IMG-LOGO

Biografía

Michaela Watkins

Michaela Watkins

48 años

Michaela Watkins

Nació el 14 de Diciembre de 1971 en Syracuse, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
The Way Back

2020 | The Way Back

Tras un desgraciado suceso, la antigua promesa del baloncesto Jack Cunningham, que ahora trabaja como obrero de la construcción, ha caído en desgracia. Tras separarse de su mujer, malvive solo en un apartamento y ahoga sus penas en cerveza, hasta el punto de que no puede dejar de beber ni en la ducha. En esta coyuntura, el director del instituto católico en el que estudió le pide que se convierta en entrenador del equipo de baloncesto, que no logra buenos resultados desde su marcha. Tras pensárselo muy bien decide aceptar el reto. Gavin O’Connor dirigió un modélico film de superación personal en el deporte, El milagro, de 2004, centrado en el mundo del hockey. Esta vez aborda un proyecto que a primera vista parece similar, salvo porque se desarrolla en el mundo del baloncesto, pero que sorprende porque encubre señas de identidad propias. En primer lugar, Ben Affleck realiza la que quizás sea su interpretación más sentida, pues como su personaje ha luchado para librarse del alcoholismo, por lo que logra transmitir una enorme sinceridad. Por otra parte, el guión de Brad Ingelsby parte del típico esquema de este tipo de películas, pero pone mucho el acento en las dificultades para salir del bache del protagonista, y se encamina a derroteros un poco inesperados en su tramo final. Se abordan muy bien otras cuestiones, como el dolor que provoca la enfermedad infantil, o el compromiso de los educadores que buscan convertir a sus alumnos en adultos con principios. El realizador ha filmado secuencias realistas de las competiciones, y consigue de sobra que el espectador se interese por la historia. Affleck está arropado por otros actores que sin destacar demasiado, al menos no desentonan, como Janina Gavankar, esposa del protagonista, o el joven Brandon Wilson, único de sus pupilos que tiene entidad en el libreto y un mínimo de conflicto, ya que el resto de componentes del equipo quizás estén un poco descuidados.

6/10
Brittany corre una maratón

2019 | Brittany Runs a Marathon

Cinta con aire “indie”, presentada en Sundance, debut de su director y guionista Paul Downs Colaizzo. Se basa en hechos reales. Sigue la trayectoria de la oronda Brittany, una simpática joven, con facilidad para tratar a la gente, pero con la autoestima baja, en parte debido a su sobrepeso. Cuando su médico le advierte del peligro que se cierne sobre su salud, comienza a hacer ejercicio, practicando el “running”. E incluso encuentra apoyo en Catherine, una vecina pija de pinta imponente, y a la que consideraba casi perfecta, pero que en realidad ha tenido sus propios problemas personales y familiares. Con ella saldrá a correr y a prepararse para participar en la maratón de Nueva York. Se trata de una película correcta pero un tanto sosainas, donde asume todo el protagonismo Jillian Bell. La idea es señalar que la persona debe cuidarse al completo, “body” y espíritu, y que las apariencias engañan. Y que en la vida conviene no estar solos, sino cultivar la amistad, asidero fundamental para afrontar situaciones difíciles.

4/10
Judy Small

2019 | Judy Small

Espada de confianza

2019 | Sword of Trust

Una parábola, no por humorística menos certera, sobre el estado de las cosas en la América de Trump. Una farsa en la que tienen cabida las fake news, las leyendas urbanas convertidas en pseudociencia o los prejuicios raciales.

