IMG-LOGO

Biografía

Oprah Winfrey

Oprah Winfrey

66 años

Oprah Winfrey

Nació el 29 de Enero de 1954 en Kosciusko, Mississippi, EE.UU.
Filmografía
Un pliegue en el tiempo

2018 | A Wrinkle in Time

La adolescente Meg Murry es inteligente, como sus padres, científicos, pero en el instituto se burlan de ella, y no lleva bien la desaparición de su progenitor, ocurrida cuatro años atrás, cuando presentaba sus teorías de viajes a distancias de años-luz mediante pliegues en el espacio-tiempo, lo que producía reacciones de escepticismo general. Inesperadamente el hermanito de Meg, Charles Wallace, trae a casa a una excéntrica dama, la señora Qué, que les hará emprender un viaje alucinante con un tercer chaval, Calvin, donde conocen a otras dos extrañas mujeres, la señora Quién y la señora Cuál. Con la peculiar sabiduría de ellas y su propio talento, puede que Meg esté preparada para traer de vuelta a casa a su padre, perdido en algún pliegue espacio-temporal. Adaptación de una novela de corte fantástico de Madeleine L'Engle, que se diría la versión preadolescente de Interstellar, al conceder en esta aventura científica al amor la fuerza primordial para resolver cualquier desafío. Pero las comparaciones son odiosas, porque el film dirigido por la afroamericana Ava DuVernay está muy lejos de sus logros con el drama histórico sobre Martin Luther King Selma, o del documental Enmienda XIII. Aquejada de una llamativa arritmia, no se ahonda lo suficiente en los conflictos de la adolescente protagonista, y los personajes de las tres señoras son de auténtico cartón piedra, sin carisma alguno; el recurso a los conocimientos de Meg, o las tentaciones, carecen de la necesaria fuerza y dan pie a pasajes raquíticos, de escaso interés. Tampoco ayuda el adolescente convidado de piedra Calvin, e incluso el niño Charles Wallace, cuando asoma un lado oscuro de su personalidad, resulta harto arficioso. Conceptos tradicionales como luz y oscuridad para simbolizar la lucha del bien y del mal asoman sin gracia, sonando a filosofía barata. La realidad es que Disney no acierta cuando se aleja de la zona de confort que suponen sus cintas animadas, adaptación de cuentos con actores de carne y hueso, dramas deportivos basados en hechos reales, películas de superhéroes y episodios de Star Wars. En las películas de fantasía que deben sostenerse por sí mismas como Fantasmas de Marte o El llanero solitario, se ha pegado batacazos, y sólo aguantó el tipo en Tomorrowland. El mundo del mañana. Se agradece que intente arriesgar, pero por desgracia Un pliegue en el tiempo no funciona, ni siquiera los efectos visuales tienen una línea definida: están mejor los minimalistas del final, al estilo 2001, que los tentáculos de Ello en un paisaje rocoso de tipo infernal, una forma un poco tonta de referirse al demonio, expresión que se entiende mejor, pero que quizá no encaja en la ya antigua “new age”, que algunos intentan presentar todavía como nueva.

4/10
The Immortal Life of Henrietta Lacks

2017 | The Immortal Life of Henrietta Lacks

Película basada en hechos reales, acerca del nacimiento de la línea investigadora de las células HeLa (del nombre y apellido de la persona a que pertenecían en origen, Henrietta Lacks), pertenecientes al tipo conocido como “inmortales” por su gran estabilidad y posibilidad por tanto de dividirlas y cultivarlas en laboratorio, lo que ha permitido su uso para combatir numerosas enfermedades. Está estructurada alrededor de los esfuerzos de la escritora Rebecca Skloot para documentar quién era Henrietta Lacks, lo que le lleva a frecuentar el trato con su familia, de modo especial con su hija Deborah. De modo que se describe la enfermedad tumoral que acabó con la vida de Henrietta, y cómo sus células le fueron extraídas y usadas para investigación por el doctor George Otto Gey en la Universidad John Hopkins en los años 50, sin el consentimiento familiar. La idea es subrayar no sólo la importancia de estas células para la medicina actual y futura, sino mirar a un lado humano que se olvida con frecuencia, detrás de unos descubrimientos fascinantes había una mujer humilde afroamericana, descendiente de esclavos y sus amos, cuyo lugar de enterramiento ni siquiera está marcado. De modo que se invita a pensar en una inmortalidad inesperada, no sólo en la otra vida, sino también en ésta, mediante el cultivo de las células HeLa, que ayudarían a salvar a muchas personas. Y en cuestiones éticas como la de la privacidad del paciente y el uso que se puede hacer del material resultante de biopsias y otras pruebas médicas, que en Estados Unidos es libre, y puede dar lugar a patentes y explotación comercial. Aunque el tema es sugestivo, y el film está respaldado por la todopoderosa actriz y presentadora televisiva Oprah Winfrey –que se reserva el papel de Deborah– y la HBO, falta un punto de emoción. George C. Wolfe entrega una película algo fría, donde algunos momentos en que se quieren intensificar las emociones –el toma y daca entre Rebecca y Deborah, la segunda una mujer de mucho carácter, y también de frágil saludo–, resultan algo postizos y reiterativos. Al final parece una de esas muchas tv-movies de contenido didáctico, que amplían la cultura general del espectador, pero que no resultan memorables.

