesa a Poirot que podría haber matado a alguien; poco después su ex niñera aparece muerta); y "Cita con la muerte" (en 1937, la abusiva Lady Boynton acompaña a su marido durante unas excavaciones en Siria; poco después aparecerá muerta).

6/10
Drácula

2020 | Dracula | Serie TV

En un convento húngaro, la hermana Agatha interroga a Jonathan Harker, abogado británico que ha llegado hasta allí en un estado lamentable. Éste relata que dejó por unos días a su amada Mina con el fin de trasladarse a Transilvania, para ayudar en cuestiones de papeleo al Conde Drácula, que planea mudarse a Inglaterra. Pero éste le retiene en el castillo, donde irá perdiendo la salud poco a poco y descubrirá que otra persona también parece estar prisionera en su interior. Mark Gatiss y Steven Moffat triunfaron con Sherlock, memorable adaptación modernizada del personaje ideado por Arthur Conan Doyle. Ahora, escogen a otro de los más conocidos personajes creados a finales del siglo XIX, para otra serie producida por BBC, que sigue los mismos patrones, lo que quiere decir que parten del original literario pero introducen numerosas modificaciones, algunas muy originales, sobre todo que aquí la sangre de sus víctimas permite que el vampiro absorba los conocimientos de éste. Se han quedado con muchos elementos de las mejores versiones de la pantalla, por ejemplo con los colmillos llenos de sangre que lucía Christopher Lee en las películas producidas por la británica Hammer, el lado seductor y una apariencia muy similar a la de Frank Langella en Drácula (1979), de John Badham, el humor de El baile de los vampiros, de Roman Polanski, y la capacidad de rejuvenecimiento o el gusto por llevar gafas de sol, de Drácula, de Bram Stoker, dirigida por Francis Ford Coppola. Los responsables de la serie –culpables de la consagración de Benedict Cumberbatch– vuelven a apoyarse en actores de primera. El danés Claes Bang, que protagonizó The Square, logra no desmerecer frente a sus numerosos predecesores en la piel del vampiro transilvano, pues combina muy bien la apariencia aristocrática del personaje con su lado animal, y aporta ciertas gotas de sarcasmo que funcionan muy bien (Es usted un monstruo. Y usted abogado, nadie es perfecto). Junto a eficaces secundarios como John Heffernan (Espías desde el cielo), aquí como Harker, se corona como reina de la función Dolly Wells, hasta ahora vista en papeles muy secundarios como Woney, amiga de toda la vida en la saga de Bridget Jones, que borda a Sor Agatha, una monja sin fe y deslenguada. No acaba de funcionar la explicación de que el conde tema a los símbolos religiosos pese a su ateísmo –se ha tratado de adecuar al personaje a la moda de los tiempos que corren–. Funcionan mejor el primer capítulo, con fragmentos que provocan terror (sobre todo las partes de Harker explorando el castillo), y el segundo, que transcurre íntegramente a bordo del Demeter, el barco que ya en la novela de Stoker trasladaba al protagonista a Reino Unido, que el tercero y último, un tanto deslavazado. Pese a que parece una obra cerrada, no resultaría sorprendente que si triunfa se rueden más entregas.

6/10
Sherlock (4ª temporada)

2017 | Sherlock | Serie TV

Tras la sorprendente y momentánea incursión de Sherlock y Watson en la época victoriana, en el especial navideño de La novia abominable, ambos retornan a la época actual con los tres episodios que constituyen la cuarta temporada de la serie, y donde se combinan los casos misteriosos a resolver, con la posible sombra tras ellos del inmortal enemigo Moriarty, y la vida hogareña del doctor, que va a ser padre de una niña. La nueva tanda de episodios de la serie creada por Mark Gatiss y Steven Moffat a partir de los personajes y obra de Conan Doyle mantienen el buen nivel, con un ritmo trepidante donde están presentes las nuevas tecnologías –Sherlock es un auténtico adicto al móvil, resolviendo casos on line de modo asombroso–, y esa intuición que va a la velocidad del rayo del genial detective. La moderna combinación de intriga y humor contenido funciona, en el primer episodio, a cuento de unos misteriosos bustos de escayola de la que fuera primera ministro británica, Margaret Thatcher. También hay opción para la sorpresa al final del primer episodio, un inesperada giro dramático que no es cuestión de desvelar, y que pone a prueba la amistad de Sherlock y Watson, por tanto también la capacidad interpretativa de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman para hacernos creer el modo en que evolucionan sus personajes.