Brigsby Bear

2017 | Brigsby Bear

El veinteañero James vive con sus padres en una especie de sótano, aislado del mundo exterior, la atmósfera está contaminada, y él ha crecido con una educación personalizada y siguiendo los episodios semanales de una serie televisiva de ciencia ficción, de aire infantil y naif, y escaso presupuesto, "Las aventuras de Brigsby Bear", que protagoniza un gran oso de peluche. Una noche su vida cambiará para siempre. James averiguará lo que hay más allá del entorno donde siempre se ha movido, y su vida dará un giro de 180 grados. Simpático debut en el largometraje de Dave McCary, la premisa argumental del guión de Kevin Costello y Kyle Mooney recuerda un poco a la notable película La habitación, aunque aquí la mirada es más disparatada y humorística, lo que no impide que también presente rasgos dramáticos, pues la adaptación a la vida real no resulta sencilla por los continuos descubrimientos que hace el protagonista. Tiene gracia todo lo referente al show televisivo que alegró la vida de James, el modo en que se confeccionó, y la idea de darle continuidad en las nuevas circunstancias, esto y la interactuación del protagonista con su nueva familia y amigos sirven para vertebrar la historia. Pero falta un poco de enjundia y ambición a esta cinta indie, quizá por bisoñez de sus responsables, se podían haber desarrollado algunos conflictos dramáticos, las dudas de los personajes... Se opta en cambio por un planteamiento ligero, de buenos sentimientos y poca hondura. La película está respaldada en la producción, entre otros, por el tándem Phil Lord-Christopher Miller, y en el reparto ayuda la presencia de rostros conocidos en roles secundarios, como Mark Hamill, Claire Danes y Greg Kinnear.

6/10
The House

2017 | The House

Instrucciones para ser un latin lover

2017 | How to Be a Latin Lover

Máximo ejercía como gigolo para ancianas adineradas, pero lleva veinticinco años casado con una mujer que le dobla la edad. Un día, la señora –de ochenta años– le deja para entablar una nueva relación con un vendedor de coches, más joven. De esta forma, debe abandonar la mansión de su esposa, teniendo serias dificicultades para salir adelante. Tendrá que pedir refugio a Sara, su hermana, que vive con su hijo Hugo. Pese a la aparente falta de aptitudes interpretativas del cómico mexicano Eugenio Derbez, y a que no protagoniza films muy cuidados, éstos acaban funcionando, y hasta tienen cierta gracia. Éste en concreto provoca hilaridad por su surrealista argumento, y tiene de fondo un mensaje edificante, en torno a la necesidad de la unidad familiar.

5/10
Afternoon Delight

2013 | Afternoon Delight

La voz de una generación

2013 | In a World...

Una divertida y sincera comedia sobre una profesora de voz que consigue una gran oportunidad en el despiadado mundo del doblaje de tráilers de cine, pero acaba descubriendo que compite directamente con el rey de la industria: su padre.

Amor sin control

2013 | Thanks for Sharing

Adam (Mark Ruffalo) es un adicto al sexo. Su vida puede cambiar cuando conoce a la bella Phoebe (Gwyneth Paltrow). Lleva cinco años “limpio” gracias a su esfuerzo y al apoyo del grupo de terapia al que acude. Su mentor es Mike (Tim Robbins), padre de familia con problemas en el pasado. A su vez, Adam ejerce de tutor de Neil (Josh Gad), un joven médico con serios problemas para controlar su impulso sexual. Los tres personajes tendrán que lidiar con sus adicciones y los problemas derivados. Debut en la dirección de Stuart Blumberg, guionista de filmes como Más que amigos y Los chicos están bien. Blumberg pone el dedo en el centro de una de las llagas de la sociedad actual, cuya hipersexualización deriva no pocas veces en patologías adictivas que se convierten en un verdadero calvario para sus víctimas. La historia –que aúna tres hilos narrativos diferentes y conectados– está abordada en clave de comedia, pero es muy clara a este respecto y avisa del peligro de dejarse llevar por los bajos instintos que continuamente despiertan todo tipo de agentes externos: la moda, la publicidad, la televisión, Internet, etc. La adicción al sexo –dice el film– destruye a la personas y las convierte en guiñapos cuya autoestima cae por los suelos, seres incapaces de amar, siempre al filo de la navaja, y cuyas acciones pueden causar graves trastornos familiares. Aunque no obvie algunas escenas sexualmente explícitas, Blumberg se muestra realista pero comedido y afortunadamente este panorama lo plantea desde un punto de vista netamente optimista: quizá las cosas pueden cambiar con esfuerzo personal, ayuda externa y ese tipo de virtudes que son las bases de una vida verdadera: la humildad y la sinceridad. El reparto de Amor sin control –¿no hubiera sido mejor traducir directamente el título original por “Gracias por compartir”?– es estupendo y está sobresaliente, y seguramente tiene mucho que ver con el resultado, que si no es notable, sí funciona. Destacar a alguno de los intérpretes sería una injusticia con los demás.

