IMG-LOGO

Biografía

Michelle Dockery

Michelle Dockery

38 años

Michelle Dockery

Nació el 15 de Diciembre de 1981 en Barking, Essex, Reino Unido
Filmografía
Toff Guys

2020 | Toff Guys

Bush

2020 | Bush

The Gentlemen: Señores de la mafia

2020 | The Gentlemen

Fletcher, investigador privado de medio pelo, chantajea a Ray, mano derecha del estadounidense Mickey Pearson. Este último ha triunfado en Reino Unido, donde ha montado un imperio de tráfico de marihuana. Pero pretende retirarse, vendiendo su empresa a Mathew Berger, un millonario judío. Poco después de entrevistarse con él, los hombres de Dry Eye, un mafioso chino, roban en una de sus plantaciones secretas; no está claro cómo conocieron su localización. Guy Ritchie se consagró a finales de los 90 con dos películas, Lock & Stock y Snatch: Cerdos y diamantes, que se sumaban a la tendencia denominada ‘gang noir’, elegida también por el turco-alemán Fatih Akin o el danés Nicolas Winding Refn, que como él bebían claramente del cine de Quentin Tarantino. Tras una década en Hollywood, con títulos como Sherlock Holmes y su secuela, o la exitosa Aladdin, el británico se permite la licencia de regresar a sus raíces, con un nuevo relato ‘cockney’ de los bajos fondos de su país. El realizador no inventa nada, y no persigue crear ningún tipo de tensión dramática, ni profundidad en la historia que cuenta. Además, se regodea en la incorrección política, sobre todo cuando se detiene en los prejuicios raciales de sus personajes hacia los asiáticos. Pero aunque incluye grandes dosis de violencia y humor negro (un momento relacionado con un cerdo resulta particularmente salvaje) tiene el buen gusto de relegarlo todo al fuera de campo. Además, abundan los diálogos ingeniosos, y tiene un montaje videoclipero, trepidante y fresco. La estructura narrativa que vertebra el relato –Fletcher cuenta a Ray lo que ha averiguado como si fuera un largometraje–, da pie a que parezca que se puede incluir de todo, por ejemplo volver atrás para corregir lo que ha contado antes cuando está especulando. Brilla sobre todo la persecución a unos niños para quitarles el móvil con el que han grabado algo que no debían, y un cameo un tanto especial. Además, Guy Ritchie se apoya en un reparto excepcional al que ha dado personajes inesperados. Sobre todo llama la atención Hugh Grant, irreconocible con gafas de sol de montura gruesa y perilla, como barriobajero sin escrúpulos, pero también Charlie Hunnam, el ‘consigliere’ barbudo, Matthew McConaughey (Mickey Pearson), un yanqui que parece un pez fuera del agua, o Colin Farrell, entrenador de boxeo en chándal muy propio del universo de Ritchie. En menor medida, también cumplen los televisivos Michelle Dockery (Downton Abbey), como esposa del personaje de McConaughey, o Jeremy Strong, en un papel de millonario que recuerda al que le ha hecho popular en Succession.

6/10
Defender a Jacob

2020 | Defending Jacob | Serie TV

Entretenida adaptación del best-seller de William Landay, un poco del estilo de thriller judicial que popularizó John Grisham, aunque el formato serial lleva a un alargamiento excesivo de la trama. Se ocupa del guion Mark Bomback, que ha estado en sagas fílmicas como El planeta de los simios y Divergente, y que por primera vez escribe una miniserie completa. Tras la cámara está el eficaz director de Descifrando Enigma, el noruego Morten Tyldum. Indaga en lo que puede ser la peor pesadilla para los Barber, una familia aparentemente feliz: que el hijo único adolescente Jacob sea acusado del asesinato de un compañero de su colegio, Ben Rifkin, que le sometía a bullying. Para más inri, su padre Andy era auxiliar de la fiscal del distrito, que inicialmente se involucra en la investigación, hasta que su hijo es inculpado, momento en que le toca pasar al otro lado del tablero, de la acusación a la defensa, aunque no la ejercerá personalmente, acudirá a la abogada Joanna Klein. Por otro lado la madre, Laurie, que trabaja en una escuela infantil para niños desfavorecidos, también es relegada de su puesto, se convierte en una apestada. Un individuo que vive en los alrededores, en libertad condicional tras una condena de abuso sexual, podría tener que ver con el caso, aunque al mismo tiempo asoman dudas sobre el propio Jacob: ¿habrá heredado ciertas inclinaciones violentas de su abuelo y padre de Andy, en prisión por asesinato? Bomback y Tyldum se las arreglan para ir desenrollando la madeja argumental, con la aparición de elementos novedosos que complican la trama y contribuyen a la angustia que se percibe en el carácter de los protagonistas de la unidad familiar de los Barber, que se enrarece progresivamente por la presión a que están sometidos, y la dificultad en ocasiones de entenderse entre ellos, a pesar del innegable cariño que se profesan. Tiene su gracia ver como matrimonio con problemas al Capitán América Chris Evans y a Lady Mary Crawley Michelle Dockery de Downton Abbey, pero desde luego logran hacer creíbles a sus personajes. También está bien el joven Jaeden Martell, actor que ha sabido crecer desde que tuvimos ocasión de verle como niño en St. Vincent. Resulta creíble como adolescente indolente, poco comunicativo y sin grandes amigos, y pegado gran parte de su tiempo a la videoconsola.

