IMG-LOGO

Biografía

Mitchell Burgess

Mitchell Burgess

Mitchell Burgess

Filmografía
Blue Bloods (2ª temporada)

2011 | Blue Bloods | Serie TV

Durante años el “mandamás” de la policía de Nueva York ha sido un miembro de la familia Reagan. Primero fue el abuelo, ahora es Frank Reagan, el padre, y seguramente después lo sea alguno de sus tres hijos, dos chicos y una chica también entregados en cuerpo y alma a salvaguardar la Gran Manzana de los delincuentes y criminales que ejercen en ella. A pesar de pertenecer todos a la misma familia y quererse con locura, las reuniones familiares de los Reagan suelen estar marcadas por el trabajo. Los problemas que surgen en comisaría se llevan a casa y viceversa, lo cotidiano se mezcla con lo más arriesgado de la profesión. Sentimientos, emociones y motivaciones van hilando un drama policíaco diferente, donde tan importante como las cuestiones laborales son las relaciones con los compañeros, las vividas en el hogar y una trama general que está siempre presente: la lucha del bien contra el mal, lo correcto contra lo incorrecto. Estamos ante una serie policiaca más, sí, pero con un claro matiz, sobresale entre la multitud de productos similares por su excelente acabado. Para empezar todas las tramas fluyen con cierta naturalidad, algo que no siempre es lo habitual. Las investigaciones son las que podemos imaginar en un escenario real, la convivencia entre los compañeros son normales, no hay líos por todas partes ni continuas rencillas del pasado, por el contrario la tónica es mostrar  la vida de una familia de policías lo más creíble posible. Se apoya para ello en el buen hacer de actores de la talla de Len Cariou  (Daños y perjuicios) y sobre todo Tom Selleck (Tres hombres y un bebé) investido de comisario Reagan, que ha aprendido de su padre todo lo que sabe y pretende hacer de sus hijos tres excepcionales servidores de la ley, cada uno a su manera. Ayuda a aumentar el realismo la atmósfera de la oficina y también la que emerge cuando la familia al completo, con esposas, hijos y abuelos, se reúne a la mesa para compartir comida y problemas. No todo encaja en la serie y quizá falte algo de equilibrio y ponderación a la hora de mostrarnos el carácter de los personajes. A veces se nos hace difícil digerir una excesiva demostración de orgullo por pertenecer a la policía neoyorquina: “recupérese pronto, vuelva a patrullar y haga que nos sintamos orgullosos”, le dice en una ocasión el comisario Reagan a un agente gravemente herido. Salvando este aspecto, nada sorprendente por otro lado conociendo el patriotismo americano a la hora de exaltar los cuerpos de seguridad del Estado, se trata de un producto, nunca mejor dicho, bien armado y correcto que ofrece algo nuevo a los amantes del género.

6/10
Blue Bloods

2010 | Blue Bloods | Serie TV

Drama en torno a la familia Reagan, volcada en la actividad policial en Nueva York. Frank Reagan, el patriarca, ejerce como jefe de policía, como antaño su padre. Su hijo Joe ha muerto en acto de servicio, aunque tiene otros tres hijos. Danny es un experimentado detective capaz de usar tácticas sucias con tal de cerrar sus casos. Por su parte, Erin ejerce como fiscal, y Jamie, el hermano menor, es invitado a formar parte de un equipo clandestino del que su progenitor no sabe nada. Creada por Mitchell Burgess y Robin Green, dos de los guionistas de Los Soprano, la serie obtuvo éxito de público y crítica tras su estreno en Estados Unidos. Cuenta con rostros conocidos como el veterano Tom Selleck y la atractiva Bridget Moynahan.