5/10
Sobran las palabras

2013 | Enough Said

Eva es una mujer divorciada, cuya hija única está a punto de abandonar el nido para ir a la universidad. Masajista de profesión, acude a una fiesta con deseo de alternar, y también pensando en captar nuevos clientes. Allí conoce a un hombre grandullón, Albert, también divorciado, dulce y con sentido del humor, con quien congenia enseguida; además también su hija está a punto de iniciar sus estudios universitarios. Sin embargo, su fracaso matrimonial le hace dudar acerca del posible inicio de una relación sentimental, más cuando una nueva clienta, de la que se hace muy amiga, le habla también de la mala experiencia con su ex marido. La neoyorquina Nicole Holofcener, guionista y directora, sigue la estela de otros trabajos suyos como Amigos con dinero, a la hora de describir los desafíos a los que se enfrentan las personas corrientes en su quehacer diario, y que se ven acometidas por una especie de cansancio mental, muy característico de nuestros tiempos. Hay que decir que desde el título citado la cineasta ha ganado en soltura narrativa, y aunque su cinta no sea perfecta, sus personajes están bien descritos, y hay una serie de relaciones dibujadas con esmero. Por supuesto la de la pareja protagonista, con indudable química, estupenda Julia Louis-Dreyfus, y también el inesperadamente fallecido James Gandolfini, en un papel que prueba que podía dejar hacer personajes diferentes al que le dio la fama en Los Soprano: aquí utiliza su poderoso físico de un modo completamente distinto, y convence como hombre que combina misteriosamente sensibilidad y tosquedad. Pero además están las otras ligazones que componen cualquier existencia humana: hijos, amigos, clientes y, en el caso de los divorciados, sus ‘ex’ y alrededores. Algunas, aunque ligeramente esbozadas, bien apuntadas, otras demasiado leves. Holofcener tiene el acierto de no pretender mostrar personas perfectas, lo que es especialmente claro en el caso de Eva, con una soledad propiciada por su divorcio, por unos clientes que no piensa que le aporten nada, y por la próxima partida de una hija, que le lleva, casi sin darse cuenta, a “adoptar” a una amiga de su hija, descuidando la relación con quien está a punto de independizarse, y que necesita su apoyo. La sorpresa que propicia cierto giro narrativo está medianamente justificada, y sirve para hablar de los miedos paralizantes y la falta de sinceridad, que pueden echar a perder las cosas más bellas.

6/10
Modern Family (4ª temporada)

2012 | Modern Family | Serie TV

El bebé de Jay y Gloria está en camino y Haley marcha a la universidad. Así comienza esta temporada de una de las comedias más vistas de la televisión, Modern Family, tan alocada como las tres anteriores. Habrá peleas por doquier, reconciliaciones, situaciones surrealistas y muchas hormonas a flor de piel. Esta temporada consiguió 2 Emmy, aunque a la simpática Sofía Vergara siguió resistiéndosele el galardón.