5/10
Selma

2014 | Selma

Vibrante película nominada al Oscar, que cuenta con el apoyo en la producción de nombres como Brad Pitt y Oprah Winfrey –ésta también con un pequeño papel–, y que llega a los cines cuando se cumplen 50 años de las históricas marchas de Selma a Montgomery, Alabama, reclamando el derecho al voto para los negros en Estados Unidos. Aun reconociendo lo justo de la demanda, teóricamente ya una realidad, pero que está lejos de serlo en los estados del Sur, el presidente Lyndon B. Johnson no quiere tomar en sus manos esta “patata caliente” y legislar, sobre todo cuando ocupan su mesa otros graves problemas de los cuales no es el menor la Guerra de Vietnam. El carismático Martin Luther King, cuyo prestigio se acaba de acrecentar con el Premio Nobel de la Paz, establecerá en Selma la base de operaciones de esta nueva lucha pacífica por el voto. Mientras, el gobernador del Estado George Wallace no quiere dar su brazo a torcer, incluso recurriendo a la violencia, y el FBI de J. Edgar Hoover espía los movimientos de King, aireando sus problemas conyugales. Buena muestra de cine histórico, que evita los clásicos buenismos y didactismos en que resulta fácil caer cuando se retrata a gigantes en la lucha por las libertades. La afroamericana Ava DuVernay, que ya llamó la atención con una interesante muestra de cine “indie”, Middle of Nowhere, maneja bien el sólido guión del primerizo Paul Webb, que está punteado con breve frases sobreimpresionadas en la pantalla, como si formaran parte de los informes que el FBI elabora sobre King, e incluye múltiples personajes y grupos en la narración, con el mérito de lograr que el espectador no se pierda, sin ser pesado. El film combina los tintes épicos de ciertas escenas de muchedumbres, o la brutalidad de la represión en el puente Edmund Pettus, con el intimismo de los “tête à tête” entre los personajes, sus intercambios verbales con diferentes puntos de vista, y la soledad del líder, Martin Luther King, que se ha ido dejando en el camino la felicidad del hogar, que desearía recomponer, y cuyo principal guía es su fe en Dios, la oración unida a la convicción de la justicia de su causa. Resulta sugerente la idea de que la población de Selma fue escogida como catalizador ideal de un movimiento que corría el riesgo de no lograr avances considerables, y se hace justicia señalando las adhesiones de numerosos miembros de distintas confesiones a la marcha. Sobre el rigor histórico, hay quien considera que se arroja una imagen algo negativa del presidente, demasiado pragmático y complaciente con los métodos de Hoover, cuando habría sido un sólido apoyo de King, en cualquier caso su apoyo de fondo a las metas que persigue el otro quedan fuera de toda duda. Ésta es una de esas películas que merecería un premio al conjunto del reparto, todos los actores insuflan alma a sus personajes, hasta los que tienen una presencia mínima, como las niñas del atentado de una iglesia en Birmingham. Aunque por supuesto sobresale David Oyelowo que entrega a un inolvidable Martin Luther King.

8/10
El mayordomo

2013 | The Butler

La historia de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos, a través de los ojos de Cecil Gaines, que trabajó como mayordomo en la Casa Blanca, desde los días de la presidencia de Eisenhower hasta los de Reagan. El film, a modo de película río, arranca con la niñez de Cecil y el asesinato de su padre, que cultivaba campos de algodón. Una serie de carambolas propician la dedicación profesional de Cecil en ambientes refinados, lo que le empuja a ser considerado para un puesto que le lleva a servir a siete presidentes. Un sueldo razonable –aunque inferior al que perciben sus iguales blancos– le permite sacar adelante a su familia, aunque deberá afrontar el alcoholismo de su esposa Gloria, el activismo político, que no entiende, de su hijo Louis, y la decisión del otro, Charlie, por ir a luchar a Vietnam. Lee Daniels, director de cintas duras como Shadowboxer, Precious y El chico del periódico (The Paperboy) entrega sin duda la que es su película más comercial y digerible por el gran público, basada en un caso real relatado en un artículo periodístico de Will Haygood. Firma el guión de la cinta Danny Strong, autor de los libretos de las “tv-movies” políticas Game Change y Recuento. El mayordomo es una cinta agradable de ver, con un reparto casi siempre acertado, donde se llevan la mejor parte interpretativa Forest Whitaker (Celil), Oprah Winfrey (su esposa Gloria) y David Oyelowo (el hijo de ambos, Charlie). De hecho son sus conflictos dramáticos los que mejor funcionan: el padre que ha conocido un estado de las cosas y desea lo mejor para su familia, confiando en el sistema, aunque acabará cuestionándose las cosas, al estilo de lo que hacía Anthony Hopkins en Lo que queda del día; la madre que padece ciertas desconsideraciones de su esposo –nunca ha movido un dedo para enseñarle la Casa Blanca–, mantiene la unidad familiar como puede y es tentada por consuelos que mitiguen las ausencias de Cecil; y el empuje generacional del hijo que pelea por el cambio, aunque pueda preguntarse acerca de si el precio del distanciamiento de su padre no es demasiado alto. Algo más ambigua es la consideración que merece la dedicación profesional de servir como mayordomo, pues aunque se inserta una acertada reflexión de Martin Luther King sobre la ética del trabajo, no deja de presentarse como un trabajo de segunda fila, tal vez porque en este caso su desempeño va unido a las consideraciones raciales. Cuando se quiere hacer un gran fresco histórico, el devenir de los Estados Unidos en la última mitad de siglo, se corre el riesgo de la simplificación y el academicismo, que no acaba de sortear con éxito Daniels. De hecho los presidentes que desfilan por la pantalla son pobres esbozos sin alma, especialmente ridículo resulta Nixon, al que John Cusack no logra insufla el necesario carácter, más allá de que se quiera ofrecer de él una descripción decididamente poco partidaria. Y el colofón con Obama, aunque razonable, resulta algo previsible y carente de la necesaria emoción.