6/10
Los Soprano (Episodios finales)

2006 | The Sopranos (6ª Season) | Serie TV

Tony Soprano ha celebrado la Navidad con los suyos, convencido de que se ha evitado la guerra entre las mafias de Nueva York y Nueva Jersey. Pero Tony no cuenta con que Phil Leotardo, el capo de Nueva York, es un hombre poco recomendable del que no se puede fiar. Entretanto, los hijos de Tony están a punto de tomar decisiones trascendentales para el resto de sus vidas. Nueve impactantes episodios -aún más oscuros de lo que ya es habitual en la serie- que suponen el broche de oro para una serie que ha hecho historia, y ha logrado en total 21 premios Emmy y otros galardones importantes. Entre las estrellas invitadas de esta última tanda destacan Daniel Baldwin, Sydney Pollack y Nancy Sinatra. El propio David Chase, ilustre creador de la serie, se ocupó del guión y la dirección del episodio final, que obtuvo un gran éxito de audiencia, pues lo siguieron cerca de 12 millones de espectadores sólo en Estados Unidos.

6/10
Los Soprano (4ª temporada)

2002 | The Sopranos | Serie TV

Esta cuarta temporada de Los Soprano es una prueba fehaciente de lo importante que es poner unos cimientos sólidos en una serie, para luego construir un edificio imponente a lo largo del tiempo. Ya tenemos bien desarrollada una increíble galería de personajes, a cada cual mejor matizado, con lo que el equipo de guionistas tiene enormes posibilidades a la hora de imaginar sus posibles derroteros. Así, las flechas en esta ocasión se disparan en algunas direcciones muy interesantes. La insatisfacción de Carmela podría encontrar consuelo en Furio, aunque éste no lo tenga nada claro, y en tener algo de control en las finanzas familiares; Adriana hace una amiga que resulta ser agente del FBI, lo que le pone en una situación difícil, que le empuja incluso a proponer matrimonio a Christopher, para no tener que testificar contra él; la adicción a las drogas de Christopher alcanza un punto álgido; sobre Junior sigue pesando la posibilidad de una condena; Janice se lía con Ralph; Meadow, deprimida por la muerte de su novio, viaja a Europa, y a su vuelta decide trabajar como voluntaria, lo que pone en riesgo los estudios universitarios de los que tan orgulloso estaba Tony; y éste sigue con sus infidelidades matrimoniales, mientras la cuerda de la relación con la doctora como paciente se tensa, lo mismo que ocurre con su esposa… La lista podría alargarse, pero dan idea de la madurez de una serie que, aunque ambientada en el mundo de la mafia, resulta cercana por ser muy hija de su tiempo; y las dificultades para afrontar los problemas de nuestros días, la ausencia de un bagaje moral para mirarlos de frente y sin complejos, tiene una magnífica caja de resonancia en el ambiente de trapicheos, rencillas y asesinatos, un cotarro del que Tony Soprano es el amo… o intenta serlo.

7/10
Los Soprano (3ª temporada)

2001 | The Sopranos | Serie TV

La tercera temporada de Los Soprano arrancó con la muerte de Livia Soprano, por exigencias de la vida real: la actriz Nancy Marchand, que hacía el papel, fallecía inesperadamente. Por lo demás, los distintos miembros de la familia siguen dando sus tumbos existenciales: la doctora Melfi propone una sesión conjunta para el matrimonio Soprano; Tony echa el ojo a una bella paciente de su psiquiatra, para iniciar una aventura; Carmela sigue buscando nuevas actividades y distracciones que le hagan la vida más llevadera, y flirtea con Furo, quien se da cuenta de que está jugando con fuego; Meadow está en la universidad, y después de salir con un judío afroamericano, mantiene una relación con Jackie Jr., un primo lejano, que se va a meter en asuntos turbios; Anthony tiene problemas de disciplina; Chris regala a su novia Adriana un local de copas; a Junior le detectan un cáncer… Todos estos sucesos y circunstancias no se introducen caprichosamente, sino obedeciendo a un inteligente diseño argumental. Los personajes se muestran vulnerables, y ello los hace atractivos, pese a la violencia que a veces despliegan, y que se convierte en una idea en la propia doctora Melfi, cuando sufre un intento de violación. Entre los nuevos personajes de la temporada, destacan Jackie Jr., y Ralph, uno de los secuaces de Tony que irá cobrando importancia. Algunas de las tramas son casi independientes del conjunto, pero funcionan muy bien. Es el caso del episodio 11, en que Christopher y Paulie, después de deshacerse del rival de turno, se pierden en un bosque nevado, en lo que se diría un homenaje soterrado a Fargo, de los hermanos Coen.