6/10
Downton Abbey

2019 | Downton Abbey

Los Crawley reciben la inesperada noticia de que el rey Jorge V y su familia se hospedarán una noche en su mansión, Downton Abbey, que les pilla de paso en un viaje que llevan a cabo. Los señores de la casa, Lord Robert –Conde de Grantham– y Lady Cora, se sienten honrados, pero por otro lado están intranquilos, pues supone una grave responsabilidad, así que la hija mayor, Lady Mary, decide recurrir al antiguo mayordomo, Carson, porque su sustituto, el antiguo lacayo Thomas Barrow, parece bloqueado por la situación. Pero preocupa la visita real sobre todo a la abuela, la condesa viuda, porque acudirá también su sobrina lejana, la dama de honor de la reina, Lady Bagshaw, que no tiene herederos directos, por lo que debería dejárselo todo a su primo, Lord Robert, aunque no parece dispuesta a ello. Julian Fellowes, creador y guionista de Downton Abbey, había cerrado muy bien las subtramas, después de seis temporadas de la famosa serie británica bastante aceptables. Sin embargo, consigue el milagro de volver a hilvanar conflictos que generan del interés del espectador en un largometraje que continúa la historia de los Crawley y sus vasallos en el mismo punto en el que se había quedado. Resulta meritoria su habilidad para sacar tajada a los numerosos personajes ya conocidos por el público, salvo quizás a Bates, y a los condes. Al tiempo que reincide en su mensaje en tono amable sobre la importancia de preservar la tradición, transmite los cambios que vivió el mundo en los años 20, cuando está condenada a desaparecer la forma de vida que retrata, florecen los movimientos anarquistas y comunistas, los trabajadores se organizan para protestar y los homosexuales empiezan a reivindicarse. Por otro lado, subyace la idea en el libreto de que la Historia es una obra de teatro, donde todos los humanos estarían destinados a interpretar algún papel, por muy secundario que éste pueda ser. Dirige Michael Engler, responsable de algunos capítulos de la ficción, que en realidad no se sale de los cánones de cualquiera de ellos, el film parece uno más de mayor duración, lo que en el fondo no resulta fácil, pues el nivel está alto. Se trata de un trabajo coral con una media actoral de sobresaliente; el espectador habitual ya está casi acostumbrado a los méritos de intérpretes como Jim Carter (Carson), Michelle Dockery (Lady Mary), Laura Carmichael (Lady Edith), Phyllis Logan (Mrs. Hughes), Allen Leech (Tom), y por supuesto la inimitable Maggie Smith (la condesa viuda Violet Crawley), que esta vez maravilla por su enfrentamiento con la recién llegada a esta saga Imelda Staunton (Lady Bagshaw).

7/10
El sentido de un final

2017 | The Sense of an Ending

Tony Webster es un tipo jubilado y solitario, que regenta una tiendecita de cámaras fotográficas Leika de segunda humana. Divorciado, con una hija embarazada que quiere ser madre en solitario, acepta a regañadientes acompañarla a sesiones prenatales que suponen algo parecido a un incordio. Su organizada vida sufre una sacudida cuando recibe una carta que le obliga a repensar su pasado, el amor de su juventud Veronica, y la relación de camaradería juvenil con varios amigos, entre ellos el recién llegado Adrian Finn, que supone un desafío intelectual, también para su profesor, cuando plantea cuestiones como la posibilidad real de escribir historia, o que, siguiendo a Albert Camus, “la única cuestión filosófica seria es la del suicidio”. Adaptación de la novela homónima de Julian Barnes, galardonada con el Booker Prize en 2011, y que ha sido convertida en guión por el autor teatral Nick Payne, que prestó su talento dramático al apuntalamiento de los libretos de la celebrada serie televisiva The Crown. Frente a la estructura de la obra original, dos partes, la juventud y la senectud sacudida por la carta que revela la existencia de un misterioso diario, se ha optado con inteligencia por alternar el presente con adecuados flashbacks que permiten incidir en la juventud de Tony Webster. En tal sentido tiene fuerza el tono evocador de la época estudiantil, en que uno se hace las grandes preguntas y todo se vive con más intensidad, aunque quizá ese amor juvenil por Veronica y cierta atracción por la madre Sarah queda un tanto desdibujado, si bien es cierto que los simples trazos recogidos sirven para hacerse cargo de una mezcla de timidez, morbo y frustración. En cualquier caso el director indio Ritesh Batra, que mostró sensibilidad para atrapar el mundo interior de sus personajes en The Lunchbox, se las compone para manejar bien las idas y venidas en el tiempo, y bucear en el alma del protagonista, obligado a mirar a su propia historia y a no conformarse con un simple recuerdo más o menos enterrado, sino a afrontarlo, digerirlo, es necesario cicatrizar heridas, madurar, saber ver más allá de las propias narices, para vivir el aquí y ahora, encontrar sentido, aunque sea, como reza el título, al final. La película se beneficia de una gran interpretación de Jim Broadbent en el rol protagonista, que sabe dotar a su egocéntrico personaje de humanidad, crear empatía aunque sus defectos y miedos sean patentes. Todos los demás actores están muy bien, pero está claro que de algún modo giran alrededor de él, es a Tony a quien le toca crecer, hacer su particular viaje interior para luego poder mirar con paz al exterior, a las personas que le rodean.