4/10
Sácame del paraíso

2011 | Wanderlust

George y Linda son un joven matrimonio, insatisfechos con su vida profesional, y estresados por la vida moderna. Después de que él se quede sin empleo y ella vea rechazada su propuesta de un documental para la HBO, se ven obligados a dejar Nueva York rumbo a Atlanta, donde vive el hermano de George. Pero a mitad de camino hacen noche en Elysium, una comuna que vive al antiguo estilo hippy, libres como el viento, en convivencia con la naturaleza, donde todo es de todos, amor y armonía a tope: el paraíso, vamos. Para George y Linda resulta muy tentandor plantearse el quedarse a vivir en el paraíso, aunque algunas costumbres no dejarán de chocarles. Sácame del paraíso podría ser una muestra del declive de la estrella de Judd Apatow, uno de los directores y productores de comedia más exitosos en Estados Unidos gracias a títulos como Virgen a los 40 o Lío embarazoso. Aquí respalda al dúo Ken Marino-David Wain, el primero también actor, el segundo responsable tras la cámara de “joyas” como Mal ejemplo y Los diez locos mandamientos. Decir que su film quiere hacer crítica de algo, ya sea el ajetreo de la vida moderna, o las incoherencias de los paraísos hippies, sería concederle unas pretensiones de las que carece. Porque en realidad todo es contradictorio, e importa poco, los personajes pueden verse atraídos por una vida en que fuman hierba, impera el amor libre, y no hay responsabilidades, y a renglón seguido decir que viva el amor verdadero, y que es necesario en algún momento tomar decisiones. Así las cosas, nos quedaría el humor. Si, el humor. Y en tal apartado Sácame del paraíso es muy irregular. Cierto que hay algún buen gag, pero se impone un guión sin rumbo claro, y las gracietas zafias, ya sea a cuento de un nudismo que agota, o de las “jornadas de puertas abiertas” que quitan toda intimidad. Se podría decir que el film recuerda que existe cierto pudor natural en las personas, pero es otra de esas paradojas, seguramente traiciona el subconsciente a los responsables del film. Es una lástima que Wain no haya logrado algo más divertido –las risas sobre el hippy obsoleto son la excepción, no la regla–, porque cuenta con algunos actores apañados en comedia, como la abonada al género Jennifer Aniston, más el veterano Alan Alda, y los correctos Paul Rudd –también productor– y Justin Theroux. El film invita a bromear con el título, pues Sácame del paraíso podría ser contestado con un “sáqueme de la sala”, hasta tal punto agota su previsible trama.

3/10
El plan B

2010 | The Back-Up Plan

Zoe es una guapa treintañera a la que piensa que se le está ‘pasando el arroz’, debe hacer algo para ser madre. Y como no ha conocido al ‘hombre de su vida’, en vez de pensar en el matrimonio recurre a la inseminación artificial de un donante de esperma anónimo. Pero justo ese día conoce a Stan, un joven fabricante de quesos que es una monada. Al principio sus caracteres chocan, pero surgirá el flechazo. Lo que coincide con la inesperada noticia de que, a la primera, Zoe se ha quedado embarazada. Lo que no sabe cómo comunicar a su amado. Cuatro años llevaba la cantante Jennifer López sin hacer una película. Y lo cierto es que su faceta de actriz allá por 2006 cosechaba fracasos tan sonoros como Ciudad del silencio y El cantante. Quedaban lejos los días en que parecía que sabía actuar –Mi familia, de 1995, su mejor trabajo– o al menos hacer comedias romanticonas resultonas –Sucedió en Manhattan, de 2002–. Ahora, en su ‘regreso’, parece que ha querido celebrar su maternidad de gemelos con ese tono de comedia romántica. Sin ánimo de ser aguafiestas, la película resulta fallida de cabo a rabo. ¿Por dónde empezar la retahíla de errores en que consiste el film? Parece que la trama va de guerra de sexos, pero no es así. Se supone que Stan es granjero, hombre conocedor de la biología, pero se siente incómodo en el ginecólogo. Hay una chica celosilla por ahí, pero aparece y desaparece según conviene. Hay un grupo de madres solteras orgullosas, sólo para justificar una estúpida escena partera. Hay una ridícula almohada sin la cual parece imposible conciliar el sueño. La protagonista trabaja en una tienda de animales igual que podía trabajar en la NASA. El protagonista fabrica quesos igual que podía diseñar bombillas. El protagonista va a la universidad por las noches igual que podía tocar una banda de rock. Hay una escena de un papá contando a Stan las maravillas y sinsabores de paternidad, metida con calzador. En fin, detengamos la enumeración y digamos que falta cohesión y lógica interna a la narración, es todo un conjunto de viñetas sin demasiada gracia. Y lo curioso es que para su ‘rentrée’ la López ha optado por una guionista gris –una tal Kate Angelo– y un director un poquillo menos gris –Alan Poul, cuyos anteriores trabajos televisivos en Roma y A dos metros bajo tierra, no parecen casar mucho con el tono blandito de este film–. En fin, siempre le quedará cantar, de hecho se escuchan sus gorgoritos en temas como “What Is Love?”.

2/10

Últimos tráilers y vídeos