7/10
Los Soprano (2ª temporada)

2000 | The Sopranos | Serie TV

Tras el golpe fallido de timón de Junior y Livia Soprano, Tony está definitivamente al mando de la familia. Pero los problemas se le multiplican: inseguridades que trata de resolver en la consulta de su psiquiatra, hastío de su mujer por una vida insatisfactoria, búsqueda de universidad para Meadow y rebeldía de Anthony que se niega a confirmarse, Junio en arresto domiciliario, su madre que sigue sacándole de quicio… A lo que se se suma la aparición en escena de Janice, su problemática hermana, que le encanta ser la sal de todos los platos, y que va a terminar ‘líado’ con uno de los gangsters con que Tony no acaba de entenderse. En la segunda temporada de Los Soprano se afianzan los rasgos de los personajes: la confianza de Tony en su terapia vacila: nota que funciona, pero no le gustan algunos de los fantasmas que asoman; la crisis de Carmela, mujer madura, se agudiza; Christopher continúa soñando con un carrera de guionista… El mundo donde la moral brilla por su ausencia continúa siendo el mismo, y entre las líneas argumentales destaca un viaje a Italia (donde, cosas de los nuevos tiempos, Tony descubre, oh sorpresa, que una mujer está al mando de su familia), que supone la incorporación de Furio a la banda de Tony. Cuestiones como los intentos de Richie para enredar a Junior en un nuevo golpe de mano contra Tony, o la presión que el FBI ejerce sobre uno de los mafiosos contra el que tienen pruebas, para que les entregue a su jefe, dan emoción a una serie de envidiable andamiaje argumental.

7/10
Los Soprano

1999 | The Sopranos | Serie TV

David Chase ha sabido introducir un nuevo concepto a las tramas de gangsters que fueron la marca de fábrica de la Warner en los años 30, y que cineastas como Francis Ford Coppola (El padrino) y Martin Scorsese (Uno de los nuestros) asumieron con elementos propios (el tono operístico y la familia, el primero, un cinismo terrible el segundo): el secreto se llama "mafia + los tiempos que corren". Tony Soprano (James Gandolfini) debe soportar todo tipo de presiones (tensiones con su esposa Carmela; Anthony y Meadow, hijos adolescentes rebeldes; Livia, una madre muy pesada y posesiva, que le atormenta; Christopher Moltisonti, un sobrino impetuoso, que "trabaja" con él; Junior, el teórico nuevo "jefe de la familia", aunque está mayor y es Tony quien manda desde las bambalinas), mientra saca adelante sus "negocios" de "reciclado de basura", desde su cuartel general en un club de "streptease". Sus dificultades para conciliar familia y "trabajo" le conducen a acudir en secreto a una psiquiatra, cosa no bien vista entre los suyos, pues supone romper "la ley del silencio" que obliga a todo mafioso que se precie, aunque Tony sea discreto. Allí, entre el prozak y la terapia de la doctora Melfi, trata de no deprimirse; ella guardará el secreto profesional, mientras omita lo que no debe saber. Entretanto, Carmela, al que su marido engaña habitualmente, busca refugio en su parroquia, acudiendo a la religión y las obras de caridad de modo superficial, buscando algo que le haga feliz. La idea de contar las peripecias de una familia -como tantas otras series, con la peculiaridad de que se trata de una familia de gangsters-, está muy bien desarrollada, con buen ritmo y arquitectura guionística de primera, y un reparto perfecto. Así, a las clásicas subtramas de luchas inmorales por el poder, peleas con bandas rivales -aquí, con los nuevos tiempos, hay familias procedentes de Europa del Este-, asesinatos, etc., se suman cuestiones muy de nuestros días: insatisfacción vital, infidelidad, relaciones padres-hijos, adicción a las drogas, el modo de sobrellevar el envejecimiento y la enfermedad, la fascinación de lo prohibido... El tono de la serie es duro, en parte facilitado por ser una producción de HBO para televisión por cable, lo que evita cortapisas a las escenas de violencia y sexo, abundantes. A una óptica antropológica corta de miras -señala los problemas, pero no apunta soluciones, tal vez porque cínicamente no cree que las haya- se une un curioso sentido del humor, a veces combinado con los momentos violentos, a cargo de los sicarios de Tony, o provocado por las neuras de cada personaje: Cris quiere ser guionista de cine, Tony querría que la doctora cayera a sus pies, como otras mujeres...