6/10
Godless

2017 | Godless | Serie TV

1880. Alice Fletcher, joven viuda, vive con su hijo mestizo y su suegra india en una casa apartada unos kilómetros de La Belle, pequeña población de Nuevo México. Una noche un hombre herido aparece en sus tierras. Se trata de Roy Goode antiguo compañero de correrías de Frank Griffin y su banda, treinta asesinos sanguinarios buscados por las autoridades que están dejando un rastro de muerte por todo el territorio. Griffin va en busca de Goode y allá por donde pasa amenaza con asesinar a cualquier persona que le dé cobijo. Vibrante serie del oeste de tan sólo siete capítulos, de una hora de duración cada uno, que ejemplifica las dificultades para vivir y convivir en el oeste americano a finales del siglo XIX. La historia del pueblo en donde se desarrolla la acción comienza con una premisa impactante: todos los hombres han perecido en un accidente en una mina, con lo que, con unas pocas excepciones, La Belle es un lugar únicamente habitado por mujeres. Esto da un aire inquietante a la situación, el desamparo es grande, más tratándose de un territorio hostil, alejado de la civilización, lleno de bandidos y aprovechados sin escrúpulos, y con un futuro que no invita a hacerse ilusiones de prosperidad. Entretenida, con la intriga bien dosificada, con creciente aliento épico y realismo a la hora de mostrar situaciones y caracteres, Godless es una serie de calidad considerable que, entre otras cosas, reivindica el papel femenino en el mundo del western. Narrativamente la acción lleva a diversos escenarios: la casa de Alice Fletcher (Michelle Dockery), donde se aloja Roy Goode (Jack O'Connell), las correrías sangrientas de Frank Griffin (Jeff Daniels) y su banda, la misión de búsqueda del sheriff Bill McNue (Scoot McNairy), la labor de su hermana Mary Agnes (Merritt Wever) al frente de la comunidad, la vida en el pueblo y las relaciones entre las mujeres. Presenta el guión unos formidables personajes, reales y poliédricos, se describen bien sus itinerarios vitales, sus dudas e intimidades, siempre bajo una siniestra atmósfera de desconfianza, efecto de una existencia dura, donde el futuro es una constante amenaza. Pero poco a poco también brillarán sentimientos de amor, de inocencia y pureza, de camaradería, de justicia, de agradecimiento y la capacidad para descubrir el bien oculto, la valentía, la honradez y la generosidad de las personas más allá de prejuicios sociales. Cuidada formalmente –pegadiza la banda sonora de Carlos Rafael Rivera–, con un memorable clímax final, hay en Godless mucho de eso a lo que lleva un mundo sin Dios (esa sempiterna espera a que llegue el predicador), también sin apenas leyes humanas sobre las que apoyarse. Aparte de lógicos desórdenes morales a los que eso conduce, la principal consecuencia es esencialmente la violencia, mucha violencia e injusticia que el director y guionista Scott Frank (Caminando entre las tumbas, Logan) muestra gráficamente pero evitando las más veces el regodeo desagradable. El plantel de actores es formidable y todos ellos hacen impecables trabajos, aunque hay que destacar quizá la maléfica composición de Jeff Daniels.

7/10
Buena conducta

2016 | Good Behavior | Serie TV

Letty Dobesh (Michelle Dockery) es una ladrona que vive al límite. Y lo hace por voluntad propia. Acaba de salir de la cárcel y está buscando la forma de salir adelante. Tiene que lidiar con un hijo de diez años que vive con su abuela y visitar regularmente al supervisor de su libertad condicional, que le aconseja sobre cómo superar sus adicciones y cuyos motivos para ayudarla no están demasiado claros. Pero el caos, que se resiste a abandonarla, regresa a su vida cuando se entera de los planes de un asesino a sueldo (Juan Diego Botto) que acaba de ser contratado para matar a una mujer. Cuando la vida de ambos se cruzan, surge entre ellos una extraña química que les llevará a una inevitable espiral de caos, sexo, violencia y pasión.