6/10
Sherlock (2ª temporada)

2012 | Sherlock | Serie TV

Convertir las aventuras literarias del estrafalario y brillante Sherlock Holmes en un thriller cargado de acción y humor ambientado en el Londres del siglo XXI, era un proyecto arriesgado que quizás sólo podría haber llevado a buen puerto la BBC . La prestigiosa productora británica sorprendió en 2011 con la primera temporada de Sherlock, una serie de tan solo tres capítulos, de 90 minutos de duración cada uno. Aquella narraba los inicios de una amistad, la del doctor Watson y la del detective Sherlock Holmes, dos desconocidos que de manera fortuita acababan compartiendo piso y aventuras. Tras el aplauso de público y crítica, la segunda entrega era una cuestión de tiempo. En la segunda temporada se mantienen el buen nivel de los guiones, el interés de las tramas y la riqueza de unos personajes al alza. De nuevo la fórmula se repite con éxito, tres episodios en los que unos supertecnológicos Holmes y Watson investigan complicados y enrevesados casos, que sólo la tenacidad y la perspicacia del detective, con la ayuda de su (a veces) inocente colaborador (a quien da vida un genial Martin Freeman), pueden resolver. La acción nunca se detiene, corre a la misma velocidad con la que piensa Holmes (brillantemente interpretado por Benedict Cumberbatch, al que se ha visto en El topo). Éste con tan solo mirar a una persona, ver cómo se mueve y va vestida es capaz de descubrir su personalidad y hasta sus más recónditos secretos. A lo largo de los nuevos episodios correrán mil y un peligros intentando descubrir quién chantajea a la mismísima Isabel II, o averiguando si en realidad existe el “sabueso de Baskerville”. Inspirados en la obra de Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock es un producto fresco, cargado de ironía, arriesgado y con unos personajes tan complejos que siempre sorprenden. Las tramas están muy elaboradas y los giros argumentales abundan en todos y cada uno de los capítulos. En esta segunda temporada a los intérpretes protagonistas se les ha unido la compañía de conocidos actores británicos, como Lara Pulver (Spooks) y Russell Tovey (Being Human), ambos con papeles muy relevantes que vienen a aumentar la calidad de una serie que con sólo una temporada consiguió 25 premios, entre ellos el BAFTA al mejor drama y al mejor actor secundario para Freeman. Casi nada.

7/10
Sherlock

2010 | Sherlock | Serie TV

Watson es un bloguero y veterano médico del ejército que se ha quedado cojo tras pasar por la Guerra de Afganistán, y cuya vida carece de rumbo. Necesitado de un lugar donde vivir, un amigo le presenta a un curioso personaje con el que podría compartir piso: Sherlock Holmes. Éste es una especie de “friqui” dotado de un prodigioso talento para la deducción, que es capaz de adivinar que Watson ha estado en el ejército, busca piso y no es hijo único con sólo echarle una mirada... Asombrado ante la agilidad mental de su nuevo amigo, Watson le echará una mano cuando el inspector Lestrade, de Scottland Yard le pida ayuda para esclarecer una serie de aparentes suicidios relacionados entre sí. BBC conmemora el 80 aniversario de la muerte de sir Arthur Conan Doyle con una miniserie de tres episodios –posiblemente habrá más– que adapta a los tiempos actuales a su personaje más conocido, Sherlock Holmes, sin duda una de las creaciones literarias más llevadas a la pantalla. La serie tiene como creadores y guionistas a Mark Gatiss y Steven Moffat, conocidos por la versión moderna de Doctor Who, aunque el segundo también actualizó otro personaje clásico en la serie Jekyll, y es uno de los guionistas de Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio, de Steven Spielberg. La serie logra conjugar elementos de comedia con un tono típico de thriller, y cuenta con una atmósfera sombría y un montaje dinámico. Incorpora muy bien la presencia de las nuevas tecnologías, como los teléfonos móviles, en tramas muy acordes con las obras originales de Conan Doyle. Además, acierta con los protagonistas, Martin Freeman (futuro protagonista de “The Hobbit”) como un Watson lacónico y melancólico, y Benedict Cumberbatch, que encarna a un Sherlock tan superdotado como estrafalario. El primer episodio “Estudio en rosa”, homenajea a “Estudio en Escarlata”, la primera novela del personaje.

7/10

Últimos tráilers y vídeos