7/10
Blue Bloods (2ª temporada)

2011 | Blue Bloods | Serie TV

Durante años el “mandamás” de la policía de Nueva York ha sido un miembro de la familia Reagan. Primero fue el abuelo, ahora es Frank Reagan, el padre, y seguramente después lo sea alguno de sus tres hijos, dos chicos y una chica también entregados en cuerpo y alma a salvaguardar la Gran Manzana de los delincuentes y criminales que ejercen en ella. A pesar de pertenecer todos a la misma familia y quererse con locura, las reuniones familiares de los Reagan suelen estar marcadas por el trabajo. Los problemas que surgen en comisaría se llevan a casa y viceversa, lo cotidiano se mezcla con lo más arriesgado de la profesión. Sentimientos, emociones y motivaciones van hilando un drama policíaco diferente, donde tan importante como las cuestiones laborales son las relaciones con los compañeros, las vividas en el hogar y una trama general que está siempre presente: la lucha del bien contra el mal, lo correcto contra lo incorrecto. Estamos ante una serie policiaca más, sí, pero con un claro matiz, sobresale entre la multitud de productos similares por su excelente acabado. Para empezar todas las tramas fluyen con cierta naturalidad, algo que no siempre es lo habitual. Las investigaciones son las que podemos imaginar en un escenario real, la convivencia entre los compañeros son normales, no hay líos por todas partes ni continuas rencillas del pasado, por el contrario la tónica es mostrar  la vida de una familia de policías lo más creíble posible. Se apoya para ello en el buen hacer de actores de la talla de Len Cariou  (Daños y perjuicios) y sobre todo Tom Selleck (Tres hombres y un bebé) investido de comisario Reagan, que ha aprendido de su padre todo lo que sabe y pretende hacer de sus hijos tres excepcionales servidores de la ley, cada uno a su manera. Ayuda a aumentar el realismo la atmósfera de la oficina y también la que emerge cuando la familia al completo, con esposas, hijos y abuelos, se reúne a la mesa para compartir comida y problemas. No todo encaja en la serie y quizá falte algo de equilibrio y ponderación a la hora de mostrarnos el carácter de los personajes. A veces se nos hace difícil digerir una excesiva demostración de orgullo por pertenecer a la policía neoyorquina: “recupérese pronto, vuelva a patrullar y haga que nos sintamos orgullosos”, le dice en una ocasión el comisario Reagan a un agente gravemente herido. Salvando este aspecto, nada sorprendente por otro lado conociendo el patriotismo americano a la hora de exaltar los cuerpos de seguridad del Estado, se trata de un producto, nunca mejor dicho, bien armado y correcto que ofrece algo nuevo a los amantes del género.

6/10
Blue Bloods

2010 | Blue Bloods | Serie TV

Drama en torno a la familia Reagan, volcada en la actividad policial en Nueva York. Frank Reagan, el patriarca, ejerce como jefe de policía, como antaño su padre. Su hijo Joe ha muerto en acto de servicio, aunque tiene otros tres hijos. Danny es un experimentado detective capaz de usar tácticas sucias con tal de cerrar sus casos. Por su parte, Erin ejerce como fiscal, y Jamie, el hermano menor, es invitado a formar parte de un equipo clandestino del que su progenitor no sabe nada. Creada por Mitchell Burgess y Robin Green, dos de los guionistas de Los Soprano, la serie obtuvo éxito de público y crítica tras su estreno en Estados Unidos. Cuenta con rostros conocidos como el veterano Tom Selleck y la atractiva Bridget Moynahan.

6/10

Últimos tráilers y vídeos