Eternal

2015 | Self/less

Un futuro no muy lejano. Al millonario Damian le dan pocos meses de vida. En un mundo de apariencias, el éxito le ha sonreido, pero al precio de convertirse en un cínico y de distanciarse de su hija, lo que no deja de dolerle, con la muerte ya próxima en el horizonte. Por ello, aunque suene a completa locura, pagará a una empresa tecnológica secreta para que le dé un cuerpo nuevo de joven macizo, una forma de prolongar su existencia. Pero junto a su nuevo aspecto, que le invita a un estilo de vida hedonista, asoman raros recuerdos, algo huele a chamusquina en su nueva identidad. Cinta de ciencia ficción estadounidense, escrita por los españoles David y Àlex Pastor, la dirige el indio Tarsem Singh, conocido por su fuerza visual, véase La celda o The Fall. El sueño de Alexandria. Juega con la idea del anhelo de inmortalidad que alberga todo ser humano, y que en tiempos descreídos algunos la fían al poder de la ciencia y al dinero, hasta cuenta con una corriente ideológica que la propugna, el llamado transhumanismo o posthumanismo. Aunque el film arranca bien, a partir de cierto momento la trama se atora, faltan líneas narrativas medianamente sugestivas y el conjunto se convierte en una rutinaria cinta de acción más, con supuestos giros inesperados que no lo son tanto. Aunque entretenido y con buenas ideas sobre lo que de verdad importa y que invitan al debate, resulta fallido. Se siente que no tenga más presencia Ben Kingsley, lo cierto es que con Ryan Reynolds se pierde en el cambio.

5/10
Downton Abbey (6ª temporada)

2015 | Downton Abbey | Serie TV

Corre el año 1925, cuando el mundo se transforma por completo, sobre todo a nivel socioeconómico, y empiezan a agilizarse los cambios tecnológicos, con invenciones como el secador. Una mujer llega a Downton Abbey deseosa de conversar con Lady Mary, a la que quiere chantajear, pues conoce un secreto suyo del pasado. Mientras, Carson ultima los detalles de la boda con la Señora Hughes… Los Crowley afrontan luchas de poder y problemas económicos, en un digno colofón de la serie de época creada por Julian Fellowes. Ha sabido terminar a tiempo, antes de que los signos de agotamiento hicieran mella en el que ha sido el mayor fenómeno de la ficción británica de los últimos años. Quizás no sea tan redonda como las dos primeras, pero la última tanda de episodios sigue manteniendo pegados a los espectadores, lo que tiene un enorme mérito, ya que este guionista ha escrito en solitario todos los episodios (sólo recurrió a dos colaboradores en la primera temporada). Se puede cuestionar la acumulación de giros folletinescos (igual le habría venido bien a su responsable contar con otro punto de vista), y no se ha sabido acabar bien alguna trama (la decisión tomada por Thomas, la identidad secreta de Septimus Spratt…). Pero cada capítulo sale adelante por su elegante y esmerada reconstrucción de los últimos años de una forma de vida; este año ha ganado peso el elemento nostálgico, pero se mantienen los golpes de humor muy británico (hilarante la mediación de la señora Patmore en el porvenir de los futuros cónyuges). Downton Abbey ha supuesto además un golpe de aire fresco en el panorama televisivo actual, donde se muestra por regla habitual lo peor del ser humano, en las series de moda. La ficción británica apuesta por el optimismo y la capacidad de superación, lo que puede parecer incluso tan desfasado como el exquisito inglés de Carson, o los modales para tomar el te de la duquesa viuda, pero que sin embargo tiene un gran encanto. Sería imperdonable destacar alguna de las interpretaciones por encima de las otras, en un elenco sin fisuras que ha vuelto a poner de manifiesto en todo el mundo las maravillas de la escuela británica de interpretación.