6/10
Beloved

1998 | Beloved

1873. Estado sureño de Ohio. Paul D. visita a su amiga Sethe tras 18 años de ausencia. No se han visto desde los tiempos de la esclavitud. Un alud de sentimientos y secretos, largo tiempo sepultados, pugna por ver la luz. Cuando parece que Denver, hija de Sethe, acepta la llegada de Paul D., hasta el punto de que la posibilidad de formar familia apunta maneras, se presenta Beloved. Esta extraña jovencita, retrasada niñoide con un punto de posesión diabólica, trastorna el paisaje doméstico. Adaptación de una novela de la afroamericana Toni Morrison, ganadora del Nobel de Literatura. Se trata de una película difícil, espesa como el chocolate, hermética como caja sin cerradura, pero en la que las piezas, aparentemente dispersas, van poco a poco encajando hasta dar una trama coherente. Son casi tres horas de metraje, de duro y descarnado drama de atmósfera malsana, donde se hacen presente con frecuencia elementos mágicos de una cultura diferente. Hechicería, casas embrujadas, extrañas visiones, pasiones abominables, conviven con la tragedia de tintes realistas a la que abocan los excesos de los negreros. El director, Jonathan Demme, arriesga al abordar un mundo que guarda poca relación con su anterior filmografía (El silencio de los corderos, Philadelphia). Y los actores se dejan la piel componiendo sus personajes; aunque se habría agradecido un mayor desarrollo de la atractiva predicadora anciana Baby Suggs.

4/10
Tira a mamá del tren

1987 | Throw Momma From The Train

El clásico de Hitchock, Extraños en un tren, convertido en una desmadrada comedia por obra y gracia de Danny DeVito y Billy Crystal. La cosa es original y los menos exigentes se morirán de la risa.

4/10
El paria

1986 | Native Son

Adaptación del libro "Native Son", de Richard Wright. Su acción se desarrolla en Chicago, en la época de la Gran Depresión, cuando el afroamericano Bigger entra a trabajar como chofer de una familia burguesa blanca. La liberal actitud sexual de la joven desencadenará la tragedia cuando, durante una noche de borrachera, comienza a flirtear con Bigger y éste la mata accidentalmente. Aterrado ante este hecho, entierra el cadáver de la chica y hace creer a la familia que ella se ha escapado con su amante comunista. Producida por la PBS American Playhouse, se fundamenta en un gran reparto de nuevas estrellas como Elizabeth McGovern y Matt Dillon, además de viejas glorias del estilo Geraldine Page y Carroll Baker. En breves papeles Ving Rhames y Oprah Winfrey. Dicha novela ya había sido llevada al cine en Argentina como Sangre negra (1951).

5/10
El color púrpura

1985 | The Color Purple

Ambientada en Estados Unidos, en el sur rural. Whoopi Goldberg interpreta a una joven muchacha negra, obligada por su padre a casarse con un hombre odioso al que no quiere. Sólo encuentra consuelo en su hermana, a quien escribe puntualmente, aunque sus cartas de respuesta sean retenidas por su malvado marido. Una de las películas de contenido serio más prestigiosa de Steven Spielberg, artífice de El diablo sobre ruedas (1972), Tiburón (1975), En busca del arca perdida (1981) o E.T., el extraterrestre (1982). Una historia emotiva, intensa y lírica ante la que no pueden evitarse las lágrimas. Narra una vida melodramática, en la que se muestran en carne viva los sentimientos fundamentales del ser humano. La dirección es soberbia, y las interpretaciones de Whoopi Goldberg, Danny Glover y Oprah Winfrey, sobresalientes. Algunas escenas han pasado a la historia del cine, por su maestría y sutileza. Está basada en la novela homónima de Alice Walker, ganadora del Premio Pulitzer. A pesar de contar con un montón de nominaciones al Oscar, el film se fue sin ninguna estatuilla a casa, era la época en que no se toma en serio a Spielberg.

6/10

Últimos tráilers y vídeos