7/10
Non-Stop (Sin escalas)

2014 | Non-Stop

Bill Marks es un marshall del aire que viaja de incógnito en un vuelo transoceánico. Alcohólico y con problemas familiares, es el blanco escogido por un pasajero anónimo, presunto terrorista, que le envía inquietantes amenazas a su móvil por mensajería instantánea. El tipo asegura que matará a un viajero cada veinte minutos, si no se ingresa determinada cantidad de dinero en su cuenta corriente. Bill trata de cumplir con su deber para neutralizar al pasajero chantajista, pero se topa con la incredulidad de su supervisor en tierra, y de algunos miembros de la tripulación, que le consideran poco menos que paranoico. A la chita callando, el director español Jaume Collet-Serra se ha labrado una envidiable carrera en Hollywood con títulos de género muy bien rodados, primordialmente cintas de terror y thrillers. Da idea de lo bien considerado que está en su oficio el respaldo del productor especializado en cintas de acción Joel Silver, y que Liam Neeson haya rodado con él dos películas -Sin identidad y Non-Stop- y esté ultimando una tercera, Run All Night. Aquí maneja un guión urdido por tres casi-debutantes con tintes hitchcockianos, donde se siembran en el espectador dudas acerca de la cordura del protagonista, un poco al estilo de lo que ocurría en el film con Jodie Foster Plan de vuelo: Desaparecida. Collet-Serra mantiene con buen pulso el necesario suspense, también sobre la posible complicidad terrorista de algunos viajeros, a la vez que logra conscientemente enervar con el rechazo que sufre el pobre protagonista. Y ello se crea alrededor de un tema de rabiosa actualidad, los temores a los atentados aéreos, sobre todo tras los ataques del 11-S. Fiel a las convenciones del género, evita paradójicamente resultar convencional, pues la trama aporta más de un giro sorprendente, y se sabe apuntar aquí y allá rasgos que humanizan a los distintos personajes, encarnados por actores solventes. Además los mensajes al móvil son mostrados visualmente de un modo atractivo, al estilo al que nos vienen acostumbrando ya, por ejemplo, las series House of Cards o Sherlock.

6/10
Downton Abbey (5ª temporada)

2014 | Downton Abbey | Serie TV

El tiempo pasa, los laboristas gobiernan en Gran Bretaña, y los niños Georges y Sibby ya están algo creciditos. También la hija de Edith, cuya existencia ignoran todos excepto su tía y su abuela, y que se trae secretamente a una granja cercana, donde en complicidad con su arrendatario, la están criando como si la hubieran adoptado tras morir un pariente lejano. La extraña muerte del señor Green, el violador de Anna, propicia una investigación policial que podría llevar a la carcel de nuevo a Bates. Mary piensa que Gillingham podría ser su nuevo marido, pero quiere probarlo pasando unos días clandestinamente con él, y entregándose como amante. Y Tom cada vez pondera más la idea de irse a América, en parte por su nueva amiga, una profesora sin pelos en la lengua, que la arma cada vez que visita Downton Abbey, y que empieza a dar clases a la ayudante de cocina Daisy, que ve cómo se abre ante sus ojos un mundo que desconocía completamente. Iniciativas como un monumento en recuerdo a los caídos en la Gran Guerra, cuyo comité se invita a presidir a Carson, y no a su señor, el conde, son sintomáticos de cómo el mundo que amos y criados habían conocido hasta entonces, está siendo puesto patas arriba. De nuevo Julian Fellowes demuestra en la quinta temporada de Downton Abbey su habilidad para desarrollar las trayectorias vitales de unos personajes, e incluso aunque pueda repetir esquemas, les da nuevos bríos, en un equilibrio donde tan pronto hace sonreir al espectador como le conmueve y provoca la lágrima. Resulta inteligente el desarrollo de la relación entre las ancianas Violet e Isobel –geniales Maggie Smith y Penelope Wilton–, ambas inesperadamente cortejadas, lo que sirve para afianzar una amistad que hasta entonces no había sido reconocida como tal. Especialmente emotivo resulta el último y navideño episodio, donde se cierran bastantes subtramas y se apunta el camino hace la que debe ser la última temporada de la serie.

7/10
Downton Abbey (4ª temporada)

2013 | Downton Abbey | Serie TV

Julian Fellowes demuestra su capacidad para crear nuevas situaciones capaces de conmover, al tiempo que muestran las transformaciones sociales, en torno a la familia Crawley y el servicio, en su magnífica mansión de Downton Abbey en York. La muerte de Matthew en accidente de automóvil ha sido un duro golpe para todos, pero sobre todo para lady Mary, que parece incapaz de sobreponerse a la tragedia y cuidar de su hijo George, y de asumir las obligaciones para gestionar correctamente el patrimonio familiar en tiempos complejos. Aunque el tiempo se revela como bálsamo capaz de hacer cicatrizar las heridas, y empezarán a revolotear en torno a Mary nuevos pretendientes. Su hermana Edith, tras un chasco al pie del altar, parece que podría encontrar la felicidad con el editor Michael, pero existe el obstáculo de su mujer, enferma mental, que debería dar su consentimiento al divorcio, algo que no resulta posible, por lo que surge la opción de intentarlo en Alemania, decisión que se revelará problemática, y a la que se sumará un inesperado embarazo. También hay una doncella nueva, Edna, a la que Bradley presiona porque conoce alguno de sus secretos. Tom se debate entre el cariño de los Crawley y su sensación de que está renunciando a sus antiguos ideales. Aunque sin duda el suceso inesperado y traumático de la temporada es una agresión sexual en el mismísimo Downton Abbey, que se oculta por miedo a las reacciones que podría suscitar su conocimiento en algunos personajes. Verdaderamente Fellowes ha conseguido crear un microcosmos de personajes entrañables, que se hacen querer, y hasta a los más odiosos llegas a entenderles, tan formidables son las interpretaciones del elenco al completo. La idea de adaptarse a los nuevos tiempos aletea constantemente, lo que se ve en nuevos personajes como la jovencita algo alocada Rose, sobrina del conde, o en la familia americana, que quita importancia a tradiciones y modos de hacer que parecían inconmovibles.

8/10
Downton Abbey (3ª temporada)

2012 | Downton Abbey | Serie TV

Tras la 1ª Guerra Mundial las cosas se van serennando un poco en Downton Abbey. Per tanto la familia Crawley como los sirvientes de la planta de abajo tendrán sus diferentes cuitas. Robert Crawley se tendrá que enfrentar como cabeza de familia a una decisión difícil, pues unas malas decisiones financieras han puesto a Downton Abbey al borde la quiebra. Por su parte, Lady Mary y Matthew Crawley sufren porque aparentemente no pueden tener hijos. A la casa han llegado también Tom Branson –viudo de Lady Sybil– y el inquietante Barrow, el cual se enfrentará a O'Brian en una lucha sin cuartel. Entretante, Bates sigue en la cárcel, aunque su mujer Anna hace todas las gestiones posibles para que le declaren inocente... No defrauda esta tercera temporada de Downton Abbey, que mantiene el interés en todo momento y va ajustando los personajes y sus andanzas al paso de los tiempos. El diseño de producción sigue siendo exquisito y las intrigas dentro de la gran mansión van en aumento con cada capítulo, hasta ofrecer más de una sorpresa final que dejará de una pieza a los espectadores.

7/10
Anna Karenina

2012 | Anna Karenina

La Rusia de bien avanzado el siglo XIX. Anna Karenina está casada con un ministro del emperador y tiene un niño, parece el ejemplo perfecto de esposa, que hasta logra el perdón de su cuñada Dolly para Oblonsky, un hermano demasiado aficionado a las infidelidades conyugales. Pero su existencia sin tacha se ve puesta a prueba cuando conoce al hijo de una condesa, el apuesto Vronsky, pues en vez de favorecer su relación con Kitty, hermana de Dolly, acaba sumergida en una seria relación con él, que va más allá de la simple aventura, y desafía las reglas aceptadas de conducta social. Curiosamente esto podría favorecer las pretensiones amorosas de Levin, el mejor amigo de Oblonsky, sobre Kitty. Maravillosa adaptación de la inmortal obra de Leo Tolstoi “Anna Karenina”, que ha conocido múltiples traslaciones a la cine, la más conocida la de Clarence Brown con Greta Garbo como protagonista. La que nos ocupa cuenta con un solidísimo guión del dramaturgo Tom Stoppard –que además de firmar los guiones de Brazil y El imperio del sol llevó al cine su propia obra de teatro Rosencrantz y Guildenstern han muerto–, en el que privilegia todas las tramas que tratan el tema del amor en sus distintas vertientes y con sus diversos dilemas morales, con atención primordial por supuesto a la relación adúltera de Anna Karenina, y siempre fiel al espíritu de Tolstoi. Lo que implica una crítica a las existencias postizas e hipócritas, ante las que pugna el deseo de vivir en plenitud un amor real y verdaderamente sentido, con espacio para la pasión y la ilusión, pero con el precio impagable de incumplir los compromisos adquiridos. Por supuesto, lo que hace de “Anna Karenina” una obra universal es su indudable complejidad y su mirada honesta y nada complaciente, donde la conciencia tiene un espacio, como lo tienen los deberes ya asumidos –conyugales y maternales–, que no se pueden simplemente ignorar. El perdón, la comprensión, el deseo, los remordimientos, el saberse en la presencia de Dios, forman parte de Anna y alrededores ofreciendo una poliédrica e interesantísima panorámica del ser humano, donde Oblonsky es un interesante contrapunto a la protagonista, como Levin lo sería del excesivamente rígido Karenin. Resulta obligado en Anna Karenina mencionar la audaz puesta en escena de Joe Wright (Orgullo y prejuicio, Expiación), que trabaja por tercera vez con su musa Keira Knightley, además de repetir con gran parte de su equipo técnico, además de los productores el director de fotografía Seamus McGarvey, el compositor Dario Marinelli, la directora artística Sarah Greenwood, la diseñadora de vestuario Jacqueline Durran y la montadora Melanie Ann Oliver. Wright concibe su historia como una metáfora del gran teatro del mundo, e invita al espectador a moverse entre sus bambalinas. De modo que muchas escenas transcurren en escenarios teatrales –asombrosa, a este respecto, resulta la carrera de caballos–, produciéndose a veces maravillosas transiciones a escenarios naturales, un efecto que para asombro de propios y extraños, no transmite artificiosidad. Como en otras de sus películas, especialmente Expiación, Wright juega con una feliz fusión de la partitura musical con otros sonidos justificados por las escenas, y ello funciona maravillosamente. Y resulta cuando menos elegante en las escenas donde se da rienda suelta a la pasión. El reparto es espléndido, todos los personajes parecen vivos y comprendemos su comportamiento, sus razones y sinrazones, Stoppard y Wright, de acuerdo con Tolstoi, nos invitan a no juzgarles y mucho menos a condenarles. Knightley hace justicia a Anna Karenina, compone bien un personaje muy difícil, y Jude Law humaniza a su duro marido.

8/10
Sin respiro (Restless)

2012 | Restless | Serie TV

Downton Abbey (2ª temporada)

2011 | Downton Abbey | Serie TV

La guerra alterará la vida de los habitantes de Downton Abbey, y las actitudes de los que deben servir en el frente son muy diversas, desde el valor y el cumplimiento del deber, al trampear para regresar a casa; allí algunas de las hermanas deciden servir como enfermeras, siguiendo el ejemplo de Isobel. La familia Crawley y sus sirvientes ponen en marcha un concierto para recaudar fondos, de cara a poder equipar el hospital del pueblo. Matthew está comprometido y desea presentar a su novia a los Crawley cuando tenga un permiso, aunque la vieja idea de que se comprometiera con Mary sigue revoloteando. La segunda temporada de la serie creada por Julian Fellowes está a la altura de la calidad de la primera, gana en intensidad dramática sobre todo por el conflicto bélico, y sigue sorprendiendo con continuos giros. Por su parte, los actores continúan brindando interpretaciones de primera categoría.

8/10
Hanna

2011 | Hanna

Hanna es una jovencita de dieciséis años, criada por su padre Erik, ex agente de la CIA, en las heladas tierras de Finlandia. Nunca ha estado fuera de esos bosques, y su progenitor le ha dado una educación muy particular con una enciclopedia y un cuento de los hermanos Grimm, desarrollando sobre todo su instinto de supervivencia, de modo que es algo muy parecido a una máquina de matar, cualquiera que se le acerque con malas intenciones, tiene muy difícil escapar de ella con vida. Sin contacto ninguno con la civilización hasta ese momento, ha llegado el momento de dar a conocer el paradero de Hannah a la misteriosa y fría agente de la CIA Marissa Wiegler. Intrigante película de espías, que no se parece a ninguna otra película de espías. Y no porque carezca de acción trepidante y una buena dosis de intriga. Ya para empezar, sorprende que tras la cámara se encuentre Joe Wright, cineasta más abonado al drama, como demuestran sus anteriores filmes Orgullo y prejuicio, Expiación y El solista. Y aquí se enfrenta al reto, del que sale airoso, de sacar adelante una trama bastante elemental, y aun con agujeros, si se quiere –véase el “rollito” del ADN–, apoyado en ritmo, talento visual y personajes sólidos. Explica Wright que concibió el film como un cuento de hadas, y algo de irreal hay en efecto en su desarrollo que lo emparenta con ese tipo de narraciones. Pues Marissa tiene mucho de “bruja” –así la describe Hanna en una postal enviada a su padre–, su principal secuaz es una especie de ogro maligno, y lugares como el puerto con sus contenedores, o el viejo parque de atracciones, se convierten en sitios de ensueño, verdaderamente fascinantes. Asombra el talento cinematográfico del director, esa combinación de elementos sonoros y visuales que dan a pie a escenas tan poderosas como la de Hannah recalando en una minúscula habitación, donde el teléfono, la televisión, el ventilador, se convierten a sus ojos en elementos potencialmente peligrosos a modo de malignos duendes. Curiosamente, el elemento más real, también tiene su componente de irrealidad, la familia de turistas –el matrimonio y sus dos hijos– que acoge a Hannah. Su idea de lo que es un estilo de vida independiente, o la fascinación de la chica por las operaciones de cirugía estética o los ligues de ocasión, son botones de muestra de un estilo de vida frívolo, poco pegado al terreno de lo que verdaderamente importa. Los actores están muy bien, aunque sus personajes sean más o menos arquetípicos. Sobresale Saoirse Ronan, con la que ya trabajó Wright en Expiación, y que combina de modo asombroso en Hannah la fría determinación con que se defiende de sus enemigos con la fragilidad de una niña que desconoce los peligros que aguardan más allá del inhóspito bosque que fue su hogar.

7/10
Downton Abbey

2010 | Downton Abbey | Serie TV

  En la magnífica mansión campestre de Downton Abbey conviven la familia Crowley, de mucho pedigrí, con el numeroso personal de servicio. La tranquilidad del lugar se ve sacudida con la noticia en los diarios del hundimiento del Titanic; lo que primero se ve como una tragedia ajena, crece en intensidad cuando se sabe que el heredero del patrimonio familiar viajaba en el barco y es una de las víctimas. Las leyes que rigen en 1912 impiden que la hija mayor de Robert Crawley, conde de Grantham, pueda heredar; toda la fortuna estaría así destinada a un pariente lejano, Matthew, que mira con prevención a su snob familia recobrada, él y su madre huyen del ceremonial que rodea a los Crawley. Algunos miembros de la familia, como la abuela Violet, conspirarán para impedir que Matthew se quede con lo que creen que les pertenece. Mientras, en el servicio no ve con buenos ojos al recién incorporado ayuda de cámara John Bates, que exhibe una ostensible cojera. Formidable serie televisiva británica creada por Julian Fellowes, ganador de un Oscar por su guión de Gosford Park, y también detrás de libretos de filmes como La reina Victoria y The Tourist. Aquí articula una serie cuyo retrato de una familia noble y su servidumbre recuerda a otra magnífica producción británica, Arriba y abajo. La idea es plantear que corren nuevos tiempos, que esa distinción rígida en capas sociales empieza a verse agrietada. De modo que entre los Crawley destacan un Matthew que no entiende para qué necesita un ayuda de cámara, o su madre, empeñada en ayudar con sus conocimientos de enfermera en un hospital; mientras que entre los de abajo, una doncella aspira a convertirse en secretaria aprendiendo mecanografía, algo insólito. Fellowes sabe desplegar distintos hilos narrativos y componer personajes llenos de vida, a los que encarnan un reparto de los de quitarse el sombrero. Realmente la serie sabe aunar la idea de retrato costumbrista de una época y unas maneras que tienen los días contados, con las relaciones amorosas, las intrigas por el patrimonio familiar, y los pequeños y grandes secretos de los criados. La ambientación es formidable, ya sólo la partitura de musical de John Lunn es todo un estímulo a disfrutar de la serie. Por supuesto destaca el magnífico edificio de Downton Abbey, con una personalidad tan notable como la de la casa de Retorno a Brideshead, y que toma el castillo de Highclere para hacer sus veces.  

7/10
Red Riding: 1983

2009 | Red Riding: In the Year of Our Lord 1983

Película que cierra la trilogía comenzada con Red Riding: 1974 y Red Riding: 1980. se trata de una serie de películas que adaptan las novelas truclentas de David Peace, que al parecer recrean investigaciones de casos reales en Inglaterra. En esta película la trama entronca con la primera de las películas de la serie, pues vuelven a producirse extrañas despariciones y secuestros. Como en el caso de toda la saga destaca la magnífica y realista ambientación, al mismo tiempo que se narra cómo es por dentro una investigación policial. Dirige esta entrega Anand Tucker (Tenías que ser tú) y entre el reparto hay nombres sobresalientes, como Sean Bean.

6/10
Red Riding: 1974

2009 | Red Riding: In the Year of Our Lord 1974

Julian Jarrold (La joven Jane Austen) adapta una novela de David Peace, sobre un asesino en serie que existió realmente en Inglaterra y que atemorízo al país durante una década. Un joven periodista investiga la causa de la desaparición de tres niñas. Se trata de la adaptación de la primera novela de una tetralogía, de las cuales otras dos han sido adaptadas al cine, con lo que la saga de películas se completa con Red Riding: 1980 y Red Riding: 1983. Destaca la presencia de Andrew Garfield, quien al año siguiente saltaría a la fama gracias a La red social.

6/10
The Courageous Heart of Irena Sendler

2009 | The Courageous Heart of Irena Sendler

La historia real de Irena Sendler, trabajadora social que formó parte de la resistencia polaca durante la Segunda Guerra Mundial y que fue detenida por los nazis por salvar la vida de cerca de 2.500 niños judíos sacándolos como contrabando fuera del gueto de Varsovia.

Papá Puerco

2006 | Hogfather

En la fiesta de Hogwatch todos los niños esperan los regalos del Hogfather. Sin embargo, alguien está intentando acabar con él... Extenso telefilm que adapta una novela del prolífico Terry Pratchett que responde a la vigesimo novena entrega de una enorme saga fantástica denominada "Mundodisco", y que inventa un universo fantástico con personajes creados por la humanidad. Entre el reparto destaca la presencia de Michelle Dockery, la célebre Lady Mary de Downton Abbey.

5/10

Últimos tráilers y vídeos